La Paella RusaTota empastrà

La Paella Rusa

Una flor no hace #primaveravalenciana

El poble, per una banda. L'enemic ja sabem qui és.

Tras el regalo que el PP hizo gentilmente a la oposición en forma de cargas policiales absolutamente desproporcionadas y el consiguiente espectáculo que paralizó el centro de Valencia durante horas el lunes pasado, rematado con un Jefe Superior de Policía a quien la Delegada del Gobierno cedió hábilmente la palabra para que diera una exhibición en materia de comunicación pública que acabó de incendiar los ánimos, el entusiasmo ha prendido. El cambio es posible. El cambio está ahí. Normal, pues cualquier cálculo sobre la rentabilidad política de actuar a base de porra ante las propuestas era una evidente barbaridad que dejaba al Gobierno en evidencia y la cosa acabó, como es sabido, con unas cotas de indignación popular muy elevadas y justificadas que llevaron al PP a recular con rapidez. Había nacido la #primaveravalenciana, un movimiento desde la base que anuncia el inicio del fin de la hegemonía popular en Valencia. Y, sin embargo, ¿hay de verdad motivos para ser optimista?, ¿se ha acabado el ciclo del PP?

Resulta obvio que un primer elemento para asegurar un cambio político está ahí. La más que justificada indignación y, sobre todo, el hartazgo de muchos por unas políticas que son objetivamente malas. Y lo son desde hace tiempo. La gestión del Consell ha sido desde 1995, sin ninguna duda, manifiestamente mejorable. La situación de la Sanidad valenciana es lamentable, con una política antisocial y privatizadora que ha motivado uno de los más exitosos especiales de esta página (Sanitat Valensiana, en 5 entregas, si no lo han leído háganlo ya mismo). El tratamiento que recibe la educación pública valenciana, constantemente infradotada y preterida en favor de centros privados preferiblemente católicos es de todos conocido y lleva mucho tiempo preocupando por lo que significará de drama social en un futuro a muchos (cada vez que en esta página escribimos sobre educación el tema entre sí o sí en Menéame, por algo será). Está claro, vale, que tenemos un problema gordo de financiación autonómica… que los gobiernos Zaplana (con su pacto con Aznar) y Camps (con su pacto con Rodríguez Zapatero) no han hecho sino empeorar. Por lo que si a todo ello le sumamos una política de Grandes Eventos devenida Política de Grandes Despropósitos (en ránking especial de LPR only for your eyes), tenemos una situación de quiebra económica, moral y social de dimensiones desconocidas desde que los valencianos votamos… Y, aún así, hace apenas un año el PP volvió a ganar con mayoría absoluta. ¿Cómo es posible?

¡Es que faltaba la indignación! ¡Faltaba la chispa que hiciera que todo esto se cayera!, se nos dice. Por eso ahora sí, como cantaban los manifestantes ayer, ella caurà. Pero la indignación no lo es todo. Y no es seguro que haya faltado a lo largo de estos años. Si hacemos un breve repaso al pasado reciente de la política valenciana, nos salen al menos los siguientes casos donde una enorme indignación popular tenía al Gobierno del PP supuestamente contra las cuerdas y anticipando un cambio: la enorme indignación por el accidente de metro con más muertos de la historia mundial, sin que aquí aparentemente, haya pasado nada, circulen, circulen…; la indignación y vergüenza por la situación de corrupción en el PP y el tinglado del procesamiento al ex-President de la Generalitat; la indignación y bochorno tras la #primaveraTV3 del año pasado; la indignación por los tejemanejes educativos y el tema de Educación para la ciudadanía en inglés…

Así pues, conviene analizar mínimamente cómo es posible que unas políticas económica y social que son, respectivamente, objetivamente perjudicial para los intereses de los valencianos y destructora de la igualdad entre valencianos hayan, a pesar de muchas evidencias, sido respaldadas una y otra vez por los votantes. ¿Por qué gusta tanto el Proyecto popular? Nosotros hemos dado ya alguna explicación en el pasado, pero conviene ahora analizar todas las que hay sobre la mesa. Sólo así indagaremos suficientemente y de forma rigurosa para avanzar en el objetivo de descubrir si lo que tenemos es, una vez más, una florecilla de indignación y poco más o el inicio de la tantas veces anunciada y nunca concretada #primaveravalenciana.

Si hacemos un repaso a las explicaciones que, partiendo de la base de que las políticas del PP no son buenas, analizan las razones de que aún así siga ganando elección tras elección, éstas suelen agruparse en las siguientes categorías:

This is Valencia

– Los valencianos somos tanto o más corruptos, chungos y valencianos como el propio PP (valenciano, que el otro es sano, eh), luego es normal e inevitable que votemos al PP (valenciano). Este es un argumento muy habitual, especialmente extendido en los últimos años en los mass media y entramados de tertulianos y creadores de opinión pública de la izquierda española. Entre los valencianos, obviamente, tiene menos eco. Por ejemplo, en esta página, en general, y por mucho que le demos al patriomasoquismo y al autoodio, la verdad es que nos parece que es un argumento poco trabajado. Claramente, estos recelos por nuestra parte no son sino la prueba definitiva, en tanto que somos valencianos, de que muy probablemente tienen toda la razón quienes así analizan las cosas. Es sabido que sólo en Valencia ha habido durante estos años corrupción urbanística, trapicheos con amiguetes, colocaciones a dedo, contratos adjudicados a la buena de Dios y además una población que participaba masivamente de los chanchullos o, como mínimo, estaba deseosa de hacerlo y, en consecuencia, justificaba a quienes podían y lo hacían.
SI ESTA TESIS ES VERDAD: Obviamente, no hay nada que hacer. La #primaveravalenciana, con estos mimbres, no tiene visos de triunfar y se quedará en florecilla sola y llamada a ser machacada por las botas de los skin-heads valencianos empeñados en destrozar cualquier brote. Semos asín.
LA SOLUCIÓN: Obviamente, llenar la Comunidad Valenciana de madrileños, que se vengan a vivir aquí. Con el AVE a Valencia y a Alicante (el de Castellón que espere, no vayamos a acercar a los catalanes y la liemos) la cosa empieza a ser posible. Sólo falta subvencionar los billetes un poco más, que cuesten un euro, y meter el tren a 350-400 km/h, algo técnicamente posible, para convertir esto, en unos años, en otro Móstoles o Coslada. Y oiga, a lo mejor así se sigue votando al PP, y privatizando la sanidad, y puteando a la escuela pública, pero sin duda será de otra manera. Decente y aceptable.

 

This is a Valencian

– Los valencianos somos tontos y no sabemos lo que nos conviene, se nos engaña fácilmente, luego es normal que el PP gane, arrase y amplíe mayorías absolutas una y otra vez. Esta explicación tiene también su eco en Madrid y alrededores, aunque ha ido perdiendo peso con los años (y a medida que aumentaba el déficit fiscal valenciano) en favor de la anterior. Es una suerte de versión light de la misma a la que, en cambio, es adicta la izquierda valenciana. Las elecciones se pierden, una y otra vez, a pesar de que es evidente lo mal que hace las cosas el PP, su obvia conexión con la Matriz del Mal Absoluto, porque los ciudadanos, sencillamente, no se enteran. Y ello a pesar de que la oposición, que está decididamente a favor del Bien y contra el Mal, se esfuerce denodadamente y siempre con muy buenas intenciones, en hacérnoslo ver. Pero nada, no hay manera, el Mal se impone siempre con sus Malas Artes. Porque, además, como es Maligno, todo lo que hace el PP es siempre artera maniobra para consolidar esa situación de burrera de los valencianos (algo que ya es fácil de por sí, dado lo tontos que somos), por ejemplo, con sus políticas educativas y económicas, de corte Maléfico, que buscan siempre lo mismo, consolidarnos en esta condición de atraso. ¡Que ya ni españoles parecemos! La Grecia española, ya saben.
SI ESTA TESIS ES VERDAD: La cosa fácil no está. No es tan grave como en el primer caso, pues no tenemos una fibra maléfica que nos condene hacia el Mal, pero somos tan tontos que, joder, resultará complicadísimo salir de este bucle. Aún así, algo de esperanza siempre queda. Y por eso la oposición no se rinde, máxime cuando ellos mismos son parte de la Luz, lo que demuestra que todo puede ser, que al menos hay una minoría que no merece ser despreciada, que hay valencianos que no son tontos. Poco a poco, pueden convencernos a todos, almas descarriadas como somos.
LA SOLUCIÓN: Si el análisis anterior es correcto, como parece creer la oposición, podría apostarse por sacar de la burrera a la gente y tratar de batallar iluminando al pueblo, a ver si así… Sin embargo, esta aproximación es ciertamente minoritaria. La tesis dominante sostiene que, dado que el pueblo es tonto, la oposición debería jugar con las mismas armas chungas del PP asumiendo esta realidad. No hay remedio. Hay que engañarles. Si el PP juega sucio y a idiotizar, nosotros también. A ello lleva tiempo dedicada, de hecho, mucha clase política valenciana (hay que decir, la verdad, que con poco éxito). A nosotros ambas alternativas nos parecen una aproximación pacata y equivocada. La solución, no tenemos ninguna duda, si las cosas son así, pasa por un planteamiento más radical: hay que quitar el derecho al voto a quienes no pasen un examen de conocimiento, capacidad y razón democrática organizado por alguna web neutral (ya saben que las webs neutrales son lo nuestro) y quien no pase el examen no vota. Les aseguramos que así se resuelve el problema de un plumazo y ganaría el Bien a la primera. Seguro. ¿Piensan Ustedes que es una solución radical y exótica? Eso es porque no prestan atención a lo que dicen algunos políticos y opinadores de izquierdas en Valencia.

This is the Valencian Oposition

– La labor de los partidos de oposición en Valencia es manifiestamente mejorable. Hay un sector de valencianos de izquierdas levantiscos y revoltosos que consideran que todo esto no es una cuestión de lucha del Bien contra el Mal, y que los valencianos somos más o menos igual de cretinos, malvados y corruptos que el resto de humanos. Sí, incluso como los madrileños, más o menos. También considera esta gente que el grado de estupidez media del ciudadano valenciano es más o menos homologable al del resto de la raza humana y que, en cualquier caso, nos llega como para entender qué cosas son buenas para nosotros, más o menos, a corto, medio y largo plazo. Y que también nos llega para comprender qué cosas son más o menos buenas a corto, medio y largo plazo para la sociedad en su conjunto. Esta revolucionaria aproximación, que en La Paella Rusa cuenta con varios defensores (nos disculparán, somos así de ratitos), lleva inevitablemente a ciertas conclusiones. La primera es que la democracia suele ser un buen sistema para resolver los problemas sociales, económicos y políticos de una sociedad, por cuanto la gente idiota no es y sabe lo que le conviene, por lo general. Otra cosa es que para que el debate funcione bien deba haber quien participe del mismo con datos, argumentos, e ideas. La segunda conclusión, a la vista del patético menú político y económico que nos estamos “pidiendo” elección tras elección en Valencia, es que las alternativas, sencillamente, algo están haciendo mal. O muy mal. La gente no come mierda porque le guste, pero a veces lo hará si no hay alternativa o lo que le ofrecen a cambio tiene incluso peor pinta.
¿Cómo es posible que la gente haya votado masivamente por un modelo de insolidaridad social que condena a amplias capas de la población a unos servicios-basura en temas tan importantes como sanidad o educación? ¿Cómo es posible que los más perjudicados por estas políticas las plebisciten a cambio de Grandes Proyectos de cartón piedra? Parece bastante raro, claro.
Pero conviene entender el contexto. Recordemos que, frente a esa política económica de Copazo y ladrillo hasta que el cuerpo aguante, con guindas en forma de Fórmula 1 y Copa América… la propuesta del principal partido de la oposición hasta hace nada era Copazo y ladrillo hasta que el cuerpo aguante, con guindas en forma de Fórmula 1 y Copa América, pero, eso sí, con Dignidad frente a los corruptos peperos que son el Mal. Esta línea política, criticada incluso (pero desde hace bien poco), tras los dos batacazos electorales sucesivos (autonómicas y generales), por el propio Alarte, ha logrado el siguiente milagro: mientras el PP tiene al frente ahora a un tipo con imagen de no ser un entusiasta de los grandes proyectos en el principal partido de la oposición manda alguien que se ha tirado cuatro años alardeando del máximo apoyo del PSOE a la Copa del América, la Fórmula 1 y demás juergas varias.
En el otro lado de la galaxia opositoril aparece Compromís, de quienes hemos hablado largo y tendido en otras ocasiones. Tienen camisetas molonas, sí, pero, a estas alturas, casi todos los ciudadanos seguimos sin conocer qué modelo productivo defienden o cómo solucionarían los problemas de los valencianos. Dado que los argumentos a favor, por ejemplo, de un mejor trato fiscal a los valencianos no caben en un mensaje QR de esos, pues la coalición ha dejado de lado un tema que, por ejemplo, tanto ERC como CiU consideran central en Cataluña. Mientras tanto, por lo demás, tampoco nadie sabe muy bien, tampoco, si son más parecidos a ERC o más como CiU.
Por último, Esquerra Unida del País Valencià lleva años en su línea de cierta atonía, pero cada vez más desdibujada. Es cierto que se conocen muchas de sus propuestas, pero también lo es que el talento para la pedagogía de sus líderes no ayuda a que los valencianos (que, recordemos, se supone que somos tontitos) nos vayamos enterando. El problema, en su caso, es que junto a una defensa muy coherente y crítica de sus posiciones económicas y sociales hay contradicciones de primer orden. Que (junto al resto de la oposición) hayan entrado en un reparto de cargos institucionales para gente del partido deslegitima muchas de las críticas que luego hacen sobre ciertas prácticas. Que (junto a Compromís y PSOE) hayan articulado un frente común sólo en otra ocasión en esta legislatura además de para la #primaveravalenciana y que fuera para la #primaveradeasesores frente a las meléficas intenciones del PP de recortar puestos es para echarse a llorar. Junto a esto muchos votantes de Esquerra Unidad (y quien esto escribe lo ha sido muchas veces) andamos algo desorientados (por decirlo suavemente) ante el posicionamiento del partido a favor de dar amplios poderes al Estado y sus fuerzas (sí, incluyendo a esa simpática policía nacional de la que hablan mal estos días) para investigar a los ciudadanos cuando les apetezca. El motivo por el que uno pueda querer controlar lo más posible la porra con el sensato argumento de que si esos “poderes” no están muy tasados y controlados es fácil que se desboquen y creen problemas graves pero defienda públicamente dar carta blanca a polis, fiscales y jueces para que escuchen tus conversaciones e incluso graben lo que hablas con tu abogado es un misterioso arcano laico, pero Cayo Lara y Gaspar Llamazares andan demasiado ocupados pegando gritos demagógicos como para perder un ratito explicándolo.
SI ESTA TESIS ES VERDAD: Es para deprimirse. Porque las cosas ahora están mal. Como ya estaban mal el pasado mayo… a pesar de lo cual el PP amplió su mayoría absoluta. Se suele decir, y es verdad, que las elecciones las pierden los gobiernos. Obviamente, de aquí a 2015 el Gobierno valenciano va a hacer muchas cosas que debieran garantizarle que los largáramos a gorrazos. Más que nada porque cada vez más valencianos van a sentir con crudeza e inmediatez esos nocivos efectos de las políticas económicos y sociales del PP de los que hablábamos antes: escuelas y centros de salud infrafinanciados, parados a mansalva, interinos cobrando sueldos de miseria… ¿Es todo eso suficiente para que el Gobierno autonómico caiga en los brazos de un tripartito PSOE-Compromís-EU sin que éstos hagan el más mínimo esfuerzo por construir un proyecto de sociedad alternativo que sea sólido, atractivo e inteligente? La buena noticia (para la oposición y sus asesores) es que probablemente sí. La mala noticia (para los ciudadanos y para el país) es que si el cambio de gobierno se da en esas circunstancias servirá de bien poco. Un páramo sustituirá a otro páramo.
LA SOLUCIÓN: Hacer oposición y plantear alternativas decentes, con caras y ojos. La gente no es mala ni corrupta, lo valorará. La gente no es tonta, lo entenderá. Ahora bien, tenemos un problema. Y es que esto requiere de mucho curro, algo que probablemente muchos miembros de la oposición a buen seguro pueden garantizar y están garantizando ya. Pero no sólo. También requiere de cierta valentía política, de decir la verdad sobre lo que se piensa, de arriesgarse en algunas propuestas, de construir con inteligencia política un modelo alternativo. No, no basta decir que ellos son el Mal y nosotros el Bien. No, no basta prometer Fórmula 1 y todo lo que da el PP pero con Dignidad. Así que la cosa, a la vista del pasado más reciente, está chunga. Sólo hay pues una solución realista que además está en nuestra mano: meter caña a los que están en la oposición, exigirles, presionarles, criticarles… Cuestionar sus propuestas, demostrarles que la sociedad es exigente y que no nos conformamos con la porquería habitual. Que queremos más. Porque la situación de momento ha permitido abonar protestas y descontento, pero para que haya una verdadera primavera el montón de mierda que tiene que acumularse en forma de abono ha de ser muchísimo… o hay que poner a currar a un buen jardinero con un plan.

 

Etiquetas ,

Compartir

Artículos relacionados

69 thoughts on “Una flor no hace #primaveravalenciana

  1. Lo gat

    Tots els éssers humans som, de mitjana, igualment corruptes i babaus. Els percentatges de ficades de pota, “grandesfastos”, mediocritats manifestes i mala idea, tendeixen a l’equilibri mundial. Aquest equilibri general fa que la consciència pública del despropòsit humà siga baixa o nul·la, i que la vida i reproducció de l’espècie continue amb normalitat. Precisament per això, perquè el despropòsit és NORMAL, en el sentit de tan habitual que no ens sorprèn.
    Lògicament, la tonteria i la corrupció té un preu i, periòdicament, es donen esclats de tot tipus: watergates, transiciones españolas, cops d’estat diversos, “vuelcos electorales”, fallida de Grècia, primaveres àrabs (per què collons li diuen #primaveravalenciana si estem en hivern?).
    També lògicament, tot tendeix novament cap a l’equilibri dels primats humans. I això, amics, no és més que la demostració que la teoria de l’entropia és rigorosament certa.

    Contestar
  2. CusCus

    Todo esto me recuerda al panorama televisivo español. El PP sería Tele-5, PSOE A-3 y los demás, pues os dejo elegir.

    La propuesta 2 es como Tele5 contra Antena 3: cuanto más quiso parecerse A3 a T5 (DECs y similares), más se hundía la empresa. Al final ha desistido de intentar competir con las mismas armas y, mira, no gana en audiencia, pero no pierde dinero.

    Lo que no ha pasado aún es que aparezca una HBO cañí, que sería tu propuesta 3.

    Contestar
  3. parvulesco

    “Lo que no ha pasado aún es que aparezca una HBO cañí, que sería tu propuesta 3.” + 1000

    Sobre lo que comentas, aún se puede ir más lejos con la propuesta 3: es estructuralmente muy improbable que la oposición llegue a tener un mínimo de competencia, porque por cómo los partidos seleccionan su personal, sus dinámicas internas, las tensiones externas una vez al gobierno, etcétera, se hace prácticamente imposible que surjan candidatos competentes. Esto se inscribe en una dinámica mucho más profunda de crisis del Estado-nación, de lo político frente a lo económico, que ya hace que tira, y pasa en muchísimos países occidentales. Y los candidatos que parecen que pueden hacer algo, se zapaterizan automáticamente.

    Contestar
  4. Indignado

    Vaya obsesión que tenéis todos los de esta web contra Compromís. El mensaje, entonces, ¿cuál es? ¿Qué todo está bien? Tufillo a PPSOE que tira para atrás.

    Contestar
    • @RamonSanchis

      Soc de Compromís (Del BLOC), i este article sols el pot escriure algú que s’estime a Compromís (o a la oposició). Requerix una reflexió. Si la fas, li trauràs molt de trellat…

      Contestar
  5. Catalaniste

    No li veig la gràcia a tirar per terra la feina de l’oposició que sembla que és l’única cosa que us agrada per ací. Les samarretes són necessàries i han connectat amb molta gent que passava de la política i estava enganyada pel PP. La gent normal passa de tot. La política també és acció i concienciació. A veure si deixeu de criticar Compromís i comenceu a donar-li canya al PP, collons. Que ja se veu que allò de què pagava Blasco acabarà sent veritat.

    Contestar
    • Pau

      El cas és que Compromís no creixerà i es convertirà en un partit sòlid si no té en compte este tipus de reflexions.

      Les samarretes han estat molt bé per a fer-se vore i cridar l’antenció sobre certs fets, ara cal donar un passet més enllà i fer una opossició més seriossa i fonamentada.

      D’altra forma, Compromís es convertirà en una nova EU. I a mi això no em val. Jo vull a Compromís amb el 15-20% dels vots, mirant-se de tú a tú amb el PSPV, no com un etern minoritari.

      Contestar
  6. notengoniidea

    No vivo en vuestra comunidad, aunque con cierta frecuencia la visito. Eso por delante.

    En todo caso, culpar a una oposición, por muy nefasta que sea, de que se siga votando a un gobierno que ha conducido a la comunidad a niveles preocupantes en cuanto a seguridad pública (y la seguridad de los manifestantes menores de edad es, entre muchos otros, un problema de seguridad pública), corrupción, derroche del dinero público, instalación de una cúpula dirigente implicada en procedimientos judiciales que harían llorar a un banquero griego, etc, etc..) equivale a decir que ZP revive la guerra civil porque permite la exhumación de víctimas (rojas) de la guerra civil. O sea, la culpa de todo es que tu me estas diciendo que soy malo, así que creas mal rollo.

    Es decir, no somos tontos, no somos corruptos, es que no tenemos a quien votar, y mientras tanto votamos al PP, para demostrar que no somos tontos ni corruptos.

    Digo yo que la responsabilidad de la oposición es una, y la del gobierno es otra. Y si tu labor de gobierno demuestra “cierta insuficiencia”, creo que una oposición deficiente no puede convalidar esa labor. En otras palabras, que si a mi me gobiernan de pena , y la oposición es de pena, digo yo que, como mínimo, no votaré o me pondré a quemar sedes de las Corts valencianas, oficinas bancarias, tiendas de Ferrari, o lo que se me ponga por delante.

    Si no lo hago, (y no digo que haya que quemar nada, aunque no viene mal depositar un voto), doy por bueno lo que hace mi gobierno. No me digan que una mala oposición justifica que siga votando (cada vez con mas respaldo) a un gobierno que me está jorobando. No me digan que la culpa de que gobierne un partido que no lo hace bien es que el partido opuesto no me convence en la oposición. Pues se crea otro partido, se deja de votar o se sale a la calle a mostrar desacuerdo con lo que está mal hecho.

    No tengo ni idea, pero, de verdad, no me digan que un pretexto para votar al PP en Valencia, para que Fabra haya incrementado cada vez su apoyo electoral es que se hace una oposición con poco fuste. ¿Es que al votar examinamos al gobierno o a la oposición?

    Disculpen este post, deslavazado, y casi más un exhabrupto que un argumento, pero desde Aragón (donde no podemos dar lecciones nadie, consintiendo como consentimos la presencia perpetua en el gobierno de una oficina de colocación como el PAR), me causa perplejidad que el PP valenciano no haya sufrido, jamás, una mínima erosión electoral.

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      Es decir, que está todo superclaro. El PP es el Mal y la explicación de que no sufra desgaste es que los valencianos estamos favas, que decimos aquí. Bueno, vale. Es una de las explicaciones al uso. Ya digo que no me parece muy atractiva porque creo que deja muchas cosas por explicar, pero bien está. Muchas gracias por el comentario.

      Contestar
      • notengoniidea

        No se si es una explicación convincente o no. Mi comentario va mas en la línea de buscar cual es la explicación convincente. No es atractivo decir que los valencianos estais favas, ni explica muchas cosas como tu dices, pero me gustaría saber cual es la explicación de que el PP valenciano, jamás, nunca, en la vida, ha perdido apoyo elctoral desde que gobierna.

        Y lo que quería decir es que no me parece convincente decir que la explicación es que hay una mala oposición. Puede ser la verdad, pero no me convence, lo siento. ¿De verdad en los 15-20 años en los que ha gobernado el PP, la oposición lo ha hecho siempre peor?

        Y que se me entienda, no creo que en Valencia, como en Andalucía, Cataluña, Pais Vasco o Aragón, se vote porque la gente es tonta o pasa de todo, pero es que me parece muy pobre argumento pensar que gobierna el que gobierna porque quien se le opone lo hace mal.

        Alguna responsabilidad tiene el elector digo yo. Si está de acuerdo con lo que hace su gobierno, le vota y punto. Si no lo esta, algo habrá que hacer, bien votando o por cualquier otro medio (preferentemente legítimo). Es que si no, no queda mas que decir, y ese es el argunento sempiterno del que gobierna, que ya que nos votan todo se nos perdona.

        Pues no me parece bien, lo siento.

        Y si lo cierto es que el PP en Valencia ha gobernado bien, y se merece seguir, cada vez con una mayoría mas amplia, no tengo mas remedio que callarme, pero sigo pensando que no es cierto, vuelvo a sentirlo.

        Y, de verdad, no vivo en vuestra Comunidad, y veo las cosas desde fuera, y bajo ningún concepto quiero ofender a nadie, pero es que no me lo explico, y lo vuelvo a sentir.

        Contestar
        • Senyor Garrofó Post author

          Yo creo que la explicación, muy resumida, no es tan complicada:
          – El PP valenciano, a pesar de foco mediático y político puesto sobre su gestión (por una serie de razones que sería larg de explicar), no ha gestando de manera diferente al PP de otros sitios ni tiene tasas de corrupción sensible entes diferentes a las del resto de gobiernos. Las razones que explican la hegemonía actual del PP en el resto de España son en el fondo, por ello, también aplicables a la Comunidad Valenciana. Se basan en un determinado modelo político y social que no es el mío pero que sí comparte la mayoría de españoles.
          – El PP valenciano sí lo ha hecho peor que otros en una cosa: no ha logrado evitar que los costurones evidentes que supone ese modelo se tapen, queden un poco ocultos. Sin embargo, incluso eso lo ha hecho mejor que la oposición valenciana. Su modelo tiene problemas, sí, pero la patética labor de la oposición lo hace aparecer como mejor que el que defienden enfrente.

          Contestar
    • Coentor

      El Quid de la cuestión no es “votamos al PP porque no hay nada” si no que el PP tiene una bolsa de votantes fieles. Y los votos de la izquierda son menores a los de la bolsa pepera porque es incapaz de “convencer” a los indecisos, abstencionistas, etc…

      Contestar
  7. lo pep

    com a crítica de l’argument “¡Faltaba la chispa que hiciera que todo esto se cayera!”, és a dir, el mateix error d’anàlisi que es cometia amb al maig a les acampades, no està malament del tot, però el seu valor és només relatiu: com que s’està exagerant moltíssim l’assumpte, i amb la mateixa retòrica que al maig, la simple constatació de l’evidència de que amb això no n’hi ha prou queda molt important, quan en realitat és només una evidència, i repetida. I en quan a l’anàlisi del què ha passat fins ara a valència (durant aquests anys), crec que la resposta no està en el valencians (primeres dues objeccions) sino en el pp valencià, que ha conseguit amb els medis de comunicació el que només a madrid ha estat possible.

    Contestar
  8. Pan, circo y boogie boogie

    ¡Mimimimi dejad a la oposición en paz! Leave Britney alone!

    Pedir más caña al PP y acusar de tufo PPSOE a este texto es de tener la cabeza muy metida en el culo.

    Contestar
  9. Marcos

    Muy interesante el artículo.
    Con la que está cayendo me preocupa que pueda aparecer una figura populista, en la onda Berlusconi. Pero parece que el nivel político es bajo incluso para eso.

    P.D
    No se si hacer una interpretación libre y colocar la solución a la última teoria en el contexto de lo que os han dicho estos dias por algunos artículos y tuits sobre camisetas y IP’s.

    Contestar
  10. Lluís

    Pero tiene alguien el PP y la izquierda en general medianamente presentable? Viendo lo que corre por la sede central de Madrid, da miedo pensar en lo que pueden tener en las provincias en las que están condenados a hacer oposición.

    Además, veo otro problema. Un sector importante de la población, incluso en tiempos de crisis, puede recurrir al sector privado para la educación o la sanidad, por lo que le importa muy poco lo que pase con el público, de hecho estarían encantados de que destinaran menos dinero a lo público a cambio de una rebaja impositiva. Otra parte de la población es la típica gente de orden, convencida de que por mal que estén las cosas, con los “rojos” será mucho peor, y aunque sean usuarios de los servicios públicos, cuesta poco hacerles creer que su deterioro se debe a lo mucho que ha robado el PSOE para dárselo a la ETA y a los separatistas catalanes. Finalmente, cuando un partido lleva encadenando varias legislaturas en la Generalitat, diputaciones y los principales ayuntamientos, ha podido construir una red clientelar de estómagos agradecidos que representa, a la hora de la verdad, muchos miles de votos.

    El PP también ha sido capaz de monopolizar el centro-derecha, comiéndose a las opciones que podrían hacerle sombra (como la extinta UV), mientras que el centro-izquierda aparece dividido. Eso proporciona ciertas ventajas en las urnas.

    Ese es el punto de partida del PP en Valencia y otras comunidades (Murcia, Madrid,…), y si bien no es suficiente por si solo para ganar, proporciona una buena ventaja, suficiente para ganar, especialmente cuando el PSOE y la izquierda en general son incapaces de ilusionar a nadie, porque no nos engañemos, mucha gente de izquierdas sabe que el PSOE haría prácticamente lo mismo. Su gestión en Andalucía no ha sido mejor que la del PP en Valencia, y la gente, eso, lo ve.

    Contestar
  11. Pingback: Una flor no hace #primaveravalenciana

  12. lo pescador del Fluvià

    L’opció de convertir València en el barri marítim de Madrid sembla la més real. Ja veig l’Espe inagurant la línia de metro Sol-Cabanyal. Ah! i la culpa de tots els mals és dels catalans, i d’aquí quatre dies falles i no ha passat res.

    Contestar
    • Oscar

      “Ah! i la culpa de tots els mals és dels catalans, i d’aquí quatre dies falles i no ha passat res.”

      +100000000000000000000000000000000000000000000

      Contestar
  13. Pepico

    Sería un grave error pensar que con la #primaveravalenciana se ha puesto una piedra importante para desbancar al PP. En mayo Camps arrasó en pleno caso Gürtel con conversaciones ñoñas pese a todo.

    Aún así, yo creo que hay un poco de todo. El PP tiene la gran ventaja de ser el único partido de centro-derecha, así que el votante conservado o vota al PP o no vota. No es casualidad que en zonas donda hay otro partido de derecha importante como Euskadi y Catalunya el PP suela comerse truños.

    La oposición podrá ser deficiente, pero es que un votante del PP no va a pasar al PSOE, y ni cuento a Compromís o a EU. La única solución posible es que UPyD crezca y pueda arañar parte de ese voto moderado que no tiene más opción que votar al PP.

    No es nada fácil, la verdad.

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      A mi, Pepico, me pasa un poco lo contrario. Creo que el nacimiento de UPyD y su consolidación en la Comunidad Valenciana sería una excelente noticia para el PP. Con la que está cayendo el PP va a perder mucho voto. Inevitablemente, porque así son las cosas, dentro de 3 años mucho de ese voto habría ido al PSOE si no existiera UPyD, aunque solo fuera por ganas de cambiar y porque “son los otros”, “es la alternativa”, etc. Ya hará tiempo que el recuerdo de ZP será lejano. Pero existiendo UPyD, como bien dices, es muy fácil que gran parte de ese voto vaya a ellos. Imaginemos un escenario con un PP con un 40% de los votos (bajando más de 10 puntos), un PSOE con un 30-35% (subiendo algo) y un tercer espacio que sume como ahora entre un 10-15% (más o menos según el PSOE suba más o menos). Esto es, PP, 40 – tripartit 45. Con esos datos la mayoría absoluta se ha ido a tomar por culo. Pero si UPyD logra entrar el tripartit ya no suma. Recordemos que UPyD tiene como política apoyar la lista más votada (que como siempre es el PP, pues ellos encantados, y sus electores también antes de que gobiernen los rojos).

      Contestar
      • eljuliet

        Este fil de debat em sembla interessantíssim.
        És així: si les desercions del PP van a parar a UPyD, encara estarem pitjor que estem. Llàstima de faena.
        Quina alternativa tenen eixes hipotètiques desercions? Ací és on ha de treballar Compromís de valent, combinant els dos perfils de la coalició: el d’Iniciativa (més reivindicatiu, esquerranós, jove i urbà) i el del Bloc (més assossegat, moderat, transversal quant a l’edat i important en pobles i ciutats mitjantes). Com deia un company, si Compromís esdevé una altra EU, no aconseguirem res. Cal que el votant que abandone el PP tinga on anar. I que no siga UPyD.
        Salut!

        Contestar
        • Senyor Garrofó Post author

          Efectivament, Compromís podría tractar de rescar per ahí. Però fer eixa barreja es, si més no, complicat.

          Contestar
        • Lidia

          Jejejejeje… Atenció a la frase de eljuliet sobre el perfil del Bloc: “més assossegat, moderat.” Jo en diria la veritat: “més dretà, més arturmasista, més botifler”.

          La qual cosa equival, per cert, a “més progressista” (com el PSPV!) o “més tecnòcrata” (com De Guindos!). Perquè més d’esquerres, amb el Morera, ni de conya.

          Contestar
          • eljuliet

            Veig que mentre alguns diuen de Compromís extrema esquerra, altres en diuen botiflers de dreta. Potser és que estan en el punt exacte per a fer camí (fent faena i sabent vendre el producte).
            Lidia, no t’avalotes tant. Si qualifiques el Bloc de dretà crec que t’equivoques. Fer un atac ad hominem a Artur Mas em sembla poc reconfortant. Per a mi, CiU té coses bones i coses que no m’agraden. Finalment, definir el Bloc com a botifler és, senzillament, aberrant, una falta de respecte i, sobretot, una falta de visió dolorosa.
            Un salut

      • Pepico

        En parte tienes razón, pero no me termina de entrar en la cabeza que haya votantes del PP que se planteen votar al PSOE, y en todo caso aunque los hubiera sería algo poco relevante para hacerles crecer.

        No sé, veo muy poco probable que alguien que ha estado votando al PP pase a votar a los que “nos tienen manía”. Todo podría ser, pero aún así lo veo insuficiente como para cambiar las tornas.

        Y lo de UPyD lo he pensado justo al terminar de escribir el comentario, seguramente en ese escenario seguiríamos teniendo gobierno popular aunque sin mayoría absoluta, que tal y como están las cosas ya podríamos darnos con un canto en los dientes. El problema es precisamente ese, que si necesitan el apoyo de UPyD para aprobar ciertas cosas casi que no sé qué prefiero.

        Contestar
  14. Dr. Gregorio de la Casa

    No soy valenciano, ni conozco la Comunidad Valenciana. Pero sí conozco Madrid y Barcelona, y en ambas el PSOE se dedicó con gran aplicación a neutralizar cualquier agrupación, asociación de vecinos, de padres, ONG, iniciativa de izquierda, progresista o lo que fuese. Mientras estuviera fuera de la órbita peperiana, y que tratara de crecer fuera de la Gran Casa Común de la Izquierda. O sea, de ellos.

    Luego, cuando han venido mal dadas, no hay tejido social o asociativo mínimo sobre el que apoyarse para crear alternativas enraizadas en la realidad. Y toca dedicarse a tirar dardos al tuntún, a ver si alguno hace diana. Por ejemplo, entretenerse en si “¿somos Socialistas catalanes, o en realidad somos Catalanes socialistas?”. O sumarse al carro del vencedor: prometer hacerlo tan bien como Los Hotros, pero con menos corrupción y más sonrisas. Y además los gais se podrán casar.

    Y claro, ahora florecen los descendientes de las pocas especies que sobrevivieron al meteorito. Pero sale uno por aquí, otro por allí, y cada uno a su propio aire. Una explosión de diversidad, aspirando todas a ocupar los nichos ecológicos libres, pero sin formar masa crítica ninguna de ellas. Hay que esperar a que estabilice el ecosistema.

    Contestar
  15. Ex-votante de IU

    Como votante de IU desde que tengo uso de razón estoy indignado con Llamazares y Lara. Ver cómo han convertido una coalición progresista en abiertos defensores de medidas totalitarias, avalando escuchas propias de dictadoras a cualquier ciudadano de forma indiscriminada y a sus abogados es algo que directamente me impide volver a votarlos mientras la coalición siga liderada por fascistas y ultraderechistas, como es el caso ahora.

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      Me alegra saber que no estoy tan solo, la verdad. Porque a la vista de lo que la mayoría de los votantes de IU van escribiendo y diciendo por ahí a veces me sentía como un extraterrestre.

      Contestar
      • Francesc Calabuig

        Demagògic i tristament obscur. Reflexions opaques de panfleters amagats. Jo sí tinc nom, i per cert: em declare votant decidit d’Esquerra Unida.

        Mentre, el Senyor Garrofó es sent millor si li dóna suport qualsevol Anònim (‘ex vontat d’IU’) que defense que Izquierda Unida / Esquerra Unida està liderada per ” fascistas y ultraderechistas” que proposen “medidas totalitarias”. Ei, tots dos us heu retratat amb un gest de profunda reflexió…

        Molt significatiu, d’altra banda, el fet de dedicar-li a Esquerra Unida més ‘reflexions’ que no a la resta. Esteu aliniats de partida i sou carn de canyó de les modes. Només vos queda arraconar-vos a la caloreta d’UPyD tan prompte com Compromís (o qualsevol ‘España 3000’ de nouvinguts esquerrans) deceba les vostres il·lusions sobre ‘noves maneres de fer política’.

        Paco.

        Contestar
        • Coentor

          Digueu-me perspicaç… però crec que Paco Calabuig és de Compromís.

          La qual cosa demostraria que esta web està alineada amb eixe partit, doncs simpatitzants seus solten el míting en els comentaris…

          Contestar
          • Francesc C.

            Jajajaja… Ho he dit de veres, seriosament. Per a una volta que trac el cap de l’armari ideològic! Sóc votant d’Esquerra Unida, tot i que recent.

            I pense que ho estan fent prou bé, amb una ideologia molt coherent sense la necessitat de tindre una cara ‘amable’ adient amb la mercadotècnia que busca abraçar (l’hipotètic) centre polític. No tenen un/a líder clara que deixe espenta en els late-shows (a costa de què?!) però comence a qüestionar-me la obligatorietat dels lideratges ‘uni-personals’ dins de la renovació política que exigeix, cada cop més, la societat.

            No és de veres que la diversitat d’acció que representen la Marga, l’Ignasi Blanco, l’Esther i la resta és més propera a la filosofia de treball en xarxa -sense un nucli- que representa Internet?

            Us deixe eixa reflexió ‘Matrix’.
            P. Calabuig.

  16. @senyorblau

    Si la tesis 1 es cierta: No hay nada que hacer.
    Si la tesis 2 es cierta: La cosa fácil no está.
    Si la tesis 3 es cierta: Es para deprimirse.

    hahaha. Se sale.

    Como solución me ha faltado la que más de moda está entre los valencianos: la batucada. Pura eficacia.

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      No jodas que no ha habido batukada en estas movilizaciones. ¡Qué vergüenza! Aunque, eso sí, la ausencia de batukada elimina uno de los pocos elementos que justifican una carga policial contundente.

      Contestar
  17. Isblagi

    Vaja per davant la felicitació per l’article, de gran interés com quasi tot el que s’escriu ací. Però m’agradaria comentar dos cosses:

    La primera; caldria fer un análisi de la situació considerant un punt de vista, com ho diria… ‘transgeneracional’. No sé si m’explique. Vull dir que la ‘chiquillada’ que està eixint al carrer estos dies (encara que només siguen quatre gats) segurament ja podran votar a les pròximes autonòmiques, i amb el comboi que porten està prou clar que no li donaran els seus vots al PP. I probablement, els seus germans majors tinguen que votar per correu perquè estaran tots exiliats al proletariat extranger. No sé, em dona que s’està gestant una generació lleugerament amplia (son 16 anys de govern popular… ), fotuda econòmicament, fora de la cultura de la transició, i que pareix mes activa politicament que els seus predecesors directes. O almenys, no es traga el Canal9 com s’havia fet fins ara. Afegisquen-li un pesiguet de xarxes socials i de sentit critic de la informació, i els pot eixir un plat de lo més gustós!

    La segona: que per molta oposició de qualitat que demaneu, no hi ha cristo que salve al País des del punt de vista econòmic. Eixir de la crisi desde dins del sistema actual és demanar un Deus Ex Machina. I com no hi ha solució diplomática (l’exemple grec és aclaridor), jo només em creuria una oposició amb un programa electoral a la islandesa. Però clar, en eixe cas segur que la resta d’Espanya ens ‘abandonava a deixar la sala’.

    Igual, tot açò ho escric perquè ja és tard i estic un poc cansat. Jo que sé.

    Salut!

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      Molt interessant l’apunt generacional, però no tinc clar si la cosa funciona de manera tan clara i directa. Hi ha montes joves manifestant-se, però encara més que no no estan fent. Poder afirmar que ací no estem davant les clàssiques mobilitzacions on, a la fi, no estan participant (més entregats inactius, si), els que podríem qualificar de “sospitosos habituals”? Tots més o menys sabem què és el que està passant, qui ho està movent i com funciona la cosa. No és massa diferent a altres situacions i moviments. De fet, resulta molt significatiu d’on prové la gent que està manifestant-se i els xics que entrevisten en teles i ràdios, de moment, són sempre més representatius del jovent ja mobilitzat prèviament que d’un moviment més ampli. Veurem.

      Contestar
    • Lluís

      Em temo que la canalla que surt aquests dies al carrer quedarà compensada numèricament per la que no surt, perque va a escoles concertades o privades i allà encara tenen peles per encendre la calefacció.
      D’altra banda, potser no voldran saber res del PP, però, a qui votaran? El PSOE és més o menys el mateix, i altres opcions tampoco no deuran ser massa engrescadores; en qualsevol cas, l’únic que pot passar és que el vot d’esquerra es repartirà de forma diferent, i qui ho pagarà serà més el PSOE que el PP.
      El millor que poden fer les esquerres, si volen tornar a fer alguna cosa partint de la base que no guanyaran vots, és fraccionar les dretes. No sé, tornar a posar en marxa un partit blavero que acusi Fabra d’imperialista català. Incentivar que l’espanyolisme ranci vagi cap a UPyD, fins i tot recolzar a uns quants cacics d’Alacant descontents perque els de València es queden per ells tot el pastís… Fet i fet, no és res nou, ara mateix el PP deu ser el principal interessat a que no desapareixi la Isquierda Undida i alguns dels seus mitjans són els que han donat més publicitat a formacions “reformistes” com UPypocaD o, en el cas català, als Ciutadans. “Divide et impera”, era una bona frase…

      Contestar
  18. Isblagi

    @Senyor Garrofó
    Gracies! Jo també tinc clar quins “sospitosos habituals” ajuden a fer ressonància positiva d’aquestes protestes. I em pareix bé que ho facen i s’emporten la seua ‘cuota política de mercat’. La imatge d’Alarte al capdavant de la mani del dimecres (crec), no té preu. Amb eixa careta de no saber ben bé que feia allí (bo, un poc la mateixa cara de sempre…) Dels “sospitosos habituals” que fan ressonància negativa, millor no parlem.

    Però pense que el tema de les retallades en educació afecta a gran part del jovent, i en realitat porta fent-ho molt de temps: quants xiquets/es futurs votants han estudiat en barracons? Quanta gent s’ha apuntat a les oposicions a Catalunya i Balears (o a la resta d’Espanya) durant els ultims anys perqué ací no en trauen? Em sembla que no ens queda més remei que esperar fins a les pròximes autonòmiques (2015, veritat?) per a saber per on anirà l’assumpte.

    Salut

    Contestar
  19. de ventre

    genial artículo. un par de cosas:

    – una cosa que se olvida mencionar es que el pp ha sabido jugar todos estos años a la política identitaria. en fin, cuando han venido mal dadas han hecho un copia y pega de los esloganes de ciu y pnv cambiando españa por zapatero y el psoe y a correr. siento decir que a la gente le chifla este tipo de argumentos que a mí me gusta condensar en “qué bueno soy/somos”, “qué bien lo hago/hacemos todo”, “si esto está mal, no ha sido culpa mía/nuestra, sino de estos hijosdeputa que me/nos envidian”. supongo que eso no quiere decir que la gente es tonta, pero desde luego a todos nos mola que nos digan lo guapos que somos.

    – desde el pspv han practicado una oposición digna de una inanimada barra de grafito y las pocas veces que ha aparecido alguien aparantemente competente (joan romero, ana noguera, etelvina andreu) ha sido amablemente invitado a irse a tomar por culo. lo de esta gente es tremendo y si alarte tiene que convertirse en el borisyeltsin de esta gladsnost (o como se escriba), de momento sólo tiene la cara de panquemao: sin programa y a lo loco. de todos modos, el pspv tiene la misma enfermedad que el psoe, ni se atreven, ni se sabe si quieren ser una opción de izquierdas (o de centro izquierda). además, el discurso identitario arriba mencionado les tiene estocolmizados.

    – en cuanto a la posibilidad de que los pequeños se hagan grandes . . ., pues sería divertido, qué quieren que les diga. esquerra unida no tiene ninguna posibilidad, pues el grito de “¡SON LOS COMUNISTAS!” aún funciona muy bien (“pues la urss no estaba tan mal” cayo lara dixit no hace mucho con dos cojones). pero Compromis podría crecer si empiezan a hacer paellas gigantes y a decir más “che” y “nano”.

    j

    pd: en todo caso, ver a fabra (alberto) dejar a los pies de los caballosa tanta rata de cloaca como el mismísimo felip por el caso nicaragua (o al menos verle silbar en plan “a mí que me registren”) me da ganas hasta de votarle. y por supuesto, ver llorar por las esquinas a joan fitgeraldo gonzalez pons me da un gustito por el casi pagaría con gusto mi parte del forat autonòmic.

    Contestar
  20. Perepunyetes Joe

    Bona anàlisi, però m’ha faltat veure un element que considero clau: els mitjans de comunicació.

    La meua percepció és que la societat valenciana no identifica els grans problemes per què no se n’assabenta. No és tonteria, sinó desinterés cap la política i la societat pròpia. Pregunteu quins polítics reconeixen al carrer: Camps, Rita, Fabra (Carlos) i l’alcalde del poble. I para de comptar.

    Al no tindre un ventall de mitjans forts, valencianocèntrics (com passa a Catalunya), la gent tira per mitjans madrilenys, des d’El País a la Ser i des de TVE1 a Intereconomia. I és molt estrany que estos mitjans en parlen de les provincianes coses d’aquesta atribulada terreta, el que duu a que noms, trames, casos, propostes i escàndols no entren a l’imaginari valencià. No se’n parla, no circula, tret dels quatre culturetes que llegeixen la política del Levante, miren L’Informatiu o La Paella Rusa o trastegen per Val.com o Racó catala.

    En resum, que mentre la gent al bar no parle d’Emarses i Cotinos, ja poden vindre primaveres valencianes.

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      En el fons això que expliques és també una manifestación d’incapacitat. En aquest cas, de la societat valenciana, i especialment dels sectors més crítics, de bastir alternatives i espais actius, participatius, cada vegada més potents, que impregnen a poc a poc la resta de la societat.

      Contestar
      • Coentor

        Bueno… iŀlustreu-nos, cabrons.

        Al cap i a la fi, crec que sou -en poc menys d’un any de vida- el “mitjà” d’àmbit valencià amb més repercussió -deixant de banda els tradicionals Mercantil Valenciano i LP-.

        Com s’ho heu fet? aspireu a créixer d’alguna manera?

        Contestar
        • Senyor Garrofó Post author

          Coentor, La paella, per nosaltres, és una manera de jugar però també una forma de treballar per la construcció d’eixe espai públic millor. Però és una xicoteta aportació, molt limitada perquè som el que som, tenim les forces que tenim i arribem on arribem.

          Tot i això, és clar que podríem tractar de fer més coses i fer-les molt millor. El problema és que això és impossible sense una mínima professionalització. Ni era ni ha sigut la nostra idea mai ni tinc molt clar que siga, la veritat, possible. Has de tindre en compte que, per professionalitzar, necessites, al cap i a la fi, diners. Diners que han de vindre d’algun lloc: lectors, publicitat o algún tipus de mecenes que vulga posar-los. No sembla senzill. No ho és mai. I al moment que vivim, menys encara.

          Contestar
          • Coentor

            >>>La paella, per nosaltres, és una manera de jugar però també una forma de treballar per la construcció d’eixe espai públic millor.

            Em quede amb eixa frase. Sou grans.

        • Cuixa de pollastre

          Algún día tendremos que contar bien cuál es la génesis de La Paella Rusa, que en efecto nace con el propósito de “de treballar per la construcció d’eixe espai públic millor”, en afortunada expresión del Senyor Garrofó.

          El origen, eso sí, tiene mucho que ver con la génesis de la propia LPD, hace doce años: intentábamos hacer algo que nos motivaba y nos tropezamos de bruces con el mundo real y un sinnúmero de dificultades. De manera que decidimos hacer algo parecido al “plan inicial” en Internet, y todo fue mucho más fácil y provechoso.

          Un cordial saludo

          Contestar
    • de ventre

      home, els periòdics més llegits són Levante, Províncies i Información. La resta tenen secció de la Comunitat. està clar que canal 9 no le veu ningú, però no estic d’acord en que no hi han mitjans “convencionals” d’informar-se.

      j

      Contestar
      • Perepunyetes Joe

        El que més conec, el Mediterráneo, és un mitjà provincianista. Poble – Província – Estat.

        La secció autonòmica és ínfima.

        Contestar
  21. desempleado

    Pues la sección dedicada a la tierra de las flores, el amor y la amistad en “el país/pravda” está francamente bien.

    Contestar
  22. Arritmico

    Gran análisis. Personalmente me preocupa la separación tan asimilada entre “los partidos” y “nosotros”. Eso de que son ellos los que tienen que currar y nosotros esperar a ver qué se nos ofrece. ¿Cuál es la culpa de las universidades, movimientos sociales etc. en todo esto?

    Contestar
    • Senyor Garrofó Post author

      Lo he comentado en otro comentario y está al final del artículo: todos tendríamos que currar, poco a poco, poniendo nuestros granitos de arena, en la construcción de un espacio y modelo alternativo sólido, potente, integrador, inteligente. En eso estamos muchos.

      Contestar
  23. Isblagi

    1) @Perepunyetes Joe, correcte el bingo amb el tema dels mitjans de comunicació. Tanmateix, la gent al bar si que parla i se n’asabenta dels Emarsa i derivados, que per algun motiu tenen el diari damunt la barra ben a la má, però la manca de més mitjans locals (i més seriosos, i si pot ser en valencià/català…) fa que la política no cale més enllà dels escandols que aireja Levante i del ‘provincianisme’ de Las Provincias. De Información no parle per desconeiximent. I tot açò obviant la resta de mitjans centrals de gran tirada, i altres formats (TV i radio).
    El que ens porta a …

    2) l’apunt que ha fet @Arritmico, també molt correcte, respecte de la separació entre el dia a dia polític (el real, el d’allò que passa dins les corts i els partits) i el dia a dia social. Amb els mitjans actuals, hi ha que esforçar-se per a estar informat. Copiant a I. Ramonet: “Informarse cansa y a este precio el ciudadano adquiere el derecho de participar inteligentemente en la vida democrática.” El que també em fa pensar en…

    3) que tot aquest regim parlamentari no es sosté, i promou la separació cada vegada més evident entre la classe política i els ciutadans-subdits. Sense ser revolucionari, qualsevol mecanisme de participació, qualsevol manera de fer aquest regim democrátic més directe, seria molt saludable per al conjunt de la societat. (Ja se’m torna a unflar la vena escandinava!)

    A mi em queda l’esperança de que la premsa tradicional estiga tocada de mort, i que els ‘quatre culturetes’ que hem donat el bot cap a la premsa virtual ens vegam sorpresos per una jovenalla que està tot el dia enganxada a internet i es torca el cul amb paper de periódic.

    Salut

    Contestar
  24. Universitario

    Joder, pues buscad dinero. Anda que no podría ser viable una cosa como esta mínimamente profesionalizada, caray. No tenéis ni un anunciante. ¿Los habéis buscado? Seguro que tenéis mucho más tráfico y presencia que muchos medios alternativos que sí son profesionales.

    Contestar
    • Cuixa de pollastre

      No los hemos buscado; somos muy pasotas con esto, la verdad. Pero, oye, si algún anunciante se postula, nosotros encantados! Señor Roig, aquí tiene a su Paella amiga, para anunciar Hacendado, un equipaso, o lo que se tercie! :)

      Contestar
      • Senyor Garrofó Post author

        El Señor Roig lleva unos años de un solicitado… A ver si se anima también alguien más, caray. Esos de la “sociedad civil”, o los que tenían pasta en el Banco de Valencia y ahora no saben dónde meterla. ¡LPR es una institución sólida!

        Contestar
    • Isblagi

      Lo de “inspireu-se” va en broma, no? T’ho dic perquè l’he llegit i, bufff… A pesar de que està ple de bones intencions i de dades reveladores, ho deixen tot un poc per l’aire. O és que a mí se’m va fer un poc pesat. De totes maneres tampoc és una mala lectura.

      Salut

      Contestar
      • JaumeX

        No va en broma.
        Ja l’has llegit tot?
        Quanta gent té aquesta informació?
        Dient que els altres són dolents i nosaltres bons no anem enlloc. L’alternància no és la solució: és l’alternativa.
        La ciutadania no més rep propaganda neoliberal i se li diu que no es pot fer altra cosa. Doncs be, sí que es pot fer una altra política.
        Cal contrarrestar l’adoctrinament dels mitjans de comunicació de masses i difondre coneixement, dades.
        Què passaria si copiàrem el sistema fiscal i els serveis públics de Suècia?

        Salut.

        Contestar
  25. sr. grillo

    Las mayorías absolutas son regalos del PSPV (¿cuándo se trasladarán al mundo real y aceptarán Comunidad Valenciana?) con su afamada torpeza a la hora de hacer política. Aunque de tribunales y pleitos saben un rato. La nueva mayoría absoluta se la han adjudicado con la foto en la que aparecía Jorgito y Carmencita tras la pancarta de los niñatos rebotados. El que con niños va, apalizado se despierta… Tuvieron la oportunidad con Asunción, pero era demasiado bueno para ellos, según mi modesta opinión. Y es que el PSPV no es capaz de percatarse de nada, ni de renovarse aunque llegue al 5% de los votos, y camino va de ello. De hecho, su actuación en esta semana es más propia de un partido extraparlamentario que de alguien con aspiraciones de gobierno. Regreso al futuro o ensayo del nuevo vestuario. En cuanto a Compromís (primera noticia de que existe tal partido) parecen más un agent provocateur que otra cosa. Lencería fina para petarlo, que se dice. Y los niñatos, calientes, ya te digo.

    Contestar
  26. u de villena

    Després de llegir el article, molt bo com tots els vostres, crec que hi ha un poc de les tres opcions, som uns borinots, un poquet malignes i la oposicio no acaba de cordinar una opció de govern atractiva, pero alló que a mi em pareix més important es que els partits de la oposició no tenen afiliats, en els pobles no hi ha gent que vullga apunta-se, encara que no es pague un dur. Saben que com a agencies de colocació no tenen futur pero a mes a mes es dificil apuntar-se, per ahí deurien de mirar-se-ho els partits de la oposició, treballant-se més el cara a cara i obrint-se a noves opinions no organiques.

    Contestar
  27. Borja

    Hola,

    Hoy 13.15 en la Plaza de Olavide, Madrid.

    Grupo de 10 personas de 30/40 años. Acomodados. No pijos de barrio de Salamanca.

    “Los valencianos son unos fachas”.

    Nadie lleva la contraria.

    Un cordial saludo,

    Contestar
  28. nicasio

    Buenos dias
    lo primero felicitaros en general, da gusto leer vuestros argumentos y reflexiones

    Me gustaría dejar mi aportación:
    hace unos días estaba tomando unas cervezas con dos amigxs. Ella comentaba que el dia anterior habían tomado café en un bar donde nunca iban, y sin darse cuenta se habían ido sin pagar (cada uno pensó que había pagado el otro) Mas tarde surgió “¿haspagado tu? Yo no. Pues yo tampoco”. Hasta aquí todo normal, entonces añadió “vale, yo pasaré mañana a pagarlos”.
    Lo cierto es que me sorprendió. No soy partidario ni practicante de los simpas, pero en este caso habia sido por despiste, por el importe de dos cafés y en un bar desconocido ¿había necesidad de ir a pagar los cafes al dia siguiente? Les dejé ver mi extrañeza y comenté que si me hubiera pasado a mi, seguramente pasaría, aunque si en el estanco o en la frutería alguna vez me han dado mal el cambio he vuelto para devolverlo. Me miraron con cara de escepcicismo y ahi quedó el tema.
    La conversación continuó por derrroteros sociopolíticos hasta que llegamos a la inevitable pregunta ¿como es posible que, con la que está cayendo, el pp siga obteniendo mayoría absoluta? ¿es que somos tontos?¿es el fallerismo y petardeo una droga dura? Me sentía muy frustrado con la idea de no conocer a mis propios conciudadanos, no entenderlos y que no me entendieran, de no empatizar, de sentirme fuera de lugar en mi ciudad de nacimento (ya hace años que me había declarando ex-valenciano) ¿como podíamos seguir apoyando a esos gobiernos ladrones y corruptos? No lo entiendo.
    Entonces ella cogió el estoque y entro a matar : “ tu eres igual que ellos, te irías sin pagar el café, lo único que os diferencia es la capacidad de cada cual” Tocado y hundido, no hubo necesidad de más.
    Además, ese el el argumento preferido de los votantes del pp (osea de la mayoría) “todos roban, asi que para que roben otros, pues que roben estos, que al menos montan unas fallas despiporrantemente cojonudas, y hacen colosales y muy decorativas construcciones”.

    Muy bien, sea:
    Sea la especie humana, taz vez por una reminiscencia recolectora (quien no ha comido una naranja recien cogida del arbol mientras paseaba por el campo, o una concha de la playa) sea, decía, “amiga de lo ajeno”.
    Sean por tanto TODOS los políticos susceptibles de sospecha por apropiación.
    ¿como podemos defendernos?¿como hacemos para minimizar las inevitables consecuencaias?
    Se me ocurren varios aspectos:
    Alternancia. Aquí rompo mi primera y última lanza por el sr. Aznar, que estuvo dos legislaturas y se fué. Olé. Los políticos, al tomar el poder, tienen una mínima capacidad de apropiación bastante limitada. Por hacer una metáfora, pueden robar por camino de cabras. Mientras van situandose, van mejorando las vías y para cuando van por la segunda legislatura ya tienen la carretera de dos sentidos asfaltada. Este sería el momento de cambiar de gobernantes. Evidentemente, si no se produce este cambio, la carretera sigue mejorándose , y al cabo de 18 años tenemos una autopista pan-europea de 4 carriles para robar a tutiplen.
    Adelgazamiento. El argumento es bien sencillo: cuantos menos sean para robar, menos se podrán llevar. Empezando por las diputaciones, y siguiendo por podo lo demás, asesores, directores, secretarios, etc, etc, etc, hasta el número de escaños. Esto suponondría un ataque frontal contra la clase política, quien evidentemente, sea del color que sea se va a oponer. Va a haber que obligarlos.
    Aumento de penas. Sin remilgos, al que se le pille metiendo la mano en la caja pública, que se le caiga el pelo. Sencillo: se doblan las penas y sin posibilidad de reducciones, se cumplen íntegras. A ver si así se les quitan las ganas.
    Auditorías. Transparencia y acceso público a las cuentas públicas.

    Y ya no me enrollo mas
    disculpad por el ladrillo
    un saludo

    Contestar
  29. Pingback: “Man of the Year”: el antidisturbios español | Chapapote Discursivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: