La Paella RusaTota empastrà

Compromís

El PP, a un año del Hundimiento

La peluquería de Tono Sanmartín anda revuelta. Y no por el nuevo catálogo de pelazos 2014-2015, o por el peinado que llevará Letizia Ortiz en el acto de coronación de su extraordinariamente bien Preparado marido (el Borbón más Preparado de todos los tiempos); no. El problema que se ventila en los salones de la peluquería tiene que ver con su condición de privilegiado vivero de talentos de la política valenciana: esto se hunde, y Fabra ya se ha puesto a mover piezas, no se sabe si urgido por Génova o por propia iniciativa (jajaja, perdonen, que acabo de releer lo que he escrito: quería decir “urgido por Génova en todo, incluyendo sus lastimeros reproches a Génova para dar imagen de independencia”).

Ciscar ha aprovechado la oportunidad para huir y Fabra ha tenido que deshacerse de Cherafín, el muñidor de los últimos cambios en la cúpula del poder hace apenas unos meses en el Pacto de la Peluquería, que entronizaron a Esther Pastor, Lola Johnson y, naturalmente, al propio Cherafín para que pudiera desarrollar sus teorías analfabetas sobre el blavensiano de raíces iberas.

Esther Pastor sigue donde está (todo tiene un límite, y tampoco va Fabra a despedir a su novia amiga íntima conocida; Ustedes perdonen. Casimiro García Abadillo no deja de editarnos el texto una y otra vez); pero ahora acompañada por otras dos mujeres malas malísimas: María José Catalá en la portavocía del Consell e Isabel Bonig como nueva secretaria general del PPCV. Ambas deseosas de moverle el sillón a Fabra quién sabe si para las próximas Elecciones Autonómicas, o incluso antes (y, en cualquier caso, sin ninguna duda después).

Se hunde sin remisión la hegemonía electoral del PP valenciano, o si quieren que se lo exprese en términos antichavistas, del “oficialismo”. Del Régimen. Que lleva venciendo democráticamente, elección tras elección, desde hace más de veinte años (así establecen sus dictaduras los regímenes oficialistas). Y que volvió a vencer, una vez más, en las Elecciones Europeas. Pero lo hizo en unas condiciones de escasez tales que resulta difícil creer que salgan las cuentas después de las Elecciones Autonómicas y Municipales del año que viene.

Es verdad que queda un año para reaccionar, y que en ese tiempo pueden pasar muchas cosas. Por desgracia para el PP, ese mismo argumento es el que se desplegó en 2012 y 2013, y cada año las encuestas les son más desfavorables. Ahora, además, tenemos un macrosondeo, unas elecciones en las que el PP valenciano se ha dejado nada menos que 23 puntos respecto de 2009, bajando del 52% al 29% de los votos (una pérdida de casi medio millón de votos).

Por supuesto, unas Elecciones Autonómicas se rigen por criterios distintos a unas europeas: vota más gente y vota con distintos criterios. Por ejemplo, es previsible que los resultados sean significativamente mejores para Compromís en unas Autonómicas que los que ha cosechado en las Europeas. En sentido contrario, lo normal es que a UPyD le cueste más alcanzar el porcentaje de voto obtenido ahora.

Para el PP, en cambio, el historial de voto en Europeas, si lo comparamos con las Autonómicas, no resulta tan halagüeño, pues es considerablemente estable en la Comunidad Valenciana, con independencia de la tasa de participación (habitualmente mucho más baja en las Elecciones Europeas): así, el PP obtuvo en las Autonómicas de 2003 un 47% del voto; en las Europeas de 2004, un 49%; en las Autonómicas de 2007 logró su récord, un 52%; y dos años después, en las Europeas de 2009, calcó esos excelentes resultados: el 52%. Finalmente, en 2011 el PP experimentó un pequeño descenso y recogió el 49% de los votos. En 2014, en estas Elecciones, se ha quedado en el 29%. Veinte puntos menos que en 2011. No parece factible recuperar esa distancia, ni siquiera un trecho de la misma, sólo a base de que aumente la participación. Ni siquiera tenemos la certidumbre de que el aumento de la participación supusiera, necesariamente, una mejora de los resultados del PP.

Y aunque los resultados mejoren, la verdad es que parece totalmente inverosímil que la mejora sea suficientemente grande para que el PP alcance una mayoría alternativa a la de los partidos de izquierdas, asumiendo la suma de sus escaños y de los de UPyD (evidentemente, revalidar la mayoría absoluta ya está totalmente descartado). Esto queda muy claro si observamos la proyección de los resultados de las Elecciones Europeas y asignamos los correspondientes escaños en Les Corts:

EUAutonomicas

Proyección de escaños en Les Corts a partir de los resultados de las Elecciones Europeas 2014. Distribución actual de escaños: PP 55, PSPV 33, Compromís 6, EU 5

Incluso sumando a UPyD a sus escaños (cosa que no está en absoluto clara), el PP seguiría lejos de formar una mayoría de gobierno. La irrupción de Podemos ha redistribuido el voto de la izquierda (probablemente, Podemos haya ahondado la caída del PSPV, haya frenado el ascenso de EU y también haya contribuido a un cierto estancamiento de Compromís), pero también lo ha impulsado. Y además, no habría que descartar que este partido, por su naturaleza de opción protesta frente al fracaso del bipartidismo y su gestión de la crisis económica, se haya hecho con exvotantes del propio PP, y también abstencionistas.

Visto el horizonte de 2015, en Madrid ya dan por perdida la Generalitat Valenciana, y así se están prodigando en decirlo con análisis tan delirantes como ilustrativos de la estimación que se hace desde Génova. En Valencia, mientras tanto, el problema no es sólo perder la Generalitat; es, por una parte, dejar de ser ese mítico granero electoral del PP que la Comunidad Valenciana lleva siendo desde 1995. Si las Elecciones Europeas hubiesen sido Elecciones Generales (un proceso electoral, por cierto, con el que quizás sea más factible comparar las Europeas, dada la clave nacional con la que votan la mayoría de los ciudadanos), el PP perdería nada menos que seis escaños valencianos en el Congreso de los Diputados, que irían a parar a los partidos minoritarios:

Alicante: PP 5, PSOE 4, IU 1, Podemos 1, UPyD 1 (Generales 2011: PP 8, PSOE 4)
Castellón: PP 3, PSOE 2 (Generales 2011: PP 3, PSOE 2)
Valencia: PP 6, PSOE 4, IU 2, Compromís 2, UPyD 1, Podemos 1 (Generales 2011: PP 9, PSOE 4, EU 1, UPyD 1, Compromís 1)

Y, naturalmente, si en mayo de 2015 se consuma el desastre electoral para el PP no lo será sólo a nivel autonómico, sino también local. Aunque aquí la proyección es mucho menos orientativa, la hemos aplicado a las ocho ciudades más pobladas de la Comunidad Valenciana.

Valencia (33 concejales): PP 12, PSPV 7, IU 4, UPyD 4, Compromís 3, Podemos 3 (Actualmente: PP 20, PSPV 8, Compromís 3, EU 2)

Alicante (29 concejales): PP 11, PSPV 7, UPyD 4, IU 4, Podemos 3 (Actualmente: PP 18, PSPV 8, EU 2, UPyD 1)

Castellón (27 concejales): PP 10, PSPV 6, IU 3, UPyD 3, Podemos 3, Compromís 2 (Actualmente: PP 15, PSPV 9, Compromís 2, EU 1)

Elche (27 concejales): PP 10, PSPV 8, Podemos 4, UPyD 3, EU 2 (Actualmente: PP 14, PSPV 12, Partido de Elche 1)

Torrevieja (27 concejales): PP 13, PSPV 8, UPyD 2, Podemos 2, EU 2 (Actualmente: PP 15, PSPV 6, APTCe 4, EVPV 2)

Orihuela (25 concejales): PP 14, PSPV 7, UPyD 2, EU 1 , Podemos 1 (Actualmnete: PP 12, PSPV 6, Claro 4, EVPV 3)

Torrent (25 concejales): PP 8, PSPV 7, UPyD 3, Podemos 3, IU 2, Compromís 2 (Actualmente: PP 14, PSPV 9, Compromís 2)

Gandia (25 concejales): PP 10, PSPV 6, Compromís 3, EU 2, Podemos 2, UPyD 2 (Actualmente: PP 13, PSPV 12, Compromís 2)

En las capitales de provincia, el PP perdería Valencia y Castellón, aunque podría dar la batalla en Alicante (con una alcaldesa orgullosamente imputada, Sonia Castedo, al frente) si pacta con UPyD. Exactamente lo mismo pasaría en Elche y en Gandia. Curiosamente, el PP recuperaría Orihuela, mantendría Torrevieja, y perdería también Torrent. Como pueden ustedes imaginarse, el control de esas máquinas de colocar gente y repartir dinero que son las diputaciones provinciales estaría también en el alero.

Compartir

9 thoughts on “El PP, a un año del Hundimiento

  1. almujul

    En mi vida ya he visto tres papas, dos reyes, pero una sola alcaldesa de Valencia.

    A ver si el año que viene cambia la cosa ya.

    Contestar
  2. Perepunyetes Joe

    I amb tot el que cau i que caurà, guanyen a totes les places. Toca’t el nas amb el personal…

    Un altre apunt interessant és si a la fi algú controlarà les “voluntàries recollides de vots” a la gent gran de la mà de certs partits conservadors…

    Contestar
  3. Cuixa de pollastre Post author

    Teodoredo, con todo el cariño te lo digo: tu confianza en que, saque los resultados que saque, con independencia incluso de que se confirme tu hipótesis de que “la gente del PP siempre votará al PP, pase lo que pase”, el PP es inmortal y seguirá mandando siempre, comienza a ser legendaria.

    Contestar
  4. Catxeto

    Lo malo es que después de tantos años, aunque pierda el PP. su hedor seguirá atufándonos durante años y años, probablemente tantos como para que siga presente hasta que volviera a ganar. Toda labor de limpieza será poca…

    Contestar
  5. Lluís

    Pues más o menos comparto la opinión de Teodoredo. El PP se las apañará para gobernar allí donde sea posible, va a seguir siendo la fuerza más votada (eso da alguna ventaja, sobretodo en los ayuntamientos) y no creo que UPyD se sienta muy cómoda pactando un gobierno de izquierdas con Compromís, o que si Podemos tiene lo que falta para articular una mayoría de izquierdas (incluso en el caso de que UPyD) le veo mal encaje con el PSOE o con UPyD, y no creo que vayan a dar muchos cheques en blanco para eso de “frenar a la derecha”.

    Al final, si no hay otro remedio (porque PP y UPyD no sumen lo suficiente), aún veo pactando al PP y al PSOE. Aunque eso si, al PP no le saldrá gratis, deberá entregar algunas prebendas a sus compañeros.

    Contestar
  6. pfutro

    El PP ha fet molts amics en estos anys i ningú voldrà ajuntar-se amb ells i acabar com a Unió Valenciana. O sí?

    Paco.

    Contestar
  7. MªJosé

    EL VOTO EN AUTONÓMICAS Y MUNICIPALES SERA diferente que en las Europeas, seguro que hay matices importantes. Lo que se confirmará es que el PP pierde.

    Contestar
  8. Pingback: Compromís y el efecto PablemosLa Paella Rusa | La Paella Rusa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: