La Paella RusaTota empastrà

La Paella Rusa

Descanse en paz Canal 9 (octubre de 1989-verano de 2012) y que se vaya preparando el PP

No es un ERE, es una masacre

Tras una larga y penosa enfermedad, la televisión valenciana que nos dimos los valencianos unos añitos después de recuperar la autonomía, RTVV, al parecer, se muere definitivamente. Hoy mismo el Gobierno de Fabra ha administrado la extremaunción al ente público, en forma de anuncio del Expediente de Regulación de Empleo que está llamado a liquidar definitivamente un modelo de televisión pública que nunca fue. Los últimos estertores prometen ser espectaculares. Hoy no ha habido directos, ni informativos (aunque sí ha funcionado el canal de información 24 horas del grupo) por las protestas de los trabajadores, que han ocupado el plató indignados porque, al parecer, los responsables de los servicios informativos no pensaban dar siquiera la noticia de lo que estaba ocurriendo.

De Canal 9 hemos hablado mucho en La Paella Rusa porque nos interesa e incluso queremos a esa televisión, que es parte de nuestra vida y que consideramos que debiera cumplir una función que es esencial para la información y entretenimiento de proximidad. Incluso el nombre de este blog colectivo es un homenaje a un mítico programa de los inicios de la cadena, que cumplía a la perfección con algunas de las funciones de lo que debería ser la casa y un servicio público televisivo valenciano. Pero hoy tiene poco sentido dedicar demasiado espacio al análisis de lo que ha ocurrido en Canal 9. A estas alturas sería reiterativo. Además excelentes profesionales de la casa que todavía lo son, o que lo fueron, han escrito con inmejorable precisión cuáles son las razones del desastre en piezas muy recomendables como Julià Álvaro en su Epílogo de hace unas semanas en El País, o Teresa Díez Recio hoy mismo en su blog, o la Apòstata Desficiosa, que dejó Canal 9 hace años, contando su experiencia. Tampoco tiene demasiado sentido dedicar hoy tiempo a pensar lo que será ese futuro Canal 9 (o como se llame lo que lo sustituya) donde quedarán 400 trabajadores que todos sabemos serán seleccionados por ser adictos a la causa y no por ninguna otra razón y que, como ya se sabe desde hace tiempo, se dedicarán esencialmente a ir seleccionado programas de productoras amigas, encadenarlos y Santas Pascuas. Un modelo de televisión para el que el PP de la Comunidad Valenciana, siguiendo órdenes de Madrid y con un espíritu autista irreprochable y suicida, ya ha preparado una nueva ley (contra una oposición por una vez unida y propositiva) que deja ver muy claramente que justamente de eso irá la película (película subcontratada a alguien, por supuesto).

Lo interesante es hoy analizar lo que significa la agonía y muerte de la televisión pública que debiera haber sido de todos en tanto que símbolo del desastre que ha sido la gestión que los valencianos hemos hecho de nuestra autonomía política. Y, también, entender lo que puede significar que el modelo se esté viniendo abajo tan estrepitosamente. En este sentido, algunas constataciones merecen ser realizadas:

1. La quiebra de Canal 9, tanto económica como moral, que se ha ido desarrollando a lo largo de años hasta tener las dimensiones de este desastre final, es un estrepitoso fracaso colectivo. Obviamente, son mucho más culpables quienes la han dirigido tan mal y los sucesivos gobiernos autonómicos que la han destrozado que los demás. Para algo mandaban y tenían más responsabilidad que nadie. Pero como sociedad la magnitud del estropicio revela muchas más cosas además de la incompetencia y falta de altura de miras de los gestores. En primer lugar, que el modelo legal pactado en los años 80 por todos los partidos no logró crear un proyecto solvente y profesional que fuera capaz de aguantar las acometidas posteriores. Pero, sobre todo, que las sucesivas reformas sufridas por RTVV una vez el PP llegó al poder no sólo fueron posibles sino que, además, tuvieron muy poca oposición social, cívica e incluso política. Muchos controles institucionales han fallado, internos y externos, de manera que la bola se hizo más y más grande hasta que la explosión ha llenado todo de mierda. La destrucción por agusanamiento interno e hipertrofia como abrevadero de la tele pública valenciana es por ello muy significativa e inquietante. No es descabellado pensar que lo que allí ha ocurrido (y que conocemos porque es más o menos visible y difícil de ocultar por la visibilidad y relevancia del ente) pueda ser muy parecido a lo que haya pasado en otras muchas empresas públicas y administraciones. Hay, de hecho, muchos indicios en este sentido (EMARSA es sólo el más espectacular de ellos). Lo que significaría que la que se viene encima es tremenda en todos los órdenes. Y que los valencianos nos lo hemos montado fatal. La autonomía que nos hemos dado ha sido incapaz de organizar bien las instituciones y de defenderlas ante los saqueadores y los incompetentes. Lo que probablemente, más allá de la destrucción de Canal 9, ya inevitable, se va a llevar por delante nuestra autonomía e instituciones políticas como no reaccionemos ya y entre todos. Una reacción que venimos demorando los supuestos “justos” y que, como tardemos mucho más, se nos llevará por delante. Será de justicia porque los “justos” se confunden muy bien con los “pecadores” cuando se especializan en mirar para otro lado durante décadas.

El misil no viene de Madrid, ni de UPyD, ni de Toni Cantó... Lo hemos lanzado desde la propia sociedad valenciana

2. Una sociedad que gestiona el dinero de todos así está condenada a la ruina. No es popular decirlo, pues da la sensación de que al hacerlo se justifican recortes y, en este caso, despidos, pero hemos de reconocer que en el sector público valenciano (como en todo el español) se ha gestionado muy mal y se ha derrochado a manos llenas. Esto hay que cambiarlo. Y además urge cambiarlo ya. Porque ese dinero es de todos y, por principios, ciertas cosas no se debieran consentir. Pero, además, porque si esta apelación a la ética no basta debiera ser suficiente como para reaccionar la conciencia de que, como sigamos así, nos vamos todos al hoyo. Para ello es imprescindible dar el primer paso, que es reconocer la enfermedad, diagnosticarla y tratar de poner los medios para que, una vez asumido que uno es alcohólico, no tener botellas de vodka a mano y menos todavía cuando no hay nadie cerca mirando. La naturalidad con la que se ha hipertrofiado la plantilla de RTVV, asunto que viene al caso pues estamos hablando de un ERE brutal para redimensionarla, es el mejor ejemplo de cómo (de mal) hemos funcionado todos. Cada nuevo Gobierno que llegaba consideraba más o menos natural que tenía derecho a meter a varias decenas de personas más en la casa al año, desplazando de sus funciones (que no de su relación laboral con la Administración) a los que ya estaban (independientemente de que éstos hubieran aprobado pruebas selectivas o no) y además colocando a los recién llegados en puestos que les permitían tener mando en plaza ganado no con conocimientos o experiencia sino por ser dóciles y adictos. Esta gente luego, lo que es peor, con los años se estabilizaba en el trabajo (por las decenas de vías que hemos inventado al efecto) y cuando llegaba otro nuevo Gobierno, vuelta a empezar. Y así hemos llegado hasta tener una plantilla con auxiliares administrativos y secretarios/as por doquier salidos de los lugares más insospechados, por poner sólo un ejemplo. Si se hiciera un estudio serio de cómo entró mucha gente en Canal 9, de hecho, sería para ponerse a llorar por trágico e irreversible. Porque que los gobiernos enchufen y pongan al mando a paniaguados es un drama, pero si encima tienen mecanismos para hacerlos fijos en plantilla sin ningún control el desastre es mayor si cabe. De nuevo, además, lo más preocupante como sociedad, algo que hemos de afrontar con urgencia, es que esto no es algo que haya ocurrido sólo en Canal 9. Tenemos nuestras Administraciones plagadas de casos semejantes. Trabajadores de empresas públicas, personal laboral al servicio de las AA.PP. e incluso funcionarios que lo son por haber sido consolidados con el tiempo son los estratos geológicos que dejan el rastro de las distintas inundaciones que sobre nuestro empleo público se han venido produciendo año tras año, silo electoral tras ciclo electoral, sin que la sociedad, ni los trabajadores, ni los sindicatos, ni nadie, hayamos logrado contenerlo. Se ha protestado, sí. A veces. Algunos. Pero en general se ha sido incapaz de parar esto. Y claro, llega un momento que el común del empleado público, en Canal 9 y en cualquier otro sitio, incluso el que entra por sus méritos y vive con indignación todo esto, prefiere ir a su bola y desentenderse. Total… para lo poco que va a servir protestar mejor no significarse. Y además, estando en minoría… El resultado es una quiebra moral profunda, gravísima, que acaba destrozando cualquier empresa o institución. Hoy es Canal 9 la que se cae a trozos. Pero el resto de nuestro andamiaje administrativo público está más o menos igual, en el fondo.

Cambio político en la Generalitat: un pequeño grupo de amigos y familiares de confianza se reúne para ofrecerse a colaborar generosamente para sacar adelante la Administración aportando compromiso, conocimiento, formación y mucha voluntad de trabajo

3. El modelo del PP ha entrado en fase de liquidación. Para bien o para mal (bueno, dejémonos de chorradas, sin duda para mal), el modelo del PP y una de las bases de su hegemonía social ha tenido que ver con la “comodidad” con la que ha integrado este lamentable estado de cosas. A pesar de asqueroso moralmente e insostenible económicamente para cualquiera que se mirara los números con un mínimo de espíritu crítico, la gran comodidad de dejarse mecer en estos plácidos mares y el propio hecho de que estas dinámicas de colocación te pueblan segundos y terceros escalones de incompetentes que con dificultades lograrían hacer sumas sin usar los deditos van a dinamitar de forma espectacular los años de hegemonía social del PP. ¿Han visto hoy cómo los trabajadores de Canal 9 han boicoteado la emisión de un centro de trabajo hasta ahora férreamente controlado de cara al exterior por un perverso sistema de castigos, amenazas y premios que tenía a casi todo el mundo inocuizado? Pues eso es lo que se le viene encima al Gobierno a gran escala. Cuando la gente ya no tiene nada que perder (o tiene muy poco que perder) los mecanismos de control dejan de funcionar. Pasa en todas las crisis. Cuando éstas son enormes pasa más todavía. Cuando, además, hay una quiebra moral profunda que hace que las lealtades ya dejaron hace mucho de serlo por motivos diferentes a la comodidad material, el hundimiento en espiral es imposible de detener. Lo que estamos viendo en Canal 9 es probablemente el inicio del fin de una hegemonía popular basada en una falsa prosperidad y una modelo económico y de gestión que se ha venido abajo espectacularmente y ha demostrado que era cartón piedra. Como detrás no hay fibra ética ni siquiera de mínimos, ni lealtades ideológicas, ni compromiso intelectual alguno… como esto ha sido sólo un sistema que vendía generación de riqueza, de opulencia y un reparto en redes satisfactorio (aparentemente) para una mayoría, la que se le viene encima al PP valenciano va a ser impresionante. Obviamente, lo tienen más que merecido. Y en el estruendoso derrumbe que se avecina se van a caer muchas cosas, quizás hasta el propio modelo autonómico y las instituciones valencianas. En todo caso, estamos empezando a ver el principio del fin del PP. O, al menos, de este PP. ¿Será capaz la oposición de aprovecharlo? Pues ni idea. Pero eso es otro tema. ¿Y qué oposición? Pues tampoco se puede saber. Pero da igual. La caída, llegado cierto punto, ni siquiera la detiene que no haya fuste o proyecto sólido en otros lares. Como si lo que ofrece la oposición es populismo o un espejismo de programa que luego sólo es arena. A veces hasta la arena es mejor que lo que ya se tiene.

En definitiva, y al margen de estas valoraciones más generales, descanse en paz Canal 9, a quien echaremos de menos, de hecho echamos de menos desde hace tiempo y cuya pérdida no puede sino sentirse no por lo que pudo ser y no fue sino por lo que habría tenido que ser y no ha sido. O no lo ha sido de modo suficiente, porque grandes y entregados profesionales por supuesto que los ha habido, programas fenomenales también y porque, incluso con todos sus defectos, la vida ha sido mejor estos años con Canal 9 (incluso con un Canal 9 tan deficiente) a lo que habría sido sin él. Una televisión valenciana y de los valencianos de las que nos pudiéramos sentir orgullosos habría sido importante. Porque los pueblos son muchas cosas y la vida en sociedad depende de cómo nos educamos y moralizamos a partir de muchas vías. Hay una posible televisión valenciana que nos habría gustado a todos. Y no tendría por qué haber sido tan imposible de conseguir.

Etiquetas , , , ,

Compartir

Artículos relacionados

33 thoughts on “Descanse en paz Canal 9 (octubre de 1989-verano de 2012) y que se vaya preparando el PP

  1. Coentor

    >>>Una sociedad que gestiona el dinero de todos así está condenada a la ruina.

    No he llegit (encara) el text, però amb un títol com este, se que estaré d’acord amb les reflexions.

    Contestar
  2. Teresa

    Gracias por la cita. Soy Teresa Díez Recio, no Teresa Recio, pero no tiene la mayor importancia.

    Lo que me fastidia es que el fin de esta falsa prosperidad no ha sido provocada por nosotros, los ciudadanos, esto me recuerda al speech de Wyoming en el vídeo donde habla de los culpables de los créditos hipotecarios impagados. Pero al final quienes pagamos los platos somos nosotros. Y me temo que esto no es un problema únicamente en la CV sino en todo el territorio del Estado. Burbujas inmobiliarias, del ladrillo, del audiovisual, nos creímos que estábamos en país próspero que apostaba por la innovación tecnológica, la investigación, las televisiones públicas, y que va, fue un “contrata a este colega” y un “me llevo yo este contratito de servicios” que no dejaba poso más que un desfalco a las administraciones públicas, porque ni la investigación les importa un rábano, ni las teles públicas, y mucho menos habernos integrado en un sistema que ahora nos expulsa de una patada.

    Contestar
  3. Teresa

    Atención a esto:

    Ací en teniu alguns dels criteris que pensa aplicar l’empresa:
    -L’experiència professional “dins o fora de l’empresa” y la seua participació en programes o projectes “tenint en compte la repercussió i importància d’estos”.
    -La formació específica, la polivalència, el perfil laborlal, les habilitats per adaptar-se, la disponibilitat “valorant la predisposició i adaptabilitat a diferents llocs, programes o projectes”, la seua “predisposició per donar servicis en horaris o torns de difícil cobertura”.
    -Les bones pràctiques professionals avaluant “el compliment dels codis deontològics de la professió”, la inexistència de “queixes d’altres companys”.
    -En igualtat de condicions es penalitzaran els treballadors amb contractes de major cost.
    -”Aptituds de gestió d’equips i habilitats d’interacció social”

    ¡Ancha es Castilla!!!

    Contestar
  4. xavims

    Estic d’acord amb que podem assistir a una davallada del PP, es mes, afegiriria que assitirem per fi a una ruptura en dos de la dreta nacional. Desant una forquilla a l’estil Frances, amb el FN i UMP.

    Contestar
  5. Julian

    Buen artículo Guillermo, simplemente te aporto unos datos. El PP lleva 17 años en la Comunidad Valenciana y por tanto gobernando Canal 9. En 1995 tenía una deuda de 22 millones, ahora la deuda pasa los 1200 millones de euros. La plantilla a día de hoy triplica la de entonces. De los 1295 que, aparentemente se van con el ERE la enorme mayoría son técnicos, mientras que buena parte de los que se quedan son periodistas, a estas alturas no lo dudamos nadie, afines al régimen. ¿Por qué van a dejar sin técnicos a una televisón? Para externalizar toda la producción, pero ni siquiera a las productoras valencianas, las cuales han ido muriendo en el camino asfixiadas por las deudas… Muy probablemente a la macroproductora del marido de Cospedal, Vértice 360º. Esto no es un ERE es un verdadero expolio. Van a dejar una plantilla totalmente descompensada: sin cámaras, operadores de vídeo, iluminadores… con el simple objeto de dejar a los “patanegra” del PP. Lo que ha hecho este partido con la tele pública de todos los valencianos no tiene nombre: le ha dejado que se infle como un globo, ha metido a su gente a expuertas (como bien dices en sucesivas oleadas) y cuando ya no se ha podido exprimir más la llevado a la explosión final pillando por medios a grandísimos profesionales que van a tener que engrosar las listas del paro. Como bien dices todo un símbolo de lo que puede ocurrir en esta comunidad. Y en este país.

    Contestar
  6. Pepico

    Pues yo siento no ser tan optimista como para ver en lo que ha pasado con RTVV un motivo para la caída del PP ¿quién ve Canal 9 a día de hoy? ¿a quién le importa? Precisamente ahora lo populista es recortar todo lo público con la cantinela esa de “quien quiera una tele que se la pague” o el ya típico “sobran funcionarios”.

    Si el PP cae no será (creo yo, aunque me jode lo que está pasando) por este tema, sino porque su electorado tradicional empiece a pagar las consecuencias de la crisis. Que visto lo visto no tardarán en pasarles también factura, pero el tema de Canal 9 solo nos afecta a los románticos y a los que queremos y apreciamos lo nuestro, al resto de la gente lamentablemente me parece que se la suda bastante.

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      Pepico, estamos diciendo lo mismo. El artículo no dice que el PP vaya a caer porque se hayan cargado Canal 9. Como bien dices, eso hace tiempo que está descontado y no les ha pasado factura. La tesis es que esta caída en barrena no es un caso aislado sino que va a ser el primer ejemplo de una serie de desastres que se van a llevar por delante el mundo de la piruetea feliz con puestos para todos los amigos y familiares, con efectos devastadores para el país… Y para el PP.

      Contestar
      • Pepico

        Eso sí que es cierto, puede que Canal 9 solo sea la punta del iceberg y solo sea una anécdota comparado con lo que tiene que venir. Sin duda las sensaciones son de caída libre y de partido y gobierno sin proyecto (la medida estrella de hoy es pasar los festivos a lunes, nivelazo).

        Contestar
  7. Catbrush Threepwood

    Al llibre de Cabanilles sobre la flora i fauna del Reyno de Valencia ja diu ben al principi que los valencianos son un pueblo ‘muelle’, és a dir; amb un bon plat de fesols i podent pegar-se uns bons pets ja estan contents. Pos hale! a disfrutar lo votado i a qui no li agrade #quesejodan com diuen els Fab(r)a

    Contestar
    • Pésol d'astirar

      Juraria que això ho diu el Conde-Duque de Olivares en una carta a nosequi, hauria de buscar-ho. Lo del caràcter “muelle”, dic. Fóra qui fóra, tenia raó.

      Contestar
      • Moriarty

        Que jo sàpia, el “tenemos a los valencianos por más muelles” vé atribuït al dietari de mossen Pere Joan Porcar —que Joan Fuster va usar com a matèria prima per a la tercera part de Poetes, moriscos i capellans— com a pronunciat pel comte-duc d’Olivares.

        Contestar
  8. Pingback: Descanse en paz Canal 9 y que se vaya preparando el PP

  9. Arrop i Tallaetes

    “El món en un sol…
    i el sol es un món…
    i en el Canal 9….
    “show” es Monleó!!!”

    Xe, quins records…Tot aixó es perdrà “like tears in the rain” que deia aquell…

    Contestar
  10. Guerau

    No se’n recordeu quan fa nou anys, el 2003, el PP va intentar
    privatitzar Canal 9 i tot l’aldarull que es va muntar?:

    “El PP aprueba la privatización en un despacho”

    L’argument llavors era que Canal 9 com a ens públic un luxe innecessari
    per a la societat valenciana. La tàctica del PP era molt intel.ligent: Enfonsar l’ens,
    amb una programació de qualitat ínfima, que justificara la seua privatització.
    La privatització en realitat consistiria a regalar Canal 9 a les empreses amigues
    per tal de seguir controlant un mitjà de comunicació tan potent a nivell autonòmic.
    Però, això sí, el deute astronòmic de Canal 9 no es privatitzaria, sinó que l’haurien
    de pagar tots els valencians.

    Després d’aquells fets, i després de les sentències judicials contra la privatització,
    hem arribat al dia de hui. Potser no seria desgavellat privatitzar la mateixa Generalitat
    amb els mateixos arguments, atesa la qualitat de la gestió dels nostres governants…

    Contestar
  11. Andrés Boix Palop

    En el blog, con los calores estivales, escribí el año pasado algo sobre corrupción, sobre esa corrupción de baja intensidad, por qué no pasa de moda y dónde está más localizada. También hablaba sobre la imposibilidad de atajarla por vía penal (y la inconveniencia e injusticia de hacerlo así). Más que nada porque no resuelve nada, estructuralmente. Y este mal, que se nos lleva el país por el sumidero, requiere de una reforma profunda y estructural, no de apaños cosméticos ni, tampoco, de sentencias ejemplarizantes que aquieten conciencias y ánimos y nada resuelvan:

    http://www.lapaginadefinitiva.com/aboix/?p=370

    Contestar
  12. desempleado

    Pues parece que algunos no se han enterado. La portada de “las provincias” de hoy es espectacular. El hundimiento del pp me parece algo estupendo, sin embargo yo quiero verlo con estos ojitos. Mucho me temo que ello signifique el ascenso de los chicos de upd (¿querías sopa? pues toma tres tazas) ya que hay más de un votante pepero que tiene clarísimo su futuro voto. Más aún teniendo al pspv enfrente, otro cadáver que no acaba de morir.

    Magnífico artículo.

    Contestar
    • de ventre

      pues, hombre, yo creo que si eres de centro derecha, lo más sensato que puedes hacer es votar a upd. al menos en valencia, votar al pp debería ser tipificado como causa de incapacitación hasta para pillarsela para mear!

      j

      Contestar
      • raulet

        No heu pensat que el problema d’ací no és l’eix esquerra-dreta??? La qüestió fonamental és que només hi ha un partit (amb posibilitats de govern) que siga de la nostra terra i defense lo nostre desde València sense dependre de Madrid. Aquest “partit” és Compromís.

        Si el PP no haguera inclós a la gent de dretes espanyola i valenciana, tot açò no haguera passat. El futur del País Valencià passarà per les mans d’aquesta gent de dretes que deixe de votar al PP. Votaràn UPyD? Votaràn PSOE? Votaràn Compromís? Es quedarán a sa casa com els socialistes espanyols al 20N?

        Queden 2 anys i alguns mesos per esbrinar-ho.

        Contestar
    • Pepico

      A mi UPyD siempre me ha dado algo de repelús, no terminan de tener muy claro qué es lo que quieren y tengo ganas de verles haciendo campaña desde el punto de vista 100% valenciano (en las generales tenían la excusa de que son de ámbito nacional, vale), porque no creo que el discurso de acabar con instituciones propias sea idóneo.

      En todo caso, obviamente prefiero unas Corts o un Ayuntamiento con ellos y sin mayoría absoluta del PP, lo firmaba ahora mismo.

      Contestar
  13. Baturrico

    Estimado Sr. Garrofó:
    El caso de la RTVV es simbólico como ‘caída del imperio romano’, pero no sé quienes son los bárbaros. Tal vez tenga Vd. razón en que cosas como estas son heraldos del fin de un sistema político bloqueado como el que tenemos, con el PP y el PSOE haciéndole eco. No estaría yo tan seguro. Tal vez UPyD y la IU de Llamazares & co. mantengan el sentido común, pero podríamos encontrar sorpresas populistas en cualquier momento, por no hablar de la secesión de los centrífugos que quieren ser caciques de su cortijo y de los militares defendiendo la unidad constitucional de España, para rematar el pastel.
    Si buscamos ejemplos en la historia, con una situación en que las fuerzas se han desbocado, lo que los economistas llamarían ‘volátil’ y lo que en física que se conoce como ‘situación catastrófica’ o ‘transición de fase’… encontramos un buen puñados de ejemplos poco edificantes, sea el fin de Yugoslavia, sea la República de Weimar, sea la terapia de shock friedmanita en Polonia o Rusia. En una situación así siempre pierden los débiles, y sólo podemos rezar para que el sentido común y el espíritu cívico de una mayoría silenciosa evite males mayores.
    Mucho me temo que el PP no va a caer tan rápido, pues son ya muchos años inoculando el ‘berlusconismo’ en la sociedad, especialmente en la valenciana. Cuando la clientela se encuentre que ya no hay mas salsa donde mojar, será difícil que se reoriente hacia la ética o hacia un nuevo movimiento social que busque el bien común. Más me temo que un ‘sálvese quien pueda’, después de la ética del ‘yo haría lo mismo’ y del ‘arroz y tartana’ de esta tierra, acabe en un verdadero desastre.
    Recordemos también que el mismo partido que está demoliendo la RTVV ha puesto en RTVE a un ‘cortacabezas’, un lechuguino de los que envían los ‘hedge funds’ a desmembrar empresas y quedarse con la nata endilgando a los más tontos las partes con pérdidas. Comienzan arruinando activos (como cargarse a los Garrido, Fernández y Lucas, con una audiencia alta y una radio de alta calidad, especialmente los dos primeros, por no hablar de los informativos televisivos) y llenando la programación de productos enlatados más propios de un canal de relleno de la TDT que de la primera televisión pública. Desmembrarán RTVE, y por no quedar, ni Radio Exterior ni la Orquesta de RTVE nos dejarán de consuelo como algo de servicio público fundamental. La mejor herencia de Rodríguez Zapatero ya está en el sifón del inodoro, acaban de pulsar el botón de la cisterna.
    El control de la información es el primer paso. Quedará el grupo Prisa como coartada de pluralidad, pero seguiremos a oscuras en los próximos meses con el chaparrón de reformas que nos van a dejar un nuevo país, con un nuevo contrato social, unas nuevas relaciones sociales, una redistribución de los equilibrios de poder y de riqueza, que en ningún caso van a ser más justos que lo que tenemos ahora. Nos vamos al modelo económico y social de Nueva Jersey o Alabama, aunque seamos todos blancos, aunque sin ‘freedom of speech’ y sin esperanza en Washington, que aquí nuestro Washington está para garantizar que no haya inflación y que la economía financiera mande sobre el resto. Bienvenidos al futuro.

    Contestar
    • el insociable

      Quedará el grupo Prisa???? Pero no habéis visto la entrevista de ayer a la superCíscar???? qué arcadas!!! … ya hacia tiempo que se escoraba esquizofrénicamente, pero después del tratamiento de las últimas protestas ….. adiós prensa tradicional..

      Contestar
      • Baturrico

        Ya ví la entrevista, ya. El País adaptándose a los nuevos tiempos. Vixca el foc y la coentor!
        Por eso digo que queda Prisa como coartada, no como algo real. Como el ABC durante el franquismo, que era “independiente”.

        Contestar
  14. TABALET I DOLÇAINA

    I per acabar ens carregem les tradicions. el 9 d’ octubre passa al 8 i dia de Sant Josep a dilluns. Pregunta per als de Cap i Cassal, aquesta mesura com la prendrà el món faller. Perquè a distancia es veu que el PP controlà les en mà de ferro les Falles. Pot ser que el sector mes blavero del PP ho pille com un ofensa als valencians i a les seues tradicions més sagrades i veient que el Titànic fa aigua per tots el costats; aprofite les circumstancies per montar Unió Blavenciana 2.0

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      Jo veig a no massa tardar al centre-dreta (o a la dreta, vaja) valenciana molt fracturada: UPyD, PP i centre dreta valencianista que vés runa saber per quin perfil ix. Depenent de com siga la cosa, de fet, pot eixir fins i tot com a gent que a poc a poc s’integre en Compromís.

      Contestar
  15. lo pescador del Fluvià

    Des de la ignorància que traspuem de les colònies del nord, pregunto: UPyD tindrà éxit a València amb un discurs fortament anticatalà?

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      Un discurs fortament anticatalà mai no ha estat un impediment per traure bons resultats a València.

      Contestar
      • TABALET I DOLÇAINA

        Inclús jo diria que seria un punt al seu favor (depriment si; però el blaverisme no ha mort solament està integrada en la UTE del PP)

        Contestar
  16. Pingback: Digueu-li País Valencià! | La Paella Rusa

  17. Pingback: Canal 9 o el S.O.S. de los medios públicos | Banca alternativa

  18. Pingback: ERO NUL, GOVERN NUL, RTVV ANUL·LADALa Paella Rusa | La Paella Rusa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: