La alternativa sensata

Junqueras ha mostrado su disposición a comerse los sociópatas presupuestos de la Generalitat, ese punto débil del independentismo. Aleix Sarri defiende aquí esa vía, señalando que los brutales recortes de 2013 serían los últimos antes de la constitución del estado catalán. Esa alternativa, perfectamente viable desde el punto de vista parlamentario -y más cuando Junqueras ya se ha ofrecido para apoyar los presupuestos-, me parece inadecuada por un motivo bien sencillo: regalar la oposición a los recortes al unionismo, y hacer justo después un referendum, me parece una manera de garantizar las mejores condiciones para los españolistas y las peores para los soberanistas. Otra opción sería convocar el referendum para dentro de cuatro años, esperando que los recortes hayan servido para reactivar la economía y la crisis haya terminado. Esa sería una opción, claro, en la medida en que uno reniegue del empirismo, y se niegue obstinadamente a reconocer lo evidente, esto es: la Generalitat de Catalunya no tiene ningún futuro, ni lo va a tener.

Hacer un referendum en un país PIGS es un suicidio. Hacerlo, además, en algo que no llega a país PIGS y que está intervenido por un país PIGS es suicidarte dos veces. Ante eso, lo conveniente es optar por una alternativa sensata, posible, pragmática y razonable. Ahí va mi propuesta:

1) Investidura de Mas como President.

2) Puesta en marcha de cuatro haciendas, siguiendo el modelo federal de la CAV, en las diputaciones catalanas.

3) Ya investido, presentación de una ley de consultas -una de verdad, no el bodrio infecto que perpetró el segundo tripartito-, con el trámite de urgencia, en el Parlament, y que le conceda a éste, en lugar del Govern, la competencia para convocar consultas populares.

4) Presentación de unos presupuestos que cumplan los criterios de déficit. Presupuestos, por cierto, sin un sólo recorte y con los impuestos que pagamos los catalanes y nos roba el Sheriff de Nottingham, perdón, la Hacienda del Reino.

5) Una vez intervenido el Govern en aplicación de los artículos 25 y 26 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, y ya con todos los recortes en manos de los bwanas de Madrid, esperar mientras de deje que se visualice la realidad, esto es: quién manda aquí.

6) Boicotear la revisión del sistema de financiación autonómica prevista para 2013. En la medida de lo posible, promover la desobediencia en los organismos que dependen de la Generalitat de Catalunya.

7) En el marco de esa estrategia, usar el Parlament como es debido, esto es: para controlar al Gobierno Montoro y, en su caso, machacarlo llegando a la moción de censura. Y, por supuesto, para la declaración unilateral de la independencia

Las alternativas están claras: que CiU y ERC colaboren para, bajo las órdenes de Montoro, conviertan el independentismo en un apéndice de los recortes, o nuevas elecciones que lo dejen todo igual -bueno, no es seguro: los gurús godóticos andan diciendo que la gente está superarrepentida de no haber votado a Mas-.

Poder, lo que se dice poder, pues se puede.

5 Comentarios en “La alternativa sensata”

  1. Compro el punto 3 (lo compraría para todo Españistán, de hecho) con una salvedad: que esas consultas partan de una base ciudadana, al estilo alemán, y no directamente del parlamento. Es decir, que necesiten de una ILP, con tres condiciones:

    Primera, que la ILP obligue automáticamente a referéndum si no se aprueba en el Parlamento.

    Segunda, quórum de participación

    Tercera, porcentaje mínimo de votos en cualquier sentido (es decir, más alto del 50%)

    Por qué? Por tres razones, igualmente: la primera, que el referéndum dé sentido a la presentación de ILPs, hasta ahora dependiente de la voluntad de los partidos. La segunda, que parece contradictoria con la primera, que los partidos tengan que currarse, efectivamente, el apoyo a las propuestas a votar y no utilicen el Parlamento para fines espurios o fuera de su programa. Y la tercera, que la decisión tomada en referéndum tenga legitimidad suficiente como para no ir cambiándola cada seis meses, según sople el viento.

    Eso para los temas importantes. Para otras cosas menores se podrían relajar los requsiitos, desde luego.

    Saludos.

  2. Faltaría por ver cual sería la respuesta de las grandes empresas si Naniano y Montorito les indicaran, amablemente, que la caja donde ingresar el IVA y Sociedades no está en Barna, I suposse. O donde ingresar el IRPF y la SS
    Unn cambio de sede social, como hemos aprendido estos últimos años, lleva menos tardes que las necesarias para enseñar economía al talantes y las cuentas de la vieja se olvidan de algunas cositas. Eso si, sería un avance en la “desconexión” que te cagas.
    Justo castigo me parece, aun quiza escaso, por llevar apoyando el concierto 30 años

  3. “Otra opción sería convocar el referendum para dentro de cuatro años, esperando que los recortes hayan servido para reactivar la economía y la crisis haya terminado…”

    Coño, Popota, mira que te hemos dicho que el carajillo de soberano por las mañanas no es bueno para la salud…

  4. ¿Declaración unilateral? ¿Sin referéndum?

    ¿Y el reconocimiento internacional? ¿Y la estabilidad interna?

  5. Otis,

    Sí a todo

    Galaico,

    Sólo con que una se apunte, se rompe todo.

    Alcalá,

    El referendum es imposible, lo vetará Madrid. La única opción viable es la que presentó la Soli en 2010: declaración unilateral y negociar con la comunidad internacional la celebración del referendum. La alternativa es lo que tú llamas “estabilidad interna” y yo llamo “ruina segura”.

    Saludos,