- La Página Definitiva - https://www.lapaginadefinitiva.com -

Ucrania para tertulianos

En LPD sabemos lo que hay que saber sobre Ucrania [1], o como se diga. Nos gustaría poder decir que nuestro nivel de compromiso con el rigor informativo alcanza hasta el punto de haber pasado un fin de semana en el país (como ya hiciéramos en nuestro análisis de Túnez [2]), pero la verdad es que nunca hemos estado allí.

Sin embargo, conviene recordar algo importante. Y es que en 2012, en el estadio olímpico de Kiev, La Roja logró su segunda Eurocopa consecutiva [3] (tres en total), con un apabullante 4-0 a Italia que hizo las delicias de los aficionados [4]. Y digo yo: ¿cuántas Eurocopas han ganado todos esos “especialistas” que se han pasado veinte años estudiando Ucrania, o viven allí? ¿Eh?

La situación en Ucrania es muy complicada, pero nos hemos leído unos cuantos periódicos españoles, hemos puesto la oreja en el bar, y nos hemos mirado de arriba abajo el TL de Hermann Tertsch en Twitter. A veces pillábamos algún texto largo, a menudo escrito en raro, con mapas y gráficos y cosas así. Que si el Imperio Austro-Húngaro, que si la II Guerra Mundial… #boring. Así que, resumiendo: en Ucrania hay buenos y hay malos. Los buenos son los de la zona occidental, que quieren unirse a la UE para escapar de Rusia. Son modernos, dinámicos, y progresistas (de esos progresistas nacionalistas de los años 30 que montaban pogromos contra los judíos [5], por fachas). Creen en la modernidad y en el espacio de coprosperidad ciudadana, de solidaridad, de dignidad, que propone la UE. Y, por encima de todo, creen en la democracia.

Distribución idiomática (2009)

Por desgracia, no son los únicos que están ahí, en Ucrania. Hay una horrible zona en el Este en la que hablan ruso, llena de fábricas y de zonas turísticas, muy pobre y atrasada (a diferencia de la zona occidental, que no es que sepamos muy bien a qué se dedica, pero es más rica, por su cultura del esfuerzo, y eso), que en lugar de mirar a la UE tiende a mirar a Rusia, y vota en consecuencia. Y votan muy, muy mal. ¡Figúrense que le dieron la mayoría a uno de ellos!

Elecciones parlamentarias de 2012. Distribución del voto por distritos

Por eso, cuando en Kiev y en otras ciudades (sobre todo de la mitad buena) se organizan una serie de manifestaciones de protesta contra el Gobierno, que es corrupto y autoritario, rápidamente se nos ha informado a los tertulianos de guardia de que lo que estaba en juego era la democracia misma en Ucrania. ¡Un gobierno autoritario y corrupto en Europa del Este! ¡Hasta aquí podríamos llegar! Por favor, que vuelva Yulia Timoshenko. Que vuelva la revolución naranja para proporcionarnos un moderno entorno de corrupción, autoritarismo y mecenazgo de Occidente.

Las manifestaciones eran legítimas muestras de discrepancia ante un Gobierno autoritario (nada que ver con el 15M y demás, que lo único que hacen es perturbar el comercio); lo mismo puede decirse de la toma y ocupación de diversos edificios oficiales: una revolución contra “el oficialismo”, que es como hay que denominar siempre a los Gobiernos malos; nada que ver con la barbaridad extremista de “Toma el Congreso” [6] y cosas así. el arreglillo con el que se han cepillado al presidente prorruso y la oposición ha tomado el poder no es sino la opinión pública en movimiento, a diferencia de los afanes totalitarios que de cuando en cuando padecemos en España (sí, en ESPAÑA, qué pasa) cuando los catalanes se ponen a montar referendos por su cuenta; ¿y qué decir de la solución arbitrada desde las mejores cabezas pensantes de Occidente? Pues si no se llevan bien y, por encima de todo, si los que no nos caen bien son más y ganan las Elecciones, pues habrá que dividir el país en dos. Lo partes por la mitad, y arreglado [7].

Eso es lo más civilizado, lo más razonable, cuando un país no está totalmente cohesionado. ¡Dos países! Si, pongamos por caso, una parte de un país, por razones étnicas, lingüísticas, culturales, económicas, o por lo que sea, no está a gusto conviviendo con la otra… haces dos. Un referéndum de autodeterminación, o algo. Por la libertad. Como en Chequia-Eslovaquia, Kosovo y en otros países del Este donde se pueden habilitar estos avanzados procedimientos de democracia plena.

Luego han salido por ahí los líderes espirituales de la izquierda española, que parece a veces que estudiaran en la misma escuela de tertulia que nosotros, diciendo que si aquí hay una conspiración EEUU-UE para quedarse el gas y joder a Rusia [8], y que la revolución naranja la montó la CIA. Como si estas cosas se hicieran por intereses espurios, y no en defensa de la democracia. Y como poniendo en duda las impecables credenciales democráticas de los partidos de la oposición, que por algo se oponían al tirano, digo yo.

Sí, vale, se ha ilegalizado, en dos regiones controladas por los buenos, al partido comunista y el Partido de las Regiones [9] (el de Yanukovich, el hasta ahora presidente), pero a ver, yo les digo una cosa: estos partidos… ¿han condenado a ETA? ¿Y cuántas veces? ¿Estamos seguros de que no están financiando a la ETA bajo mano? ¿O de que no son la marca electoral de ETA? ¿Totalmente seguros? ¿Tú te arriesgarías a fortalecer aún más a la ETA para preservar los mismos valores que ETA intenta destruir?