La Paella RusaTota empastrà

Sanitat Valenciana

SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XII: “Los contratos del Peset y la precarización laboral sanitaria”

“-¡Qué escándalo, que escándalo!¡Me he enterado de que aquí se juega! -Sus ganancias señor. -Muchas gracias.” Capitán Louis Renault en “Casablanca” (1942) de Michael Curtiz.

“-¡Qué escándalo, que escándalo!¡Me he enterado de que aquí se juega!
-Sus ganancias señor.
-Muchas gracias.”
Capitán Louis Renault en “Casablanca” (1942) de Michael Curtiz.

Cuando ya creíamos que, en materia sanitaria, el conseller Llombart iba a pasar sus últimos meses sin hacer mucho estropicio, va y hace unos días nos enterábamos de que en el Hospital Doctor Peset se habían realizado “contrataciones temporales fraudulentas”. Pero no un par de contratillos bajo manga, qué va. El sindicato de médicos de asistencia pública (SIMAP) denunció la friolera de 528 casos realizados entre mayo de 2009 y agosto de 2013.

¿En qué consistió el fraude? Pues en algo ciertamente “imaginativo”. Se contrataron profesionales sanitarios en centros de Atención Primaria de lunes a viernes para realizar sustituciones. Puesto que un Centro de Salud solo abre los cinco días laborales de la semana, los trabajadores se daban de alta el lunes y cesaban el viernes. ¡Y todos contentos, oiga!. Unos porque curraban -que a fin de cuenta es lo que se quiere- y otros porque se ahorraban las cuotas a la Seguridad Social, así como retribuciones salariales que les corresponderían a los trabajadores por los fines de semana y días festivos. Ahora que lo pienso, los equipos directivos solo trabajan de lunes a viernes…¡podríamos hacer lo mismo con ellos, leñe!

Todavía más “imaginativa” fue la idea de contratar facultativos en contratos de un día para cubrir libranzas de guardia, asistencia a cursos, congresos, días de libre disposición, es decir: para “tapar agujeros”. Huelga añadir que estos trabajadores no tenían derecho a retribución por descanso y/o vacaciones. Y una última notita de nada: todos estos contratos fueron realizados por la Gerencia del Departamento del Peset, saltándose a la torera el reglamento interno de la (sacrosanta) Bolsa de Trabajo de la AVS. ¡Anatema! Dado que los contratos se fraccionaban en períodos de cinco días durante meses, el hecho de que tuvieran una duración nominal inferior al mes evitaba la intervención de la Bolsa. ¡Herejía! Es más, los sindicatos se lo están oliendo y denuncian que “estas prácticas de contratación irregular pueden estar realizándose en otros departamentos de Salud de la C. Valenciana, por lo que el fraude sería de mayor dimensión”. ¡Que cunda el pánico!

Consecuencias de todo este asunto:

1. El SIMAP remitió una carta al Conseller en la que solicitaban el acceso a toda la información relativa a los contratos temporales de sustitución suscritos los últimos cuatro años en TODOS y cada uno de los 24 departamentos de nuestra Sanitat Valensiana, así como poder determinar también cuántas de estas contrataciones se realizaron saltándose la (repitan conmigo, sacrosanta) Bolsa de Empleo. A decir verdad, no creo que los departamentos gestionados por el Modelo Alzira estén obligados a presentar estos datos. Lo de la Bolsa no va con ellos.

2. Se solicitó una reunión extraordinaria de la Mesa Sectorial de Sanidad en la que se incluyera como único punto del día “la problemática derivada de los contratos temporales de sustitución, de forma amplia y no limitándose únicamente a los casos de infracotización”.

3. La Conselleria, dos días después de que se descubra el pastel, decide cesar al gerente del Peset (Vicente Pastor) “a petición propia” en otra “imaginativa” actuación. Según el comunicado emitido por la gente de Micer Mascó, “esta decisión se basa únicamente en el acta de Inspección en la que se prueba que hubo una infracción contra la normativa laboral y se refleja el reconocimiento de los hechos por parte del gerente del Departamento”. Según Conselleria, “en el momento en el que se determinó la irregularidad de las contrataciones, se procedió a liquidar las cuotas a la Seguridad Social correspondientes a los días que no se habían cotizado”.

Y hasta aquí la noticia. Circulen, circulen, que aquí no ha pasado nada, que ya está todo arreglado. Yo no sé ustedes, pero mi nivel de indignación ante este tipo de contrataciones me obliga compulsivamente a arrancarme la piel a tiras y tirar sal (pero de esa rosa del Himalaya tan pijita que se lleva ahora) en mis sangrantes heridas mientras me pregunto entre copiosas lágrimas…¿¡cómo han sido capaces!?, ¿¡cómo han podido engañarnos así!?

Ni por asomo. Es más, a los que trabajamos en el ramo, noticias así ni nos inmutan. En serio. Es el pan nuestro de cada día. Es por ello por lo que vamos a intentar analizar en este post cómo hemos llegado hasta aquí, cuáles han sido los actores implicados y qué motivos han tenido para montar todo este cirio. Y ya de paso vamos a intentar desvelar los (ineficientes, kafkianos, estériles) procesos de selección de personal de nuestro sistema sanitario y las consecuencias que por lo pronto han tenido a nivel de precarización de la profesión médica. Manos a la obra. Pero antes léanse este bonito anexo.

Anexo I: Tipos de contrato en la Sanidad Pública o “si tiene suerte y le encuentran, quizá puedan contratarlo”. Director´s cut.

Funcionario/Estatutario: Este tipo de contrato sería lo más cercano al billete de 500 euros, que dicen que existe pero nadie ha visto uno. Tienes plaza. Y eso amigos, es lo más grande que te puede dar la vida. El amor viene y va, tus hijos pueden o no quererte, la amistad es un bien sobrevalorado…pero la plaza es INDESTRUCTIBLE. Ya puedes esperar a un invierno nuclear o a una cagada bien gorda en el ejercicio de tus funciones que ni aun con esas podrán despojarte de tal privilegio. ¿Que cómo se ganan? Mediante concursos de oposiciones (OPEs), cuando estas son convocadas (todos los años bisiestos que acaben en 11) o mediante procesos de consolidación de empleo, que son oposiciones light donde se levanta la barrera y se les pseudo –regala la plaza a la gente que lleva más tiempo trabajando de interino, puesto que el mérito que más computa en estos casos es el tiempo dejado pasar a tu través, perdón, queríamos decir trabajando.

Interinidad: De igual manera que los 40 ahora son los nuevos 30, la interinidad hoy por hoy es el nuevo funcionario/estatutario. Se trata de un contrato adscrito a una plaza existente pero sin necesidad temporal, esto es, forever and ever. Los interinos suelen decir que la plaza es suya (grave error conceptual que disculparemos) hasta que esa plaza sale a concurso oposición o a concurso de traslados. Puesto que no se convocan oposiciones con la asiduidad que debiera (ver arriba), esto es, salen cada vez que el Zaragoza gana la Copa del Rey, puede darse el caso de que uno se jubile siendo interino. En los tiempos pretéritos, cuando salían plazas casi anualmente, en las convocatorias previas se detallaba dónde y en qué categoría. Uno opositaba sabiendo el lugar exacto por el que concursaba y nadie se llevaba sustos. En la actualidad las gerencias hacen todo lo posible para que sus plazas no salgan a concurso o a traslado si el candidato oficial (normalmente el que ocupa la interinidad) no tiene todos los boletos para ganarla. A ello sumamos que en los concursos actuales solo se cita el número de plazas que salen a concurso y nunca se detalla el lugar. Este mecanismo de protección permite no sacar una plaza a concurso si el candidato oficial no ha aprobado la oposición, por lo que un interino bien protegido es poco menos que inamovible. Para más INRI en los concursos de traslado no salen todas las interinidades a concurso (solo una ínfima parte), por lo que puede darse el caso de que un interino esté ocupando una plaza que le interesaría a un funcionario/estatutario. Ningún sindicato ha puesto pega a este curioso fenómeno. Las plazas de interino solo pueden ser ocupadas por Bolsa de Trabajo, si bien todos conocemos extraños fenómenos de salto olímpico de Bolsa que a veces no son denunciados por el agraviado por no crearse más enemigos de la cuenta.

Contrato de acúmulo de tareas: Se trata de contratos de carácter “temporal” de 1,2,3 o hasta 6 meses (límite máximo). La plaza es temporal. Se trata de un puesto de trabajo habilitado por circunstancias muy concretas y por lo tanto es susceptible de desaparecer. En teoría (y digo, en teoría) hay un máximo de tiempo legal en el que puedes firmar acúmulos de tareas consecutivos para el mismo puesto. Si se sobrepasa este límite, se supone que está justificada la creación de una plaza con todas las de la ley, puesto que hay una necesidad estructural y tu contrato debería pasar a ser de interino. Puede darse el caso de compañeros que lleven literalmente eones firmando acúmulos de tareas sin mejorar la situación. Este tipo de contrato no tiene por qué ser el 100% de sueldo de tu categoría, y así hay acúmulos del 50, 60, 80% de sueldo. Siempre y cuando la duración del contrato sea superior a un mes y ajustándonos a la legislación vigente, ha de acudirse a la Bolsa de Trabajo. El departamento del Peset es el insigne creador de los acúmulos de tareas de 5 días laborales. O al menos los han pillado. Con un par.

Bajas varias (maternales, laborales): La baja maternal tiene una duración más o menos garantizada de contrato. Se inicia cuando la trabajadora formaliza los papeles tras el parto, de 16 semanas (se inicia cuando la trabajadora formaliza los papeles tras el parto) y si hay suertecilla puede alargarse según complementos como la lactancia (4 semanas) y las vacaciones que se usan tras la lactancia. Estas bajas se cubren siempre (por Bolsa) porque queda muy mal en la prensa decir que en un departamento no se cubren. Con suerte, como decimos, se puede llegar a los 7 meses. La baja laboral, por el contrario, es la ruleta rusa de los contratos. No se garantiza duración. El día que la persona de baja vuelve, tú cesas. C´est la vie. En la actualidad, y dada la precaria situación económica de la Conselleria, solo se cubren bajas de larga duración, por lo que se cubren por Bolsa. Creo que ya empiezan a hacerse una idea de la importancia de la (sacrosanta) Bolsa de Empleo.

Contratos de guardias: Nuestros favoritos. Aquí cabe de todo y es donde las gerencias le echan más imaginación al asunto. El contrato te posibilita hacer guardias, pero no las garantiza. Es decir, puedes hacer más o menos guardias según necesidades del servicio, pero si un mes no haces no cobras. Lo más normal es que al trabajador se le dé de alta y de baja en cada guardia. Ya pueden hacerse a la idea de que aquí no hay ni vacaciones ni extras ni leches. En la práctica totalidad de los departamentos sanitarios estos contratos ocultan interinidades o acúmulos de tareas que queremos que NO salgan a Bolsa. Me explico: virtualmente tienes un contrato de 6 guardias mensuales, pero en realidad tú vienes a trabajar tus 40 horitas semanales como un trabajador más. Digamos que es una modalidad interesante para saltarse la Bolsa (por motivos que ya veremos) y quedar fuera de Matrix. Los contratos de libranzas del Peset de un día posiblemente entraran por aquí.

El Submundo: En este cajón desastre todo es posible. Tenemos desde las becas públicas oficiales (FIS, Río – Hortega) donde tenemos un contrato entre el hospital y la institución que financia la beca que ronda los dos años de duración, con una retribución bruta de entre 1000 y 2000 euros y las becas pseudopúblicas (financiadas con fondos propios, locales, de estudios) y privadas (la casa farmacéutica X se hace cargo del importe). Estas últimas tienen condiciones variables y hay que ir con ojo, puesto que la inmensa mayoría son para investigación y se mal emplean para actividad asistencial (con lo que se le resuelve la papeleta al hospital a coste cero). El problema surge si la cagamos en medio de un episodio asistencial (tal vez no debería haberme metido en el quirófano con mi beca…), porque normalmente el seguro de responsabilidad civil que tienen concertado no es directamente con el hospital, sino con una institución privada asociada, es decir, la Fundación de Investigación del hospital y los problemas legales derivados pueden ser morrocotudos. Nota: Puesto que se ocupan por perfil académico y/o CV, aquí la Bolsa no tiene voz ni voto, como es lógico.

Dicho todo esto, vamos a ponernos en el caso de que usted, mi querido lector, acaba de terminar su periodo de formación médica especializada (o estudios pertinentes) y busca ejercer su profesión de (por ejemplo) endocrinólogo en la AVS (o enfermero, o técnico especialista o auxiliar de enfermería…no nos importa). Ha leído nuestro anexo e intuye que estar en la (sacrosanta) Bolsa le dará más oportunidades a la hora de conseguir un mejor contrato. De ahí que encamine sus pasos a la conselleria de Sanitat para apuntarse a su Bolsa de empleo, cargado de ilusiones y de un (impresionante para ser tan joven) CV…veamos lo que pasa.

“A health system consists of all organizations, PEOPLE and actions whose primary intent is to promote, restore or maintain health.”

Definición de la OMS/WHO. Las mayúsculas son mías y totalmente intencionadas.

La Sacrosanta Bolsa de Trabajo

Los sindicatos sanitarios defienden la Bolsa a ultranza. Consideran que es un mecanismo generador de igualdad de oportunidades, justo y necesario que evita el enchufismo, el nepotismo y el colegueo. Y sobre el papel andan en lo cierto, más si cabe en un país como el nuestro, tan acostumbrado a estos términos, y que en cada cambio político se sucede un completo cambio de cromos a todos los niveles. El problema es que, tal y como está diseñada, planificada y dirigida nuestra Bolsa, no es otra cosa que un elemento burrocrático pernicioso que genera importantes ineficiencias al sistema. Ojo al dato: en algunas comunidades autónomas de nuestro país no existen bolsas de trabajo para según qué categorías (facultativos principalmente y enfermería especializada). Y en otros sistemas sanitarios muy similares al nuestro (ej. NHS británico sin ir más lejos) las contrataciones se realizan por perfil profesional mediante un excelente portal web (https://www.jobs.nhs.uk/).

Un pueblo tan orgulloso de su Sanidad que en la Ceremonia de Apertura de los JJOO no le importó un ápice homenajearla. Igualito que aquí

Un pueblo tan orgulloso de su Sanidad que en la Ceremonia de Apertura de los JJOO no le importó un ápice homenajearla. Igualito que aquí

Volvamos a la Bolsa de la AVS. Usted acude a apuntarse y descubre la primera sorpresa. La Bolsa está cerrada. El primer punto del mecanismo igualitario revienta por los aires. ¿Por qué las Bolsas no están siempre abiertas? Yo soy un profesional y tengo todo el derecho del mundo a apuntarme. Unos dirán que es la pérfida Conselleria que las mantiene cerradas y solo las abre antes de las elecciones. Aún no he escuchado a un sindicato sanitario quejarse por esta situación. Pongamos que está abierta y usted se apunta. Elige su especialidad y aporta sus méritos. Ya le aviso que da igual. Los únicos méritos que computan en la Bolsa de Empleo son los años trabajados (o el tiempo pasado a tu través) en la AVS y el grado de Valenciano de la JQCV. Como usted nunca ha trabajado en la AVS solo puede aportar sus misérrimos puntitos del mitjà o con suerte el superior. Da igual si usted ha estado en estancias en el extranjero, si domina tres idiomas, si ha escrito libros, artículos, ha impartido cursos, ha organizado congresos, como si quiere haber descubierto la vacuna contra el VIH. Años y Valenciano. Eso es todo. Observe la paradoja: todos los residentes que acaban su especialidad médica en un mismo año y acuden a apuntarse a la Bolsa solo pueden diferenciarse curricularmente por su nota en el examen de la JQCV. Alucinante. ¿Y el mecanismo igualitario justo y necesario? Ha vuelto a reventar por los aires por una sencilla razón. En lugar de igualar por abajo (que es lo correcto), están igualando por arriba. Los sindicatos, mutis por el foro. A todo esto, la bolsa, una vez abierto el período de inscripción, tarda del orden de un año y medio en publicarse. Por lo tanto, hágase a la idea de que tras finalizar su inscripción usted gozará de las ventajas de un periodo ventana en el que será imposible que le reclamen. Por cierto, las actualizaciones de méritos NO se realizan a tiempo real, por lo que usted puede tener muchos puntos, pero dado que no ha pillado un período de actualización sus méritos no se verán reflejados. Qué mecanismo igualador, ¿eh? Nota: Los años trabajados en otra especialidad/categoría cuentan la mitad en bolsa a efectos de méritos. La cosa tiene bemoles. Haber trabajado de celador veinte años le da diez años en puntos si se apunta en calidad de enfermero…aunque no haya trabajado nunca en este puesto. Los sindicatos silban y miran para otro lado. Mejora profesional le llaman.

Seguimos. No existe una única bolsa de la AVS para una especialidad o categoría, sino tantas como departamentos sanitarios existen (una veintena). Y usted SOLO PUEDE ELEGIR UN MÁXIMO DE TRES. El factor suerte entra en escena. ¿En qué departamento le podrán llamar antes para ofrecerle un contrato? Todo el capital humano que producimos en la comunidad a nivel sanitario lo estamos desperdiciando con medidas que supuestamente buscan conciliar no sé qué. La gente que quiere trabajar y le da igual Vinarós que Orihuela debe tener el derecho de apuntarse a todos los departamentos que le apetezca. ¿No es así? Pues no señora. De nuevo ningún sindicato ha puesto pero alguno. Obviamente al apuntarse usted ocupará los últimos puestos. Será muy complicado que le llamen. ¿Existe alguna manera de sumar puntos de manera adicional teniendo en cuenta que ni cursos, ni artículos, ni investigación tienen reflejo en el baremo? Si, aceptando todo tipo de contratos de menos de un mes (que no salen a Bolsa), como los que ofrecía la gerencia del Hospital Dr. Peset. Observen el sinsentido: para subir en la Bolsa debo actuar al margen de la misma (con mayor o menor legalidad) o no tendré ni la más mínima oportunidad. Por último, en el caso de que se produzca un flagrante salto en la Bolsa y no se contrate según sus designios (porque la gerencia vaya a la suya por motivos que discutiremos), ésta no actúa de oficio penalizando al contratado de manera fraudulenta. Deben ser los propios inscritos agraviados (o los Sindicatos, que ya les digo yo que no están todo el día revisando la bolsa si un afiliado no hace saltar la liebre) quienes interpongan denuncia. Si no denuncian, la Bolsa no se queja.

Al final uno se pregunta…¿por qué demonios estamos manteniendo este sinsentido? Será que algunas familias comen de ello en Micer Mascó, pero no se entiende que sindicatos y Conselleria pactaran estas reglas del juego hace años a cambio de no fastidiarse unos a otros y no se den cuenta de que esto no beneficia a nadie. Y mucho menos al paciente. Es más. Es un mecanismo donde no solo la “meritocracia” brilla por su ausencia sino donde el supuesto igualitarismo en el que se fundamente la existencia de una Bolsa ha sido sustituido por la “potra”, la “xamba” o la suerte.

¿Interesa saltarse la Bolsa?

Si por algo destacan los sistemas sanitarios modernos es por su alto grado de especialización. Incluso entre personal de una misma especialidad la subespecialización es un hecho. Y es algo que redunda en la calidad que ofrecemos a nuestros pacientes. La Bolsa de Empleo no reconoce esta situación y piensa inocentemente que todos podemos encajar en cualquier sitio. Las gerencias, sobre todo las de los hospitales de referencia de nuestra comunidad, en ocasiones se ven en la necesidad de contratar por perfil profesional (ejemplo: necesito un radiólogo intervencionista, o un ginecólogo eminentemente quirúrgico). Por el simple hecho de que necesitan cubrir una determinada prestación y no todos los profesionales disponibles tienen esa capacitación. Pero se ven acojonaditos por la Bolsa. Temen las denuncias que pudieran originarse. De ahí que tengan que recurrir a toda suerte de artimañas contractuales, que si acúmulos de tareas de menos de un mes, que si contratos de guardia, etc. La Bolsa de trabajo, por resumirlo de una manera gráfica, es como una cadena o lista de espera. Si tienes suerte y llevas tiempo tu oportunidad te llegará. No tienes que hacer nada más. ¿El desarrollo profesional? ¿Para qué? Es la cantidad de años, no su calidad. Por lo tanto…¿para que esforzarse siendo un mejor profesional? My time is gonna come

Los contratos del Peset

Dejemos las cosas claras. ¿Que la dirección del Peset metió la pata bien metida realizando este tipo de contrataciones? Por supuesto. ¿Que este tipo de prácticas es común en TODOS los departamentos sanitarios de la AVS? Joder, pues claro. ¿Que las razones para poner en práctica estas contrataciones no se deben a la búsqueda de un perfil determinado, sino a una manera torticera de ahorrar pasta? No hay que ser un premio Nobel para intuirlo. ¿Que un gerente no da un paso adelante y contrata fraudulentamente a 500 facultativos si de Conselleria no le dan luz verde? Un gerente no va a mear si el conseller no le autoriza. ¿Qué las ordenes salieron de la misma Conselleria? Pues lo más posible. ¿Que los sindicatos conocen estas prácticas desde tiempos pretéritos? No nos tomen por tontos, que ya nos conocemos ¿Que los sindicatos no han hecho nada en 20 años por cambiar el proceso de selección de RRHH de la AVS que es un completo desatino? Claro que sí. Son cómplices de un proceso en el que cuando la Conselleria comete una flagrante ilegalidad, los sindicatos contraatacan con una inoperante aberración.

Por lo tanto aquí todo el mundo sabe, como lo sabía el Capitán Renault en Casablanca, que aquí se juega. Así que no nos escandalicemos. Porque al final todos recogen sus ganancias. Conselleria y Sindicatos desde hace muchos años participan en un Pressing Catch (narrado por Paco Nadal) donde parece que se hacen daño y todo, pero el combate es más falso que un fuera de juego en un futbolín. Por detrás han firmado una especie de Pax Romana que les viene de cine. Yo te dejo que montes y controles un sistema de selección de RRHH que no me produzca quebraderos de cabeza y tú me mantienes la paz social. Por otra parte es muy común en este país indignarse generalizadamente con el que hace lo que todos, con conocimiento de todos desde hace tiempo, e incluso obedeciendo órdenes…pero al que al final se decide señalar con el dedito.

Lean la definición de Health System, PEOPLE (se trata de la gente). O reformamos nuestro sistema de selección de nuestros recursos humanos de tal manera y forma que tengamos EXCELENCIA, que vengan a trabajar los mejores y los mejor formados, o estamos perdidos. Pero tenemos unas Direcciones que confunden “méritos” con enchufar a los suyos mediante el mecanismo de la “libre designación”, vean si no lo que hizo el Peset unos días después de la vorágine.

“La dirección del centro de Gaspar Aguilar ha contratado ‘a dedo’ como subdirectora de Enfermería a la anterior directora de Enfermería del Hospital de Manises, Carmen Barberá -prima de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá- quien tuvo que dejar su cargo tras un cruce de denuncias con otros directivos del centro ‘público privado’.
El Mundo. 23/11/2014

…o tenemos unos sindicatos que confunden erróneamente “méritos” con “privilegios” y no salen del enroque malsano de las Bolsas.

Y en el medio de todo el joven profesional

El 11 de Noviembre, el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) evidenció una realidad mucho más dramática cuando se presentó el “Estudio sobre la situación laboral de los Médicos en España”. Los numeritos de la macroencuesta que realizaron cantan por sí solos.

encuestasanidad

El 46,7% de los médicos encuestados que se encuentran en activo ejerciendo una especialidad médica en el Sistema Nacional de Salud no disponen de una plaza en propiedad. Asimismo, de estos, el 41,3% lo hacen con un contrato de duración inferior a seis meses. El 26,2% lleva más de 10 años trabajando en el Sistema Nacional de Salud (SNS) sin una plaza en propiedad, y el 6,7% más de 20 años.

Según la opinión de los médicos encuestados, el principal problema de la profesión médica es el empleo y la estabilidad laboral, aspectos que doblan en importancia a la falta de motivación y el reconocimiento. Tres de cada cuatro encuestados consideran que se ha producido un notable retroceso en el campo de las retribuciones y la estabilidad.

Podríamos mantener ahora un encendido debate sobre la funcionarización de la profesión médica, si es o no contraproducente, sus ventajas e inconvenientes, pero el post se nos está yendo de madre. Donde me gustaría que nos detuviéramos es en un dato menos cacareado: solo el 8,8% de los que disfrutan de plaza en propiedad tienen menos de 40 años.

La profesión se parte en dos y eso es algo evidente. Por un lado tenemos una especie de “casta” médica (que ganas tenía de emplear el “palabro”) navegando segura, confiada y plena de derechos adquiridos por los procelosos mares de la Sanitat y un grupo creciente de profesionales (los profesionales del mañana) con serias brechas en su línea de flotación por una política de recursos humanos implantada en España totalmente aberrante (por tener unas reglas del juego sencillamente absurdas), desmotivadora (puesto que no valora cualquier mérito adicional que redunde en beneficio del paciente) y que no ofrece estabilidad alguna (por lo que el profesional jamás tendrá la oportunidad de seguir optando a formación adicional una vez acabado su periodo de residencia, él está ahí para cubrir huecos, en suma para lo que haga falta) ante la que la respuesta por parte de los responsables implicados, Conselleria y muy especialmente su Dirección General de RRHH, y Sindicatos es solo el silencio.

Eso sí, cómo nos escandalizamos cual Capitán Renault cuando vemos los contratos del Peset…¡qué poca vergüenza! Ese el problema. Cuando presentamos hace unos meses el Libro de Sanitat Valensiana en La Casa del Libro la edad media de los asistentes (en su gran mayoría profesionales de la AVS) superaba holgadamente la cuarentena. No sé qué es peor: si la ausencia de ideas brillantes a la hora de superar el problema que tenemos con la selección de RRHH o la absoluta falta de movilización y protesta del médico precario ante esta inoperante situación.

Tomen nota, futuros gobernantes.

jovenesroto

Compartir

14 thoughts on “SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XII: “Los contratos del Peset y la precarización laboral sanitaria”

  1. Ismael Serrablo

    Sabemos cuantos de los médicos que trabajan en el SNS con plaza fija o interina trabajan en la privada. Eso no quiebra el sistena ?

    Contestar
    • Arrop i Tallaetes

      Un medico que compatibilice las dos actividades al menos lo tiene que hacer constar en la AVS para que se le autorice desde su Hospital siempre y cuando la actividad de una no tenga un detrimento en la otra (solapamiento de horarios por ejemplo). Otra cosa es que lo haga.

      Yo no se usted, pero entiendo perfectamente que un médico que trabaje haciendo peonadillas en la pública se dedique a prestar sus servicios en clínicas privadas.

      Contestar
  2. Johnnie

    Hola Arrop,

    Por partes:
    1. Gran post, gracias, hace falta.
    2. Ayer (día 25 de noviembre) Vicente Pastor acudió al H. Dr. Peset para despedirse formalmente de los profesionales sanitarios. Hubo llenazo en el salón de actos, aplausos y de todo. Aquello, por lo que me cuentan (yo no trabajo allí pero conozco a profesionales que sí que lo hacen) se trataba de un hecho inédito, que alguien pensara que el Gerente de un hospital de la CV mereciera algo así. Entre sus palabras de despedida, explicó que, tal y como das por sentado en el post, la orden de hacer estas contrataciones vino de arriba (y fue la misma para todos los departamentos de salud) y el gerente dimitido se las encontró ya en marcha. Es paradójico que, siempre según su versión, las acciones correctivas iniciadas por él mismo hayan sido su “desfeta”, pues en lugar de desobedecer una orden directa lo que hizo fue consultar con inspección de trabajo, que abrió un expediente que confirmó la ilegalidad del asunto en la famosa acta de inspección. Como en el resto de departamentos no hay tales actas, parece que en el resto de hospitales “no se juega”.
    3. Hace un año, ahora ya, que decidí que quizás no sería mala idea volver a la terreta. A día de hoy y desde aquella fecha (pero si hubiera tomado la decisión en Agosto de 2013 estaría exactamente igual) la bolsa NO SE HA ABIERTO. Lo que no sería tan de #adiosMundoCruel si no fuera porque la semana pasada se actualizaron los méritos de la última vez que esta se abrió para “el resto de categorías” (todas menos especialistas y enfermería) HACE UN puto AÑO, lo que me augura un futuro en el que, si la bolsa se abriera mañana, yo no podría optar a ningún contrato por ella hasta las navidades de 2015. Y no se vayan todavía, que aún hay más: ni siquiera, por si todo esto fuera poco, es posible adivinar qué alineación planetaria es necesaria para que la bolsa (de los cojones) se abra, por lo que uno vive en un incertidumbre continua, esquizofrénica, de hoy la odio y me quiero matar a mañana me compro una recortada, me voy para la consellería y lo arreglamos por las malas.
    4. Un detalle que no has mencionado es que, por lo que yo sé, todo esto no termina cuando uno entra en la bolsa. Hasta ese momento, y como lo único que cuenta es el tiempo trabajado (además de los puntitos de valenciano) uno va haciendo “trampillas” para que le pillen en diferentes sitios, para situarse bien situado el día en que se abran las puertas del cielo. Después, los posibles chanchullos se multiplican. Gente a la que le avisan de que se ponga “no disponible” porque va a salir una plaza de 15 días que no le va a interesar (y gente a la que no le avisan, dice que no, y la penalizan: la primera vez un mes, la segunda tres meses, la tercera: UN AÑO!), personal de recursos humanos que te dice que “lo bueno” es sacar una plaza avisando a tu candidato y asegurándote de que se llama a los candidatos que hay delante de él un viernes “a las tres de la tarde” (y si es puente mejor) a ver si suena la flauta y ni te lo cogen (esto parece que ya no se hace pues ahora la bolsa te manda un email al que tienes 48h para contestar) y, en general, profesionales sanitarios que quieren un determinado perfil profesional y van a hacer todo lo que esté en su mano para, dentro de la legalidad, conseguirlo, porque siempre se está a tiempo de contratar a una persona que no se ha desarrollado profesionalmente de ninguna manera pero ha tenido la suerte de encadenar mucho tiempo trabajado (lo que viene siendo un inútil).

    En fin, con esto de las elecciones y tal uno piensa que tal vez hay esperanza, pero como dices al final el nivel de reivindicación y de protesta es cercano a cero, así que tampoco habrá que sorprenderse cuando luego nada cambie lo más mínimo.

    Parafraseando las referencias a Casablanca: siempre nos quedará la escopeta recortada.

    Contestar
    • Arrop i Tallaetes

      Querido Johnnie.

      Su punto 4 es tan cierto como que Ana Mato dimitió ayer. El chorimangoneo bursatil no cesa nunca.

      En cuanto a sus expectativas laborales para con la AVS, siga mi consejo y busque curro en otro país. Total aquí en Junio del año que viene ya veremos como se pagan las nominas.

      Contestar
    • galaico67

      Yo estoy en otra bolsa y es un cachondeo, gracias a nuestros amigos los sindicaleros y a sus chanchullos con la jefatura, de forma que se pueda colocar a gente con un grado de liberalidad más que mediano.
      En la bolsa que estoy las renuncias no cuentan para los premios gordos – las plazas fijas-, los méritos que cuentan son los relacionados con la empresa -y que puedes obtener por caminos alternativos a la misma bolsa-, los avisos son con 48 horas y tambien hay que tener una diplomatura para ver si cojas una interinidad propia, impropia, mediopensionesta, por formación, por sustitución…ay, cuanto amo el sentido de la justicia de los delegados sindicales…

      Contestar
  3. Andrés Boix Palop

    Al excelente post le ha faltado explicar un sistema adicional por el que uno puede pillar puntos para la Bolsa: trabajar en Alzira o cualquier área de salud de las gestionadas por empresas privadas y que contratan, como es obvio, a quien quieren (por su calidad asistencial o por ser amigos de confianza moderadamente preparados). Esta gente tiene curro estable desde un primer momento y va haciendo más puntos que nadie durante sus años jóvenes. El negocio es redondo para la Casta: Alzira tiene profesionales jóvenes y motivados a los que puede contratar en sus mejores años, ellos acumulan puntos que los hacen estar de puta madre en la Bolsa y así se pueden acabar colocando más fácilmente en el SVS cuando ya tienen una edad. La estructura de costes de Alzira en personal, cojonuda. Los médicos jóvenes hijos de la casta, colocados desde el primer día y en la pile position para ir ocupando con la edad los mejores puestos en la pública. Y el SVS pagando los sueldazos a los médicos que ya van teniendo una edad, pero convenientemente cribados con este sistema para que sean “los que deben ser”.

    En otro orden de cosas, y sobre la dualización de la profesión, a mí me resulta escalofriante escuchar hablar a los médicos que controlan el cotarro ahora, entre los 55 y los 65 años, que tuvieron plaza en propiedad a los 30, hablar de cómo no hay que dar estabilidad pronto a la gente porque se “adocena”, deja de estudiar, pasa de todo, se “funcionariza” y blablablabla. Esos señores, la mayoría de ellos grandes profesionales, por alguna razón, consideran que las razones que a ellos les motivaron para seguir cerrando aun siendo funcionarios en los demás seres humanos no se dan, que lo suyo es un evento cósmico irrepetible o algo así. Pero con esa falta de empatía en el personal de más peso respecto de quienes les han de ir sustituyendo, mal vamos.

    Contestar
    • galaico67

      Motivo por el que se abren universidades privadas a troche y moche, no quiera dioxxx que sus notas se puedan comparar con las de la chusma.
      Es un tongo preparado con tiempo, y por lo legal, pero que se lleva ejecutando desde hace treinta años, como poco, sin que nadie se diera por aludido porque el sistema iba permitiendo el acceso ( aunque no en los puestos de cabeza, eso sí) a la plebe, asi que lo que volvemos al primer parrafo del articulo: ” ¡¡¡Que escandalo, que escandalo!! ¡¡En este local se juega!!…aunque sea muy triste.

      Contestar
  4. Vascollà

    Qué gran análisis! Sólo una puntualización: el tipo de contratación del Peset es endémico en la provincia de Valencia al menos. Doy fe, que he pasado 11 años “tapando agujeros” como dice el autor, con contratos de incluso un día suelto, y no he trabajado nunca en el Departamento del Peset.

    Contestar
  5. Leporello

    Estupendo post. Debería ser lectura obligada en todas las facultades de medicina. Y aún así los médic@s somos privilegiados, lo de las enfermer@s y auxiliares ya es la pera, por lo menos a nosotr@s nos llaman para cosas que dominamos, a ell@s hoy a diálisis, mañana a neonatos y pasado a psiquiatría, y si no hay mucho lio baja a ayudar a urgencias.
    Con respecto a que el gerente no va a mear si el conseller no lo autoriza, en la Rioja es mejor, la gerente es la pareja sentimental del consejero, todo queda en casa y además siempre consigue la productividad, lo escribo y aun no me acabo de creer que sea verdad y nadie haya dimitido.
    Por último me gustaría que alguien que tenga experiencia me cuente si las contrataciones del NHS son tan idílicas como parece…

    Contestar
  6. Francesc

    Mai no hauria pensat que diria açò però… mirant com funciona la borsa de Sanitat un ha de pensar que la d’Educació és un compendi de bones pràctiques. Ahi no és tan fàcil fer xanxullos i botar-se la borsa a volonté perquè hi ha més d’un sindicat i de dos que fan al feina dels sindicats i que fiscalitzen que no es bote a ningú. I si la de València no funciona tan mal com la de Sanitat, les borses d’Educació de les Balears i de Catalunya ja són, per comparació, un exemple d’administració pública d’un país nòrdic.

    Contestar
  7. Pingback: SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XII: “Los contratos del Peset y la precarización laboral sanitaria”

  8. Agustí

    Salutacions. Vam fugir de la Comunitat, ara fa un any, cap a Catalunya. Jo treballo per a un Hospital públic de Barcelona provincia i la situació és semblant a la Comunitat. He tingut sort de que m’agafessin sense tenir cap contacte però treballo amb contractes de dies solts i no sé fins a quan. Ara bé, aquí la meva parella, també sanitària, ha trobat feina amb relátiva facilitat i sense conèixer a ningú. Situació impensable, almenys, a Castelló, on tot el món que entra a treballar en la sanitat pública entra perquè coneix a algú.

    Contestar
  9. Pingback: SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XIII: ¡“Resonando” que es gerundio! | La Paella Rusa

  10. Pingback: SANITAT VALENSIANA. CAPÍTULO XIV: “¡La Bolsa o la Vida!” | La Paella Rusa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: