Catalunya federal

Sigo con la serie de posts sobre el 25N y su impacto en el proceso independentista. En este minuto del partido, el soberanismo es hegemónico en el catalanismo, una hegemonía que ha obtenido principalmente gracias a cuatro factores: a) la eficaz campaña sobre el déficit fiscal, b) el uso del argumento democrático contra el Reino -consultas, sentencia del TC-, c) proscripción del nacionalismo étnico y cultural -Montilla president, marginación de realidades submorales como la ley del cine o las multas lingüísticas- y d) un activismo masivo y transversal -donde transversal significa eso, y no subordinación a la derecha- que ha servido para unir a muchos moderados.

Ese triunfo ha servido para que la CT catalana cante victoria. Los mismos nacionalistas que daban la brasa con las multas lingüísticas andan hoy dando lecciones a lo que llaman “independentismo express” -eso sí, cada vez tratan más de copiarlo, lo cual es una excelente noticia además de un mérito que se les debe reconocer-, al que culpan de alejar a los moderados, de no ser maduro y responsable y demás.

Enfrente de ellos, como cuando iban encadenando una vez tras otra el mejor acuerdo de financiación de la historia que ha quebrado la Generalitat, vuelve a estar su vieja enemiga: la realidad. La última campaña electoral enseña muchas cosas sobre ella y, específicamente, sobre los argumentos que va a usar el nacionalismo español para hundir el proyecto soberanista y, en la medida que pueda, a los catalanes.

Entre esos argumentos destaco, por su protagonismo y por su carácter decisivo, cinco, a saber: a) la corrupción; b) la incertidumbre económica -tanto por lo que se refiere a las finanzas de la Generalitat como a los daños en el mercado español-; c) la incertidumbre sobre el proceso -empezando por el ingreso o no en la UE y en otras instituciones multilaterales froilanescamente ignoradas por el independentismo CT y de una utilidad mucho mayor que el Frankenstein bruselense-; d) la apropiación convergente del proceso y su correlativo sesgo derechista y, atendiendo a la política de la Generalitat en materia de derechos civiles, copiando el GAL jurídico y policial contra la izquierda abertzale para usarlo contra la disidencia política, incluso autoritario, y e) el miedo, que además se relaciona con los anteriores.

Esos, y no otros, son los terrenos en los que hay que minar el argumentario españolista. No basta con constatar que, hables de Gurtels, de bancos o de pufos de infraestructuras, los bwanas de Madrid se dedican a perseguir a los chandalas de la periferia y se abstienen muy prudentemente de investigar nada  de los que tienen la sartén por el mango -basta ver la diferencia entre Camps y Aguirre, o entre Urdangarin y su suegro: los chorizos catalanes son un apoyo al  nacionalismo español, y sus defensores también. Del mismo modo, hay que jubilar los estudios económicos basados en ingresos fiscales propios de la época de la burbuja y que no tienen que ver ni con la realidad actual ni con la que, glups, vendrá, y que anuncian ratings catalanes a la altura de los fineses. Lo mismo sucede con los estudios que hablan de entradas automáticas en la UE. Frente a todo ello, transparencia, estudios actualizados, menos cumbres y tontulias y más plazos e hitos que le den al proceso más certidumbre que la confusión actual, que sólo sirve para dar munición a los españatarras mientras el tontuliano de turno se dedica a insultar al López Tena o al Fernández de turno para tirar de un paternalismo agotado con esos charneguitos a los que amablemente vamos a dejar -¡de nada, de nada!- hablar en castellano.

Item más, ceder, perdón, regalar el liderazgo del proceso a la derecha nacionalista y centralista es contraproducente, y sólo sirve para que el más fuerte -en este caso, el nacionalismo español- tenga un blanco más fácil. La mayoría de los catalanes estamos por el federalismo y el autogobierno, más nos valdría copiar y, en su caso, mejorar el eficaz y razonable sistema mediante el que se organizan los vascos, sin Hacienda Vasca, que reproducir los fallidos modelos parisino y madrileño.

Y la última: el miedo. Bastó un Sábado de propaganda norkoreana en los medios públicos de la Generalitat, por orden directa del Govern siguiendo las instrucciones de una empresa, para liquidar el #novullpagar. El proceso independentista entraña riesgos, y el miedo juega siempre a favor del bando conservador, en este caso el nacionalismo español, ya que en un punto u otro del proceso -cuanto más tarde, peor: habría que empezar con los presupuestos que ordena el bwana Montoro- habrá que desobeceder las leyes del Reino. La persecución vergonzosa y corruptoide de la desobediencia es, en este sentido, decir alto y claro a todos y cada uno de los catalanes: “Si osas desobedecer la ley, no sólo te dejaremos sólo sinó que te perseguiremos”. Más valdría, por el contrario, empezar a hablar de economía y de corrupción, y muy específicamente de ese 1% que, en Catalunya y encabezado por una entidad financiera a la que deben dinero CDC, UDC, ERC e IC, es el que maneja el chiringuito autonomista que roba a los catalanes.

Ayer se conoció una parte del pacto entre los partidos Teletac para hacer una consulta. Faltan aún la parte sobre economía y sobre los presupuestos del hambre -no estaría de más que algún partido de izquierdas presentara los del año pasado como alternativa, sin ningún recorte, como ejemplo de hasta qué punto vamos a ir, gracias a esas condiciones marxistas-leninistas impuestas por Junqueras, muchísimo más allá de las demenciales cuentas que aprobaron los Millets y el PP-, y el pacto secreto consubstancial a nuestra subnormalidad democrática por el que acuerdan todo lo que no se puede enseñar. El pacto somete la consulta -no vinculante- a la autorización de los bwanas de Madrid, la somete a la legalidad española, y deja abierta la posibilidad de retrasarla hasta dentro de más de dos años, y la posible pregunta incluye una mención al “marco europeo”. En otras palabras, incertidumbre.

Apartado de consignas: Catalunya serà federal o no serà!

Firmado: Popota, a Proud Friend of Pi y Margall.

14 Comentarios en “Catalunya federal”

  1. En mi opinión, la vía federal está muerta. Quizá la hayan defendido unos pocos ilustrados, pero no ha ido más allá de las papeles, nunca ha tenido un eco real en la socieda, básicamente porque es algo tan ambiguo que nadie sabe explicar y/o entender en qué consiste.

    Para empezar, a los de Madrid les causa tanto repelús hablar de federalismo como de independencia o derecho a autodeterminación. Y si se oye a ciertos políticos y a cierta prensa, se diría que están más por transformar el estado en algo mucho más centralizado que en una federación.

    Dudo que el español medio esté mejor informado que el catalán medio, pero todos van a votar, y en una democracia es eso lo que cuenta, lo que votan. Se puede hablar de las carencias del sistema, que las hay, pero lo cierto es que parece que el descontento es enorme en la calle pero, a la hora de la verdad, lo que sale en las urnas suele ser de corte conservador. Y a estas alturas, hay suficiente información como para que una parte importante de la población sepa que existen otras alternativas al margen del PPSOE, CiU y su acompañamiento habitual.

    Si, 5.000 o 10.000 catalanes acampados en la Plaza Cataluña tienen un fuerte impacto mediático, pero la suma de todos ellos ni siquiera puede dar un escaño. Por contra, los cientos de miles de jubilados, funcionarios, gente que trabaja (habrá un 25 % de parados, pero también un 75 % de personas que trabajan, bastantes de ellos con un empleo decente y que no peligra a corto plazo), y que suman y votan, guste o no. Y son conservadores porque creen que todavía hay algo que merece la pena conservar. Las revoluciones sólo se dan cuando una masa crítica tiene menos miedo a lo que pueda pasar que a mantener la solución actual.

  2. vaya giro inesperado. ahora resulta que es usted federalista. después de tanto tiempo… veo que el pacto ciu/erc le ha dejado bastante afectado. no es para menos. no le recomiendo que se lea el artículo de joan ridao hoy en elpais porque no puede ser más triste el panorama que dibuja. la realidad, lo que hay que hacer, la responsabilidad, el consenso. jordi pujol. per plorar.

  3. Unos comentarios sobre el #novullpagar

    Al margen de la presión ejercida por las “autoridades”, también habría que ver que la campaña se planteó mal.

    Para empezar, se hacía en los fines de semana, cuando gran parte de los que circulan por las autopistas son los domingueros y gente de buena familia que se desplaza entre Barcelona y su segunda residencia en la costa o el Pirineo, no se trataba de personal utilizando esas vías por motivos laborales o profesionales. Muchos se lo plantearían como un juego, y supongo que más de cuatro se acojonarían cuando les llegó la multa a su domicilio. Ignoro como está el asunto de los recursos, supongo que todavía estarán atascados en alguna instancia judicial, y al final la mayoría terminará pagando porque el argumentario de los que respaldaban la campaña tampoco era de una solidez a prueba de bombas (o de los abogados de La Caixa, que para el caso viene a ser lo mismo)

    Una campaña destinada a las clases medianamente privilegiadas de Cataluña, pero que tampoco son parte de la élite, estaba condenada de antemano. No sé qué hizo la presión de las instituciones para finiquitarla, pero creo que murió de muerte natural, cuando los participantes se cansaron.

  4. Pues yo creo que el argumento más importante para que los catalanes no se indepedicen es lo que dice LLuis:

    “Si, 5.000 o 10.000 catalanes acampados en la Plaza Cataluña tienen un fuerte impacto mediático, pero la suma de todos ellos ni siquiera puede dar un escaño.”

    Hay mucho ruido y pocas nueces, además que me parecen que vais a estar aún peor fuera que dentro.
    Los recortes se han hecho más a lo bestia en Catluña que en el resto del estado español, y si os vais ya veo a Mas en plan Privatizo todo, todo y la culpa es de restoEspaña por la herencia recibida.
    Además ¿y lo solos que estariais comiendo solo pan?

    http://www.youtube.com/watch?v=gOo_p945VR8

  5. Karpov, Lluís,

    No, no es como decís. Catalunya federal no es Catalunya federada con el resto de España, sinó una Catalunya ordenada internamente de forma federal. Otra cosa es si luego nos federamos con el resto de España, con una parte o con Saturno.

    Saludos,

  6. Si montáis un movimiento cantonal me hago separatista (y hasta catalán) ahora mismo.

  7. ¿Barcelona consintiendo una Republica Federal Catalana, con cuatro – ó mas- territorios con igualdad de derechos y deberes? Yo quiero las palomitas para ver eso…o, al menos, a los teoricos del federalismo catalán, que considero igual de etereo que el hips-pano

  8. Con las vegueries como cantones, supongo, no?

  9. Parvulesco,

    La duda ofende…

    Galaico,

    No sé, yo veo más chungo convencer a los pagesos de que el llobregat o BCN es un estado que convencer a BCN.

    Saludos,

  10. Popota, sigue el dinero.. tu sueñas con una Republica Cooperativa Veguerial y yo veo a Hispañisluña, con la diferencia de que hasta los niños de teta catalanes saben – ó creen saber- lo que es una balanza fiscal
    ¿No empezará Mordolona a echar cuentas y protestar de lo caros que le salen esos pagesos, que si un 4% y que si la ordianalidad y tal?

    Oh, ssíííí, espero ver a Mordorito y sus medianos adyacentes resolviendo estos temas, siempre que pueda seguir pagandome la internet dentro de unos años. Hispañistan a escala 1:5….. si alguien piensa en que por algún milagro cultural ( solo con que el castellano deje de ser oficial, o no se cojan las cadenas en castellano) todo se solvente con educación y civilidad, es que no es tan culto y educado como cree
    Recuerda que el fermento de todo esto es la pasta, el vil metal, el colorado. Es un mal fermento, no deja más que tropezones en las masas. Auguro una mezcla entre coca boba y coca malfeta, si es que hay coca

  11. Popota, sigue el dinero.. tu sueñas con una Republica Cooperativa Veguerial y yo veo a Hispañisluña, con la diferencia de que hasta los niños de teta catalanes saben – ó creen saber- lo que es una balanza fiscal
    ¿No empezará Mordorlona a echar cuentas y protestar de lo caros que le salen esos pagesos, que si un 4% y que si la ordianalidad y tal?

    Oh, ssíííí, espero ver a Mordorlona y sus medianos adyacentes resolviendo estos temas, siempre que pueda seguir pagandome la internet dentro de unos años. Hispañistan a escala 1:5….. si alguien piensa en que por algún milagro cultural ( solo con que el castellano deje de ser oficial, o no se cojan las cadenas en castellano) todo se solvente con educación y civilidad, es que no es tan culto y educado como cree
    Recuerda que el fermento de todo esto es la pasta, el vil metal, el colorado. Es un mal fermento, no deja más que tropezones en las masas. Auguro una mezcla entre coca boba y coca malfeta, si es que hay coca

  12. Borra el comentario repe, si us plau, que la wifi que uso se esta oxidando de la jartá de agua que llevo este Diciembre…

  13. Popota,

    Convencer a los pagesos es lo que menmos te va a costar. A los del Baix no, pero a los de la Catalunya profunda esa, tierra de caciques, costará poco, las élites locales van a estar más que encantadas de poder seguir trapicheando a su gusto sin que puedan decirles nadie nada, ni el juez local (lo nombrarían ellos a su gusto) o uno de Barcelona, porque no tendría competencias.

  14. Rajoy lo tiene muy fácil para hacer volver a los exaltados catalanes al redil: solucionar la crisis económica, ofrecerles una financiación acorde con el esfuerzo fiscal que realizan y acabar con el discurso recentralizador. Pero si en vez de eso continúa hundiendo a España en la pobreza, continúa negando una financiación justa para Cataluña e insiste en un modelo recentralizador del Estado, pues ya me dirán si en esas circunstancias es posible convencer a los catanes de que no se vayan.

    Y no me creo el cuento de que la UE expulsaría a una Cataluña que decidiese democráticamente ser independiente mediante un referéndum. ¿Dónde estaría entonces el espíritu de democracia e integración continental que representa la Unión? ¿Qué deberían hacer entonces con Escocia y con Flandes si también se independizan? A parte de todos los problemas que conllevaría por una parte despojar de sus derechos comunitarios a más de siete millones de ciudadanos, y por la otra, poner fronteras entre Francia y España, en medio de una de las regiones más dinámicas económicamente de la Unión como es el Arco Mediterráneo.