Muchos medios para no tanta derecha

Ya hemos insistido en varias ocasiones en que la inflación de grupos mediáticos conservadores (o reaccionarios, según los casos) en España no es, utilizando una expresión que ha hecho fortuna, “sostenible en términos económicos”. Conforme pasa el tiempo, esta predicción va clarificándose más y más. La profundidad de la crisis económica, el descenso de la publicidad y la evidencia de que los medios de comunicación convencionales han de adaptarse al nuevo escenario mediático (plantillas más pequeñas y desinversiones en la comunicación tradicional, sobre todo en las publicaciones impresas) están provocando una oleada de cierres, despidos y reconversiones apresuradas.

Hace un par de meses, la edición impresa de Público cerró definitivamente. En esta decisión tuvo un peso en absoluto menor la derrota del PSOE en las elecciones generales de noviembre y la posterior de Chacón (por la mínima) en el congreso de Sevilla. Así son las cosas en España: los negocios, en cualquier sector, funcionan mucho mejor con el calor que da el apoyo del poder político, y los medios de comunicación (con sus concesiones administrativas, contratación desde los medios públicos, programas de prensa-escuela y publicidad institucional) en absoluto constituyen una excepción a la regla.

Ese factor, que explica en parte el cierre de Público, también explica que se mantengan algunas cabeceras de prensa totalmente deficitarias. Pienso, sobre todo, en las “trillizas” de la prensa amarilla en España: La Razón- ABC – La Gaceta, cuya irrelevancia cada vez mayor puede medirse en términos de hasta qué punto intentan escandalizar con portadas más y más sectarias, sensacionalistas y, en definitiva, ridículas. Aquí va una muestra:

Comparado con esto, las hagiografías de El País a los jerarcas del nuevo régimen y sus soflamas ultraderechistas en casi todo lo que tiene que ver con Hispanoamérica, así como los arranques de conspiranoia y campañas prefabricadas que tanto le gustan a Pedro J. en El Mundo, casi parecen perdonables. Al menos, El País y El Mundo siguen siendo influyentes, como también lo es La Vanguardia.

¿Son influyentes, en cambio, ABC, La Razón y La Gaceta? Cada vez menos. Primero, porque se leen muy poco, y en segundo lugar, porque es difícil tomárselos mínimamente en serio. La Razón aguanta porque su dueño, José Manuel Lara, no tiene inconvenientes en perder algo de dinero con el periódico mientras Antena 3 siga dándole unos beneficios anuales cercanos a los 100 millones de euros. ABC es motivo de conflicto interno en Vocento. La fusión entre la editora de ABC y la del grupo Correo tenía por objeto coronar al principal grupo de prensa regional con una cabecera de ámbito nacional. La apuesta no ha salido bien; ABC se regala encartado con los periódicos del grupo Correo en un intento de disimular una evidencia: cada vez lo lee menos gente. Cada vez pierde más dinero. Y, sobre todo, carece de identidad. Una identidad que sí tenía hace no tanto como diario de señores mayores con bigotillo y señoras con perlas. Que no es un chollo, pero es mejor que nada. Hay movimientos de fondo en Vocento que intentan desembarazarse del ABC, y de lo que ABC comporta (en términos económicos y de sesgo ideológico), como sea.

¿Por qué aguanta La Gaceta? Y, ya puestos… ¿Por qué aguanta Intereconomía? Proliferan las noticias sobre su hundimiento en audiencia (de La Gaceta) y en facturación publicitaria (de todo el grupo). Las pérdidas, que hasta 2010 ascendían a unos 16 millones de euros, pueden haberse desbocado (hasta los 39 millones de euros en total) en sólo un año.

Intereconomía es un grupo que nació con el indisimulado propósito de influir ideológicamente, desde unos postulados inequívocamente ultraderechistas, aunque más ligados con el pensamiento reaccionario español de toda la vida (nacional-catolicismo) que con devaneos ultras “modernos”. La apuesta les salió inicialmente muy bien: arrinconaron a su competencia (sobre todo a Libertad Digital, aprovechando el despido de Jiménez Losantos de la cadena Cope) y consiguieron, hasta cierto punto, moldear la opinión pública, aunque sólo fuera porque, a la luz de las barbaridades que soltaban, acababan “tirando del carro”, en plan Raúl, del conjunto de los medios situados a su izquierda (es decir, todos), con la excepción de los medios más nítidamente izquierdistas. Es decir, polarización del discurso y creación de bandos enfrentados. Una dialéctica en la que Intereconomía, obviamente, se siente a gusto.

Pero eso podía funcionar cuando realmente había un rival al que batir, y también contando con una situación económica sensiblemente mejor que la actual. En estos momentos, con la mayoría absoluta del PP, extensiva a la mayoría de CCAA y los ayuntamientos más importantes, Intereconomía tiene pocos alicientes. Un problema que comparte con ABC, La Razón y el resto de la derecha mediática. No es lo mismo decir que España se rompe porque Zapatero haga un decretazo desde La Moncloa que porque tres sindicalistas se tomen unas cañas “en lugar de ir a la manifestación”. La incomparecencia del rival ideológico, así como el escenario de competencia con otros grupos que se dirigen al mismo público, obliga a extremar cada vez más el mensaje, y sobre todo a hacerlo más y más ridículo.

La audiencia dispuesta a consumir contenidos con este enfoque tampoco es infinita. No sólo eso, sino que tenderá a menguar conforme sea el Gobierno, y no el PSOE, quien arrostre las consecuencias de la crisis. Algo que ya pudimos ver en Andalucía.

En este contexto, un grupo como Intereconomía, con unos 800 trabajadores y audiencias muy pequeñas (25.000 ejemplares de La Gaceta y en torno al 1,5% de la audiencia en televisión) lo tiene realmente complicado para sobrevivir. Ni siquiera los favores del Gobierno, de haberlos, pueden apuntalar el proyecto. A menos que lo hagan los propios promotores del proyecto por una cuestión de creer en la causa (ideológico-religiosa), que todo puede ser. Al menos, demostrarían algo que les gusta mucho exhibir: convicciones y firmeza, contra viento y marea.



23 comentarios en Muchos medios para no tanta derecha »
  1. Yo imagino que Intereconomía tratará de sobrevivir, aun a medio gas, los (4 u 8) años de legislatura del PP, conscientes de que la crisis castigará a Rajoy y el PSOE volverá a gobernar, momento en el que volverían a desplegarse.

    De hecho, y dado que el negocio de estos medios es mucho más próspero con la izquierda en el gobierno, podríamos asistir a contradicciones interesantes en las próximas campañas electorales: la ideología del medio vs su interés económico.

    Comentario escrito por Juan Ant. — 09 de abril de 2012 a las 5:10 pm

  2. ABC se queda sin lectores porque toda esperanza de vida tiene un límite… Por cierto, ¿no se rumoreó que lo quería comprar Murdoch?
    Lamentablemente sí que hay un nicho para ese periodismo reaccionario-sensacionalista, lo que pasa es que se han fracturado demasiado. En la radio, en los buenos tiempos de Don Federico, todo el mundo que quería drogaína de la buena -hasta los de izquierdas masoquistas, como yo mismo- escuchaba la COPE, pero al irse a esRadio se le perdió la pista y el frente común Losantos-Cristina Schinchin(o como se diga)-Villa-Vidal se dividió.
    Si se juntaran todos los neofascistas bajo una misma marca, como hacen los estadounidenses con FOX, les iría mucho mejor (es la única cadena estadoundense que aguanta el envite de la crisis a base de radicalizarse). Es una idea, pero no seré yo quien se la proponga. En cualquier caso es hasta divertido ver cómo se superan cada día con sus portadas.
    Un saludo!

    Comentario escrito por edv — 09 de abril de 2012 a las 5:29 pm

  3. A ver cómo contextualizas esto: http://genoveses.blogspot.com.es/2012/03/la-cadena-ser-y-sus-tertulianos.html

    Comentario escrito por Álvaro — 09 de abril de 2012 a las 5:39 pm

  4. ” [El País] y sus soflamas ultraderechistas en casi todo lo que tiene que ver con Hispanoamérica,”

    Que grande, ahora criticar la dictadura castrista o Hugo Chávez es ultraderechista.

    Comentario escrito por Sokal — 09 de abril de 2012 a las 5:56 pm

  5. Los de Intereconomía también encontrarán rival ideológico. El PP no es un bloque homogéneo, además de los ultras, están los centristas, los democristianos, los liberales auténticos, los que van a su negocio y lo que menos les interesa es el ruído,… Supongo que ahora es un poco difícil echarse a la yugular de un Rajoy que ha superado los escaños del mismísimo Aznar, incluso doña Esperanza Aguirre parece haberlo entendido y se entretiene maquillando sus cuentas mientras espera pacientemente su hora.
    Esos,en su día, criticaban a Rajoy y al sector mayoritario del PP que le apoya. Con eso tienen tema, porque siempre podrán decir que le falta carácter y voluntad a don Mariano para realizar las reformas que el país necesita y enviar a socialistas, comunistas, nacionalistas, perroflautas,…, al paredón. Y todavía quedan puntos negros en España que necesitan ser salvados, el separatismo campa a sus anchas en Cataluña, los rojos en Andalucía y los mismos socialistas son los que están haciendo todo lo posible para que la ETA salga de cárceles y madrigueras para entrar por la puerta grande en las instituciones.
    Y encima, en menos de un mes el Madrid ha pasado de estar celebrando el título a tener flojera intestinal.
    Tema, si quieren, tienen bastante. Otra cosa es que consigan un euro, y alguna iniciativa inteligente, como esa de pedir donativos a sus adeptos, la han tenido, lo que no sé es si han recaudado mucho, pero como les dé por contratar al responsable de comercializar los pagarés de Nueva Rumasa, se forran.

    Comentario escrito por Lluís — 09 de abril de 2012 a las 7:46 pm

  6. Mozo

    Dónde hablas de las subvenciones encubiertas? Vi el tweet y pensé “notición”

    Sensacionalista, me has engañado :-D

    Comentario escrito por Garvoz — 09 de abril de 2012 a las 9:01 pm

  7. ¡Muy buen artículo! Siempre es una mala noticia cuando un medio de comunicación anuncia su cierre pero es peor aún que en un país sólo haya medios de un color político. Y qué medios.

    Comentario escrito por Albret Hitman — 09 de abril de 2012 a las 9:49 pm

  8. #4 Sokal, El País lleva años haciendo bastante más que criticar. En el recuerdo queda ese editorial de 2002 apoyando el golpe de Estado contra Chávez. Por otra parte, desde que entró Liberty el viraje en su información sobre el “patio trasero” ha sido espectacular. Antes se basaban sólo en los gobiernos que comprasen manuales de Polanco. Ahora harían las envidias del Tea Party. No sólo se meten con Castro o Chávez, se meten con todo lo que huela, aunque sea remotamente, a “izquierda”

    Comentario escrito por Guillermo — 10 de abril de 2012 a las 10:14 am

  9. Ya, y yo que he visto a la izquierda esa de Chávez a cinco centimetros mio, te digo que para meterse con ellos no hace falta ser ultraderechista, tan sólo hace falta tener dos dedos de frente.

    Otra cosa es que aqui no estemos abocados a buscar a uno parecido a base de desprestigio de la clase política dirigente y dirección económica basada en la destrucción total de todo lo que no sean bancos. No como solución, igual que Chávez no lo ha sido, sino como última etapa de la descomposición.

    Comentario escrito por Latro — 10 de abril de 2012 a las 12:17 pm

  10. En cuanto al tema en sí… cristo bendito y a mi me daba risa la Razón hace años. Al parecer si que la cosa debe estar mal cuando la pelea es por decir la burrada mas grande en portada.

    Comentario escrito por Latro — 10 de abril de 2012 a las 12:21 pm

  11. El problema del ABC es que hace 15-20 años, tras la caída de cabeceras como el Alcázar, era lo más troglodita que uno podía encontrarse. Ahora, a su derecha han aparecido medios como la Razón o LD, y cuando le conviene incluso El Mundo hace incursiones en ese terreno. Sin necesidad de variar su línea editorial, ha acabado pareciendo incluso un medio serio. Pero claro, su clientela, señores de bigotito fino, domicilio en Madrid y cercanías, católicos, monárquicos (no juancarlistas, sino monárquicos de los de verdad) y que huelen a naftalina, se están muriendo de viejos, sus hijos apostaron hace tiempo por la gomina y El Mundo y sus nietos, simplemente, no leen.

    Comentario escrito por Lluís — 10 de abril de 2012 a las 1:12 pm

  12. Se echa de menos que comentes cómo está la situación en El Mundo, que no es parte del tripartito pero tiene también unas pérdidas millonarias (El País sacó la noticia, todo ufano, hace un par de semanas) y no se entiende muy bien cómo se sostiene (bueno, sí, porque la matriz le pasa pasta, pero habría que ver hasta cuando).

    Comentario escrito por Johnnie — 10 de abril de 2012 a las 2:35 pm

  13. Estoy de acuerdo con Guillermo: la línea informativa de El País con América Latina es de juzgado de guardia. El último ejemplo es la que ha montado con la situación de Repsol-YPF en Argentina. Vamos, que uno lee un periódico serio, como Página 12 y luego compara con las soflamas de PRISA y puede sacar para horas de risas y divertimento. En cuanto al digno comentarista que habla de la “dictadura chavista”, solo recordarle que ese señor ha ganado más elecciones y referéndums que cualquier político europeo en toda su vida. Es más, porque de eso no se habla mucho: o los venezolanos son tontos o va a resultar que desde el año 1998 se ha producido un reparto de riqueza nada difundido por estas partes del mundo: evidentemente, no por El País.

    Comentario escrito por SinanPacha — 10 de abril de 2012 a las 4:36 pm

  14. Vale que si tienes un punto de vista de izquierda, todos o casi todos se encuadran en “ultraderecha”. Pero pensar que son todos iguales, es un error.

    Pensad cómo vería un votante del PP un ecosistema de pequeñas cadenas o multimedias de línea comunista estalinista, otra eurocomunista, una tercera del POUM (trotskista, maomeno), y un cuarta libertaria.

    Le parecerán todos “extrema izquierda” pero ¿verdad que es medio absurdo pensar que se pueden fusionar todas? ¿no es verdad, que lo más probable es que tendrían diferencias irreconciliables?

    Comentario escrito por Dr. Gregorio de la Casa — 10 de abril de 2012 a las 5:26 pm

  15. Mi taxonomía particular:

    Al igual que el comunismo era el socialismo más la electricidad, Intereconomía es el Franquismo Sociológico o Nacionalcatolicismo más intenet y móviles. Más las redes, vaya.

    Los de Libertad Digital me parecían más arriesgados: Un perfil de Neocón y Neoliberalismo, en matrimonio de pura conveniencia (que no por amor ni mucho menos), como durante el Bushismo Jr. En el fondo, vienen a intentar crear su propio público, que por éstos lares hay gente tradicional y conservadora, y más o menos liberal los menos. Pero aquí no hay verdaderos neocons a lo yanqui, ni neolibs, ni libertarians, ni ultraliberales.

    Y luego están los Demócrata Cristianos, que llevan desde la transición tratando de montar algo pero que nunca se han comido ni un colín. O sea, la sucesión de intentos sucesivos alrededor de COPE y similares. Es decir, los de 13TV que tampoco sé lo que durarán.

    Finalmente está la inmensa mayoría del votante PePero, que es mucho más heterogéneo desde el punto de vista ideológico de lo que habitualmente se nos vende. Que de lo único que están todos seguros es de que no quieren al PSOE, pero que a partir de ahí tienes bastante variedad. Que no votan por adhesión, sino por rechazo.

    Con éstos últimos el PePé nunca se ha molestado en verdad: en construir un medio afín que le sirva para comunicarse con ellos, “evangelizar” de continuo, “justificar” sus actuaciones, desgastar a los demás, y tal. Al estilo de PRISA con el PSOE desde la transición. En parte porque éstos del PePé siguen sin entender los medios, ni los nuevos tiempos, ni la necesidad de comunicarse con la sociedad; y en parte porque están convencidos de que tienen ésos votos asegurados por siempre jamás y que no tienen que cuidarlos.

    Comentario escrito por Dr. Gregorio de la Casa — 10 de abril de 2012 a las 5:41 pm

  16. ¡¡¡ Ostraaas !!!

    Que arranco el Imagenio (en Madrid), después de unas semanas ausente. No está “La 10” (si no recuerdo mal era de Vocento), ni “Libertad Digital”.

    La primera, por lo que leo cerrada ya hace tiempo. Y yo con éstos pelos, ni me había enterado. La segunda (Lib. Digital TV) parece ser que se negó a pagar a Telefónica-Movistar el canon para estar incluida en la oferta de Imagenio, o algo asín.

    Esto ya es como El Corte Inglés, que si eres pequeño tienes que pagarles para que te ponga en sus lineales.

    Comentario escrito por Dr. Gregorio de la Casa — 10 de abril de 2012 a las 8:04 pm

  17. Pues esto ya me parece la escojonación, D. Gulliermo. Guemes con blog en “El país”:

    http://blogs.elpais.com/via-ie-business/2012/04/nuevas-empresas-y-la-creacion-de-empleo-por-juan-jose-guemes-.html

    Creo que ya ni se molestan en disimular. Van a por la audiencia pija de aifon y aipad y la ideología se la sopla.

    Comentario escrito por John Constantine — 10 de abril de 2012 a las 10:36 pm

  18. ¿Y qué me dices de esta maravilla de “Economía con valores”, de unos profesores del Opus?

    http://blogs.elpais.com/economia-con-valores/

    Comentario escrito por Guillermo — 10 de abril de 2012 a las 11:31 pm

  19. Como nota jocosa, ayer en el ABC publicaron una disculpa por el dibujito de España de arriba, que, por si no se habían dado uds. cuenta, no incluye los archipiélagos ni Ceuta y Melilla. ABC, jactándose de ser “poco sospechoso” de quebrar la unidad de España, o algo así, incluía la “versión completa” con todo el territorio patrio… descacharrante… en fin, esto me pasa por tomar el café en según qué bares…

    Comentario escrito por mikiroy — 11 de abril de 2012 a las 4:18 pm

  20. […] etc. En resumen: este hombre está preparado para dirigir el ABC y quedarse a gusto con unas cuantas portadas sobre los nazis del PSOE. Artículos […]

    Pingback escrito por Combate moral – Michael Burleigh « La Página Definitiva — 11 de abril de 2012 a las 5:24 pm

  21. Para cúando un análisis de los medios en les regiones díscolas?

    Comentario escrito por lo pescador del Fluvià — 14 de abril de 2012 a las 1:21 pm

  22. […] En cuanto a Beatriz Talegón, el tiempo, y muy rápidamente, la ha puesto en su sitio. Por un lado, lo del sueldo (cobra 2500 € al mes, y cobraba más de 4000 como asesora de Castilla – La Mancha en Bruselas; así son las cosas en España), que es verdad que revela, una vez más, la falta de sentido autocrítico de aquellos que cogen la antorcha de la pureza; sobre todo, porque alrededor tendrán a muchos otros dispuestos a quemarles con sus propias antorchas. Pero a mí, la verdad, cebarse así en alguien que gana un buen sueldo, pero tampoco la panacea, me parece una argumentación que acaba conduciendo directamente al síndrome “cerveza de sindicalista”. Ya saben de lo que hablo. […]

    Pingback escrito por Beatriz Talegón | Chapapote Discursivo — 18 de febrero de 2013 a las 11:28 pm

  23. […] abundantes del siglo III en adelante, y muchas cristianas, con lo que hay que tomárselas como las portadas del ABC en pleno zapaterismo. Todo el siglo tercero cae bajo el signo de una Crisis que ríanse de la actual, y que los […]

    Pingback escrito por “The Fall Of the West: The Death of the Roman Superpower” – Adrian Goldsworthy « La Página Definitiva — 23 de marzo de 2016 a las 4:33 pm

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, aunque no aparece publicada)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI