Mi padre va a morir pronto, ayudarle es una pérdida de tiempo. Si pudiera pedir un deseo, desearía que nos dejara. Regan Gascoigne, sobre Paul Gascoigne (o sobre la RBBE)

por R.B.B.E.
16 November , 2007

Sea por la mayor repetición estos días de los típicos lamentos de las comunidades autónomas de ultramar reclamando la autoría para nuestros ancestros de un presunto genocidio que llevaron a cabo los antepasados de ellos mismos, sea por el poco comentado hecho de que el catalán se cuele como lengua oficial hasta en las cumbres iberoamericanas merced a la presencia de Andorra, o bien porque el interés del fútbol de esta semana no llega ni al nivel del de una liga de empresas para mayores de cuarenta y esto provoque que uno pase la tarde escuchando una homilía de las de Don César en la que se nos advertía que la política exterior de Zapatero nos ha llevado a tal callejón oscuro que es de bien nacidos agradecer que el pequeño país a caballo entre España y Francia –por una vez no hablaba de los vascos, sino de los mucho más inteligentes andorranos- refrendara el pasado año el Acuerdo de Viena contra la realización de pruebas nucleares, la conclusión a extraer, en todo caso, es que no es un buen momento para ser español, y como no podía ser de otro modo, la selección de fútbol profesional patria no iba a ser una excepción. Pero mientras en lo político no se levantará el pie hasta marzo, la Roja tiene en los próximos días una inmejorable ocasión para escampar la crispación en torno al ¿equipo? y volver a vender ese humo o humor –lo que usted prefiera- negro antes de ir a la Eurocopa a tope de ilusión, con jugadores jóvenes y talentosos deseosos de engrandecer la leyenda de nuestros sagrados bandera y escudo, éste último sobreimpresionado de peculiar forma en la nueva camiseta que vestirá a nuestros seleccionados a partir de los bolos previos a la competición.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
15 November , 2007

¿Qué, reconocen a ese señor que lleva la camiseta del Hércules de Alicante? El que está al lado de Goicoechea. Sí, aquel medio batallador del Valencia Club de Fútbol que asombraba a Europa con el ocho a la espalda allá por el cambio de siglo. ¿Cuánto tiempo sin verlo campar por ahí, eh? Quizás ustedes se preguntarán, ¿cómo ha llegado hasta ahí? ¿cómo ha caído tan bajo? No se preocupen, el Doctor Glategoja -natural de lo que él llama Comunidad Valenciana  Regne de Valencia y con consulta de éxito especializada en neurodegeneraciones provocadas por las drogas de síntesis- se lo contará, que él lo sabe de primera mano.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
14 November , 2007

Se está poniendo difícil para los jóvenes pudientes y de horario laboral flexible esto de salir por la noche a divertirse sin mesura con chicas de moral distraída. Ayer, haciendo tiempo en la previa de esta apasionante competición en que han convertido Su Muy Campechana Copa, pude escuchar a un tal Olcina, superviviente del Alcoyano de la moral de inicios de los 50, el último Alcoyano que recibió la visita del Barça –y no de uno cualquiera, sino de aquel del que Serrat inmortalizó su delantera- en El Collao, que inconsciente de para qué radio hablaba (entre muchas otras cosas de las que parecía no estar ya demasiado consciente, que incluso se atrevió a afirmar que él culé no era, pero que el Barça es el equipo que mejor fútbol practica) se dejó tirar de la lengua al ser inquirido por su supuesta buena relación con Kubala. ¡Y tan buena! Como que después de los partidos, hace cincuenta años, no era raro que jugadores de uno y otro equipo se fueran de picos pardos, “a una Sala de Fiestas”, y en Madrid, jugando Olcina en el Valladolid y Kubala en el Barça, coincidieron e hicieron migas. Para luego repetir y, en lugar de ir a una Sala de Fiestas, acabar la noche en un “mas” (“masia” en valenciano del norte y, en castellano, casa de campo –una traducción que me viene al pelo-, pero no en el sentido burgués de la cosa sino en su acepción más rural) que no resultó ser otra cosa sino un lupanar. Eso sí, ellos no hicieron nada, bailaron un poco, se tomaron unas copas y andando. Ya, claro. Pero lo que es seguro es que no tuvieron sanción ninguna, que raro sería que no les acompañaran los directivos en sus salidas nocturnas, como seguro es también que la prensa no se dedicaría a meterles el dedo en el ojo bien fuera para proteger el modelo tradicional de familia tan en boga en la época o porque, en realidad, los plumillas se deshacían de envidia al tomar consciencia que ellos jamás protagonizarían esos relatos de conquista –sin pagar- en una casa de campo. Pero es que ya lo dice el trovador -y lo dice su exmujer-: no es lo mismo, no. Y la cosa cambia, sí, pero a peor, que vamos a morir ahogados por esta ola retro-future moral que se nos viene encima.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
10 November , 2007

Che, vos no sabés siquiera el porqué, pero el hecho cierto es que la agresividad subyace en tu vida, está ahí, latente, a la eshpectativa de que cualquier imprevisto acsione el mecanismo que nos roba el control y sha, ahí lo tienes, cuando querés darte cuenta te arrebesas, te abatanas y andás en un batuque con un pibe pelotudo, ¿no es cierto? y ahora la prensa te va a cagar. Estáte tranquilo, que no sós el primero en arrear un cazote a un chango. Contáme, contáme acerca de tu viejo, Félix dijiste que se shamaba y que era un tanto pusilánime, ¿no es cierto? Y tu papá decía que tú no te desarroshaste como un niño normal hasta los diez años, ajá, y que siempre fue un mimado vos, bien, sha veo. Mimado en el hogar, claro, porque en la escuela tuvo que haber sido otra cosa, que buen gonca hisieron de vos. ¿Te enamoraste de la vieja? Nah, por preguntar… Y luego en el instituto dice que tuvo problemas para licenciarse por un altercado con el maestro de álgebra, que te bochó, pero cómo, no sería vos un traga, no. En apariencia una infancia sensilla, pero de tan fásil como tus papás te lo pusieron se te volvió en contra, le tiraron margaritas a los chanchos. Y sha de más mayor, dice de que jamás shegaste a desarrollarte como balompedista en un cuadro de éxito, ¡ñaque! Shosé, un sicólogo gashego te diría ahora que salta a la vista que tuviera que ver con tu cajeta y el anclaje en la fase anal, pero la verdad es que la adición de una infancia difícil –por exceso de aposho paterno sin olvidar tu escasa identificación con tu sexo por tu anormal desenvolvimiento físico- y de la frustración postadolesente –al no conseguir tus motivaciones de poder o logro- no auguraban nada bueno y el sumatorio de esta conjunción de factores hace que hoy estás preso de la bronca, quisá como mera herramienta defensiva. Pero el mundo no está en contra de ti, Shosé, y debés controlar esa pulsión violenta, que paresés un pato criollo, y focalisarla hacia desempeños positivos en el laburo. ¿Vihte? Ei, pero tenés que bancar: son diez mil, sin bicicletear.

Dentro de esta entrada, la secuencia (y las consecuencias) de la agresión, puro alarde tecnológico: hemos usado el Power Point en lugar del Paint.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
9 November , 2007

La semana pasada ocurrió algo que no es infrecuente cuando se apuesta principalmente a través de combinadas: fallas la apuesta completa por culpa de la más segura de todas. Es decir, combinas tres o cuatro partidos, metiendo en ellos alguno fácil y mal pagado para arañar unos eurillos más que apostando por menos partidos. Y vas y fallas precisamente ese partido fácil y mal pagado. Es lo que me ocurrió con el partido del Zaragoza. Normalmente no lo habría jugado, de hecho en mi análisis de la jornada ya dije que no me fiaba un pelo de ese partido. Pero había que completar la apuesta y objetivamente era el partido más seguro de toda la jornada (salvo el Barça-Betis, pero ese ya me lo jugaba con hándicap). Esto es una muestra del riesgo que tienen siempre las apuestas combinadas en fútbol. Normalmente ganan los favoritos, pero igual de normalmente siempre hay alguna sorpresa. Es rarísima una jornada en la que ganen sus partidos Barça, Madrid, Atleti, Valencia y Sevilla. Aunque los cinco jueguen en casa contra los cinco últimos, uno de los cinco pincha fijo. Por eso recomiendo no combinar nunca más de cuatro partidos (lo ideal es tres), o si se combinan muchos, meter poco dinero.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
8 November , 2007

La Champions suele ser una competición bastante, que dirían en España, liberal, y esta edición no va a ser una excepción. A poco que el Liverpool se aplique en lo que queda, aunque los récords suelen ser entremeses de la desgracia, parece que van a pasar todos los grandes y medianos del torneo, una especie de guiño a las pretensiones de Platini de llenarlo de equipos extraños procedentes de países devastados por el bolchevismo. Como para echar la pota, pero que nadie dude que, pese a todo seguiremos de fiesta un año tras otro, aunque sea en Antena 3, Dios no lo quiera. La nota sólo la da el equipo del gordito del bigote, un Valencia que parece haber tocado fondo en el preciso momento en que el lebensraum dreamtimista parece amenazar la supervivencia de la Comunidad Valenciana, cuyo futuro parece casi tan negro como el de Navarra. Normal que en éstas apareciera un viejo amigo del país che, Iversen, aquél que ganara un partido para su país aprovechando que Molina ensayaba una bonita danza popular suponemos que originaria de su terreta, española -y ojalá también foral, dirán els xiquets que nos lean- hasta el punto de dar paso al Rosenborg a los octavos para que éste sea el rival del Madrid, otra clásica rivalidad histórica en Europa, la vikinga al cuadrado. Seguro que fue eso lo que animó al entrenador noruego a decir que al Valencia le habían faltado huevos.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
6 November , 2007

El fútbol como deporte, tal y como hoy lo conocemos, nació en 1863 en una taberna de dudoso nombre de no menos dudoso origen y reputación – Freemason’s Tavern, Great Queen Street, Londres, Inglaterra, Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Commonwealth- al escindirse de otro deporte desde entonces llamado rugby, variante que debe su nombre a la universidad que fijó sus reglas, aunque si los padres fundadores hubieran tenido un poco más de vista y espíritu pedagógico (y menos orgullo localista) podrían haberse anticipado a la RBBE y llamar a lo uno ultratennis light y a lo otro, ultratennis hard. De esta misma familia de deportes con balón en campo de hierba al aire libre nacieron luego el fútbol australiano, o ultratennis bondage, el fútbol americano, o ultratennis fetish – y mucho más recientemente el fútbol a siete, o ultratennis mature-, todas ellas variantes más o menos respetables por la indudable virilidad que exudan sus practicantes. La historia de nuestro deporte empezó a torcerse de manera irremediable al engendrar el fútbol de salón, también llamado fútbol sala, futsal, fútbol a cinco o futbito, invento que, contraintuitivamente, no se debe al concejal de deportes de Cherrapunji, la zona del mundo con mayor índice de pluviosidad, sino a los brasileños, igual con la intención de protegerse del sol, vaya usted a saber, aunque obviando que esta primera aproximación del noble deporte del balompié a la comunidad homosexual tenía antecedentes desde el mismo día que un súbdito francés se puso a darle pataditas a un balón de cuero. La última vuelta de tuerca, el golpe cuasidefinitivo al cromosoma Y del ADN del fútbol, podemos situarlo con cierta precisión al final de la nefasta década de los ochenta y a principios de la no menos nefasta de los noventa, cuando mientras en el mundo se aceptaba como normal el uso de hombreras o crepados masculinos, en el mismo Brasil decidieron regular la práctica del -hasta entonces respetable- deporte del balompié en calas, golfos, playas y otros accidentes geográficos marítimos caracterizados por acumular obscenamente arena y obreros de veraneo. Nada que no hubieran hecho, lo de jugar en la playa digo, los primeros ingleses que llegaron al mismo Brasil, o a las costas sur y norte de la Península Ibérica. Pero aquéllos, a diferencia de éstos, lo hacían porque no tenían más cojones. Y éstos… bien, estos lo que no tienen precisamente son cojones. Vienen a ser los maricones de playa de toda la vida de Dios.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
3 November , 2007

(Pueblo, tengo aquí a la mesa nacional de RBBE a mi siniestra. Estamos de reunión planeando el calendario de atentados. Por estos motivos y otros de índole tóxica, el Don Manolo de hoy no tendrá apoyo gráfico. Disculpen las molestias)
 
La siembra empieza a dar sus frutos. La semana pasada convertimos cien euros en 289,14. Ahora mismo el saldo es negativo pero solo en 102,86 euros(Véase que en las cabeceras siempre ponemos el saldo contando los cien euros que aún no nos hemos gastado de la semana en curso, con lo cual siempre ponemos el gasto actual pero el beneficio de la semana anterior. No sé si me explico…

Seguir leyendo… »