Libros 2008: 50, ni más ni menos

Por cuarto año consecutivo, tras las experiencias de 2005, 2006 y 2007, comparto con Ustedes mi listado de lecturas de 2008. Llevaba dos años quedándome a las puertas de la victoria, como los nazis en Stalingrado, pero esta vez los refuerzos llegaron justo a tiempo y… ¡aquí está! ¡50 librazos en 2008, y ninguno de ellos es mío!

La verdad, no sé qué es más patético, si recontar afanosamente libros durante todo un año con un objetivo marcado que al final no se alcanza o alcanzarlo por la mínima, en el último momento y sin que “sobre” ningún libro. Probablemente esto último sea aún más patético, pero es, también, algo mucho más importante: más español. “Dije que lo haría, y lo he hecho, porque yo tengo palabra y cuando yo digo algo, lo cumplo”.

Para los que no conozcan esta historia, recuerden que lo de los 50 libros es un desafio freak que adquirí de Pjorge y en el que participan otros blogueros freaks, como JJ, así como algunos foreros del ex foro de LPD. En lo que a mí respecta, es una manera útil de revisar el tipo de cosas que me leo, que otros (entre ellos, Ustedes) me recomienden libros interesantes y, también, una manera de leer más.

Y no porque “si no tuviera la obligación de leerme 50 libros, no leería” (aún no padezco, o no se ha descrito, psicopatía en tal grado). Pero sí porque, al tener un recordatorio continuo del tiempo que dedico a leer, y de cómo he usufructuado ese tiempo, me preocupo más, y más sistemáticamente, por sacar tiempo para leer. Y para leer cosas que no tengan que ver con mi trabajo académico (cuyos libros, por ser parte de mi trabajo, no computan en el listado).

Vivimos en una sociedad en la que el ocio cada vez tiene formas más diversas y atractivas, la mayoría de ellas más inmediatas que la lectura. Por ejemplo, dedico un montón de tiempo a jugar al Civilization (últimamente, al diabólico sistema interactivo, que nada tiene que envidiar a Matrix, que es el Civilization en red) y a ver series de televisión. Por ridículo y estúpido que a algunos de Ustedes pudiera parecerle, lo de los 50 libros me sirve potenciar que aparte todos los días un tiempo para leer, en detrimento de otras formas de ocio a veces más inmediatas o que requieren menos esfuerzo.

Bueno, sin más preámbulos, allá van los 50 libros de 2008, pongo enlaces a las críticas de LPD cuando las haya:

Enero

1.    Las corrientes del espacio, de Isaac Asimov
2.    Un guijarro en el cielo, de Isaac Asimov
3.    La ciutat de València, de Manuel Sanchis Guarner
4.    Bestiario de la Universidad española. Fauna de raras especies universitarias con claves dicotómicas para su mejor clasificación, de Francisco Gil Martínez
5.    Atlas de la Guerra Civil española. Antecedentes, operaciones y secuelas militares (1931-1945), de Fernando Puell y Justo A. Huerta

Febrero

6.    Vida y destino, de Vasili Grossman
7.    Pura anarquía, de Woody Allen
8.    La pistola de rayos, de Philip K. Dick
9.    Aventuras de una negrita en busca de Dios, de George Bernard Shaw

Marzo

10.    American Gods, de Neil Gaiman
11.    La lucha política a la española. Tragicomedia de la crispación, de Enrique Gil Calvo
12.    Brevísima historia del tiempo, de Stephen Hawking y Leonard Mlodinow

Abril

13.    Historia del siglo XX, de Eric Hobsbawm
14.    El asombroso viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza
15.    Dictadores. La Alemania de Hitler y la Unión Soviética de Stalin, de Richard Overy

Mayo

16.    Examen a Zapatero. Balance del gobierno socialista, de Philip Pettit
17.    El ojo del tiempo, de Arthur C. Clarke y Stephen Baxter
18.    Decisiones trascendentales. De Dunquerque a Pearl Harbour (1940 – 1941). El año que cambió la historia, de Ian Kershaw

Junio

19.    Tras el incierto horizonte, de Frederik Pohl
20.    El encuentro, de Frederik Pohl
21.    Los ecos de la Marsellesa, de Eric Hobsbawm
22.    Técnicas bélicas del mundo antiguo (3000 ac – 500 dc). Equipamiento, técnicas y tácticas de combate, de Varios Autores
23.    La Primera Guerra Mundial, de Michael Howard

Julio

24.    Guía de la Tierra y el espacio, de Isaac Asimov
25.    Dexter: el oscuro pasajero, de Jeff Lindsay
26.    Roma y los bárbaros. Una historia alternativa, de Terry Jones y Alan Ereira
27.    Cuentos completos (III), de Philip K. Dick
28.    Carlos III y la España de la Ilustración, de Antonio Domínguez Ortiz
29.    La física de los superhéroes, de James Kakalios

Agosto

30.    El hombre en el castillo, de Philip K. Dick

Septiembre

31.    El Tercer Reich. Una nueva historia, de Michael Burleigh
32.    Lunar Park, de Bret Easton Ellis
33.    Los anales de los Heechee, de Frederik Pohl
34.    Las revoluciones europeas, 1492 – 1992, de Charles Tilly
35.    Robots e Imperio, de Isaac Asimov
36.    La conjura contra América, de Philip Roth

Octubre

37.    Alejandro Magno, de Robin Lane Fox
38.    Querido Dexter, de Jeff Lindsay
39.    La Guerra Civil Española en el mar, de Michael Alpert

Noviembre

40.    Introducción a la ciencia. Una guía para todos (o casi), de John Gribbin
41.    Hijo de Dios, de Cormac McCarthy
42.    El infierno imbécil, de Martin Amis
43.    Menos que cero, de Bret Easton Ellis
44.    ¿Por qué los españoles comunicamos tan mal?, de Manuel Campo Vidal
45.    El mundo clásico. La epopeya de Grecia y Roma, de Robin Lane Fox

Diciembre

46.    Los hijos de Anansi, de Neil Gaiman
47.    El mal de Portnoy, de Philip Roth
48.    De la buena y la mala educación, de Ricardo Moreno Castillo
49.    Los niños de Darwin, de Greg Bear
50.    Los exploradores de Pórtico, de Frederik Pohl

Como en años anteriores, predominan los libros de historia (15) y de ciencia ficción (12), aunque creo que he diversificado mis intereses respecto de años anteriores conforme iba cansándome, sobre todo, de la ciencia ficción que he leído este año.

Es precisamente aquí donde están las principales decepciones de 2008, como la “Saga de los Heechee” de Frederik Pohl (los cuatro libros que son continuación de “Pórtico”, un clásico del género), que podríamos ubicar en la categoría de “libros donde nunca pasa nada” (donde se va alargando la trama páginas y páginas y páginas hasta que todo se resuelve al final, sin que sea tampoco gran cosa). Por no hablar de las horripilantes novelas de Asimov, “Robots e Imperio”o “Las corrientes del espacio”, malas de puro previsibles a la par que inverosímiles. Los libros de Philip K. Dick, en cambio, siguen gustándome, pero por desgracia… ¡Se me están acabando!

Afortunadamente, casi todo lo demás ha cumplido con las expectativas o las ha superado. Hay mucho que destacar, pero por encima de todo llamaría la atención sobre una novela que muchos conocerán, la colosal “Vida y destino” de Vassili Grossman, una de las mejores novelas modelo “saga monumental” que me he leído en mi vida. Al estilo de los clásicos rusos, pero superándolos (y Ustedes dirán: coño, claro, es que con el camarada Stalin y su régimen político, con la II Guerra Mundial de fondo, es muy fácil mejorar a los amariconados intelectuales con ínfulas de francesito que dominaban el cotarro ruso, y la novela rusa, en el XIX; y es cierto, pero en la novela hay que ser clementista: no importan los medios de que dispongas, importa el resultado). Y eso sí, con los defectos que también tienen los clásicos rusos, sobre todo uno que a mí me resulta particularmente irritante, la costumbre, en novelas que manejan a más de cien personajes, de que el autor pueda referirse a cada uno de ellos con varias denominaciones, en plan “Vania”, “Vanioshka”, “El Coronel”, “Ivan Ivánovich”, “Plejánov”, … ¡Y es siempre el mismo tío!

