La Paella RusaTota empastrà

Cultura

El PP convierte la Biblioteca Valenciana en un edificio de oficinas

Dice el ex molt honorable que Valencia es la mejor tierra, el mejor lugar en donde nacer y vivir. Lo dice en tono folklórico populista, sin dar ninguna explicación, ni enumerar los motivos por los que debamos creer esa afirmación. Pero mira por dónde me parece razonable y creo que se puede justificar.

Valencia, para quien esto escribe, que no es de Valencia, es un lugar admirable para vivir. Tiene un clima suave en invierno. Tiene playa y montaña y un lago, la albufera, del que podría sacarse mucho partido turístico, como hacen los catalanes con el delta del Ebro o los andaluces con Doñana.

La capital tiene uno de los centros históricos más extensos de Europa, con palacios e iglesias que no parecen llamar la atención a los políticos responsables de dar brillo a nuestra ciudad. ¿Qué diremos del Mercat, que hace empalidecer a cualquier otro de España?

En Valencia está el San Pío V, el segundo mejor museo de España, que ha estado sin dirección y sin un programa de exposiciones a la altura de las que ha tenido en el pasado. Y lo que es peor: los que mandan no se enteran de lo que tienen entre manos. ¿De qué se sienten orgullosos ellos, si dejan languidecer las instituciones de las que nos sentimos orgullosos muchos valencianos?

La política Kultural del PP tiene su techo en la Ciudad de las Artes y las Ciencias que, como ya dijimos en otro artículo, no proyectaron ellos. Es cierto que todo ese montaje tiene atractivo turístico y valor en sí mismo, pero no se puede olvidar todo nuestro patrimonio, en aras de lo nuevo, propio –ya lo dijimos también– de una mentalidad de nuevo rico.

Dentro de las instituciones patrimoniales de Valencia ocupa un lugar fundamental la Biblioteca Valenciana (BV). Primero, por el edificio tan singular –un monasterio Jerónimo del siglo XVI, de indudable belleza–; segundo, por los fondos excelentes que contiene como biblioteca, que la convierten en una de las mejores de España.

Lamentablemente, me llegan noticias de que todo esto lleva trazas de derrumbarse ahora, bajo la vesania de una política mal llevada, sin sensibilidad, de pura improvisación, que pretende convertir una biblioteca en depósito… de académicos, de administrativos, de eventos sin sentido. Precisamente acaban de llegar cincuenta trabajadores de Patrimonio a los que se ha colocado en la BV, ocupando un espacio esencial para que se desarrolle la actividad de la biblioteca con normalidad. Como llueve sobre mojado –no olvidemos el desembarco de la Academia Valenciana de la Llengua, con su retahíla de coches oficiales, ni el de la Dirección del Libro y Archivos, que estaba en Campanar–, los trabajadores de la BV se temen que la situación, ahora ya insostenible, se deteriore más aún y de la biblioteca no quede nada más que el nombre. Están presentando escritos a todas las instituciones, por si les quieren escuchar. Por ahora, se va a desalojar la sala más grande de trabajo técnico, que está en la zona restringida, en donde se custodia el valioso fondo de la BV. Se teme, además, que también trasladen a este recinto Promoción cultural y Política lingüística.

¿Por qué, como ya he dicho, ha tenido que ubicarse en el mismo edificio la Academia o la Dirección General del Libro y ahora se pretende ocupar otras salas con diferentes servicios administrativos? ¿Saben los patriotas que nos gobiernan lo que es una biblioteca? Existen problemas de seguridad que no se van a poder soslayar, aparte de la impresión que va a dar a los investigadores de todo el mundo semejante hacinamiento.

Futura sede de la Biblioteca Valenciana, la Dirección General del Libro, la Academia Valenciana de la Llengua, la Dirección General de Patrimonio, la Nueva Fe, la Conselleria de Educación, el Nuevo Mestalla y el circuito de Formula 1

Se me podrá objetar que el último traslado de Patrimonio se hace por ahorrar en alquiler. Es posible. ¿No hay otras formas de ahorrar que sacrificar a la Biblioteca Valenciana? El PP había dicho que eliminaría un 30% de altos cargos y al parecer ha eliminado seis. Los demás piensa eliminarlos en Jefes de área, es decir, en personal funcionario. Ya sé que los funcionarios no gozan de buena fama en este país, de escaso sentido democrático. De hecho, los sucesivos gobiernos tienen el empeño de empañar y borrar su imagen. Porque sin duda, un cuerpo de funcionarios independiente, que sale de una oposición libre, es un peligro para los caprichos de los políticos, que prefieren un personal nombrado a dedo, fiel. ¿Ustedes se han dado cuenta de lo que se podría ahorrar si cuando cambian los gobiernos no se colocara a los cesantes en algún chollo? Así crece la administración hasta extremos increíbles. Así se dilapidan los presupuestos. Les propongo una solución: que la persona que quiera obtener un cargo público tenga un trabajo propio al que volver cuando cese. Eso decía hace poco el ex canciller alemán, Helmut Schmidt, en una entrevista.

Si nos ponemos patriotas ¿cómo se puede justificar que una institución como la BV, que nace a partir de los fondos de la reina Germana de Foix, vaya a convertirse en una especie de contenedor al albur de los caprichos y la incultura del mandamás de turno?

Los políticos en general –no sólo los del PP– temen al mundo de la cultura y quieren tenerla a su servicio. Sólo así se comprende que cambien casi cada cuatro años a los responsables de su dirección. ¿Es necesario que quien dirige una institución cultural de la importancia del San Pío V o de la BV sea del PP? No ocurre esto en otros países de nuestro entorno. ¿Acaso el patriotismo por el que se decantan nuestros políticos es de opereta? ¿No sería auténticamente patriótico que quienes dirigen nuestras instituciones entiendan de qué va la cosa? En el caso de la cultura sólo hay que protegerla y no intervenir y, por supuesto, pertenecer a ese mundo, ser del gremio.

Ha habido en nuestra historia muchos profesionales del mundo de bibliotecas que han elevado nuestro listón cultural a lo más alto. Un ejemplo puede ser María Moliner, pero hay muchos otros. En ningún lugar he visto un amor por los libros, por la lectura, en el sentido más profundo, como en las bibliotecas. Si los políticos en España tienen miedo del arte en general, tienen terror a todo lo que concierne al mundo del libro. Sólo así se explica la continua intromisión a que se ha visto expuesta la BV.

¿Molesta la BV? ¿El PP no sabe qué hacer con esta institución que tampoco fue idea suya? Le propongo algo que creo de puro sentido común: déjenla en paz. Proveánla de medios, medios modestos pero dignos, que le permita tener el personal suficiente para catalogar sus ricos fondos y dar servicio a los usuarios. Dótenla de una dirección profesional, de bibliotecarios. Funcionará, se lo aseguro. Una vez que ustedes, políticos del PP, se olviden de aquel magnífico espacio que han usado para sus eventos y caprichos, malbaratando nuestro patrimonio y economía, la BV ocupará el lugar que merecen sus excelentes colecciones y fondos. Como se preguntaba alguien en otro artículo de La paella: ¿Sabe el PP para qué sirve una biblioteca?

Etiquetas , , ,

Compartir

Artículos relacionados

15 thoughts on “El PP convierte la Biblioteca Valenciana en un edificio de oficinas

  1. Coca Boba

    Se cargan la antigua cárcel modelo para llenarla de torres y parece que no tienen suficiente espacio para funcionarios, pues vamos apañados.
    Es triste comprobar como el nivel cultural de la Comunidad se sostiene casi exclusivamente en manos pricadas, y de vez en cuando la iniciativa pública tiene una idea, aunque es taaaaan esporádica.

    Contestar
  2. Pingback: El PP convierte la Biblioteca Valenciana en un edificio de oficinas

  3. Tirant al cap

    Una denúncia necessària, enhorabona per l’article. Diran que hi amunteguen departaments per estalviar, però hi ha pitjor balafiament de recursos que buidar de contingut i sentit institucions que resulten necessàries i que, com bé apuntes, ens haurien d’enorgullir com a valencians? En canvi, sempre m’ha fet l’efecte que cada nova donació a la BV no era motiu de goig, sinó que es considerava més una despesa molesta…

    Contestar
  4. Amparo

    Un artículo estupendo. Ya era hora de que saliera algo al respecto.
    Los funcionarios que van a la Biblioteca Valenciana vienen, entre otros sitios, de Ros Casares, y antes, de la calle Colón. Digo yo que si querían ahorrar quizás podrían haber buscado otro sitio un poquito menos céntrico y un poquito más barato.

    Contestar
  5. TRB

    Enhorabona una vegada més a la Paella Russa. Quasi empre aporta una mirada diferent a les coses que ens envolten…

    Contestar
  6. Taronja

    Respecto a lo que dice Coentor, añadiría que he pensado en cuál puede ser la reacción de aquellas personas que tan generosamente han donado sus bibliotecas a la BV y se encuentran ahora con esta situación.
    En cuanto a lo que comenta Amparo, estoy de acuerdo, no se repara en gastos, en gastos de dinero público, claro está. Y no deja de ser llamativo que, a la vez que se amontonan servicios y se invade el terreno de una biblioteca como la valenciana, se están regalando espacios a la Católica. ¿Alguien puede explicar esta aberración?

    Contestar
    • Coentor

      Només la donació de Nicolau-Primitiu són 40.000 documents. Tota una vida dedicada a recopilar llibres amb la idea d’una biblioteca nacional en ment.

      Però dins del que cap, doncs que la BV estiga paralitzada i no servisca per posar documents a l’avast del públic (mentre la coŀlecció no es faça malbé) és un mal menor.

      Però què ocorre amb altres coŀleccions donades a la Generalitat que estan emmagatzemades en qualsevol estat, i que a causa de l’abandonament molts documents es deterioren o destruïxen?

      I parlant de coŀleccions que no estan a l’avast del públic. Algú sap com es troba la biblioteca de Joan Fuster?

      Contestar
  7. Frankie

    Es significativo que a la hora de buscar espacio solo se fijen en una biblioteca. ¿Saben los altos cargos de la Conselleria de Cultura de qué se trata? ¿Han trabajado alguna vez en el silencio y en el aislamiento de una biblioteca de investigación? No se les ha ocurrido ocupar parte de un Museo, no que allí se pueden lucir de vez en cuando y posar para las fotos de cada inauguración. ¿Y la faraónica Ciudad de las Artes y las Ciencias, con su gigantesco Palau? Pues, lo mismo. En cambio un sitio lleno de libros es solo un almacén Ahí cabe todo.

    Contestar
  8. Amparo

    A este paso, la Biblioteca Valenciana va a acabar en un bibliobús, aparcado en cualquier descampado. Empezó con cinco salas, y ahora sólo tiene dos. Ya veremos cuánto duran.

    Contestar
    • Nicolaueta

      Hay rumores de que el laboratorio de restauración también está en el punto de mira de los recién llegados. Se quitan las pilas y los grifos, se tira lo que molesta y ¡voilà! ya tenemos despacho para algún jefecillo.
      Que es al final de lo que se trata, de que todos tengan su despacho, que eso da mucho caché.

      Contestar
  9. María

    Manifiesto de los trabajadores de la Biblioteca Valenciana en Iwetel, un foro de bibliotecarios y documentalistas:

    Los trabajadores de la Biblioteca Valenciana, biblioteca autonómica de la Comunitat Valenciana y centro superior bibliotecario de la Generalitat Valenciana, queremos dar a conocer una inminente reestructuración de los espacios del Monasterio de San Miguel de los Reyes.

    El Monasterio de San Miguel de los Reyes fue restaurado para ser sede de la Biblioteca Valenciana. Se dotó de infraestructuras e instalaciones para adecuar el edificio a las necesidades particulares y específicas de una biblioteca a la que corresponde, por ley, ser el depósito de conservación del patrimonio documental.

    Sin embargo, en estos momentos se están reorganizando los espacios para ubicar entre los depósitos (de acceso restringido) y las salas de consulta, así como en otras zonas destinadas a trabajos bibliotecarios e incluso salas de exposiciones, a varias decenas de funcionarios procedentes de la antigua Dirección General del Patrimonio, cuya actividad nada tiene que ver con los incunables y los pergaminos que se custodian a su lado.

    Es por todo esto que queremos dejar constancia de una serie de puntos preocupantes:

    1. Convertir San Miguel de los Reyes en un edificio de oficinas obliga a convivir a trabajadores, con funciones ajenas a las que le corresponden a una biblioteca, con bibliotecarios y usuarios que utilizan las Salas de Consulta para sus trabajos de investigación. Nada más lejos de los principios de una biblioteca que el continuo trasiego de ciudadanos y personal administrativo tramitando sus asuntos.

    2. Las condiciones de seguridad, preservación y conservación de los documentos se verán muy seriamente afectados

    2. El sistema de transporte robotizado de los libros, que resulta necesario para conjugar las necesidades de un centro bibliográfico de primer orden como es la Biblioteca Valenciana con los límites propios de un edificio histórico, no se podrá restablecer en algunos trayectos.

    4. No podemos olvidar el riesgo que supone la sobrecarga de cableado en un edificio que requiere un nivel de seguridad extrema.

    Los trabajadores de la Biblioteca Valenciana hemos solicitado que se reconsidere este traslado que pone en riesgo el adecuado funcionamientos de este centro bibliográfico y cultural de la Comunitat Valenciana.

    Con este mensaje pedimos vuestro apoyo y adhesión a la solicitud que hemos transmitido a la Consellera y a las Instituciones responsables y que por el momento no ha causado efecto.

    Firmado: Trabajadores de la Biblioteca Valenciana

    Contestar
  10. Pingback: La Biblioteca Valenciana: la destrucción por la ocupación | La Paella Rusa

Responder a Nicolaueta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: