Gan Hemanno se acabó, ¿sabeh?

El final del experimento sociológico nos deja a todos pendientes del inminente Gran Patinete de Antena 3

A la espera de que Gustavo Bueno utilice su privilegiado cerebro para explicarnos a todos los motivos por los cuales Gran Hermano es un experimento sociológico de singular importancia, estamos en condiciones de afirmar que el Especial Gran Hermano 2001, que puso punto y final a 101 intensos días de pasión, ilusiones, esperanzas y, por encima de todo, muchas yoyah, estuvo en la tónica de lo esperado: Gran Peñazo, sin apenas momentos épicos, a años luz de aquel mítico final de la anterior edición, con los catedráticos de la Universidad de Cádiz examinándose por Ismael para que este fuera licenciado sin darle un palo al agua.

Sin embargo, sí que hubo momentos interesantes; por ejemplo, todas las apariciones de Cal.loh para saludar a los tres finalistas: “No te preocupes, nena, que estoy bien, ¿sabeh?”, le dijo a Mari, o el baile de Sabrina, Fran y Mari ante la música desgarrada y en playback de Ella Baila Sola (porque eran “Ella Baila Sola”, ¿no? Espero no haber dicho ninguna herejía en el ámbito de la música pop con pasión y sentimiento). Y, por qué no decirlo, el vídeo que resumía “los mejores momentos de Mari en la Casa”: fregando, limpiando, cocinando, … Todo un horizonte de expectativas ante el cual el Instituto de la Mujer, inexplicablemente, no tomó medidas.

Pero la gran sorpresa de la noche fue, sin duda, la victoria de Sabrina en el Combate Final con nuestro Barcarrota’s Man. ¿Acaso Telefónica le ha cortado el teléfono al Ayuntamiento de Barcarrota por falta de pago? ¿Hay una konspiranson internacional para evitar, en la medida de lo posible, que La Página Definitiva siempre acierte sus pronósticos?

Porque, por una vez, nos hemos equivocado. A la vista de cómo se había desenvuelto el concurso hasta ahora, con Tele 5 recordándonos día sí y día también lo bueno, simpático y graciosete que es Fran, y con Sabrina demostrándonos su compleja y callada personalidad, todo apuntaba a una victoria del barcarrotense. Porque el barcarroto, al menos, contaba con tres ventajas de inicio: tenía cierta gracia, tenía el apoyo del barcarrotismo internacional, y parecía que Tele 5 estaba empeñada en que ganase para dar imagen de España plural y todo eso, el hombre del pueblo que triunfa en la gran ciudad, Paco Martínez Soria, vamos. De hecho, nosotros ya teníamos preparada la línea argumental de este artículo: “La victoria de Fran demuestra que Gran Hermano no era un concurso, sino un experimento sociológico en el que participan 12 personas y siempre vence Fran”. Es decir, que había tongo porque todos sabíamos quién iba a ganar desde el principio.

Pero ahora todo esto ya no sirve. El miedo de los sociólogos de Telecinco por el cada vez mayor número de personas que decidía no ver Gran Hermano e informarse, en su lugar, con los acertados pronósticos de La Página Definitiva les obligó a adoptar una solución radikal: amañar descaradamente el concurso para que no ganase “quien tenía que ganar”, inteligente política que hará que Telecinco no pueda lucrarse a base de vender al ganador de Gran Hermano 2001 en miles de estúpidos programas veraniegos. Sin embargo, como no somos rencorosos no acusaremos a la cadena de hacer tongo (a pesar de que, como buenos periodistas, no disponemos de prueba alguna), y nos limitaremos a decir que: “La victoria de Sabrina demuestra que Gran Hermano no era un concurso, sino un partido de fútbol en el que el partido dura 101 días y no hay enemigo pequeño porque Gran Hermano es así, ¿sabeh?”. Gran Hermano es como una caja de bombones: nunca sabes lo que te vas a encontrar. En un principio, entre canne y toltiya no hay duda posible: todos nosotros, como Cal.loh, escogeríamos canne (aunque, como Él hizo, también arramblaríamos con la toltiya a ser posible). Pero el pueblo español ha cambiado a lo largo de estos excitantes 101 días y, en un ejercicio de madurez democrática, ha cambiado el camino sin retorno de votar a un líder carismático como Fran, que es muy simpático, sí, pero también es un corrupto jefe de una panda de asesinos, por la sencillez, tranquilidad y el trabajo que garantiza Sabrina.

Una chica curiosa, Sabrina. Ha conseguido, a lo largo de 101 días, que no tengamos ni la menor idea de quién es, qué opiniones tiene sobre cualquier asunto y, en general, si tiene opinión sobre algo. Es una chica muy reservada, que sin duda debe tener un mundo interior de gran riqueza y complejidad. ¿O tal vez, sencillamente, es un poco cortita? La respuesta, en el Hola de la semana que viene.

Después de 101 días de vacaciones pagadas por Telecinco (o por las llamadas de losbBarcarroteños), las conclusiones que arroja el experimento sociológico son evidentes: la juventud española es dinámica, agresiva, bien preparada y con las ideas muy claras: nadie da un palo al agua. El futuro del país está asegurado con gente como Cal.loh en el Ministerio de Asuntos Exteriores pegando yoyah, Emilio en Educación y Cultura fashion, Kaiet en el Ministerio del Interior (no por nada, por aquello de que el Ministro del Interior debería ser vasco, política que tan buenos resultados dio tanto con Corcuera como con Mayor Oreja), y Eva, que es la única concursante que demostró su coeficiente intelectual “10 puntos por encima de la media española”, en Hacienda, para que al menos pudiera hacer algo útil.

Ahora La Página Definitiva vivirá el ya tradicional proceso de pérdida de lectores que impone el final de Gran Hermano. Aunque Ustedes no lo crean, fuera de Gran Hermano queda un maravilloso mundo de información, actualidad y cultura al que La Página Definitiva tampoco es ajena, aun reconociendo que nada puede ser tan importante en la vida como Gran Hermano (salvo el fútbol). Y sí, también la Liga de las Estrellas terminó hace poco, pero tengan fe: siempre nos quedarán los partidos de pretemporada, y dentro de unos meses nos podremos reir cuando no veamos “El gran autobús 2001”, y en menos de un año completaremos la Trilogía con Gran Hermano 2002, lo que confirmará esta la última predicción que hacemos en esta Página: un año y no más, porque Gran Hermano 2002, a menos que Telecinco deje entrar en la Casa a toda la familia política de Fayna, será el último, ¿sabeh?new york city celebritieswedding ceremony only


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.