La Paella RusaTota empastrà

Educación

¡Viva la enseñanza pública! ¡Abajo Alejandro I el inaugurador!

Entiéndanme: no estoy vitoreando a la enseñanza pública, no es eso. Estoy expresando el deseo de que siga viva. Al paso que va, en esta Comunidad, con el señor Font de Mora al mando de la Conselleria de educación, y la política privatizadora de la Generalitat, la enseñanza pública va en camino de hundirse.

Nunca he comprendido cómo una persona puede desempeñar un cargo público y defender lo privado. ¿No es extraño? ¿O será que están preparando su refugio en el mundo empresarial para cuando al fin nos dejen tranquilos?

¿No sería mucho más cómodo para el señor Font de Mora pasarse ya a una empresa privada en donde ocuparía un alto cargo, a tenor de su enfervorizada defensa de lo privado? Claro que podría darse el caso de que este señor, que tan mal ha gestionado lo que se le había encomendado -lo público- pasara a ser el último mono de cualquier empresa que se precie. Aviada estaría la empresa que acogiera a este señor: igual entonces le daba por emplear los fondos privados en lo público. Si es que no puede ser: si es que los pobrecitos que se dedican a la política, enloquecen y ya no saben cuál es su obligación.

Esperanza Aguirre contempla emocionada un busto de Alejandro I "El Inaugurador": "¡este tío desmantela servicios públicos incluso mejor que yo!"

Sí, el señor Font de Mora ha fracasado: ocupa un cargo público y ya lo ven: tan contento con los centros privados y con la Universidad Católica. ¡Qué cosas! ¡Qué ejemplo de incompetencia! Con lo bien que nos habría ido en nuestra comunidad con un conseller que se limitara a cumplir con su deber: a elevar el nivel de la enseñanza pública, a invertir en ella, a fomentar la investigación y a solventar las deficiencias académicas y de comportamiento de los alumnos problemáticos. Pero no: a este señor le ha ocurrido algo muy raro: se ha encaprichado de lo que no es -ni debería serlo nunca- competencia suya: lo privado.

Vean ustedes las geniales ideas que se le han ocurrido a Alejandro I el inaugurador: Educación para la ciudadanía en inglés, con traducción simultánea; nada de ordenadores por si se les estropea la vista a los estudiantes; cambio del consejo escolar para que sea la administración la que tenga votos y poder, en vez de padres, alumnos y profesores; aumento del número de estudiantes por clase; eliminación de desdobles; chino-mandarín en la enseñanza media.

Alejandro I el Inaugurador, tras recibir un par de clases de chino

Más: las actividades extra escolares van a ser censuradas por Conselleria, pero sólo en los centros públicos. En los privados, no, porque es responsabilidad de la dirección. Sí señor: así se montan los negocios: los paga el Estado, es decir, todos nosotros y ellos hacen lo que les da la gana y mantienen su ideario. A fondo perdido, eso es. ¿Y por qué no subvencionar a una verdulería, a un zapatero o a La paella rusa?

Tengo que volver la vista atrás y recordar el infausto día en que los socialistas dieron marcha a los colegios concertados. ¿Cómo pudieron promover algo que ni Franco hizo? -sólo hay que recordar que los centros privados, durante el franquismo, debían recibir el refrendo de los institutos-. Tremendo error que estamos pagando muy caro. La derecha, los colegios concertados, con esa visión tan amplia de miras, impulsada por su caridad cristiana, se apresuraron a clamar por la “libertad de enseñanza”. Entiéndase: “libertad a que me paguen lo que yo quiero en un sitio en donde no haya pobres ni inmigrantes”. Por eso el PP, en los ocho años que duró su gobierno, se enrocó con las clases de religión, por su caridad cristiana, sin duda, hay que comprenderles.

Si los alumnos no tienen comedor, ni clases especiales, ni profesores, y estudian en barracones, eso no importa a Conselleria. Si los alumnos/as inmigrantes que ni conocen el idioma y estudian en centros públicos -en los privados suelen tener alguno de muestra-, sin medios para que aprendan a hablar y a escribir, se malogran, eso no le importa al señor Font de Mora. En su loca deriva prefiere trasvasar edificios públicos a la universidad católica y escuelas infantiles, construidas con dinero público, a empresas privadas. Mal que le pese a este señor, que ocupa un cargo público, la enseñanza pública tiene calidad y sigue preparando muy bien a sus estudiantes. Ahora bien, percibo que en estos momentos corremos el peligro de que pierda el prestigio que ha tenido. Los primeros que deberían apoyarla parecen empeñados en desprestigiarla.

¿Qué está ocurriendo en la Comunidad Valenciana? ¿Cómo podemos permitir estos dislates?

Etiquetas , , , , ,

Compartir

Artículos relacionados

42 thoughts on “¡Viva la enseñanza pública! ¡Abajo Alejandro I el inaugurador!

  1. Darth

    Me parece que no vas por el camino que toca. Creo que tienes una visión reducidísima de lo que es la enseñanza concertada, de la estabilidad que los conciertos ha dado a los puestos de trabajo que generan, del tipo de alumnado que admiten, de su labor integradora, y por supuesto de sus idearios, puesto que reducir la enseñanza concertada a los centros religiosos es reducir el campo hasta algo próximo a la mentira.

    Defender el sistema público de enseñanza atacando a parte del sistema de enseñanza que sí que garantiza la libertad de elección (por supuesto) es igual que la política del agua para todos, mezquino y populista.

    Y más si únicamente propones esto y ninguna solución factible. Pregúntale a la gente que demanda la asistencia a estos centros si están de acuerdo contigo. Ni soy religioso, ni pertenezco a la élite de la sociedad, ni soy votante del PP, pero creo que la clave está en una palabra que no está muy de moda en ningún sector ni partido político: CONVIVENCIA.

    Apúntatela para recordarla.

    Si es cierto que la política de Font de Mora deja que desear en muchos aspectos, no utilices tu saña contra la enseñanza concertada, de la que soy un trabajador, por favor. Porque ambas, concertada y pública, pública y concertada, forman un tejido complementario y aportan lo suyo.

    Si quieres otro día hablas de la responsabilidad de los trabajadores de la enseñanza pública hacia sus alumnos. Yo padecí su irresponsabilidad en mi rendimiento. Muchas gracias por la parte que me toca.

    Contestar
    • Cuixa de pollastre

      Darth, decir que la concertada “genera puestos de trabajo” no es un argumento. Cualquier asignación de recursos presupuestarios es defendible según esa teoría. La pública también genera puestos de trabajo. Pero es que construir un puente también genera trabajo. ¡Si hasta la Fórmula 1 genera puestos de trabajo!

      La cuestión es a qué destinamos los recursos públicos. En un contexto en el que existe educación pública y educación privada, no veo por qué el Estado tiene que sufragar los gastos de una educación que se rige con criterios de la privada (fuera inmigrantes, fuera pobres, dentro Ideario catolicón o equivalentes). La cosa se parece mucho a sufrar el negociete de los amigotes con dinero público, al genial “modelo Alzira” que ya se ha comentado en esta página respecto de la Sanidad

      Contestar
      • Darth

        No he dicho que genera, digo que da estabilidad. Es más, garantiza la gratuídad allí donde no llega la oferta pública.

        Una de las mentiras que se repite hasta la saciedad: “una educación que se rige con criterios de la privada (fuera inmigrantes, fuera pobres, dentro Ideario catolicón o equivalentes)”

        Te garantizo que no es cierto. Incluso en algunos casos es al contrario. No quiero nombrar ningún centro aquí que ejemplificaría lo que argumento.

        Lo único que digo es que creo que no es necesario hacer un ataque a la concertada para defender la pública. Existen otras maneras.

        Contestar
        • Cuixa de pollastre

          Perdona, pero las cifras indican claramente lo que te estamos diciendo: http://www.elpais.com/articulo/andalucia/coles/concertados/apenas/inmigrantes/elpepuespand/20080608elpand_3/Tes

          En la Comunidad Valenciana, con el 28% de los alumnos, la educación concertada sólo se hace cargo del 14% de los inmigrantes. Es decir, de la mitad de los que le corresponderían. Y es muy, muy curioso que sea así, cuando se supone que los colegios concertados están para llegar “allí donde la educación pública no llega”. Y qué quieres que te diga, yo diría que “allí donde la educación pública no llega” debería ser en los barrios con menos servicios y recursos (y, normalmente, con más inmigrantes), no al revés. Pero, como te estamos diciendo, la teoría y la práctica aquí son dos cosas muy diferentes.

          Por otro lado, si quieres estabilidad laboral, la vía más clara y más fácil es conseguir una plaza de profesor en la enseñanza pública. Si nos gastamos el dinero en eso, en lugar de dárselo a la enseñanza concertada, ya verás cómo aumentaremos la estabilidad laboral. Porque, respecto de la calidad de la enseñanza, otra cosa que tampoco se dice lo suficiente es que los profesores de la concertada están en la concertada porque no pueden estar en la pública: en la pública cobrarían más, con más seguridad y con mejores condiciones laborales. Por eso la pública pone el filtro de las oposiciones. Y los que no pueden entrar, se van a la concertada. Te lo digo por si ese te parece un criterio para enjuiciar la calidad de la enseñanza más oportuno que el “pues yo fui a un instituto público y fatal, oye” que esgrimes tú.

          En resumen: a mí me parece muy bien que quien quiera se monta su negocio. Pero no veo por qué tengo que pagárselo yo.

          Contestar
          • Darth

            Me parece que pecas de generalización. Muy pocos de los que yo conozco han opositado y han suspendido antes de empezar a trabajar en la enseñanza concertada.

            Malos profesionales los hay en todos los sitios. Y a mí me fue mal. Y esos con los que me topé se jubilaron en la enseñanza pública, por tanto a esos también les pagamos con dinero público.

          • Darth

            Y te garantizo que conozco colegios concertados en los que hay muchos alumnos inmigrantes. Y no me gusta hacer esta distinción porque considero a todos los alumnos iguales vengan de donde vengan.

            En la capital, por la distribución zonal de los centros, es más difícil ser equitativos en este sentido. En los pueblos (al menos en los que yo conozco: Alboraia, Llíria, Mislata…) es más palpable la realidad que yo te planteo.

            La admisión de alumnos viene regulada por ley, así que animo a todos aquellos que vean irregularidades en este sentido en cualquier centro, que lo denuncien. Seguro que hay alguien que lo está haciendo mal, así que el camino es el de la justicia.

        • Cuixa de pollastre

          Por cierto: como lo cortés no quita lo valiente, quisiera agradecerte tu tono totalmente correcto y la vocación constructiva de tus comentarios.

          Contestar
          • Darth

            No imagino otra forma de hablar. Lo mismo te digo.

            No se puede decir lo mismo de otras personas que escriben opiniones también aquí.

        • lingüista

          ¿Pero la idea no sería hacer que con el dinero público la educación llegue a la mayoría de sitios, por no decir todos, posible?

          Pregunto sin acritud.

          Contestar
    • Senyor Garrofó

      Una de las cosas que más me gustan de La Paella Rusa es cómo la propia realidad y los propios ciudadanos, los votantes, o los partidos políticos se esfuerzan por confirmar todo lo que decimos.

      Lo que acaba de escribir Darth es, “en fino”, lo que Pota de Conill explicó magistralmente sobre el modelo del PP y las razones por las que todo el mundo está encantado con él:

      http://www.lapaginadefinitiva.com/weblogs/paellarusa/2011/03/30/sobre-la-imbatibilidad-del-pp-iii-el-pp-tiene-un-proyecto/123

      Contestar
      • Darth

        No sé de donde desprendes de mi comentario que estoy encantado con el PP.

        Creo que he escrito que no soy votante del PP.

        Contestar
  2. joan corball

    No et preocupes si no entens com una persona pot estar en un càrrec públic i defensar el que és privat: és impossible d’entendre. Després passa el que passa que Pedro Garcia enfonsa RTVV i Font de Morro enfonsa l’ensenyament públic i en compte de penedir-se pel que han fet diuen “missió complida”. És lògic, si ells diuen que els serveis públics funcionen pitjor que els privats han de demostrar-ho. I vaja si ho demostren.
    Respecte el primer comentari que apareix et diré que no em crec que el tal Darth no vote al PP, però que em jugue un cap de setmana a Mallorca a que quan arriben les eleccions sindicals vota a USO, que no sé si és pitjor. És de manual.
    Sobre la estabilitat dels llocs de treball que genera la concertada cal dir que de fet els genera el contribuent ja que és el que paga les nòmines. Supose que quan parla d’estabilitat laboral no és refereix a que els bisbes estan tirant professors al carrer únicament per casar-se amb un divorciat. Respecte “el tipo de alumnado que admiten y su labor integradora” ja sabem que la major part dels immigrants van a la pública. També sabem que en la concertada és on menys línies en valencià hi ha i on menys es respecta el seu ensenyament. Per descomptat, hi ha centres concertats de moltes classes i alguns són molt dignes, però altres són centrifugadores mentals. El que està clar és que els centres concertats solen ser un centres que paguem tots i que gestionen ideològicament molts pocs, moltes vegades amb interessos sectaris. Si no recorde malament crec que ara estan intentant que es subvencionen els centres que separen els xiquets i les xiquetes en les aules.
    No sé si quan Darth parla de Convivència parla de Exercisis Espirituals però, en qualsevol cas, seria millor que canviara Convivència per Conveniència.
    De l’Inaugurador de Boston, ha ho haveu dit tot. La culpa la tenen els ensenyants que van posar la seua foto cap per avall. I clar, se li va pujar la sang al cervell.

    Contestar
    • Darth

      Si no te lo crees es tu problema, no el mío. Si hay centros concertados que hacen mal su labor, a por ellos, pero no por eso metamos en el mismo saco a todos.

      Contestar
    • Darth

      Por cierto, creo que es igual de respetable una opción que otra, tanto en el tema político como en el sindical. Así que eso de “no sé qué es pitjor”, quizás te lo podrías haber ahorrado.

      Lo que debe ser de manual es el respeto a cualquier opción.

      Contestar
      • joan corball

        Evidentment no he perdut l’aposta del viatge a Mallorca. Està clar que eres d’USO, com la majoria dels treballadors dels centres concertats. Segurament forma part de l’ideari. Per cert, com s’entra a treballar en un centre concertat religiós? Hi ha borses de treball? Cal estar identificat amb l’ideari del centre?
        Els criteris de matriculació dels centres públics i concertats teòricament són els mateixos. Quina trampa feu per seleccionar l’alumnat? I si per criteris de proximitat al meu fill li toca anar al teu col.legi concertat, per quina regla de tres té que acceptar el vostre ideari?

        Contestar
        • Darth

          No sé responderte a lo que me preguntas porque no trabajo en un centro religioso. Por cierto, la mayoría del profesorado en concertada pertenece a otro sindicato que no es USO. USO es la segunda fuerza sindical en el sector por detrás de esa. El panorama sindical en concertada es el que sigue: FSIE, USO, CCOO, UGT Y STEPV. Y FSIE tiene casi el 50% de representatividad. Y no lo digo con otro ánimo diferente al de darte información.

          Me gustaría poder hablar con gente que no fuera tan agresiva en sus argumentación y que no le faltase tanta información.

          No sigas apostando, que igual pierdes hasta la casa.

          Contestar
          • Joan Corball

            Si eixe és el panorama sindical encara te més mèrit haver encertat

  3. Taronja

    Nada más lejos de mi intención que olvidar esa palabra, convivencia, que en la enseñanza pública se tiene muy presente. Tampoco tengo nada contra los trabajadores de la enseñanza concertada, de quienes me consta su profesionalidad. Es una cuestión, para utilizar el mismo lema de este tipo de enseñanza, de libertad de elección. Si en España hubiera garantizada una enseñanza pública para toda la población, existiría enseñanza privada, como en tantos países, pero no tendría que ser concertada.
    El estado debería garantizar, insisto, igualdad de oportunidades y, por tanto, en vez de emplear su dinero en apoyar a negocios privados, debería ofrecer una enseñanza pública de calidad, en la que pudieran convivir y formarse, en igualdad de condiciones, todas las clases sociales. Eso sería lo ejemplar y la verdadera convivencia.
    Gracias por tu comentario.

    Contestar
    • Darth

      Mi argumento es que si la enseñanza pública sigue un único modelo, se descarta el resto sistemáticamente, con lo que se produce una discriminación al resto. Y me explico. La enseñanza pública sigue los modelos de enseñanza clásicos en los que todo el profesorado utiliza los mismos métodos, que son los que se les exige conocer para acceder a su plaza vitalicia.

      Estamos de acuerdo en que la enseñanza pública debe ser laica (yo así lo creo), por tanto las personas religiosas que quieren que sus hijos reciban ese tipo de educación y no tienen recursos para pagar una enseñanza privada ¿dónde recurren?

      Ahora vamos con otros modelos que se llevan a cabo en ciertas cooperativas de profesores, en los que se siguen otros conceptos pedagógicos diferentes a los que son habituales en la enseñanza pública; no podría elegirlos si no estuvieran concertados.

      Mi opinión a este respecto es que yo no vivo solo aquí, y que por tanto, todas las opciones son respetables y financiables.

      Si el estado es laico (como debe ser), su enseñanza también debe serlo. Si el estado indica unas directrices, unos parámetros evaluables y unos métodos para conseguirlos, el que quiera una alternativa no la tiene. Como ejemplo pongo aquellos que no quieren seguir la enseñanza reglada y tienen que optar por impartirla ellos mismos en sus casas a sus hijos, para que después no puedan hacer una prueba de acceso a la universidad con la misma edad de los que sí optan por los canales estatales de enseñanza.

      Por ello digo, que no creo que el camino para conseguir una red de enseñanza pública sea el ataque a otros, si no el pedir más.

      Y por eso digo que la palabra es CONVIVENCIA.

      Gracias, Taronja, porque de la discrepancia aprendo. Modelo lo que sé o me reafirmo.

      Un saludo.

      Contestar
      • joan corball

        Eres la repera! Que vol dir això de que “la enseñanza pública sigue los modelos de enseñanza clásicos en los que todo el profesorado utiliza los mismos métodos, que son los que se les exige conocer para acceder a su plaza vitalicia”. Però què estereotip tens de l’ensenyament públic?
        Pel que veig els teus mètodes pedagògics són revolucionaris. La llet de la renovació pedagògica, i no com els centres públics que encara estan amb la enciclopèdia Alvarez. Convivència? Però si el sectarisme et cau pel camal!
        Mira, faig una altra aposta: o eres el cap d’estudis del teu col.legi, o eres el director. Esta vegada, un viatge a Benidorm.

        Contestar
  4. desempleado

    No entiendo el concepto enseñanza “concertada”. ¿Concertada con quién? Lo que tiene que haber es una red pública, potente, igual para todos y bien organizada (un día hablamos de las órdenes que emite conselleria). Una vez dicha red sea una realidad, si alguien quiere mandar a sus retoños a un centro privado 100% que se lo pague CON SU DINERO.
    La oración “Si quieres otro día hablas de la responsabilidad de los trabajadores de la enseñanza pública hacia sus alumnos. Yo padecí su irresponsabilidad en mi rendimiento.” me ha llegado al alma, generalizar de tal modo es una barbaridad cuando todo el que ha trabajado en un centro público sabe que todos los alumnos “problemáticos” (por decirlo suavemente) son sistemáticamente desviados a la red pública. Así nos va, sobre todo cuando eso se combina con una subida de ratios como la del año pasado.
    De la situación de la enseñanza no obligatoria (escuelas de adultos, EOIs…) mejor ni hablamos.

    Contestar
  5. Endo

    La verdad es que me ha hecho mucha gracia el comentario de Darth, y su loa de la enseñanza concertada: alabemos la labor “integradora” de unos centros en que hacen selección del alumnado (supongo que la enseñanza pública, que acoge a todos, será, por esa regla de tres, elitista), sus idearios (antes los llamaban ideologías) y pidamos respeto y convivencia (lo que, traducido, viene a ser que no nos toquen las subvenciones públicas que ayudan a mantener un negocio privado, y que además no recibamos ningún mal gesto por ello).

    Pues muy bien. Yo, como alguno habrá adivinado, soy profesor en la enseñanza pública. Y en los años que llevo dando clase he visto cómo progresivamente se van empeorando las condiciones de trabajo. Se aumentan las ratios en las aulas, se recortan recursos, se tardan semanas (e incluso meses) en cubrir bajas, y nos hacemos cargo de todos los alumnos problemáticos. Sinceramente, me parece milagroso que el nivel de la pública (al menos en buena parte de los centros) no esté tan alejado del de la privada y concertada, en donde juegan con todos los factores a favor. Y ojo, que me parece muy bien la existencia de esos centros: lo que me fastidia es que se deriven recursos públicos hacia ellos cuando la propia enseñanza pública (que debería ser la principal responsabilidad de las autoridades educativas) está cada vez en una situación más precaria.

    Por cierto, Darth, ya que haces esa apología de la convivencia y el respeto, me gustaría que precisaras cuál es la irresponsabilidad de los trabajadores de la enseñanza pública hacia sus alumnos, a la que aludes en tu mensaje. Generalizando, por cierto. Por supuesto, entre los profesores de la enseñanza pública hay de todo, como en cualquier otro colectivo. Pero permíteme dudar de que aquellos profesores que hemos superado una oposición estemos peor preparados y seamos más irresponsables, en general, que quienes no lo han hecho. Ya nos contarás.

    Contestar
    • Darth

      No generalizo, ya que digo que yo la sufrí. Fuí al instituto Benlluire y más de un profesor y de dos hacían de su capa un sayo. Por suerte no todos fueron así, pero sí una parte, y creo que no viene al caso que me ponga a nombrar los casos en que así fue para que no me digas que generalizo.

      Y a estas personas también se les paga con dinero público.

      Contestar
      • SinanPacha

        Si, pero los profesores de la pública se han currado una oposición en igualdad de condiciones, según unos baremos y con un jurado serio e independiente. En cambio Usted, con todos mis respetos, como docente de la concertada…¿ha hecho algún concurso-oposición para acceder a su puesto de trabajo? Que no me parece mal, en caso de que se haya podido librar, pero como lo pago de mis impuestos, siento cierta curiosidad.

        Contestar
        • Darth

          Yo me libro, porque a mí me evalúan cada año para poder continuar con mi trabajo. Si no alcanzo los objetivos, siguiendo unos criterios de calidad evaluados por unos organismos independientes, puedo perder mi puesto. Cualquier día del año.

          Lo del jurado serio e independiente es cierto, pero no en todos los casos. Y esto no es una generalización. Conozco casos aislados de lo que podríamos llamar “enchufe”. Y también salen de NUESTROS impuestos.

          Contestar
          • joan corball

            Açò està posant-se interessant. “Si no alcanzo los objetivos, siguiendo unos criterios de calidad evaluados por unos organismos independientes puedo perder mi puesto. Cualquier día del año”
            Organismes independents? Perdre el lloc de treball en 24 hores? Objectius amb criteris de qualitat? Però açò és Mercadona?
            Comence a pensar si no estaré equivocat i si en realitat no serà que eres Font de Mora i intentes evitar que parlem de tu desviant el tema cap l’ensenyament concertat.

      • Endo

        Lamento que tuvieras esa mala suerte, pero no creo que en ello tuviera nada que ver con que fueran profesores de la pública o de la privada. Buenos y malos profesionales hay en todas partes, seguro. Lo que pasa es que si hablas de “la responsabilidad de los trabajadores de la enseñanza pública hacia sus alumnos” sí parece que estés generalizando y haciendo una distinción.

        Por otro lado, también se podría hablar de los casos en los que un profesor no hace bien su trabajo, y de cómo se podría solucionar. Se supone que para eso está la inspección educativa; lástima que, gracias al honororable Font de Mora, la mayor parte de los inspectores hayan terminado ejerciendo básicamente de “comisarios políticos”, como quedó patente con todo el revuelo de la Educación para la Ciudadanía.

        En definitiva, da la impresión de que ya no hablamos de incompetencia, desidia o mala gestión por parte de Conselleria, sino del propósito claro de hundir la educación pública, para que los centros privados y concertados sigan haciendo negocio y teniendo clientela. Así de simple y así de triste.

        Contestar
        • Darth

          No era mi entención generalizar, te lo aseguro. Y no quiero desprestigiar el trabajo de los que considero mis compañeros de profesión.

          En lo de los inspectores de educación, de acuerdo contigo al 100%

          Contestar
  6. Taronja

    Según tengo entendido, la convivencia en los centros concertados se ve mediatizada por completo por los idearios de los mismos, hasta el punto de que no se puede hablar de política, ni de nada que conlleve debate ideológico. Ese es el tipo de centro ideal para Alejandro I el inaugurador. Comprendo que los funcionarios, que pueden opinar, disentir, luchar contra arbitrariedades y falta de libertad, horroricen a un sistema como el que padecemos actualmente en nuestra Comunidad.
    Es difícil educar en libertad en la enseñanza pública, pero no hay verdadera inteligencia sin libertad.

    Contestar
  7. Coentor

    El problema d’estos articles és que, sí, ens mostren que Font de Mora, més que un inútil, un tio hàbil i un perill per la societat… però eren coses que ja sabíem.

    Si tinguérem una oposició com cal(fins i tot amb absoluta del PP) tios com este estarien decapitats, encara que fóra perquè els PPros tingueren que dissimular davant la perspectiva que pogueren perdre la gene.

    Contestar
  8. orayo

    Yo es que leo las cosas y pienso, ¿es que estamos locos? No tengo nada que añadir al artículo, me parece muy elocuente, claro y veraz. Con el dinero de todos, educacion para todos de calidad, para que todos puedan acceder a ella independientemente de su nivel económico.
    Me parece muy absurdo e hiriente que con el dinero de todos se ponga un negocio para que lo exploten otros.
    ¿Qué está pasando y cuándo vamos a despertar de la pesadilla?
    Un saludo.

    Contestar
  9. Taronja

    Creo que en ese deseo de que una minoría sea libre de elegir la enseñanza que quiere, hay una gran dosis de demagogia. El problema, que ya se ha repetido en este debate en varias ocasiones, es que el estado debe proveer de una enseñanza pública, laica, libre a todo el mundo, sin excepciones. Es su obligación. Y nada más: a partir de ahí se puede hablar de la situación de la enseñanza pública en España, de cómo mejorarla, de cómo las oposiciones deben garantizar la igualdad de oportunidades y la buena preparación del profesorado. Se puede investigar en métodos docentes, se debe dotar a la inspección de eficacia. Y todo esto sin que los gobiernos de turno no tengan la tentación de apropiarse de lo que es del pueblo. Quiero decir que hay que cuidar el sistema funcionarial de la enseñanza para proteger la independencia y la libertad de enseñanza.
    Por cierto: me consta que los profesores de la pública evolucionan a lo largo de su carrera docente y realizan un buen trabajo.

    Contestar
    • Darth

      Y yo creo que impedir un derecho a una minoría es algo que ha pasado ya muchas veces a lo largo de la historia. No es demagogia, es que yo vivo con todos, y todos conmigo.

      Contestar
      • Endo

        Creo que, en el fondo tampoco hay contradicción entre lo que pide Taronja (y que suscribo totalmente) y la existencia de una enseñanza privada. No creo que nadie pretenda recortar derechos a ninguna minoría, y no me parece mal que haya centros en los que, además del temario común, oferten un “plus” ideológico que los distinga, para aquel que le interese. El problema es cómo se utiliza el dinero público, y lo perverso que resulta que el máximo responsable de la calidad de la enseñanza pública sea su mayor enemigo. Yo no atacaría a la enseñanza privada: ofrecen un servicio, tienen su negocio, y es lógico que lo defiendan. Lo que no es normal es que los que trabajamos en la pública tengamos al enemigo en casa.

        Contestar
        • Darth

          De acuerdo en una gran parte. Por ello yo no veo que no pueda existir la concertada. Si es privada y no conciertas, impides “de hecho” el acceso. Si lo conciertas, facilitas el acceso a todos los ciudadanos.

          En el discurso de taronja sí me ha parecido entender un argumento en contra de los conciertos.

          Contestar
          • joan corball

            A mi em sembla prou bé el concert econòmic i el concerto per flautino, però el concert en l’ensenyment el trobe un frau basat en la prostitució del llenguatge que al negoci li diu “llibertat dels pares per elegir” i a la ideologia li diu “ideario de centro” amb l’objectiu de donar a entendre que ideari equival a ideal i no a idees. No hi ha més ideari per formar ciutadans que els valors que marca la Constitució per a tots. Per cert, per què no ens contes algun aspecte de l’ideari del teu centre que justifique el ideari del teu centre? Això podria ser molt didàctic.
            M’acuses veladament de dir les coses amb una certa vehemencia, però si repasses la història te n’adonaràs que les grans putades sempre s’han fet i continuen fent-se amb bones paraules.

  10. lingüista

    Supongo que alguien lo ha dicho ya. Si la enseñanza pública ha de ser laica, todo lo que esté financiado por dinero público respecto a educación debería ser laico también. Si los padres quieren que sus hijos tengan formación religiosa que los lleven a un colegio privado, y si no se lo pueden permitir, pues que sea la Iglesia la que se ocupe de enseñar el catecismo fuera de horario escolar.

    ¿Generalizador? Pues sí, qué quieren que les diga. Pero ya está bien de acuerdos con la Santa Sede, hombre.

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: