La Paella RusaTota empastrà

Destacados

Sobre la imbatibilidad del PP (I): El PP te trae tías buenas

Leo en la Paella Rusa muchas disquisiciones sobre el aparente misterio de que el PP de Valencia, pase lo que pase, gane elección tras elección. Leo que la gente no lo entiende, que dice que no tiene sentido. Que si manipulan, que si son clientelares, que si son responsables de grandes fiascos. Pero aparentemente todo eso daría igual. ¿Cómo es posible?

Pues muy sencillo, es posible porque los valencianos sabemos que el PP tendrá sus defectos, pero también nos ha reportado ventajas. Una, en concreto, muy importante: Valencia, desde que manda el PP, se ha llenado de tías buenas. Incluso los pueblos valencianos, a medida que el PP ha ido ganando elecciones en más y más sitios, han empezado a contagiarse. Cada vez hay más tías buenas. Y cada vez están más buenas. Todo gracias al PP. ¡A ver qué partido político compite con eso!

Pones "valenciana" en Google y te aparecen imágenes de unas magdalenas o de chicas como ésta, que parece ser que se llama María Amparo y está opositando. ¿Quieren más pruebas? ¡Incluso Google se rinde a la evidencia! (por cierto, Amparo, si esta foto está por ahí en Internet sin tu consentimiento avísanos y la quitamos, y así de paso entramos en contacto)

La situación de la oposición es jodida y no tiene pinta de mejorar. La gente se ha dado cuenta de que las tías buenas florecen allí donde manda el PP. No sólo eso, la gente ha visto a los señores que votan al PP y se ha dado cuenta de que, a los pocos años de empezar a votarlos, esos mismos señores pasan a tener mejores coches, muchas veces descapotables, todoterrenos con mucha potencia o deportivos, y a ir acompañados de tías que están cada vez más buenas. Inevitablemente, no sé si a Ustedes les pasa también, a mí me empiezan a dar ganas de votar al PP. Porque, no sé, quizás tarde o temprano tengo también el Testarossa rojo sin capota y las rubias con tetas operadas en los flancos. El otro día me encontré a un antiguo compañero de instituto, de esos tiempos de cuando aquí mandaba la izquierda y las tías estaban menos curradas. El tío tenía gafas y no ligaba nada en esa época, pero una vez se hizo a una tía, en Fallas, que media hora después le vomitó encima y acabó en el Provincial con un coma etílico. En esa época era de izquierdas, pero empezó a votar al Partido Popular, compró unos terrenitos y los revendió para comprarse un CLK y ahora iba con un pibón que ni una estrella de la tele.

Esta valenciana, cortesía de Google, es Lidia y trabaja en las artes gráficas, según nos informa el buscador. Podrán comprobar que las artes gráficas valencianas conservan su legendario vigor gracias al PP. ¡Lidia, si esta foto no debiera circular por ahí ponte en contacto con nosotros!

A las tías, además, también les gusta vivir en una tierra donde las chicas están cada vez más buenas. Porque se sienten parte de algo importante. Es como vivir en un país que, todo él, enterito, podría participar en las fiestas de Berlusconi. Reconocerán que eso supone un nivel.  ¿O no? Porque il Cavaliere ese será muchas cosas pero a la vista está que, si creemos lo que dicen sus críticos, lo que sí está claro es que tiene un gusto bastante bueno y que es un supermacho, un semental que debiera donar su cuerpo a la ciencia. ¡Pues en Valencia tendría material para, incluso él, acabar agotado! Y eso lo saben en Europa. Por eso Ryanair no hace más que poner vuelos baratos desde Italia a Valencia y cada vez vienen más extranjeros. ¡Nuestras tías buenas crean riqueza, crean empleo, hacen que la economía funcione!

Ser valenciana se ha convertido en una garantía para encontrar empleo en profesiones, que son casi todas, donde estar buenorra es un plus. Vean cómo la prensa deportiva y los jacones que merodean a los deportistas de élite son, cada vez más, profesionales valencianas de nivel.

Además que haya jacones hace que haya más tiendas de ropa mona. ¿Acaso no se han fijado en cómo han florecido con el PP las boutiques en Valencia? ¿Y los spas? ¿Y los gimnasios? Por no mencionar que a las valencianas buenorras que nos ha regalado el PP les gusta, a su vez, saber que cada vez hay más tíos engominados, con gafas de sol y coches de macarra, como si esto fuera, en efecto, una fiesta del jefe de gobierno de la República de Italia. Todo eso les gusta a las mujeres. Se sienten más cómodas, a más a gusto consigo mismas, más realizadas, más intelectuales.

Habrá quien cuestione que sea el PP quien haya traído las tías buenas a Valencia. Dirán que aquí siempre ha habido mujeres muy guapas. Pero la evidencia empírica está contra estas gentes. Todos los documentos históricos, de Sorolla a los impresionistas franceses, demuestran que las valencianas eran unos callos.

Si el PP no nos ha traído mujeres hermosas, que venga Sorolla y lo certifique.

Y la memoria de cualquier persona por encima de los 30 años recuerda los infaustos tiempos de socialismo, con chicas feas, feísimas o vestidas a la moda de los 80, que no se sabe qué es peor. Desde la victoria del PP y la llegada de nuevos valores, más superficiales, las cosas han mejorado indudablemente.

Así eran las valencianas en tiempos de Manet. ¿A qué la ven hoy día y piensan todos Ustedes en alguna Comunidad Autónoma gobernada por el PSOE?

Es más, las pruebas se acumulan, porque si te vas a Madrid descubres que, a diferencia de lo que ocurría en Madrid hace 20 años, ahora las tías de allí están también buenas. ¿Qué está pasando? ¿Cómo es posible? ¿Qué tienen en común Madrid y Valencia?  Pues eso, joder, el PP.

En cambio, viajen por España. Viajen. Vayan a Castilla la Mancha, a Andalucía… y verán. No hay tías buenas. O hay muchas menos. En alguna ciudad tradicionalmente conservadora como Granada, pues sí, te encuentras ahí a muchas, todas concentradas, que no se atreven a salir de ese entorno, no sea que acaben en algún pueblo de esos del PER y les crezca el entrecejo. Pero son excepciones. Alguien dirá que es una cuestión de renta. Pues vayan al País Vasco, joder. O a Cataluña. A lugares donde no ha gobernado el PP. Y vean, vean.

Uno pone chica catalana en Google y la maravillosa inteligencia artificial del buscador te saca esto. Una cosa así como muy del tripartito, sonriente, divertida, simpática, progresista, modernita, alternativa, con sus señas de identidad siempre a mano. Pero no es lo mismo (no, no hace falta que te pongas en contacto con nosotros por la foto)

La relación es obvia. La gente se pone a votar al PP y las tías empiezan, mes a mes, año a año, a ponerse buenorras. Y los ciudadanos lo sabemos y estamos muy agradecidos. No queremos volver a un tiempo triste, de chicas feas. No queremos una sociedad comprometida que olvide los valores hedonistas y de culto al cuerpo ahora imperantes. Porque cuantas más tías buenas haya y más alto sea el nivel medio, mejor para todos. Porque cuanto más cerca esté de todos el sueño del Ferrari con buenorras operadas, más evolucionada e igualitaria es una sociedad. ¿O es que queremos vivir en un mundo donde haya pocas tías buenas y, en consecuencia, estén sólo a disposición de ricos y famosos? Pues no. El PP lo sabe. Y el PP se lo curra para convertir los sitios donde manda en lugares con tías buenas en cantidad suficiente. ¡Qué más da la deuda, el problema de la sanidad o la educación! El pueblo lo que quiere, y el PP lo sabe, son tías buenas.

¡Pero cómo quieren que dejemos de votar al PP!

¡Pero cómo quieren que dejemos de votar al PP!

¡Si ése no es un argumento electoral definitivo, muy difícil de combatir, ya me dirán qué otro pueda haber más potente! Yo no votaré al PSOE hasta que no me garantice que me puede asegurar que el nivel de buenorrez de las tías seguirá subiendo como hasta ahora. Pero con datos y evidencias. Que los votantes no somos tontos y queremos que nos demuestren las cosas. No nos fiamos, para lo importante, así como así. No basta prometer. Que me enseñen cómo evolucionan las extremeñas y a lo mejor me pienso eso de votar al PSOE. Pero, de momento, el PP, a día de hoy, es quien mejor garantiza el sueño valenciano: chicas en paro, esteticienes, cajeras de Mercadona, camareras, poligoneras, ni-nis, trabajadoras honradas de la hostelería y de discotecas de carretera o lo que sea, pero buenorras como ninguna.

¡Qué más se puede pedir!

Etiquetas , , , ,

Compartir

Artículos relacionados

14 thoughts on “Sobre la imbatibilidad del PP (I): El PP te trae tías buenas

  1. Senyor Garrofó

    Joooooder. Lo peor de todo es que esto no sé si es una crítica brutal al PP, con mucha mala leche, o una declaración de fidelidad a Camps y Rita totalmente sincera. ¡Así de complicadas son las cosas por aquí!

    Contestar
  2. Cuixa de pollastre

    Y como muestra un botón: el ejemplar más acabado de macho ibérico valenciano-che del PP, que no es otro que Álvaro Pérez, “El Bigotes”, … ¿Con quién se casó, eh? ¿A quién se llevó al huerto? Pues nada menos que a Noemí Ramal, uno de los ejemplares más acabados de las fuentes nutricias en las que se fundamenta el PP en este aspecto: una de las Mamachicho berlusconiana de los inicios de Telecinco:

    http://www.elsemanaldigital.com/articulos.asp?idarticulo=92861

    Contestar
  3. de ventre

    ya lo dijo yuilio iglesias en rusia en esa ronda de galas para el ivex cobrando en b de bibabalencia: “el secreto de mi apetito sexual está en la paella, si quiero realizar cuatro veces el acto sexual, me tomo cuatro platos de paella”

    o algo así, pero lo dijo! hemerotequead y guguelead que lo encontraréis.

    j

    Contestar
  4. Paco

    Ahora empiezo a entender por qué no ligo con esas chicas de las fotos, que tienen pinta de ser muy simpáticas, muy cultas y muy divertidas. ¡Tengo que empezar a votar al PP!

    Contestar
  5. David Mason

    Según Wikileaks, lo que garantiza mujeres así en Valencia, es votar específicamente a Rita Barberá.
    Que Rita sabe lo que quiere.

    Contestar
    • seyar

      Me habia empezado a animar a votar al PP, pero como bien dices me ha venido a la imaginación esta Rita, que alardea de valenciana, no se que es, pero de mujer PPERA hay que estar muy necesitado.
      Esta argumentación de Pota de Conill se quedó sin fundamento.

      Contestar
  6. M'ha tocat la clòtxina

    Como votante del PP confeso e irredento, considero que este artículo debería figurar en todos los índices de referencia nacionales e internacionales de revistas y artículos de impacto. Sugiero al Sr. de Conill que lo envíe, por este orden, al MLA, al ISI Web of Knowledge, ERIH, y, en última instancia, al RESH. La Paella Rusa merece estar indexada en lo más alto. Ríete del cociente de citas de la Revista de Occidente (que, por cierto, no suele salir bien parada en estas listas). Desde hoy, este artículo es el libro de cabecera de muchos como nosotros que nos sentimos cercanos al partido, a su etiología, y a su estilo. Debería haber una segunda parte derivada del comparatismo más añejo, que contrastara las tías buenas de la política pertenecientes al PP con aquellas afiliadas al resto de partidos. Así como una prelación de la más buenorra a la más feucha. Incluso sugiero a los creadores de La Paella Rusa que se haga una votación entre sus lectores, o una porra, para ver quién es la tía del mundo de la política hispana más buenorra. Y, una vez finalizado el escrutinio, invitarla a que escribiera una semblanza de sí en la web.

    Contestar
  7. sombrabl

    Pero esto no es de ahora. Esto ya viene de lejos. Acordaros de Isabel Tocino. Cómo estaba de jamona en sus buenos tiempos. Me pongo malo sólo de recordala. Sin embargo en el PSOE nunca hubo tías de relumbrón. Como mucho Rosa Conde, aunque no era comparable. No se si os acordáis. Hace tanto de aquello…

    Contestar
  8. Arnadí

    Al hilo del tema de las tías buenas y en el marco del análisis del papel de los/las residentes europeos/europeas, una reflexión. Ellas también intentan seguir el modelo del PP. Por ejemplo, Ana Vasbinder, concejal de Nueva Jávea, escuchó una vez el comentario de que a los hombres valencianos lo que les gusta son “els barrancs de les dones”. Y después de entender que no se referían al senderismo, decidió hacerse esta foto: http://tinyurl.com/6xxjkzd

    Contestar
    • Senyor Garrofó

      Viva la riqueza cultural y léxica del pueblo valenciano. No había oído nunca lo del “barranc”. Por aquí suele hablarse más del conjunto, la “balconà”.

      Contestar
  9. Topotamadre

    Joder lo peor de todo esto es que tienes toda la razón, estoy de acuerdo en todo lo que has dicho, en Valencia están las mejores zorr.., digo tiass de toda España!

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: