El chiringuito de la Superliga: la última chapuza de Florentino Pérez

La reacción de Franco ante la fundación de la OTAN sin España (que, en algunos planes estratégicos occidentales, entonces y más adelante, se veía como la última línea de defensa en una eventual invasión soviética; tratar de resistir al Ejército Rojo en los Pirineos) fue airada. En unas declaraciones al periodista radiofónico de la NBC Hans von Kaltenborn, afirmó que la OTAN, “sin España, es como una tortilla sin huevos”. Todo muy testosterónico, como cabría imaginar.

Algo así pensé al ver que la nueva Superliga no incorporaba de inicio, como miembro fundador, a mi equipo, el glorioso Real Zaragoza. Tal vez parezca poco apropiada esta pretensión, teniendo en cuenta que el Zaragoza lleva diez años en Segunda División y esta temporada lucha por no descender al pozo de la Segunda B. Pero tengan ustedes en cuenta que, a fin de cuentas, en el proyecto original de Superliga había equipos como el Tottenham Hotspur inglés que ha ganado, más o menos, similar número de títulos internacionales que el Zaragoza (no, no son “cero títulos”, sino un número muy superior) [acceso al artículo completo]


Compartir:

»

Nadie ha dicho nada aún.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI