La Paella RusaTota empastrà

Corrupción

La dirección de RTVV se inmola con los contratos de Triskel

El pasado viernes, el diputado del PSPV Josep Moreno (nuestro amigo Darth Vader) exigió en una rueda de prensa que RTVV hiciera públicos los contratos de los tres documentales de Triskel Audiovisual por los que RTVV pagó más de 600.000 € (100 millones de pesetas, por aquello de contextualizar). En caso contrario, Moreno amenazaba con ir directamente a la fiscalía para denunciar el asunto.

Como respuesta, RTVV emitió un comunicado. La Paella Rusa, servicio público, les pone en antecedentes: hace cosa de un mes, un artículo de Guillermo López desvelaba que la productora Triskel Audiovisual tenía su domicilio social en el mismo piso de Valencia en el que estaba radicada una productora (25 Frames Audiovisual) en la que el director de Antena de RTVV, Fernando Quintela (recién fichado de Intereconomía), figuraba como administrador único. Además, los socios de Triskel Audiovisual habían trabajado en los años anteriores en otras productoras de Quintela (la propia 25 Frames y El Nacimiento).

Poco después, desde La Paella Rusa añadíamos un dato más: los documentales ya se habían emitido en Intereconomía los días 30 de octubre y 6 y 13 de noviembre. Justo al día siguiente, el periodista Federico Simón revelaba en El País que el coste real de los documentales había sido de más de 600.000 € (no 200.000 €, como se pensaba hasta entonces). Y que eso suponía pagar más de 150 veces el precio que habitualmente se estaba pagando en RTVV por productos similares.

En resumen: los asociados de Quintela montaron una productora para venderle a la televisión pública unos documentales de dudoso interés (el único emitido hasta ahora tuvo una audiencia inferior al 3%) por un precio escandaloso. Dinero público, que para algo está ahí, y… ¡A repartir!

Pero esta es una interpretación malintencionada. Lo que sigue es la versión aportada por el propio Quintela en sus declaraciones a Valencia Plaza y el afortunado comunicado de la dirección de RTVV (con ciertas apostillas ocasionales):

El 26 de julio de 2011, RTVV firma un contrato con Triskel Audiovisual por el que pagaría más de 600.000 € por tres documentales. Triskel Audiovisual está regentado por amigos y socios de Quintela, y tiene el mismo domicilio social que una de las productoras regentadas por Quintela (y en la que dichos socios también participan). Pero todo esto no es sino una desafortunada casualidad. Y ya está. ¡Las casualidades ocurren!

¡Qué escándalo! ¡En este piso en el que he montado una productora, mis amigos han montado otra que no tiene nada que ver con la mía y que se está forrando a costa de mi nueva empresa!

Por ejemplo: es casualidad que el día 27 de julio, es decir, al día siguiente de la firma de RTVV con Triskel, el diario 20 Minutos desvelase la inminente llegada de Quintela a RTVV. ¡Nada que ver!

Pero hay que decir, al menos, a favor de Quintela, que rápidamente dio explicaciones. Probablemente no muy satisfactorias, eso sí. Lo de “es todo casualidad” no parece suficiente para responder a tanta coincidencia. Pero, al menos, las dio rápido. En cambio, el director general de RTVV, López Jaraba, ha sido mucho menos transparente… Hasta el pasado viernes. Porque hay que reconocer que el comunicado satisface cualquier expectativa que pudiéramos tener. Desde los tiempos de Bill Clinton y Monica Lewinsky, con su “el sexo oral no es sexo”, que no leíamos una justificación tan espectacular.

La dirección de RTVV comienza diciendo que estos contratos son confidenciales y que nadie puede saber nada sobre ellos, pero que mira, como se están propalando tantas inshidiash, que van a desvelar parte de su contenido.

¡Gracias, oh, gloriosos amos de nuestro dinero público! ¡Gracias por desvelar los contratos haciendo caso omiso de las cláusulas de confidencialidad que vosotros mismos habíais puesto para no tener que desvelarlos nunca!

Y lo primero que dice… Es que, en efecto, soltaron los 600.000 € a Triskel. Es decir, el quid de la cuestión. El escándalo. La dirección de RTVV reconoce que pagó por unos documentales unas 150 veces más de lo habitual. Aunque, por supuesto, no se molesta en explicar el porqué. Y esos documentales no se los compra a una productora consagrada. Triskel, ocioso es decirlo, no es Globomedia. Triskel son tres personas en un piso de Valencia. Una productora a la que no se le conocía actividad anterior. ¡Y, oye, 100 millones de pesetas al bolsillo! ¡Eso sí que es comenzar su andadura a lo grande!

La verdad es que con eso ya bastaría para que el comunicado fuese pura dinamita (“sí, pagué un pastón por esa porquería a una productora desconocida con una llamativa vinculación con uno de mis principales directivos, recién fichado. Pagué 150 veces más. ¿Qué pasa?”). Pero hay más. A continuación, el comunicado de la dirección de RTVV matiza. Según López Jaraba, o quienquiera que haya escrito esto, Triskel se dijo: ¿y por qué no recompramos parte de los derechos de nuestros propios documentales a RTVV? Y dicho y hecho: el 29 de diciembre de 2011, Triskel y RTVV acuerdan que la productora ostente parte de los derechos… Por 256.000 €. Recordemos que, en esa fecha, Intereconomía ya había emitido los famosos documentales. Así que… ¿A quién espera vendérselos Triskel, exactamente?

Una productora que recibe una millonada por su trabajo decide, a continuación, renunciar a casi la mitad del dinero… ¿A cambio de qué? Una interpretación maliciosa, totalmente alejada de la realidad, podría ser esta: “Oye, chavales, que nos han pillado. Que están saliendo por ahí noticias de que los documentales costaron 200.000 €, y como se enteren de que ha sido el triple… Más nos vale que la cosa parezca un poco menos escandalosa”. Y en Triskel, claro, aceptan, que para algo es una productora amiga. En cualquier caso, RTVV proclama eufórica en su comunicado: con esta rebaja, los documentales se nos quedan en 276.000 € más IVA. ¡Una ganga!

Pero aún hay más: nos dice RTVV que ha logrado vender los famosos documentales a Intereconomía y a “algunas televisiones autonómicas”… Por 210.000 €. Lo cual resulta verdaderamente notable. Porque… ¿Cómo es posible que Triskel acepte perder 256.000 € a cambio de los derechos de comercialización de los documentales, si resulta que para entonces RTVV ya se los ha vendido a Intereconomía (que, de hecho, ya los había emitido), y a varias TV autonómicas? ¿A quién espera venderle Triskel los derechos, para así recuperar su inversión? ¿A Fox News?

See now Triskel’s docummentaries about stalinist judge Garzón from Spain, the famous latin american tropical-torero country

Y luego está, claro, que Intereconomía suelte 200.000 € por esos documentales (puesto que cabe suponer que en las autonómicas pagarán lo que siempre pagan por estas cosas, unos 1.500 €). No cabe extrañar que en Intereconomía tengan dificultades económicas, si se gastan un 5% de toda su facturación publicitaria en el año 2011 (cuatro millones de euros) en tres horas de televisión, por muy ultraderechista que ésta resulte.

Gracias a todas estas cuentas de la vieja, López Jaraba trata de explicarnos cómo RTVV pagó una millonada por tres documentales de escaso valor para, a continuación, recuperarlo casi todo merced a la generosidad de la productora y de la televisión que los había emitido inicialmente y de la que proviene el actual Director de Antena de RTVV, Fernando Quintela. Con lo que, nos dicen en el comunicado de la dirección de RTVV, al final los documentales han salido por 67.000 €. ¡Todo legal, aquí no ha pasado nada!

Estamos, en resumen, ante un comunicado verdaderamente notable. Un comunicado que podría haberse titulado “así intentamos soltar 600.000 € de dinero público en su día para Dios sabe quién, y así tratamos de cubrirnos las espaldas ahora”. No muy bien, la verdad. Porque sigue sin explicarse el motivo por el que la dirección de RTVV pagó esa cantidad desorbitada por ese producto; por qué lo contrató con una productora desconocida, casualmente vinculada con su director de Antena (el cual estaba negociando con RTVV en la misma época en la que se firmó el contrato de Triskel). Y por qué, a pesar de pagar semejante cantidad, RTVV ni siquiera fue la televisión que estrenó los documentales (pues se le adelantó Intereconomía).

Compartir

7 thoughts on “La dirección de RTVV se inmola con los contratos de Triskel

  1. domingo

    Pero, vamos a ver, hay dos cosas que no me han quedado claras:
    ¿Quintela era administrador único de 25 Frames en el momento de la compra de
    documentales a triskel o no?
    Porque parece que a partir del comunicado que él hace no lo era si no estaba también
    Luis Valero, pero en este artículo parece que sí.

    ¿Suspendio operaciones 25 Frames antes del 27 de Julio?

    Contestar
    • Senyor Garrofó

      Esto es lo más grande. Aunque si RTVV se pusiera a hacer más notas explicativas La Paella Rusa perdería su razón de ser. Las podríamos ir colgando una tras otra en una web y no habría manera de competir con ese humor del absurdo.

      Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: