La Paella RusaTota empastrà

RTVV

Demolición a fuego lento: crónica interna del ERE en RTVV

Por Josep Rodríguez, trabajador en Ràdio 9 afectado por el ERE (@joseprodri)

Ha costado de parir, como un embarazo de elefanta, pero el ERE de RTVV ya ha llegado. Casi dos años después de que la prensa empezara a especular con la posibilidad de aplicar un expediente de regulación de empleo masivo, los trabajadores de Ràdio 9, primero, y los del Ente, después, hemos inaugurado la lista de salidas.

Si se escribiera una antología de despropósitos en la gestión de recursos humanos, la manera como se está llevando el ERE en RTVV sería líder destacado. Sin duda. El ERE se aprobó en agosto, se contaba con que se aplicaría de inmediato y hemos tenido que esperar 4 meses hasta empezar a ver sus efectos. Meses en los que hemos leído que la cosa se retrasaba por las luchas intestinas de las familias del PP para elaborar las listas y que ha tenido el corolario perfecto con la espantada a última hora de López-Jaraba; intuyo que despagado por no haber recibido ninguna oferta de ubicación por parte de esa monstruosa agencia de colocación para amigachos inservibles que es el PP valenciano y el propio Consell. Solo hay que ver las credenciales intelectuales de López-Jaraba para conseguir ser nombrado Director General de RTVV. Su huida supuso un contratiempo para el Consell, que medio subsanó con un nombramiento dudosamente legal; el de un fontanero ejecutor cuya única tarea será firmar los despidos y liquidar la empresa: Alejandro Reig.

Las comunicaciones a los trabajadores de Ràdio 9, como no podía ser de otra manera en este compendio de chapuzas que está siendo el ERE, llegaron por e-mail; correos que fueron enviados uno a uno y durante cinco horas, con lo que es fácil hacerse una idea de la tensión y angustia que durante ese lapso de tiempo vivieron los trabajadores que veían caer compañeros como moscas mientras actualizaban frenéticamente la bandeja de entrada para comprobar si ya habían recibido el regalito. A mí, por suerte, me llegó de los primeros, con lo que me ahorré la espera.

La justificación del Consell y la empresa para aplicar el ERE es muy evidente: la casa está en la más absoluta ruina. Eso nadie lo discute; lo sustancial del caso es que no somos nosotros, los trabajadores, los que hemos llevado a la empresa a esta situación. Somos los que lo pagamos mientras los responsables salen indemnes o incluso reforzados. No hace falta escarbar mucho para encontrar ejemplos de gestión negligente, en el mejor de los casos, o presuntamente delictiva en otros (caso Pedro García, imputado en la Audiencia Nacional). El informe de la Sindicatura de Comptes recientemente publicado revela que RTVV pagó 22 millones de euros a Bernie Ecclestone por los derechos de Fórmula 1. Derechos que, además, no eran exclusivos. La empresa lo justificó en que era importante poder disfrutar de tamaño espectáculo en una retransmisión puramente valenciana. Acto seguido, RTVV contrató a un valenciano de pro y valencianohablante reconocido: el periodista argentino Víctor Seara. Este antiguo subalterno de Antonio Lobato (me lo imagino pasándole secretamente a Alonso las cartas de amor redactadas por Lobato) se encargó del trabajo por el módico precio de 10.000 euros mensuales.

Esto correspondería a la foto ‘macro’ del expolio premeditado y leonino al que ha sido sometida la casa por parte de sus dirigentes. Voy a centrarme ahora en pequeños detalles que también nos permiten hacernos una idea de cómo ha funcionado la empresa por dentro. Nos situamos en el 30 de noviembre, día en que los voluntarios que se acogieron al ERE salían de la casa. Entre ellos Rosa Tejedor, redactora de Ràdio 9 con más de dos décadas de servicio a sus espaldas. Rosa salió a tomar un café con un reducido grupo de compañeros para despedirse. 15 minutos después, Juanjo Braulio, servicial jefe de informativos, la telefoneó recriminándole que llevaran tanto tiempo fuera. Justo el día en que dejaba la empresa donde había pasado media vida. Ésa es la catadura moral de los subalternos con ínfulas de capo que han llevado el día a día de la casa. En lo profesional, la altura de personajes como Braulio se sitúa al mismo nivel. La noticia de la dimisión de José Manuel Vela se dio obviando que estaba imputado y, días después, el procesamiento de Vicente Rambla, Milagrosa Martínez y Angélica Such quedó relegado a la parte final del informativo, referido como “Caso Fitur”, y en una pieza imprecisa y de poco más de 20 segundos. Todo esto por citar hechos de los últimos días. Si hiciéramos un repaso minucioso tendríamos ejemplos para 100 artículos.

Estos casos corresponderían al apartado serio. Luego tenemos el apartado LOL. Como cuando Carolina Alcolea, coordinadora de informativos, recriminó a un redactor que utilizara la palabra adés, ya que consideraba que sonaba muy catalán. O aquel mítico editorial donde José Blanco se convertía en Pepiño el gasolinero. O cuando la anterior jefa de programas vetó una entrevista con Ramón Lobo para hablar de Afganistán. Porque, claro, de la boca de un señor que escribía en El País -aunque sea para hablar de Afganistán- solo pueden salir insidias hacia nuestros amos gobernantes.

Los cargos, carguitos y cagones intermedios han protagonizado otro de los hechos destacables en todo este proceso: la bunkerización. Un ERE como éste – tan largo, tan arbitrario -, ha acabado generando un efecto formidable de acercamiento entre los trabajadores; de compañerismo. Mientras tanto, los jefecillos se han radicalizado si cabe aún más, con gestos como el mencionado anteriormente del café interruptus. Han hecho suya la causa de la demolición de la casa, sin el más mínimo gesto de empatía hacía los que se supone que han sido sus compañeros.

Para acabar, no puedo obviar en este relato el papel de determinados medios de comunicación. La mención especial la tiene el diario ABC, medio de procedencia de Jaraba, y que ha dado toda una lección de periodismo de trinchera estos meses. Todo lo podemos resumir en la entrevista al Capitán Schettino propio Jaraba publicada hace unos días. Una de las preguntas era si el objetivo fundamental del ERE había sido “preservar la dignidad de la plantilla”. No hace falta añadir mucho más. El ABC, por cierto, tras meses y meses intoxicando, dejó de publicar informaciones sobre el ERE justo cuando empezó a aplicarse, cuando la cosa se puso fea, mientras sus redactores estrella se dan el lujo de ir repartiendo carnés de pseudoperiodista.

Muchos de los que ahora nos vamos nos hemos creído esta empresa, pese a la contumacia de sus dirigentes y del Consell en dinamitar toda credibilidad. Nos vamos serenos, nos vamos tranquilos y nos vamos con la conciencia muy limpia. Los que se la han cargado viven con los bolsillos llenos, la cara muy dura y la espalda doblada de tanta reverencia que han necesitado hacer.

P.D. Nada de lo que escribo es por despecho. Mis opiniones sobre los hechos y personajes mencionados aquí las manifestaba públicamente cuando estaba en la empresa-así lo saben ellos-, lo sigo haciendo ahora y lo hubiera hecho igualmente si me hubiera quedado.

Compartir

7 thoughts on “Demolición a fuego lento: crónica interna del ERE en RTVV

  1. lo senyoret

    Sí, és molt injust i una mostra (més) de la depredació del PP cap el sector públic, gràcies a un gruix de la població que o està interessada en traure’n profit o simplement és curta.

    Però, ara protesten els treballadors de RTVV? Quan fa de la manipulació, des dels temps de Zaplana, Viilaescusa, Genoveva Reig, etc etc? Més de quinze anys. I què han fet els treballadors en esta dècada i mitja? Jo, la veritat, no recordo cap, tret d’inofensius comunicats sindicals. Ara almenys amb el pataleo, ens assabentarem de coses.

    Per què quan RTVV anava bé i era referent mundial, quan els Informatius eren a major glòria del Consell i del PP, quan els endollats entraven a raig, quan es compraven a preu d’or subproductes, quan la programació feia bossera de naftalina i de coentor, quan qualsevol mindundi amb carnet del partit podia ser amo, quan el valencià era anorreat… silenci, i a final de mes, trinco tranco.

    Ni el valor d’enfrontar-se, ni la dignitat d’abandonar el vaixell pirata. Perdoneu la duresa en estos moments (jo també he passat per un ERO, sé el pa que s’hi dóna) però si els treballadors i treballadores de RTVV durant més de 15 anys heu col·laborat al desprestigi i el partidisme de l’ens, si heu estat, com diu l’Evaristo, els seus “perros de prensa”, no vos podeu sorprendre massa que us despatxen com això.

    Esperem que almenys, tot este procés servisca per dotar a la professió periodística valenciana d’un associacionisme fort i eficaç.

    Contestar
    • Arrop i tallaetes

      Paraules dures…pero necessàries.

      Crec que l´esclafit es tan brutal en aquest ERE que fins i tot alguns endollats del Partit aniran fora…i d´ahí el “rebombori”…

      Pregunta: ¿Ningú en el cabet més o menys preparat es va donar compte de la grandaria desproporcionada/atrofiada de tota la plantilla de treballadors de Canal 9 i dels paupèrrims index d´audiència?

      En efecte, ha segut una “demolición a fuego lento”, com apuntes en el títol. La questió es saber perquè. L´audiència ja fa temps que va mostrar la seua repulsa al model de televisió autonómica imperant fent l´únic que podiem fer: canviar de canal. Però per què el propis treballadors de Canal 9 compromessos en un “altre” model vau aguantar tant sense fer res? A poquet que haguereu fet una bona part de la societat vos haguera recolzat. Treballar en un niu de merda no ha de ser agradable i més durant 15 anys…

      Un signe més de que una societat del “trinco – tranco” a final de mes no es mereix molt.

      Bona sort. O com es diga ara.

      Contestar
  2. Josep

    Protestes sempre hi ha hagut; altra cosa és que ara hagen tingut més repercussió mediàtica. Perros de pressa? Imagine que el teu model seria que tots aquells que no comulgaren ideològicament haurien d’haver deixat l’empresa. És a dir, el teu model és que sols treballadors afins al PP puguen treballar a una empresa pública al País Valencià. És a dir, el teu model és facilitar-los que tinguen el seu xiringuito per a sempre. Doncs no. Jo he vist a molts companys apartats de les seues tasques i relegats a un racó per queixar-se de com funcionaven les coses. Ara tu, des del teu sofanet escribint un comentari a un bloc t’atreveixes a donar lliçons de dignitat. L’enhorabona.

    Contestar
    • lo senyoret

      Sí, el que vullgues de donar lliçons des del sofà.

      El mateix podem dir del que escriu, no fer res per a ara, des de la comoditat de casa, escriure amargues llàgrimes i que, tothom plorant, copets a l’esquena. La culpa, sempre dels altres.

      Però, parlant ara seriosament, el meu model és que si els treballadors i treballadores d’una empresa no estan d’acord amb la política que segueix, i més si és una empresa pública, què paguem tots i totes i què té un deure amb la societat, té tres opcions: o manifestar-se clarament, abandonar-la o romandre quiet per por a les conseqüències.
      De la primera, ho dic, no en recordo cap (anterior a l’ERO) i això que fa anys que m’interesso per l’actualitat mediàtica valenciana, de la segona, comptats i honrosos casos. El majoritari és el tercer.

      El xiringuito ja fa dècada i mitja que el tenen, sense oposició. El model que tu m’assenyales com a meu és el que ja hi ha a RTVV, no ha canviat ni un punt des de Zaplana. És a dir, que l’estratègia de contrarrestar la línia partidista de Canal 9 havent-hi a la redacció persones amb altres ideologies ha fallat prou.

      I a les postres, tampoc dic res molt diferent que no hagen dit persones del propi Canal 9, com els articles de Julià Álvaro.

      Contestar
  3. Josep

    Això de què la societat ens haguera fet cotat, permet-me que ho pose en dubte. Què collons en dubte, no haguera passat de ninguna de les maneres. Fa 10 anys Zaplana va intentar la privatitització que es va aturar única i exclusivament per la mobilització dels treballadors. No vaig a negar que, a un nivell prou ampl, bona part de la plantilla ha estat còmoda i no s’ha plantejat massa si podria haver canviat les coses. No ha sigut així en tots els casos. De qualsevol manera, els herois solen ser més habituals en la tele que en la vida real i reitere que, contra el que ha manifestat lo senyoret, jo crec que no és bona idea regalar les empreses públiques perquè sols puguen treballar-hi en elles gent afí al PP.

    Contestar
  4. Pepico

    Pues yo creo que aquí todos debemos hacer autocrítica, es cierto que ahora con el ERE empezará a salir mierda para detener a un portaaviones, pero en época de bonanza a nadie nos importaba si RTVV manipulaba, si se gastaba el dinero a manos llenas o si se repudiaba a los no afines al régimen.

    No quiero que sea un reproche a nadie, pero salir ahora con “¿y por qué no protestaron antes?” me parece muy injusto ¿a alguien le interesaba eso? ¿alguien hubiera hecho caso? ¿hubiera salido más allá que en las webs de los sindicatos?

    Porque sinceramente, los únicos a los que nos importaba algo el tema de RTVV éramos 4 gatos a los que no se tardaba de tachar de no se sabe bien qué. Ahora ya parece que se ha hecho la luz.

    Contestar
  5. de ventre

    clar, millor que et contracten a tu, que fas el que et diuen els afins del pp, però en un univers alternatiu protestaries i tal i qual

    jo no li veig la ventaja, la veritat.

    j

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: