Mi padre va a morir pronto, ayudarle es una pérdida de tiempo. Si pudiera pedir un deseo, desearía que nos dejara. Regan Gascoigne, sobre Paul Gascoigne (o sobre la RBBE)

por R.B.B.E.
14 octubre , 2007

Dinamarca es un país hermoso. Sus gentes tienen todo lo bueno de los nórdicos en cuanto a educación y civismo pero luego encima son simpáticos y faranduleros. Copenhague es una ciudad en la que los españoles nos sentimos desnortados. No hay ni un puto ruido. Sólo el silbido de las bicicletas de un lado a otro. Es difícil morir atropellado. O que te aparquen en la acera, o que un hijo de puta de mierda miserable asqueroso se crea con derecho a usar el claxon porque otro coche no ha arrancado al ponerse en verde el semáforo como si fuera el moreno con cara de efebo que incordia al asturiano del deporte ese. Todo esto sin mentar las tías buenas. Las danesas están buenas de cojones. Y ellos también, que conste. Además les gusta follar y por las noches es lo que andan buscando. Pasarlo bien sin más echando el rato tomando algo con los amigos les parece de mojigatos. Es entonces cuando yo me pregunto si al final no va a ser cierto que Dios existe. Y el Dios cabrón, el del Antiguo Testamento. Porque con todo tan a favor, tan felices, tan bellos, tan agraciados, el paisaje tan bonito, el país plano como la palma de la mano sin accidentes geográficos que incomuniquen a sus gentes como en España donde cada hito del terreno separa dos grupos de paletos odiándose a muerte pues sólo han tomado contacto entre sí cuando el cartero atraviesa la cordillera en burra para llevar unos quesos y una botella de vino empaquetados a algún pobre incauto que, desdichado, tuvo que emigrar de uno a otro. Con todo, decía, tan maravilloso, cómo es posible, si no como broma cruel, maldición africana o justicia divina, que tu bestia negra balompédica sea España. Yo no me lo explico. Pero me alegro mucho, sobre todo porque Dinamarca nos toca mucho en los grupos clasificatorios donde nos embalamos directos a las fases finales de Eurocopas y Mundiales. Para la de Austria y Suiza 2008 ya hemos puesto la directa. Y vamos a ir como líderes de grupo, puesto que en casa nos vamos a pulir a Suecia y por supuesto a Irlanda del Norte, partido que se podría disputar en Anoeta como cortesía con nuestros hermanos católicos gaélicos para que se sientan como en casa, con sus guerrillas callejeras, sus cócteles Molotov y toda esa cultura vasca tan exportable importada precisamente de Belfast. Vamos a ir a la Euro a tope de ilusión y con jugadores jóvenes y poderosos deseosos de engrandecer la leyenda de nuestra sagrada bandera de sangre y oro, gazpacho y tortilla de patata, sida y hepatitis, candidiasis anal con almorranas. Se va a repetir la historia a tope. Vuelve la ilusión, La Furia, La Roja, vamos a ganar la Euro, el Mundial, la siguiente Euro, el siguiente Mundial, esto sólo de entrada, luego las tertulias televisivas versarán únicamente sobre si ganaremos los siguientes siete mundiales y euros también o tan sólo cinco o, quién sabe si todos los que se celebren ad aeternum o, en su defecto, hasta que se rompa España, Dios no lo quiera, que es de Teruel. Vive allí de hecho. Pero como nunca vais, no lo veis. A joderse, urbanitas de mierda. Paletos de ciudad. Tontos de los cojones. Tontos como yo, que pensé que el partido era a las diez y me fui todo contento a la Feria del Libro de Recoletos, la calle por donde un día atrás desfiló lustroso y empapado de Gloria el Ejército Español, ante mis ojos, que estuve allí, desde el minuto uno, aunque trabajando, no de ocio, como me hubiera gustado de ser capaz de levantarme un sábado a esa hora por motivos folclóricos, que no lo soy. En la Feria me esperaba Dios también, ojo, un tomo con cuatro obras de Balzac que no tenía por cuatro euros que me dio pena pagarlos, casi dejo una propina de cincuenta embargado por la emoción, la cual poco menos que se esfumó después  cuando penetré en un Döner Kebab kurdo que hay en Santo Domingo con una parejita, que no sé qué pasa que siempre que nos juntamos hablamos sólo de corridas pendiendo de senos en libertad, travestis guapas, solistas femeninas de los sesenta bombeables hasta que les sangren las orejas, algo de power pop también ¿hay vida después de los Rubinoos, se puede vivir sin amarlos? y nos encontramos con que el encuentro estaba en el minuto ochenta ya. Así que me quedé sin ver una mierda y por ello aprovecho, dado el desangele en el que se ha encontrado la bitácora esta semana por cambios logísticos en mi situación laboral que ya están consumados, para contaros mi puta vida, porque del partido, poco. Sólo del resumen: El gol de Tamudo es un cabezazo magnífico. El de Ramos es una jugada típica española, he leído por ahí que dieron 29 toques antes de meterla. A ver si logramos un día dar doscientos y que el gol lo meta Casillas de rabona, si no como que no nos llena jugar, no tiene interés hacerlo fácil y vertical, como los demás que ganan cosas. Y el tercero de Riera pues un misil de estos que se enchufan cuando se coge y, anda mira, qué cosa más extravagante, se tira desde fuera del área apretando los dientes pensando en la Batalla de Lepanto y la Cruz de Borgoña sobre nuestro pecho en blanco inmaculado ¡Viva España y Viva Dios! Viva Dios básicamente por la lesión de Torres. Otro gran favor que nos ha hecho, como permitiendo la Unión Dinástica en 1469 de los reinos de Aragón y Castilla porque ayer había bastantes súditos del Rey Católico, Señor de Nápoles, Padre de nuestro irrenunciable destino, Xavi, Cesc, Capdevila, Tamudo, Albelda, Albiol y Riera. Seguro que la expedición española se gastó en toda su estancia en Dinamarca un euro en una botellita de agua porque alguien estaba mareadito. Nada de vascos por fin, que como van amargados pensando en que sus fruto de la endogamia propia de los territorios montañosos de espesas nieblas familiares les están viendo engalanados con el escudo del Reino español, al cual denominan usando la único concepto acuñado en la Ilustración que conocen, «estado», y se ponen mustios y echan timbas de mus a las cuatro de la mañana ciegos de pacharán para soltar tensión y lastre emocional y al día siguiente, algunos de ellos arruinados económicamente para siete años, no dan puto pie con bolo, si es que lo hubieran dado alguna vez en su puta vida, que sigue siendo cuestionable empíricamente que en San Mamés lo que se ve cada domingo pueda denominarse football, más bien, sostienen algunos filósofos, debería decirse treeball, o ultratennis sobre hierba, cuando no, por qué no, directamente sanfermines. Dice la leyenda que los objetos inanimados, las rocas, las piedras, las sillas, las estanterías, los muebles, cuando no los mira nadie, cuando absolutamente nadie está mirando, toman caprichosas formas filamentosas de colorines y se entrelazan y anudan y centellean y es una cosa que es la repolla pero que no se puede ver porque sólo sucede cuando nadie mira. Igual que las cosas que dicen los árboles en el bosque cuando nadie está escuchando -se dice en la NASA que son fragmentos del Ulises y que no es que sea cuando no escuchan sino que la gente huía. Pues el caso es que ayer me sentí un poco así. La Selección, si no la miras, juega bien, gana, resuelve, con jugadores jóvenes y voluntariosos dando lo mejor de sí con mucho talento e ilusión. La pena es que si dejas de mirarla no sé qué sentido tendría la vida. Venga, yo creo que con esto ya es bastante. Un beso fuerte a todas las mujeres guapas consanguineas de nuestros lectores.

por R.B.B.E.
11 octubre , 2007

Es un bendito. Un mártir. Un incomprendido. Cuando todos creían que la Fiesta Nacional de 2007 iba a estar monopolizada por la Familia Real, a riesgo de ser recibida en la parada militar de la Castellana con división de opiniones -o, en otro plano pero no de menor importancia, por la no convocatoria de Raúl en el equipo de la RFEF-, aparece Laporta para desviar la atención y mantener la deseable estabilidad institucional que España reclama. Que no está bien visto llamarle putero, ludópata, borracho, blando, izquierdista al Rey a Aragonés, tampoco quemar sus fotos, pero en cambio sí puede actuar como elemento catalizador del orgullo patrio ponerle el dedo en el ojo al bueno de Jan, nunca suficientemente ponderado como baluarte cohesionador de esto que ha venido a llamarse España. Porque si primero fueron sus declaraciones pidiendo a los futbolistas del Fútbol Club Barcelona que no metieran la pierna en El Partido del equipo de la RFEF -escuché a un periodista iluminado decir que Laporta pedía a unos profesionales que no se comportaran como tales, pero el hecho cierto es que los profesionales lo son en sus clubes, que les pagan a cambio de su trabajo voluntario, no en el equipo de la RFEF, donde van de gorra y obligados, y eso tiene otro nombre-, recomenadación que ha sido desautorizada por todos y cuantos jugadores profesionales, bien sean del propio Barcelona o no, han sido consultados. Apunte RBBE: no entendemos desde aquí a qué tanta polvareda, pues bien es sabido que los jugadores internacionales españoles meter la pierna, ya sea por hache, por bé o por hachebé, lo que se dice meter la pierna pues como que no. Y ahora, por si lo anterior no hubiera sido suficiente, se descuelga en una conferencia en la tan traída y llevada Feria del Libro de Frankfurt (ya nos disculparéis por hablar en la RBBE de eventos de tan mal gusto artístico y escaso calado intelectual, en oposición al bendito balompié) abogando por la República Catalana del Barça -ni ligas catalanas ni hostias, a jugar contra el Barça B, el C, el femenino, el de fútbol sala y los juveniles-. A saber qué quiso decir. O mejor: seguro que no quiso decir nada y lo hizo sólo para sembrar polémica, provocar ruido, que la Brunete mediática se le echara al cuello, y tener a las mentes más preclaras del país intentando desentrañar el criptograma encerrado en la paletada de «República Catalana del Barça», todos despistados, mientras, a nuestras espaldas, el Rey sigue ejerciendo de Rey y los internacionales españoles se dosifican en Dinamarca para ganar un mes entero de vacaciones en Junio de 2008.

Lo primero lo dijo en serio pero en la HUEFA y la FILFA se lo tomaran a broma. Lo segundo, dicen, lo dijo en broma -no era, como bien apuntan nuestros comentaristas, el eje central de la conferencia- pero, desafortunadamente, será tomado en serio. Muy en serio. Hacia la überhispanidad por el catalanismo.

EDIT: Real Madrid is Spain

por R.B.B.E.
13 septiembre , 2007

El otro día, no sé en qué medio, la verdad -siempre los citamos- lei una buena metáfora balompédica sobre alguien -tal vez el Madrid en el Bernabéu contra el Sevilla en la Supercopa: atacaban como un borracho intentando abrir la cerradura a las cinco de la mañana.  Ayer en el Tartiere, tremenda tierra de beodos, la comparación sí que era plenamente válida. Aparte de eso, tengo otra teoría. Yo, por  ejemplo, dejé el fútbol prematuramente, a los veintidós años, por una lesión muy grave con la que me astillé el Fatucheli en escama, sobrecargó el Pirulequis, derramó el Jamaraco y dislocó el Espiten. Pero puedo hablar de jugar. Poco, pero algo. Yo, cuando venía a vernos la hermana del tal con sus generosas mamas, temía cagarla, hacer el ridículo y quedar como un patán. Me sentía atenazado. Pese a ello, en cualquier caso, al jugar, jugaba. El fútbol es una cosa que cuando la bola está en marcha uno se pone a lo suyo y juega. Es como una danza de autómatas, el balón circula y tú te mueves al compás. Tal vez los artistas se puedan cohibir más por motivos psicológicos y presión ambiental, yo era defensa central de la peor estofa y me era más fácil cumplir. Sin embargo, la movida es que, por unas tetas, no  la jodes, pero por un padre que te esté explicando qué hacer en cada jugada, como les pasaba a otros, o con un entrenador que no pare de gritarte, como me pasaba a mi, sí te puedes descentrar. Es entonces cuando juegas a hacer lo tuyo y a correr. Eso noté en España ayer. Mucho ataque premeditado, prediseñado, precocinado, presaboreado, pre… mierda. Jugada por la banda y pase, con todo tu estilo y pedigrí, al central; tiros a puerta viriles y elegantes, al puto centro, cuando no arriba. Es obvio, y ya lo sabíamos, que España en lugar de empujar a nuestros jugadores cuando no pueden más, como pasa con selecciones de onvres completos y países unos como Argentina, aquí es una losa. Un a pesar de. Pero ahí hemos estado, ganando malamente, con sustos al final y situaciones de pánico que parecían una excursión de fin de curso de tercero de BUP féminas de colegio de monjas con Bertín Osborne suelto por el hotel. Veremos qué nos depara la puta más vieja y desdentada de nuestra Selección: la Danesa.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
12 septiembre , 2007

Someter imperios de neanderthales, declarar cuatro guerras a uno mismo en cien años o tomar una roca al enemigo contabilizando sólo una baja -la rodilla rota del primero que saltó del helicóptero- son algunas de las grandes gestas de nuesto país a las que sólo se podría acercar, de lejos pero con su caché, que no es poco, Italia. Hoy tenemos otra cita con la historia. Enfrentados a un enemigo menor, con la cosa esa de los «jugones», se mete España a jugar en la ratonera del Tartiere. Loor y Gloria a los rojigualdos y su caballerosidad, que sólo falta que reguemos el campo para hacer un barrizal y darles más ventaja. A nosotros nos da igual todo. Uno puede cansarse de su club si gana o pierde mucho, pero no de España, que siempre está en la delgada línea roja entre la nada y la nadilla. Saborear el sopor primero, el accidente súbito después, la tragedia a mitad, el desastre a continuación y la caída del Imperio Romano al final no está al alcance de cualquiera. Y no lo está porque repetir una y otra vez, venga y dale, siempre firmes, siempre sintonizando el partido y diciendo ¡huy! cuando se sabe que va a dar al palo en el minuto 92 es de auténticos y putos héroes. Amigos de La Roja, enorgulleceros en días como hoy de estar muchos metros por encima del resto de humanoídes. Somos superhombres nietzschenianos frente al que toma la postura fácil de ser español y mofarse de España o de los buitres como Laporta que aprovechan la miseria pútrida de estos duros días para ladrar que no quiere ceder jugadores a la selección y tal y cual, justo en la Diada -otra gran victoria de España que no sé por qué no se celebra, es que no celebramos ni una, parecemos tontos- y encima su berrinche se debe a una púa que le ha hecho otro catalán, el seleccionador francés Domenech. En fin, cojámonos de la mano, fuerte, arruguemos, si es posible al menos un pelín, nuestros rostros curtidos por el sol, y vayamos, firmes, derechos y seguros, caminando a paso ligero, hacia el horror. No somos lo que los psicólogos llaman evitativos, ni huidizos ni de ninguna familia de roedores. Somos hombres españoles. ¡Viva el Rey! Si vencemos, si el rival dobla la rodilla, obtendremos más gloria en forma de más angustia y más agonía. La de siempre, Dinamarca, nos espera.

por R.B.B.E.
10 septiembre , 2007

La absoluta: al igual que el Gobierno del Reino, que se tuvo que comer el tema del Estatuto de Cataluña y el Proceso de Paz bajo acusaciones de antiespañol, y que ahora ha dado, en este sprint final, un inquietantemente llamado «giro españolista», la Selección Española viene de joder la clasificación palmando contra Irlanda del Norte en las primeras jornadas y nos ofrece un fútbol ramplón y enclenque, pero, con muy buen tino, cuando el aficionado ya está desasosegado en el sillón ahíto de insultar a los jugadores, cagarse en todas las provincias de España de las que son naturales y estar a punto de prenderle fuego cual Nerón al madrileño barrio de Hortaleza, toma tomate: gol de un efebo albaceteño y la agonía aplazada una vez más al choque con otra potencia futbolística que al mundo abruma con su juego: Letonia. Viene a ser la alegría como buscar el punto a coco degustando un vino de uva syrah de Dominio de Valdepusa. Se nota, se puede sentir mínimamente y se ve que está ahí, pero cuesta mucho, colega. Cuesta mucho alegrarse.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
7 junio , 2007

La actualidad está que arde. Por un lado nuestro país le ha clavado dos goles dos a Latinua y dos goles dos a Lichastonia. Se trata de dos combinados balompédicos de gran nivel, dos países poderosos que tienen en jaque a las potencias emergentes, estamos muy orgullosos y les deseamos a nuestros jugadores un feliz regreso desde sudamérica, tras esta gira triunfal, de lo más placentero. Obsérvese si no fue el del sábado un partido a cara de perro de gran expectación, que en el campo, presenciando el encuentro, había una granja. En el gol norte estaba, hasta se había traído a gente asomada a las ventanas. Yo no había visto eso desde el Calderón, estadio al que acude habitualmente una autopista radial, aunque nunca sube a la grada, se queda por ahí tomando algo en los bares de dentro. En otro orden de cosas, el Steaua de Bucarest -un equipo rumano, de la clase media europea, que ostenta una Copa de Europa en sus vitrinas, pues eso, que un día te plantas en la final, te toca un contrincante mediocre al que no conoce ni dios y aprovechas para humillarlo y campeonar- resulta que ha prohibido que por la megafonía del estadio suene el We´re the Champios, atención, porque Freddy Mercury era maricón. El presidente, Gigi Becali, ha aprovechado además para criticar la Gay Parade que se celebra en Budapest con la siguiente perla en el diario Evenimentul Zilei: «No tengo nada contra los homosexuales, pero ¿por qué hacen el desfile, para atraer a los niños? (…) Desde ahora en adelante mandaré que se escuche en Ghencea [el estadio del club] música religiosa, y no satánica. Yo pago y pongo la música que quiero. ¡Que aquel homosexual no cante más la melodía sobre la destrucción!». Con tal conmoción en el campo de la fuerza, la Real Bitácora Balompédica Española ha señalado el día de hoy y no otro, hoy, como momento idóneo a la vista de la actualidad para que nuestros lectores nos envíen letras para que los jugadores puedan cantar mientras suena la Gloriosa Marcha Real, himno de nuestra eterna nación única, sacrosanta e indivisible, a la par que irreparable, como el VIH. Mi himno lo he dejado en los comentarios ¡Animaos! ¡Hay miles de premios!

por R.B.B.E.
5 junio , 2007

 

Luís Aragonés ha hecho todo lo posible para calmar los ánimos con la prensa, pero no ha podido disimular un hecho escandaloso: Puyol y Xavi son simpatizantes fervorosos del Partido Popular. Observen la imagen, sólo dos jugadores tuvieron la desvergüenza en el partido contra Letonia de ocultar la señera que el Gobierno había situado en las medias de la indumentaria (ver imagen). Qué se creerán, que por ocultar la señera dejarán de ser catalanes, que no se puede ser catalán apellidándose Hernández. Ahí lo tienen, los simpatizantes del Partido Popular no atienden a razones ni guardan respeto por nada: me pones una señera, me la tapo. Más fotos en el interior.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
20 abril , 2007

Una característica muy común de los futbolistas al margen de que no tienen cultura y son unos peseteros, es que generalmente suelen ser muy cobardes. Una cosa es que no se muerda la mano que te da de comer y otra que sean incapaces de firmar manifiestos o declaraciones conjuntas que no sean para situar en un mismo plano al ciudadano que le arranca una pierna a otro por no compartir sus ideas. El caso más reciente de todo este mecanismo es el de Gabri. Sujeto que dificilmente pisará la selección en lo que le queda de vida, aprovecha la coyuntura y su salida de España para meterle caña a la Federación. Sus declaraciones, eso sí, están cargadas de verdad, aunque en un alarde de victimismo que en nada ayuda a solucionar lo que critica, confiere a España una voluntad propia y única que, para más cojones, adscribe a la prensa ultra y sus desvarios. Con todo, bien está que los balompedistas rajen. Coño.

Seguir leyendo… »

por R.B.B.E.
29 marzo , 2007

Sólo faltaba un géiser en mitad del campo para que el partido fuera el soñado y más favorable para los islandeses. Tenían enfrente a una selección española, por si eso ya no fuera poco para ganar, con la prensa revuelta, lluvia torrencial, el seleccionador histérico y los jugadores de uñas con su entrenador. La semana ha estado llena de dimes y diretes hasta tal punto que nadie ha indagado en quién defenestró el virgo anal de Gudjohnsen cuando tenía dieciséis años (la titiritera Björk) Nosotros ya teníamos la comedia preparada: faltaba el hijo del pocero. Pero Iniesta ha querido que en tamaña alcantarilla España se llevase otros tres puntos de madera, un material tradicional, útil y fiable. Estamos encantados con la definición del joven albaceteño. En su situación, nueve de cada diez jugadores españoles y uno de cada diez dentistas hubieran pisado y ejecutado raso, o controlado para escorarse y centrar, o mandado a las nubes -hola Emilio Butragueño Santos- o vete tú a saber cuántas cosas se pueden hacer con un balón en lugar de enchufarla directamente para disgusto de nuestra españolidad españolosa. Pero el caso es que al final con todo, absolutamente todo en contra -nosotros, el clima, el entorno y una ocasión clamorosa a punto de caramelo para ser malograda- al final lo hemos hecho. Qué raritos somos. Hoy era más que lógico joderla.  Dios es español, todo el mundo lo sabe. Y no hay nadie más caprichoso que Dios.

por R.B.B.E.
26 marzo , 2007

Hemerotecas de Satán, presenta a Ramón Calderón en «Ufano Casquivano», una producción del 24 de Octubre de 2006 para Diario As:  Pregunta: ¿Qué importancia ha tenido Raúl y la reunión entre los jugadores en Bucarest? Respuesta: Raúl es un jugador que me entusiasma. Un jugador como él no tiene precio. En el minuto 92 estaba en el córner presionando al rival. Metió un gol excepcional, motiva a los demás… Capello me dice que da todo. Tras lo de Getafe, me dijo en Bucarest que sufre mucho, que no había dormido y que si esto seguía así se marchaba, liberaba al club de pagar el sueldo de su largo contrato. Vamos a intentar que la Selección vuelva al Bernabéu para el España-Dinamarca del 24 de marzo. Si no está Raúl, no les dejamos el campo…