La Paella RusaTota empastrà

Sanitat Valenciana

SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XIII: ¡“Resonando” que es gerundio!

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 13.43.39

“-Señor Conseller, ¿Quién está controlando la facturación de ERESA?
– Tenemos a los mejores expertos trabajando en ello.
-¿QUIÉNES?
– Nuestros…EXPERTOS.”

Si que ha llovido desde el último post, leñe. Ahora tenemos un nuevo Govern, una nueva consellera, toda una pléyade de nuevos gerentes en sus departamentos (colocados a dedo como ha sido siempre y es lógico, no se escandalicen) incluso ¡algunas nuevas ideas y todo!

Por lo pronto la consellera Montón hizo estallar la bomba informativa el pasado día 11 de febrero cuando anunciaba durante la presentación del Portal de Transparencia lo siguiente: ”que nadie espere que se vayan a renovar los contratos de las concesiones sanitarias”.

¡Olé tus webs Carmen! No solo contenta con soltar la frasecita lapidaria, matizó además que van a ponerse en marcha auditorias de cuentas tanto a nivel asistencial como de inversiones con el fin de supervisar la actividad de las concesionarías y ver si han existido incumplimientos. ¡Uy lo que ha dicho! Cierto es que solamente estamos ante una declaración de intenciones y que de lo dicho al hecho va un trecho, pero dada la envergadura e importancia de la iniciativa, estarán conmigo que es de recibo darles cierto tiempo a ver si esta promesa se cumple o no y en qué grado.

¿Y a qué viene todo este burro que ha pillado la Consellera? Pues mira, que hay unos “rumores” o “infundios” por ahí y que iremos desgranando a lo largo de este post que “parece ser” que con esto de las concesiones la Generalitat ha palmado muchísima pasta y que “alomojó” nos hubiera salido más a cuenta montárnoslo por nuestra cuenta. Y que incluso (esto es una “suposición”) algunos personajes ilustres de la sociedad valenciana más emprendedora se lo han llevado calentito a casa a costa de esquilmar los recursos de nuestro (ya de por si “infrafinaciado”) sistema sanitario de una manera “poco ética”, esto es: incumpliendo contratos a priori bastante “benévolos”. ¿Ven por dónde voy? La consellera lo resume en la siguiente perla que pasará a la historia autonómica de la ingenuidad impostada.

“Las sospechas que hay dentro de la conselleria y dentro de la ciudadanía es que es más caro y estamos en esa comprobación”

Para nuestros lectores valencianoparlantes y en aras de una mejor comprensión lectora pasaré a traducir la última frase de la consellera:

“Ens ha costat més el fregall que l´escurà”

La reacción de los inefables “Sospechosos Habituales” no se ha hecho esperar demasiado. Ese mismo día, el gran Alberto de Rosa, de profesión superviviente nato amén de mandamás de la empresa Ribera Salud (accionista en cuatro de las cinco concesiones sanitarias de nuestra comunidad), decía lo siguiente.

“Aplaudimos la iniciativa de la Generalitat Valenciana […]insistimos en que no solo se publiquen los datos de tipo jurídico, como los pliegos o los contratos, sino también “algo que sin duda interesa mucho al ciudadano”, y son los de tipo asistencial.”

Que viene a ser un “que sí, que vale, que me lo estoy llevando fino y me paso los contratos por el forro, pero el paciente está contento ¿no?”. La vieja cantinela del Modelo Alzira de que “al paciente le da igual quién lo gestione, si público o privado, lo que le importa es estar bien atendido”. Algo que puede colar como eslogan en uno de esos libros de “Nueva Gestión Sanitaria” para wannabes, pero ya te digo yo que al contribuyente le debería importar si le están estafando en su cara o no. Y con el tema de las famosas “resonancias”, los valencianos durante más de 20 años hemos sufrido la estafa sanitaria del siglo. Del orden de 16,7 millones de euros ANUALES. Lo repito. 16,7 millones de euros. Al AÑO. Para que lo pongan todo en perspectiva, el nuevo Hospital de Lliria costó de construir y dotar unos 47 millones de euros. Es decir, con la pasta que nos han fofado en tan solo tres años podríamos tener construido un hospital de ámbito comarcal. Y en la comunidad autónoma con menos camas por habitante tras Andalucia. Vayan “somatizándolo” por favor.

Resonancias…¿eso a mí de que me suena?

Tanto LPD como sus blogs son herramientas insustituibles si usted quiere fardar ante sus amistades de los fundamentos del derecho constitucional en la Pomerania Occidental, de las últimas y apasionantes encuestas electorales en Sudan del Sur o de la historia del conflicto decimonónico entre la caballería Húngara y los lanceros de Syldavia. Pero de “ciencias puras” hay poquito donde rascar. Vamos a intentar suplir ese vacío. Al menos por hoy.

Las técnicas de imagen por resonancia magnética nuclear (NMRI o RM) son técnicas no invasivas que emplean el fenómeno de la resonancia magnética nuclear para obtener información sobre estructuras anatómicas. Esta información se integra formando imágenes que se interpretan. No emplean radiación ionizante (chungo, caca, Chernobyl), sino campos magnéticos de alta intensidad (entre 0,2 y 7 Teslas) que alinean la magnetización de los núcleos de hidrógeno del agua corporal. Si esto le parece complejo le ofrecemos la explicación sencilla: son aparatos como las radiografías que tienen dentro un imán “tochísimo” donde meten a la gente y la escanean.

¡Brujería!¡Brujería!

¡Brujería!¡Brujería!

Con ella detectamos fundamentalmente alteraciones que no son fáciles de ver en una típica “placa de rayos X”, además de obtener imágenes en secciones o fases del cuerpo humano. ¿Aplicaciones? Pues las que se puede imaginar, detección y caracterización de tumores varios, exploraciones cardiovasculares, musculares y hepatogastrointestinales, etc. ¿Tiene riesgos para la salud? A priori no. Salvo que se empleen repetidamente sustancias de contraste que aumentan la resolución de la imagen como el gadolinio (que es tóxico), o que un paciente se haga una resonancia y tenga implantado un marcapasos o una válvula cardíaca. Los imanes no se llevan bien con estos trastos.

Señor Imán “tocho”, unos lectores. Unos lectores, señor Imán “tocho”

Señor Imán “tocho”, unos lectores. Unos lectores, señor Imán “tocho”

A día de hoy no existe evidencia alguna que relacione exposición prolongada a campos EM (electromagnéticos) y aparición de cáncer, aunque es un tema candente y a veces controvertido. No olviden que otra técnica de imagen de alta resolución muy empleada con fines similares (les sonará y mucho) es el TAC o Tomografia Axial Computerizada que sí emplea radiaciones ionizantes (Fukushima mon amour). Y no estamos hablando de dosis despreciables. Un simple TAC abdomino-pélvico tiene una dosis de radiación en un adulto de 10 mSv (miliSieverts) que equivale a la radiación natural de fondo que usted y yo recibimos sencillamente por morar en este planeta durante 3 años. En comparación con una simple radiografía o placa de una extremidad (0,001 mSV; 3 horas de radiación de fondo), el TAC es algo realmente “cañero”. Y ya no decimos nada del PET/TAC (o tomografía por emisión de positrones) con un chute de rayos “vas a convertirte en el próximo Hulk” de 25 mSv (8 añitos). Para ser precisos, cinco TACs equivalen en pacientes jóvenes a la radiación recibida por los supervivientes de la bomba de Hiroshima. Un estudio estimó que el 0,4% de los cánceres actuales en EEUU se deben al sobreuso del TAC en el pasado y que con las tasas de sobreuso actuales este porcentaje podría llegar al 2% en un futuro próximo. De ahí que si creemos que la información que vamos a extraer de la técnica de imagen sea similar, nos decantemos por la resonancia. Donde va a parar. ¡Viva la resonancia!, ¡Viva el imán “tocho”! Que se lo digan a los que han empleado este “superimán” para atraer toda la pasta pública que han podido a sus respectivas cuentas corrientes…

Breve historia de una concesión sanitaria: ERESA

Cuando una portada lo dice todo

Cuando una portada lo dice todo

Vaya por delante el impresionante (y valiente y necesario) trabajo en forma de reportaje realizado por Javier Alfonso y Estefanía Pastor que hace escasamente unos días se publicó en la revista Plaza (en su número de Febrero) sobre la trama que ha esquilmado la Sanitat Valensiana. Mis más sinceras felicitaciones. Este humilde post bebe de muchos de los datos que en él se ofrecen y recapitulan. Si quieren una dosis de realidad y buena labor periodística en vena, el artículo es de obligatoria lectura. Si por el contrario prefieren un resumen irrespetuoso de andar por casa salpicado de chistes malos, sigan leyendo. Antes que nada, permítanme presentarles a nuestro particular emprendedor sanitario valenciano, el señor Don Vicente Saus Mas.

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 13.54.35

Allá por los primeros 80, no hacía falta ser muy avispado para saber que las incipientes técnicas de imagen antes descritas (NRMI y TAC) iban a petarlo pero bien dejando atrás a la clásica “plaquita de rayos X”. Aun con esas, nuestros miopes responsables sanitarios por aquel entonces (tanto del Insalud como los autonómicos que vendrían más tarde), incluido el conseller socialista Joaquín Colomer, no vieron la necesidad imperiosa de añadir estas prestaciones a la cartera de servicios y decidieron que dado el precio de estos dispositivos lo mejor sería por el momento externalizarlos en forma de concesión.

Dio la casualidad que por aquel entonces un grupo de radiólogos, que sí vieron el nicho de mercado futuro, constituyeron una sociedad para comprar el primer TAC de la Comunidad Valenciana: ERESA (Exploraciones Radiológicas S.A., que alarde de imaginación). Puesto que venían del mundo sanitario decidieron contar con los servicios de un subinspector de Hacienda en excedencia que se dedicaba a la asesoría fiscal para que les ayudara con el papeleo: Alfonso Saus. Esta sociedad durante la década de las 80 se hace de oro cubriendo la falta de medios (e intenciones) de la Sanitat Valensiana y así los pacientes que necesitaban una exploración de imagen avanzada son derivados a las instalaciones de ERESA y esta pasaba facturita a la Conselleria. Hasta aquí todo bien.

En 1994 (gobierno PSPV) ERESA firma el primer contrato con la Conselleria de Sanidad para dar servicio a sus hospitales por cinco años. La modalidad de concierto era ciertamente curiosa. Los hospitales ceden locales o espacio físico en sus edificios para que ERESA monte su negocio en ellos. Mientras tanto, Taus va aumentando poco a poco su participación en la sociedad, llegando a ser su principal accionista y presidente. Llega Zaplana y allá por el 2000 saca a concurso público el servicio de resonancias dentro de los hospitales públicos por ocho años. Se presentan una decena de empresas y ¡oh! sorpresa se adjudica a ERESA (en Valencia y Castellón) y a Beanaca e Inscanner (en Alicante). La adjudicación echa un tufo que tira para atrás y las quejas de tongo por parte de los facultativos radiólogos no se hacen esperar. Las relaciones de Saus con el nuevo poder PPero le abrirán muchas puertas y le aportarán mucho dinero. El concurso se adjudica por 166 millones de euros, pero al acabar el plazo de ocho años las tres empresitas han facturado la friolera de 275 milloncejos de nada.

Llega Camps y en 2008 saca el nuevo concurso, que no puede estar hecho más a medida. Un solo lote de casi 500 millones de euros en las tres provincias que se lo lleva de calle la UTE (unión temporal de empresas) Erescanner Salud, formada por las tres empresas antes mencionadas y un viejo amigo de esta página…sí, ¡¡¡Ribera Salud!!! Estos chicos siempre en la picota. El pliego debería ser escandaloso, ya que solo se presentaron dos empresas: Erescanner Salud y Diagnosalud (con una oferta 100 millones más barata). Supondremos que esta última no pasó el informe técnico porque si no dime tú a mí cómo es que en un concurso de estas características nos quedamos con la opción más cara.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…

Se destapa el melón. La Sindicatura de Comptes publica en 2013 la primera auditoría pública al conglomerado de las resonancias firmado por Miguel Olivas (aquí la tienen enterita) y que incluso es premiada por su rigor por la revista Auditoria Pública. Decir que el informe es demoledor es quedarse corto. Solo un defecto que reseñar. Que se realizó tarde, muy tarde. Por lo menos 20 años tarde. Y eso es un defecto muy gordo. Aun así, si tienen la oportunidad, por favor, léanlo. No es nada complicado de entender y deja muy claro los graves defectos que históricamente la Conselleria de Sanitat ha cometido con esta concesión. A grandes rasgos, la Conselleria se ha desentendido por completo en sus tareas de supervisión y así ni ha controlado el número de pacientes, ni las actividades realizadas, ni su coste, ni su eficacia, ni su eficiencia, ni si el servicio se prestaba con las mejores garantías, ni si se disponía de la mejor tecnología (algunas maquinitas de imanes “tochos” ya peinan canas)…es decir nada. Pero nada, de nada. Cero control. Ni inspecciones programadas.

¿Se acuerdan cuando hablábamos del concepto de la “bondad del proveedor”? Voy a mostrarles un ejemplo palmario de cómo se lo montaron estos de ERESA para estafarnos pasta pero bien aprovechando que se miraba para otro lado. Así lo puso de manifiesto el informe que la gerencia del Hospital Clínico de Valencia hizo llegar al conseller Rosado en 2012 para intentar controlar el coste y comprobar que la actividad reflejada en las facturas era real. Como premio por su inteligencia y sagacidad el gerente fue cesado poco después. En la siguiente tabla tienen el precio de las exploraciones según el modelo de tarifa A (que quiere decir que tanto los equipos como los facultativos que emiten los informes pertenecen al proveedor – ERESA – aunque están ubicados físicamente en hospitales públicos). Más adelante explicaremos el modelo C.

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 14.03.26

Esto es, si a usted le tienen que hacer una resonancia en una localización o zona anatómica se pagará 153€, si es en dos localizaciones 232,11€ y si es tres localizaciones 283,69€. No hay que haber estudiado en la Sorbona para ver que un estudio de tres localizaciones simultáneo es más económico que tres simples por separado. ¿Qué creen que ha hecho ERESA todo este tiempo? Pues en algunos casos ante una exploración triple, desglosarla en tres simples (153,71 x 3 = 461,13€). O una doble en una doble y una simple o en dos dobles. Imaginación al poder. Cualquier aseguradora privada no admite que se les pase factura alguna de dos o más simples o dobles para un mismo paciente el mismo día. Cualquiera con dos dedos de frente se huele el tongo. Pero como en nuestra Conselleria nadie controlaba esto, nos inflaban las facturas y nosotros encima a pagar religiosamente. Un detalle interesante es que ningún hospital de concesión privada en nuestra comunidad ha optado nunca por la fórmula de la Conselleria y todos, absolutamente todos, disponen de sus propios equipos de RM.

De ahí que el indicador “Exploraciones de RM por cada 1.000 habitantes” sea de 37 en la Comunidad Valenciana frente a las 21,45 de la media nacional o las 10 de Murcia o 9 del País Vasco. Cuatro veces menos. Nadie en Micer Mascó se estaba dando cuenta de este dato y de que nos estaban (y están) timando en la cara. O eso, o el que tenía que disponer las medidas oportunas de control también se llevaba su mordida y pasaba del tema. Porque, como hemos dicho antes, la mordida ha sido muy gorda. La conclusión principal de la auditoria es que si se prestase el servicio con medios públicos, el ahorro podría ser de 16,7 millones de euros al año.

Con el tiempo nos hemos ido enterando de más atrocidades. Yo destacaría tres más, les cuento: el abuso en las sedaciones, en el uso de contraste y el manejo de las listas de espera. Que te metan dentro de un imán “tocho” durante un rato y estés quietecito sin moverte mientras oyes un zumbido galáctico puede que no sea una experiencia muy relajante, de ahí que en ocasiones haya que sedar al paciente. Los procedimientos de sedación deben controlarse debidamente, ya que al fin y al cabo son procesos médicos que implican una anestesia. Pues bien, nunca sabremos si todas las sedaciones facturadas eran necesarias (puesto que la realizaba personal de la empresa sin indicación alguna por parte del personal hospitalario, esto es, anestesistas) y lo que es más grave: no existirá constancia alguna en la historia clínica del paciente de este acto médico. Nota: solo en sedaciones palmamos casi 1 millón de euros en 2012.

Proceso de sedación en la resonancia magnética: El antes y el durante.

Proceso de sedación en la resonancia magnética: El antes y el durante.

Un tanto de lo mismo con el uso de líquidos de contraste, en teoría para obtener una mejor resolución en la imagen. Les recuerdo que aunque la resonancia es una técnica sin apenas riesgos no podemos decir lo mismo de los líquidos de contraste que se emplean. El uso del mismo está sujeto a una tarifa según pliego (pueden verlo en la tabla anterior). ¿Era estrictamente necesario su uso en todos los casos? Observen la siguiente gráfica, es el porcentaje de contrastes empleados por cada 100 informes según hospital.

Los resultados son bastante homogéneos, salvo para el Hospital Peset donde apenas se emplea en las exploraciones por RM (un 9% de los casos). Explicaremos el porqué dentro de unos parrafitos…

Los resultados son bastante homogéneos, salvo para el Hospital Peset donde apenas se emplea en las exploraciones por RM (un 9% de los casos).
Explicaremos el porqué dentro de unos parrafitos…

Lo de las listas de espera es todavía más tronchante. En el concurso se dejó clarito que los tiempos de espera no podrían superar las 24 horas en pacientes ingresados y 30 días en ambulatorios. El informe del Síndic demostró que las listas de espera en Gandía, Castellón o Xàtiva eran importantes. Casualidades de la vida, los centros donde ERESA hizo más resonancias para mutuas privadas. ¿Esto está permitido?, se preguntarán. Sí, pero solo en el caso de que no haya demoras (que para eso nosotros ponemos el espacio físico y pagamos el concierto), previa autorización de Sanidad. Por emplear una expresión malsonante, todo huele a que hemos sido putas y pagado la cama.

Y esto solo con las resonancias. Donde al menos había un “concurso”, es decir unas reglas escritas y pactadas que luego es cierto ni se verificaban ni nada. Pero tengo que confesarles que el chiringuito de nuestra Sanitat Valensiana lo tenemos plagado de concesiones y/o servicios externos que no controlamos en absoluto. En antiguos posts les hemos hablado del Modelo Alzira y de cómo aquellas personas que designábamos para que vigilaran y fiscalizaran a la empresa adjudicataria (los famosos comisionados) acababan siendo contratadas por las empresas en calidad de directores de departamento u otros cargos. El ejemplo del primer comisionado de Alzira, Manuel Marín Ferrer, es paradigmático.

También hemos hablado en otras entregas de la especial relación que tiene el Instituto Valenciano de Oncología (IVO) con nuestra Sanitat. El caso de las pruebas diagnósticas genéticas y su externalización a laboratorios privados para su realización es muy similar al de las resonancias: la miopía de nuestros gestores hace que prefieran derivar la actividad a una empresa privada, puesto que no ven relevante “internalizar” o desarrollar la prestación; la empresa privada infla las facturas, añadiendo pruebas adicionales de dudosa eficacia (sink-testing) o implantando un sistema tarifario “destarifat” que nadie pone en duda, puesto que en la función pública nadie tiene el conocimiento o no existen los mecanismos de control adecuado y acabamos desarrollando una relación de dependencia donde perdemos dinero a raudales, mientras otros se enriquecen a costa del erario público. Capitalismo de DOGV. Nada nuevo. El ejemplo lo tienen con la empresa tecnológica Sistemas Genómicos, situada en el Parque Tecnológico en Paterna, y que curiosamente también es propiedad de Vicente Saus (en realidad, actualmente de una de sus hijas) mediante ampliaciones de capital harto sospechosas. Aunque económicamente el caso no es comparable a las resonancias, las prácticas de Sistemas Genómicos son similares a las de ERESA: añadir prestaciones o procesos sin control ni autorización expresa del cliente. En la actualidad no existe concurso alguno que regule la relación con este tipo de laboratorios externos.

¿Y ahora qué hacemos? Yo espero que la experiencia nos haya hecho aprender que las concesiones de este tipo difícilmente van a salir bien. Más que nada porque los mecanismos de control no se realizan con la firmeza y rigor que se necesitaría. Y más vale la pena que en futuras decisiones de este tipo nos planteemos el hacer las cosas nosotros solitos, con nuestros medios y aunque nos peguemos algún trastazo, ser dueños de nuestra propia “pobreza”. Principalmente, porque nos sale muy a cuenta a la vista de los números. Por lo pronto en el tema “resonancias” lo tenemos difícil y la consellera Montón lo sabe. Paso a explicarles el porqué. Ya en el 2011, en el Hospital La Fe se quiso implantar el modelo de tarifa C al ser más económico (que quiere decir que los equipos pertenecen al proveedor y están ubicados físicamente en hospitales públicos PERO los informes son emitidos por radiólogos del propio hospital). Erescanner puso el grito en el cielo y poco menos que “obligó” a la Conselleria a firmar una especie de armisticio que ríase usted del Tratado de Versalles para Alemania: La Conselleria solo pagaría un máximo de 37 millones de euros en facturación a la UTE ese año (quedaron fuera de este tope el Provincial de Castellón y el General de Valencia, que representaron el 15% del gasto), pero a cambio renunciaba a exigirle a la concesionaria la renovación de aparataje (imanes “tochos” con solera y pedigrí marca ERESA) y a extender el modelo C al resto de hospitales. Por otra parte está el problema de la pérdida de conocimiento y escasez de RRHH. Si mañana mismo, o en el 2018 cuando acaba el concierto, la Conselleria quiere retomar la prestación, se puede encontrar que no tiene suficientes radiólogos especializados y con experiencia en la interpretación de resonancias, puesto que ha sido una prestación que desde los 80 a duras penas ha formado parte de la formación de especialistas vía MIR en los hospitales valencianos. Y un tanto de lo mismo nos ha pasado con el área de conocimiento de la Genética Clínica.

Esperanza y excepción: el servicio de Radiología del Hospital Dr. Peset, que en plan “aldea de irreductibles galos” se negó a externalizar las resonancias, incorporando su propio equipo en 1988. Gran labor la de su Jefe de Servicio, Dr. Vilar Samper. Hoy es un centro de referencia a nivel nacional a todos los niveles, educativo e investigador. Por cierto, la ratio de RM por cada 1.000 habitantes en el Peset es de 28, cifra muy similar a la que recomienda la Sociedad Española de Radiología. Y miren qué gráfica más chula de la propia auditoría. Adivinen quién se lo hace más barato.

Captura de pantalla 2016-02-13 a las 14.14.24

Nuestros gestores sanitarios están ahí para tomar decisiones. Decisiones fundamentadas en análisis serios, rigurosos y objetivos. Nunca basados en argumentos generalistas, estilo “lo privado es más eficiente”, que no estén apoyados en estudios, informes o mecanismos de control exhaustivos. Y más en tiempos de escasez de recursos con una infrafinanciación a nivel autonómico galopante. Mucha suerte con lo de las concesiones, consellera Montón. Le hará falta.

Epílogo: Auge y ¿caída? de Saus

Nos habíamos dejado a Vicente Saus controlando accionarialmente la UTE Erescann con un 49% de las acciones y ganando pasta como nunca. Entre 2009 y 2012 los beneficios de ERESA rondan el 20% de la facturación, y se ve en la necesidad de desviar parte de los mismos a dos empresas pantalla vinculadas a él mismo, Sun Chiz e Iberdiagnosis, por medio de facturas ficticias. Actualmente se encuentra imputado por estas operaciones. Ante la jueza respondió un clarificador “Yo con mis empresas hago lo que quiero”. Con la manga ancha con la que se le ha dejado actuar desde Conselleria los últimos 20 años ha hecho lo que le ha dado la gana con nuestra Sanitat Valensiana, con una empresa de todos los valencianos.

En fin, ya conocen la historia de las resonancias. Y si algo ha “resonado” todos estos años por aquí ha sido la pasta en los bolsillos de algunos con la connivencia de nuestras autoridades.

Compartir

14 thoughts on “SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XIII: ¡“Resonando” que es gerundio!

  1. vieja yronka

    Y mientras el Rey (josé luis) el Blanco ( mr magoo). Anteriormente Roselló (la plofessional) o el Meneu (noble coleta esspelta) ¿no veían ná?

    Tanto listo y lista cuidando de las gallinas que ahora investigan.

    ¿No será que cuando no conviene todos son sordiciegos y cuando toca se tarararean canciones de moral reencontrada mientras no les toque a los que hicieron vistas gordas?

    ¡Gallinas viejas cuidando gallineros antiguos para vendernos los güevos como nuevos!

    Y la Salud como en la vieja Zafra de la caña de azúcar, simulando que la cosecha era millonaria, extendiendo el tiempo de cosecha por encima de las posibilidades efectivas e impidiendo el relevo a mulatos màs jóvenes, limpios, saludables y honrados. ¡Sobre todo honrados!

    ¡ Asquito dan ! ¡ nen ! ¡ que askito dan los ke kieren seguir muñendo el kotarro ! ¡ ke askazo !

    Contestar
    • Arrop i Tallaetes

      Solo poniendo nombre y apellidos a los que cita me lo he pasado teta! Y conozco a alguno y todo.
      Su crítica es muy mordaz y necesaria por cierto. Gracias por participar.

      Contestar
  2. San José de Arimatea

    Algo de lo que mencionas y afortunamdamente ya está en vía de aclaración y peenalización del hurto de los bienes públicos.

    Sin embargo me preocupa muchoel de todos aquellos que están todavía cuidando del común cuando antes han estado favoreciendo o mirando hacia otro lado cuando el latrocinio se perpetuaba.

    Es algo así en sanidad como en Canal 9. Mucho mirador de perfil mientras nos malvendían y nos expoliaban lo del común.

    Y entiendo, como pasó en el metro y tantímas instituciones más que la gente bajo presión y chantaje más o menos velado, ceda en sus requerimientos y denuncias de lo que nuca se debía haber dejado de exigir, de vigilar y de denunciar.

    Lo que no entiendo es que capos ya preexistentes en la época del expolio sean los mismos que ahora van a identificar, denunciar y vigilar en la exigencia de manos y actuaciones limpias.

    Dudosas zorras y zorras vigilando el gallinero que dejaron expoliar por los mismos lobos a los que ahora deben vigilar.

    No me fiaría yo de perros pastores a los que pido inteligencia, honestidad, independencia contrastada y lealtad, si son los mismos que permitieron llegar a los lobos.

    Malos perros de defensa que permitiron que me saquearan el corral. Que no me ladraron en advertencia ni defendieron de la matanza que se producía en mi ganado y que para más pena y poca gloria pretenden estar en lo humano, en lo diivino, en el este y en poniente advirtiendo de que son puros técnicos que en cualquier engranaje tienen cabida. Cuando lo único demostrado es que durante mucho tiempo no han servido para nada de lo que prometían y decían defender.

    Defensores de lo público, dicen, que a la postre solo defienden su único interés. Sea éste publico, privado o inconfesable.

    ¡Líibrennos los dioses de los malos y desleales perros!

    Contestar
  3. ABP

    Jopé. Vaya historia. Y mira que yo esta me la medio sabía por razones familiares, pero por ejemplo no tenía ni idea de que lo de Eresa había empezado con el PSPV y Colomer. Pensaba que en esa época el modelo que se fue generalizando fue el del Peset y que había sido el PP quien había decidido externalizar.

    Lo que está claro es que con los experimentos externalizadores valencianos otra cosa no, pero un huevo de ‘evidencia basada en datos’ de esa de la que tanto hablan algunos ya tenemos. Y no precisamente para apoyar sus tesis.

    Este caso, además, demuestra lo importantes que son las islas de resistencia numantina. Sin la aldea gala del Peset no tendríamos ni los datos que permiten detectar y denunciar con inusitada facilidad la magnitud del timo ni profesionales en la sanidad pública a partir de los cuales ir reconstruyendo el sistema.

    Contestar
  4. Wilson Fisk

    Protesto por el uso de mi imagen sin consulta previa.

    No obstante, un supervillano como yo ha de reconocer la neta superioridad de los “emprendedores de BOE ” españoles; auténticos mangantes que hacen aparecer sus negocios como legales y su persona como el epítome de la respetabilidad social.

    Todo político de PP quiere una foto con ellos, como prueba de su talento como gestores “desideologizados”, que se limitan a dinamizar la economía.

    Fdo.: Wilson Fisk

    Contestar
  5. el santo Job

    La misma historia en otra Consellería con prestaciones solapadas con Sanidad en desprópositos, los mismos perros con diferentes collares, son los autenticos gestores del cambio. Lo que hace unos meses era negro…..negrisimo ahora es blanco blanquísimo. El verdadero cambio no llegará hasta quien tome las decisiones sea alguien ajeno a la vieja troyka de funcionarios patanegra intercambiados de puestos y a veces entre consellerias que quieren cambiar las cosas para que “todo siga igual” (para ellos por supuesto).

    Contestar
  6. GB

    Pues a mi me han comentado caso de lo que tenía que ser una RM de una mano se ha acabado convirtiendo a la hora de facturar en 5 RM de 1 dedo cada una.

    Contestar
  7. Vicente

    Y hoy los de Las Provincias le dan el premio al Valenciano del S XXI a los de Saus Genomicos pese a estar, salvo error en la prensa, imputados por fraude fiscal. Y el Govern actual sigue sin actuar.
    Mola.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: