¿Dónde están los votos del Hundimiento del PSOE?

Las Elecciones Generales del domingo nos dejan algunos datos curiosos en términos de desplazamiento del voto. Es evidente que lo que hemos vivido, fundamentalmente, es un auténtico hundimiento del voto socialista, del cual han bebido prácticamente todos los demás partidos. Casi nadie ha perdido posiciones respecto de 2008, salvo el PSOE, que pierde 4.300.000 votos y 59 escaños, más de un tercio de los conseguidos entonces. La cuestión es: ¿dónde los ha perdido?

Pues prácticamente en todas partes, como podemos ver aquí. Pero, sobre todo, en las regiones que constituyeron el eje de su victoria en 2008: Cataluña y Andalucía, donde pierde 11 escaños en cada uno de los territorios, y el País Vasco, donde pierde 5 de los 9 cosechados en 2008. También querría destacar el caso de Aragón, una comunidad poco poblada en la que el PSOE consiguió 8 escaños en 2008 y ahora se ha quedado en cuatro. Es decir: el PSOE se hunde en sus “graneros” electorales. Especialmente sangrante es el caso de Andalucía, por su importancia demográfica y por el vuelco electoral que consigue el PP, que quizás tenga recorrido suficiente para optar a la mayoría absoluta en las Autonómicas andaluzas de marzo.

El PP, por su parte, sube en toda España (en especial en Andalucía) y consolida sus bastiones electorales tradicionales. En ellos, precisamente porque ya sacaba muy buenos resultados en el pasado, su crecimiento es relativo: un escaño más en Madrid, Murcia (hasta llegar al humillante 8 – 2 al PSOE), otro más en la Comunidad Valenciana y tres en Castilla y León. En algunos de estos casos (Madrid y la Comunidad Valenciana), la mayoría del hundimiento del PSOE beneficia a otras opciones, como UPyD e IU. De hecho, puede detectarse un minúsculo cansancio del electorado con el PP en la Comunidad Valenciana y Madrid, entendiendo por tal que el PP tiene unos resultados tan espectaculares allí que ha tocado techo y no puede crecer más (en parte, también, por la aparición de UPyD, el “Izquierda Unida” del PP, para entendernos). Quizás no sea más que eso, o quizás comiencen a influir en el electorado los problemas económicos de sendas CCAA, por no hablar de los ayuntamientos de Madrid y Valencia, también gestionados por el PP.

La cuestión que se hacen muchos es cuál ha sido el destino de los 4.300.000 votos que ha perdido el PSOE en estas elecciones. La respuesta habitual a esta pregunta suele encontrarse en el índice de participación, como ocurrió en 2000, cuando la participación fue casi diez puntos menor que en 1996 y el PSOE perdió dos millones de votos. Pero ahora la participación no tiene la respuesta.

Una participación no tan baja: el índice de participación ha sido del 71,69%, unos dos puntos menos que en 2008. En términos absolutos, esto significa un total de 24.590.000 votantes, 1.310.000 menos que en 2008. Sin embargo, a esto también tenemos que unir un segundo factor: el aumento, considerable, de los votos nulos –sobre todo- y en blanco en estas Elecciones Generales respecto de 2008: si restamos votos nulos y votos en blanco, la diferencia aumentaría a 1.500.000 votos emitidos a candidaturas menos que en 2008.

Por otra parte, es preciso recordar que el censo cambia en cada convocatoria electoral. Y no sólo numéricamente. Aparecen nuevos votantes y también desaparecen otros, fallecidos a lo largo de estos cuatro años. Este factor cambia la composición del censo y el electorado potencial. Vista la situación económica y el desgaste del Gobierno del PSOE, es previsible que la mayoría de los nuevos votantes hayan optado por otros partidos.

Finalmente, quedan ver las demás opciones electorales. En términos absolutos, el PP ha conseguido unos 550.000 votos más que en 2008. IU 700.000 más, y UPyD 800.000 más. También hay que tener en cuenta los 200.000 votos cosechados por Equo, aunque no haya conseguido representación. En total, tenemos 2.250.000 votos, que, unidos al descenso 1.500.000 votos a candidaturas producto del aumento de la abstención y de los votos nulos y en blanco, totalizan 3.750.000 votos, muy cerca de la impresionante sangría de 4.300.000 que ha afectado al PSOE.

Sin embargo, todo esto no deja de ser pura aritmética. Probablemente, la mayoría de los votos que se ha llevado Equo o IU, así como el aumento de la abstención, provengan de votantes del PSOE en 2008. Pero en los casos del PP y de UPyD la cosa no está tan clara.

El PP es un partido que, tradicionalmente, ha conseguido un electorado muy estable. Elección tras elección, desde 1996 hasta 2008, sus resultados oscilan en una horquilla muy pequeña de unos 600.000 votos, desde los 9.700.000 de 1996 y 2004 hasta los 10.300.000 de 2000 y 2008. Ahora el PP ha logrado el mejor resultado de su historia, casi once millones de votos. El ascenso parece pequeño, si lo comparamos con la magnitud de la debacle del PSOE, pero es más relevante de lo que se cree: con menor participación, el PP consolida su voto y además consigue captar unos 600.000 votantes más.

A pesar de lo que comúnmente se piensa, los trasvases directos de voto PP-PSOE (y a la inversa) se dan, y no carecen de importancia. Se dan en pequeña escala en términos relativos, pero más significativa en términos absolutos. Es decir: hay pocos trasvases directos de votantes entre PP y PSOE, pero como estos dos partidos concentran a la mayoría del electorado, dicho trasvase sigue siendo numéricamente significativo. De hecho, soy de la opinión de que el trasvase directo, en esta ocasión, probablemente haya superado los mencionados 600.000 votos más del PP. Y ello porque creo que ha habido un segundo trasvase (esto parece el PHN) significativo de votantes: del PP a UPyD.

UPyD es el partido que ha conseguido, en términos absolutos, un mayor crecimiento: de unos 300.000 a 1.100.000 votantes. Resulta tentador pensar, viendo los resultados de los demás partidos, que esos 800.000 votos provienen fundamentalmente del PSOE. Sin embargo, mi opinión es que UPyD está consiguiendo hacer un triple trasvase:

– Votantes del ala derecha del PSOE (centro izquierda) que se van a UPyD
– Votantes del ala izquierda del PP (centro derecha) que se van a UPyD
– Votantes del ala derecha del PP (extrema derecha) que se van a UPyD

Los dos primeros tipos de votantes son los que configuran un partido – bisagra tradicional, de corte centrista. Lo que fundamentalmente busca ser UPyD, ocupar un espacio como el que tuvo el CDS en los años 80. Gente ubicada en el centro político y molesta con las políticas de los dos grandes partidos. El tercer tipo de votante se va a UPyD porque considera que este partido defiende determinadas ideas para él fundamentales (unidad de España y recentralización, firmeza frente al terrorismo separatista) con mayor énfasis que el PP. Sobre todo, que este PP “blandito” de Mariano Rajoy, en teoría alejado de la dureza discursiva e ideológica de la legislatura 2004-2008 y de la última legislatura de Aznar (2000-2004).

Este último trasvase no tiene ninguna lógica con lo que teóricamente es UPyD: un partido de centro, con unos postulados ideológicos en consecuencia. Pero sí que tiene consistencia con las declaraciones de algunos de sus más significados líderes (nuestros ya viejos conocidos Rosa Díez y Carlos Martínez Gorriarán) y con los apoyos mediáticos que ha recibido este partido, fundamentalmente ubicados en la derecha mediática: esa derecha que desde 2008, y con diferentes grados de intensidad, ha intentado socavar al “blandito” Rajoy. Hablo de Libertad Digital, de Intereconomía, de El Mundo, …

En mi opinión, UPyD ha recibido en estas elecciones dos trasvases de voto fundamentales: la derecha del PP y la derecha del PSOE. El trasvase del ala izquierda del PP, en cambio, probablemente haya sido moderado. Si esta hipótesis se confirma, como es obvio resultará difícil para UPyD mantener a su electorado, pues tarde o temprano aflorarán (de hecho, ya llevan algún tiempo aflorando) las contradicciones. La cuestión es si UPyD consigue centrar su discurso y sus prioridades en esta legislatura (y así beber de un voto de centro proveniente tanto del PP como del PSOE), o si continúa en la línea actual, en cuyo caso es posible que pierda buena parte del electorado proveniente del PSOE con que cuenta ahora (que volvería al redil).



24 comentarios en ¿Dónde están los votos del Hundimiento del PSOE?
  1. ¿Ha habido trasvase de votos PP-Amaiur?

    Comentario escrito por Swampling — 22 de noviembre de 2011 a las 6:53 pm

  2. Estic d’acord en tot. Personalment espere, tot i que no he de votar-los en la vida, UPYD es consolide amb els anys com a partit de dreta moderada i liberal (estil CDU o UMP) i que deixe al carcumen pur del PP (que dominen el cotarro a dintre del partit) amb una mà davant i una darrere.

    Però em sorgeix una questió: Tu realment penses que el centre polític com a posició ideològica existeix? perquè per a mi pot ser una tendència cap a la “moderació”, pero mai una posició. Pocs temes accepten una posició “equidistant” entre la dreta i l’esquerra. Per exemple, el tema de l’unitat d’Espanya o la recentralització que comentes et catapulten necessàriament a un costat o altre del centre.

    Comentario escrito por iamgin — 22 de noviembre de 2011 a las 7:41 pm

  3. Yo, aventurándome a una tirada a la piscina espectacular, diría que una mínima (¿cuánto? ni flores, pero pequeña) proporción de los votantes más menos asiduos del PP que han podido por lo que sea recibir la llamada del #nolesvotes han tirado hacia UPyD. Porque, válgame Dios, no votarían a IU, Equo o rojerío declarado, pero con la mezcolanza ideológica de Rosadespaña y compañía, no se sentirían tan incómodos.

    Supongo que se podrían incluir dentro de esa izquierda del PP, de trasvase moderado.

    Esto que puede ser descabellado lo he sacado de mi padre, que ha pasado de tener un voto ‘raro’ (una vez votó a Esperanza Aguirre y a – al loro – Inés Sabanés en las mismas elecciones) tendiendo al PP, a votar a Ciudadanos en Blanco o algo así en las municipales y autonómicas, y UPyD ahora.

    Comentario escrito por The Disruptive — 22 de noviembre de 2011 a las 8:18 pm

  4. Guillermo,

    Yo todas las personas que han votado aquí a UPyD que conozco son de izquierda y ex votantes del PSOE. Mucho me temo que el verdadero 15-M en este país han sido los cientos de miles de personas que han pasado de votar socialista a hacerlo a UPyD.

    Asin te lo digo.

    Comentario escrito por Álvaro — 22 de noviembre de 2011 a las 9:25 pm

  5. Yo no veo el trasvase del PSOE al PP a no ser que sea ruido. Algo errático, ha sucedido que se ha tropezado con la papeleta del PP primero. Que podría llevar a entregar un voto a Zapa en la segunda legislatura y dárselo ahora al PP? No es que no quiera verlo :) es que no lo veo.

    En fin, a lo mejor muchos padres juntos de The disruptive. Perdone que siga con su ejemplo…

    Comentario escrito por Carlos Arrikitown — 22 de noviembre de 2011 a las 9:28 pm

  6. La derecha del PSOE, como cualquier otra derecha, se centraría en las ETA, la economía y los gays. Y después votar en la segunda al Zapa se va al PP? Es ruido.

    Comentario escrito por Carlos Arrikitown — 22 de noviembre de 2011 a las 9:49 pm

  7. Un dato curioso que no se suele comentar es que en estas elecciones el PP ha bajado en número de votos en Madrid. Eso confirma la transferencia a UPyD o el cansancio electoral

    Comentario escrito por Luis — 22 de noviembre de 2011 a las 10:05 pm

  8. Lo siento, pero la idea de que en el momento de mayor movilización y euforia del electorado del PP, como no se había visto nunca en democracia, el PP PIERDE votos por sus DOS flancos a favor de UPyD, sencillamente no se sostiene. La perspectiva de la victoria largamente ansiada opera en sentido estrictamente contrario: la concentración del voto en el previsible vencedor, más allá de rencillas puntuales (maricomplejinismo y otras patologías) entre familias de la derecha.

    La hipótesis más sencilla, y más factible en una primera aproximación, es que muchos electores del PSOE han preferido votar a UPyD antes que pasarse directamente al PP (lo cual resulta dramático para un votante tradicional del PSOE) o seguir votando una política (la del gobierno saliente) incomprensible e ilegible para la izquierda y para el centro.

    Comentario escrito por A.S. — 22 de noviembre de 2011 a las 10:37 pm

  9. #4 Pues yo sí que veo ese trasvase PP-UPyD. En Valencia conozco a bastante gente muy 15M pero con estudios y de familia bien que les han votado.

    Y es gente que en circunstancias normales votaría al PP, pero que opinan que dado lo que ya supone el PP en Valencia resulta un poco bochornoso votarles a no ser que te dé igual la corrupción, tengas la posibilidad o esperanza de chupar del bote o directamente seas ignorante.

    Comentario escrito por Dasoman — 22 de noviembre de 2011 a las 10:40 pm

  10. Tal cual, Álvaro. En Madrid al menos, donde se han llevado un 10% de los votos en medio de la subida de IU y con un PP más o menos donde estaba. Además, los mejores resultados en la capital los han tenido en zonas como Vicálvaro (12%), que no es el distrito de Salamanca precisamente.

    Comentario escrito por Jackie Treehorn — 22 de noviembre de 2011 a las 11:42 pm

  11. Además, que como dice el comentario nº8, sobreestimáis a los votantes del PP si pensáis que, en el momento de expulsar al Gobierno Atila, optaron muchos de ellos por hacer “voto inútil”.

    Comentario escrito por Jackie Treehorn — 22 de noviembre de 2011 a las 11:43 pm

  12. #2 iamgin, el centro político a menudo es una opción instrumental, votantes que deciden su voto por el interés propio (por ejemplo, un minusválido por la Ley de Dependencia, un pensionista porque le suben la pensión, un pequeño empresario porque prometen quitarle un impuesto, …). Se define fundamentalmente por exclusión, esto eso, por presentar resultados ponderados en torno a una serie de valores o políticas. La mayoría de la población española se ubica en torno al centro político, aunque puedan tener posiciones fuertes en determinados temas. Por eso hay gays que votan al PP y gente del Opus Dei que vota al PSOE, aunque sean minoría.

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo_Lopez — 22 de noviembre de 2011 a las 11:47 pm

  13. Y ahora contesto a los demás sobre los trasvases PSOE-PP-UPyD, que además veo relacionados.

    Yo creo que, aunque no lo parezca, el PP ha moderado bastante sus posturas en esta legislatura. Ya no vocifera tanto, ni monta manifestaciones cada semana, más o menos han arrinconado a los más extremistas, … Al mismo tiempo, y como siempre pasa con este partido, conviven varias “almas” en él: los democristianos, los liberales, los franquistas de toda la vida, … Es notorio que el aznarismo duro no está nada contento con el “blandito” Rajoy.

    Entonces aparece UPyD. Un partido cuyo discurso público es más bien duro y en temas más bien focalizados hacia la derecha. Entre otros factores, por la obsesión vasco-etarra de sus dirigentes y porque son esos los temas que interesan a los medios de comunicación que les dan cobijo, que son medios de derecha o de extrema derecha y con oyentes en consecuencia. Yo creo que eso genera un caldo de cultivo para que algunos votantes del PP, que votaban al PP porque no hay otra cosa, ahora digan “pues te vas a joder, Maricomplejines” y voten a UPyD porque su discurso, en los temas que a ellos les importan, les gusta más. No es sólo una abstracción: conozco algunos casos. Todo ello, sin dejar de ver el caudal de votos del PSOE a UPyD, sin duda muy importante (probablemente más que los otros), y el del PP moderado del padre de The Disruptive y los conocidos de Dasoman, aunque este último creo que es menor.

    Sobre el 15M: creo que sus votos se han ido, sobre todo, a IU y al voto nulo, y coincido en que probablemente UPyD también se haya beneficiado (aunque sea marginalmente) del hecho de no ser percibido como un partido del “sistema político” tradicional.

    Sobre trasvases PSOE-PP. Es cierto que resulta muy extraño que el PSOE pase de ganar con un ideario de izquierdas a perder votos que se van al PP. Mi explicación es la siguiente: el PSOE, como el PP, es un partido transversal, un catch-all party en el que la ideología, aunque pueda parecer lo contrario, juega un papel menor que en otros partidos más significados, como IU. Cada vez que el PSOE se debilita, pierde voto. A su izquierda, que se va a IU, y a su derecha, que probablemente se haya ido a UPyD y, en efecto en una muy pequeña medida, al PP.

    Pero aquí entra en juego el voto instrumental al que me refería antes: la gente que vota por razones que no son ideológicas. Que vota al partido en el Gobierno porque las cosas van bien. Al partido que creen que les garantiza mayor bienestar, o, directamente, que “lo suyo” (lo que quiera que sea lo suyo) irá mejor. Y aquí el impacto de la crisis en el voto del PSOE ha sido brutal. Y además, es normal que sea brutal, hablamos de 5 millones de parados y una sensación de inoperancia y desgobierno casi asfixiantes. Y yo creo que ha habido mucha gente, que no se mueve por criterios ideológicos (o no sólo ideológicos, o no principalmente), que ha votado a la alternativa. Que es el PP para la mayoría de la población. Voto al PP para que arregle la economía. Voto al PP porque no son estos mantas del PSOE. Por ahí es por donde puede perder muchos votos el PP, si no lo arregla (ahora bien, como se arregla la economía, o mejora sustancialmente, no se van del sillón en una década).

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo_Lopez — 23 de noviembre de 2011 a las 12:00 am

  14. Muy bien explicada la teoría del votante mediano, Guillermo, pero creo que te confundes con el “Post hoc ergo propter hoc”. Piensa que hay otra posible teoría para la existencia (y triunfo) de UPyD además de la que insinúas (“quiero entrar en política y tengo que escoger una ideología para que, maximizando resultados y minimizando recursos, me voten a mansalva… Ya se!, si me situó en el centro…).

    Como tu dices, “La mayoría de la población española se ubica en torno al centro político, aunque puedan tener posiciones fuertes en determinados temas”, así que no seria raro pensar que entre este conjunto de personas pudiera surgir la necesidad de dar un paso al frente en la política de su país porque las opciones actualmente disponibles están muy lejos de satisfacerlas. Luego todo se pone en marcha y sorpresa, mucha gente parecer estar en consonancia con lo que representa el proyecto. El resto es historia y sobre todo, mucho futuro.

    Para apoyar esta teoría de la que te hablo podría también hablarte de que cuando se fundo el partido hace ya unos años, se hablaba mas o menos de lo mismo que ahora pero con la diferencia de que entonces eso que se decía no era “de centro” y ni siquiera eran cuestiones que se estuvieran debatiendo en la sociedad, pero empiezo a pensar que tu objetividad esta algo tocada cuando se trata de UPyD.

    Saludos.

    Comentario escrito por David — 23 de noviembre de 2011 a las 12:30 am

  15. David, a la vista de lo que comentas y de cómo te expresas, me da la sensación de que eres simpatizante de UPyD. ¿Me equivoco? No te lo digo para invalidar tu argumento, pero sí por ese comentario final que haces sobre que mi objetividad está algo tocada con UPyD. Sistemáticamente todos los partidos políticos llevan meses (desde que abrimos La Paella Rusa) acusándome de tener manía a su partido, así que la cosa no me pilla de nuevas (hoy, sin ir más lejos, un militante de Compromís me acusaba de tenerles inquina a ellos y en cambio hacerles el juego a los de… UPyD).

    Por otra parte… Pues mira, en lo que se refiere a sus líderes principales, si lo que quieres decir es que ambos me parecen unos trepillas impresentables, y que eso es síntoma de subjetividad, sin duda. Ahora bien, no sé qué tiene que ver eso con que evalúe los trasvases de votos de UPyD en un sentido u otro. Está claro que no te gusta mi argumento de que UPyD consigue votos del ala derecha del PP, pero es que no lo comento por joder a UPyD, sino basándone en los argumentos que ya he comentado.

    Y también en algunos datos a mi juicio relevantes: por ejemplo, en barrios de la ciudad de Valencia particularmente conservadores, como Ciutat Vella o Pla del Real, donde UPyD ha sacado muy buenos resultados, el PP ha perdido un 2% o un 3% de los votos. Ya sé que un 2% o un 3% es muy poco, pero para UPyD es la tercera parte de lo que ha sacado en la ciudad de Valencia (7,5%). Una parte sustancial de ese voto provendrá, sin duda, del desplome del PSOE, pero es difícil saberlo, puesto que se lo disputan también IU y Compromís. En cambio, el voto del PP sólo se puede ir a UPyD.

    Puedes decirme ahí que ese voto es el ala centrista del PP, no el ala derechista. Por lo que comentaba de los medios, los temas de debate que privilegia UPyD, así como algunas experiencias personales con conocidos, cercanos a la extrema derecha, que han hecho eso (irse a UPyD), creo que no es así.

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo_Lopez — 23 de noviembre de 2011 a las 1:06 am

  16. Si yo de los trasvases no te hablo, era solo que me parecía que hablabas de UPyD como “instrumental” en el peor de los sentidos (partido de “centro” como instrumento para conseguir poder político) cuando yo defiendo que es instrumental pero en el mejor de ellos (gente de “centro” que al no verse representada usa partido como instrumento).

    No soy afiliado ni simpatizante pero si votante en las ultimas ocasiones. Supongo que soy un español de esos del voto mediano.

    Comentario escrito por David — 23 de noviembre de 2011 a las 1:31 am

  17. Creo que hay un tema que mencionas pero no has desarrollado del todo, Guillermo, y es la renovación generacional del electorado: en España mueren al año unas 300.000 personas, y otras tantas llegan a la edad de votar. En una legislatura, eso son 1.200.000 jubilados menos y 1.200.000 votos nuevos (aprox, que esta legislatura ha sido más corta).

    Los jubilados tienden a ser menos abstencionistas y más pro-grandes partidos, los jóvenes se abstienen más o votan en blanco, una consecuencia de que desde el PPSOE se hayan dedicado a prometer que todo seguiría igual, para que los mayores les votaran y así los jóvenes se vieran “arrastrados” al no haber otras alternativas. UPyD es simplemente una alternativa para gente que quiere que “cambien cosas fundamentales” (porque saben que el sistema actual no les lleva a ninguna parte), frente a quienes votan PPSOE para que todo siga igual (o al menos para que siga lo suficiente como para que ya no les afecten los inevitables cambios). El problema es que se deja todo igual para una mayoría a costa de putear a una minoría – pensiones generosas para los ancianos, pero no para los que hoy son jóvenes, contratos fijos para los mayores, precariedad para los jóvenes, etc. – y ahora llega el punto en que esa minoría ha crecido tanto que se pone en duda el sistema, y se vota a partidos que llevan chorrocientas reformas constitucionales en el programa, aunque no estés del todo de acuerdo con ellos, simplemente por el cambio. Por no mencionar que los jubilados se informan por el Telediario y la Prensa del Régimen, mientras que los jóvenes prefieren hacerlo por Internet y son más abiertos a otras opciones.

    Creo que los fallecidos se han llevado 1.000.000 de votos socialistas a la tumba, y creo también que los jóvenes son los que han nutrido a UPyD y a IU. Se han dado cuenta de que el voto en blanco y otras opciones minoritarias quedan muy bien para la conciencia tranquila, pero que no cambian nada, ni constituyen una denuncia. ¿Cómo va a llamar la atención un 2% de votos blancos, si tenemos un 28% de ciudadanos que pasan de votar (más que votantes del PSOE) y aquí no pasa nada? Así que se han decantado por opciones que realmente puedan entrar en el Parlamento. Además, hay puntos del acervo social del PP (matrimonio gay, uso de drogas) que a un joven de hoy en día le parecen marcianos, por muy conservador que sea. UPyD también es una alternativa para ellos.

    El recorrido que tenga UPyD con sus contradicciones yo lo veo algo más largo, porque la gente les vota como protesta y no por ideología, y como el PPSOE los va a ningunear a tope tampoco tendrán que mojarse con responsabilidades de gobierno. Y lo dicho, la demografía juega a favor de ellos. El único peligro a su progresión es que el PSOE se decida por una cura a tope, renuncia a ser el defensor de los intereses de los mayores de 50, se rejuvenezca, se vuelva realmente socialdemócrata y atraiga a los jóvenes – aunque si lo hace tenemos gaviota no hasta 2020, sino hasta 2025.

    (Los datos los tengo de aquí: http://www.ciencia-explicada.com/2011/11/analisis-estadistico-ii-relacion-entre.html)

    Comentario escrito por Regularizado — 23 de noviembre de 2011 a las 10:51 am

  18. #16 David, no hablaba de UPyD, respondía a una pregunta que me hacía iamgin definiendo lo que es para mí el centro ideológico. Por otra parte, no veo nada peyorativo en mi idea de lo que es el voto instrumental: votar por alguna cuestión específica que afecta al votante, es un voto que se da en todos los partidos

    #17: Regularizado, no he entrado mucho en el tema del relevo generacional porque es muy difícil analizarlo con un mínimo de operatividad, sobre todo mientras no haya transcurrido algo de tiempo. Mi percepción es que UPyD no se ha beneficiado demasiado del voto de los nuevos votantes, creo que el voto conservador se lo ha llevado el PP y el progresista IU y el voto nulo. Mi sensación es que UPyD es un partido que se beneficia, sobre todo, de ex votantes de PP y PSOE, decepcionados por su gestión en el pasado, lo que implica ciudadanos que ya hayan tenido ocasión de votar, y no nuevos votantes. Pero, como digo, es una mera percepción mía, sin datos.

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo_Lopez — 23 de noviembre de 2011 a las 11:51 am

  19. Pues yo tengo la percepción, también sin datos, de que es justo al revés. Habrá una parte de la derecha que habrá votado a UPyD dando por descontada la victoria del PP, seguramente, pero muy marginal.

    Sobre todo, es gente relativamente joven que rechaza al PP por la parte conservadora-casposa de su discurso (anti aborto, anti matrimonio gay, etc.) pero que en las circunstancias actuales ni se plantean votar al PSOE. No son antisistema (ni si quiera en versión light/”que se hundan los bancos y se jodan los mercados”), que se han ido a IU, sino anti bipartidismo.

    También hay que darse cuenta de que el discurso centralista en las CC.AA. sin nacionalismos no molesta, al revés. Digamos que pesca en la facción PP Bono del PSOE. Gente que en lo social (y hasta en lo económico) es de izquierdas pero que no traga a los nacionalistas periféricos.

    Comentario escrito por Superpato — 23 de noviembre de 2011 a las 12:52 pm

  20. “Y yo creo que ha habido mucha gente, que no se mueve por criterios ideológicos (o no sólo ideológicos, o no principalmente), que ha votado a la alternativa. Que es el PP para la mayoría de la población. Voto al PP para que arregle la economía. Voto al PP porque no son estos mantas del PSOE.”

    “#17: Regularizado, no he entrado mucho en el tema del relevo generacional porque es muy difícil analizarlo con un mínimo de operatividad, sobre todo mientras no haya transcurrido algo de tiempo.”

    Pues sí todos estamos hablando de lo mismo y diciendo cosas diferentes. :) El voto joven o primerizo y el voto entre opciones ganadoras es ruido. No creo que podamos decir que pertenezcan a esta u otra ala de un partido. Yo no creo que haya una derecha del PSOE que se vaya al PP significativa en esta elección. Lo de UPyD lo puedo ver más claro y lo de IU también pero si hablamos del trasvase de la derecha de no podemos sustentar esa teoría con la falta de ideología. Es raro.

    De todas las maneras necesitaríamos más elecciones para saber de que estamos hablando…

    Comentario escrito por Carlos Arrikitown — 23 de noviembre de 2011 a las 9:19 pm

  21. Con la validez que tiene esto, que es mínima porque es mi experiencia personal, como la de Álvaro, todos los votantes de UPyD que conozco son antiguos votantes del PP cabreados o cabreadísimos con el PP valenciano (o avergonzados, que también los hay). Abogados de derechas a los que gusta leer y a los que el nivel del PP les parece patético, farmacéuticos que votan al PP de toda la vida y están cabreadísimos porque no les pagan, pequeños empresarios así como muy españolistas, estudiantes de mi facultad (Derecho) que ven al PP muy “rancio”…

    Si a eso sumo el hecho de que allí donde peores resultados (y los diputados) saca el PP es donde UPyD mejores resultados tiene, pues blanco y en botella.

    El PSOE ha perdido un huevo de voto hacia el PP (¿quién no conoce una decenita de casos de estos?) y el PP apenas si sube. Y en Madrid y en Valencia baja… ¿a dónde han ido los votos que pierde el PP?

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 23 de noviembre de 2011 a las 11:49 pm

  22. “El PSOE ha perdido un huevo de voto hacia el PP (¿quién no conoce una decenita de casos de estos?)”

    Hombre…

    Comentario escrito por Carlos Arrikitown — 24 de noviembre de 2011 a las 12:12 am

  23. Joder, Carlos, pues en mi entorno laboral (una Facultad de Derecho) conozco a varios. Gente de esa que tiene tendencia a irse con el ganador hay mucha. Es un tipo de persona peculiar, que se siente más listo, más integrado, más guay, yendo a favor de corriente. Que te decía que ZP nos había sacado de Irak y lo del matrimonio gay en su día. Y que hace ya meses que se echaban las manos a la cabeza con su incompetencia y se han echado en brazos de Rajoy.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 25 de noviembre de 2011 a las 2:48 pm

  24. Creo que es muy aventurado intentar localizar esos 4 millones largos de votantes que han perdido.

    Un factor importante es la muerte de electores (si, de esos izquierdosos de toda la vida, que todavía identificaban al PP con el franquismo y conocías de primera mano lo que fue la dictadura) y la incorporación de jóvenes al censo, algunos son lo suficientemente de izquierdas para no votar al PSOE ni hartos de vino y otros son directamente del PP, que también los hay.

    En fin, lo importante no es el análisis que hagamos nosotros, sino el que hará el PSOE. Como izquierdista, me gustaría que entendiesen de una vez que se les vota -yo no, porque ya hace años que tengo claro que eso no es precisamente la izquierda- por su discurso de izquierdas y porque prometen una política de izquierdas. Para obedecer el dictado de los mercados y la derechista sra. Merkel ya tenemos al PP, y si no queda otra que hacer la politica del PP, votamos directamente al PP, no hace falta una copia barata. En cualquier caso, al PSOE le costará mucho recuperar el crédito que tuvo algún día, y sin una mísera comunidad en la que gobernar para demostrar su cambio de rumbo (porque no me cabe duda que perderán Andalucía y Euskadi), no van a convencer a ningún votante para que vuelva al redil, llevan demasiado tiempo frustrando esperanzas.
    Y tampoco los veo intentando sacar partido del 15-M o de las algaradas callejeras que van a producirse a la que empeore un poco más la situación. Si Rubalcaba o Chacón intentan instalarse con una tienda de campala en la Plaza del Sol, van a necesitar muchos guardaespaldas para que los indignados no los unten de brea y plumas y los dejen en la andana del metro.

    Comentario escrito por Lluís — 27 de noviembre de 2011 a las 8:44 pm

Comentarios cerrados para esta entrada.