Fin de ciclo también en el Botànic

En julio de 2011, el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció la convocatoria de Elecciones Generales para el mes de noviembre; un adelanto electoral de cuatro meses respecto de lo inicialmente previsto, en marzo de 2012. Previamente, en abril de ese mismo año, ya había confirmado que no se presentaría a la reelección. Entre un anuncio y otro, el PSOE se llevó un singular varapalo en las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2011, que fueron también las de la aparición fulgurante del movimiento del 15M.

En realidad, el final de la segunda legislatura de Zapatero se había producido justo un año antes de eso, cuando se acabó abruptamente cualquier ilusión de capear la crisis económica provocada por el estallido de la burbuja inmobiliaria a base de gasto público. El “decretazo” de mayo de 2010 certificó el divorcio entre el PSOE y parte de su electorado, que en los años sucesivos buscó alternativas. Y la primera alternativa de todas ellas, antes de irse a la abstención (o al PP, en noviembre de 2011), fue Compromís. Este partido, creado a partir de la combinación entre el Bloc y la escisión de Esquerra Unida que acabaría siendo Iniciativa del Poble Valencià, liderada por Mónica Oltra, había logrado mucho protagonismo en la legislatura anterior como azote de la corrupción y los excesos del PP (que, a su vez, obtuvo su mejor resultado electoral precisamente en 2007, y experimentó cierto descenso en 2011). Prácticamente ninguna encuesta vaticinaba su entrada en las Cortes, pero lograron entrar con holgura [acceso al artículo completo]


Compartir:

»

Nadie ha dicho nada aún.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI