¿Cal.loh o Labrador? Vota por el primer hombre en Marte

La carrera espacial lleva décadas languideciendo. En concreto, desde los años 70, cuando quedó claro que la URSS no se atrevería a enviar una misión a la Luna, por si se les perdían los astronautas por el camino. Los avances tecnológicos, espoleados por la competición entre las dos potencias, comenzaron a especializarse. La URSS envió sucesivas misiones a Venus, mientras que EEUU se centraba en Marte (“¡Los capitalistas son de Marte, los comunistas son de Venus!”). Cuando la URSS desapareció en 1991, la carrera espacial acabó definitivamente.

Ya no había motivos para gastar las millonadas que se gastaban en I+D en una carrera espacial que ya tenía ganador, y que resultaba, además de cara, poco práctica, a ojos de los gestores de la cosa pública: ¿para qué enterrar miles de millones en la exploración espacial, si los planetas de nuestro entorno, los únicos a los que podemos llegar, son inhabitables, y los que quizás resulten habitables resultan totalmente inaccesibles? No; un gestor responsable de la cosa pública abandonará los sueños espaciales y proveerá en su lugar auténticos servicios a sus conciudadanos, como aeropuertos sin aviones empresas públicas para colocar amigotes puestos de libre designación para colocar más amigotes “Ciudades de” vacías, de rompedor diseño encargado a algún arquitecto divo-ladrón líneas de AVE a Villacabras de Abajo. Bueno, ya saben a qué me refiero: ¡En lo que quiera que se hayan gastado el dinero! ¡Marte malo, recalificación buena!

El caso es que Marte, el planeta más accesible y más parecido a la Tierra (dentro de lo que cabe), continúa ahí, a la espera de ser colonizado. Y, dado que las administraciones públicas no hacen nada, alguien ha dado el paso para colonizarlo. Y ese alguien es… La televisión.

La idea, que explican en esta maravillosa noticia, es brillante. Un holandés propone montar un reality show para seleccionar a los integrantes del primer viaje tripulado a otro planeta. Los telespectadores podrán ver el proceso de aprendizaje y preparación de los ¿concursantes?, imagino que votarán por sus favoritos y, varios años después, llegará el gran día: la primera tripulación abandonará la Tierra para dirigirse a Marte, en un viaje de siete meses de duración. Un viaje… de ida, porque el presupuesto de la misión ha renunciado a aspirar al retorno de los ¿astronautas? y las enormes complicaciones que esto conlleva. De manera que los que vayan a Marte lo hacen, en principio, en un camino sin retorno: vivirán allí el resto de su vida.

Se supone que por unos 5000 millones de €, así a ojo de buen cubero, esta gente te pone a cuatro tipos en Marte. La manera de rentabilizar la inversión, evidentemente, derivará de la venta del formato a nivel mundial (no creo que aquí puedan hacer varias ediciones para el público de cada país, como con GH o Supervivientes), así como, imagino, de convenios con agencias y administraciones (¿por qué no?).

Personalmente, no puedo esperar a que el reality comience. ¿Se dan cuenta del potencial de la idea? El público podrá votar por los mejores ¿celebrities? para suceder a Neil Amstrong y Buzz Aldrin como epítomes del progreso humano. Podremos ver cómo se pegan entre ellos por conseguir un puesto, las dudas y los amoríos. Ya veo el titular de la noticia: “A Joseche no le ha parecido bien que Naomi y Julián se pasen todo el día juntos en la cámara de gravedad cero”. Y Joseche en el confesionario, pelando a placer y remachando: “no me gusta nominar a nadie, pero es lo que hay”. Nos vamos a poner de edredoning hasta decir basta.

Y lo mejor es que, cuando termine el proceso de selección, comienza lo divertido: ¡siete meses de lloros, discusiones y un ambiente de tensión insoportable en la diminuta nave espacial! ¡El episodio mítico en el que la Conchi cree haber visto a un alienígena por la ventana! ¡Problemas culturales a mansalva entre el chino, el indio, el yanqui –que seguro que exige ser el primero en pisar Marte- y el español! (Por favor, que haya un español).

Llegados al planeta, los participantes en el reality tendrán que vivir una existencia de trabajo y sacrificio para organizar su nueva sociedad marciana, en un reducido espacio habitable que, supuestamente, se iría ampliando cada dos años, merced a la llegada de nuevos colonos enviados en sucesivas misiones por el reality benefactor.

Guadalix de la Sierra marciano

Personalmente, y en el supuesto de que esto saliera, que obviamente no saldrá (pero… ¡ojalá saliera!), creo que, si es que los astronautas no se han exterminado en la nave durante el viaje, es dudoso que sobrevivan mucho tiempo tras su llegada al planeta. Preguntados por el problemilla de la radiación solar, que probablemente mataría a cualquier ser humano en Marte antes de un año, los promotores dijeron algo así como: “bueno, pues ya pondremos cosas entre ellos y el Sol, y ya está”. Y luego está la cuestión de los repuestos, los imprevistos, la natural tendencia del ser humano a aniquilarse mutuamente, sobre todo si baja la audiencia, …

Pero tal vez salga bien y, poco a poco, el viaje –siempre de ida- a Marte se convierta en algo progresivamente habitual. Si la productora se hace de oro con su producto, podrá enviar a más gente a Marte, para audiencias más definidas, nacional, generacional, y socioculturalmente. A fin de cuentas, el primer viaje, el primer avance, la primera vez que haces algo, suele ser mucho más cara que las demás. Luego te pones a fabricar naves espaciales en serie, y abaratas costes. ¡Todo beneficio!

Mi sueño es que, tras el éxito de la misión inicial, podamos hacer un reality sólo para españoles. Imaginen qué plantel de aventureros podría incorporar España a semejante gesta. Porque aquí no pondríamos a friquis de la ciencia ni a incautos que se creyeran lo de que ir a Marte es el próximo paso de la evolución humana, ni tonterías así. No; aquí pondríamos a gente que quisiera salir en la tele y ser famosa. Gente guapa. Ya me veo el letrero en Tele 5: “Hoy tú eliges quién se va a Marte. Para Cal.loh envía cal.lohmahte al 1212. Para Labrador envía labradormarte al 1212”. Cuando llegasen a Marte y pisasen suelo marciano por primera vez, no dirían soserías carentes de emoción como “este es un pequeño paso para mí, pero un gran salto para la Humanidad”. No; afirmarían su virilidad con proclamas estilo “QUÉ PASA, MARTEEEEEEEE!!!” o “¡Saludo desde aquí a toa España y a mis padres, que me estarán mirando. ¡Y a quien no le guste, que se joda!”.

Y dentro de treinta años… ¡Quién sabe! ¡El paraíso terrenal en Marte, una sociedad formada exclusivamente por ídolos de la telebasura!



11 comentarios en ¿Cal.loh o Labrador? Vota por el primer hombre en Marte »
  1. Selección de balonmano marciana ya! El borbón paga la cuenta.

    Comentario escrito por Paco Pérez — 22 de abril de 2013 a las 3:43 am

  2. […] ¿Cal.loh o Labrador? Vota por el primer hombre en Marte […]

    Pingback escrito por Enlaces compartidos — 22 de abril de 2013 a las 8:00 am

  3. Sería más divertido Venus, con esa atmósfera de anhídrido carbónico y ácido sulfúrico…

    Comentario escrito por Alcalá — 22 de abril de 2013 a las 8:03 am

  4. Lo de la televisión holandesa es todo un fenómeno, el otro día me enteré que hay un concurso donde un efermo terminal elige entre varios donántes al que le dará el riñón. No sé como un país tan serio y bien organizado puede tener la tele más friki del planeta.

    Una vez leí en un blog que construir una nave en órbita del tipo Orión, capaz de recorrer dod el sistema solar no costaría más que un submarino nuclear. La carrera espacial se acabó cuando los republicanos bajaron el tipo impositivo para los más ricos del 70% a menos del 30. La NASA se quedó sin pasta. En los 70 los gringos se paseaban por la Luna como si ya fuera suya y desarrollaron un transbordador espacial molón mientras los rusos se quedaron en tierra y el Buran nunca despegó pero hoy los astronautas de la NASA tienen que ir a comprar el billete a casa de Putin.

    Los primeros en pisar Marte serán los chinos, al tiempo.

    Comentario escrito por emigrante — 22 de abril de 2013 a las 1:33 pm

  5. Yo leí esto http://tejiendoelmundo.wordpress.com/2009/04/19/los-secretos-de-la-carrera-espacial-rusa/ y me hizo mucha gracia. Como la historia la cuentan los americanos con sus películas, sus series y sus poderosos medios de comunicación nos olvidamos de todo lo que hizo la Unión Soviética.

    Comentario escrito por JoJo — 22 de abril de 2013 a las 2:34 pm

  6. Ademas del final de la guerra fria, en el declive de la NASA tuvo mucho que ver el desastroso programa de lanzaderas. La idea de la nave reutilizable quedaba muy bien en el papel, pero reparar cada nave de los “desperfectos” de la mision anterior costaba mas que construir un vehículo nuevo. Por contra la MIR aguanto tanto que tuvieron que tirarla a posta, de ahi que en las peliculas americanas de sci fi la tecnologia rusa siempre aparezca como una cafetera de los 80 indestructible. En la carrera espacial, ingenieria 1, marketing 0…habra que ver si esta version de Gran Marciano empata un poco el partido. Ademas en ausencia de gravedad los guionistas de GM lo tendrian mucho mas facil para idear pruebas y romperle los brazos a algun concursante!

    Comentario escrito por InVino(Veritas) — 22 de abril de 2013 a las 4:05 pm

  7. #5 Gracias por el maravilloso link que nos has proporcionado, JoJo. La historia de una Luna roja, teñida por los soviéticos, y rematada por una hoz y un martillo que mostrasen al mundo el imperecedero dominio comunista, es algo que sólo podía salir de las mentes calenturientas de la prensa estadounidense (bueno, y española)

    Comentario escrito por Guillermo — 22 de abril de 2013 a las 8:38 pm

  8. Tampoco podemos olvidar el desastre del Challenger en 1986. Eso supuso un freno durante años al programa espacial de la NASA.

    En cuanto a los viajes a Marte, no se trata de ir a la esquina como en el caso de la Luna. Es un viaje muy largo, de varios meses, con muchos riesgos. Es por ello que comprendo que prefieran enviar allí las sondas y los robots.

    Por cierto, en la televisión alemana tampoco van a la zaga. Me acuerdo de un reality en el que una despampanante rubia tenía que elegir a su tipo ideal entre varios centenares de varones, que se peleaban por el puesto a través de una serie de pruebas, y no precisamente de inteligencia.

    Comentario escrito por Guerau — 24 de abril de 2013 a las 10:01 pm

  9. Me encanta este artículo del Prof. López, al que casi se le podría acusar de ‘intrusismo’ en otras asignaturas del grado de la ilustre y nunca bien ponderada facultad. Saliendo de la broma… muy bien, oiga.
    Un par de acotaciones a los ‘foreros’. Para emigrante, una de las naves del programa Orión sale carísima. No se olvide que los contratistas, que son para variar Lockheed Martin y McDonell Douglas están muy interesados en presentarlo como algo barato. Pero cada vuelo del transbordador espacial salía por dos veces el presupuesto anual del CSIC, y eso sin contar el desarrollo. El programa Orión está puesto en cuarentena por la administración Obama, y ahora mismo, con el ‘budget sequestration’, hasta la oficina de prensa de NASA se han cargado.
    Quisiera recordar las palabras de Eisenhower sobre el complejo militar-industrial (sí, Eisenhower, que hizo de la NASA un ente civil, porque conocía demasiado bien a los militares): “Every gun that is made, every warship launched, every rocket fired signifies, in the final sense, a theft from those who hunger and are not fed, those who are cold and are not clothed.”
    El programa de los transbordadores norteamericanos acabó con un par de fiascos (qué decir del Buran ruso o el Hermes europeo que nuncan vieron la luz), pero los Soyuz & Co. siguen volando, y la carrera espacial no se ha acabado. Además de los taikonautas chinos, tan inconscientes como los estalinistas exprimiendo a Korolev (pero sin un Korolev), tenemos el proyecto de la ISS, que sigue funcionando, dando resultados y consumiendo fondos.
    Cuándo llegará el hombre a Marte… creo que los que nacimos antes de que hubiera teléfonos móviles no lo veremos antes que a nuestros nietos. Y antes hay que volver a la Luna, si alguien tiene ganas y medios.

    Comentario escrito por Baturrico — 24 de abril de 2013 a las 11:14 pm

  10. Si cuaja lo de colonizar marte, los primeros en ir allí serían Paco el Pocero o alguno de sus colegas de oficio, eso es el paraíso, no hay ecologistas, legislación medioambiental, rojos exigiendo vivienda social o crecimiento sostenible y, ya puestos, de momento ni siquiera será necesario tener que tratar con concejales de urbanismo.

    Además, para mandar a unos cuantos peones albañiles magrebríes o subsaharianos no hace falta tomarse tantas molestias, y si la radiación solar les deja fritos en unos pocos meses no importa, es personal totalmente prescindible y reemplazable.

    Lo que no entiendo yo es por qué nadie del gobierno español no ha tenido esa idea. Es la mejor forma de potenciar la tradición ladrillera patria y darle una patada en la boca a los que dicen que aquí no hay innovación. Y sería como volver a la época de la grandeza imperial del sigli XVI, en la que la corona de Castilla pudo hacer un buen negocio despachando al nuevo mundo a buena parte del personal pendenciero y parásito que no tenía donde caerse muerto ni ganas de trabajar demasiado. La única diferencia es que en Marte no hay nativos para esclavizar mientras se organiza un suministro constante de mano de obra subsahariana, pero supongo que eso son menudencias.

    Comentario escrito por Lluís — 28 de abril de 2013 a las 10:32 am

  11. […] que los astronautas sobrevivan a que mueran. En particular, si es una misión de ida y vuelta (los charlatanes del supuesto reality show que pretendía ir a Marte, al menos, sí que tenían claro…). Y si la primera misión acaba en fracaso, a saber cuánto tiempo pasará hasta que haya una […]

    Pingback escrito por Marte « La Página Definitiva — 13 de noviembre de 2015 a las 4:48 pm

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, aunque no aparece publicada)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI