Copy&paste y trapitos: el Nuevo Periodismo

Hace pocos meses narrábamos el desdichado final de Soitu, uno de los medios digitales que más y mejores cosas había aportado en los últimos tiempos. El BBVA, principal inversor en el proyecto, decidió abandonar su apuesta por Soitu, condenando a este medio a su desaparición.

Por otra parte, hace apenas un par de semanas salía a la luz la dimisión de Arcadi Espada, director y factótum de Factual. Este medio nació hace unos meses con la idea de que la selección de contenidos periodísticos por parte de los profesionales y la presentación de un “menú” informativo limitado seguían teniendo vigencia en este contexto de sobreabundancia de fuentes informativas; y que, además, era viable apostar, en determinadas condiciones, por un modelo de pago, con los contenidos más interesantes destinados a los suscriptores del periódico (por 50€ anuales). Factual buscaba, así, una vuelta explícita al pasado, a un modelo de periodismo de referencia para una minoría de la población que pretenda validar con su selección de medios informativos su pertenencia a la “elite informativa”, es decir, los mejor informados del país (como probablemente haya gente que, a estas alturas, sigue pensando que funcionan medios como El País, ABC o La Vanguardia).

Pero en estas estábamos cuando, tan sólo dos meses después de haber iniciado el proyecto, los socios capitalistas que están detrás de Factual (que a estas alturas ni sé quiénes son) deciden darle un giro de 180º para convertirlo en un medio gratuito, más agresivo en las formas y mucho más beligerante con los progretarras. Es decir, en un confidencial de derechas, que como sólo hay 500 pues igual hay cuota de mercado para uno más (lo cual, a juzgar por la publicidad que consigue la mayoría de ellos, probablemente hasta sea verdad). Espada dimite, los genios inversores despiden al 80% de la redacción (algunos de cuyos miembros, por cierto, habían dejado otros trabajos estables para embarcarse en Factual, donde les garantizaban dos años de recorrido mínimo –Arcadi Espada, el exquisito, se ha cubierto de gloria) y ponen al frente del nuevo “Factual Digital”, para entendernos, a uno más de los jóvenes cachorros ultraderechistas de esa cantera que, rivalizando con LPD, es Libertad Digital: Juan Carlos Girauta.

La verdad es que casi nadie daba un duro por Factual, pero su rápido final habla bien a las claras de hasta qué punto es profunda la crisis del periodismo. Y, también, de cuál es uno de sus principales motivos: el hecho de que, a la hora de la verdad, incluso aunque se trate de un medio digital donde la inversión económica necesaria es menor, para poner las cosas en marcha a partir de determinado nivel es necesario tener detrás socios capitalistas. Y los socios capitalistas, en España, son lo que son. Gente que quiere beneficios, influencia social y, a ser posible, capacidad de presión sobre el poder político a cambio de más bien poco, y durante muy poco tiempo, pues se funciona en el corto plazo.

Para relacionarse con los empleados del proyecto mediático en cuestión, los socios capitalistas suelen utilizar intermediarios, comisionados, testaferros; mamporreros, en fin, que reúnen normalmente las siguientes características:

– Tienen un MBA
– No tienen ni puta idea de nada; y, desde luego, ni puta idea de periodismo, ni de la actualidad, ni siquiera de aquello de lo que en un determinado momento están hablando.
– Como no saben nada, tratan de enmascarar patéticamente sus infinitas carencias, que tanto contrastan con su sueldo, a base de aplicar el “manual del buen ejecutivo” a sus empleados, recortando gastos, apretándoles para que trabajen más en peores condiciones, interfiriendo en la normal marcha del periódico con sus geniales ideas (“¡más tías en bolas! ¡He dicho que pongas más tías en bolas!”) y, en resumen, puteándoles.

Con estos arrestos, el menú periodístico que acaban configurando los medios de comunicación que caen en manos de esta gente suele tener las siguientes características:

Copy&paste vs. Calidad: preferimos un trabajador copiando teletipos de agencia que dos trabajando algo las noticias, incluso escribiéndolas ellos, quizás, quién sabe, asistiendo a alguno de los acontecimientos sobre los cuales informan para que la información sea de primera mano. Los nuevos medios digitales, a menudo, no hacen periodismo, sino que se limitan a reproducir el periodismo que hacen las agencias (en el mejor de los casos) o a añadirle un titular “creativo” y llenarlo todo de noticias – basura, en el peor.

Nuevos temas: ¿qué son las noticias – basura? Hablábamos de ellas cuando comentábamos el nuevo diseño “arrevistado” de los medios de Vocento: temas ligeritos, con mucho calendario picantillo, mucha noticia de sucesos, mucho famoseo cutre, mucha curiosidad científica modelo “un estudio demuestra que comer pan adelgaza”. Convenientemente presentadas, estas noticias, cuya presencia se justifica “porque así lo quiere el lector” (y así puede verse en las noticias más valoradas de casi cualquier medio salvo LPD, donde la noticia más valorada habla de la reforma de las pensiones), consiguen reducir a marchas forzadas la diferencia, estética y de contenidos, entre un periódico de campanillas y un club de fans de Hannah Montana o Crepúsculo.

Beneficios, ya: comentaba el siempre lúcido Enric González, en una excelente entrevista en Caspa.tv, que los medios de comunicación han estado malacostumbrándose a que un beneficio inferior al 20% es inusual, cuando lo inusual es justo lo contrario (e, incluso, tener beneficios). Los medios, que son empresas que cotizan en Bolsa, necesitan ahora tener beneficios rápidos para justificar su misma existencia, o si no los inversionistas huyen y cierran el chiringuito. Por esta razón, entre otras, se prefiere el copy&paste a cualquier perspectiva algo más elaborada (y que, como es lógico, requiere más tiempo, y más medios); por eso los MBA buscan que la gestión de un periódico se asemeje totalmente a la de una carnicería (o “meat shop”, que diría el MBA tipo mientras traduce mentalmente “carnecería”).

Concluyendo , y como hemos tratado de explicar en múltiples ocasiones aquí, la credibilidad no se consigue en el corto plazo; ni mucho menos a base de copy&paste, colorcitos, noticias ridículas y, en algunos casos, columnas incendiarias como plato fuerte. Así puede que los gastos sean menores, pero la cosa suena mucho a “pan para hoy y hambre para mañana”. Porque está muy bien hablar de Crepúsculo si tu negocio es ese, pero el proselitismo hasta esos niveles, a la larga, pasa factura. Porque, como es evidente, la gente tanto le dará irse a un sitio o a otro para medio informarse, si todos son iguales (igual de malos).



13 comentarios en Copy&paste y trapitos: el Nuevo Periodismo
  1. Y mentiras, muchas mentiras

    Comentario escrito por Anna — 11 de febrero de 2010 a las 6:55 pm

  2. A mí lo que más me jode de todo el asunto es que por ejemplo yo si hubiera pagado 50 euros al año para que soitu sobreviviera. Supongo que es una muestra más de la honradez de GumerSindo Lafuente que no se embarcara en una de esas campañas de “Salvemos…” pero da bastante rabia, la verdad.

    Y por lo demás, 100% de acuerdo con tu artículo. El problema es que luego no se dan cuenta porqué no venden periódicos o su nivel de credibilidad está por los suelos.

    No sé a quien le oía decir que, estos días, seguiamos igual que cuando el 11M: para enterarte de algo tenías que leer la prensa extranjera.

    Comentario escrito por John Constantine — 11 de febrero de 2010 a las 8:50 pm

  3. Por cierto, que uno era fan de Enric Gonzalez, pero ya despues de la fantástica entrevista es que está meridianamente claro su “destierro” a Tierra Santa,

    Comentario escrito por John Constantine — 11 de febrero de 2010 a las 8:54 pm

  4. Será cosa mía, pero cada vez que he estado en un proyecto serio y que funcionase más o menos bien, ha llegado un anormal con un MBA debajo del brazo a mandarlo al carajo y sumirlo en el caos. Bueno, ya he soltado bilis…

    Sobre el artículo, pienso que el cortoplacismo al que haces referencia es la madre del cordero, y no se encuentra solo en medios de comunicación, es, salvo contadas excepciones, la esencia del empresario/inversor patrio: pongo el dinero pero en 3 añitos me lo he tenido que llevar crudo, si no se han reído de mí.

    Comentario escrito por cpcoloma@hotmail.com — 11 de febrero de 2010 a las 11:49 pm

  5. Por cierto, muy interesante el enlace al blog de Fallarás, tanto por lo que cuenta como por los divertidísimos comentarios posteriores, en la línea de los de Marca.com pero con alusiones personales y cuentas que ajustar, jejeje…

    Comentario escrito por cpcoloma@hotmail.com — 12 de febrero de 2010 a las 12:11 am

  6. Al hilo de lo de “meat shop” (me encanta cuando los MBA sueltan el palabro en inglés, que queda más “IN”), no hay que irse muy lejos para constatar como un periódico patrio de “arsa y tronio”, vamos de los clásicos recientes, se aventuró a poner en su portada escrita un titular la mar de “fashion”…refiriéndose a la gira de la Ministra Salgado por Europa (en plan “dame argo…”)

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/02/07/espana/1265571292.html

    PD. El que coge los diarios gratuitos solo para hacer los sudokus en el tren

    Comentario escrito por Garganta Profunda — 12 de febrero de 2010 a las 9:39 am

  7. En cuanto a los gratuitos, me meo de risa cuando cojo el 20 minutos de mi ciudad y veo que han reducido la información local y regional a un sóla página. Los deportes siguen ocupando 3 o 4, of course. Vale que es de los gratuitos el menos malo, pero si creen que van a fidelizar a determinado sector de esa manera… Pues no , mira. Yo ni pa los sudokus.

    Comentario escrito por John Constantine — 12 de febrero de 2010 a las 9:54 am

  8. A mí, de toda esta historia, lo que más me llama la atención es cómo se ha ido de rositas Arcadi Espada, después de montar un follón tremendo y provocar una situación que supongo será durísima para muchas personas. Y todo porque, al parecer, “no entendió bien” lo que quería la empresa (o no logró “explicar bien” a la empresa lo que quería hacer).

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 13 de febrero de 2010 a las 8:16 am

  9. Ahí le has dado, Andrés. Yo llevo preguntándomelo desde que sucedió el pufo factualesco. Espada sigue con su columna en el mundo y pontificando sobre cómo debe ser un periódico, con dos cojones. ¡Y nadie dice nada de él y de su espantá dos días antes de la razzia en Factual!
    País.

    Comentario escrito por Otis B. Driftwood — 14 de febrero de 2010 a las 1:04 pm

  10. Por no mencionar que se ausentó antes de la degollina de personal. La sangre no debe salpicar a los puros de espíritu, por lo que se ve.

    Comentario escrito por gus — 15 de febrero de 2010 a las 12:09 pm

  11. Discrepo desde la no-acritud: frente a tu opinión de que “Hace pocos meses narrábamos el desdichado final de Soitu, uno de los medios digitales que más y mejores cosas había aportado en los últimos tiempos” mi opinión es que era una auténtica mierda, perpetrada, eso sí, desde la óptica del buen márketing y el mejor diseño.

    Coincido en tu apreciación: “la credibilidad no se consigue en el corto plazo; ni mucho menos a base de copy&paste, colorcitos, noticias ridículas y, en algunos casos, columnas incendiarias como plato fuerte. Así puede que los gastos sean menores, pero la cosa suena mucho a “pan para hoy y hambre para mañana”. Casi parece una descripción de la actuación del gran timonel.

    Creo que tienes razón y se ha sobreponderado el factor márketing en muchas empresas, también y especialmente en el ámbito de la prensa, despreciando una estructura empresarial sólida, unos principios básicos a largo plazo y un exceso de avidez por beneficios porcentuales de dos dígitos. Pero es que prefiero a Borges o Cortázar que a Elvira Lindo. Y a Larra que a Escolar, salvando las distancias.

    Pero, desgraciadamente, esta es la sociedad de consumo e idiotizada en la que vivimos. Sólo hay que leer el blog de I. Escolar para darse cuenta.

    Saludos.
    PD: gracias a Dios, con perdón, ni he tenido acceso a Factual.

    Comentario escrito por pepito71 — 18 de febrero de 2010 a las 11:48 am

  12. Discrepo de la discrepancia de pepito71 desde la maldad y el hijoputismo. A mi soitu me parecía, con sus fallos, ideológicamente impecable, con un diseño atractivo -la de veces que entré en temas que no me llaman por el “a ver que es esto que tiene pinta tan sugerente”- y con un plantel de colaboradores -Pérez de Albéniz, Pilar Portero, Varela- muy competente.

    Comentario escrito por John Constantine — 19 de febrero de 2010 a las 12:02 pm

  13. John Constantin: si dentro de sus fallos destacas el principal: su “periodismo desde la ideología” (lo que supone, para mí, una antítesis en si misma) entonces estoy contigo al 100%.

    Realmente entré a analizar en serio sólo dos o tres supuestas informaciones sobre temas en los que me manejo diariamente y algunos me consideran experto (por cuenta propia, no ajena para ningún partido político ni como asesor), y al comprobar que la profundidad del análisis, más allá de los lugares comunes para legos, era más que somera, periscópica, deseé no haberlo hecho….pero puede que me equivoque también en esto.

    Saludos.

    Comentario escrito por Pepito71 — 22 de febrero de 2010 a las 6:28 pm

Comentarios cerrados para esta entrada.