- No se trata de hacer leer - https://www.lapaginadefinitiva.com/aboix -

El derecho y el revés

El Derecho y el revés [1] es el título de un libro que escribieron al alimón hace unos años, a partir de correspondencia cruzada con reflexiones sobre el mundo del Derecho y la actividad jurídica en general, Alejandro Nieto y Tomás-Ramón Fernández. Como muchos de mis colegas recomiendan, a mi juicio con buen gusto, su lectura, existe la posibilidad de obtener resúmenes del mismo bastante detallados allí donde los buscan nuestros alumnos [2].

Pues bien, desde hace unos días El derecho y el revés [3] también es un blog sobre Derecho constitucional enormemente instructivo, entretenido e informativo que le debemos a Miguel Presno, Profesor de Derecho constitucional en la Universidad de Oviedo. Darse un paseo por allí es altamente recomendable. Quien esto escribe acaba de enterarse gracias a él, por ejemplo, de que el Tribunal Supremo de California se lo ha currado [4] y ha anulado la ley de ese estado que consagraba al matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, impidiendo con ello la existencia del matrimonio homosexual. También he podido disfrutar de un original trabajo [5] donde, exponiendo con sencillez y sentido del humor conceptos clave del Derecho constitucional, se hace un recorrido por su tratamiento cinematográfico trufado de anécdotas históricas ciertamente jugosas, como la que se refiere al sufragio censitario y las dudas que generaba en Franklin hasta qué punto podía entenderse que éste se reconocía más bien a ciertos animales domésticos antes que, en puridad, a sus propietarios. Por último, y por dar una idea del tipo de contenidos del blog antes de recomendar que, sencillamente, se pasee uno por allí, podemos seguir el rastro de la anécdota de Benjamin Franklin, citada también en otro trabajo [6], una reflexión muy necesaria sobre las paradojas de nuestra pertinaz negativa a contemplar la conveniencia de que los extranjeros que viven en España voten de acuerdo a lo que son: ciudadanos que viven, trabajan y comparten con nosotros responsabilidades e intereses derivados de que las cosas vayan de una forma u otra.

En definitiva, y como ya es tradición en este bloc, me es muy grato dar cuenta de este descubrimiento y animo a todos a quienes interesen estas cuestiones a difundir y colaborar con Miguel Presno. De paso, claro, le doy las gracias por el esfuerzo y lo mucho que nos va a aprovechar a los demás. Y, como siempre también, aprovecho para pedir a cualquier lector que sepa de blogs jurídicos que no tengamos controlados en la parroquia de No se trata de hacer leer que nos ilumine y recomiende espacios de debate y reflexión en torno al mundo del Derecho que pueda conocer y juzgue atractivos. En esta entrada [7] ya se esbozó una pequeña lista.