Diario de un aspirante a tertuliano

Osama Bin Laden muere en un ajuste de cuentas

Publicado en Uncategorized por el 3 de mayo, 2011

En las páginas de sucesos de los periódicos es habitual encontrarse con el relato de una muerte que se produce como consecuencia de un «ajuste de cuentas». El uso de esa expresión, en muchas ocasiones sin ninguna explicación adicional, nos da la información justa y precisa para comprender el suceso: alguien decide la muerte de otra persona, la vida de ésta se encuentra comprometida por las circunstancias y la ejecución del mandato «reequilibra» la situación. ¿Por qué complicar más el relato de la realidad? Todo el mundo sabe lo que es un ajuste de cuentas. Aunque queramos aplicar la palabra «justicia» al resultado, el modo y los instrumentos responden a otra lógica. La lógica de la mafia.

Y no es necesario que describamos la traslación del comportamiento mafioso a la política internacional en los últimos diez años. Ahí están las más diversas operaciones del ejército de los EEUU en el exterior, con Irak a la cabeza, para que ahora no nos resulte extraño que la operación de captura del enemigo público nº 1 haya finalizado con la muerte y sepelio en el mar del cadáver de Osama Bin Laden. Posiblemente no tuvieran otras alternativas sobre la mesa sino disparar a la cabeza del terrorista más buscado, pero como colofón de una década de ignominia e ilegalidades en el exterior no nos negarán el derecho de señalar que el objetivo buscado por el gobierno estadounidense desde el 11-S ha sido alcanzado, bastantes años después, con la venganza como motivación principal, como un vulgar ajuste de cuentas.

Que el éxito del gobierno de Obama es indudable lo reconocen hasta los republicanos. La desaparición de Bin Laden es una noticia celebrada unánimemente. Pero Obama tiene que responder a todas las dudas: no es el capo de la mafia que arroja el cuerpo al agua para ocultar lo que no le conviene. Es necesario saber si había un plan para capturarlo con vida, si Bin Laden disponía de información útil para la lucha antiterrorista y qué proceso se ha seguido con el cadáver, entre otras cuestiones. Que se dé muerte al autor de cientos de asesinatos no plantearía ninguna objeción si no fuera el gobierno democrático de EEUU el que ha decidido el homicidio. Qué menos que preguntar si la próxima vez que haya que ir contra los malos haremos uso de aquello que solemos llamar «tribunales de justicia». O si cambiaremos este anticuado procedimiento por lo que decida el comité gubernamental retratado en la foto adjunta, una de las pocas imágenes difundidas por la Casa Blanca 24 horas después de la noticia.

One Response to 'Osama Bin Laden muere en un ajuste de cuentas'

Subscribe to comments with RSS

  1. Pepe said, on mayo 19th, 2011 at 3:00 pm

    El comportamiento mafioso de los eeuu en política internacional se remonta a mucho antes que «los últimos diez años», acuerdémonos por ejemplo de las invasiones de Panamá o de la Isla de Granada.