Entradas marcadas como 'Libros'

Democràcia Econòmica

Mientras el Albionato, capitaneado por malvados especuladores como Almunia, Krugman y Roubini, sigue poniendo contra las cuerdas al Impostor y al milagro económico español -que hace tres años era gracias a la Transición y al Campechano, a pesar de que ahora ya no tienen nada que ver, ji-, el blog Maketo sigue dando cancha a la subversión.

El Proyecto Democracia Económica, del cual formo parte estrena web en catalán y en castellano. La principal novedad de la web es ya no me van a poder sacudir por no poner a disposición del público en la red y de forma gratuita el libro Democràcia econòmica. vers una alternativa al capitalisme, si bien por ahora la única versión que se puede consultar es la catalana. La versión en cristiano aún no está disponible, snif.

¿Qué se puede encontrar en el libro? En primer lugar, explicaciones actualizadas de lo que son esta mañana a primera hora fenómenos como las finanzas éticas, el sindicalismo, el cooperativismo y el consumo responsable. En segundo lugar, una propuesta de socialismo -con perdón por la palabra- democrático -arf- y autogestionario -ñam- de mercado -perdón de nuevo- hecho a partir de lecturas heterodoxas que van desde marxistas analíticos como Cohen a liberales igualitaristas como Rawls.

Mi propuesta es: vdes. se lo cargan y, si se tercia, sacamos de esto un debate.

Ciencia ficción

“Who runs Britain?” es un ensayo del autor británico Robert Peston (blog). Motivos por los que cabe clasificarlo en la categoría de ciencia ficción, especialmente en un país en el que los engendros de Cercas son clasificados como “no-ficción”.

1. Peston describe de forma desapasionada y con gran precisión la monumental estafa del turbocapitalismo financiero. Con gran precisión, se entiende, quiere decir números: ingresos, excenciones fiscales, impuestos, etc. Con gran precisión, se entiende, quiere decir nombres: compañías, personas físicas, lugares.

2. Peston, periodista progresista, describe todo el tocomocho llamado Tercera Vía, y el tránsito del laborismo británico desde la cercanía a los sindicatos a la feliz alianza con las nuevas élites financieras.

3. Peston, periodista progresista -en el sentido que se dedica a estudiar la inequidad, las políticas redistributivas y la igualdad de oportunidades, sin que tenga opiniones muy marcadas sobre si es machista decir “miembro”- sigue ejerciendo en la BBC como editor de Negocios a pesar de su autopsia del blairismo, que en unos añitos ha conseguido cepillarse a la mitad de la base del Partido Laborista.

“Barcelona rebelde”, de Guillem Martínez

Diez motivos diez para leerse la guía histórica de Barcelona que ha publicado Guillem Martínez en Debate.

1-Porque está muy bien escrito, como es habitual.

2-Porque sirve para conocer Barcelona.

3-Porque explica los sucesivos conflictos de los barceloneses con los reyes, con España, con Catalunya y, en general, con el estado.

4-Para conocer a Odón Terrades -0 resultados en google, snif, y plusmarquista mundial de proclamaciones de República Española-.

5-Porque explica muy bien lo que es el futbol por aquí abajo, incluyendo el otro “más que un club” que habita en Barcelona, el anarquista Júpiter, en cuyo campo se inició la defensa de Barcelona frente al golpe de estado de los malos en el 36:

Al finalizar la guerra, el club volvió a perder la estrellita y la bandera catalana de su escudo, y también su nombre. Por uno de esos delirios franquistas -una dictadura asistemática dentro de su sistematismo; algo común, por otra parte, entre los psicópatas-, tuvo que cambiar su denominación, que pasó de Júpiter a Hércules, de Dios top-one a semidiós garrulo. También se le cambió la camiseta, y se intentó -brrrrrrrr- convertirlo en un filial del Espanyol. El Júpiter, en fin, es una metáfora de que en 1939 todo cambió. Absolutamente“.

6-Porque explica que en 1.714 la bandera que ondeaba en Barcelona durante el asedio era de color negro, la descripción por parte de los sitiados de la cochambrosa construcción nacional de España en los siglos venideros -“serem escalus amb los demés enganyats espanyols“- y los motivos de la lucha -“Per son Rey, per son honor, per la patria i per la llibertat de tota Espanya“.

7-Porque explica el fenómeno obrero en Barcelona, su cara de poker ante el marxismo y el protagonismo de los anarquistas -¡Eup!-.

8-Porque explica la primera huelga general convocada en España, en 1854 y contra un Capitán General apellidado Zapatero que prohibió los sindicatos presentándoles como organizaciones vinculadas al carlismo.

9-Porque describe de forma moderada esa originalidad en la que consiste la práctica del urbanismo barcelonés.

10-Porque explica “cómo una ciudad que podía haber sido una Venecia independiente, luego la capital de un estado, luego la capital de un imperio, luego la capital de una España confederada, luego la capital de una federación, luego la capital de un estado federal, luego la capital de un mundo sin estados, pasó a no ser nada de todo eso. Como Guadalajara“.

Anatomía de una farsa

Ahora que se acerca el día de la bestia, bueno será echar un vistazo a lo que la alta cultura en su versión española nos deparará en el próximo día del libro. El máximo favorito para llevarse el título de escritor más vendido -con perdón- es Javier Cercas, quién fiel a su estilo -una elogiosa crónica de Público dice más acertadamente de lo que sería conveniente que “no traga con que la realidad le imponga obligaciones”– ha hecho una “reconstrucción” del 23-F.

Cada uno tiene la relación con la mentira que cree oportuna. Yo, que soy casi tan mentiroso como el presidente del gobierno, me esfuerzo, eso sí, por no confundir las cosas, y por asumir las obligaciones que impone la realidad. Sobre todo, a la hora de mezclar novelas fabulantes con el ejercicio de la historiografía, y sobre todo teniendo en cuenta que en el reino de España tal disciplina ha sido pisoteada una vez tras otra -un buen ejemplo es el Soldados de Salamina, donde un fusilamiento más falso que los números oficiales de la banca española da pie a una descacharrante cháchara histórico-política que hubiera convertido a su autor en el hazmerreír de cualquier país de Europa occidental- a mayor gloria del revisionismo apolítico, el consenso, la reconciliación y demás palabrería huera con la que con una determinación digna de mejor causa la cultura española trata de huir de la verdad, cuando no directamente de enfrentarse a ella.

Dice el editor en la noticia citada que “La realidad era suficientemente potente para no añadir nada”.

Sin comentarios.

______________

Disculpas a los habituales por la irregularidad de los últimos días, una melé de curro más gorda que el agujero de Banif y un dolor de muelas peor que un esprint del Que Tira Del Carro Y Debería Volver a la Selección tienen la culpa. Gracias, eso sí, al comentario de Alemania, así como al link de A.C.

Firmado: Popota, a proud Friend of Rodia

Visto para sentencia, de Rafael Reig

El blog maketo abandona por un día su radical apoyo al genocidio del castellano para dar cuenta de la publicación de una excelente guía de lo que es la literatura en España hoy. Se trata de “Visto para sentencia”, de Rafael Reig, y está editado por Caballo de Troya. La parte del león de “Visto para sentencia” está formada por los artículos de Reig en el Cultural, el suplemento literario del periódico monárquico y nacionalista El Mundo.

Con el uso del humor -lo contrario que la simpatía- como bandera y huyendo de los ladrillos especializados, Reig homenajea merecidamente al santoral de la literatura española y a los usos y costumbres patrios: la sustitución de la crítica por la publicidad, la proliferación de premios, la falta de debate, la incapacidad para usar nombres propios si no es para la práctica desvergonzada de felaciones, en fin: el penoso funcionamiento del sistema literario en España.

A continuación, tres muestras: Juaristi, Pérez-Reverte y Gamoneda.

“Han sido vistas las diligencias seguidas contra Don Jon Juaristi y ha sido probado y así se declara como:

HECHOS PROBADOS

1. -Que D. Jon, apreciable poeta y ensayista y director que fue de la Biblioteca Nacional y el Instituto Cervantes, ha escrito y publicado la novela La caza salvaje, con la que obtuvo el premio Azorín 2007. Que dicha novela cuenta la historia de un cura vasco, llamado Martín, que está presente en “momentos estelares” de la historia de Europa, desde la guerra civil a la oposición a Franco, pasando por el búnker de Hitler o la Yugoslavia de Tito. Que el tal Martín deambula por guerras y despachos sin otra ocupación que la de servir de recipiente para que D. Jon nos endose sus reflexiones sobre el nacionalismo, el fundamentalismo y el totalitarismo.

2.Que el tal Martín y el resto de los acartonados personajes de la obra hablan por los codos, a veces durante páginas, en diálogos tan inverosímiles como somníferos, con la única finalidad de permitir a D. Jon una exposición aun más prolija e insufrible de sus ideas. Ítem más: que la sedicente novela está escrita a vuelapluma y repleta de personajes que “copularon hasta quedar rendidos” o empeñados en “mascullar frases sin sentido”, para no hablar de los “burros con las albardas grávidas de pimientos verdes”.

3.QUE en la novela los personajes históricos son predecibles y el humor digno de un programa de televisión: hay un psiquiatra de Córdoba que se llama Astilla del Fresno (je, je) y frases como “Franco puso cara de franco asombro” (je, je). Al final de la novela, el propio autor, Juaristi, aparece como personaje y se enfrenta a su criatura, Martín, a quien le dice: “Usted no puede morir, porque tampoco ha vivido”. Ítem más: que no nos evita D. Jon en este trance la mención de Unamuno, Pirandello y las nivolas.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
Los hechos probados son constitutivos de un delito de trivialidad y fraudulento menosprecio de la historia. D. Jon es muy libre de exponer sus ideas, con cuanta prolijidad considere conveniente, en libros de ensayo, como a menudo lo ha hecho y así, si le place, “desvelar los sustratos míticos del terror”. Sin embargo, ¿qué necesidad tenía de perpetrar una novela? Peor aún: una novela de las históricas al uso, en las que un personaje no demasiado atractivo da la casualidad de que habla con Unamuno, d’Ors, Hitler y el mariscal Tito, que también pasaba por allí en el momento apropiado y que le confía un mensaje para que el protagonista se lo transmita al Papa de Roma. Los diálogos son como cabría esperar: “¿De qué leches me habla? –preguntó Goebbels, sinceramente sorprendido”. Aunque no tan sorprendido como el indefenso lector, que debe soportar al jerarca nazi diciendo: “Me suda la polla […] ¡Y dale con las etnias de los cojones! –Goebbels se iba sulfurando”. Esta clase de novelas en las que las grandes figuras históricas aparecen por casualidad en relación con el protagonista se han constituido en una plaga cuya finalidad manifiesta es la abolición de la historia, que se ve remplazada por una serie de viñetas y estereotipos que impiden toda reflexión adulta. En estas obras, si aparece Julio Caro Baroja en 1936, lo hará “con traje gris y pajarita”, conforme a la más convencional imagen que de él tenemos; si los personajes han de desplazarse en un automóvil, nada podrá evitar que sea “un enorme Hispano-Suiza”; y si alguno no tiene más remedio que escribir, lo hará “en la vieja Olivetti requisada a los italianos”. La historia europea queda de esta forma convertida en una tira cómica adecuada para ser llevada al cine por Walt Disney y el “trepidante ritmo narrativo” del que alardea la contraportada no es en realidad sino un adormecedor traqueteo ferroviario.

ACUERDO
Que debo condenar y condeno a D. Jon, como autor de un delito de trivialidad y fraudulento menosprecio de la historia, a la pena de traducir al vascuence la Decadencia y caída del imperio romano, de Gibbon y convertirla en un guión de cine en el que todos los personajes sean interpretados por animales domésticos, sin que por ello deje de ser una “historia de aliento ambicioso y trepidante ritmo narrativo”.

Así lo pronuncio, mando y firmo,”

“Han sido vistas las diligencias seguidas contra Don Arturo Pérez-Reverte y ha sido probado y así se declara como:

HECHOS PROBADOS 1. Que D. Arturo ha escrito una novela titulada Corsarios de Levante, de su serie Alatriste. Que se trata de una obra de hazañas bélicas para jóvenes lectores. 2. Que se ha acusado a D. Arturo de describir una España decadente y derrotada, denostando así la grandeza de la patria. 3. Que el propio D. Arturo, con la humildad que le caracteriza, ha expuesto: “No es justo poner a Alatriste en la estela de la novela popular de aventuras […] Va más allá que Dumas […] Hay en Alatriste una cantidad de información, reflexión y trama complejísima que trasciende el género. El lector lúcido constata que hay un trabajo ímprobo de creación de un lenguaje”. (Babelia, 2-XII-2006). Ítem más: ha dicho que “a los españoles nos destrozaron la vida reyes, aristócratas, curas y generales […] hoy es la clase política la que ha ido organizándose el cortijo” (El Semanal, 3-XII-2006). Ítem plus: que sobre la adaptación cinematográfica de sus obras anteriores, D. Arturo ha dicho que se trata del “retrato fiel, trágico, conmovedor, de la España de antaño y de siempre. Una España infeliz, feroz, a trechos heroica, a menudo miserable, donde es fácil reconocerse. Y reconocernos.” (El Semanal, 20-VIII-2006)

FUNDAMENTOS DE DERECHO Los hechos probados han sido calificados por la Fiscalía como constitutivos de un delito de lesa patria. Dejó dicho el Ausente que “ser español es una de las pocas cosas serias que se puede ser en la vida” y esta frase resume el espíritu de la obra de D. Arturo. No habla de la España circunstancial, secuestrada por politicastros y chupatintas, sino que nos revela la esencia de la España eterna, el verdadero espíritu de la españolidad que trasciende la historia y cualquier circunstancia externa. Los soldados españoles (depositarios de la esencia nacional) son arrogantes, temerarios, pendencieros, nobles y generosos. Los ingleses, en cambio, son mercachifles calculadores y en definitiva “hijos de puta”, como se dice en el bronco y castizo estilo de D. Arturo, que ha aclarado en Babelia que los ingleses “vienen de fuera, a robar […] Al moro lo conoces bien. Si tiene reaños, se le admira […] Se le odia, se le degüella, pero con un respeto”. En la novela, entre los moros hay alguno hasta bueno, como Guarramón, que es de remoto origen cristiano (por supuesto), y que “moriría ante nuestros ojos, al cabo, como buen infante español”. ¿Hay acaso muerte más dulce y más honrosa o mayor privilegio para un moro o ser humano en general? La novela nos recuerda que: “Como españoles, nuestra familiaridad con la muerte nos permitía aguardarla de pie y nos obligaba a ello”. Durante la vista oral, los peritos del Juzgado hubieron de interrumpir la lectura en varias ocasiones, rompiendo todos a una a cantar el himno de la Legión. Según su informe, la gesta de la Mulata (un barco) nada envidia a la del Alcázar de Toledo; la prosa de D. Arturo recupera un casticismo viril y patriótico sólo comparable a Cela o García Serrano. Hay escenas de honda emoción (mozalbete al abordaje con el nombre de su amada en los labios) y “gentil camaradería” entre compañeros de armas, con un españolísimo desprecio por la vida y la muerte que enorgullecería al propio Millán Astray. No hay aquí, en efecto, patriotismo al estilo de los políticos, ese blandengue patriotismo constitucional; sino un patriotismo testicular, el de la España eterna, mística y guerrera, esa patria que defienden un puñado de valientes y “el muro de los cojones de España”. Pardiez, un libro para santiguarse al abrir la primera página y lanzarse a leer gritando: “¡Santiago! ¡España! ¡Cierra! ¡Cierra!”

ACUERDO Que debo absolver y absuelvo a D. Arturo, con todos los pronunciamientos favorables, del delito de lesa patria que se le imputa. Otrosí, que debo recomendar y recomiendo que este libro se constituya en texto básico para la edificación de una nueva y auténtica juventud española conforme al eterno espíritu de la patria, el del soldadito español. Se recomienda, por lo tanto, la obra para la asignatura de Formación del Espíritu Nacional, alternativa a Religión y evaluable para los varones (por supuesto; las hembras seguirán leyendo vidas de santos y misioneros en África).

Así lo pronuncio, mando y firmo.”

“Han sido vistas las diligencias seguidas contra Antonio Gamoneda y ha sido probado y así se declara como:

HECHOS PROBADOS

1.- Que D. Antonio escribió un prólogo para la antología de poemas de D. César Antonio Molina titulada El rumor del tiempo. Que dicho prólogo ha sido calificado en informe pericial como “infumable galimatías”. Ítem más: que no se entiende una palabra de lo que dice. Otrosí: que nada aclara o explica sobre los poemas, su autor o su contexto, salvo el hecho de que D. Antonio es muy amigo de D. César Antonio y que, cuando le conoció, no le pareció que escribiera poemas, sino que “la poesía emanaba de él”.
2.- Que en apenas seis páginas D. Antonio acumula tal cantidad de abstrusas trivialidades y pretenciosas flatulencias que el lector siente mareos repentinos y un deseo invencible de salir de inmediato a tomarse una caña. Verbigracia: D. César Antonio escribe poemas sin signos de puntuación ni mayúsculas y semejante pamplina (¡a estas alturas!), según D. Antonio, “le da una ‘esbeltez’ poemática que insinúa un ahilamiento perpendicular”. ¡Toma ya: ahí queda eso! Ítem más: “los accidentes, las corporeidades naturales, convertidos en símbolos de sí mismos, provocan la creación de lo que no era”, “la libre asociación lingüística crea relaciones que deponen la causa, poéticamente dudosa, de la verosimilitud informativa en beneficio de la comprensión poética, tan parcamente denotativa como afiladamente expresiva” (estas cursivas a boleo, rimas internas y multiplicación de adverbios en mente son características de la prosa de D. Antonio), “bien entendido que la noción de aura no ha de considerarse externa a la poesía, dado que tiene un poder y una dirección intrarreferentes”, etc.
3.- Que el propio D. Antonio parece ser consciente de su incapacidad para expresarse, como lo prueban los continuos “quiero decir que”, “mejor me explico un poco”, “está clarísimo: ¿no lo ven ustedes?”, “estas páginas que llaman prólogo, por un error avalado por la amistad”, etc.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
Los hechos probados son constitutivos de los delitos de estafa mayúscula y rimbombancia esotérica. Leídos los poemas de D. César Antonio, el tribunal comprende (si bien no excusa) el aprieto en que se ha podido ver D. Antonio, toda vez que no parece concebible decir nada muy sensato de versos como: “abandonado / a los rascacielos de / man / ha / ttan” o “antes de / pensar / hay que / estudiar/ los / filósofos / que piensan / al
principio / y poetas / que velan / velan/ velas / si la vela / desvela / el duermevela
”. Cualquiera que sea el motivo (o desorden metabólico) que haya impulsado a D. César Antonio a escribir Manhattan separado en tres versos y en minúscula, el comentario de D. Antonio incurre en ilícito penal: “Versos cortos, encabalgamientos y aliteraciones, así como encadenamiento de poemas, conforman un decir que penetra con acerados filos en la comprensión que se da a partir de la sensibilidad visual”. Si bien en los prólogos la ley tolera un cierto grado de ditirambo y adulación gratuita, así como de vacuidad maquillada de espesor filosófico, el perpetrado por D. Antonio transgrede todo límite y merece el calificativo de “deposición taurina” (el llamado bullshit de la legislación anglosajona, conocido en román paladino como yuxtaposición de inconexas banalidades pretenciosas). El daño que alevosamente se inflige al indefenso lector, al que en esta clase de prólogos se apabulla con abstracciones prestigiosas, paradojas, ahilamientos perpendiculares, auras, cursivas y otras ruedas de molino, merece sin duda el más severo reproche penal. Se aprecian, empero, en la conducta del culpable, la atenuante de compromiso amistoso y la de arrepentimiento, como queda patente en sus disculpas por no alcanzar a explicarse.

ACUERDO
Que debo condenar y condeno a D. Antonio, como autor de un delito de estafa mayúscula, a la pena de pasar a limpio su prólogo y reescribirlo a la manera de Mairena: “lo que pasa en la calle”, en lugar de “los acontecimientos consuetudinarios que acontecen en la rúa”. Se le conceden para ello dos renglones (uno más de lo que en justicia necesita).
Que debo condenar y condeno a D. Antonio, como autor de un delito de rimbombancia esotérica, a la pena de escribir cien veces en la pizarra el consejo cervantino:
“Llaneza, muchacho, y no te encumbres, que toda afectación es vana”, con la accesoria de fotografiarse sonriendo.

Así lo pronuncio, mando y firmo.”

Exclusiva: El más vendido ayer en Catalunya

Es éste:

A ver lo que tardan los envidiosos del Vega Sicilia al empezar a poner en duda los méritos y la indiscutible calidad del líder en ventas y elegido por la mayoría democràtica de los ciudadanos-consumidores etc. etc.

Burp.

Verdes valles, colinas rojas

2142

2142 es el n�mero de p�ginas que configuran la trilog�a �Verdes valles, colinas rojas� con la que el bilba�no Ramiro Pinilla (1923) narra la historia del Pa�s Vasco desde la aparici�n del nacionalismo de Arana al primer asesinato de la eta. Pinilla resiste sin rubor alguno cualquier comparaci�n con las mejores p�ginas que los narradores vascos en lengua castellana han dado a la literatura espa�ola.

Pinilla concentra en el microcosmos de Getxo la historia del �ltimo siglo vasco. As�, �La tierra convulsa� narra la epopeya �pica de los primeros socialistas en la margen izquierda de la R�a, reivindicando m�s jornal y menos horas. A las colinas rojas pobladas por los mineros semi-esclavizados, Pinilla opone los verdes valles en los que la locura aranista empieza a campar a sus anchas, mientras por encima de colinas y campos se empieza a erigir la clase de los hombres del Hierro, clase que ha dominado el Pa�s Vasco durante todo el siglo XX. El amor de Roque Altube, el primog�nito y por tanto heredero del caser�o, por una maketa socialista, le sirve a Pinilla para explicar las diferencias entre lo viejo y lo nuevo, llevado al l�mite con la llegada a Getxo de una mujer sin apellidos ni nombre a la mansi�n de los Baskardo. Esa mujer ��Ella�- romper� en pedazos el Getxo m�tico del nacionalismo, empezando por la concepci�n de un hijo bastardo con el industrial propietario de la mansi�n. La mujer del industrial, una arist�crata pose�da por el fanatismo de Arana, reaccionar� reafirm�ndose en sus convicciones y desgraciando para siempre las vidas de sus hijos al educarles en la estricta observancia de las mismas.

En la segunda parte de la trilog�a, �Los cuerpos desnudos�, Pinilla narra la guerra de Franco en el Pa�s Vasco, esto es: el comportamiento timorato y cobarde de los nacionalistas �por ejemplo, no atrevi�ndose a expropiar a los hombres del hierro a pesar del boicot a la legalidad republicana-, el abandono de la Rep�blica al frente del norte frente a los ataques a�reos del Eje �Gernika- y el inicio de un acercamiento de posiciones que empieza en gentes como Roque Altube y la militante socialista Isidora y acabar� concret�ndose en la fundaci�n de la eta. Mientras tanto, �Ella� y su hijo bastardo han conseguido ya un lugar preeminente en el microcosmos getxotarra, y el nieto de �Ella�, fracasados los otros hijos de los Baskardo, ser� el poderoso heredero de tres imperios, confirmando la hecatombe del mundo m�tico de los nacionalistas vascos aplastado por la industrializaci�n.

�Las cenizas del hierro�, por �ltimo, relata el triunfo del bando fascista, y el imperio de los hombres del Hierro simbolizados en el apogeo del nieto de �Ella�. Mientras que la salvaje represi�n franquista y la traici�n a los m�s elementales principios democr�ticos de los aliados que ganaron la segunda guerra mundial propician el hermanamiento entre los nacionalistas, los socialistas y los anarquistas, lenta pero inexorablemente se inicia el declive que unos a�os m�s tarde explicar� Gregorio Mor�n en �Los espa�oles que dejaron de serlo�, y que acaba con la sustituci�n de los Altos Hornos por el turismo, la gastronom�a y el Guggenheim. En este contexto, el primer asesinato de la eta, ejecutado aqu� por el habitante de una comuna anarquista nacido en 1938, es el punto de partida de un interrogante a�n no resuelto que afecta a la convivencia de los vascos.

Obra monumental y exenta de manique�smo, su lectura deber�a ser obligatoria para todos aquellas personas con a) buen gusto literario; b) sesenta horas de tiempo libre para disfrutar como un enano, y c) curiosidad por ver lo que tiene que decir de la historia vasca de los �ltimos cien a�os un republicano -militante del Partido Comunista, no nacionalista y con sinpat�as por el anarquismo- que no se dedica a firmar manifiestos de ning�n signo.

Apartado de anuncios: La pr�xima semana se materializa en este blog maketo la promesa que, en los albores de la historia, hizo Jaun Zuria de explicar lo que es la separaci�n de poderes y, lo que es peor, qu� relaci�n guarda ese concepto con el estado de la Justicia en Espa�a. No se lo pierdan: el Lunes, en este su blog enemigo.

p.s: Mientras el sistema de comentarios de los blogs de LPD siga funcionando como la promoci�n de la democracia en el CGPJ que preside el franquista Francisco Jos� Hernando, pueden halagar la prosa certera de Javier Cercas o el ojo cl�nico historiogr�fico de P�o Moa en el foro are�pago de LPD.