Para freaks de la historia militar, son excelentes tanto el “Atlas de la Guerra Civil”, completísimo, como “Técnicas bélicas del mundo antiguo”, en el que pueden revisarse perfectamente los puntos fuertes y débiles, y la evolución, de los ejércitos persas, griegos y romanos, así como el papel cada vez más importante de la ingeniería y las matemáticas en la guerra de asedio. En este último caso, además, se han publicado (que yo sepa) sendos volúmenes dedicados a la Edad Media y a la Edad Moderna, que espero poder leerme este año.

También son excelentes los dos libros de Robin Lane Fox, ya reseñados en LPD, y dos libros de historiadores a los que tengo particularmente bien considerados; “Dictadores”, de Richard Overy (que sirve para lo de siempre –leer cosas sobre los nazis y la II Guerra Mundial- y también para aprender bastantes cosas sobre el sistema soviético en sus años más duros) y el libro, algo efectista pero muy entretenido,  “Decisiones trascendentales”, de Ian Kershaw.

Resultan muy recomendables, asimismo, las dos novelas de Neil Gaiman, tan inteligentes e imaginativas como siempre es este autor (que se dio a conocer haciendo un espectacular cómic para DC, “Sandman”, a principios de los 90, y luego dio exitosamente el salto a la novela y al cine), y los dos libros de Dexter, mejores aún que la afamada serie de televisión derivada de aquéllos. Por último, es curiosísimo el libro “La física de los superhéroes”, de James Kakalios, tan freak y entretenido como promete su título.

En 2009 volveré a hacer el desafío (el otro día vi a un número 50 que me había mirao mal y pensé “te vas a enterar”), así que sus recomendaciones literarias serán bienvenidas (sin perjuicio de que luego no les haga ningún caso o de que sus recomendaciones acaben archivadas en una estantería en espera de tiempos mejores)



16 comentarios en Libros 2008: 50, ni más ni menos
  1. Enhorabuena por haber llegado a la mítica cifra, de la que tan lejos me he quedado yo este año. Culpa mía, por haber dejado a mitad libros de Asimov, Preston, Delibes y bla, bla, bla. Pero el año que viene por estas fechas espero haber igualado, al menos, tu actual marca (porque para pulverizarla en plan Bolt no me veo capaz).

    Ahora, como pides recomendaciones, te sirvo algunas en bandeja, aunque corro el riesgo de que ya hayas leído estos libros en algún momento de tu vida: “Tres días de julio”, de Luis Romero, es un estupendo tomo a mitad camino entre el ensayo histórico y la novela que me ha encantado; también “Fast Food Nation” de Eric Schlosser (sospecho, no obstante, que ya habrá sido devorado) y la clásica monografía de Hugh Thomas sobre la Guerra Civil, reeditada hace poco tiempo por Plaza y Janés.

    Lo que me parece lamentable es que entre tus selectas lecturas no se encuentre “La Reina Reloaded” de Pilar Urbano. Lo que demuestra tu hondo resentimiento hacia tan brillante periodista y su biografiada. Muy mal, muy mal.

    Abrazos

    Comentario escrito por José Ricardo — 07 de enero de 2009 a las 6:57 pm

  2. Ufff, pues yo me he quedado muy lejos de los 50, los libros de 1000 páginas es lo que tienen. Uno de ellos ha sido “Vida y Destino”, en cuya valoración coincido contigo en lo esencial, es un pedazo de novela. Respecto de lo de los nombres y diminutivos, al menos hay que agradecer esa bonita tradición rusa de incluir al final una relación de los ochocientos personajes de la novela agrupados por familias y/o círculos de amistad. Por ponerle algún pero, en algunos momentos recuerda demasiado a Guerra y Paz, especialmente el paralelismo Borodino/Stalingrado. De hecho, creo que la descripción de como un combatiente se da cuenta de una forma intangible de como el curso de la batalla ha cambiado esta prácticamente calcado. Pero en fin, una de las pocas veces que cierra uno 1.000 páginas con la seguridad de que ha valido la pena.

    En el apartado de recomendaciones, y en el plano Historia Militar “Hardcore”, me ha gustado (otro tochazo), “Las Campañas de Napoleón”, de David Chandler, muy exhaustivo (a veces demasiado), y al que solo se le puede reprochar esa idea subyacente de superioridad intrínseca del anglosajón que rara vez falta en la historiografía bélica británica (a menudo excelente, por otro lado). Sin salir de la historia, también muy recomendable “El Mundo Griego y el Oriente”, de Edouard Will, en 2 volúmenes, a ratos excesivamente “universitario”, pero francamente muy completo.

    Y para que no te quedes con esa idea de la literatura rusa decimonónica, recomendar “Las Almas Muertas”, de Gógol, a poder ser prescindiendo de la inconclusa segunda parte, escrita después del reencuentro con la fe.

    Bueno, y ya lo dejo, que “El Último Encuentro” me ha gustado pero es demasiado hefestionada para recomendarlo, y buena parte del resto de mis lecturas corresponden a mi gusto freak
    por el cuento fantástico y de terror, paralelo a tu gusto por la ciencia ficción.

    Saludos.

    Comentario escrito por Behan — 07 de enero de 2009 a las 10:41 pm

  3. Muchas gracias a ambos por vuestras recomendaciones, aunque con ese promedio de páginas se me pondrá muy cuesta arriba alcanzar cifras similares el año que viene. Y el de la Reina no me lo leí porque los medios españoles, que son todos unos nefandos antimonárquicos rabiosos, ya publicaron el Top 100 de sus declaraciones para “calentar” la aparición del libro!

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo_Lopez — 07 de enero de 2009 a las 10:54 pm

  4. Qué lista tan viril, mucho ensayo/divulgación, poca novela y cero poesía.
    Coincido en cuanto a Roth y Gaiman. De Neil Gaiman, supongo que ya lo habrás leído, pero si no es así: SANDMAN. Y tene una novelita con Terry Pratchett, Good Omens, que es muy divertida, si te da por ese tipo de libro.
    Saludos

    Comentario escrito por Olivia — 08 de enero de 2009 a las 12:28 pm

  5. Cómo mola la lista… Cojo de ahí unos cuantos para el 2009: para empezar, “Vida y destino” y el de Cormac McCarthty, que acabo de terminar “La carretera” y me ha encantado.

    Y puestos a recomendar libros, diría que… Bueno, soy uno de esos asiduos del ex-foro elepediano que mencionas, y allí me conocen como “el pesao que no para de hablar de Bolaño”. Pero últimamente no estoy solo en mi apostolado, y sé que el bueno de Alfredo M_G me apoyará en mi recomendación de “Los detectives salvajes” y “2666”.

    Por lo demás, recomiendo vivamente la saga de “Canción de hielo y fuego”, de George R. R. Martin: un trasunto de la Guerra de los Rose… Quiero decir, de la guerra de las rosas, en un mundo bastante más violento, realista, sórdido y (en fin) interesante que el típico de las fantasías épicas al uso.

    Y por último, uno de mis grandes descubrimientos de este año ha sido un librito llamado “La fábrica de las avispas”, de Iain Banks: breve, cruel, muy bien escrito y francamente impresionante.

    P & L

    Comentario escrito por Bic Cristal — 08 de enero de 2009 a las 4:22 pm

  6. Por cierto, ¿qué tal el de Pomponio Flato? Creo que no conozco a nadie aún a quien le haya gustado, y me está empezando a saber mal y todo por el pobre Mendoza.

    P & L

    Comentario escrito por Bic Cristal — 08 de enero de 2009 a las 4:47 pm

  7. Dado que esto se parece cada vez mas a una tertulia de programa de Sanchez-Dragó (todo, todo, todo está en los librooos), ahí va mi verdad:

    Ante todo tenganme en cuenta que ha sido año de oposición y lo de la cifra de los 50 pues como que la veo bastante lejana…

    Libros que se han comentado y que me gustaria leer:
    Vassili Grossman (me tira para atras el ladrillazo), 2666 de Bolaño (solo oigo que cosas buenas), libros de Neil Gaiman (y eso que no soy un superfan de Sandman)…

    Libros que por increible que parezca ya he leido y se han comentado en la relación primigenia de Guillermo:
    Philip Roth “La conjura contra America” (que mira que es bueno el jodio), Eduardo Mendoza “Pomponio Flato” (sencillo, divertido, sin pretensiones y por tanto una obra menor), Cancion de Hielo y Fuego (saga interminable de fantasia que a pesar de que tiene un nivel superior al resto de bazofia fantastica al uso, no llegó a engancharme lo suficiente como para pasar al segundo libro. Hará las delicias de aquellos a los que les gusten las nuevas series televisivas ya que cada capitulo se dedica a un personaje y la accion no decae en ningun momento, vamos, como si estuviera pensada para que la HBO la convierta en serie de aqui a nada-y algo de eso hay…), Relatos de P.K.Dick (en general son cojonudos, aunque mi “fase Dick” en la cual devoré todo lo que se me ponia delante todo lo que escribio el esquizofrenico de marras ya paso hace bastante tiempo. Haría bien en releer algunos de sus relatos “again”…)

    Recomiendo vivamente:
    Cormac McCarthy (The Road o “La Carretera”). Con los cojones de habermelo leido en ingles. De lo mejorcito que he leido, un libro que te impacta; “Las Benevolas” de Jonathan Litell (el arranque es magistral, lastima que el final pueda decepcionar a muchos. Ojo, es un tocho); “El Eternauta” de Oesterheld (si, es un comic, lo se, pero es una obra maestra y punto. Y se escribio hace 50 años!) y “The Shock Doctrine” de Naomi Klein (a pesar de que “No Logo” me parecio algo pueril, he de confesar que su segundo libro es una lectura obligatoria para que el quiera conocer un poco de que va el nuevo orden mundial economico y sus origenes)

    Y siguen en la estanteria…
    La Montaña Magica (de Mann) entre otros que me da vergüenza reconocer…

    Comentario escrito por Garganta Profunda — 09 de enero de 2009 a las 8:23 am

  8. Ufff, Pomponio Flato muy floja, la verdad, a mi sólo me hacía gracia un golpe de humor que Mendoza utilizaba reiteradamente en la novela, lo demás bastante plomizo y, además, difícil de desentrañar y justificar. Decepcionante, porque además tengo muy buena opinión de su autor ¿Para qué habrá escrito una novela así?

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo López — 09 de enero de 2009 a las 11:19 am

  9. Guille tío, ante todo saludos después de mucho tiempo (sigo leyendo aunque me prodigo poco a comentar). No sé como haces para manejar tu tiempo tan bien.

    Siguiéndote me propuse “12 meses, 12 libros” (cada cual según su capacidad que decía el camarada Marx y aunque sea una cifra discreta al menos evita q se forme demasiado óxido) y mi agradecimiento por ser tan buen ejemplo además de mi completa admiración!!!!!

    Comentario escrito por Muad'Dib — 09 de enero de 2009 a las 1:17 pm

  10. Un consejo Guillermo.

    Si es amante de las series televisivas güenas, güenas, sobre todo de las que produce HBO, ya se me está bajando “The Wire”, traducida al roman paladino como “Bajo escucha”.

    No le digo mas. Busquelo en Wikipedia.

    A mi me tiene enganchadito.

    Comentario escrito por Garganta Profunda — 09 de enero de 2009 a las 1:31 pm

  11. “Vida y destino” es lo más grande que ha parido madre, en este caso padre. Te recomiendo que leas la última obra de Grossman, “Todo fluye”, también publicada por Galaxia Gutemberg y traducida por Marta Rebón, donde algunos capítulos se elevan aún más alto.
    ¡Un saludo!

    Comentario escrito por Ksiaze — 10 de enero de 2009 a las 12:01 pm

  12. Prefiero ni mirar lo que leí el año pasado porque creo que leí menos que en nigún otro año de mi vida lectora y con diferencia. Eso sí, leí muchos blogs y cosas de esas, ¿eso no cuenta? Claro que sí, por Dios, si no qué vergüenza.

    Y por supuesto apoyo a Bic y la recomendación a Bolaño. Las dos novelas que ha mencionado son maravillosas.

    Comentario escrito por Alfredo MG — 11 de enero de 2009 a las 2:42 pm

  13. Te recomiendo cuatro de golpe (quizá ya los hayas leído y/o comentado antes):

    -Suite francesa, de Irène Nemirovsky.
    -La gran marcha, de Doctorow.
    -Una historia de amor y oscuridad, de Amos Oz.
    -El Pentateuco de Isaac, de Ángel Wagenstein (que tiene la ventaja de que es breve y muy divertido, aunque cargas de profundidad lanzadas sin avisar; por ejemplo, hay uno que es, ala vez, rabino y presidente del club de los ateos y sus sermones no tienen desperdicio).

    Saludos y feliz año

    Comentario escrito por Pasmada — 12 de enero de 2009 a las 1:42 pm

  14. Vasili Grossman es quien te ha inspirado la comparación stalingradesca, ¿no?

    Comentario escrito por JJ — 22 de enero de 2009 a las 9:08 am

  15. Jo… y cómo te organizas para poder leer tantos libros? He visto en la lista algunos viejos conocidos: Neil Gaiman, Asimov, Philip K. Dick…

    Probablemente ya los conocerás pero recomiendo encarecidamente:

    – Buenos Presagios, de Neil Gaiman. (Te partes de risa). (Bueno, de Neil Gaiman yo me leería hasta su lista de la compra…)
    – El gato Murr, de Hoffman (sí, el de los cuentos. Un gran libro, es una mezcla de El lobo estepario y Firmín). (ojo, no el lobo estepario que se lee en la adolescencia, el que se lee siendo más adulto)
    – Las almas Muertas, de Gogol. (Pero sólo si te gustan los rusos).

    Ahora mismo estoy leyendo: Cómo hablar Dragonés (un libro infantil) y Los Tres Mosqueteros, 20 años después, y espero empezar pronto el último de Saramago.

    Y os ahorro un libro: la elegancia del erizo. No merece el esfuerzo.

    Por cierto, aléjate de Bolaño. En serio.

    Comentario escrito por Belén — 26 de enero de 2009 a las 8:31 pm

  16. Muy tarde, ya me he agenciado el 2666 de Bolaño, llevado por las anteriores recomendaciones. Aunque con lo que me dices y con el hecho de que sea una novela inacabada (tuvo la mala idea de morirse), creo que lo voy a poner en una estantería por ahora, que la pila de libros posnavideña está siendo muy exigente!

    Gracias a ambas (Pasmada y Belén) por las recomendaciones, así a bote pronto creo que voy a lanzarme (crematísticamente hablando, por ahora), sobre el libro de Gaiman y “El Pentateuco de Isacc·, entre otros.

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo_Lopez — 26 de enero de 2009 a las 9:30 pm

Comentarios cerrados para esta entrada.