La Paella RusaTota empastrà

Cultura

Maniobras para joder a España: historia del catalán

Todo comenzó en el siglo VI después de Cristo. La monarquía visigótica, como es sabido, era electiva. Lo cual quería decir que cada vez que moría un rey los nobles se reunían y decidían quién era merecedor de sucederle al trono. Como eran visigodos, y además eran españoles, lo decidían, mayormente, a hostias.

Venían nobles de toda España. De todos los feudos visigóticos donde tenían esclavizada a la población latina, martirizándoles con la religión. Ritos arrianos por aquí, ritos arrianos por allí… ¡Comed arrianismo, católicos! ¡Toma! Venían y votaban. Y, naturalmente, siempre ganaba el candidato de Madrid Toledo. Los de provincias, pues venían, traían unos mantecados o unas anchoas a la capital, y hala, a volver a provincias, sin que les pagasen dietas ni nada.

Y había un noble, un catalán, que no podía más. No era sólo que los caminos, que eran una puta mierda –de pago, naturalmente- al salir de Barcelona y durante casi todo el trayecto, se convirtieran en una autovía gratuita de seis carriles conforme se iban acercando a Madrid Toledo. Es que era llegar y tener que aguantar a los de la capital y sus señoras pontificando sobre las provincias.

¡Putas tertulias! El visigodo catalán no podía soportarlo más. Señoras con perlas explicándole la suerte que tenían en Barcelona por formar parte de Hispania; señores mayores, que llevaban toda su vida viviendo de las rentas que aportaban las provincias, bromeando con él por el mal estado de los caminos en Barcelona y recomendándole que arrimasen un poco más el hombro “como hacemos nosotros”; y, sobre todo, griterío. Tertulianos y visigodas con perlas hipermaquilladas pegando gritos, riendo y chillando, siempre con gran tensión emocional, como escupiendo, con la vena a punto de explotar. Como si les fuera la vida en ello. Como si hablasen del dogma, de si la naturaleza de Jesucristo era humana o divina. Aunque sólo hablasen de alfarería, o de caballos.

Tertulia

El catalán estaba hasta los huevos. No podía soportar una puñetera tertulia más. Pero, por otra parte, no tenía más remedio que ir a las votaciones. Que, en aquel entonces, si no ibas, esos señores tan afables en su paternalismo se te plantaban en el feudo y no dejaban títere con cabeza, por levantisco. Así que, como sutil, mediterránea, fenicia manera de vengarse, el catalán decidió joder a los buenos españoles. Primero los de Cataluña, y luego los del resto de España.

De la noche a la mañana, se inventó un idioma: el catalán. Un idioma creado única y exclusivamente para joder a los señoritos de Madrid Toledo. Una lengua totalitaria e intolerante que muy rápidamente sustituyó al romance “de Toledo” que todos hablaban con naturalidad en Cataluña. A los pocos días, una ordenanza del ayuntamiento de Barcelona obligó a un tendero a rotular en catalán (y mira que él les dijo que no sabía escribir, y que total, qué más daba si ninguno de sus clientes sabía leer). La pesadilla genocida había comenzado.

Siglos después, los catalanes, que ya habían logrado convertir ese engendro impostado, el catalán, en una lengua medio formalizada (a pesar de que los hablantes de Cataluña, naturalmente, tenían la querencia natural por volver a hablar castellano, pese a lo cual utilizaban el catalán, recuerden, para joder), pusieron sus codiciosos ojos en una tierra de leche y miel. Un paraíso terrenal: el Reino de Valencia. Un reino en el que, desde tiempos inmemoriales, se hablaba valenciano. Es muy complicado explicar de dónde surge el valenciano, así que lo resumiremos en un par de axiomas:

– No viene del catalán
– Era como el latín, pero con palabras moras insertadas por ahí

Claro, seguro que tú eres un filólogo catalaniste aficionado y tienes otra teoría. Pero esta es la verdad. Aquí en Valencia se hablaba, por lo menos desde el siglo III, valenciano. Antes de que el catalán existiera. Pero como luego llegaron aquí los catalanes y lo destruyeron todo, pues hay una confusión histórica. Y no sólo llegaron para quedarse nuestras riquezas: también expoliaron nuestro idioma, introduciendo en la sociedad valenciana, abierta y tolerante, a catalanistes cuyo único objetivo era ir insertando, poco a poco, palabras catalanas en el léxico valenciano. Palabras que el buen pueblo valenciano no entendía, pero que desde la Universidad catalana, pagada con el oro catalán, se aseguraba que estaban bien ¡Catalán normativo!

Compartir

23 thoughts on “Maniobras para joder a España: historia del catalán

  1. Guerau

    Me recuerda un cómic sobre la historia de los valencianos que vi hace tiempo. Creo que era de Carles Recio, pero no estoy seguro. Me llamó la atención una viñeta sobre la época islámica en la que dos musulmanes de la entonces Balansiya admitían sin tapujos en una conversación que (atención al dato) eran «incapaces» de comunicarse en árabe pues lo habían olvidado, ya que todo el santo día hablaban en valenciano. Esto sí que es teoría lingüística de la buena y no lo que se enseña en la malvada Universidad por catedráticos ávidos del mítico oro catalán.

    Contestar
  2. Senyor Garrofó

    Un recorregut històric que sens dubte cal recordar i tindre present front la intoxicació catalanera en moments en què fins i tot Lo Rat Penat s’ha tornat sospitosament amic de l’or barceloní. I al pobre Paco Roig no li deixen aparèixer en públic a dir les quatre veritats sobre el tema!

    Només afegir una coseta a un relat tan assenyat: està demostrat històricament que el català inventat a Catalunya era molt cutre i emprenyava els castellans, però no servia per la literatura perquè eren quatre brams per quatre conceptes: «expoli fiscal», «barça», «3%» i «Madrit» que es recombinaben. Encara que per un català mitjà amb eixos conceptes combinats pots expressar el 99% de les teues preocupacions quotidianes, quan els catalans vingueren a Lo Regne de València quedaren encantats amb Lo Bell Idioma Valencià, una llengua prellatina i pròpia, que va nàixer a,b el primer valencià i que era exemple d’integració perquè romà que arribava es posava a parlar-la i la copiava per inventar el llatí, moro que arribava la copiava per inventar el català i… quan els catalans arribaren se l’apropiaren per substituir la seua primaria llengua feta per fotre els madrilenys!!!

    Contestar
  3. Torcuato

    Leyendo esto me ha venido a la mente la explicación que venía en mi libro de texto de tercero de EGB (gobernando Felipe González Márquez). Lengua: castellano. Dialectos de la península: gallego, catalán/valenciano/balear. Cosas raras: vasco y silbo gomero. La maestra no puso ninguna pega y así nos lo aprendimos.

    Que no os extrañe por tanto si escucháis alguna barbaridad de alguien de Madrid o Toledo

    Contestar
    • keenan

      Todo eso de los dialectos viene de que en nuestra amada -e intocable hasta hace cuatro dias constitución- se especifica que las lenguas peninsulares que no llegan a X hablantes, se denominan dialectos. Entonces, los autores de libros de texto en vez de aplicar el sentido común, o consultar algún filologo especialista en lenguas ibéricas, pues fusiló la constitución. ¿Que no estas de acuerdo? ¿Es que osas cuestionar la constitución? ¿Eres de la ETA?, etc.

      Contestar
  4. Guerau

    De Paco Roig también destacaría que, además de no ser evidentemente un pancatalanista, tampoco ha sido precisamente un ferviente «ofrenador de noves glòries a Espanya». Muchas veces le oí referirse a Madrid de manera peyorativa com «la meseta», erigiéndose en defensor de la patria valenciana. No sé si era una impostura para atraer a ciertos sectores, pero una falta de respeto así a la indivisible no es precisamente algo común en el anticatalanismo.

    Contestar
  5. ieau

    Un anàlisi lingüístic-teològic que aporta conya marinera a la discussió, redactada per un bon amic:

    http://valenciclopedia.wikia.com/wiki/Sant%C3%ADssima_Trinitat

    (El text està escrit en ortografia roscana, creada pel polifacètic Toni de l’Hostal)

    Ai, Carles Recio, quins records! Jo que tenia un lloc reservat a la meua biblioteca, al costat dels llibres de Recio, el que pensava guanyar a la porra de LPD, el de Vizcaíno Casas, i al final, malauradament, no ha pogut ser (he quedat en una digna però insuficient 4ª posició)…

    Contestar
  6. Nacho Pepe

    Lo de enlazar a estas alturas un artículo de 2006 donde escribió:
    «Llegaron unos 100.000 bárbaros, ilusionados ante la perspectiva de comandar la transformación de Hispania a los modos germánicos, esto es, esclavizar y asesinar a la mayor porción poblacional posible.»
    lo hace usted por sentido de Estado para ir ayudando a cuando Rajoy vaya a pedir el Rescate a Merkel y eso ¿verdad?

    Contestar
    • Cuixa de pollastre Post author

      No puedo sino aplaudir semejante asociación de ideas, Nacho Pepe. Pero sí añadiré que, en realidad, el artículo es del año 2000, en el que publiqué un montón de artículos de la Histeria de España (era el primer año de andadura de LPD e íbamos sobraos). Tiene fecha de 2006 porque en el penúltimo rediseño todos los artículos anteriores al rediseño (septiembre 2006) pasaron a llevar esa fecha (alguno hay que lo cambién manualmente a su fecha «original-aproximada», pero no estoy tan loco como para hacerlo con todos)

      Contestar
  7. Nate Fisher, Sr.

    @Torcuato:
    No se qué libro de texto utilizarían en su colegio, pero en el mío (Ed. Anaya, en un colegio de Madrid, ni más ni menos) nos lo enseñaron cuando tocaron las lenguas romances en la península: gallego (del que derivaba el portugués), catalán (del que derivaban el mallorquín y el valenciano), y castellano (del que no deriva nada, ni el andalú que leí hace poco en un post de LPD).
    Del euskera no se conocían los orígenes y de «lenguas» varias como el aranés, bable, el silbo canario y demás ni se hacía mención (supongo que muestra del continuo desprecio/opresión de madrit hacia esos pueblos).
    En fin, que barbaridades se dicen en todos los sitios pero suelen decirlas los que son un poco cortitos (y me temo que la distribución geográfica de los mismos no muestra grandes diferencias entre meseta/levante/cataluña).
    Ale, les dejo que sigan con lo suyo.
    Saludos.

    Contestar
  8. Beltza

    Mmm… esto me suena, noto cierto paralelismo con el euskera — que todo el mundo sabe que se lo inventó S. Arana sólo para joder (Y el nazismo también claro, casi 40 años antes del ascenso del NSDAP en Alemania) –, en Navarra y lo pérfidos que han sido desde Euskaltzaindia y los antiespañoles promocionando el batúa (normativo) en vez de dejar todo como estaba y que el vascuence desapareciese como pronosticaba Unamuno.

    Contestar
  9. Nacho Pepe

    ¡12 años atrás, nada menos! LPD sección «Días del Futuro Pasado».
    Respecto al tema del artículo, coincido con Nate. Mi memoria es mala pero creo recordar que en mi caso hasta hubo una reflexión del profesor (y hablo de un colegio privado muy facha del núcleo de la Meseta Norte) sobre si se podía considerar dialectos a Bable, Asturianu y demás particularidades lingüísticas.

    Del artículo en sí no me atrevo a opinar que dad mi ignorancia y que «soy de ciencias» aún estoy tratando de dilucidar si es todo coña ó hay partes de veracidad en esto…

    Contestar
  10. ieau

    Me voy a poner puntilloso: el silbo canario/gomero, no es estrictamente una lengua, es más bien un mecanismo fónico que tiene como lengua base el español -y en sus orígenes el guanche-.
    Y curioso el caso de las grandes diferencias de derechos/oficialidad de las mismas en sus respectivas comunidades (aranés en Catalunya; aragonés en Aragón; o bable -u otras modalidades de Asturleonés- en Asturias, Castilla la Mancha -vs.Portugal, donde sí que es oficial-), lo que demuestra las distintas sensibilidades que existen al respecto por estos lares ibéricos…

    Contestar
  11. Pogrom Pom Pom

    Yo aprendí los rudimentos de la Llengua en la época de Joan Lerma. Tengo que decir que salvo el primero, que no se metía en polémicas, las demás (profesoras todas) no se cortaban un pelo a la hora de exponer la igualdad valenciano-catalán. Nos mandaba leer libros catalanes, ver películas grabadas de la TV3, etc.
    Cap problema, una media de notable para una persona que a pesar de tener parientes valenciano-parlantes me apañaba en castellano en el 99% de mi vida. Cosas de vivir en una ciudad-dormitorio como Dios manda y no en un poble de esos que hay por ahí.

    En mi humilde opinión, el cientifismo chocó con el sentimiento romántico. El valencià es sentido como idioma propio, ni que sea por el acento o porque moriríamos antes que decir «malgrat» o «doncs». De ahí que el catalanisme siempre necesitara de amplias subvenciones para conseguir adeptos más allá de los círculos académicos.

    Cordialment

    Contestar
  12. jose

    Nate
    Igual que hoy los sudamericanos aprenden inglés para adaptarse a la cultura dominante, hace 1000 años los rurales campesinos castellanos aprendían el andaluz, o español sin más, de los actuales catetos mendicantes de la Bética…
    Piensa que las lenguas generalmente pasan de pueblos más civilizados a menos y no al revés y en las fechas que hablamos en Valladolid solo había dos palabras en el vocabulario que servían para expresar toda la actividad económica y cultural de la zona: «piedra» y «oveja».
    Hay mucha confusión e ignoracia con el andaluz.
    Saludos.

    Contestar

Responder a Nate Fisher, Sr. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: