Entradas marcadas como 'CT'

Que viene, que viene

Bolo sobre la cultura y sus luchas en Charneguistán capital. Hablan los ponentes. El señor CT va y dice que hay que separar cultura y política, y se saca un Godwin del sombrero para decir que los nazis mezclaban cultura y política.

Acaban los ponentes, y empieza el show. Una señora centra desde el corner y dice que se ha quedado helada al oír que cultura y política no tienen nada que ver. Interrumpida por un empresario del ramo, que aprovecha para recordar los millones de muertos del comunismo a Pau Llonch, es desmentida por el ponente, que niega haber dicho lo que ha dicho. El señor CT aprovecha para decir que su empresa, Focus, no recibe subvenciones, y larga un discurso diciendo que su política -sí, repartía en el ayuntamiento- siempre fue subvencionar sólo lo que no puede competir en el mercado, y no dar un céntimo a obras que pueden aguantar un año en cartel.

Sale otra señora que pregunta por qué los trabajadores de la cultura no están encerrándose en los centros, como los maestros o los médicos. La poli, por cierto, tampoco se encierra, en lo que es otra metáfora de la CT. Aparece, por fin, la estrella de la noche, un señor llamado Quim que, con datos del Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya sacados por él mismo, afirma que la compañía del señor CT sí cobra subvenciones de centenares de miles de euros. Y los teatros de la compañía, como el Villarroel, pues también. El señor CT lo niega todo de forma muy vehemente.

Otra señora pregunta por la corrupción en la cultura. Una de las ponentes, Itziar González, habla de una empresa que cuesta poco identificar. Otro de ellos, Guillem Martínez, dice que el cambio de época es que una señora del público va y dice “usted no ha dicho eso” y se queda tan pancha, y que la mesa ya no tiene ningún poder ni prestigio frente a la gente que, en su casa y con sus manitas, pasa de la propaganda y busca información.

En resumen, beligerancia en el público, y beligerancia también en la mesa, que supo rematar los centros que recibió con solvencia. Y, por supuesto, la necesidad de incluir en esa auditoría de la deuda que vamos a tener que hacer sí o sí a un sector que, en España, lo ha petado.

El independentismo y la CT

El batakazo del President Mas en particular y de la CT catalana en general en las elecciones del pasado 25N ofrece una interesante lección sobre los límites y alcance de la CT en Catalunya. La adhesión inquebrantable al proyecto de Mas -recortes+ referendum, en ese orden- no solo no evitó, sinó que hasta cierto punto fomentó, el batakazo de Mas, al movilizar el voto españolista de forma simétrica a como la Brunete mediática fomenta el independentismo.

Sin embargo, la CT catalana opta por seguir adelante como si nada hubiera pasado. Como si la cosa tuviera la menor posibilidad de ser viable -en un entorno en el que la CT española está siendo barrida por la misma crisis que dejó tocado a Mas y que va a dejar a ERC más que tocada una vez confirme que se come los recortes de los froilanescos presupuestos de 2013- se está promoviendo la firma de un acuerdo secreto, siguiendo los usos de la tradición democrática española.

Como en el mundo hay pocos ejemplos de procesos que hayan salido bien, la intelectualidad indígena ha decidido tomar como referencia el proceso de la transición española, cuyos resultados disfrutamos 24 horas sobre 24 7 días de cada 7:

Torno a buscar inspiració en la transició democràtica espanyola: Adolfo Suárez no hauria tirat endavant el procés sense un consens amplíssim, no només a l’entorn de la forma de govern, sinó també dels canvis econòmics estructurals. Els pactes de la Moncloa van implicar les esquerres i els sindicats en un moment de dimensió històrica.”

No sé quién les ha metido en la cabeza que la mejor manera de combatir al españolismo es usar la CT. Más allá de debates sobre la idoneidad de comerse a los caníbales, la cuestión aquí es hasta qué punto es conveniente para el independentismo tirar a la basura toda la experiencia de las consultas -basadas en la confrontación democrática, y en el uso de una cultura política en las antípodas de la CT- para jugar el partido regalando a los bwanas la oportunidad de jugarlo con sus propias armas y reglas lo que les concederá, y eso como mínimo, al menos una minoría de bloqueo muy relevante.

34 años que parecen 74

Mañana se cumplen 34 años del milagro que no he votado, valga esta foto entrañable hecha en el viaje de Su Majestad a India hace poco más de un mes, y que resume a la perfección los logros de este período histórico y muy singularmente los de nuestro líder carismático, como homenaje:

15 años

Hace quince años Josep María Sala ingresaba en prisión por el caso Filesa. Hasta la puerta de la cárcel le acompañó Manuel Bustos Garrido, alcalde de Sabadell que ayer entró al juzgado para declarar como imputado, vitoreado por una entusiasta claca de unas 80 personas organizada por el PSC de Sabadell que, quién sabe, quizás dentro de otros quince años vivan la oportunidad de ser vitoreados.

Al salir de la cárcel, Josep Maria Sala se reintegró en la ejecutiva del PSC puesto que, según Pepe Zaragoza, hoy felizmente aforado en el Congreso, el PSC está a favor de la reinserción. El caso Bustos es una metáfora immejorable de qué es lo que supone la CT por al menos 3 motivos, ya que explica la relación de la política con los conceptos prensa, construcción y responsabilidad.

El tío y padrino de Bustos -que entró en el PSC con Sala, y que ha ascendido de conserje del Museo de Paleontología a alcalde con un poder bestia en la AMB y con multitud de familiares en el ayuntamiento-, hoy imputado, presidía el gremio de constructores de Sabadell, además de estar en el consejo de Vimusa, la sociedad que promovía la construcción de VPO en el municipio.

Su esposa y actual coordinadora de presidencia en la alcaldía de Sabadell, y también imputada, era periodista de la televisión local, en un perfecto ejemplo de la diferencia entre una democracia occidental y la manera como se vive por aquí abajo el tema del control del poder.

Por último, el señor imputado por llevar la trama a través de su asesoría era el concejal pepero que deshacía el 13-13 entre Bustos y la oposición, y que en un ejercicio de responsabilidad buscó siempre el consenso con Bustos para facilitar la gobernabilidad, la estabilidad y los demás ceros conceptuales con los que la CT lleva décadas saqueando España mientras aplaude a sus mártires a las puertas de juzgados y cárceles.

La pregunta, empero, sigue siendo: ¿Hasta cuándo?

¿Por qué todos los blavencianos votan a Rita Barberá?

Pues ni idea, oigan. Pero hoy a las 19:30 -al loro, que en Twitter anuncié las 20:00 porque no doy para más- en la librería Primado (Av. primado Reig 102) de Blavencia hablaremos, con Guillem Martínez, Alfons Cervera y la cúpula militar de LPD, del libro CT o Cultura de la Transición. Si alguien se anima, que venga con preguntas y críticas, habrá poca brasa y las presentaciones más molonas han sido las que han consistido en un intercambio horizontal de puntos de vista, que es lo que promueve y fomenta el artefacto CT.

Si no son lermistas, gurteleros, pancatalanistas o del club de fans de Mijatovic, nos vemos allí.

Escándalo en China

Señala el periódico monárquico, nacionalista y cebrianERO El País que se ha producido un escándalo en China. Al parecer, el Primer Ministro ha enchufado a su parentela en bancos, compañías de telecomunicaciones, de joyería o aseguradoras. Pero eso no es todo, no. En la maldita dictadura china no se puede saber la fortuna que tiene el buen señor, a pesar de que “Las especulaciones sobre la existencia de una fortuna oculta han circulado desde hace años“. Por si eso fuera poco, “La vida privada de los líderes chinos así como sus propiedades son materia reservada, y sus detalles personales son considerados secretos de Estado“. ¿Qué cabrones no?

Ya está tardando el primero de los españoles en ir a Beijing a dar unas lecciones a esos amarillos de lo que es una auténtica meritocracia, y de los rigurosos procesos de selección de la democracia liberal española que han permitido a la Infanta cristina colocarse en la Caixa, a Iñaki Urdangarín en Telefonica, a Jaime de Marichalar en AXA, a su hermana en el negocio de las joyas, a su primo en el de las autopistas o al resto de su emprendedora parentela. Y de patrimonios y fortunas ocultas mejor ni hablamos, que esto no es el NYT y el no-camarada Cebrián ya dejó bien claro como se debía informar de la vida privada del Campechano en un legendario artículo que le dedicó para felicitarle por el XXX Aniversario de su Coronación como Dictador.

Feliz cumpleaños

Este Domingo se cumplen 30 años de la victoria aplastante de Míster X en las elecciones posteriores al sainete del 23-F. Después de un período con sus luces y sus sombras, el PSOE llega a este aniversario en un estado de avanzado desplome electoral que amenaza con hacerlo entrar en un período de descomposición.

Con todos los liderazgos amortizados y sin proyecto político, el futuro se antoja poco esplendoroso. El hundimiento del PSOE, que es una de las dos patas en las que se sostiene el bipartidismo nacido del milagro democrático de la transi, va en paralelo al hundimiento de otras instituciones del Estado como la Corona o el poder judicial, así como el hundimiento del sistema financiero español arrastrando consigo a toda la economía y el de una CT que está perdiendo sus fuentes de financiación -administraciones públicas, cajas, publicidad, venta de periódicos- a ritmo galopante.

¿Hasta cuándo?

 

Planeta CT

Hace dos noches se celebró en Barcelona la gala del prestigioso premio Planeta, con la presencia de entre otros el President Mas, el Ministro Wert, el alcalde Trias o el matrimonio Alavedra- Malfeito. La gala de este año se celebraba en un ambiente enrarecido por los exabruptos de Lara Junior, que es el que pagaba la fiesta y aseguró hace unas semanas que su empresa se largará de Catalunya si los catalanes nos independizamos de forma pacífica y democrática.

La CT catalana lleva semanas arremetiendo contra Lara Junior. Eso sí, dentro de un orden. Así, medios como Ara o TV3 -que retransmitió en directo la gala a través de su canal informativo- se abstuvieron prudentemente de hacerse eco de las informaciones que avanzaban el ganador y el finalista del premio -que presuntamente no sabía nadie, ya que habían presentado sus originales con seudónimo-, el mejor dotado de toda la CT con 750.000€.

Y es que una cosa es criticar a Lara, y otra bien distinta criticar lo que le copiamos a Lara, aunque para ello haya que tragarse entrevistas promocionales blancas al autor, que hace menos de un mes publicaba un artículo de 9 grados en la escala de Fofito imaginando una Catalunya independiente islamizada con el Barça jugando la liga contra el Palamós.

La CT según la CT

Hoy la CT explica como funciona la CT. Sorprendentemente, no lo hace alabando el modus operandi, sinó presentándolo como una cínica manipulación de la democracia realizada con la colaboración de medios de desinformación que cobran por manipular la realidad según los dictados del gobierno. ¿Qué cabrones no?

Pero esa corrección política se colorea de cierta doblez moral a tenor de otras explicaciones. Adujo Mas ayer que buscaba “interpretar” y “trasladar” la voz de la calle a las urnas e instituciones. ¿La cambiante y diversa voz de la calle, que hoy es pacífica y ayer amenazaba al Parlament, es el canon de la democracia representativa? Peor aún: se trataba de una voz, de una manifestación, convocada por el mismo Gobierno —y sus emisoras, y sus medios, y los subvencionados con opacidad—que dice ahora seguir sus dictados. La vida política suele acarrear algún grado de cinismo, pero conviene no exagerar.

El País, 26/9/12

 

CT versus democracia

Hace menos de año y medio que el parlamento de Wisconsin fue ocupado por una multitud para bloquear una votación que empeoraba sensiblemente las condiciones laborales de los trabajadores estatales. No rodeado, ocupado. El parlamento fue ocupado durante tres días en los que sus ocupantes practicaron el yoga, cantaron y bailaron. En paralelo a la ocupación, miles de manifestantes cercaron la casa del gobernador del Estado. Después de la misma, los representantes adscritos a la oposición huyeron del estado para impedir la votación por falta de quorum.

Huelga decir que en ningún momento al gobernador se le ocurrió la chifladura de reprimir la protesta, ya que Wisconsin, a diferencia de Bielorrusia o la España CT, es una democracia. La única acción que tomó fue ordenar que fueran conducidos al Parlamento todos los diputados que se hallaran en el estado para permitir la aprobación de sus recortes.

Hoy, en Madrid y BCN, la CT actuará reprimiendo la democracia una vez más. La pregunta es si lo único equiparable a una democracia serán los manifestantes o, también, los diputados de la oposición harán CT o se comportarán como lo hacen en los sitios con cultura democrática.

Más en el Club Pobrelberg, donde se explica la diferencia entre la prensa de una democracia, que se dedica a controlar a los poderes públicos empezando por el Gobierno, y regimenes como el bielorruso o el norkoreano, donde la prensa se dedica a controlar a los manifestantes y a justificar las violaciones de derechos fundamentales.