“Hemos sabido decir no a los poderosos”

Sí amigos, esas fueron las emotivas palabras del Impostor a sus compañeros del brazo político de los GAL el pasado fin de semana. Tal declaración ha pillado en fuera de juego a la prensa, que no deja de especular si los poderosos son aquellos a los que se ha rebajado el IRPF, las empresas a las que se ha rebajado el impuesto de sociedades, la iglesia a la que se ha aumentado la financiación, los bancos a los que se ha regalado dinero público, los propietarios a los que se ha suprimido el impuesto de patrimonio, el nuevo presidente estadounidense que ordena mandar más tropas invasoras a Afganistán, los propietarios de esas SICAV cuya inspección pasó de Hacienda a la CNMV o, directamente, los clanes Chaves y Pajín.

Pero no: los poderosos a los que planata cara el PSOE no son esos, no, y el blog maketo se ha tomado la molestia de investigar quienes son esos poderosos que en realidad mueven los hilos y tratan de condicionar la acción del gobierno mediante el chantaje. Huelga decir que todos debemos comprometernos a la hora de plantar cara a toda esa chusma anti-española que trata de echar por tierra el compromiso de nuestro amado Presidente con los más débiles, así que es conveniente saber contra quién nos jugamos los garbanzos. Ahí va un resumen:

1- Los inmigrantes, especialmente esos aprovechados que tratan de meternos aquí a sus asquerosos familiares vía reagrupación familiar.

2- Los que pagan IVA.

3- Los trabajadores que no están afiliados ni a comisiones ni a la UGT.

4- Los trabajadores inmersos en EREs

5- Los mendigos

6- Los kosovares

7- Etc.

Apartado de consignas: ¡A por ellos, oé!

___________

Ferraz Entertainment S.L. nos ofrece el brote verde de la jornada: 200 trabajadores de Sharp se manifiestan en Sant Cugat contra el ERE

15 Comentarios en ““Hemos sabido decir no a los poderosos””

  1. 8 – Los funcionarios (los de carrera, que entraron mediante oposición), ésos que tiran del carro por mil euros al mes con el desprecio de la clase trabajadora (¡Cuánto daño ha hecho Forges!), a los que se quiere congelar el sueldo, cosa que el PP (derecha, malo, caca) nunca hizo, como sabemos…

  2. Los funcionarios que se jodan, hombre.

  3. Hay que pena me dan los funcionarios. snif

  4. ¿Funcionarios? Si, de tan mal que lo tienen hay cola para salir a buscarse la vida fuera. Es que el otro día, convocaban oposiciones y no se presentó nadie… Con lo cómodo que se está de camarero a 4 €/hora.

  5. Lo de los funcionarios es buenísimo. Supongo que los próceres de la patria, llevados por el entusiasmo liberal, pensaron “ya sé! pa fomentá er espíritu empresariá le’ daremo de palo’ y le’ pagaremo’ una mied-da, asín se volverán empresarios”. El efecto fue, como es lógico, todo lo contrario: lo que consiguieron fue que después de un par de años en la privada to dios se volviera a casa de sus papis a preparar oposiciones.

    Éso es bueno porque hace falta una mínima capacidad de consumo que reduzca un poco la creciente inestabilidad del sistema. Además los funcionarios son gente decente que acude a votar y no causa problemas. Así y todo los empresarios querrán pillar este bocado también (el único que queda, prácticamente), y si no al tiempo.

  6. NUNCA le des a alguien con 30 años (por mucha oposición que haya aprobado) un puesto de trabajo de por vida. No lo hagas.

  7. Yo le daría un puesto de trabajo de por vida, o al menos indefinido, fijo o como le quieras llamar, es decir, no sujeto a las fluctuaciones del mercado o al capricho del jefe, pero con una evaluación constante de calidad y productividad, y el que se toque los cojones, a la puta calle y a dejarle el puesto a otro que lo merezca más. Es especialmente sangrante en el caso de los profesores de universidad (o el caso que mejo conozco, más bien): gente que lleva años sin publicar nada, sin dirigir una sóla tesis y que se limita a dar sus diez horas semanales de clase (tirando por lo alto). Luego nos preguntamos por qué el sistema científico funciona mejor en UK o en USA, pero tiene lógica teniendo en cuenta que allí cualquiera de los que he mencionado habría recibido una patada en el culo al final del primer año de hacer el zángano. Aunque yo si les daría el rango de funcionarios, que en el mundo anglosajón no tienen, condicionaría su permanencia en el puesto a los factores citados…

  8. Lo que dice Karraspito acerca de la universidad es totalmente cierto, pero estoy seguro que si se intentara reformar tendríamos un enfrentamiento laboral, con huelga incluida, de narices. Habría muchísima oposición en la universidad y también en los sindicatos en general ya que se establecería un precedente para el control del trabajo de los funcionarios con posibilidad de penalizaciones serías. No me puedo imaginar a un gobierno actual ni de unos ni de otros capaz de atreverse ni siquiera a proponerlo.

  9. Pero que poca vergüenza tienen…hablar de funcionarios… y no preguntarme!!!

    Como ya sabrán alguno de los lectores lo mio es el ámbito sanitario. Los desmanes que se ven por aquí son también de toma pan y moja, pero no llegan al extremo de los “profesores universitarios”. Si la caga un medico el paciente por lo pronto estará mas pachucho e incluso “a lo mojoh” hasta se muere, pero que la cague un profesor universitario…pues ya me dirán pero yo no veo las consecuencias…¡formar alumnos más borricos es ya imposible!

    A lo que iba. Yo estoy a favor de todas y cada una de las medidas de control, calidad y productividad que ustedes quieran ofrecerme. Ahora bien, me apuesto con ustedes un caña con un “pincho de merluza” (cuanto te echaré de menos Andrés Montes, JUGON), que los primeros que se negaran al ferreo control laboral seran aquellos funcionarios de rancio abolengo (los que llevan en el ajo desde que el mundo es mundo) y que curiosamente no sacarón la plaza por concurso oposición como Dios manda (con su examencito, su horitas de estudio y bla,bla…), sino mas bien por bizarros procesos de consolidación de plaza, OPEs extraordinarias y demas mandangas que yo clasifico dentro de la categoría de “levanto la barrera unos segundos y todos para adentro”.

    Ahora en serio. Yo no pido que la gente tenga una vocación clara, sino mas bien “profesionalidad”. Entiendo que a lo mejor tu nunca has querido ser desde pequeñita enfermero de UCI y puede que no sea la ocupación que mas te “llene por dentro”…pero recuerda donde trabajas, ¡copón! y al menos intenta hacerlo lo mejor posible!!

  10. Básicamente estoy de acuerdo con lo que dicen Karraspito y Garganta Profunda.

    Sin embargo, la “evaluación” de la productividad es algo difícil. Hay mucho componente subjetivo, y en buena parte dependerá de los jefes y los políticos de turno metidos a dedo como “altos cargos”. Se primará más la afinidad política y el servilismo que la profesionalidad. Si al jefe le interesa desviar unos milloncejos, le conviene mucho que el interventor deba hacer méritos para que le conserven en su puesto; y lo mismo se puede aplicar al juez interino que tiene que juzgarme cuando, pese al silencio del interventor, han terminado por pillar al interfecto.

    Por otra parte, una huelga de funcionarios de un par de días apenas se notaría. Lo jodido sería que decidiesen hacerla a la japonesa, a la que las inspecciones de Hacienda, Trabajo o Sanidad (o las propias fuerzas de seguridad del estado) se pusiesen en serio, en 15 días hunden al país.

  11. En el caso universitario los artículos en revistas científicas acreditadas, la dirección de tesis y otros parámetros de evaluación como la colaboración en proyectos de investigación premiados, las patentes etc son criterios suficientemente objetivos. En este sector y con la autonomía universitaria los políticos poco tendrían que decir.

    En el sector sanitario ni idea, pero tal vez Garganta Profunda de lo que se hace en otros países.

    ¿Una huelga de sanidad no se notaría? ¿Una huelga de escuelas no se notaría? No debes haber estado enfermo últimamente, ni debes tener hijos… Además incluso sin huelga con los funcionarios en contra ningún gobierno aguanta unas elecciones.

  12. “No me puedo imaginar a un gobierno actual ni de unos ni de otros capaz de atreverse ni siquiera a proponerlo.”

    Pues te equivocas, porque entre lo poco decente que hizo el PP durante su mandato estuvo la creación de la ANEP:

    http://ciencia.micinn.fecyt.es/ciencia/jsp/plantilla.jsp?area=anep&id=20

    Frente al talante y buen rollito del P(SO)E, que no regulan el acceso a la universidad de nadie, ni siquiera de los que van por ir y perjudican a los que se lo toman en serio, el PP creó este organismo para regular un poco a quién se le daba la pasta…

  13. Jordi,

    En el ámbito universitario, cuando has alcanzado un cierto nivel, ya dispones de personal que te hace el trabajo: becarios, proyectistas, estudiantes de doctorado, profesores asociados que quieren hacer méritos,… Vamos, que puedes limitarte a poner la firma e ir a unas cuantas reuniones.

    Respecto a la Sanidad, los servicios de urgencias acostumbran a estar colapsados y funcionan mal, y la lista de espera para algunas pruebas e intervenciones quirúrgicas es muy larga. Ya puestos, para una colonoscopia me da lo mismo esperar 5 mesos o 5 messe + 2 semanas, si hay algo grave detrás llegará antes la autopsia. Eso, por no hablar de la calidad del servicio, no es nada extraño ver a tres médicos y salir con tres diagnósticos y/o tres tratamientos distintos. De los servicios de emergencia, mejor no hablar.

    Finalmente, reconozco que lo de las escuelas es un pequeño problema, por lo menos para el que no pueda endosar los críos a la suegra. Lo que dejen de aprender en esos días de clase no es un problema. Claro que igual es por eso por lo que los gobiernos de izquierdas potencian la privada concertada, el profesorado acostumbra a tener peores condiciones laborales (por ejemplo, es normal que el contrato termine en junio y no te lo renoven hasta setiembre) y no se queja, saben que hay cola para coger ese puesto.

    Y los funcionarios, si realmente quisieran fastidiar al poder político, simplemente tendrían que ponerse a cumplir con su deber. ¿Te crees que no tienen constancia de los chanchullos? Sólo con negarse a aprobarlos, o los pusiese en conocimiento de la fiscalía, le pondrían las cosas difíciles a más de uno.

  14. “En el ámbito universitario, cuando has alcanzado un cierto nivel, ya dispones de personal que te hace el trabajo: becarios, proyectistas, estudiantes de doctorado, profesores asociados que quieren hacer méritos,… Vamos, que puedes limitarte a poner la firma e ir a unas cuantas reuniones.”

    Sí, eso también pasa en Inglaterra, pero los casos que yo conozco son de gente que tiene que contestar unos 150 correos cada día por lo menos, con lo que ya se te va bastante tiempo. Pero es que en España hay algunos que no hacen NI ESO, que ya hace falta ser puto vago de los cojones: no tienen becarios, ni estudiantes de doctorado, ni colaboradores, ni proyectistas, de hecho, por no tener no tienen ni proyecto concedido, y luego se van quejando de que es que no le conceden nada de lo que pide. Así que al final se limita a la docencia (a no ser que trabaje para el CSIC, en ese caso se dedica a tocarse las pelotas a dos manos, directamente…).

  15. Lluís tienes razón en gran parte en la descripción que haces de la sanidad como mínimo en las grandes ciudades. Algunas personas me han comentado que algunos servicios funcionan mejor en poblaciones medias. Sobre el servicio de urgencias en mi experiencia personal (y sin valor estadístico de ningún tipo) no puedo hablar mal ya que en una de las visitas que hice me resolvieron un problema grave que arrastraba inútilmente durante años de visitas a médicos de cabecera y especialistas. Claro que a lo mejor tuve suerte y pillé a una persona que se tomaba en serio su trabajo.

    Karraspito sobre el ANEP (que no sabía que se llamaba así) creo que evalúa los proyectos para la asignación de recursos, pero no el trabajo por el cual se cobra la nómina. ¿No es así? En cualquier caso tienes razón que es un paso en la dirección correcta.