15 años

Hace quince años Josep María Sala ingresaba en prisión por el caso Filesa. Hasta la puerta de la cárcel le acompañó Manuel Bustos Garrido, alcalde de Sabadell que ayer entró al juzgado para declarar como imputado, vitoreado por una entusiasta claca de unas 80 personas organizada por el PSC de Sabadell que, quién sabe, quizás dentro de otros quince años vivan la oportunidad de ser vitoreados.

Al salir de la cárcel, Josep Maria Sala se reintegró en la ejecutiva del PSC puesto que, según Pepe Zaragoza, hoy felizmente aforado en el Congreso, el PSC está a favor de la reinserción. El caso Bustos es una metáfora immejorable de qué es lo que supone la CT por al menos 3 motivos, ya que explica la relación de la política con los conceptos prensa, construcción y responsabilidad.

El tío y padrino de Bustos -que entró en el PSC con Sala, y que ha ascendido de conserje del Museo de Paleontología a alcalde con un poder bestia en la AMB y con multitud de familiares en el ayuntamiento-, hoy imputado, presidía el gremio de constructores de Sabadell, además de estar en el consejo de Vimusa, la sociedad que promovía la construcción de VPO en el municipio.

Su esposa y actual coordinadora de presidencia en la alcaldía de Sabadell, y también imputada, era periodista de la televisión local, en un perfecto ejemplo de la diferencia entre una democracia occidental y la manera como se vive por aquí abajo el tema del control del poder.

Por último, el señor imputado por llevar la trama a través de su asesoría era el concejal pepero que deshacía el 13-13 entre Bustos y la oposición, y que en un ejercicio de responsabilidad buscó siempre el consenso con Bustos para facilitar la gobernabilidad, la estabilidad y los demás ceros conceptuales con los que la CT lleva décadas saqueando España mientras aplaude a sus mártires a las puertas de juzgados y cárceles.

La pregunta, empero, sigue siendo: ¿Hasta cuándo?

4 Comentarios en “15 años”

  1. Por lo menos los psoeros aun van a despedir a alguno a la puerta del trullo, que del lado “conservador” todavía estamos esperando. Millet y Montul – entre otros- no pasaran del arresto domiciliario, y eso con suerte.

  2. Lo próximo, huchas para l@s pres@s del PSC en las txoznas de la Feria de Abril.

    Presoak kalera, amnistia osoa!

  3. Pop,

    hasta la extinción.

  4. Galaico,

    El problema es que tampoco pasan demasiado tiempo en la cárcel, a Sala lo indultaron con relativa rapidez y, en su afán por recuperar la credibilidad ante la sociedad, el PSC se apresuró a darle un empleo, supongo que remunerado, en la organización del partido, en concreto como responsable de formación interna.
    En su día, se me ocurrió que era un error eso, porque si de lo que se trata es de “formar” en ciertas prácticas a los que van a dirigir la maquinaria a medio plazo, uno al que han pillado, condenado y encarcelado no es el mejor ejemplo a seguir, no por la evidente falta de honradez, sino por la falta de pericia a evitar que te pillen, que a otros (empezando por Montilla) no les han pillado.

    Lamentable también el comportamiento de la autoridad judicial, impidiendo culminar la operación (con las citaciones, los registros y las comparecencias) antes de las elecciones. De hecho, la interferencia la han producido de todas formas, o peor, impidiendo que los ciudadanos supiesen eso antes de acudir a las urnas. De lo contrario, igual Pere Navarro estos días Pere Navarro estaría celebrando a lo grande que solo ha perdido 10 diputados en lugar de 8.