Mi padre va a morir pronto, ayudarle es una pérdida de tiempo. Si pudiera pedir un deseo, desearía que nos dejara. Regan Gascoigne, sobre Paul Gascoigne (o sobre la RBBE)

por R.B.B.E.
29 Febrero , 2008

Esto marcha. Vamos como motos. Los del Madrid saben que pasa algo, pero no se imaginan de donde les vienen todos los problemas. Espero que cuando a final de temporada levantemos el trofeo de Campeones de Liga, haya un recuerdo para mí. Que seguro que los diarios sacarán la buena gestión de Laporta, qué gran equipo ha formado Txiki, que bien gestiona Rijkaard la gran plantilla, que buenos son Messi, Eto´o, Xavi y compañía, pero nadie se acordará de quien, a costa de su pecunio particular, está siendo el verdadero artífice de que esta liga no sea blanca: yo. ¿Habrá mayor demostración de barcelonismo? Cien euros por semana me va a costar este título, que es una pasta para un currante como yo. Que vale, que estoy perdiendo dinero ganado, que duele menos, pero no deja de ser un pastizal que podría haberme gastado en vino, o en mujeres, o en pasar la ITV. Pero que va, ninguno de esos placeres es comparable a un domingo en el que el Barça gana y el Madrid pierde. Leer el Marca al día siguiente es orgásmico. Especialmente si la derrota del Madrid se produce de la forma esperpéntica en que se produjo, la mayor risión de gol desde aquella cesión de Sanchís que Buyo despejó al larguero para que Pierluigi Querubino nos diera la primera “liga de Tenerife”. Cien euros es barato, en serio.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
27 Febrero , 2008

Ha vuelto. Al Bundy, después de inocular el virus de la discordia entre las filas barcelonistas, abriendo de nuevo una brecha, la del cruyffismo y el anticruyffismo, que parecía que felizmente iba cicatrizando, hace acto de contricción y reaparece con el único argumento capaz de unificar a todo el barcelonismo en peso. No, no es el nacionalismo. Ni el gusto por el buen fútbol. Ni siquiera el sentimiento de inferioridad respecto al Madrid. Es el desprecio hacia el Real Club Deportivo Español de Barcelona, el otro equipo de la ciudad (por poco tiempo). Todavía eufórico por los efectos no tanto de la épica victoria ante el Levante del pasado domingo sino de las cervezas que se pimpló antes, durante y después de dicho partido, Al Bundy hace un repaso sin pretensión exhaustiva de los motivos que justifican la mirada de ascopena con la que los culés miran a los españolistas. Pero como en la RBBE somos así de ecuánimes, miramos con desprecio por encima de ambos hombros. O sea, que nadie crea que la Bitácora está tomando partido por el Barcelona. Que cada perro se lama su pijo, que esto es una Tribuna abierta y los artículos están firmados. Pero por eso mismo ofrecemos desde ya la posibilidad a algún periquito cachondo de que recoja el guante que les ha lanzado en todo el jerolo Al Bundy y escriba una réplica con algo de gracia, que será por miserias y cadáveres en el armario del barcelonismo. Ya lo sabéis, queridos pericos: el que calla, otorga. Y en época de debates electorales nos parecería de mal gusto que no reaccionarais ante tamaña ofensa. Colores, Erri Berri… os invocamos. Y a los que todavía no habéis salido del armario, también. Culés vs. Pericos, round one, ¡fight!

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
26 Febrero , 2008

Londres, 23.11.07; Croacia es la polla que trepana: Nos llega, con un poco de retraso (concretamente, tres meses de retraso) un télex de nuestro enviado especial en Croacia que nos pone sobre aviso del que es, hoy por hoy, el auténtico héroe nacional croata. No es ningún general de las guerras de los Balcanes, ni tan siquiera Eduardo da Silva ni ninguno de los Vatreni que apearon en Wembley a la selección inglesa de la Eurocopa de este verano, sino el cantante inglés que interpretó el himno nacional croata en tan infausto día para los pross. Tony Henry, que así se llama el andoba, se confundió al cantar el himno y lo que tenía que haber sido un “Mila kuda si planina” acabó convertido en un “Mila kura si planina”. O sea: que de “tú ya sabes, querida, cuánto nos gustan nuestras montañas” se pasó a “querida, mi cipote es como una montaña”, para sorpresa inicial y posterior descojone de los jugadores croatas. Los segurolas de turno apuntaron que esto fue lo que destensó a los Vatreni ante el crucial enfrentamiento y permitió que ofrecieran su mejor rendimiento. El pueblo croata, lejos de hacerse el ofendido por un quítame allá este fonema, se lo ha tomado tan bien que le han propuesto a Henry que sea su mascota en la Euro’08, con la esperanza de mantener la racha victoriosa. Qué envidia no tener letra en el himno.

Actualización de las 21:42 21:56: en el interior de esta entrada, un par de tres breves más.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
22 Febrero , 2008

Hablar de la jornada pasada, cuando ha habido jornada de Champions por medio, es como hablar de la Prehistoria. Todo queda demasiado lejos. No apetece. Ha cambiado demasiado la vida desde entonces. Aunque, en el caso del Madrid, no. Hablar de la jornada de liga o de la de Champions es prácticamente lo mismo, idéntico resultado y de la misma manera: adelantándose en el marcador y terminando sucumbiendo. Pero de todos modos ponerse ahora a hablar de cómo fue la jornada pasada da pereza, la verdad. Pero hay que hacerlo. Desde que empecé esta cruzada problaugrana para evitar que el Madrid gane la liga a costa de pagar cien euros por semana, tengo que decir que las cosas van muy mal porque van muy bien, o viceversa, según se mire. Que me va a salir la Liga por un pico, como esto no cambie. Menos mal que el viernes pasado ya retiré los tres mil euros de mis cuentas de apuestas y poker para las vacaciones de este año (Me voy a Japón el 29 de Julio, invitado por los amables apostantes de Betfair, Bwin, Pokerstars, Partypoker y Pacific. No lo cuento por tirarme el rollo, es que estoy ilusionado con el viaje.), así que el saldo final ya no peligra. Me he dejado poco más de trescientos euros en Betfair para seguir jugando hasta que me lo gaste. Eso significa que igual no llego al final de liga con saldo suficiente como para joderle la liga a los vikingos. Pero bueno, mientras pueda…

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
21 Febrero , 2008

No sabemos si por las manifestaciones de Dios, por las presiones que esta casa sigue ejerciendo, o simplemente por sentido común, pero España sigue sin reconocer la independencia de ese pozo del tío Raimundo en que se ha convertido, de medio siglo a esta parte, ese trocito de Serbia llamado Kósovo, palabra esdrújula con acento por supuesto. El pedazo más pobre, agreste e incomunicado, sí, pero donde comenzó todo. Donde un grupo de eslavos tomó conciencia de su superioridad respecto a sus vecinos y creó un pequeño reino que logró quitarse de encima a todo un Imperio Bizantino, por entonces una especie de Real Madrid postgaláctico, con todo el brillo de sus estrellas pero con las prestaciones del equipo de López Caro. Donde se gestó una raza deportiva capaz de aunar en cualquier deporte el talento puro con la pillería y la marrullería, el sueño de todo pueblo soberano. Donde, pese a la inferioridad manifiesta, plantaron cara a todo un Imperio Otomano, que el Diablo lleve, por entonces un rodillo que asolaba no sólo su negociado asiático, si no también el este de Europa cuál Dynamo de Kiev de Belanov, Zavarov y Mikhailichenko, perdiendo la finalísima del Campo de los Mirlos pero honrosamente, de manera que consiguieron que Lobanovski tuviera que levantarse del banquillo, muriendo acto seguido por el subidón de vodka al cerebro. Muerte, la del sultán, que retrasó el que parecía imparable avance sarraceno por Europa unas décadas más, de manera que Viena pudo defenderse con éxito y salvarse de la barbarie, que sería ajusticiada de nuevo poco más tarde por España y el cristianismo entero reunido en Lepanto.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
21 Febrero , 2008

Que ha habido Champions, dicen. Pues vale. Vayan a la hemeroteca (a la nuestra, que ya tenemos un año, o a cualquier otra si quieren series históricas más largas), que no nos sobra el tiempo como para repetirnos, total, Inter, Milan, Liverpool y Madrid han hecho de nuevo lo que suelen. Ya nos ocuparemos de todo ello cuando lleguen los cuartos, que molan más. Hoy preferimos  mirar de reojo a Valencia, que como se descabalgaron de la Champions (bastante) antes de tiempo han buscado otros métodos para entretenerse entre semana mientras no llegan las Fallas. Después de su exitosa primera colaboración con el One x One del Blavencia, les dejamos en manos de Tartamundos Trotamudo, que intentará arrojar luz sobre el asunto para que luzcan los reflejos y mechitas de Albelda.

En los mentideros deportivos de la Capitaldespaña sólo se tienen ojos para lo que acontece entre el Llobregat y el Besós (allende la M-30, claro está). Habitualmente. De igual manera, en los cenáculos condales se habla tanto del Barça como del “eterno rival”. Es así que tanto La Prensa de Madrid (en lo sucesivo, LPdM) como La Prensa de Barcelona (LPdB) son sistemas simbióticos perfectamente autosuficientes, que se dedican a hablar del Real Madrid y del Barcelona y que no necesitan a nadie más. Una vez expuesto este axioma se comprende que todo el espacio “informativo” que se dedica a otros equipos de fútbol (“de provincias”) u otros deportes, son migajas que Sus Graciosas Majestades, LPdM y LPdB, reparten generosamente entre sus súbditos. Pero, que quede claro, estas migajas son como las tapas en los bares que dan tapa: te las dan porque ellos quieren, pero no están obligados a dártelas. No obstante, al igual que en los telediarios de vez en cuando está bien hablar de un curioso descubrimiento científico, no está de más echar un vistazo de vez en cuando al submundo de provincias.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
19 Febrero , 2008

[Artículo dedicado a Fidel Castro Ruz en el día de su retirada. Gloria y honor a los luchadores socialistas.] Una de las grandes novedades que introdujeron Carlos Marx y Federico Engels en sus aproximaciones a la sociología fue la de abandonar los antiguos patrones usados hasta entonces para estratificar a la sociedad, basados en variables por lo común inmateriales –la casta, el color, la sangre, la lefa y otras circunstancias determinadas por el mero nacimiento-, y decantar el análisis a favor del origen económico de las divisiones (y sus desigualdades consecuentes) existentes en el cuerpo social, reformulando la teoría de las clases sociales que ya había estado presente en el debate académico en boca de teóricos burgueses para situarla en el centro de su análisis hasta el punto de llegar a identificar la lucha entre tales clases como motor prácticamente único de la Historia, así, con mayúscula. Y, en menor medida, no sólo dio dimensión económica a las clases sociales sino que dotó a éstas de la posibilidad de la autoconsciencia, distinguiendo entre la pertenencia objetiva a una clase y la pertenencia subjetiva (algo que ya había adelantado el sucio anarquista Proudhon como condición sin la cuál no era posible la emancipación del proletariado). Estas teorías han sido recientemente ninguneadas hasta el punto de dejarlas al nivel del creacionismo y otros inventos paracientíficos, pero si bien es cierto que el marxismo primigenio ha perdido potencia explicativa en la sociedad actual, no es menos cierto que si cambiamos el foco y aumentamos el detalle de una parte muy concreta de esta sociedad, las constantes identificadas por Marx y sus amigos no es sólo que expliquen algo, es que lo explican todo. Como diría aquél: es la economía, estúpidos. Porque el fútbol, en el terreno de juego, será una sublimación de la guerra y de todo lo que ustedes quieran, pero fuera de él, en los despachos, es una lucha de clases tremendamente desigual, y no sólo por la potencia de fuego de que disponen unos y otros, sino porque unos, los ricos, tienen consciencia de clase, mecanismos de reproducción de las desigualdades y, sobre todas las cosas, el enemigo bien identificado –que, huelga decirlo, se encuentra allende los límites de su propia clase, con la que convergen en intereses- mientras que los otros, los desheredados, siguen con el lirio en la mano creyendo en un marco de relaciones pretendidamente democrático y enormemente permeable en el cual cada uno podrá medrar en virtud de una meritocracia deportiva y que, en el fondo, esto del fútbol es un juego. Pues no, es algo bastante más serio que esto.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
18 Febrero , 2008

Con la victoria del Sporting a gritos de Quini en las gradas y la exhibición de Antonio Cassano contra el Génova en las retinas, fallamos: Para que el Barça gane la liga hace falta que el Madrid se meta la ultrahostia. ¿Es esto posible? Pues sí, en todo lo que queda de liga bien pueden palmar otras andaluzadas de este cariz. Lo que pasa es que para que esto sucediera los catalufos tendrían que cambiar la dinámica que llevan, porque no juegan ni a las tabas. Es más, creo que hay más posibilidades de que las distancias se mantengan. Todos a una, puta Osasuna, no todos los equipos van a perdonar en el Nou Camp como los navarros y apariciones de la Virgen como las de Zaragoza son casuales. Además, al Madrid el otro día un árbitro le dio tres minutos más de prolongación, en total seis, por su cara bonita. Con los colegiados a favor de España, chungo. Pero ahí está la cosa. El fútbol es fútbol por los pronósticos fallidos. Si no sería alguna extraña variedad de deporte para nuestra sección mundogay. Hay que destacar, en cualquier caso, el homenaje de Salgado a Di Stefano. El primer gol, pues bueno, pero lo del segundo, siendo recortado, miccionado, cuatro veces por Edu es de lo que no se ha visto en la capital desde los tiempos en que Oliveira Secretario guarecía dicha posición cual militante popular comprando el periódico en la Girona septentrional. Gutiérrez, por su parte, tras la publicación en Cuore de su beso a en los labios a otro varón después una cena íntima, volvió por sus fueros, lo que es lo suyo, perder balones que terminan en gol, e hizo ley las teorías nietzschenianas sobre el eterno retorno y lo que luego el partido abertzale de Alemania calificó como ‘untermench’. Los azulgrana no dan menos pena. Gol con mano de Henry, penalti fallado por el Zaragoza, gol sin mano de Juanfran y cagada monumental de Valdés en el tanto maño saltando grácil por encima de un balón disparado sin ángulo ninguno. Al final del encuentro Puyol sufría un arrebato de euforia. No era para menos. Raro fue que no sacárase el miembro y ejecutare unos molinetes dedicados a una baturra grada atónita por las veleidades de los líneas que le tocan cuando juegan contra la provincia oriental de su Reino. En Madrit, la ETA se lleva los tres puntos con excepcional marcaje de Pablo a un menda, que ni su nombre diré, que remata de tal forma, con tamaña postura y ejecución, como sólo podría hacerlo un vasco. Los españoles tienen sentido del ridículo. No hacen eso. Prefieren darle bien aunque con toda seguridad se vaya fuera. Julito Salinas sabe de esto. Su hermano, de tendencias neonazis, también. En círculos periodísticos, a la hora del café –cambiando de tercio- se comenta entre risas que en el Sevilla aún hay dos homosexuales en plantilla. En el año de la primera Uefa: tres. Toma tomate. Pero han pasado cosas mucho más importantes, veámoslas.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
16 Febrero , 2008

Si lo hacen los obispos por qué no vamos a poder hacerlo nosotros. Y no se confundan, que nosotros, al igual que ellos, tampoco lo hacemos movidos por la llamada de ningún Partido -aunque, a diferencia de ellos, tampoco nos ha llamado Dios, es una pena-, no, que aún perteneciendo al holding PRISA nadie se ha molestado en activar esta célula dormida y así les va, empate técnico y fiándolo todo a dos debates de 90 minutos que prometen ser tan apasionantes como los dieciseisavos de la HUEFA. Esto lo hacemos por propia voluntad. España merece una Bitácora que no le mienta. Y no les miento si les digo que ayer no tenía otra cosa mejor que hacer que leer la prensa y tanto tiempo era el que me sobraba que me paré a leer, uno por uno, los nombres de la gente que había firmado para integrarse en la plataforma “Sentit comú per Catalunya”, que eran tantos como 928, de apoyo al hoy convalesciente Duran i Lleida, candidato de la federación nacionalista Convergència i Unió. Nada espectacular o inesperado, en principio: mucho empresario, mucho jubilado, pocos obreros de la construcción, un par de curas y un artillero, por si deciden echarse al monte, un tipo que se llama, tal cual, Jesús Gil i Gil -la resurrección de los muertos, algo muy propio en un partido democristiano-, familias enteras haciendo firmar hasta al abuelo -que si Serra, Pons, Pou, Bassas o Colomé, de escasa herencia y sobrada heráldica catalana, y los que no la tenían, unos tales López, se ponen sin vergüenza un guión para poder colocar su muy catalán Balcells en la firma y listos, aunque ninguna de estas familias superaba en número a unos tales García, que serían del Opus porque los había a decenas-, el presidente de la Casa de Andalucía en Catalunya y un tipo que, de profesión, pone, con dos cojones, que es “Alcalde” -manda en Castellfollit de la Roca este auténtico “profesional” de la cosa pública-. Una segunda lectura permitía obtener más datos, algunos realmente interesantes, como por ejemplo que Pilarín Bayés, una ilustradora que ha jodido la infancia a generaciones y generaciones de catalanes, no está muerta, y forma, junto a Jordi L.P., apellidado realmente López Peña y autoproclamado humorista que no haría gracia ni habiendo nacido en Cádiz, y Paco Morán, que es al teatro lo que el Koala a la música, el ala nacionalconservadora del Frente Farandulero. Pero una tercera lectura un poco más obsesiva me permitió descubrir lo que andaba buscando, que es lo que nos mola aquí, la gente del deporte; que si Ivan Tibau, después de usar la estelada como capa en Macao resulta que es de Unió, que si Michavila no ha sabido reciclarse 16 años después y sigue poniendo como profesión “medalla de oro olímpica en Barcelona 92”, que si Joan Olivé, viendo su escaso futuro en el Mundial de velocidad, se postula como futuro director del Circuit de Catalunya el día que CiU vuelva a la Generalitat, o que quién coño serán Joan Josep Estella -¿exjugador del FC Barcelona?- o Lluís Santillana -¿exjugador de baloncesto?-. Pero a los que sí conocemos, y no desespereis, que ya llegamos al meollo del asunto, es a Tommy N’Kono, escrito para la ocasión Tomi N’Konon, camerunés y exportero de Sabadell y Español, que demuestra su alto grado de integración -o de estulticia- firmando por un tipo que dice, textualmente, que “en Catalunya no cabemos todos”, a saber hasta dónde ha presionado su patrón Sánchez Llibre, y también a Jose Mari Baquero (sic), que es exjugador de fútbol y entrenador, de momento, aunque no creemos que tarde demasiado en ser exentrenador, y que desmiente de un plumazo con su apoyo a Duran -y la sustitución de la k por la qu- las leyendas urbanas que circulaban sobre sus votos por correo a Goizueta y su afiliación abertzale. Pero, al fin, en la enésima relectura, encontramos lo que justifica esta entrada: TOMÁS GUASCH I GUASCH, azote del nacionalculerismo desde los más altos púlpitos del madridismo, una persona que saca réditos espectaculares de un anticatalanismo larvado y que probablemente estaría muerto y enterrado -el anticatalanismo digo, no Guasch- de no ser por los Guasches y Carodes de turno, que agitan el nogal a la vez que lo riegan meándose en la cara de todo Cristo, apoya a Duran i Lleida (en el interior de esta entrada tienen las pruebas) en virtud del “sentit comú” y llamando a acabar con la demagogia y la crispación. Paren las máquinas. Pusimos en marcha el aparato de investigación de RBBE para comprobar que no fuera un fake y no, porque a) te piden más datos para firmar en apoyo de Duran que los que te piden para obtener una hipoteca y b) escuché de la voz del propio Guasch ayer por la tarde en RAC-1, ante el pasmo del otro Guasch, Quique, que él apoya al de Alcampell (Huesca -¿será que la foto que encabeza el artículo no es casual?-), con dos cojones. Que hay que tener mucha jeta, pero por lo menos al fin se hace evidente que en su actitud hay mucho de pose y conveniencia y poco de convicción, cosa que le convierte en doblemente caradura, por vendido (la pela…), sí, pero también por cobarde. Pero en fin, Dios los cría y ellos se juntan porque algo deberíamos haber sospechado de un tipo que, de pequeño, era del Zaragoza y el Madrid, para hacerse del Barça de mayor y ahora, en el ocaso de su vida, acercarse al Español -y no estoy hablando de Guasch-, cuando todos sabemos que, en España, en el fútbol y en la política se puede tener una sola pasión que, de tan grande, no le deja ni un pequeño resquicio a la razón.

Así que desde la RBBE proclamamos solemnemente

  • que ninguno de los miembros del pueblo soviético errebebeico vote por Convergència i Unió en las elecciones generales del próximo 9 de marzo por una cuestión de mera higiene moral, ya que algo que es apoyado por Tomás Guasch no puede ser bueno,
  • y que la modélica empresa que es PRISA tome cartas en el asunto y despida a Tomás Guasch de sus medios de comunicación por disidente, como poco, y traidor de lesa patria, como mucho. Que si a nosotros nos hicieron sacar el carnet del Partido por un reportajillo en la Rolling Stone lo menos que le pueden pedir al Guasch para ser subdirector del As es que no pida el voto para Duran.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
15 Febrero , 2008

Es muy común comparar a Dios con un gitano. Que si comparar a la Velvet con los Strokes es comparar a Dios con un gitano, que si comparar a los Beatles con Oasis es comparar a Dios con un gitano. Conocemos el asunto. Lo que nadie preveía es que algún día los íbamos a ver juntos. Ahí están, hale, comparen.

Diego Armando y Kusturica

Pasando por alto lo del caballero de otra etnia, hay que señalar que lo sucedido en esta imagen es probablemente el acontecimiento más importante en lo que llevamos de siglo. En primer lugar, porque la foto data de hace diez días de este año bisiesto en Madrid. La capital de España no sólo es la ciudad más emblemática de nuestra Patria, faro y guía de Occidente, puntal de la civilización, estandarte del Dios verdadero y bandera del buen comer, hasta reventar, y el buen beber, hasta potar, Madrid es también un lugar donde la gente habla bien. Lo hacen en castellano, perfectamente comprensible, como debería hacer todo el mundo. Es un idioma donde la p con la a es pa. Ni pei ni pua ni po. Pa, lo que pone, hostias. Se habla como se escribe. Es un idioma honesto. Tu escuchas a un sucio francés leer en su lengua y eso no se parece ni por los cojones a lo que está escrito. En fin, Madrid también es la sede central de la RBBE, y como tal contagia el espíritu de la línea editorial pese a contar con sedes en territorios traidores con corresponsales sediciosos al frente. Asimismo, también es una ciudad en cuyo monumento a los caídos por la Patria se reunen habitualmente homosexuales en busca de sexo con desconocidos. Véase tamaño monumento a la camaradería, un cofre con restos de muertos en todas las guerras, una llama perenne, y grupitos de varones comiéndose las pollas entre los setos. Madrid es Madrid, y en Madrid sucedió esto.

Era el concierto de No Smoking Band. Y de repente, nada, macho, que sale al escenario ni más ni menos que Diego Armando Maradona Franco, “Dios”, se canta una canción y pega un grito al final de la misma: ¡Viva Serbia!

Yo no sé si los lectores tendrán la audacia de cuando ven una colilla deducir: aquí han fumado. Pero es que esto ya no es que lo digamos nosotros, es que lo acaba de decir Dios. El mismísimo Creador del Universo ama a Serbia y ha venido aquí a Madrid a dejarlo claro.

Señores, qué más se puede añadir.