La Paella RusaTota empastrà

Corrupción

La Paella Rusa se va de compras con Esther Pastor

En La Paella Rusa tenemos una solicitud que hacerle a Ximo Puig: por favor, tenga usted a bien considerar, si en 2015 se convierte usted en President de la Generalitat, mantener en algún puesto de su administración a Esther Pastor (por razones obvias, no le hacemos esta solicitud a Fabra en el supuesto de que permanezca, pues asumimos que de suyo va que la mantendrá mientras él esté por ahí). Los valencianos que gestionamos páginas web de carácter satírico no podemos permitirnos perder, así como así, una joya de esta categoría. ¿Acaso Ximo Puig no protege la sátira, el humor y la vocación socarrona que son tan nuestras? ¿Es Ximo Puig [música terrorífica para ambientar] antifallero? Pues eso: en La Paella Rusa queremos Esther Pastor for ever.

Y sí, bien es cierto que nuestro dinero nos cuesta, pues a esta mujer hay que pagarle el sueldo, hay que pagarle el coach, hay que pagarle la lista de la compra y los hoteles a los que se va a descansar los fines de semana, tal vez haya que pagarle la peluquería de Tono Sanmartín y quién sabe cuántas cosas más… Pero, así y todo, en La Paella Rusa nos compensa.

Hoy nos hemos despertado con otra maravillosa exclusiva de Estrella Digital, el medio favorito de todo topo de Generalitat que se precie. Hace unas semanas, Estrella Digital sacó las facturas de hotel en resorts de cinco estrellas de Esther Pastor. Ahora saca un nuevo capítulo de las andanzas de Esther Pastor, que se ha dado en llamar el #Ñoragate, o “escándalo de las ñoras”, en referencia a uno de los sabrosos productos de la lista de la compra de Esther Pastor con cargo al presupuesto público. Dicen en la Generalitat que aquí, de escándalo, nada. Que Palmero Alimentación es uno de los proveedores habituales de la Generalitat, al que van a comprar cuando hacen corto de algún producto. Que, casualmente, siempre hacen corto de los mismos productos (ñoras, yogurts, pechugas de pollo, atún, patatas Duso), y siempre en raciones correspondientes a una o dos personas. ¡Así son las faltas en Generalitat!

Ya me imagino a las personalidades a las que, según dice Generalitat, agasajan con cargo a estas facturas: “joder, otra vez las putas ñoras con atún. Y de postre, yogurt. ¿No podrían darnos caviar y bogavante, como en la era Camps? ¡La austeridad del fabrismo adquiere proporciones míticas!”. Pero oigan, si en Generalitat dicen que son compras para agasajar a personalidades, así será. Que nunca se ha visto que Generalitat mienta en nada, sobre todo desde que Esther Pastor tiene mando en plaza, y en particular desde que Lola Johnson, con toda su credibilidad y buen hacer democrático a cuestas, lleva la política de comunicación.

De todas maneras, en La Paella Rusa sí que hemos querido hacer una pequeña investigación, consistente en acercarnos por el ya legendario comercio (que, suponemos, habrá encargado ya el cartel de “proveedores de la Familia Real Valenciana” para la puerta del local) para ver qué aspecto tenía y hacer una compra al más puro estilo de Esther Pastor: ¡lo hemos pagado nosotros, como todas las compras de Esther Pastor! (Bueno, estas últimas también las han pagado Ustedes; la de hoy de La Paella Rusa, sólo nosotros).

El local es una tienda muy pequeña, a la entrada de la calle Serranos (al lado de las Torres). Es el clásico ultramarinos de toda la vida, con muchos productos de diversos tipos acumulados en pequeños estantes, y un mostrador con carnes, verduras y productos preparados. Se nota que los productos son de calidad, pero eso no nos ha sorprendido: ¡si Esther Pastor compra ahí, por algo será!

La entrada al Paraíso gastronómico de Esther Pastor

La entrada al Paraíso gastronómico de Esther Pastor

Hemos hecho una compra variada, amalgamando productos que harían las delicias de Esther Pastor con un par de caprichitos propios, en concreto: queso azul (Esther Pastor lo compraría de Burgos) y una lasaña de carne (Esther Pastor jamás compraría algo tan vulgar y engordante). Y además de eso, por supuesto, hemos comprado casi todos los clásicos:

Un poco de chocolate Valor, potente afrodisíaco para poner cachondas a las personalidades que sean agasajadas en el Palau de la Generalitat.

Un poco de chocolate Valor, potente afrodisíaco para poner cachondas a las personalidades que sean agasajadas en el Palau de la Generalitat.

No podía faltar en la mesa de cualquier valenciano de pro. Obsérvese el sutil homenaje a Esther Pastor en la etiqueta

No podía faltar en la mesa de cualquier valenciano de pro. Obsérvese el sutil homenaje a Esther Pastor en la etiqueta

Y, naturalmente….

Las siempre deliciosas ñoras. En este punto, hemos tenido que preguntarle al señor, que amablemente, y creemos que sin sospechar nuestra rendida admiración por Esther Pastor, nos ha sacado el producto. Y menos mal, que si de nosotros dependía igual volvíamos con una cabeza de ajos pensando que las ñoras son eso

Las siempre deliciosas ñoras. En este punto, hemos tenido que preguntarle al señor, que amablemente, y creemos que sin sospechar nuestra rendida admiración por Esther Pastor, nos ha sacado el producto. Y menos mal, que si de nosotros dependía igual volvíamos con una cabeza de ajos pensando que las ñoras son eso

Cuando ya estábamos pagando, hemos recordado que nos faltaba algo muy importante: las patatas Duso, sin las cuales la compra se quedaba objetivamente coja. Le hemos preguntado al señor y aquí sí que hemos percibido por su parte un momento de cavilación, de duda, de “esta lista de la compra me suena”, pero igual ha sido imaginaciones nuestras. En todo caso, hete aquí las patatas:

Fotocomposición con una cervecita valenciana –que ya teníamos- para animar el cotarro

Fotocomposición con una cervecita valenciana –que ya teníamos- para animar el cotarro

El precio total (los cuatro productos de Esther Pastor más nuestros dos caprichitos) ha sido de 14 €. Quizás un poco caro, pero no carísimo. Aunque bien es cierto que no nos hemos atrevido a pedir uno de esos flanes de 3€, pues no los hemos visto en el mostrador (y si lo pedíamos y nos vendía un paquete de seis flanes, nos hunde la economía). Y oigan, que la tienda vende productos de calidad, está en el centro, y además le vende a gente de mucho glamour. ¡En la peluquería de Tono seguro que te sacan ñoras constantemente para amenizar la espera, mientras los peinados y tintes se asientan! Claro que, por muy caro que nos haya salido a nosotros, a Esther Pastor le sale siempre baratísimo.

Compartir

4 thoughts on “La Paella Rusa se va de compras con Esther Pastor

  1. Pepico

    Espero que el dueño tenga sentido del humor, o piense que al fin y al cabo hace negocio, para aguantar a la gente yendo a comprar ñoras y demás cosas de la lista de la compra.

    La suerte que tenemos es que en estas cosas siempre hay un punto friki para alegrarnos: que si Tono Sanmartín largando lo que pasa en Presidencia, que si Paco Telefunken cortando la emisión de Canal 9, que si las ñoras de Esther Pastor…

    Esto con el tripartito no pasaría.

    Contestar
  2. de ventre

    al menos le alabo el buen gusto de comprar PATATAS DUSO que son la puta polla!

    digo yo que ya que le pagamos la compra a la susodicha entre todos, también podríamos repartirnos los servicios por los que está contratada y perdón por la vulgaridad pero yo de aquí a final de la legislatura creo que podría encontrar una horita libre

    j

    Contestar
  3. Fresquet

    Que reste per sempre més la Reina Esther en el Palau de les Llepolies, que es graven en els murs de la Sala Daurada els versos de Roig!:

    Ella dorment
    menjant, bevent
    donant repòs
    al seu bell cos
    al llit s’està.

    Per fi el Regne de València té una emperadriu ! Vítol i vítol a la nostra princesa !!

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: