.cancerberos:Segundo plato*

Pues resulta que yo viví en directo el debut de Jorquera -no llega a la altura de lo de Romerito, pero oigan, menos es nada- y ni tan siquiera era consciente de ello… porque el chaval es tan discreto y poca cosa que se nota menos que esas compresas que ni mojan, ni traspasan, ni nada. Aunque de tanto repetirnos últimamente que debutó un 17 de enero de 2004 contra el Athletic, el mismo día que debutaba un tal Edgar Davids, encontré en algún rincón de mi quijotera que en aras de la hospitalidad bien entendida acogí en mi casa a un amigo de Bilbao y le invité a ver al Ethnic en el Camp Nou –cuando él lo que había hecho por mí fue esperarme en la Plaza Circular, o Elíptica, o Helicoidal, o lo que sea con un gramo de espit al inicio de la Aste Nagusia de 2003, creo-, poniendo de manifiesto por contraste con el bárbaro vascuence, una vez más, lo abierto, educado y ahíto de seny que es el pueblo catalán… la mayor parte del tiempo, porque ver al pobre Jorquera en el banquillo, minuto 85 del Barça-Betis con 1 a 0 en el marcador, quejarse con la faringe en carne viva de que “como marquen ahora me cago en la puta”, y Ronaldinho tapándole la boca, nos ha hecho reflexionar. Darle vueltas al porqué del carácter del pueblo catalán, sí, pero también, y principalmente, sobre por qué no era Ronaldinho el que se tapaba, de manera permanente, su asquerosa bocaza mononucleósica.

Siendo sinceros, este arranque de Jorquera es excepcional, y no sólo por el contexto, sino porque si algo caracteriza la trayectoria de este chico, de profesión portero suplente, es la discreción vaticana y la contención monacal. Y vive Dios que su trayectoria, un tanto errática, hubiera dado pie a reacciones más viscerales, ni que fuera de vez en cuando, que el tipo aceptó sin rechistar dos cesiones consecutivas en 2ª B al Ceuta y al Mataró, ciudades ambas que compiten por el dudoso honor de ser las que más personas de color, en concreto de color negro, acogen en su padrón municipal. Sin ir más lejos, su némesis Víctor Valdés está donde está por haberle plantado cara en 2002 a Van Gaal –que cogido con la guardia baja por la falta de costumbre en afrentas de sus jugadores, acabó cediendo- mientras que el bueno de Albert es probable que esté donde está, precisamente, por no haberle plantado cara ni siquiera a su novia cuando se hace invitar a ver un concierto de Luis Miguel tras una copiosa cena en algún restaurante del grupo Tragaluz para terminar la noche sin ni siquiera chupársela (a Jorquera digo, no a Luis Miguel). Que de tan bueno es tonto vaya, que diría mi abuela.

¡Ro! ¡Ro! Esta noche celebración

Y los tontos despiertan, a partes iguales y sin término medio, una ternura inconmensurable o una crueldad infinita. Yo pertenezco al primer grupo, y más si está Jorquera de por medio, que es un tonto entrañable. Y un muy buen portero. Regular, sobrio en todas las facetas del juego, aquel 17 de enero ocupaba la portería por la lesión de Valdés y la condición de enemigo de la civilización occidental de Rustu. Jorquera sorprendió al Camp Nou (y a los megacéfalos que anidaban en la tercera gradería justo encima de mí con la boca reseca por el espit –los menores de cuarenta- o por el vino –los mayores de cuarenta-) con una serie interminable de intervenciones milagrosas de toda factura, la mayoría de ellas ante un tal Ezquerro, hoy exfutbolista felizmente retirado, que mantuvieron a flote durante un buen rato a un Barça todavía tambaleante después de aquella desilusionante primera vuelta de Liga. Sólo escapó a sus guantes un remate de cabeza que jamás debió subir al marcador, anotado por Carlos Gurpegui, ese Hombre, Proyecto Hombre. Semanas después, Jorquera repetía titularidad y méritos contra el Atlético de Madrid, contribuyendo a una nueva victoria de un Barça ya enrachado, para disgusto de mi por entonces incipiente familia política. Ya no jugaría más esa temporada.

Albert Jorquera Fortià (Bescanó, 1979) ficha en 1994, año I d.Z., por el Barcelona cadete procedente del Vilobí, llegando en la temporada 1999-2000 a la segunda plantilla del club. Empieza ahí su periplo de cesiones. La primera, temporada 2000-2001, a la AD Ceuta (reloaded), de 2ª B, de la que apenas queda constancia estadística más allá de que el nombre de Jorquera aparezca en la wikipedia junto con el de otras grandes figuras que han jugado en el club africano como Jonathan Sesma o Juan Manuel Rodríguez Alamillos (¿ein?) y el rumor más o menos extendido en foros de internet de que fue incapaz de hacerse con la titularidad. Es por ello que agradeceríamos a cualquier lector ceutí documentado que nos hiciera llegar datos fiables juntamente con una plancha de cinco kilos de hachís a la atención de RBBE. El curso 2001-2002, Jorquera es cedido, junto con otros jugadores de las canteras del Barça y del Español, al Mataró, también en 2ª B (donde encaja 34 goles en 31 partidos). La temporada comienza de manera excelente y el equipo de eternas promesas se encaroma a la tercera posición que da acceso a la liguilla de ascenso, hasta que después de un partido contra el Calahorra acontece el drama: Kiku Rimblas, presidente de los del Maresme, muere de un infarto y el equipo entra en una espiral de decadencia que acaba en la octava plaza final. Un golpe duro que minó la moral de los chavales, y quizá también sus cuentas corrientes, porque ya se sabe cómo funciona el pozo, que más que futbolistas parecen cerrajeros 24 h: que si tú me pagas en negro, que si no me enseñas la pasta va a jugar Rita… Agradezcan, al menos, que el portero fuera Jorquera y no Busquets, porque sino el tal Rimblas no pasa ni de la pretemporada.

Llegó al primer equipo después de una azarosa y compleja transacción comercial que a día de hoy todavía es difícil de valorar en toda su magnitud: cedido Reina al Villareal en 2002, tras no cuajar en el Camp Nou, Bonano, Enke (pónganle cara si tienen huevos, que el tipo jugó un partido, uno solo, con el Barça en Liga) y Valdés competían por la titularidad. Un año después, el brazo armado del Power Point Liberation Army decide, primero, deshacerse del argentino y el alemán para, después, traerse a un señor rarito llamado Rustu Recber (yo les dejo esto “`, ‘, ¨, ç” y ustedes lo colocan donde consideren más conveniente), natural de Antalyia, Turquía, cuyo mayor mérito era llevar el pelo largo y pintarse con betún la raya de los ojos, como se encargaría de recordarle el por aquel entonces vicepresidente Sandro Rosell: “si quieres fichar por el Barça, no te cortes el pelo”. Bueno, no nos parece una condición demasiado dura, más cuando el moreno hubiera venido a nado, estilo mariposa, desde el puerto de Estambul para poder comer caliente tres veces al día. Jorquera se postula entonces como tercer portero, quién sabe si por cuota de catalanidad o por haber excedido la edad razonable para seguir en el filial a no ser que se llamara Don Mariano Angoy, el yernísimo, que alargó su estancia en el Miniestadi hasta que una normativa de la RFEF le jodió la vida. Y un año después, tras haber disputado sólo dos partidos de liga –antes reseñados-, se confirmó como segundo portero culé, convirtiendo a Rustu en pequeño empresario del kebab y beneficiándose de la decisión de la directiva de no ejecutar la opción de recuperar a Reina del Villareal para conseguir un poco más barato a un hasta entonces excelente lateral derecho brasileño –campeón del mundo- llamado Juliano Haus Belletti.

Tres instantes en la peculiar filosofía de Rustu de entender el rimmel

Al cierre de caja, tras el ínterin 2002-2004: la portería azulgrana mancillada por una retahíla de presuntos arqueros, el mejor guardameta que por allí había pasado en años en manos de un equipo de provincias como moneda de cambio, una Copa de Europa en ciernes fiada a los pies de un tuercebotas y, por encima de todo, Albert Jorquera señorea el dorsal 25 del vestuario del Camp Nou, convirtiéndose de pleno derecho en portero suplente a tiempo completo y con contrato indefinido.

Desde entonces, el de Bescanó (que traducido sería algo como “anda que no” en boca de un habitante de Sarrià) ha jugado apenas un puñado de partidos menores con el Barça, siempre cumpliendo con buena nota: el final de la Liga para asegurar el Zamora de Valdés (quizá hubiera jugado más, pero las escasas bajas de Valdés han coincidido con lesiones de Jorquera), un partido de Champions contra el Udinese con todo el pescado vendido (tanto que incluso se recuperó al exfutbolista Ezquerro para que jugara unos minutos) y la Copa del Rey, ah, la Copa del Rey.

De un tiempo a esta parte, sobretodo, aunque no sólo, en los equipos llamados grandes se ha impuesto la costumbre de que sean los segundos porteros los que jueguen esta competición. Aunque les pido que reflexionen: ¿quién es el portero titular del Getafe? ¿El que mantiene su equipo a media tabla en la Liga o el que va a jugar una final de la Copa del Rey? ¿Y el del Español? ¿El que está desaprovechado jornada tras jornada en los campos españoles? ¿O el que pudo ser el héroe en los penales de la final de la UEFA?

Así ha sido para Jorquera también, que ha visto en años anteriores como el Barça caía incluso ante equipos de segunda B y que nunca llegaba con opciones al final de la competición. Y es normal, porque lo que para el portero suplente es un acontecimiento para el resto de la plantilla es un trámite incómodo, qué sé yo, el primer cigarrillo de un hermano pequeño cuando tú vas puesto de lo tuyo hasta las cejas, que es más que probable que ni te molestes en darle fuego. Este año, sin embargo, ha sido especialmente sangrante la experiencia para él. Ya en Zaragoza, en la vuelta de la eliminatoria de cuartos, fue obsequiado con una lluvia de objetos desde el fondo cuando el público maño no comprendió que Jorquera no estaba provocándoles sino celebrando de manera poco íntima que tenía dos partidos extra esa temporada, porque para tipos como él cualquier partido es susceptible de ser el último.

Vivir La Romareda

Como, de hecho, así fue en Getafe. La vuelta de las semifinales de la Copa del Rey de hace unos días ha sido, casi con toda seguridad, el último partido de la temporada para el suplente profesional. Que lo que nos extraña aquí, a decir verdad, lo que hubiéramos hecho nosotros de estar en su lugar, es decapitar con una patada voladora uno por uno a nuestros queridos compañeros que graciosamente se dejaron remontar un 5 a 2 por un equipo, estoooo, eh, uh, bueno, por un equipo. A sabiendas, además, de que si no fuera por las intervenciones de Jorquera en la primera parte, el partido podría haber acabado con un resultado de escándalo. Corrijo: todavía más escandaloso. Sirva sólo un lance como ejemplo: pasado el minuto ochenta, ya con el 4 a 0 en el marcador, el Barcelona crea una ocasión de gol a través de un estético y elaboradísimo barullo dentro del área que culmina Saviola con dos chutes a la remanguillé, repelidos al alimón por cuatro jugadores y Luís García, que se arrastraban desesperados para evitar que el enano argentino fraudulento anotara siquiera el gol del honor (sic). Y el pobre Jorquera a ochenta metros de ahí, aguantándose el llanto, alertado por el trémulo de su lacrimal.

El otro día le leí a una amiga en el nick del messenger algo como “successful people do what other people is not willing to do”, escrito con un patrón aleatorio de mayúsculas/minúsculas que convertían al conjunto en algo tan cursi que degradaba a su propietaria a la categoría de cáncamo infollable. Pero la reflexión me sirve, traducida al román paladín: “¿virgencita, virgencita, que me quede como estoy?”. Porque esto es lo que se abre ahora como piernas de una adolescente a las puertas del hotel de concentración del equipo ante los ojos de Jorquera, como un Lenin de la vida: ¿qué hacer? O se queda o se va. Y si se queda, cómo. Y si se va, para qué.

Tenemos ejemplos recientes de todas y cada una de las posibilidades: suplentes eternos que sobrellevaron su condición con mucha dignidad y un poco de jeta (Monchi, Angoy), suplentes que emprendieron su andadura con éxito en otros clubes (Cañete, Palop, López Vallejo, Reina), buenos suplentes a los que se tragó la historia (Raúl, suplente de Toni en el Español y héroe en las eliminatorias coperas contra el Madrid, o Mora, que de suplente en el Español ha pasado a malvivir como tercer portero) y suplentes, a secas, que no encajan en ninguna de las categorías anteriores.

¿Qué querrá ser Jorquera de mayor? ¿Se arriesgará a hacer lo que otros siquiera imaginan? ¿Se conformará con lo que tiene, que ni es poco ni es mucho? Él ya ha movido ficha, espoleado por la vergüenza: “Si había pocas posibilidades de que éste fuera mi último partido con el Barça, después de lo de Getafe todavía hay menos. No me gustaría acabar mi etapa en el club esta forma”. El Barcelona parece que también se mueve y anda buscando a alguien para poner presión a Valdés, bien sea la promesa argentina Ustari o una estrella consagrada como Buffon. Pero esta solución puede acabar siendo contraproducente en un escenario donde el titular se basta a sí mismo para presionarse hasta límites paranoicos y el suplente tiene asumido su rol con una resignación digna de mejores causas. Introducir un elemento extraño puede hacer explotar los equilibrios internos y dejar insatisfechos a todos, y tampoco es tan fácil encontrar a un portero suplente profesional.

P.D.: Sí amigos, se puede escribir, y mucho, sobre Jorquera sin necesidad de decir que el tipo es diplomado en gemología (cada uno usa las manos para lo que quiere, Busquets las usaba para coger planchas ardiendo, ehem) ni que su primo, Marc Crosas, también de Bescanó, juega en el filial y apunta al primer equipo. Ou yeah.



37 Comentarios en “.cancerberos:Segundo plato*

  1. Agarkala Dijo:

    El otro día le leí a una amiga en el nick del messenger algo como “successful people do what other people is not willing to do”, escrito con un patrón aleatorio de mayúsculas/minúsculas que convertían al conjunto en algo tan cursi que degradaba a su propietaria a la categoría de cáncamo infollable.

    ¿El que recoge los truños de los animales del zoo es “succesful people”? Cambia de amigas, tronco.

  2. Agarkala Dijo:

    Vale que era un comentario tonto, pero mira que borrarlo…

  3. Agarkala Dijo:

    Uy, ha reaparecido. Perdón.

  4. pescadilla Dijo:

    mi ordenador me da un aviso si detecta la expresión cáncamo infollable, dando por hecho, de la vida real inocentes autómatas, que en este areopago que nos acoge sólo hay un cáncamo infollable, el único, el auténtico, yo

    y mira que me encuentro ¿quién coñe es jorquera? ¿cómo alguien puede escribir tanto sobre un ¡¡¿tercer suplente?¡¡

    este blog es eta (y además no cumple con la ley de igualdad, pero haré la vista gorda, que es viernes)

  5. R.B.B.E. Dijo:

    Mujeres en RBBE permanezcan en católico silencio y resignación. Gracias.

  6. Amsterdam 1998 Dijo:

    Yo de mayor quiero vivir del cuento como Jorquera o el suplente de Khan, el tal Rensing, que habrá jugado una o dos veces en su puta vida y puede presumir de ser futbolista profesional, con lo que eso conlleva. Hay que joderse.

  7. Ràtzia Dijo:

    La tesis del artículo, Amsterdam, es que tampoco es tan fácil ser un buen portero suplente. Aunque claro que no es lo mismo que picar piedra en mina Conchita o ser periodista. Yo superopino de que Jorquera es el mejor portero suplente que ha tenido el Barça desde tiempos inmemoriales, quizá desde Urruti (que no fue sólo suplente, aunque tiene el récord de 0 minutos disputados en tres mundiales convocado).

  8. Agarkala Dijo:

    El fútbol femenino da asco. Y ni siquiera están buenas. pescadilla, ríndete a ETA.

  9. Agarkala Dijo:

    El papel de los terceros porteros en los mundiales es la bomba también. Los porteros suplentes, si son medianamente buenos, se acaban yendo sí o sí. Porque cualidades aparte, comerse los marrones que se come por ejemplo el bueno de Jorquera, es una tarea ingrata. Si lo haces bien, sigues jugando los rellenos, partidos de copa con los juveniles del C contra Segundas B…todo que perder, poco que ganar. Lucirse contra el Cacereño no sirve para gran cosa. Sólo una lesión prolongada del titular te puede llevar a algo y a veces ni eso.

  10. Ràtzia Dijo:

    Cita para que ser empleada en reuniones sociales exclusivamente masculinas: “el fútbol femenino ni es fútbol, ni es femenino”.

    Nota mental: proponer al señor editor un artículo sobre fútbol femenino.

  11. Amsterdam 1998 Dijo:

    Pues sí, hay que estar falto del más mínimo orgullo personal y profesional, tener la sangre de horchata y cara de pintamonas. Hasta para esto hay que servir.

  12. Amsterdam 1998 Dijo:

    Rustu en Corea tampoco lo hizo del todo mal, lo que pasa es que venir a España con esos coloretes en la cara a lo rambo es cavarse la propia tumba, conociendo la guasa que se maneja por esta nación de nacionalidades históricamente nacionales.

  13. Jorgín Dijo:

    A mi el portero suplente (o con poca suerte) que siempre me gustó fue Diego del Atleti de Madrid…jugó cedido en el Sporting el año que nos calsificamos para la UEFA que nos habiamos quedado sin Ablanedo y sin el que fuera su suplente de aquella…Aunque en la última jornada tampoco puedo jugar por lesión y salió Rodri,posiblemente el portero más feo de la historia del fútbol español aunque con no ser poco eso la mayor curiosidad de este arquero era que como confesó a Don Balón cuando su equipo estaba atacando salía hasta el borde del área y se ponía a cantar “Soy Minero”.Puto freak

    Ablanedo tuvo algunos suplentes que eran unos forros del copón,salvo este Diego y Emilio Isierte que tiene el record de imbatibalidad del Sporting en primera divisón.emilio que más tarde recaló en el Lérida y venía dle Castellón donde ahora es segundo entrenador detrás de Pepe Moré llegó de suplente y tras una de las multiples lesiones en las maltrechas rodillas del Gatu se hizo con la titularidad e incluso lo mandó al banquillo una vez se hubo recuperado el tres veces zamora.

    Diego luego volvió al Atleti y juntó buenas actuaciones con cosas no tan buenas,no tuvo mucha suerte y creo recordar que acabó en el Albacete

  14. Gatinho Dijo:

    Una prueba más de la superioridad moral del Madrid es que allí ni los porteros suplentes se relajan. Entre Miguel Ángel y García Remón no acierto a decir quién era el titular, hubo una temporada en la que Jaro le arrebató el puesto a Buyo, al igual que César a Casillas. E incluso a principios de esta temporada había periodistas que decían sin cortarse un pelo que Capello estaba pensando seriamente en poner a Diego López de titular. Y hasta Cañizares empezó la 97-98 por encima de Bodo… ¿tendría Bianca Illgner algo que ver en ello?

  15. Pedro Tomás Reñones Alcalde de Alhaurín Dijo:

    Diego merece mi respeto eterno tras aquella eliminatoria del Ofi Creta en que casi se papea al árbitro con silbato y todo, cuando mandó repetir el penalty que nos eliminaba. Dos años seguidos en Grecia. No recuerdo eliminatorias con más marrullerías por minuto.

  16. Kiko Dijo:

    Diego terminó su carrera en la gloriosa Real Sociedad Deportiva Alcalá, en aquella plantilla coincidió con ilustres ex-atléticos como Moyita y Acosta

  17. Javier Dijo:

    Por favor que alguien me diga donde puedo conseguir esas eliminatorias del Atlético de Madrid en Grecia, contra OFI Creta y …Olimpiakos, creo. Lo tienen todo para llegar al éxtasis a través del fútbol: penalties escamoteados de escándalo, agresiones sin sanción, zarandeos del entrenador (¿Aragonés, tal vez?) al linier , un Schuster de 34 años en su salsa (insultando, pegando y escupiendo a los contrarios), los masajistas pegándose entre ellos, botellazos variados, bengalas volando por las gradas y hacia el campo, y sobre todo, aquellos banquillos de madera sin protección alguna. Joder, si me acuerdo hasta del nombre del arbitro, Schmidthueber (léase “esmitjiuber”). Además, todo esto ocurría del minuto 70 al 90.

    Me acuerdo que los echaron por Antena 3, pues el Atlético llevaba publicidad de la cadena en las camisetas. Es que servidor, con 11-12 años, llegaba del colegio, y ¿como coño iba a hacer los deberes cuando podía observar a la vieja Europa recordando sus costumbres más ancestrales?

    Eso eran competiciones europeas y no lo de ahora.

  18. Pedro Tomás Reñones Alcalde de Alhaurín Dijo:

    Te dejas al concejal de melilla por el GIL, Juanma López, citando a los griegos en el túnel de vestuarios para tortearse a gusto, se ve que cogió experiencia en el túnel de vestuarios del Molinón con aquél puñetazo, no recuerdo a quién.

  19. víctor Dijo:

    Muy cierto, gato, la única excepción que se me ocurre a tu impecable regla sería ochotorena, que comió bastaaante mierda en el banquillo del MEMYUC.

    Ahora, para porteros silenciosos de leyenda me quedo con Pereira, el Salinger del frúngol patrio y posiblemente único guardameta del mundo libre que haya jugado contra su sobrino (Agustín, del memyuc). Pereira debutó en el Camp Nou y para que se fuera fogueando le metieron cinco roscos. A raíz de aquello pasó años sin pena ni gloria a la sombra de Semperes y Manzanedos (esos cromos, Tacitus) hasta que tuvo su noche triunfal en Heysel, parando dos penaltiles al Arsenal en la tanda de la final de la recopa. Una carrera tan esquizofrénica sólo podía tener un destino final, que empieza por manza y acaba por nares. Conste en acta que el hombre no lo hizo nada pero que nada mal en el Atl Aviación.

    Lo del Salinger es porque me contaron que cada vez que un periodista valenciano se ha acercado por el villorrio gallego donde el barbudo guardameta vive anacoreta perdido desde su retirada, con la esperanza de sacarle una entrevista sobre aquella noche de gloria en Heysel, la respuesta ha sido un vetechandostiaspordondevinistecabrón.

  20. víctor Dijo:

    Javier, me has emocionado con esos recuerdos, vive dios, pero si se trata de pasar unas horas de nostalgia masoquista e indignada por expolios arbitrales, no hace falta que te vayas a creta, que en el emule tienes varios butrones y alunizajes vikingos de comienzos de los noventa. La esencia viene a ser la misma.

  21. Pedro Tomás Reñones Alcalde de Alhaurín Dijo:

    Hablando de ello, quién no recuerda el Buyazo a Orejuela con expulsión de éste último

  22. Jorgín Dijo:

    -Gatinho te dejas al mejor suplente del Madrid,portero gallego que no era Buyo y perdió la titularidad ante este y Ochotorena,Agustín que emigró a las islas a joderle un par de ligas a su ex-equipo.

    -Recuerdo aquellos dramas europeos del Atleti pero lo de Smidubher o como se diga no fue en la vuelta de la Recopa en Parma?

  23. alvarez Dijo:

    Lo del Atleti en Grecia lo recuerdo como algo memorable. Recuerdo un penalti fuera del area en fuera de juego con expulsión que no era el último defensor que lo tiraron, no entró y dieron gol. Seguramente sea un recuerdo deformado, pero así me ha acompañado. Molaría que alguien que lo supiera a ciencia cierta diese datos. También recuerdo a Solozabal o uno de estos tirarle un balonazo al árbitro con las dos manos.

    Lo de Jaro creo qeu fue por lesión de Buyo.

    Agustín fue cambiado al descanso en Tenerife I porque aparentemente se había dejado los goles o algo de eso habría. Puto Valdano cabrón ambicioso desagradecido.

    Diego era famoso porque en las fiestas que se daba aquella plantilla del Atlético siempre se sacaba la polla.

  24. Javier Dijo:

    1-Cierto, es probable que Schmidhueber pitara el robo aquel de Parma.

    2-El puñetazo, por la espalda y en el túnel de vestuarios, fue a Emilio Gutiérrez, que se estampó contra la pared, y esa temporada no jugó más.

    De todos modos, lo de Grecia no tiene comparación, me acuerdo que fueron 20 minutos de éxtasis. Pero entiendo que cada uno se formara su propia idea de lo que ocurrió, porque la cámara iba y venía de un sitio para otro de tantas cosas buenas como estaban pasando en el cesped, en la grada, los banquillos, la pista de atletismo…eran todo flashazos impactantes, de los que repito a mí me han quedado Luis Aragonés con su chándal y el anorak azul marino fundiéndose con el linier, Schuster yendo y viniendo detrás del arbitro y al masajista del atlético tirado en el suelo con una botella incrustada en la cabeza, delante de un banquillo de madera. Detrás de él se veía a funcionarios griegos de la cruz roja insultando a Toni, mientras blandían la camilla como si fuese una bengala.

    Que nos venga ahora la UEFA con lo del fair play…

  25. Jorgín Dijo:

    -Ciertamente A3 tendría más audiencia reponiendo aquellos partios salvajes del Atleti que con sus retransmisiones actuales.Dieron de aquella por la tele el “ridi” contra la Politécnica de Timisoara? Aquello fue el “Odense” del Atleti

    -¿Quién ha sacado el tema “López-Emilio”? de todas formas Javi,que flash me ha venido a la cabeza con la agresión de López a Emilio en el túnel de vestuarios de El Molinón que aquel día no fue un “Tunnel of love” precisamente.

    No recuerdo muy bien el resultado,debió ser el año de Bert Jacobs con un 2-1 a favor del Sporting,el tal Emilio un interior zurdo (salido del Avilés y que estuvo un tiempo en el Barça) entraba en los vesturios descojonado de la risa,cosa que no le hizo mucha gracia al central atletico metiendo un puño por la espalda acojonate.En el día depués se pudo ver toda la secuencia,hasta la marca del puño en la espalda del agredido y lo mejor de todo fue Gil afirmando que se lo podía haber hecho en una sauna (no sería en el municipal gijonés desde luego,juas)

    De aquella época también grabaron una expulsión muy muy estupida de Mediondo otro recio central en este caso españolista de principios de los 90,le sacaron una segunda amarilla por protestar que le hubierna pitado falta en un saque de banda.De la que enfilaba por el tunel de vestuarios se cargó una puerta de un patadón mientras un guardia de seguridad (se pusieron de moda de aquella) le espetaba “Kinkis,que sois unos kinkis”.Impagable.

    -Ufff,no recordaba que Agustín estaba haciendo tanto el mongol en la primera parte que lo cambiaron al decanso,gran apunte.Es que así a lo tonto lo de Tenerife fue en la noche d elos iempos,aquel 0-2 parecía definitivo.El caso Milla juas,la noticia estaba en la porteria del Tenerife

  26. víctor Dijo:

    El Atleti colecciona Odenses, Jorgín. A bote pronto, además del Timisoara, recuerdo con dolor al Groningen y al Vitoria de Guimaraes. También en primera ronda, por supuesto.

  27. Pedro Tomás Reñones Alcalde de Alhaurín Dijo:

    El Atlético tiene Timisoaras donde elegir, como El Lens, el Lazio de Jugovic, etc (o al menos se nos vendía la moto de que el Atleti era mejor, que sería eso probablemente). Lo del puñetazo de López ha estado en mi memoria desde que era un infante, en aquella época los jugadores aún llevaban bigote, como Carmelo, o barbazas como Juan José. Lo de Sanchez Jara y Kowalzcyk no compensa los bueno tiempos.
    Mira que busco vídeos dedicados exclusivamente a entradas violentas y no encuentro en la red uno que ponían en el corte Inglés en que el protagonista indiscutible era nuestro querido Diego Pablo. Lo dicho, que en un puñetazo de Gil al gerente del compostela, y en una bajada del Fran y el Portu hay más fútbol que en 15 de los 17 partidos de Liga que lleva el atleti en casa. Y este año estamos “bien”.

  28. Gatinho Dijo:

    Jajaja, qué cierto es eso de que cada uno guarda su propio recuerdo de los griegos que le hicieron al Atleti. La imagen que tengo es la de Schuster retirando una butaca que le habían tirado cuando se disponía a lanzar un córner. Que en Grecia esto no era ni reseñable entonces -nada como la mascota del Aris Salónica moviendo el soporte de la canasta en aquellos memorables Aris-Barça (perdón por hablar aquí de baloncesto, perdón)-, lo llamativo es que ese recuerdo no lo tengo de la caja de cerillas de Creta, sino del estadio del Olympiakos con pista de atletismo de por medio.
    Y un respeto a Schmidhuber o como se diga, que es el árbitro que pitó falta por ¿jugar desde el suelo, quizá? en la segunda parte de la prórroga de un tal Barça-Sampdoria.

    El cambio de portero en “Tenerife I, Viva el Fútbol Limpio”(Valdano dixit en rueda de prensa), del que aún guardo en VHS el resumen del día después en el programa homónimo fue después del 0-1, marcado por Hierro de cabeza con la inestimable colaboración de Agustín.
    El que hace la estatua en el golazo de Gica para el 0-2 ya es Manolo, que por cierto jugó el partido sin número a la espalda, yo creo que ahí cabía impugnación.

  29. Jorgín Dijo:

    -Mi recuerdo es Schuster intentando sacar un corner bajo una lluvia de objetos e irse hacía el árbitro con algo en la mano en plan:”oye que me van a abrir la cabeza” Y mientras intentaba parlamentar si no recuerdo mal acertaron contra la cabeza de algún jugador.

    -Schmidhuber pitaría la falta a favor de Koeman pero es el mismo que definió a los jugadores españoles como “mentirosas” o algo así lei en un Don Balón de la época,además en relación con el partido de Parma y un penalty muy claro que dejó sin señalar,en mi cabeza lo tengo como una caida en el área de Solozabal que no señaló.

    -¿Seguro que era Aragonés el entrenador en la eliminatoria contra Olympiakos? Yo en el tarro lo tenía como que fue el tandem Pastoriza-Ruben Cano (mister-secretario técnico) Más que nada por el cántico de los del Frente Atletico que viajaron en el charter del equipo gritando “Pastoriza pásame una pizza,Ruben Cano pásame un gramo” del que se hicieron eco en El Laguero,o lo lei en un Super-Hincha,bueno,es lo mismo.

  30. alvarez Dijo:

    ¿os acordáis de este partidazo? Atención al pase de Ferrer

    http://www.youtube.com/watch?v=nObWzAd7aBQ

  31. Jorgín Dijo:

    Mítico.

    El Pedro aquel le pagaba a la pelota que la fundía,el kosecki era una ruina,Gil decía que cerraba el Joey Slava y los del Frente querian romperle las piernas.

    Pero esto es más mítico aún,la falta de Bernardo y el escuadrazo de Paolo:

    http://www.youtube.com/watch?v=9v5RrmLl1m4

  32. Ràtzia Dijo:

    Como para no acordarse, Álvarez. Ese partido se jugó un sábado por la noche, yo lo vi por TV3, seguro, en esa época en la que todavía no sales los fines de semana. Y lo que el vídeo me ha recordado, qué curiosa es la memoria, es la “barrera partida” que puso el melón de Zubizarreta, que fue glosada abastamente en los programas deportivos de la semana, porque al tipo sólo le faltó poner unos neones en forma de flecha y con unas letras brillantes que dijeran “métemelo por aquí”.

    Pero impugno ante la autoridad competente, o sea, tú, que no es de recibo poner ese enlace justo el día antes de un Atleti – Barça, y más en una entrada sobre porteros suplentes.

  33. alvarez Dijo:

    Pues no sé yo macho si ese día acababa de llegar yo de una Semana Blanca y lo estaba viendo con mis padres.

  34. Jorgín Dijo:

    Ratz,la culpa es mia por hablar de Diego.

  35. Ràtzia Dijo:

    Pero a ti no te echo la bronca, que hay que cuidar a los pocos lectores que tenemos. Con Álvarez me atrevo… por internet. Que el tío me saca un palmo.

  36. Javier Dijo:

    Por cierto, nunca me expliqué muy bien la desaparición de Juanma López de las alineaciones del Atlético. Fue a la Eurocopa del 96 y nunca más se supo de él, con lo que prometía el chaval…

  37. Jorgín Dijo:

    -López tuvo problemas de lesiones creo recordar.

    -Tanto hablar del Atleti….