La Paella RusaTota empastrà

La Paella Rusa

El maná de la publicidad institucional en los medios digitales

A veces los ciudadanos no son conscientes de lo mucho y bien que trabaja el Gobierno para proporcionarnos felicidad. Tengan Ustedes en cuenta que, después de todo, el Gobierno sólo cuenta con los medios de comunicación públicos y con enormes gabinetes de comunicación dedicados exclusivamente a bombardear a los medios privados (a los públicos no hace falta) con piezas de propaganda que denominan “notas de prensa” o “ruedas de prensa” (sin preguntas, naturalmente). Y, claro, hay algunos despistados en la Comunitat que aún no saben que Zapatero nos ha robado el agua para dársela a los catalanes, quería desviar el AVE Madrid – Valencia a Écija y dedica todos sus ratos libres, que son muchos, en el Palacio de la Moncloa a pergeñar malvados planes contra los valencianos. Ignoran esto e ignoran que, si Valencia no forma parte aún de Marruecos, es gracias a la firme actitud del Consell y su President Camps, que han dicho “hasta aquí hemos llegado, Zapatero, catalaniste” y han endeudado la Comunidad Valenciana hasta unos niveles de inacción y parálisis que harían las delicias del Norte de África, como diciendo “¿Qué? ¿Que querías vendernos a Marruecos en pago por la participación marroquí en los atentados que montó el PSOE el 11M? ¡Pues toma Marruecos!”.

Pues para esta gente que no se entera la democracia se inventó, y no sólo en la Comunitat Valenciana, un recurso de enorme potencial: las campañas de publicidad institucional para explicar la acción de gobierno. Esto, en un país como Alemania, igual es algo así como “A partir del día 11 entrará en funcionamiento el AVE Berlín – Munich. Sírvanse Ustedes pasar por ventanilla o en Internet para contratar los nuevos billetes. En los tablones de anuncios disponen de un exhaustivo listado de todas las prácticas que estarán estrictamente prohibidas”.

Pero en España, donde la elegancia y el donaire de la clase política rayan muy, muy alto, la cosa es más como “¡Lo logramos! El AVE Madrid – Valencia ya es una realidad. Una reivindicación histórica. Un éxito de todos los valencianos”. Y, por si quedase alguna duda de quiénes son los buenos, luego apostillan: “Ahora exijamos también el AVE a Alicante y Castellón”. Así es la información institucional de la buena. Porque, si no te lo dice la Generalitat, ¿cómo vas a enterarte de que ha llegado el AVE? ¿Por los cuadernillos de información independiente encargados por Renfe que han publicado todos los medios de comunicación? ¿Por el martilleo incesante de medios y clase dirigente? Ah, la publicidad institucional. Si no existiese, habría que inventarla. Piensen Ustedes que hay consellerias, como la regentada por Rafael Blasco, que dedican casi todo su presupuesto (todo lo que les queda tras montar un gigantesco gabinete de comunicación) a contratar publicidad en los medios.

Desde un principio, el enorme chorro de la publicidad institucional regó generosamente a los medios afines. Es decir, prácticamente a todos. En la gloriosa época zaplanista, cuando la Comunitat se regía por firmes convicciones, Zaplana castigó a los malos, a los que no creían en el nuevo centro reformista, quitándoles la publicidad institucional. En concreto, Zaplana castigó a los diarios Levante e Información durante años, y mimó a los suyos (Las Provincias, El Mundo, ABC) y también a los que, aunque dicen que son progres porque no hay más remedio, en realidad también vivieron muy a gusto con el PP de Zaplana (fundamentalmente el grupo PRISA, es decir: El País y la Ser).

Luego el juez le dio la razón a Levante – Información en sus demandas de publicidad institucional, Zaplana se fue a más altos destinos, llegó el nuevo President, “Paquique” Camps, con el talante integrador y tolerante que sólo puede mostrar un catolicón filo-opusdeísta como él, y se dijo: “pues voy a comprarlos a todos, que me sobra dinero”. Así que Camps se arremangó, se puso a repartir a diestro y siniestro y consiguió un escenario mediático repartido en tres vectores fundamentales:

– Medios públicos. A lo que mande el President
– Medios privados afines. A lo que mande el President
– Medios públicos “críticos”. Es decir, de izquierda, o supuestamente de izquierda. Sueltan pellizcos de monja para satisfacer a la parroquia izquierdista, pero, naturalmente, en lo que se refiere a las cosas importantes (corrupción de largo recorrido, escándalos de peso), también a lo que mande el President. En particular, la Cadena SER ha logrado auténticas cotas de virtuosismo al respecto.

Pero ya es sabido que nada ni nadie puede ponerle puertas al fértil campo de la democracia deliberativa y la discusión plural, la de “lo respeto, pero no lo comparto”, que es esto del Internet. En los últimos años han surgido cienes y cienes de medios autonómicos y locales (disponen aquí de un listado completo) dispuestos a denunciar los abusos del poder, las tropelías de los cargos públicos, la corrupción institucionalizada, desde este auténtico espacio de libertad digital. Fundamentalmente de dos maneras:

– Manera 1: medios que viven gracias a la publicidad institucional de Generalitat, diputaciones y ayuntamientos
– Manera 2: medios creados directamente por testaferros de Generalitat, diputaciones o ayuntamientos, y que se financian a través de éstos mediante el chorro inagotable de la publicidad institucional.

Luego, naturalmente, también hay medios que no tienen publicidad institucional, bien porque no quieren o porque no se la ofrecen, pero esos, por antidemocráticos y alejados de la información de servicio público, no nos interesan. ¡La prensa libre de publicidad institucional es el pasado! Lo que ahora mola es montar medios como los que siguen:

Diario Crítico de la Comunidad Valenciana, principal medio de comunicación digital de la Comunitat, con más de diez años de trayectoria. Arriba, publicidad institucional de la Generalitat. A la derecha, campaña del AVE pagada por la Generalitat. Lo del medio, aunque no lo parezca, se supone que son noticias

El Periòdic.com, uno de los principales competidores de Diario Crítico. ¡Y vaya si compiten! Vean cuánta publicidad institucional, vean. ¡Había que traer el AVE, aunque sólo fuera por el peazo de campaña que el AVE propicia!

Esta buena gente del PP es algo viciosilla con lo de gastar dinero público en propaganda. Al final pues se te va la mano y no es que financies medios afines, ¡es que los creas directamente! SOM Comunitat, inenarrable No-Do digital de la Generalitat

No se crean que los Ayuntamientos son mancos, que aquí el que no corre vuela. Vean al Ayuntamiento de Torrevieja, qué saleroso. Un poco más abajo, noticia en la que se explica cómo la oposición en el ayuntamiento de Orihuela quiere frenar mezquinamente el maná del ladrillo. ¡Menos mal que el PP se encargará de aprobar el asunto! ¡La oposición no tiene ni puta idea y, sobre todo, no tiene dinero!

Como comprenderán, dentro del PP hay gente que da sopas con onda en materia de repartir dinero público. Y el número uno es el presidente de la Diputación de Castellón. Miren qué hermosa foto encabeza uno de los 25 blogs sobre otras tantas poblaciones del interior de Castellón que gestiona, es un suponer, el hombre que saluda cariñosamente a Fabra.

Las cosas ahora, en precampaña, están más calentitas que nunca. A la publicidad institucional de siempre (potenciada y ampliada en estas entrañables fechas) se une la publicidad encargada directamente por los partidos políticos. ¡Un maná de dinero! Y, sin embargo,… En los últimos meses ha surgido un problema. Verán, resulta que la Generalitat está arruinada, no tiene ni un duro, y por eso lleva una legislatura sin hacer nada, gastándose el margen de maniobra en caprichitos y grandes fastos. Todo por culpa de Zapatero, naturalmente. Pero el caso es que este estado de las cosas ha creado ciertos problemillas en los pagos a los proveedores. Ná, retrasos sin importancia, de quince o dieciocho meses, o más, que han comenzado a provocar cortes en algunos servicios.

Pues bien, tan mal está la cosa que los fondos comienzan a retrasarse no ya para construir hospitales o Universidades con dinero público y regalárselos luego a gestores privados; ni siquiera para construir escuelas donde nunca se imparta Educación para la Ciudadanía; no, estas cosas no se construyen, y punto. Tampoco es que no llegue el asunto para el pago de nóminas (por ahora se parchea por la vía de vender deuda a un tipo de interés guatemalteco), o de la luz, el teléfono, etc. (como decíamos, ya ha habido algunos cortes del servicio, como si esto, en efecto, fuese Guatemala). No, no, la cosa ha afectado a lo más sagrado: ¡La Generalitat lleva meses sin pagar sus campañas de publicidad institucional! ¡Las encarga, se ejecutan, pero no se pagan durante meses o años! ¡Hay un montón de medios digitales, pilares de la democracia, tambaleándose ante la ausencia del habitual maná de dinero público, que justifica y explica su existencia! Y la cosa podría ser peor: ¿Se imaginan que gana el PSPV las Elecciones y busca algún subterfugio para no pagar? ¡Adiós al pluralismo tan trabajosamente forjado durante años por el PP! ¡Adiós a las tías buenas!

Etiquetas , , , , , , , , , ,

Compartir

Artículos relacionados

8 thoughts on “El maná de la publicidad institucional en los medios digitales

  1. gottlieb

    …¡Adiós a las tías buenas!

    Eso sí que no. Que a Valencia ya la llaman “la Venezuela del Mediterráneo”.

    Contestar
    • Diego

      De eso doy fé, hay que ver que buenas estan las mamas de valenciacity reoperadas… el problema va a ser cuando…. iba a decir una animalada, pero me callo

      Contestar
  2. galaico67

    Pues no se de que.. Aqui en Fabraland, en principio la cosa iba bien, el aporte de sangre oriental había elevado la media, pero ahora muchos pueblos empiezan a coger una aire a kashba que augura un futuro en el que ligar será – otra vez – milagro.
    Si al final es la globalización y no la paella lo que hace variar el nivel…..

    Contestar
  3. galaico67

    Y, ahora en serio
    ¿Se puede saber cuanto cuesta cada subvención a los medios libres? ¿Se puede saber cuanto cuesta cada chiringuito?
    ¿O tenemos que bucear por ¿BOGV? y BOPs varios?

    Contestar
  4. Cuixa de pollastre Post author

    Mucho me temo que escarbar en estas cosas es complicadísimo; siempre hay un montón de fondos discrecionales que se mueven de aquí para allá, y la contratación de campañas en medios concretos, que yo sepa, no puede ser más opaca. Claro, lo hacen así precisamente para que no nos enteremos de las dimensiones del escándalo, de cómo medios sin apenas audiencia reciben cada mes 2000 o 3000 euros de publicidad institucional que les pagan casi todo el chiringuito.

    Sobre la publicidad institucional, por cierto, publicaron recientemente un muy buen artículo en L’Informatiu: http://www.linformatiu.com/nc/portada/detalle/articulo/lunica-publicitat-valida-per-al-pp-es-la-seua

    Contestar
  5. Gekokujo

    Me he reído con el artículo. Menos mal que los valencianos se lo toman con sorna.

    No os habéis enterado, sin AVE no se puede hacer una buena paella.

    Contestar
  6. Pingback: Soluciones a la crisis « Gekokujo

  7. Saulon

    – Medios públicos. A lo que mande el President
    – Medios privados afines. A lo que mande el President
    – Medios públicos “críticos”. Es decir, de izquierda, o supuestamente de izquierda. Sueltan pellizcos de monja para satisfacer a la parroquia izquierdista, pero, naturalmente, en lo que se refiere a las cosas importantes (corrupción de largo recorrido, escándalos de peso), también a lo que mande el President. En particular, la Cadena SER ha logrado auténticas cotas de virtuosismo al respecto.”

    CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP, CLAP,!!!!!! léase como gran aplauso!!!!!!!!

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Esta página está alojada en La Página Definitiva. Sus contenidos pertenecen a sus autores, que escriben con seudónimo para evitar ser represaliados por sus opiniones.

Contribución anónima

Esto lo hacemos gratis y es mérito, entre otros, de personas anónimas. Aun así cuesta tiempo y dinero. Si te gusta lo que hacemos y quieres colaborar, páganos unas cervezas.

Artículos en tu correo

Te enviamos los nuevos artículos a tu correo electrónico: