Los Mundiales… ¡Qué recuerdos!

Nací al fútbol relativamente tarde, en 1986, con nueve años (con “nací al fútbol” no quiero decir la mariconada de convertirme en furgolista, claro, sino que a partir de ese momento encontré un magnífico modo de pasar las tardes de domingo y similares). La verdad es que podría haber nacido un poco antes y habría […]