Debate sobre la Transición

Pueden seguir aquí el debate sobre la transición a partir del 1 de Octubre.

El 1 de Octubre, por cierto, hará 30 años desde que el gobernador civil de Madrid, Juan José Rosón, empezara con un “Ha muerto un ciudadano; no importa su ideología” un comunicado  en el que avisaba que no toleraría ni la violencia ni el desorden ante las protestas por el asesinato, a manos de ultraderechistas, del joven de 21 años Carlos González.

Adicionalmente, ese día Rafael Arias Salgado explicaba en el periódico monárquico El País la democracia al pueblo con el siguiente ejemplo:

“El partido franquista obtiene dos diputados a razón de uno por los distritos A y B. Por el distrito C, sale elegido el candidato demócrata-cristiano. Pero sumando la totalidad de los votos en los tres distritos resulta que la democracia cristiana ha logrado un solo diputado con 25.000 votos, mientras que el franquismo, con sólo 47.500, consigue un diputado más, es decir, el doble.”

En el mismo periódico, Paco Umbral, con un artículo sobre un pasodoble en honor a Fraga en el que apelaba a la izquierda sentimental, se ejercitaba en el exitoso ejercicio del periodismo apolítico.

El gobernador civil de Gipuzkoa prohibía, ese mismo día, una manifestación a favor de la introducción del euskera en la enseñanza promovida por 27 entidades.

Un inspector de policía era procesado por la violación de la hermana de El Rubio, el secuestrador de Eufemiano Fuentes. Ese mismo día, el juzgado de instrucción abría diligencias por la muerte de un estudiante canario asesinado al ser confundido con El Rubio.

El personal de tierra de Iberia hacía una huelga de celo en protesta por la no equiparación al personal de vuelo. También el personal de los talleres de El País hacía huelga, recibiendo la siguiente respuesta: “La dirección del periódico insistió ante los redactores jefes y jefes de sección de éste, que la independencia de la línea informativa y de objetividad del periódico no era pactable. Y que sólo los periodistas tenían derecho a la caución moral de la honestidad informativa.”.

Ante todo eso, el PSOE refirmaba su lucha contra “todo lo que todavía existe de la dictadura”.

Pues eso.