La Paella RusaTota empastrà

Elecciones Municipales 2011

Caso Alzira: paradigma de dos partidos con caminos divergentes

Corría el año 1991 y el PSPV, de la mano de Francisco Blasco (sí, el hermano del actual conseller de Inmigración y Subvenciones) arrasaba en las urnas en Alzira. El PSPV conseguía el 46,6% de los votos, el PP el 18,5% y el Bloc el 12,1%. Hasta aquí, camino de rosas para los socialistas, que en una “hábil” maniobra política destrozan el grupo municipal y el partido en esta ciudad, Pedro Grande le monta una moción de censura a Francisco Blasco para echarle de la alcaldía y … cuatro años más tarde, en 1995, el PSPV baja 25,7 puntos en las urnas.

EL PP, por entonces, también andaba en líos internos, acuciados por el paso de los años en una oposición sin futuro, hasta que decidieron romper su propio grupo, ya que algunos eran partidarios de darle la alcaldía a los socialistas rebeldes por unas migajas de poder y otros mantenerse fiel a sus ideales y seguir luchando desde sus principios, aunque sea en la oposición. Selección natural.

Veinte años más tarde Alzira vuelve a contar con un alcalde, en este caso alcaldesa, Elena Bastidas, con un marcado perfil político, que ha sabido ganarse la confianza de los ciudadanos. Desde 2003, el PSPV va perdiendo espacio público, ya no sabe ni vender humo, ya no sabe ni vender, pero no hacen nada diferente a su estimado Alarte: pugnas internas de familias por alzarse con cuotas de poder interno que no llevan a ninguna parte, mientras van pasando los meses y los años y el PP va ganando la confianza de los ciudadanos. Hace unos meses le salió a Alborch, el candidato socialista, un contrincante interno que decía contar con el apoyo de Alarte (imagínense), y que además su estrategia para captar adeptos era: mira, tú dame el apoyo y te prometo que si gano el lío interno y luego si gano las elecciones, café para todos, más o menos…

La oposición que el líder de los socialistas alzireños ha desarrollado durante estos años de bancada fría ha sido sencillamente lamentable. Bastidas, la mar de contenta con esta situación, da cariño de vez en cuando a Alborch, pues le quiere, le ama como contrincante, como adversario. Jamás le considerará su enemigo.

Oposición en Alzira. El PSPV endurece sus posiciones

Bastidas ha demostrado tener el talante que anunciaba, pero que no ha tenido, Zapatero. Basta practicarlo, no anunciarlo. No le ha hecho falta a Bastidas ni sacar a la luz auditorías internas que realizó cuando accedió al poder y vio la situación del consistorio.

En las elecciones de 2003 tuvo que centrar su campaña en darse a conocer como alternativa, savia nueva, joven aunque sobradamente preparada (qué original), pero con un bagaje político de cuatro años como diputada provincial y concejala en la oposición del Ayuntamiento. Ahora le conoce todo el mundo a base de pisar la calle. Conoce a la perfección a todos y cada uno de los actores sociales de Alzira, y los integra en su proyecto. A Bastidas le falta población para igualar a Rita, todo lo demás lo tiene. Lo que no tiene Rita, y eso no lo va a poder evitar, son años por delante.

Si la comparamos con Blasco, el alcalde, no el conseller, vemos muchas similitudes y algunas diferencias, de las cuales tres se antojan fundamentales: paz interna en el partido que preside, dominio excelso de los tiempos en política y control de las ambiciones personales.

Respecto al Bloc, hay que alabar su esfuerzo por hacer oposición. Grita mucho pero dice poco. Hace lo que puede, no se le puede exigir más. A este paso, al señor Aranda le van a nombrar “funcionario por oposición”, a juzgar por la cantidad de años que lleva (¿y que llevará?). Aún tendrá suerte y arrastrará votos de los que va a crecer el Bloc a nivel autonómico.

Etiquetas , , , , ,

Compartir

Artículos relacionados

11 thoughts on “Caso Alzira: paradigma de dos partidos con caminos divergentes

  1. Johnny

    Tenia que pasar… y ha pasado. ¿Conforme se acerquen más las elecciones iremos teniendo más artículos hagiográficos sobre alcaldes del PP?

    Contestar
    • Cuixa de pollastre

      Hombre, Johnny, no sé decirte si habrá más. Hasta la fecha, desde luego, no había ninguno. Tampoco me rasgaría las vestiduras porque en La Paella Rusa se hable bien de alguien, por una vez. Yo no sé si en el PSPV estáis ahora en la tesis de que esto lo paga Blasco, Asunción o ambos; pero realmente hay que ser muy diabólicos en el PP para financiar un medio en el que la mitad de los artículos están dedicados a ponerles a parir. Qué fino que hilan, los tíos!

      Contestar
    • Senyor Garrofó

      En la línea de lo que dice Cuixa de Pollastre, hay que añadir sencillamente que, además, hay muchas más cosas por llegar. La Paella Rusa, por definición, es plural. Habrá quien crea que alguien hace cosas bien y lo dirá. Del PP y del PSPV. Y habrá quien piense que tanto gente del PP como gente del PSPV lo hace bien o lo hace mal. Y lo escribirá y razonará. Incluso, a veces, hablaremos de esas extrañas gentes que viven más allá de esos partidos. Lo haremos mejor o peor. Pero de lo que puede estar seguro que lo hacemos sin sesgo previo más allá de las filias y fobias muy personales de cada autor.

      La cuestión es discutir y comentar lo que se dice. Contradecirlo o demolerlo, en su caso. Pero con datos, con razones… Si todo pensamos que se escribe por un sesgo previo, ¿no situamos el debate público ya a priori y desde un principio en el estercolero?

      Así que si tienes información sobre Alzira y cómo la perdió el PSPV a lo que te animo es a que la compartas, bien en estos comentarios, bien enviándonos un texto que, por supuesto, publicaremos.

      Contestar
  2. llangostinet

    En mi opinión, el problema de esta entrada sobre Alzira es que está poco currada. Es débil en su parte histórica: hagiográfica del blasquismo (de los hermanos Blasco) socialista y sin ninguna mención a su sistema de poder en la ciudad y a los excesos de Francisco Blasco en su etapa final en el ayuntamiento, sin ninguna referencia al blasquismo pepero de los años noventa y las sucesivas rupturas del PP local por culpa de los Blasco, las causas profundas de la decadencia del socialismo local (que, aunque pueda sorprender, no tienen nada que ver con Alarte). Y es débil para entender el por qué de la consolidación de la actual alcaldesa a partir de fechas TAN RECIENTES como 2003 (cuando el blasquismo pepero en la ciudad entra en decadencia): algo que no creo que se deba a las especiales cualidades de la persona (que no cuestiono) ni ha su especial habilidad con la gestión de la agenda y los tiempos políticos; creo (y sólo es una opinión) que las causas del fenómeno son más generales y van más allá de Alzira (ocurre en casi todos los ayuntamientos ganados por el PP en las últimas dos décadas, algunos tan cercanos a Alzira como Carcaixent). Por cierto, en lo referente a la labor del Bloc en Alzira (ahora y desde final de los ochenta) ha sido bastante honesta y coherente, en eso el artículo me parece acertado.
    En fin, paelleros, cuando no habláis de las listas del PSPV-PSOE y, salvo contadas ocasiones, se os ve un poco desganados o es ¿limitadamente y sesgadamente informados?.

    Contestar
    • güiskiliqs

      Entonces el caso de Gandía es digno de estudio. Pues el contexto general es el mismo que en Alzira y los resultados han sido bien diferentes. En los municipios se vota al candidato y en las ciudades grandes (podría explicarse el fenómeno de Elx, pero no el de Gandía, a mi entender) y comunidades autónomas tienen más arrastre las siglas del partido político.
      Veremos tras las elecciones cómo, en poblaciones donde el PP no tiene un alcalde carismático (o populista), como por ejemplo Benifaió, los resultados no van a ser tan «de contexto». Lo mismo sucede en L’Alcudia, pero con siglas cambiadas. Por seguir con poblaciones de La Ribera…
      Por otra parte, Alarte mete la nariz donde quiere, pero su responsabilidad llega tanto donde decide meterla como donde decide no meterla.

      Contestar
      • Senyor Garrofó

        Ya que habla Usted de l’Alcúdia, que sepa que hay algo en preparación. Y me dicen, incluso, que hablando bien del PSPV. El problema es que estos de La Paella Rusa se están volviendo Bambis con patas. Hablan bien de gente del PP. Hablan bien de gente del PSPV. ¡Cualquier día se ponen a hablar bien de Zapatero o de Rajoy!

        Contestar
      • llangostinet

        Mira Güiskiliqs, la marca es la marca, y el PP ahora en la CV es una marca potente. Salvo algún desastre puntual, el PP perderá poco o nada, y puede ganar bastante, en las próximas elecciones locales. El ejemplo de Gandia que pones y supongo que conoces, es claro: al margen del carisma y buen hacer de los alcaldes o alcaldesas socialistas en el ayuntamiento, en las últimas tres convocatorias electorales el PSPV-PSOE ha conservado la alcaldia gracias a la división de la derecha y, más concretamente, del PP: hay que recordar que los socialistas gobiernan ahora Gandia gracias al pacto con un partido local fruto de una ruptura anterior del PP. Esa división de la derecha no parece que se vaya a repetir el próximo 22M, por lo menos no con la misma intensidad que en otras ocasiones, y, por eso, a pesar de que Orengo es un alcalde con empuje y su labor aceptablemente buena, las posibilidades del PP de ganar en Gandia son muy altas. A fecha de hoy, claro.

        Contestar
    • General Sherman

      También coincido con Llangostinet y con las críticas generales. Es un texto que se limita a decir lo maravillosa que es la alcaldesa, pero sin profundizar en lo más mínimo. Y el tufillo a asesor que desprende espanta.

      Pero no creo que tenga razón Llangostinet ni Johnnie en que aquí sólo se hable del PSPV, o sólo se hable con conocimiento de causa del PSPV. El PP también ha recibido lo suyo, aunque sea en un número menor de artículos por comparación. Recuerdo los de la Biblioteca Valenciana o el ranking de despropósitos, o lo de la Católica. Por no hablar de los magníficos artículos de Arròs a Banda sobre panes y peces.

      Contestar
      • llangostinet

        No digo que el PP no reciba en La Paella Rusa. Lo que he tratado de decir es que lo que más parece «poner» a los paelleros y a los comentaristas paelleros son los errores (en general, poco discutibles) del PSPV-PSOE, de su preclaro líder Alarte y de los Alarte-jasp-boys encabezados por Josep Lluís Moreno. Y eso, a veces, se nota en algunas entradas. Y, más concretamente, en la entrada sobre Alzira, tratándose de cuna de los Blasco y de un municipio con una rica historia política en las tres últimas décadas, hubiera sido bueno un poco más de dedicación.

        Contestar
  3. Annonymus

    Totalmente de acuerdo con todos los comentarios y con llagostinet. Una entrada floja. Aquí habría que hablar del blasquismo, de cómo funcionaba y por qué lo hacía tan bien y con tanta eficacia, de la moción de Grande, de cómo se coció, de la llegada del PP, del equilibrio inestable con UV y los restos del blasquismo.

    En vez de eso, pareciera que Elena Bastidas fuera una heroína popular, aclamada por el pueblo debido a su gran saber y buen hacer político. Y nada más lejos de la realidad, como cualquiera mínimamente informado sabe.

    Contestar
  4. desempleado

    Me parece que la alcadesa de Alcira se parece al de Mislata. Modelo de alcalde «tipo» del pp. Todo apariencia, nada sustancia.

    Contestar

Responder a Johnny Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: