Catar 2022 – Los rivales de la Roja (III): Japón

En un país cuya ignorancia hacia Japón es abisal, nosotros destacamos con luz propia: nuestra ignorancia es ligeramente menos abisal porque una vez nos leímos un libro. Ya ven, menuda sofisticación, que ni siquiera hemos tenido que recurrir a Oliver y Benji. Sí, aún así tampoco es que el nivel sea nada del otro jueves, pero nos consuela pensar que nuestros equivalentes de la Muy Honorable y Definitiva Página Para Resumir Todo Bajo el Cielo y Sobre el Mar habrán hecho su artículo con una mezcla de tópicos de Franco, el Real Madrid, los toros, el flamenco y -confiamos- Chiquito de la Calzada.

 

“Este es un delantero pecador que gritaba Al Ataquerrrr pero que falla más que lo monstruos de Neon Génesis Evangelio de Hasta Luego Lucas.”

 

El partido no sé si lo veré, supongo que sí. La verdad es que ya pequé el domingo, viendo la performance de la Roja contra Alemania, con un resultado que ciertamente habríamos firmado antes del Mundial, pero donde también pudimos apreciar que en la Selección falta mentalidad ganadora: si vas por delante, no puedes dejarlo escapar. Pero bueno, viendo el poco entusiasmo que despiertan todos los demás favoritos, aún podemos soñar y todo.

 

El rival

Japón es una selección top en Asia, de modo que se libró de la primera ronda de clasificación. En la segunda marcó 46 goles en 8 partidos, incluyendo 20 goles a Mongolia en dos partidos y 12 a Myanmar. Tras el imperial paseo, llegó la hora de la verdad en la tercera ronda, y aquí ya sufrieron un poco más, quedando segundos tras la troupe juerguista de Arabia Saudí, por culpa de un empate contra Vietnam en el último partido (Vietnam acabó última del grupo y no se jugaba nada, pero ya saben, los pérfidos comunistas y su uso de la Memoria Histórica motivaron a los vietnamitas a humillar a la antigua metrópolis colonial en su propia casa).

 

“Por toda la escuadra, Oliver y Benji.” “Sí, pero seguís siendo pobres como ratas.” “Dijo el que perdió contra los narices largas americanos.” “Al rollo: ¿al menos estamos de acuerdo en que no nos gustan los chinos?” “Ni se pregunta.”

 

Estilo de juego

Pues como todo lo japonés: profundamente apasionado bajo un barniz de exquisita educación. O eso dicen los prejuicios, no sé, a mi me sacan de las bandejas de sushi del Mercadona y me pierdo. No perdonan contra los flojos (salvo cuando estos son pérfidos comunistas), y tienen un elevado número de jugadores de la Bundesliga, así que no es descartable que esto parezca un partido contra el FC Schalke: tíos que parecen robots porque corren sin cansarse, y comentaristas televisivos españoles incapaces de pronunciar correctamente el nombre de ningún jugador. Por otra parte, logré hacer el sacrificio de ver un resumen de 5 minutos sobre su partido contra Alemania y tampoco me parecieron tan buenos. ¡Si perdieron contra Costa Rica!

 

Terrible afrenta a los kami.

 

Estrella

Ya se lo imaginan: los que juegan en España. Que son dos, Take Kubo en la Real Sociedad, y Gaku Shibasaki en el Leganés, que está en Segunda, pero se encuentra geográficamente más cerca del equivalente futbolístico a las Bolas de Dragón: el Santiago Bernabéu. Además, le marcó dos goles al Real Madrid, señal de poderío.

 

Homenaje a Rod Stewart

Maggie May, sobre el amor de un muchacho por una mujer mayor, similar a lo que siente parte de la derecha española por un país que aspiró a comerse el mundo en pleno siglo XX, mantiene a un monarca divino con título de emperador, sigue usando (muy discretamente) la pena de muerte, trata a sus mujeres como si el país entero fuese un set de Pablo Motos, y no pide perdón por nada. Si encima fueran católicos Abascal ya se habría operado los ojos para tener pliegues epicánticos.

 

Nuestra propuesta al Comisario Político de la Anti-España

Fun Fact: los simpáticos señores que fundaron la Legión Española y luego le dieron tan provechoso uso, José Millán Astray y Francisco Franco Bahamonde, lo hicieron tomando como ejemplo a los samuráis japoneses y su código del Bushido. Como los samuráis españoles, al contrario que sus hermanos nipones, han ganado en todas las guerras que han participado (y si era contra civiles, por goleada), no puede caber duda de la estrategia a seguir: todos con tatuajes, barbas y camisetas abiertas hasta el ombligo, sustituir la Marcha Real por La Muerte No Es El Final, y alinear como delantero centro a la cabra de la Legión, intocable símbolo nacional nipón. O alternativamente salir timoratos buscando el empate y pasar de carambola, no sé, lo que diga Mariano Rajoy.


Compartir:

»

  1. Comentario de L RON (30/11/2022 19:46):

    De momento mejor papel que Alemania han hecho los de la selección.Favorito yo no veo a nadie.

    Además , si hacen falta refuerzos siempre podemos llamar a Antonio, como hizo Silvestre (uno que sabe).

    https://www.youtube.com/watch?v=CHJ_45T-EUA

    Que nos echen un galgo los nipones

  2. Comentario de Tartamundos Trotamudo (02/12/2022 09:31):

    Lo mejor del enfrentamiento hispano-nipón de ayer fue el duelo Kubo vs Balde.

  3. Comentario de Hoygan (02/12/2022 12:10):

    Visto el espectáculo de ayer contra Japón, y como nos libramos de milagro contra Alemania, nos vamos a comer la full contra Marruecos. Igual que en 2018, “el lado fácil del cuadro” rebuznan hoy en la prensa patria…

  4. Comentario de tabalet i dolçaina (02/12/2022 12:37):

    Yo estoy con este Mundial en un proceso de Doctor Jackie y Mister Hyde. Por un lado como siempre deseando que la selección haga el mayor ridículo posible como en Rusia’18; y por otra parte disfrutando de la rabia mal disimulada que produce Luis Enrique en la prensa facha madridista y por tanto deseando que haga un buen papel y que les joda a Chiringitos&PacosGonzales varios.
    Ceterum censeo Carthaginem esse delendam. EL Mundial de Qatar es una mierda y una vergüenza.

  5. Comentario de emigrante (02/12/2022 15:37):

    Si a los europeos les da tanta vergüenza jugar en un país tan homófobo y misógino lo mejor es que se vayan a casa lo antes posible y dejen jugar a otros que parecen tener conflictos morales. Sería más coherente y menos hipócrita que discutir sobre si llevar brazaletes o hacerse la foto con la boca tapada.

    Yo en este mundial estoy con irán. Con la selección, no con el país o su gaobierno.

  6. Comentario de Lluís (02/12/2022 19:35):

    Lo suyo, si tanta vergüenza da, habría sido que algún futbolista o algún técnico se negase a ir. Ponerse un brazalete o hacer alguna gesticulación al salir al campo está muy bien, pero si de verdad te importan algo los derechos que dices defender, te haces objetor de conciencia o algo parecido. O si no quieres complicarte la vida con sanciones, le dices a la federación que te molesta mucho la rodilla y no puedes ir, seguro que el club que te paga el sueldo aplaude el gesto, aunque sólo sea por el riesgo de que vayas al mundial y te rompas la rodilla de verdad.

    Eso si, un España-Marruecos molará. Sobretodo, en sitios como Ceuta y Melilla.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI