Rubalcaba, hospitalizado por un ataque de risa

El candidato del PSOE a la presidencia del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha sido ingresado con pronóstico reservado en el Hospital Gregorio Marañón después de sufrir un ataque de risa en el transcurso de un mitin electoral en Getafe, Madrid.
Según diversos testigos presenciales, el mitin se desarrollaba con normalidad cuando el candidato se comprometió a subir el impuesto de sociedades que bajó el PSOE, lo que provocó las primeras sonrisas entre los asistentes. Acto seguido, Rubalcaba se comprometió a poner todos los medios necesarios para que los inspectores de Hacienda tengan medios para combatir el fraude fiscal de las grandes fortunas, hecho que provocó que las sonrisas se contagiaran entre la concurrencia. Después de comprometerse a hacer un referendum sobre el escudo anti-misiles con el eslogan “escudo, de entrada, no”, sonaron las primeras carcajadas en el auditorio. Las carcajadas se propagaron rápidamente después de que el candidato se comprometiera a no dar más dinero público a los bancos, contagiándose al propio candidato después de prometer que no subiría más la financiación pública de la iglesia católica. Con graves dificultades para contener la risa, Rubalcaba prosiguió comprometiéndose a no abaratar el despido ni a convertir en papilla la negociación colectiva. Ya entre lágrimas y dando puñetazos encima de la tarima, el cántabro aseguró que su principal reto será el paro, asegurando que, “con un poco de suerte”, alcanzar el pleno empleo en la próxima legislatura es posible, momento en que cayó fulminado a causa de una parada respiratoria provocada por las carcajadas.
Los servicios sanitarios que atendieron de urgencia al candidato le quitaron los pantalones y los calzoncillos para evitar que la orina le echara a perder el traje, que fue mandado con urgencia a una tintorería. Una fuente del equipo de campaña socialista señaló al blog Maketo que esperan que Rubalcaba se recupere rápidamente, antes de que el recuerdo de los hechos le provocara un nuevo ataque de risa que provocó un posterior ataque de tos sin posteriores consecuencias. Se especula con que Felipe González o Gregorio Pérez-Barba, padre de la Constitución, podrían sustituir a Rubalcaba en la recta final de la campaña.
Por su parte el candidato de Todos Los Españoles, Mariano Rajoy, deseó a su rival una rápida recuperación después de comentar que “lamentablemente son gajes del oficio, nos puede pasar a cualquiera”.

9 Comentarios en “Rubalcaba, hospitalizado por un ataque de risa”

  1. […] Rubalcaba hospitalizado http://www.lapaginadefinitiva.com/weblogs/popota/2011/11/11/ruba…  por elzo el 00:55 UTC […]

  2. Ha estado muy bien, Pop. Extraña que, por tu particular disposición mental, no hayas colado en el climax alguno de esos victimismos catalufos con los que tanto socializas y que siempre te crees en la obligación de hinchar.

    Enhorabuena.

  3. ¿qué fue de aquel impuesto “a los bancos” que menciono en el verano?

    eso sí que fue la risión

  4. El resultado de esta campaña que parece un conspiración contra el PSOE nos va a dejar a la derecha en el gobierno. Seguid así que vamos bien. Lamentablemente Llamazares no tiene la más mínima oportunidad.

  5. La derecha ya está en el gobierno.

  6. El PSOE me pega lo normal.

  7. “El resultado de esta campaña que parece un conspiración contra el PSOE”. Afirmativo. Se trata de un “Inside Job” desde dentro del msmo para cargarse el partido, no cabe duda.

    Eso sí, espero que con esta campaña el mito ese de su legendaria astucia se vaya por donde debe: por el tubo del desague. Como mínimo, y siendo la ostia de piadosos, su maestría a la hora de elegir equipo ha sido inenarrable. Eso, si le atribuimos al equipo las cagadas

  8. Pues no sé, a mí en parte me parece que hay que tener mucho humor para aceptar el papelón de guiar a tu partido hasta el castañazo inevitable (bien merecido).

    En cuanto me pongo a pensar en el retiro dorado que le espera en Bruselas, con un sueldazo de aúpa y fichando los viernes sin llegar a entrar, ya deja de parecérmelo, claro.

    Saludines

  9. No, Pop, los que te pegan son otros. ¡Y cómo te gusta!