- No se trata de hacer leer - https://www.lapaginadefinitiva.com/aboix -

¿Mejor en Cuba?

Por lo extremadamente poco habitual, cosa que conviene recordar desde un primer momento, me ha llamado mucho la atención comprobar que hay cierta comprensión básica sobre los derechos humanos y la dignidad del individuo más desarrollada en quienes mandan en Cuba que en nuestro ordenamiento jurídico. No conozco los detalles del caso, pero llama la atención que una dictadura asuma los costes de que se le mueran presos políticos [1], que a la vista está de que son y van a ser muy considerables, antes de intervenir forzando la libertad y la integridad física de quien ha decidido dejar de comer, mientras que en España, al menos hasta fechas recientes (no sabemos cómo habría quedado el asunto Haidar si la huelga hubiera seguido adelante, aunque parece que algo se movía en el sentido de respetar la voluntad expresada [2] de manera firme por la persona en huelga), ha primado de manera escandalosa una lógica que, amparándose en un supuesto respeto a la vida humana, primaba de manera escandalosa la razón de Estado [3].

Evidentemente, como decía al principio, de cada 1.000 parcelas relacionadas con la garantía y protección de los derechos humanos es muy probable que España dé a Cuba 1.000 patadas en 999 de ellas. Precisamente por eso habrá que pararse a analizar que incluso ellos sean más respetuosos con decisiones libres de presos o personas que protestan frente a decisiones políticas en este tipo de casos de lo que hemos venido siendo nosotros.

Comments Disabled (Open | Close)

Comments Disabled To "¿Mejor en Cuba?"

#1 Comment By Jordi P. On 27 febrero 2010 @ 12:19 pm

Si entiendo correctamente tu planteamiento es que en España se debería respetar la voluntad de la persona que decide hacer huelga de hambre hasta el final. Si no estoy equivocado en España existen responsabilidades legales para las personas que asisten o ayuden a una persona a suicidarse. ¿No se tendría que cambiar también el tratamiento legal del suicidio en general para introducir un cambio como el que propones? Es decir no veo lógico que a una persona le pueda caer un paquete por respetar el suicidio de alguien y en cambio el estado pueda quedarse contemplando como muere alguien a su cargo.

#2 Comment By Hynde On 27 febrero 2010 @ 6:08 pm

Yo no estoy del todo de acuerdo en que deba respetarse esa voluntad HASTA EL FINAL, creo que el Estado debe proseguir con la obligación de velar por ciertos intereses de la persona (ej huelgas de hambre), aunque desgraciadamente eso suponga coartar o limitar la voluntad de dicha persona. La tesitura es siempre la ponderación o cuál es el derecho que prevalece entre ambos dos.
Nuestro Estado (prefiero denominarlo así)quizás limite en la ocasión de Haidar su libertad, pero en cuanto al conjunto de derechos y garantías que aquí nos protegen, me quedo con eso.
La cuestión del suicidio es algo bastante diferente. No siempre tiene que caer un «paquete» por respetar la decisión de alguien de acabar con su vida.

#3 Comment By AAPR On 28 febrero 2010 @ 1:55 am

Particularmente, creo que no debe primar en el caso cubano ningún fundamento ético-legal, sino una mera cuestión de pragmatismo político, una manera «políticamente correcta» para acabar con otro opositor y que se traduce irónicamente, en el ahorro de medios que este tipo de muertes implica (nada de las desapariciones ni fusilamientos a los que nos tienen habituados) y la coartada para hacerse ver internacionalmente como respetuosos de las garantías y derechos individuales (jajajajajajjaa)…
Si esta pregunta fuese ética y legalmente pertinente, ¿por qué un régimen como el castrista se preocuparía en garantizar este tipo de libertades cuando ha dado muestras, sobradamente, de que le importan un bledo los derechos humanos?
Uds. españoles, deberían hacerse otro tipo de preguntas éticas más pertinentes, como si es justo que naciones democráticas no se promulguen ni tomen medidas adecuadas con respecto a la violación de los derechos humanos…Vean hacia abajo, a sus primos de Guinea Ecuatorial, sumidos en una vergonzosa y criminal tiranía desde hace unos cuarenta años…A ver si no sienten asco y les dan una mano…

#4 Comment By Hynde On 28 febrero 2010 @ 2:48 pm

AAPR, totalmente de acuerdo contigo.

Salu2

#5 Comment By Nacho Pepe On 28 febrero 2010 @ 7:35 pm

Jordi P., no entiendo qué tiene que ver las responsabilidades legales de una persona que «ayude o asista en un suicidio con alguien que se limite a «respetar el suicidio de alguien».
Mientras tú no intervengas, nadie va a juzgarte por haber respetado el deseo de alguien de quitarse la vida.
Es evidente que esto tiene consecuencias muy graves para quien no es capaz de hacerlo por sí misma, pero en eso la ley es coherente y nadie te obliga a salvar a quien hace una huelga de hambre como no te obliga a hacerlo con quien se tira al vacío (¿o te puede caer un paquete por quedarte mirando?).

#6 Comment By josé luis On 28 febrero 2010 @ 8:19 pm

!Muchísmo mejor, si señor!.

Me parece increíble esta loa a la actuación del régimen comunista de Cuba en «este caso».

Si lo de la comprensión básica sobre los derechos humanos y la dignidad del individuo más desarrollada en Cuba que en nuestro ordenamiento jurídico ya es sorprendente, lo de intervenir forzando la libertad e integridad física me ha dejado anonadado.

Pensando básicamente en que a ese hombre parece ser que le sometían a torturas de diferente tipo, que digo yo igual han tenido algo que ver en «su decisión» de no comer hasta morir. Si se puede hablar de decisión cuando a las personas se les pone en el borde del precipicio y se les induce a que se tiren o directamente se les da un empujoncito.

Y eso por no entrar en temas como lo del derecho al suicidio ( ¿ a partir de qué edad?, meloexpliquen), o esa «doctrina del propio cuerpo» ya expuesta en tu artículo anterior.

Y dicho en tono amable: !si vas a resultar ser un liberal!.

#7 Comment By tokland On 28 febrero 2010 @ 8:46 pm

La verdad es, Andrés, que no me parece una reflexión especialmente acertada. En primer lugar la comparación que haces (que tampoco es central en tu argumento, cierto) con el caso Haidar no es pertinente: Haidar se encontraba en libertad mientras que Orlando Zapata estaba encarcelado. Como es obvio, un preso se encuentra bajo la custodia y responsabilidad del estado, y al igual que se le limitan todo tipo de libertades, se le puede limitar su derecho a morir voluntariamente por inanición. Ésa es la política que se sigue en España y por eso se alimentó por sonda intravenosa de forma forzada a De Juana Chaos cuando llegó a un punto crítico.

¿Nos parece esto bien? pues es un tema debatible y doctores tiene la iglesia, pero a diferencia de ti me cuesta verlo como anti-democrático; me parece -llámame simplista- hasta cierto punto lógico y legítimo: «ahí dentro, entre estas paredes, donde todo es mi responsabilidad, no se muere nadie».

Dicho esto, coincido con AAPR. Estamos ante un elefante gangrenado, ¿y nos fijamos en qué tal le lucen las uñas?. Que sí, que podemos hacer reflexiones terriblemente afiladas sobre la pedicura del animal, pero no me parece un debate especialmente relevante en este caso. A ver si por cada preso político que se muera en sus cárceles vamos a tener que sumarle un punto al índice democrático de Cuba.

#8 Comment By Bunnymen On 1 marzo 2010 @ 10:49 am

Nacho Pepe,

“nadie te obliga a salvar a quien hace una huelga de hambre como no te obliga a hacerlo con quien se tira al vacío”

Si por ejemplo estamos obligados por ley a asistir en la medida de nuestras posibilidades a una persona que ha sufrido un accidente en carretera, ¿no es igual en el caso de una persona que intenta suicidarse?.
Es decir en el caso de ver que alguien trata de saltar al vacío ¿No esta penada la omisión de auxilio ya sea directamente (agarrándole) o indirectamente (llamando a servicios de emergencia)?

#9 Comment By Jordi P. On 1 marzo 2010 @ 11:46 am

Nacho,

Debo reconocer que no tengo claras las responsabilidades legales por el hecho de evitar o no un suicidio. Si tu llegas a una casa y encuentras al dueño desangrándose porque se ha autolesionado y no avisas a los servicios de emergencias o intentas salvarle la vida, no sé seguro si puedes tener problemas legales. Este es el paralelismo que intentaba plantear, ya que el estado si tiene custodia de un preso estaría en una situación similar.

Tal vez no me he sabido explicar pero lo que planteaba era una consulta en el sentido de que tal vez legalmente el estado tiene la obligación de evitar que se cometa un suicidio. No era mi intención opinar en un sentido u otro ya que no tengo una postura clara.

#10 Comment By piterino On 1 marzo 2010 @ 12:37 pm

A mí no me parece acertado llevar la discusión al terreno de los derechos humanos, la libertad individual o el respeto del Estado a decisión alguna de la persona.
Así que, a ver, uno en Cuba no puede formular una crítica constructiva y respetuosa a una decisión de Castro, o, mucho menos, al régimen político del Estado, so pena de cárcel, degradación pública y trato infamante; pero sí puede decidir libremente morirse de hambre bajo la tutela del Estado, sin que éste se atreva a entrar en un ámbito tan personal de la esfera privada.

Pues no lo termino de ver por ahí, la verdad.

Un saludo.

#11 Comment By Andrés Boix Palop On 1 marzo 2010 @ 4:20 pm

Una aclaración primero: en España la no asistencia a un suicida hace años que no es delito. Si bien el Código penal de la dictadura castigaba, incluso, el propio acto suicida (obviamente, sólo podían penarse tentativas) la evolución posterior ha ido despenalizando actuaciones. Primero, el suicidio. Luego, la llamada «eutanasia pasiva» (es decir, no hacer nada mientras alguien se deja morir) e incluso, por vía de la expansión interpretativa de lo que es la misma, algunas vertientes de eutanasias más activas (actuaciones paliativas para reducir el dolor que pueden coadyuvar con la aceleración del proceso o, como mínimo, con su no ralentización). Sigue penada, en España, la eutanasia activa, esto es, ayudar a alguien activamente a morir.

Respecto del tema más central, la comparación con Cuba, ya he dicho que no conozco los detalles. Pero que, entendiendo como entendemos todos que a los Estados no les hace demasiada gracia que se les mueran los presos (si se les quiere ajusticiar, y más en un país como en Cuba, se les ajusticia «por lo legal», caray) y que la «razón de Estado» aconseja salvar a los presos políticos que se ponen en huelga de hambre, pues me llama la atención que precisamente en Cuba dejen que se mueran y aquí no. Estoy bastante seguro de que la razón de que esto sea así, que como digo desconozco, es bastante más chunga que el mero respeto a la libertad individual. Pero, aún así, y desconociéndola, me llama la atención la situación. Precisamente por lo paradójica.

#12 Comment By Nacho Pepe On 1 marzo 2010 @ 9:56 pm

Que digo yo que después de leer ciertos textos desde Cuba se me ha ocurrido que nos hemos tragado todos eso de «preso político» sin chistar.
Y que todos sabemos lo muy neutrales que son nuestros medios con lo que ocurre en ciertos (si no todos) países latinoamericanos.
Y que yo no entro ni salgo porque ni he estado en Cuba ni puedo opinar del tema, pero me sorprende que nadie ponga en duda que el tipo era preso de conciencia. A mí me ha hecho pensar, sólo lo digo para que los no fanatizados en uno u otro sentido se lo planteen también, vniendo la noticia de quien ha venido (medios occidentales).

#13 Comment By AAPR On 2 marzo 2010 @ 12:09 am

Saludos a todos, desde Venezuela…Sr. Andrés, parte de un error cuando indica: «entendiendo como entendemos todos que a los Estados no les hace demasiada gracia que se les mueran los presos»…Presupone que todos los Estados participan de la misma vocación democrática que contempla el respeto a los derechos humanos fundamentales…Obviamente, esto no es así, y de allí que los principios ético-legales que pudieran privar en España nada pinten en Cuba…
Luego: «(si se les quiere ajusticiar, y más en un país como en Cuba, se les ajusticia “por lo legal”, caray)»…Pues, acá, sabiendo que nada importa la opinión internacional y que no hay mayores penalidades que puedan ser acarreadas para la nación por este tipo de conductas delictuales, bandoleras y acostumbradas del régimen castrista, la consecución de la meta -erradicación de la disidencia- no hace mayor diferencia entre sus métodos…Que, por mera casualidad, esta circunstancia se presente como un dilema para una verdadera democracia, es algo totalmente fuera del contexto cubano -no así tal vez del español, o de cualquier país de Europa Occidental-…
Puedo coincidir con Ud. en que llame la atención esta situación…sin embargo, sólo la logro entender que una penosa coincidencia o incluso, como una desagradable y cruel broma…(es conocido por todos el manejo cínico que se hace en estos casos sobre la suerte de los disidentes en Cuba)
Saludos Heynde

#14 Comment By Nacho Pepe On 2 marzo 2010 @ 1:20 pm

El tema de que era «preso de conciencia» lleva el sello de garantía de Amnistía Internacional…
Supongo que eso acaba con la discusión.

#15 Comment By josé luis On 2 marzo 2010 @ 1:44 pm

Por supuesto Willy Toledo, es la malvada prensa «occidental» siempre jodiendo.

¿Por qué nadie entre los perversos medios de comunicación capitalistas se ha hecho eco de la verdad descubierta por Castro y Chávez de que la culpa del terremoto de Haití fue de los EEUU?. Sí, sí… que estuvieron probando con submarinos armas muy sofisticadas en las costas caribeñas. Armas para provocar terremotos. Haití solo ha sido una prueba del destinario futuro que sería Irán.

La información es de primera mano, que viene de los rusos.

¡Hasta la victoria!

#16 Comment By Yopino On 2 marzo 2010 @ 1:51 pm

Que repugnante es todo esto ,un hombre a muerto por la desesperación a la que le ha llevado este régimen asesino y aquí los progres se enzarzan en discusiones sobre la forma ,y lo exquisito que es el régimen a la hora de respetar el derecho ,el único derecho que les queda ,el de morir .
Claro que si hombre ,en eso los Castro ,no Cuba ,nos supera ,ellos la muerte la tienen asumida como un derecho que ellos se encargan de distribuir.
Incluso se la dan a un tipo que ni siquiera es un intelectual ,es un simple obrero sin conciencia probablemente sin cultura ,que no tiene opinión propia influenciado por los sucios capitalistas que le han llevado a renegar del paraíso comunista y de su benefactor régimen. Un sucio delincuente (negro) que porque le han tratado como una mierda se cree con derecho a denunciar con su gesto la inhumanidad de ese régimen.
Esto es lo típico de esta cobarde progresía ,desacreditar a la victima ,deshumanizarla o justificarlo todo por el fin .
Los “intelectuales “que alimentan a la bestia ,los que justifican la opresión y el asesinato , en nombre de sus sueños y de su buena conciencia , los niños mimados de la bestia capitalista, que juegan a libertadores del pueblo sin mancharse las manos mientras ellos sufren la pesadilla ,son culpables, los peores culpables ya que le robáis al muerto hasta lo que no ha hecho Castro ,la dignidad de su ultimo acto de protesta y rebeldía ,lo único que le quedaba su vida .

#17 Comment By Nacho Pepe On 2 marzo 2010 @ 5:13 pm

Yopino, macho, tómate la pastilla que te está subiendo la tensión.
Sólo he querido plantear una duda razonable, y luego he encontrado una respuesta más o menos relevante y he compartido ambas con todo el mundo.
Si fuéramos progres de verdad nos hubiéramos enzarzado en discusiones más bien sobre las decenas de miles de muertos de la derechona Colombia, con sus miles de militares estadounidenses (lo digo con conocimiento de causa, hace poco estuve en una charleta de unos marxistas de libro y no veais qué chapa con Colombia):
[4]
[5]

Pero como somos unos progretillas de salón nos limitamos a hablar de un solo muerto cubano simplemente porque los medios españoles llevan dos días dando vueltas sin parar al tema.
Y para reconducir el tema a la cuestión que plantea Andrés, supongo que por usar el principio de Hanlon, el régimen no andaba muy atento a lo que pasaba en las cárceles y el muchacho simplemente se les murió olvidado…

#18 Comment By pepito71 On 2 marzo 2010 @ 5:44 pm

El mero hecho de comparar la aplicación del Derecho legítimo de un estado democrático con la supuesta aplicación del derecho en una dictadura, da asquito.

Yo sí he estado en Cuba, sí tengo familia allí, sí he vivido en la Habana, sí he visto cómo viven los cubanos.

Sólo puedo decir que Willy Toledo es un auténtico gilipollas. Y que Cuba es una dictadura abyecta donde no se respetan los derechos humanos fundamentales, como el derecho a reunión o a expresar tu opinión, a pesar de la interpretación que me ha parecido que subyace en el razonamiento del artículo y que creo que es estúpida.

Saludos.

#19 Comment By AAPR On 2 marzo 2010 @ 6:36 pm

Esto lo ha dicho Nacho Pepe:
«Que digo yo que después de leer ciertos textos desde Cuba se me ha ocurrido que nos hemos tragado todos eso de “preso político” sin chistar.
Y que todos sabemos lo muy neutrales que son nuestros medios con lo que ocurre en ciertos (si no todos) países latinoamericanos»

Dios mío…pero si tiene toda la razón… obviamente resulta ser mucho más ajustado a la realidad una declaración como la siguiente, de, no podía ser otro, Fidel Castro:

«»En nuestro país jamás se ha torturado a nadie, jamás se ha ordenado el asesinato de un adversario, jamás se ha mentido al pueblo», ha asegurado el expresidente Castro, primer secretario del gobernante Partido Comunista.»
[6]
No joda….

#20 Comment By josé luis On 2 marzo 2010 @ 9:45 pm

Yo también he estado en Cuba y sí, Willy es aborrecible desde un punto de vista ético.

#21 Comment By maria On 4 marzo 2010 @ 3:17 am

¿Por qué titulas con la esencia sobre la que: «no conozco los detalles»? Eso se llama provocación gratutita.

#22 Comment By Andrés Boix Palop On 4 marzo 2010 @ 8:43 am

Respondo a María con la esperanza de que eso sirva para dar réplica también a algunos comentarios de otras personas:

Titulo así, María, porque una de las funciones de este blog es, justamente, provocar. Dejo a los lectores, en este caso a ti, juzgar si es gratuita o no. Pero una de las cosas que persigo escribiendo aquí sobre cuestiones relacionadas con el Derecho es, precisamente, resaltar matices y contradicciones que, en ocasiones, van contra las visiones más dominantes. Vamos, provocar, que dices tú. Creo que es una función esencial que nos corresponde, entre otras muchas (defender a poderosos, ganar dinero, hacer trampitas, colaborar con la consolidación de las estructuras de poder dominantes en una sociedad, garantizar los derechos de quienes no tienen dinero de manera gratuita, luchar por las libertades de todos, usar una jerga lo más incomprensible posible…), a los juristas. Y como algunas de las que he mencionado tienen siempre más voluntarios que otros para ponerse a ello, y yo tengo la suerte de que esto de provocar me gusta, pues en este humilde bloc nos dedicamos a lo de la provocación.

#23 Comment By pepito71 On 8 marzo 2010 @ 6:41 pm

Si quieres provocar, pero de verdad, te sugiero que escribas esto mismo trabajando en Cuba.