La Paella RusaTota empastrà

Sanitat Valenciana

SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XIV: “¡La Bolsa o la Vida!”

“-¡Qué escándalo, que escándalo!¡Me he enterado de que aquí se juega! -Sus ganancias señor. -Muchas gracias.” Capitán Louis Renault en “Casablanca” (1942) de Michael Curtiz.

“-¡Qué escándalo, que escándalo!¡Me he enterado de que aquí se juega!
-Sus ganancias señor.
-Muchas gracias.”
Capitán Louis Renault en “Casablanca” (1942) de Michael Curtiz.

¡Ay! con el Capitán Renault, qué socorrido es, la verdad. A este paso le haremos un monumento en este blog. Yo no sé ustedes, pero uno empieza a tener la sensación de que al final solo habla de lo mismo, es decir, de la adecuada selección de nuestros recursos humanos en un sistema de salud público. Pero es que, déjenme insistir por enésima vez, estamos ante la madre del cordero.

Si ustedes fueran gestores de esos modernetes que se pirran por cositas como una Matriz DAFO a todo color y si encima tuvieran unas mínimas luces no dudarían en encuadrar dentro del área “DEBILIDADES” de nuestra Sanitat Valensiana a su “Sistema de Selección de Personal Sanitario”. En el actual contexto de restricción económica (y lo que te rondaré, morena, en unos años), con una financiación claramente insuficiente y un importante recambio de trabajadores fruto de la jubilación de aquellos profesionales que empezaron a darle al callo en nuestra Sanitat a primeros de los 80, nuestra única salida para que las cuentas salgan adelante es que nuestro personal sea sencillamente el mejor. Y por tanto que intentemos a la hora de seleccionar nuestros RRHH, si no que sean los mejores, que al menos tengan una mínima capacidad para el puesto que ocupan. Un mal endémico del sistema nacional de salud es que en más ocasiones de las necesarias ha funcionado como una “academia de formación”, producto de unas circunstancias históricas determinadas (aquí hasta hace relativamente poco estudiaban 4 gatos), pero actualmente, en el 2016, no nos podemos permitir el lujo de fichar a cualquier indocumentado de la vida.

Matriz DAFO: O como echarle imaginación al asunto

Matriz DAFO: O como echarle imaginación al asunto

Ya conocen de sobra nuestra opinión al respecto que hemos ido desgranando en anteriores posts. Les invitamos a que la revisiten. Históricamente hemos sido muy críticos con el sistema de (sacrosantas) Bolsas de Trabajo de nuestra Conselleria de Sanitat Universal (el nombre me encanta). Hemos explicado el porqué enumerando todos sus defectos y sus escasísimas virtudes. Sus supuestos principios de igualdad, mérito, capacidad, competencia y publicidad son todos, pero todos, más falsos que Judas y no se tienen en pie, y así lo hemos demostrado. Aun así, permítanme que los resuma en cinco puntitos por si les preguntan (y que conste que no les hablo del turno de promoción interna, porque eso sí que es drogaína de la buena):

Igualdad: La bolsa no siempre está abierta a todos los profesionales, no se actualiza con la demora que sería necesaria e introduce importantes elementos de aleatoriedad cuando no permite al profesional inscribirse en todos y cada uno de los Departamentos sanitarios de nuestra Comunidad (solo puede elegir un máximo de 3). Se da el caso de que usted, con menos puntos, puede estar trabajando en un departamento y en otro seguiría en su casita viendo el maratón de “Empeños a lo Bestia” a mitad de mañana.

Mérito: En la bolsa de trabajo para cualquier categoría desde “pinche de cocina” a “oftalmólogo” (personal no sanitario y personal sanitario) los ÚNICOS méritos computables son la cantidad de tiempo trabajado (lo que algunos califican de “añocracia” y el título de valenciano expedido por la JQCV. La única manera de “subir” en la bolsa es trabajando. ¿Cómo me pueden llamar si no he trabajado? Espere su turno, todo llega. Es lo que se conoce como sistema “cinta transportadora” o “la cola del Mercadona”.

Capacidad: La bolsa no permite la definición de perfil alguno de contratación, más allá de la titulación básica del inscrito, o como mucho su especialidad médica. Tampoco existe mecanismo alguno para corroborar la capacidad del inscrito en las áreas en las que se le supone conocimiento y/o habilidad. Si tiene el título, es de suponer que sabe. Aunque no ejerza como tal desde hace 20 años o la última vez que pisó un quirófano fue durante la residencia.

Competencia: Se responde sola. La nula posibilidad de sumar méritos adicionales que no pasen por la cantidad de tiempo trabajado (la dictadura de la añocracia), la aleatoriedad a la hora de elegir los departamentos de salud y la ausencia de una evaluación de la competencia del inscrito (a pesar de que la formación continuada es una obligación ética de la profesión sanitaria) hace saltar cualquier mecanismo de competencia por los aires.

Publicidad: Las Bolsas se publican en la página web de Conselleria con un mayor o menor grado de actualización, si bien no pasa lo mismo con las diferentes contrataciones que se van produciendo, esto es, en el caso de que haya habido un salto “olímpico” de bolsa y a usted como inscrito se lo hayan saltado a la torera contratando a uno que estuviera en peor posición, mejor que ponga la denuncia cuanto antes porque la bolsa no actúa de oficio ante las ilegalidades. Eso sí, las refleja pasado un tiempo en la web, que queda muy bien. Les dejo con el típico ejemplo…omito/invento nombres, especialidad y hospital de trabajo, pero es un ejemplo real tomado de la bolsa de una especialidad concreta perteneciente a un departamento urbano de nuestra comunidad a fecha 12 de Junio de 2016.

Captura de pantalla 2016-06-13 a las 10.51.34

El inscrito número 13 está currando, mientras que hay 4 tipos por delante, con más puntos y todos ellos en estado “disponible”, que no lo están. Puede que hayan rechazado esa oferta, pero deberían ser penalizados por ello según los mecanismos de la propia bolsa. Lo más normal es que si una persona no quiere que la llamen y evitar penalizaciones cambie su estado a “no disponible voluntario”, pero no es el caso. ¿Y si han sido coaccionados para que rechacen el puesto con el fin de que llegara al número 13? ¿Se imaginan que esto pueda pasar?

El pasado día 7 de Junio saltó la siguiente noticia: una grabación revelaba presuntamente las presiones sufridas por una médica para que no aceptara el puesto de trabajo en el Hospital Clínico de Valencia que le había sido asignado por la bolsa de trabajo. Se lo pedía un cargo intermedio del centro como un “favor”. La afectada por supuestas presiones que se escuchan en la grabación obtuvo la plaza (la “interinidad” de la misma, más bien) en el área de anestesiología del hospital donde es Jefe de Servicio el Dr. Javier Belda. A los que hayan escuchado el tono de la grabación lo de “favor” les sonara a chino-mandarín. La coacción/amenaza es evidente y el tono empleado es digno del Sindicato del Crimen. Se abre la caja de los truenos y entra en escena el Capitán Renault. En apenas unos días se empiezan a conocer casos en otros Hospitales.

Al conocer todos estos hechos, la Conselleria de Sanidad insta al hospital a abrir un expediente informativo. Desde Sanidad recalcan que no tolerarán irregularidades ante una situación en la que consideran que “aparentemente se está privilegiando a unos profesionales frente a otros”. Asimismo, desde la Conselleria se pide a todas las gerencias que extremen la atención de las contrataciones para evitar irregularidades y desigualdad en el acceso a los puestos de trabajo.

A río revuelto…ya saben. El Grupo Popular en las Corts acusa de “tibieza” a la Conselleria y califican la gestión de RRHH de la Consellera Montón de “muy desacertada” y apuntan la vinculación política de uno de los cargos que se cita en la grabación. El Dr. Belda (que ocupó cargos de dirección médica hospitalaria en la última etapa socialista al frente del Consell) ofrece su dimisión, pero no es aceptada por la dirección del Hospital.

La caza de brujas se sale de madre y como champiñones comienzan a surgir agraviados que aunque en su momento no denunciaron, ahora no se esconden en proclamar las coacciones recibidas para que renunciaran al puesto que les tocaba por orden de bolsa. Y la bola sigue creciendo y en esas básicamente estamos. Todo indica que la Bolsa de Trabajo durante estos últimos años ha funcionado de manera negligente y es hora de cortar unas cuantas cabezas para dar ejemplo. ¿Solventará esto el problema? Ya les digo yo que no. ¿Y saben por qué? Porque la Bolsa, en esencia, está “diseñada para ser saltada”, sobre todo en escalas sanitarias como facultativos especialistas y/o enfermería. Y lo que es más terrible, nuestras autoridades sanitarias no son mínimamente conscientes del problema, que no es otro que constatar que la estructura de selección de personal y de incentivos es decimonónica. Que se diseña e instaura en los primeros años de las transferencias sanitarias (años 80-90) por auténticos mediocres educados en el tardofranquismo más feroz.

¡Vaya con el señor Arrop i Tallaetes, defendiendo a estos mafiosos de medio pelo!”. Nada más lejos de la realidad. Las formas han sido infames, eso hay que reconocerlo. Pero, aprovechando que hemos abierto el melón, si nos quedamos solo en la purga catártica como tal y no atacamos a la raíz del problema, no resolveremos el marrón. Y es muy gordo. Sin ánimo de justificar a los actualmente expedientados, ¿no creen que ha llegado el momento de replantearse cómo queremos que funcione esto de la selección de personal de una manera eficiente? Todos conocemos casos de nepotismo, en todos los niveles, público y privado, en todos los estamentos. Pero, ¿estamos realmente ante una red endogámica de contratación? Lo dice nuestra Vice…

Hay mucha endogamia en Sanidad, es una realidad que no es estética y, si me apura, ni tan solo ética. Son malas prácticas extendidas a todos lo niveles y con eso no se acaba en cuatro días”. Mónica Oltra. 10-6-2016

¡Cómo no va a haber endogamia si el (marciano) sistema de bolsas de trabajo sólo admite un máximo de selección de 3 departamentos de salud! Estamos de acuerdo en que la endogamia es un mecanismo perverso, pues carece de grupo de control (“si lo he formado yo, nadie puede saber más…”); pero de ahí a pensar que TODAS estas contrataciones se realizan por puro mangoneo, eso es de una ingenuidad supina. Ya lo dijimos en anteriores entregas, pero la bolsa en ocasiones DEBE ser saltada. ¿En cuáles?

Las gerencias, sobre todo las de los hospitales de referencia de nuestra comunidad, en ocasiones se ven en la necesidad de contratar por perfil profesional (ejemplo: necesito un radiólogo intervencionista, o un ginecólogo eminentemente quirúrgico o un pediatra especialista en oncología). Los sistemas sanitarios modernos (no los de Burundi), ya lo hemos explicado cienes y cienes de veces, destacan por su alto grado de especialización y subespecialización. Esto es así y redunda en la calidad que ofrecemos a nuestros pacientes. Por favor, párense a pensar. ¿En alguna de las noticias/links que hemos ido colgando ha leído usted la palabra “PACIENTE” por algún lado? Les aseguro que no. Hagan la prueba. Encontrarán la palabra trabajador, profesional, sindicato, derechos del trabajador…pero ¿y los del paciente?, ¿y sus derechos a ser atendidos por los mejores profesionales, los más capacitados? ¿Dónde están? ¿Dónde está el derecho de los contribuyentes a no tener que pagar doblemente una asistencia debido a la falta de eficiencia por escasa cualificación? ¿Cómo pedir a los residentes o estudiantes en formación que se esfuercen en adquirir conocimientos y habilidades, si irán a parar al fondo de una bolsa en la que tales conocimientos y habilidades no le facilitarán el acceso al trabajo? Estamos llegando al meollo, no me lo nieguen.

El actual sistema de Bolsas de Empleo a escala sanitaria piensa inocentemente que todos podemos encajar en cualquier sitio ofreciendo el mismo rendimiento. Este delirio Orwelliano se da de bruces con la realidad. Con la realidad y con sistemas sanitarios que deben ir encaminados en poner en el centro de TODAS las decisiones al PACIENTE. Estoy casi seguro de que el Dr. Belda no intentó colocar a su hija, como sí hizo la Secretaria Autonómica Dolores Salas con la suya en Fisabio (a esta fundación ya le dedicaremos un post en breve) en Agosto del año pasado con una convocatoria ad hoc resuelta en las tres semanas estivales, o como intentó la propia Consellera de Sanitat Carmen Montón con su marido en la dirección de EGEVASA (empresa general valenciana de aguas S.A.). La hipocresía del Capitán Renault llega a su paroxismo cuando amanecemos con la reciente dimisión del Gerente del Departamento de Salud Xàtiva-Ontinyent, Sergio Vicente, por no aceptar la imposición del actual subsecretario Ricardo Campos de colocar a miembros de UGT en su directiva, sindicato al que él mismo pertenece desde hace años. ¿A qué jugamos desde arriba?

Yo, fíjense si soy un loco temerario, me aventuro a decir que el Jefe de Anestesiología del Hospital Clínico de Valencia, lejos del compadreo, intentaba colocar a una persona de su confianza que sabía que iba a responderle a nivel asistencial con garantías.

Ustedes me podrán ahora argumentar que ¿cómo sabemos que no coloca a un amiguete? Y tienen razón, no lo niego. Pero visto lo visto, el sistema actual, aunque pudiera protegerme contra ello (y no lo hace), me hace pagar un precio demasiado elevado, que no es otro que la pérdida de eficiencia en la capacitación e idoneidad de mis recursos humanos. Muy bien, entonces, ¿qué hacemos? Pues buscar un sistema alternativo. Por lo pronto estudiar qué se cuece en otros sistemas de nuestro entorno. Esto que los gestores modernetes llaman benchmarking. Siempre ponemos el ejemplo del NHS inglés, pero es que nos parece bastante aconsejable. Su portal ofrece mensualmente más de 25.000 puestos de trabajo donde se describe pormenorizadamente el perfil de cada uno de ellos, su remuneración y sus condiciones.

Benchmarking: Como decir todo y no decir nada

Benchmarking: Como decir todo y no decir nada

El proceso de selección suele incluir entrevista personal y un estudio detallado del CV del candidato. Y se trata de un portal nacional. Para un sistema sanitario encargado de velar por la salud de 65 millones de habitantes. ¿Acaso nuestra Sanitat Valensiana no es capaz de hacer algo así? A nivel sanitario, a la hora de contratar personal de enfermería y/o facultativo donde fuera necesaria cierta especialización o un perfil específico, ¿no podría formarse un comité que seleccionara a los mejores candidatos en virtud de la información aportada? Yo me imagino un comité compuesto por el Jefe de Servicio y representantes de la Junta Clínica de Departamento, la Junta de Personal y la Gerencia. Pero es que de eso se trata, de ser IMAGINATIVOS. De diseñar un sistema que contemple la opinión de todos, no solo de los sindicatos que se han erigido en los únicos interlocutores válidos, sino también de los profesionales, de sus sociedades y sobre todo de los PACIENTES, de asociaciones de pacientes, de grupos de vecinos de los municipios departamentales. ¡Leñe, pregunte! Ofrezca una estrategia eficiente, flexible, que recompense al máximo la capacidad y el mérito, que responsabilice al trabajador, que introduzca incentivos atractivos…

El sistema perfecto no existe, pero hay algunos mejores que otros. Y creo que ha quedado sobradamente demostrado que el que sufrimos actualmente no es bueno. Con voluntad política y capacidad de trabajo todo es posible. Ahora bien, vistos los antecedentes, permítanme que sea pesimista. Mucho me temo que no pasaremos de la caza de brujas, llevándonos a un puñado de jefes de servicio por delante y nos volveremos más papistas que el papa con la sacrosanta bolsa sin impedir el mangoneo de baja intensidad. Ojalá me equivoque, porque es ahora, con una nueva administración en la Conselleria y la patata caliente encima de la mesa, cuando se podría comenzar, si seguimos con el símil de “Casablanca”, una “bella amistad”.

PD. La teoría de la conspiración que circula estos días por los mentideros es que todo esto lo ha movido un conocido sindicato médico de clara tendencia política “anti-TriParty”, tras el anuncio hace unas semanas por parte de los Consellers Montón y Marzà de cumplir con la legislación (nada de “vetar”) y prohibir que los alumnos de Ciencias de la Salud de las universidades privadas hagan sus prácticas en instituciones públicas. Estamos en periodo electoral y “tota pedra fa marge”. Vaya usted a saber…

“Louis, pienso que este es el comienzo de una bella amistad”

“Louis, pienso que este es el comienzo de una bella amistad”

Compartir

2 thoughts on “SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XIV: “¡La Bolsa o la Vida!”

  1. El Pato laca-diano

    Los meneos de sillas son costumbre y más en período ‘elesstorá’. Es algo que no es nuevo.

    Si no que se lo digan al probre Colomer allá cuando el Migueleo alicantino y patatil le agitaba las aguas y sacaba los asuntos turbios de su chiquillería tan amada.

    Algo de eso está pasando sin duda con los ‘menudeos minuciosos’ de la Lolainas y sus amores maternales ‘in colocando’ a su también tan amada prole. Amante y cluequero gallineo con las propias.

    Los procedimientos contratiles conchabeaos’ son cosa ya aprendida desde la magna universitas. Con razón hay preclaros clanes, tribus e insignes familias que no hacen más que expender virtuosos plofessionales de la …. psiquiatría, la cirugía, la endocrinología, la traumatología, así como de otras parcelas del saber y conocer patrio. ¡por dios … por la patria … y el rey!

    El problema es que el monitoreo pactado entre el sanedrín sindico-universitario-sanitario-malandrín nunca se ha querido (ni se quiere) erradicar o al menos disminuir). Quizá a todos viene bien y todos disdrutan del reparto por piezas del pollo corralero. Muslo pa tí, pechuga pa mí …. y cojamos otro pollo pal desguace

    Mientras, el común de los mortales, pasan mano por pared y chupan, chupan mucha cal …. Cal muerta en este caso pero tan podrida como la viva de otros andurriales.

    ¿pa cuando acreeditadores de fuera y sin relación para catalogar a las personas que nutren las colas de gente dispuesta a trabajar en las Cassa Nosstra? ¿pa cuando órganos independientes que efectúan los requerimientos? ¿pa cuando seriedad en los asuntos públicos y en los asuntos de comer? …..

    Quizá, sólo pa cuando los suecos aprendan castellano ….. y nuestras instituciones aprendan de las actitudes suecas (aunque no sean las de IKEA) ….. http://agendapublica.es/aprendiendo-de-los-suecos-y-no-es-un-manual-de-ikea/

    ¡Largo me lo fían amigo Sancho! … ¡todos los bailarines de nuevo al salón … cuando temine este nuevo episodio de vislumbre del mojón! …..

    Contestar
  2. Sr. Harriman

    A los señores estos que es que tienen que organizar sus servicios y a los que tanto preocupa que la bolsa les desmonte la paraeta no les he visto hacer demasiado ruido para que cambie el sistema. Sin embargo esta mujer que ha dicho “pues me quedo la plaza y por mí como si revienta todo” ha abierto el debate (aunque se esté zanjando a lo Renault, cierto). Espero que cada día más gente adopte su actitud, y se termine haciendo algo aunque sea por las malas.

    ¿Es oportuno por el tema de las elecciones? Pues rezo para que continúe este carrusel electoral indefinidamente para que no paren de salir trapos sucios de todos los colores.

    PD. Aprovecho esta oportunidad para saludar a mi madre y agradecer esta maravillosa serie que nos hace estar un poco más al tanto de la realidad valensiana.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: