- La Página Definitiva - https://www.lapaginadefinitiva.com -

La Santa Obra

AVENTAJADOS EMISARIOS DEL SEÑOR

Si el Barça es más que un club, es indudable que el Opus Dei es mucho más que una organización de la Iglesia Católica. De entre las variopintas organizaciones que componen nuestra amada Iglesia, el Opus Dei es de las que se sitúa en el centro del espectro religioso, no porque sus ideas sean de centro (casi todas las organizaciones católicas desprecian ese demócrata calificativo), sino porque en el centro están los votos (de castidad) y la pasta, objetivo fundamental de la Obra, y porque casi todos los ministros del centro reformista, incluida la propia Mujer del Marido de la Presidenta del Gobierno, Ana Botella, son supernumerarios del Opus Dei.

Tan magna organización surgió en plena República española, de la mano del Padre José María Escrivà de Balaguer, natural de Barbastro (Huesca) y dotado de una amplia visión comercial que desde el principio le llevó a distinguir entre el grueso de la población, la sucia y pestilente Clase de Tropa, y los Elegidos, es decir, los que tenían bastante pasta como para comprarse una salvación a medida. El Ideario de José María Escrivà de Balaguer está depositado en un gran libro, Camino, que no hemos leído en su totalidad pero sí lo suficiente como para extraer las siguientes maravillas ideológicas:

·         “Sed como burritos”, dice el Padre al comienzo de “Camino”. Sed como burritos y dadme toda la pasta a mi, que sabré administrarla.

·         Miscelánea de santidades: “la santa desvergüenza”, “la santa impaciencia”, “la santa soberbia”; sólo José María Escrivà de Balaguer es capaz de convertir los pecados en virtudes, siguiendo el carácter ambiguo inherente a la Obra.

·         La división jerárquica que en el Opus se establece no solamente entre sacerdotes, sino entre los propios fieles, retomando la feliz idea jesuita “mitad monje, mitad soldado”, pero ahora dotada de otro sentido: sólo los más aptos (o los que más paguen) tendrán acceso al estatus de Supernumerario. Los buenos serán Numerarios, y los demás Miembros (o Clase de Tropa encubierta).

·         La obsesión por tener hijos, común a otras sectas católicas, es en el Opus Dei especialmente relevante: España se está llenando paulatinamente de multitud de Hijos del Padre Escrivà, Hijos concebidos por Supernumerarios, Numerarios y Miembros (que aquí hacen honor a su nombre) del Opus para hacer frente en igualdad de condiciones a la riada socialcomunista que periódicamente quiere implantar el ateísmo en España.

·         El espíritu masoquista de los miembros de la Obra, que les lleva a tomar duchas frías a las seis de la mañana (el Minuto Heroico), fustigarse con un simpático alambre de espino que llevan atado al cuerpo (el Cilicio) y muchas más autoatrocidades que se resumen en el sagrado precepto: “A la Salvación a través del sacrificio”.

·         El desprecio a la mujer y todo lo femenino: las mujeres, para el Padre, están para tener hijos (muchos), y hay que tener cuidadito con ellas, porque todas son unas lascivas libidinosas que sólo piensan en el sexo (como muy bien pudo comprobar el propio Padre cuando se dedicaba a acosar a sus secretarias mientras les exigía llevar falda larga en una nueva prueba de sacrificio).

Naturalmente, el Padre apoyó de forma activa la Cruzada de Franco, aunque de forma oscurantista (como todo en la Obra), así que tocó poder desde el principio de la Dictadura, y cada vez más. Como premio a sus desvelos, Franco le nombró Marqués de Peralta, en una vuelta a las prácticas medievales (obispos ennoblecidos) muy propia del nacional-catolicismo, y le encargó que se hiciera cargo del Estado franquista una vez la inteligente política autárquica falangista estaba a punto de reducir a cenizas la economía española. En este sentido, al Padre hay que agradecerle, por personas interpuestas (Laureano López Rodó, Luis Carrero Blanco y muchos más), haber llevado cierta racionalidad económica a España con los Planes de Estabilización, uno de los principales Milagros de José María Escrivà de Balaguer.

José María murió casi a la par que Franco, y no le dio tiempo a ver la degeneración en que cayó España después. Por fortuna, sus méritos han sido (tardía y parcialmente) reconocidos ante el Papado con su nombramiento como Beato. Para conseguir tal nombramiento, los Hijos de José María Escrivà de Balaguer aportaron múltiples pruebas de la Santidad del Padre: personas que sanaban de enfermedades incurables al ver una fotografía del Padre, el regalo divino de la natalidad para todos los miembros del Opus y, por supuesto, empresarios que multiplicaban geométricamente sus beneficios tras formalizar su pertenencia a la Obra.

La verdad, no sabemos si ustedes alcanzarán la Salvación en el otro mundo mediante el sacrificio que exige la Obra, pero sin duda mejorarán considerablemente su influencia en este. El Opus es, en realidad, la Primera Multinacional Española, con poder en el Papado, en múltiples países sudamericanos y, por supuesto, en España, a lo que ya hemos hecho referencia. Un sabio dicho mexicano afirma que “Para entrar en el Opus hay que ser bueno y tonto, o listo y malo, pero nunca, nunca, bueno y listo” (sobre malos y tontos no dice nada, aunque no tienen mucho futuro en la Obra; por supuesto, los que cortan el bacalao son únicamente los listos, así que… Usted verá).

SI DESEA SABER ALGO MÁS SOBRE LA OBRA DE DIOS, PUEDE ACUDIR A LA PÁGINA OFICIAL EN LA RED DE LA OBRA: http://www.opusdei.com/ [1]

(La obra, como ustedes sabrán, es diligente, y los dominios .es, .org, .net etc. están también copados, pero consideramos que, dado el carácter mercantil del asunto el más apropiado es el que les transmitimos)

IMPORTANTE (AVISO DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD): LA PÁGINA DEFINITIVA NO SE RESPONSABILIZA DE LOS ESTRAGOS MORALES Y ECONÓMICOS QUE LA VISITA A LA MENCIONADA PÁGINA WEB PUEDA SUPONERLE.

website language translator [2]полотенцесушители италия [3]