La Paella RusaTota empastrà

Partit Popular

Esther Pastor: no tengo nada que ver con el coach de Fabra, cuyo contrato firmé

Hoy hemos podido disfrutar de una fascinante entrevista en el diario Levante con la Secretaria Autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones, Esther Pastor. La entrevista, que puede leerse aquí y aquí, es una maravillosa mezcla entre respuestas de argumentario y afirmaciones, como mínimo, peculiares. Por ejemplo, cuando descubrimos que Pastor, ella también, ha sido víctima de esa terrible lacra que a casi todos, directa o indirectamente, nos afecta: el paro.

Tres ascensos de rango y sueldo en dos años al pasar del gabinete de la alcaldía de Castelló a asesora de Presidencia, luego a directora general y ahora a secretaria autonómica. ¿Cuál ha sido su «coach» personal para semejante progresión?
Tres ascensos, así planteados, no es del todo cierto. Yo llegué aquí después de estar en el paro. Cuando dejé voluntariamente la alcaldía de Castelló, porque no me apetecía seguir dejando a mi hija pequeña en Valencia desde que me levantaba a las seis y media de la mañana para ir en tren a Castelló, me fui al paro. Fui al paro sin que nadie me diera ninguna salida.
¿Al paro?
Sí, estuve un mes en el paro. Por eso pienso que la gente está muy equivocada. Y estando en el paro, me llamaron del Palau para hacerme una entrevista, porque mi perfil podía encajar en un par de sitios de confianza vacíos. En ese momento de la entrevista empezó a moverse la dimisión del presidente Camps y tuvo lugar el nombramiento del presidente Fabra. Y es ahí cuando el Consell anterior me nombró asesora. Pero ese nombramiento estuvo pocas horas en vigor, porque cuando llegó el presidente Fabra decidió que yo sustituyera a la anterior persona que ocupaba la dirección general de Organización. Creyó que yo encajaba perfectamente, profesionalmente, en este sitio.

En la entrevista nos queda claro que Pastor es absolutamente fiel al PP y a Fabra (de hecho, por eso ha subido en el escalafón), y que lleva toda su vida, o casi toda, trabajando para el PP o en el entorno del PP. Pese a lo cual…

¿Aún no tiene el carné del PP?
No.
¿Es por independencia, por rebeldía o por disconformidad con la línea del partido?
Es porque no tengo ambiciones políticas. Soy simpatizante, pero no tengo ninguna ambición política.

Que digo yo que casi sería más prudente sacarse el carnet del PP. Más que nada porque, con tanto militante como hay ahora cabreado porque no le colocan en una canonjía, o porque peligra la que tiene, o porque no recibe sobresueldos, como otros privilegiados, o no tanto, pues igual resulta un poco raro ser sólo simpatizante.

Esther Pastor, a pesar de ser prácticamente una profesional independiente que, coyunturalmente y cuando no está en paro, trabaja para el PP (¡qué diferencia con otros que son del PP a muerte, como el Presidente del Tribunal Constitucional, sin ir más lejos!), es, sin duda, una persona en alza en el Gobierno valenciano. De hecho, Pastor protagonizó la última reorganización de la cúpula del Consell que muy recientemente aprobó Fabra, en la que Pastor salió reforzada (de Directora General a Secretaria Autonómica, con más competencias), a costa de desinflar ligeramente al vicepresidente José Ciscar, hombre para todo, portavoz y estrella ascendente de “cuando pierda Fabra me pondré yo” (en dura competencia con otros que también son ahora más fabristas que el mismo Fabra, como María José Catalá, igualmente bien dispuesta a ocupar el sillón).

Poco antes, Pastor, que lleva con Fabra desde su etapa en el ayuntamiento de Castellón, había saltado a la fama por su vinculación con uno de los movimientos más grandes del líder del PP valenciano desde que ocupó ese puesto: la contratación de un coach para recibir clases de liderazgo, o confianza en uno mismo, o vinculación espiritual con el alma y la naturaleza, o cualquier otra superchería por el estilo.

Y aquí llega la parte más interesante de la entrevista, que nos encontramos en el despiece de la misma en la web; la parte en la que el periodista le pregunta a Pastor por esto, por el coach:

¿Usted estuvo detrás del consejo de un “coach” personal de 20.000 euros para Fabra?
No tuve nada que ver con esa propuesta. El primer técnico de la Administración valoró positivamente esa propuesta de formación, pero, después, el presidente entendió que políticamente no debía hacerlo.

Aparece un misterioso técnico que, dada su especialización, considera buena idea soltarle 20.000 € a un tío para que le dé clases a Fabra. La culpa es suya, vaya. Así son las cosas: te viene un técnico, un funcionario malvado de esos que no es un puesto de confianza, sino que ha sacado oposición y a saber a qué sindicato está afiliado, y te dice: “hay que contratar a ese tío. Son diesmí machacantes (veintemí, en este caso)”. Y tú, claro, pues le haces caso y firmas lo que sea.

Aunque Pastor deja entrever claramente que, en realidad, a ella (que no tuvo nada que ver con el asunto) le parecía bien. Si no lo hicieron fue porque “políticamente no debía hacerlo”. Porque a la gente no le pareció muy bien, muy de coach y de liderazgo, gastarse 20.000 € de las sufridas arcas públicas en un charlatán.

Es bastante sorprendente que Pastor diga que no tuvo nada que ver. No es sólo que la mayoría de los medios valencianos ya informasen en su momento de que había sido ella quien había propuesto su contratación; ¡es que fue ella la que firmó el contrato!. Y eso no es un rumor de “me han contado”. O lo firmaste tú, o no lo firmaste. Si no, pues estaría bien un desmentido cuando publicaron eso. Pero si lo firmaste, es un poco raro decir “no tuve nada que ver”. Firmar es “tener algo que ver”, digo yo. Ya sé que con el PP, en ocasiones, firmar no significa nada (como estamos aprendiendo con los papeles de Bárcenas)… ¡Pero es que ella no es del PP, sólo es simpatizante!

En fin, que la entrevista no es que tuviera mucha miga, así en general, pero de vez en cuando nos sorprendía con respuestas, como mínimo, peculiares. Aunque, la verdad, a mí lo más increíble de todo me sigue pareciendo que alguien, quien fuera, creyera, en su momento, que contratar a un coach era una buena idea, o que podían permitirse hacer algo así en el contexto actual. Y es más: que había que contratar a ese coach en concreto. Javier Martínez de Marigorta. Un hombre que, a juzgar por lo que hemos podido ver y leer en Internet sobre él, en su momento no fue suficientemente apreciado, en su justo valor, por La Paella Rusa. Este tío:

Imagen de previsualización de YouTube

No había visto nada tan bueno desde el DBT Canal 9

Blablablablablabla. Su página web, “Fase Cuatro”, es droga de la buena. Pensamiento vacío con un reconfortante ribete opusdeísta (que si “la pareja”, que si “el Orden en el Universo animado por un Ser Superior”, etc.). Por ejemplo, en el programa “La Maestría del Amor” de su web, se nos propone lo siguiente:

¿Qué pasaría, si además de la materia y su estructura, también la sociedad humana y sus diferentes organizaciones, estuvieran regidas no por el azar, sino por leyes superiores actuando sobre nosotros a través de una basta red de interacción de leyes y procesos que regulan la organización y el crecimiento social y personal, y su relación con el Universo, de la cual, las leyes de la naturaleza y de la física, son solo una pequeña parte de las Leyes Universales?

(sí, en efecto. «Basta» con B. de «pero qué basta eres Jenny» y no de «esa vasta extensión»). O veamos ahora un innovador concepto; para tener éxito, hay que creer en uno mismo:

  «El Secreto del Éxito Eres Tú Mismo» es un innovador programa que te permitirá desbloquear, descubrir y desarrollar las poderosas fuerzas que residen en ti, dejando atrás las limitaciones y llevándote a crear la calidad de vida que realmente deseas y mereces, renovando tu parte física, mental y espiritual.

IMPÚLSATE – TRANSFÓRMATE – ENERGÍZATE

Y oigan, desde el punto de vista del coach, y asumiendo que en la Generalitat estaban dispuestos a soltarle 20.000 € por esa sarta de estupideces, hay que reconocer que él sí que ha tenido éxito. Pero, más allá de eso, el curriculum del coach es más bien escaso. Esto pone en esta web de un absurdo congreso de “coachs” (supongo que fardarán de quién les hace decir estupideces más grandes, o les logra sacar más pasta, a sus clientes):

Martínez de Marigorta, Javier. Coach y facilitador de procesos de desarrollo humano integral. Ingeniero Informático por la Universidad de Deusto, Máster en Coaching y Liderazgo Personal por la Universidad de Barcelona. Profesor del Master en Coaching y Liderazgo Personal por la UB Director de FASECUATRO. Forma parte del equipo de KOERENTIA.

O sea: que el hombre estudió algo que no tenía nada que ver, ni remotamente, con lo que quiera que sea el coaching. Luego hizo un master en coaching, que seguro que fue durísimo, y se montó el chiringuito, dispuesto a cobrarle 20.000 € al primer líder político con problemas de liderazgo que pasase por allí. También se puso a dar clase en el master del que fue alumno. O eso dice (o bien es que ya no está), porque en la web del master no figura como profesor. Aunque quizás sea porque colaboró y ya no lo hace; tampoco vamos a ponernos tan tiquismiquis, que así no vamos a IMPULSARNOS ni ENERGIZARNOS, ni NÁ.

En fin. Ese era el coach. Ese es el nivel de nuevos representantes políticos, que consideran que les hace falta algo así.

Por último, y volviendo a la entrevista, tenemos que hacer mención de la respuesta de Esther Pastor que, a nuestro juicio, alcanza un puesto más alto en nuestro ranking de declaraciones surrealistas:

¿Qué le preocupa tras haber acaparado tantos titulares a raíz de su nombramiento?
Me sorprendió el morbo periodístico sobre mi persona. Pero bueno: la gente que me conoce y sabe cómo soy no tiene duda de nada. Mi familia no la tengo en el Palau, pese al morbo periodístico que se generó en un primer momento.

¿Hola? ¿Hola? En una pregunta en la que se podría salir al paso de muchas maneras… ¿opta por responder hablando del “morbo periodístico” y de que su familia no está en el Palau? ¿Tanto protocolo, tanto coach, para esto?

Etiquetas , ,

Compartir

Artículos relacionados

10 thoughts on “Esther Pastor: no tengo nada que ver con el coach de Fabra, cuyo contrato firmé

  1. Pepico

    ¿Esta mujer es la teórica amiga entrañable de Fabra? A mi los líos de faldas me la soplan, eso sería cosa de Fabra y sus respectivas, pero cuando la colocan en la Administración ya deja de ser vida íntima.

    Contestar
  2. Arrop i Tallaetes

    Esta Esther Pastor, quitado de su estética MILF, es toda una joyita en potencia…la nueva Alicia de Miguel!!!

    Contestar
  3. Pingback: Esther Pastor: protocolo de lecturaLa Paella Rusa | La Paella Rusa

  4. Pingback: Encuesta LPR Report 2013 – Elecciones Autonómicas en la Comunidad ValencianaLa Paella Rusa | La Paella Rusa

  5. Pingback: ¡Qué escándalo! ¡Xambó se tomó unas cervezas con unos sindicalistas! La Paella Rusa | La Paella Rusa

  6. Pingback: ¡Quieto todo el mundo! ¡Se vayan a negro, coño!La Paella Rusa | La Paella Rusa

  7. Pingback: Alberto Fabra: esto es una mierdaLa Paella Rusa | La Paella Rusa

  8. Pingback: La Lista de La Paella Rusa con los 25 valencianos más influyentesLa Paella Rusa | La Paella Rusa

Responder a Pepico Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: