La Paella RusaTota empastrà

La Paella Rusa

El PSPV y el eterno retorno: estos son los candidatos

Comienza esta misma tarde, en la Universitat d’Alacant, el XII Congrés de País (bueno, y de Comunidad Valenciana, que si no el alartismo nos acusa de estar decantados desde el principio) del PSPV (bueno, y de los “socialistas valencianos” esos). No se puede explicar mejor lo que está pasando ahí dentro, en el paraninfo ese, a como lo ha hecho nuestro amigo Anguila en estas mismas páginas. Todo lo que Usted quiere saber sobre este Congreso y, en general, sobre cómo se ganan y pierden estos cónclaves, así como otras cuestiones clave en la vida de partido, está ahí en una versión no tolerada para menores de 18 años ni para personas que todavía creen en eso de la política como la lucha entre el Bien y el Mal.

Como humilde complemento a tan completa explicación, nos limitamos ahora a una pequeña guía sobre los candidatos. Esta tarde están recogiendo avales como locos. Si Usted es delegado del PSPV, lea La Paella Rusa y sepa a quién va a avalar. Si asiste al espectáculo desde fuera, como nosotros, disfrute con el menú.

Jodersus, hijosdeputa, progres, rojos, catalanistas, gentuza que ha trabajado alguna vez en su vida... ¡que conservo la poltroooooona!

Candidato #1. José Miguel González Martín del Campo, “me lo merezco”, Míchel. El actual secretario general del PSPV, Jorge Alarte, afronta el Congreso con la vocación de rehabilitarse ante sí mismo, ante los suyos, ante el mundo y ante una afición que le pita cada vez que toca el balón. Al igual que Míchel con su famoso hat trick mundialista ante un rival de la entidad de Corea del Norte, el Minino de Alaquàs está esperando ganar algo frente a quien sea, incluso si se trata de una partida de truc, para poder dar rienda suelta a la euforia… y pasar todas las facturas que tiene guardadas en el cajón. Y por los precedentes y todo lo que ha ocurrido en este proceso precongresual, la sensación que da todo es que deben de ser un buen montón.

Un poco de historia: Jorge Alarte aglutinó muchas esperanzas cuando relevó hace 3 años a Joan Ignasi Pla a la cabeza del PSPV, pero el tiempo no ha consolidado su liderazgo. Se presentó haciendo gala de unos atributos que la realidad, esa hijaputa, ha desmentido. Si encarnaba la apuesta por superar luchas cainitas y normalizar el partido, tras años de dominio del comité de empresa, las sucesivas purgas de críticos y la bunkerización de los suyos en el pesebre ha acabado por desacreditarlo ante quienes veían bien esa regeneración. Su apuesta por un partido centrado hasta parecerse al PP en lo ideológico, abandonado las críticas a los grandes proyectos de la época de Pla y acercando al PSPV a lo que Alarte pensaba que era el valenciano medio ha demostrado ser un  alarde de falta de visión política enorme, que lastrará durante mucho tiempo al  socialismo valenciano (que tiene ahora a una dirección más pro-grandes proyectos, incluso, que la del PP). Y, por último, todo ello era presentado como una fórmula magistral (aunque fuera con renuncias ideológicas) para ganar elecciones, idea que Alarte selló con su famoso “me iré ese mismo día” cuando prometió largarse si no superaba los resultados electorales de Pla. Con ese bagaje y la dignidad de no sentirse atado por sus promesas se presenta, obviamente, a la reelección.

Alarte se presenta para…: Demostrar a todo el mundo que tenía razón y porque considera que el partido y los valencianos le debemos la presidencia de la Generalitat. En su peculiar visión del mundo, él solito, frente a la incomprensión de resto de partidos, ciudadanía, medios de comunicación y la gente del propio PSPV, ha iniciado una lucha titánica contra el PP valenciano, en torno a esa idea nuclear de Dignidad vs Corrupción, que está en la raíz de todo desgaste electoral (no mucho, la verdad) y, sobre todo, social (este último, como es habitual, percibido sobre todo por los que quieren verlo) del PP valenciano. A su juicio, es únicamente gracias a Él, sin que la crisis económica tenga nada que ver, que el PP esté a la defensiva. Y, de nuevo a su juicio, sólo con Él este desgaste puede acentuarse hasta el punto de que en 2015 el PP pierda la mayoría absoluta. Alarte considera que, por ello, se merece que el partido le coloque de candidato. Que la presidencia está ahí, y que no sólo es clave su participación sino que es su derecho estar ahí para recoger los laureles de la gloria. Por eso plantea el Congreso como un órdago a sus compañeros de partido, una huida hacia adelante en pos de la Dignidad de poder tener cargo. La Dignidad más importante que existe.

Tiene opciones si: Las posibilidades del actual secretario general pasan por una comisión de recuento de avales (o de recuento de votos) que actúe como la comisión de garantías en el proceso de primarias. Si los votos se recuentan de madrugada, mejor. Si se recuentan sin presencia de otras candidaturas, mejor que mejor. Si además en cuanto demos el resultado los destruimos porque se nos ha caído un bidón de gasolina y una cerilla encima, pues cojonudo.

Arma secreta: Jorge Alarte no ha trabajado en su vida en nada que no haya sido el partido o las asociaciones y demás parafernalia afín al partido. En un partido “de cuadros” (manera fina de decir que lo controlan los que están allí instalados y viven del partido desde el tiempo inmemorial) como el PSPV, eso es una ayuda indudable, pues nadie se siente amenazado ni señalado por el dedo. Es una muestra de compromiso, joder, con el partido. ¡Con lo bien que le iría fuera y mira el chaval, cómo se sacrifica, siempre con nosotros!

Si la marmota lermista asoma el morro en el Congreso de Alicante y ve su propia sombra todavía nos esperan muchos años de invierno en la oposición.

Candidato #2. Phil, la Marmota. El gran rival y máximo favorito a hacerse con la dirección del PSPV en esta tarde de viernes en que la gente está recogiendo avales es Ximo Puig, quien ya perdió el anterior congreso frente al propio Alarte. Puig es un clásico del PSPV en su versión más ochentera, lleva décadas de alcalde de Morella y es un hombre afable, con buenas relaciones con casi todos que, desde el Ports, ha ido ganando peso e influencia, primero en Castellón y ahora en todo el país. Representa la vuelta a las esencias. Lo que la gente llama el “viejo PSPV”, el “lermismo”, la “vieja guardia” o lo que nosotros hemos llamado simpáticamente desde hace años “el comité de empresa”. Ese partido hacia dentro, preocupado por sus cosas, que ha quedado muy anclado, en sus planteamientos, análisis y respuestas… que no puede dejar de soñar con los buenos viejos tiempos y al que le cuesta moverse de ahí. Frente a la apuesta supuestamente ganadora a base de desideologizar de Alarte, a la vista de sus pésimos resultados, este sector cuenta con el aval de cierta coherencia programática. Y por increíble que parezca, los cadáveres del lermismo a lo largo de 20 años de gestión del PSPV son menos en número que los de la actual dirección, que en sólo 3 años se ha empeñado en “jubilar a Zidane”, que diría el MARCA, y, ya puestos, a Jak el Destripador.

Un poco de historia: Ximo Puig ha tejido una alianza en pos de la Unidad. Unidad que se entiende a la manera, y en el sentido, propios del PSPV: todos contra Alarte. Obviamente, el hecho de ver a ciscaristas y asuncionistas aliados con su viejo y tradicional enemigo, el lermismo, es algo que puede llamar la atención al neófito, pero viene a recordar una tendencia histórica del PSPV: lo peor que puede hacer alguien en quien confías es pactar con tu enemigo legendario, hasta el punto de que, si lo hace, el papel de nuevo enemigo legendario pasa a ocuparlo tu ex-amigo y puedes pactar con tu ex-enemigo legendario para que se convierta, ya que no necesariamente en tu nuevo amigo, sí en aliado. Suena complicado, pero en el fondo no lo es tanto. Y desde 1995, época del Waterloo socialista con la pérdida de la Generalitat, esta dinámica se ha cumplido milimétricamente. Toda la historia del partido desde entonces se puede resumir en esa idea. Del mismo modo que podemos aventurar, a partir de la experiencia, cuánto durará la alianza del “todos contra” nucleada en torno a Ximo Puig. Entre 45 segundos y un minuto.

Puig se presenta para….: La verdad es que ni él mismo y sus aliados saben muy bien para qué. Pero es que, a la vista de cómo lo ha puesto Alarte y su núcleo de radicales atrincherados en la cuarta planta de Blanqueries, joder, como para no hacerlo. ¡Si es como si te estuvieran diciendo, “ven, preséntate, sin hacer nada te regalamos la dirección del partido a base de cabrear a todos con nosotros”!

Tiene opciones si: Puig y su gente tienen muchas opciones de ganar si sus previsiones se cumplen y no se les desarbolan sus pactos precongresuales. Para lo cual ha de evitar que Alarte se retire, que Ferraz imponga otro candidato para abrir el consenso o que aparezca un mirlo blanco que pudiera hacer que muchos delegados que votan más contra Alarte que a su favor vuelen a otros nidos.

Arma secreta: El TAB, ese refresco de los años 80 que hace años que no veíamos pero que asociamos a algo bueno por definición. Como Ximo Puig, cuenta con la simpatía y la nostalgia con la que todos miramos a nuestro pasado reciente. Más todavía si nos retrotrae a una época en que éramos jóvenes, teníamos pelo, un cuerpo apolíneo y todas las ilusiones intactas.

Mandar, mandar, mandar, mandar, mandar.... Presentamos al F.RomeuX_BT_143.05. Un candidato diseñado para mandar.

Candidato #3. The Manchurian Candidate. Salido de los sótanos de la política de partido, en lo que es una creación a medio camino de Ferraz y sus escuelas de cuadros y del Dr. Frankenstein Císcar y su escudería de jóvenes promesas de l’Horta Sud para dominar el mundo, aparece Francesc Romeu, un tipo guapo, alto, que habla bien, formado, que se conoce el partido, que ha salido no se sabe muy bien de dónde para, ungido por demiurgos como Pepinho Blanco, haber estado en un huevo de sitios, desde su pueblo al Congreso de los Diputados, pasando por dirigir una Fundación del partido y acabando por estar en una empresa pública como RENFE de jefazo sin que nadie fuera de la casa sepa muy bien las razones y méritos de una trayectoria tan brillante. Un itinerario que ya le llevó a competir con Alarte por la secretaría general hace tres años y que le hace repetir ahora. Es un candidato-robot de laboratorio. Pero le acaba de faltar un punto de algo para arrasar.

Un poco de historia: Una de esas historias que nadie ha contado y que valdría su peso en oro es la de los movimientos precongresuales que llevaron hace 3 años a presentarse a Alarte. ¿Quién decidió que debía ser Él? ¿Por qué Cipriano y Asunción confiaban en el chaval? ¿Qué le vieron? ¿Qué consideraban que había hecho de mérito sus compañeros de generación para tenerlo de primus inter pares? ¿Cómo es posible que por mantener mayorías absolutas del PSOE en un pueblo donde hasta Francisco Camps presentándose como candidato del partido lo habría hecho se te considerara una especie de Churchill en miniatura? Pues bien, todas estas preguntas, que se resumen en el Gran y Mítico Dedo que es la deidad monoteísta a la que los partidos políticos oran noche tras noche (y sobre todo en la cercanía de los congresos), se pueden reproducir respecto de Romeu. ¿Por qué él? ¿Por qué fue el Otro, la Alternativa a Alarte? Una serie de interrogantes que nos remiten a las Memorias que, esperemos, un día de estos tendría que escribir Cipriano Císcar.

Romeu se presenta para….: Pues para seguir ahí. Es un cuadro de partido diseñado para eso. No puede, sencillamente, no estar. Ahora y en el futuro. Y a corto plazo esa omnipresencia para la que su diseñador le creó pasa por presentarse, estar en la pomada, que se hable de ti.

Tiene opciones si: La apuesta de Romeu ha sido algo así como ser la alternativa impoluta, no marcada, de Ferraz (Blanco, Rubalcaba) para el caso de que Alarte se retirara. Sin embargo, el empecinamiento de Alarte en seguir adelante, a pesar de las llamadas a la calma, al pacto, incluso a la retirada, que le han llegado de todas partes deja a Romeu en situación subordinada (y con muchos incentivos, claro, para pactar con Puig si piensa que éste va a ganar). Aunque un congreso, y más si es del PSPV, y más si se celebra en Alicante, puede deparar todo tipo de giros en el guión. Si Alarte, por lo que sea, desaparece de la ecuación y Ferraz se implica con Romeu, todo es posible.

Arma secreta: El rumor precongresual más comentado es que los programadores han instalado un nuevo software en el candidato Romeu que le permite aparentar naturalidad y ausencia de programación. ¡Con algo así sería imbatible!

Manolo Mata, con uniforme de gala para rendir honores al futuro secretario general del PSPV

Candidato #4. El Empecinado. Fútbol, películas de éxito y ahora, en plan listillos, ¿una referencia literaria?. Pues sí, así somos los de La Paella Rusa, unos todoterreno que igual deglutimos literatura de calidad que nos metemos en vena congresos del PSPV como buenos coprófagos. Y nuestro cuarto candidato, Manolo Mata, es en efecto un personaje galdosiano, embarcado en una cruzada casi personal por demostrarse a sí mismo y al mundo que el PSPV no es como, en realidad, y lamentablemente, sí es.  Los empecinados en España tienen buena prensa, y Manolo Mata, además, es simpático, inteligente y se le nota que es de izquierdas. El problemas es que todo eso lo convierte en un tipo del gusto de la prensa, incluso de los electores, pero no necesariamente de sus compañeros de partido. Especialmente eso de que sea como progresista, que en los cuadros del PSPV (y, recordemos, el PSPV es un partido de cuadros) se considera la manifestación más evidente de ingenuidad política. Mata sería, así, el Empecinado Naïf.

Un poco de historia: Manolo Mata lleva mucho tiempo en política, treinta años o así, y ha sido muchas cosas (y todas ellas, siempre, poco tiempo, pues en general ha ocupado un papel secundario, ha ayudado y trabajado cuando ha sido llamado a filas pero nunca en una posición preeminente y los tiburones han prescindido de él siempre para hacer hueco a otros): concejal, portavoz de la ejecutiva, diputado autonómico… Últimamente se está especializando en pre-campañas (en las primarias a candidato a alcalde de Valencia estuvo a punto de dar un buen susto al aparato). Allí donde ha estado ha sabido granjearse, en general, cierto aprecio de todos los que han coincidido con él. Cuestión de talante, se supone. Y cuestión, quizás, de no tener (y no querer) usar todo para amarrarse al cargo. Porque Mata es la gran rara avis del proceso debido a que… no necesita la política para vivir y lleva décadas, también, trabajando como abogado de éxito. El mero enunciado de algo así da sudores fríos, ¿a qué sí? ¿Imaginan a un político al mando en Valencia, del PP o del PSOE, con una vida profesional previa a haber mandado? ¿Imaginan a un líder de un partido de izquierdas que sepa lo que es trabajar fuera de la política? Seguramente, si empiezan a pensarlo, no querrían vivir en ese mundo. Sería algo nuevo y desconocido, y lo nuevo y desconocido es por definición inquietante. ¿Verdad? Pues ya saben cómo se sienten los delegados del PSPV que eligen este fin de semana secretario general.

Mata se presenta para….: Siguen los aspectos turbios en la candidatura de Mata. ¿Lo han visto bien? ¿Se han fijado? ¿No les da la sensación de que con esto de presentarse… se divierte? Pues ahí lo tienen. El tipo se presenta porque le gusta, se entretiene y cree en lo que hace. O esa sensación da. Brrrrr

Tiene opciones si: Los 19.473 militantes del PSPV que no son delegados al congreso de este fin de semana se plantan en el paraninfo de la Universitat d’Alacant y toman la Bastilla, esto es, la ejecutiva de país esa o como se llame.

Arma secreta: La democracia en el partido. Un militante, un voto. O peor, primarias abiertas, un simpatizante, un voto. Por ese motivo conviene tener a Mata en cuenta para el futuro, cuando la necesaria democratización interna arrolle las viejas estructuras del PSPV.

 

Etiquetas , , , , , , ,

Compartir

Artículos relacionados

5 thoughts on “El PSPV y el eterno retorno: estos son los candidatos

  1. Nyora, sofregit i cigrons

    Jo crec, una humil opinió que en fa eixir de la meua claveguera, que si a Manolo Mata el deixaren der un discurs davant dels 526 delegats amb dret de vot que esta ara mateixa a Alacant pot ser canviara el pensament d’alguns d’ells.

    El congrés del PsPV està mal plantejat. Demà deixaran intenrvindre als candidata que hajen obtingut els 105 avals quan es hui quan devien deixar parlar a tots 4.

    El que comença hui es un procés endogàmic orquestat per les famílies de sempre que temoroses de no poder repartir-se les faves no s’han atrevit a obrir este procés a la militància completa.

    Manolo hui per hui, sap que la seua competició no és esta. Manolo, com l’Athletic, no pot guanyar esta lliga pero sap, a diferència de Romeu, que esta turné li ha valgut per donar a conéixer als militants de base que hi ha un tipo com ells. Que realment encara queda algú amb ganes de liderar un PSPV amb l’estocada roçant el cor amb sentiment d’esquerra. Manolo crec que pot recollirnela fruits presentant-se a les primàries a candidat al palau de la Generalitat n

    Contestar
  2. Cuixa de pollastre

    Los tres goles de Míchel en Italia 90 son contra Corea del Sur, no del Norte. Todo lo demás, cojonudo

    Contestar
  3. Senyor Garrofó

    Molt bona semblança dels candidats. El que jo lamente és que el PSPV no estiga retransmitint en directe el show d’Alacant, perquè la cosa té magre. Del bo.

    Contestar
  4. Vicent González - Lizombie

    Hoygan,

    ja que no es podrà veure en streaming per PSTV, alguna alternativa? El twitter de LPR? El satèl·lit de C9? Estic molt interessat en seguir el minut a minut de l’aquelarre que han muntat a Alacant i que a hores d’ara ja deu ser alguna cosa semblant al Wrestlemania XXVI.

    Grasias de hantevraso.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: