Dejen en paz a Cuba

Como todos ustedes saben, Cuba es un paraíso de son y mulatas, de mojitos y atunes que esperan ser pescados. El nivel socio-cultural llega a un punto que hasta las prostitutas tienen títulos universitarios en su mayoría, es más, el hedonismo y tranquilidad de la isla hacen que la generosidad de sus mujeres se manifieste en cuanto un extranjero pisa el lugar: a cambio de una pastilla de jabón tenga usted mi amol una muestra de hospitalidad caribeña.

Los hombres persiguen a los turistas fingiendo que quieren dólares para dar de comer a sus familias o arreglar sus casas, todo sea por crear un ambiente propicio para que los visitantes puedan sentirse en una cultura diferente y, sobre todo, dicharachera y divertida.

Al margen ello, nos encontramos en una nación donde las libertades se han afianzado tras décadas de gobiernos progresistas y valientes, centrados en la figura del prohombre Castro, elegido –y con justicia- una y otra vez en las urnas como representante de un pueblo que mira hacia el futuro y basa su éxito en el que quizá es el mayor ejemplo de división efectiva de poderes y variedad de prensa que hay en América.

Todo eso ha convertido a Cuba en un territorio soñado. Muchas personas de los países que circundan la isla tratan de llegar a ella para huir de sus totalitarios regímenes, lo que ha provocado no pocas muertes en el mar, algo que paulatinamente se está consiguiendo controlar. En efecto, rodeada de naciones dictatoriales, esta pequeña esperanza resiste como el poblado galo de Astérix, sola pero irreductible. Afortunadamente, el mensaje de este Edén de palmeras y plátanos llega a todos los rincones del mundo gracias a los miles de pintores, escultores, literatos y cineastas que expresan de las más diversas formas el espíritu de un sitio que ha logrado dar un paso más allá en la construcción de la democracia.

Por eso nos sorprenden las críticas recibidas por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Córdoba (la IU de Rosa Aguilar), que se abstuvo recientemente en un pleno donde se pidió la excarcelación de todos los presos políticos cubanos. A estas alturas, cualquier persona con dos dedos de frente sabe que ese tipo de reclusos se encuentran en la cárcel por su bien, beneficiándose de las prestaciones de unas celdas que pueden equipararse a la habitación de un hotel de cuatro estrellas, donde además se les trata como a huéspedes. Y eso a pesar de que todos ellos están condenados tras juicios justos por delitos aberrantes contra la humanidad. A ver si nos enteramos. ¡Viva Cuba libre!

Comments

  1. Palahniuk wrote:

    Se les tendría que caer la cara de vergüenza de apoyar, aunque sea con silencio, semejante dictadura.

    Hipócritas…

  2. l.g. wrote:

    Admitiendo que contra toda legitimidad en Cuba se sigue manteniendo en el poder un carcamal demenciado y que su régimen se parece más que al comunismo a la dictadura de Franco (O a cualquier otra de las sudamericanas de hace unos años) quiero puntualizar algo:

    Triste es la situación de los cubanos como ya ha explicado Alfredo, pero ¿Acaso es mucho mejor la del resto de sudamericanos? Lo cierto es que no tengo un gran conocimiento de este continente, pero me da la impresión de que ni en Haiti, ni en Brasil, ni en Argentina (por poner tres ejemplos) andan las cosas mucho mejor. Tal vez esté equivocado, pero yo creo que Cuba tiene dos problemas: Uno es la dictadura de Castro y otro es el gran problema común de sudamérica: Que haya dictadura o democracia, gobierne la derecha o la izquierda, los revolucionarios o los reaccionarios, pase lo que pase, siguen pasándolas putas. ¿Por qué? Eso es lo que me mosquea. Teniendo recursos naturales, turísticos, población joven… ¿Por qué no salen adelante en ningún país? ¿Es que en todos ellos, matemáticamente, les tienen que tocar siempre los gobernantes más ineptos del continente? ¿O tal vez tendrá algo que ver la política de otros países terceros que condiciona su desarrollo?

    No quiero echarle la culpa a los yanquis de todo. De hecho las preguntas que me formulo son sinceras; no acierto a entender por qué no sale adelante ninguno de esos países.

    En cualquier caso y por centrarme en el tema, lo que me molesta es que parece que en Cuba están peor que en el resto de países por culpa exclusiva de Castro. Yo creo que eso es como mucho una media verdad. Estoy seguro de que el día que acabe el castrismo y Cuba vuelva a ser el puticlub de los yanquis que un día fue, los cubanos seguirán igual de jodidos que ahora. Lo que ocurrirá es que tal vez entonces no salgan tanto en los medios.

    otro punto: La abstención de IU en Córdoba. Por patético que sea tengo la impresión de que todos los partidos políticos guardan ciertos fantasmas en el armario que no se atreven a exorcizar para siempre con un pronunciamiento claro porque así perderían a sus militantes más «ortodoxos» -elijo esta palabra a falta de una más apropiada-. Es claro el caso de IU con Cuba, como lo es el del PP con Franco y su golpe de estado, como lo es el del PSOE con el GAL, como… En ese sentido en IU son tan hipócritas como el resto. Claro que eso no los justifica, igual que no debe justificar a los demás.

  3. Abate wrote:

    Ignorantes… l.g.Pues sí, no conoces mucho la realidad iberoamericana.¿Toda la culpa es de Castro? Los países que circundan Cuba tienen mucho de qué aprender,por mucho que el Alfredo_MG se empeñe en negarlo. De democracia, de medicina, de educación, de civismo… Preguntad en Haití o en la democrática República Dominicana o en Panamá.
    Por cierto, en cuanto a encarcelados políticos… pues qué queréis que os diga: en todas partes cuecen habasa. Sólo quiero acordarme de un tal Pepe Rei y de unos cuantos periódicos, cuyos cierres «preventivos» los condenaron de facto a la desaparición.
    Luego, venid dando clases de democracia y moral. Vosotros sí que sois unos hipócritas.

  4. Alfredo M-G wrote:

    Una vez más, Abate, y como sucede siempre que alguien defiende al régimen de Castro, se produce lo que llamo «la justificación del boxeo». ¿Qué es eso? Sabrás que en numerosas ocasiones los grandes aficionados a la tauromaquia, cuando se quedan sin argumentos razonables para justificar la tortura del animal y sólo pueden aferrarse a motivos más relacionados con cuestiones pasionales, lanzan eso de «bueno, ¿y el boxeo qué?» (inmediatamente después llega lo de que «hay cosas peores y más graves sobre las que preocuparnos»). La justificación del boxeo se basa en apoyar situaciones injustas por la vía de compararlas a otras, semejantes o no ( aunque normalmente dispares), que en ese momento no están siendo objeto de discusión. Si alguien critica al régimen cubano pronto oiremos algo así como «bueno, ¿y que me dices de Corea?» (el equivalente de tu extraña mención a Pepe Rei). También pasa cada vez que se habla de Cuba que surgen argumentos de moda para defender a Castro. Desde hace un tiempo, tras un ataque a Castro, el interlocutor amante del comunismo caribeño tarda unos 7’3 segundos en decir: «¿y los logros en medicina y educación?». En el caso de la dictadura cubana y en otras muchas, el totalitarismo no quiere decir que no haya cosas positivas, resulta practicamente imposible (hasta para un Stalin o un Pol Pot, por poner algunos de los más sanguinarios dictadores) que todo sea un desastre. Por cierto, que el nivel del boxeo cubano sí que es muy bueno.

  5. alp wrote:

    Sí, tienes razón Alfredo. Pero resulta que a los que critican el régimen, nunca se os lee criticar la postura del vecino del norte, es más, en muchas ocasiones se llega a negar la evidencia del bloqueo. Así que supongo que la postura de Abate y tantos otros que justifican la revolución cubana es un contrapeso a los que justificáis la agresión yanqui.

  6. Alfredo M-G wrote:

    ¿Dónde he justificado agresión alguna? Señálelo usted, alp. En caso de que no encuentre tal cosa le conmino a escribir 500 veces (con Bic Cristal y en hojas cuadriculadas): «No diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digo».

  7. General Mola wrote:

    l.g.
    «Admitiendo que contra toda legitimidad en Cuba se sigue manteniendo en el poder un carcamal demenciado y que su régimen se parece más que al comunismo a la dictadura de Franco»

    Jua Jua Jua Jua Jua ! Jua Jua Jua ! Jua Jua!
    y mi prima en la patera saliendo de Madrid por el Manzanares en el 67

  8. Murdoch wrote:

    Sistema Político Castrista: repugnante sistema de aplastamiento neuronal del individuo, ausencia de valores, terror, mafia, empobrecimiento, robo, control axfisiante del individuo.
    Y de medicina y farmacia en Cuba, abate, hablamos cuando quieras, que algo sé.
    Menudo hijo de puta, Castro, revendiendo medicamentos regalados por Pfizer (Americana) y GSK (Inglesa) por ejemplo. Y en La Habana, ni hilo de sutura, si quieres te doy alguna dirección y teléfono de médicos de La Habana.

  9. Ariete wrote:

    CUBA
    Anatomía de la represión
    Por Carlos Alberto Montaner
    Acerquémonos con toda objetividad al deprimente espectáculo cubano. Hace 45 años gobierna un dictador decidido a no abandonar ni compartir el poder, convencido de las virtudes de cierto modo autoritario de organizar y administrar la sociedad y el Estado, aprendido de los soviéticos, que ha fracasado en todas partes del mundo, y muy especialmente en la isla sobre la que ejerce su férreo control.

    ¿Cómo sabemos que el comunismo ha fracasado en Cuba, como fracasó en Rumania, en Albania o en media Europa? Basta asomarse al balance de este casi medio siglo de tiranía comunista y anotar los síntomas más evidentes, aunque no los únicos: dos millones de desterrados y emigrantes, decenas de miles de presos políticos, varios millares de fusilados, quince años de guerras africanas, un infinito ejército de jineteras, unas ciudades devastadas por la incuria gubernamental, y una inacabable libreta de racionamiento, ese diablo de la guardia que ha acompañado a los cubanos noche y día, desde cuando existía el cuantioso subsidio soviético hasta cuando desapareció, en un país que ha perdido cualquier referencia a tiempos mejores, porque el desabastecimiento y la miseria han sido el telón de fondo frente al que tres generaciones de cubanos han desarrollado el drama de sus vidas sin un minuto de tregua.

    Los disidentes

    Naturalmente, no todos los cubanos coinciden en esa desoladora actitud. Hay un puñado de personas convencidas de que es posible construir una Cuba distinta, más hospitalaria y generosa con sus propios ciudadanos. Una Cuba en la que los hoteles, las playas, los restaurantes y los amables lugares de recreo, o los buenos hospitales dotados con abundantes medicinas, no estén vedados a los naturales del país, a menos que pertenezcan a la pequeña cúpula dirigente, como sucede en la dictadura de Castro, donde se practica el más injusto de los apartheid.

    Una Cuba en la que una muchacha médica o maestra no tenga que prostituirse para comer, vestir o comprarle medicinas a su hija. Una Cuba en la que el salario que se reciba sea pagado en una moneda con valor adquisitivo real y no en ese misterioso papel secante que se traga las nueve décimas partes de su valor nominal al canjearlo por dólares. Una Cuba en la que no se persiga sino se premie la iniciativa y el esfuerzo de los individuos. Una Cuba en la que las personas puedan expresar libremente sus opiniones, agruparse de acuerdo con sus valores e intereses, y elegir sin temor a los funcionarios entre diversas opciones que se presenten, tanto en los partidos políticos como en los sindicatos o en el resto de las instituciones de la República sometidas al método democrático de escoger mandatarios.

    Curiosamente, los únicos que creen en la posibilidad de esa Cuba feliz son los demócratas de la oposición: los disidentes. Son esos periodistas independientes que cuentan lo que sucede en el país porque saben que si se oculta la realidad ésta jamás podrá ser modificada. Son los bibliotecarios clandestinos que prestan los textos prohibidos porque están convencidos de que la inteligencia y el buen juicio se nutren de la información y del contraste de pareceres. Son esos esforzados políticos de distintas vertientes que, siempre hostigados por la policía secreta, predican y defienden las características y virtudes de la socialdemocracia, el liberalismo, la democracia cristiana o el conservadurismo, persuadidos de que a Cuba le conviene repetir la experiencia ideológica y práctica de las veinte naciones más prósperas del planeta.

    Los anillos de la represión

    ¿Qué hace la dictadura con estas personas empeñadas en tratar de mejorar el destino de los cubanos? Todos lo sabemos: las destruye. Pero no las destruye con un zarpazo directo y definitivo, sino mediante una siniestra gradación represiva. Primero las amenaza. Las visita un policía con gesto preocupado que, en un severo tono estudiadamente paternal, le explica al disidente lo peligroso que es salirse del coro y pensar por cuenta propia.

    Cada demócrata cubano tiene un policía que lo «atiende», verbo que en la Isla quiere decir que lo vigila, aconseja, amenaza, increpa o intimida, de acuerdo con las características de su caso. Su función ―la del policía que «atiende»― es cultivar la ortodoxia ideológica y asegurarse de la completa obediencia de las órdenes que «bajan» desde el olimpo revolucionario. La revolución es una forma unívoca de pensar y de juzgar la realidad, y cualquier discrepancia conlleva un alto costo en sufrimiento.
    El segundo anillo represivo es el acoso directo. El disidente ―y a veces su mujer e hijos― es expulsado de su centro de trabajo. Se instruye a los militantes del barrio en el que vive para que le nieguen el saludo o lo insulten. El insulto es el ensayo general para la violencia posterior. Antes del golpe siempre viene el alarido. Esa es la función de gritarle «gusano» o «escoria» al adversario. Hay que deshumanizarlo. Convertirlo en una criatura repugnante. A partir de ese punto, aplastarlo es algo sencillo, casi natural.

    Más adelante, si la Seguridad del Estado lo cree conveniente, le organiza un «acto de repudio». Son los viejos pogromos aprendidos de fascistas y nazis, reciclados por el castrismo. No hay nada espontáneo. Se trata de una turba orquestada por el Partido y por la policía política que se reúne frente a la residencia del ‘repudiado» para injuriarlo y tirarle piedras. A veces lo sacan de su casa por la fuerza, como le ocurrió a mi amiga y excelente escritora María Elena Cruz Varela, y le propinan un castigo ejemplar. A María Elena la arrastraron de los pelos desde su residencia, la arrodillaron en medio de la calle y la obligaron a tragarse unos poemas políticos que había escrito, mientras la turba gritaba: «¡Que le sangre la boca, coño, que le sangre!».

    Luego viene la pantomima judicial. Ése es el tercer anillo represivo: el juicio sin derechos, con jueces que cumplen un puro trámite, con fiscales que repiten consignas políticas, con abogados defensores que no defienden, porque no pueden, con testigos falsos que dicen lo que se les ordena, hasta llegar a la sentencia y la sentencia, que ya viene dictada desde el Ministerio del Interior: dos años, o cinco, o diez, o treinta. Da igual. A supuestos «delitos» similares, se imponen penas distintas. Todo depende de la coyuntura política y de la intensidad del escarmiento con que el régimen cree que puede y debe intimidar a la población para que comprenda las desdichas que les aguardan a quienes se atreven a retar el modelo de Estado implantado por los comunistas.

    Pero ni siquiera en la cárcel termina la agonía. Este es el turno de los maltratos directos. Las celdas son mínimas, sin luz ni ventilación, y están llenas de mosquitos y cucarachas. Las visitas son muy espaciadas y en condiciones muy humillantes para el preso y sus familiares. El inodoro suele ser un hueco generalmente atascado y hediondo. La cama es una colchoneta o una lona llena de chinches. El agua es un débil chorro parduzco que desaparece casi todo el día. La comida es escasa, pésima, muy poco equlibrada. A veces los golpes los propinan los guardias. A veces instruyen a encallecidos presos comunes para que sirvan de esbirros sustitutos.

    Hay mucho de sadismo voluntario en esos atropellos cometidos por los psicópatas que asignan a las prisiones, pero hay algo aún más siniestro: el objetivo es convertir la cárcel en un infierno insoportable para «ablandar» al preso político. En su momento, le llegará su turno al guardia compasivo. El carcelero bueno de la razón y el orden empezará a hablar de «rectificación». Todo el mundo tiene derecho a equivocarse. La revolución puede ser generosa. Para eso existe la reeducación política y el sano cambio de opiniones. Todo lo que el preso tiene que hacer es reconocer sus errores. Da lo mismo asentir o negar. Es sólo una cuestión de hacia dónde mover la cabeza. ¿No es obvio que la familia está sufriendo mucho? Todo eso se puede aliviar.

    El miedo y la obediencia

    En la jerga penitenciaria eso se llama «romper» o «quebrar» al preso. El propósito es arrancarle lo último que le queda, sus convicciones, para luego, si se tercia, ponerlo en la calle moralmente aplastado por la disonancia moral y el corrosivo sentimiento de culpa. Incluso, ese preso, hecho ya una piltrafa, puede servir para complacer a un gobierno extranjero que ha pedido su liberación, o a un escritor famoso que solicita su excarcelación movido por la piedad.

    La revolución, hay que admitirlo, no es vesánica. Es pragmática y carece de escrúpulos. Todo lo que desea y procura es la obediencia ciega, total e incondicional al líder. «Comandante en Jefe, ordene», es la consigna general del país. Se trata de construir una sociedad estabulada. La revolución sólo persigue y aplasta a quienes se niegan a obedecer. La revolución, además, tiene un método infalible para lograr esa obediencia bovina, tan importante para salvar a la patria de quién sabe qué supuestos peligros: infundir miedo a la población. Una sociedad aterrorizada es una sociedad obediente.

    A una sociedad aterrorizada se le puede ordenar, como hizo Fidel Castro hace más de cuarenta años, que odie a los indiferentes y desafectos, aunque medien estrechos lazos de sangre o fuertes vínculos amistosos. Él mismo dejó de tratar para siempre a la hermana y la hija que escaparon al exilio. Y los cubanos dejaron de hablar con los hijos o con los padres que habían marchado al extranjero. Se prohibieron las cartas y las cartas desaparecieron. El odio se convirtió en una obligación revolucionaria, y los cubanos, muertos de miedo, odiaron. Se olvidaron de sus hermanos. Les negaron el saludo al amigo. Persiguieron a sus familiares, los denunciaron por contrarrevolucionarios para que los echaran de los trabajos. Hicieron informes contra todos. Se convirtieron en verdugos de su propia gente, execraron a sus parientes para ganar méritos revolucionarios y, sobre todo, por miedo.

    El miedo es la emoción más dolorosa y destructora de cuantas corroen el alma humana. Debe ser, como todas las emociones, una oscura sustancia que ante ciertos estímulos se desliza silenciosamente por los neurorreceptores y se somatiza por un nudo en la garganta, por sudoración excesiva, por ganas de orinar, y, sobre todo, por una angustia profunda e indefinida que nos aprieta el pecho. Sentir miedo es muy desagradable. Vivir con miedo es insoportable. Y los cubanos viven con miedo. Viven con miedo desde que nacen, y sus padres, para protegerlos, los enseñan a simular, a obedecer, a callar. Es tanto el miedo que sienten que sacrifican el amor y la dignidad con tal de no padecerlo. Por eso obedecen. Por eso desfilan dócilmente en las plazas, incesantemente, un día tras otro, un año tras otro, gritando consignas estúpidas: «Fidel, seguro, a los yanquis dales duro», sin creer una sola sílaba de lo que chillan, porque obedecer es el antídoto del miedo. Agachar la cabeza y renunciar al juicio crítico es el amuleto que aleja el terror.

    Pero no todos los cubanos, por supuesto, viven y actúan bajo los efectos del miedo. Siempre hay un puñado de valientes que atesoran, como escribía Martí, todo el decoro que a los otros les falta. Raúl Rivero, el gran poeta cubano preso, suele decir que «en mi miedo mando yo». No es que no lo sienta: es que lo administra con el valor infinito de quien se atreve a enfrentarse a un monstruo totalitario con una vieja máquina de escribir por toda defensa. Rindámosle homenaje. Rindámosles homenaje a él y a todos los presos políticos cubanos. A los que se atrevieron a vencer al miedo para soñar con una Cuba diferente, en la que valga la pena criar a los hijos. A los que compartieron con sus amigos algunos libros prohibidos. A los que pidieron que se dejara votar libremente a los cubanos. A los que se atrevieron a soñar con una Cuba plural y tolerante en la que todos cupiesen. Rindamos homenaje a quienes creen, como creía Cervantes, que la libertad «es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos: con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra, ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida».

    No olvidemos nunca a estos hombres y mujeres presos en Cuba por defender la libertad. Su causa es la de todos nosotros. Nosotros también estamos presos en sus celdas.

    Conferencia dada en Madrid el 15 de septiembre de 2004 en un seminario presidido por D. José María Aznar, organizado por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) en homenaje a los presos de conciencia cubanos.

  10. Ernesto de (Hics) Hannover wrote:

    Ariete, un articulo de las FAES sobre Cuba tiene para mi el mismo valor que uno de la Fundación Pablo Iglesias sobre la trayectoria de Franco, es decir NINGUNO.
    No puedes poner un texto evidentemente sesgado y sectario (Ademas de ser un tocho) como ejemplo, lo siento. Ojo! con esto no estoy diciendo que no este de acuerdo contigo en lo esencial, digo que este texto no me parece representativo.

  11. Payaso! wrote:

    Ernesto el listo habló. Sabes quien es Carlos Alberto Montaner?

  12. alp wrote:

    Señáleme usted, Alfredo un artículo donde haya criticado la agresión USA. O escríbalo mañana. Entonces le presentaré mis disculpas.

  13. Ernest de Hangover wrote:

    Querido Alp,

    Pista nº 1: Tengo entendido que el Bloqueo comercial consiste en que los USA prohiben a sus ciudadanos y a sus empresas realizar cualquier tipo de operaciones con Cuba a causa de las requisas sobre activos de empresas yanquis que realizó la Revolución Cubana.No entro en más valoraciones.
    Cuba es perfectamente libre de comerciar con cualquier país del mundo, de hecho el año 2002 mantuvo intercambios con 167 países, incluyendo España o Canadá.
    Básicamente, que el Bloqueo comercial es un asunto, por paradójico que parezca, interno de los americanos.Cuba puede comprar leche a México, petróleo a Venezuela,y vender azucar a Bahamas o servicios de turismo a España. Y de paso, recibir remesas de la Pequeña Habana(cada vez más restringidas), que casualmente está en territorio norteamericano.

    Pista nº 2: EL nivel de educación, la sanidad, no se si tiene Vd. toda la razón. Ni que decir tiene el metro de Teheran comparado con Faluya. O el agua potable libio comparado con los arrabales de La Meca. Y los rascacielos de Shangai son mucho mejores que las chabolas de Mongolia.

    Y todos dicen lo mismo caundo se les pregunta por los derechos humano: ¡¡¡lo mismo que usted…!!!

  14. alp wrote:

    Lo que decia antes: el bloqueo no existe

  15. Sanjurjo wrote:

    Lo que recuerdo de cuando estuve en cuba hace ya 7 años es que a los que nos alquilaron el piso (la primera semana no fuimos a un hotel), si se entera el estado, se lo quita, ygual que pasa con los taxis no oficiales (la idea es que nadie pueda sacarse las habichuelas por su cuenta). Se puede conseguir de todo sin problemas… en las tiendas de dolares. El problema no es que no llegen cosas a cuba, sino que la gente normal no puede pagarlas (¿miseria?). Ni siquiera hay problemas con el petroleo, pagandolo.
    Lo del nivel cultural es cierto, pero ¿Sabeis que tras la universidad hay que realizar un tiempo de servicios y una vez terminados, si no te fichan como funcionario, buscate la vida (como taxista, p ej.)?
    Que estados unidos no quiera comerciar con ellos, no les impide comerciar con el resto del mundo. Y que los EEUU tengan un comportamiento paranoico-gilipollas con Cuba, no quita que Fidel (y cuidadin con el que viene, Raúl) sea un cabron con pintas.
    Y una sorpresa que me llevé. ¿Sabeis que nisiquiera se puede afiliar uno libremente al PC? Solo puedes ser miembro mediante invitación. Y esto me lo comentó un miembro de las Juventudes del Partido Comunista (el sucedaneo para los que no invitan) mientras intentaba convencerme de que democracia era lo que había en Cuba, y no lo de España.

  16. Viva Cuba Libre! wrote:

    Para que quieres estudiar, si no tienes qué comer?
    A todos los que se les llena la boca hablando de Cuba, lo tienen muy fácil. Por poco dinero se pueden ir a La Habana una semana. Que pregunten a la gente. Que se alquilen un coche y se muevan por el interior -discretamente, claro-, que hablen con los cubanos, que se sienten un rato a charlar de Fidel con ellos, que les cuenten como viven, de que viven, cuanta gente -famiiares y amigos- han perdido … es una tragedia!

  17. MCH wrote:

    Alp efectivamente el bloqueo no existe. Lo que hay es una prohibición en USA para que las empresas norteamericanas comercien con Cuba, pero el resto del mundo puede comerciar con Cuba como de hecho sucede. Pero claro es mejor seguir con la trola del bloqueo y acabar culpando a los yankis. Supongo que nadie creerá que es tan importante comerciar con USA que si no se puede uno vive en la ruina.

    La postura de IU, y la de alguno de los que aquí han posteado, es significativa del desprecio hacia las libertades que tienen, gracias a Dios no están en el poder, pues si lo lograran nos explicarían porque suspenden las elecciones por el bien de la democracia.

    No quiero echarle la culpa a los yanquis de todo. De hecho las preguntas que me formulo son sinceras; no acierto a entender por qué no sale adelante ninguno de esos países. En tu reflexión implícitamente culpas a los yankis o a alguna conspiración capitalista que impide que salgan adelante. Para que sigas reflexionando piensa por ejemplo en China, Corea del Sur, Singapur, Taiwán e incluso India, en estos países «a pesar de los malos» están saliendo adelante y empiezan a progresar. ¿Qué pasa entonces con Sudamérica? nadie lo sabe con certeza, pero es obvio que no en todos los sitios los pueblos son iguales, como no lo somos las personas. Para progresar se debe querer progresar como condición sine qua non.

  18. MCH wrote:

    Alp efectivamente el bloqueo no existe. Lo que hay es una prohibición en USA para que las empresas norteamericanas comercien con Cuba, pero el resto del mundo puede comerciar con Cuba como de hecho sucede. Pero claro es mejor seguir con la trola del bloqueo y acabar culpando a los yankis. Supongo que nadie creerá que es tan importante comerciar con USA que si no se puede uno vive en la ruina.

    La postura de IU, y la de alguno de los que aquí han posteado, es significativa del desprecio hacia las libertades que tienen, gracias a Dios no están en el poder, pues si lo lograran nos explicarían porque suspenden las elecciones por el bien de la democracia.

    No quiero echarle la culpa a los yanquis de todo. De hecho las preguntas que me formulo son sinceras; no acierto a entender por qué no sale adelante ninguno de esos países. En tu reflexión implícitamente culpas a los yankis o a alguna conspiración capitalista que impide que salgan adelante. Para que sigas reflexionando piensa por ejemplo en China, Corea del Sur, Singapur, Taiwán e incluso India, en estos países «a pesar de los malos» están saliendo adelante y empiezan a progresar. ¿Qué pasa entonces con Sudamérica? nadie lo sabe con certeza, pero es obvio que no en todos los sitios los pueblos son iguales, como no lo somos las personas. Para progresar se debe querer progresar como condición sine qua non.

  19. Alfredo M-G wrote:

    ALP, a tu anterior tarea añado también el escribir 500 veces (esta vez con Bic Cristal): «No me saldré por la tangente cuando meta la pata».

  20. alp wrote:

    He sustituido tus castigos por uno autoimpuesto. Copiaré mil veces: «No asistiré más a clases con profesores tendenciosos»

  21. alp wrote:

    Y otras mil veces: «No volveré a dejar en evidencia al profesor»

  22. un@ wrote:

    No me gusta Fidel pero, joder, hablar solo de la prostitución y de los presos politicos no es justo. En EEUU, Finlandia o España tambien hay bastante prostitución y en todo el mundo hay presos que podrian calificarse como presos politicos (y aunque Guantanamo esté en Cuba se trata de una base de EEUU, recordadlo, que ese sí es un ejemplo de «democracia»). El nivel de la educación y la sanidad en Cuba son asombrosos habida cuenta del bloqueo y superan con mucho a los sistemas de salud y educación de muchos paises del ´primer mundo´ (empezando por EEUU). A la mierda Fidel, sí, pero que la critica a Fidel no implique apoyar a EEUU ni las medias verdades.

  23. -T- wrote:

    Dicen por arriba que el bloqueo a Cuba no existe, para quien dude pongo este enlace. Iberia paga a EE UU una multa de 8.200 dólares porque 480 kilos de supuesto tabaco cubano hicieron escala en Miami: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=4113

  24. dos wrote:

    un@
    El nivel de la educación y la sanidad en Cuba son asombrosos habida cuenta del bloqueo y superan con mucho a los sistemas de salud y educación de muchos paises del ´primer mundo´ (empezando por EEUU) … tu no sabes lo que dices!
    En EEUU, Finlandia o España tambien hay bastante prostitución … de cubanas!
    y aunque Guantanamo esté en Cuba se trata de una base de EEUU … el culo y las témporas. En Guantánamo no hay presos políticos.

  25. tres wrote:

    -T- o eres bobo o te lo haces. Es eso bloquear un país? Que USA no deje entrar 5000 kilos de tabaco a Miami?
    Teneis todos una jeta que os la pisais

  26. l.g. wrote:

    Para MCH:

    No pretendía echar la culpa de la situación de Cuba a los yanquis ni explícita ni implícitamente. De hecho lo recalqué en mi anterior mensaje. Me limitaba a hacerme una pregunta, casi casi retórica, porque no creo en las soluciones fáciles a problemas complicados, que es la impresión que me da tu respuesta. No creo en las confabulaciones internacionales, pero tampoco me bastan los tópicos de que tal vez no quieran desarrollarse (¿Tal vez estás insinuando que los sudamericanos son unos vagos?).

    Por otra parte me pongo a pensar como me recomiendas en China y su modelo de desarrollo y, sinceramente, no me parece que sus dirigentes sean mucho mejores que Castro. Es más, tengo la impresión de que han tomado lo peor de la democracia (el capitalismo salvaje) manteniendo lo peor del comunismo (la falta de libertad para la población). y pensando, pensando, pues la verdad es que para los resultados económicos será estupendo todo eso, pero para la gente de a pie, no lo veo nada claro.

    Sober lo que comentas de IU y suspender las elecciones creo que puedes estar tranquilo por dos motivos. El primero es que no creo que lleguen al poder. El segundo es que si no las suspendió el PP en sus últimos cuatro años, no me parece que los rosas (porque de rojos que eran han desteñido bastante) sean capaces de hacerlo.

  27. alp wrote:

    Es que se me acabó el boli

    No diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han dicho porque a mí me venga bien que lo hubieran o hubiesen dicho para que yo pueda decir lo que digoNo diré que otros han dicho lo que no han d

  28. alp wrote:

    Esta era más corta. Gracias profe.

    No asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciososNo asistiré más a clases con profesores tendenciosos

  29. alp wrote:

    Y mi autocastigo para que me lo corrijas. Perdona, pero se me jodió la barra espaciadora

    NovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesorNovolveréadejarenevidenciaalprofesor

  30. Lázaro Doscarretas wrote:

    Leo por aquí muchas opiniones pseudofascistas de intelectualoides de tres al cuarto al estilo del pringaillo de Ramón de España, que van de guays y para hacer ver su planta de ‘libres pensadores’ se posicionan de manera beligerante contra cualquier opinión que pueda parecer ‘comunista’, ya que en el cole y en la tele nos han enseñado que ¡uy!, los fachas eran malos pero los comunistas también se las traían, y que batiburrillo tenían en sus cerebritos para hacer cosas tan malas, eran terribles monstruos, y claro, si un puñado de pringados locos la cagaron hace 40 años ahora siguen siendo todos iguales y mil lindeces más… (hay mucho flipado entre los nuevos comunistas pero también hay mucha gente con las ideas claras y que no quiere peleas estúpidas).

    Bueno, aquella gente de la que hablaba no sólo no quedáis como ‘libres pensadores no alineados con ninguna fuerza y/o ideología política’ (porque nadie se ha propuesto compraros todavía, claro) si no que dáis bastante penita, y ante lo pueril de muchos de los argumentos que defienden al Castrismo vosotros respondéis a la par con burradas dignas de los más simples colegiales adiestrados a golpe de zapping entre Antena3 y TVE, Urdaci, Buruaga, Ansón y cia. han calado hondo por lo que veo, y cuando te quieres hacer el guay y necesitas una opinión estilosa rápidamente pillas lo primero que tienes a mano (articulistas de El Mundo… me dan ganas de llorar).

    El caso es que ciertamente en Cuba se vive en una dictadura, eso es obvio, y quién no lo quiera admitir está en un error del cual se le puede sacar fácilmente informándose un poco. Está claro que el gobierno castrista ejerce una presión y una censura constante basada en el ‘super hombre comunista’ contra el ‘traidor a la revolución’, que tiene sumido a gran parte de la población en el miedo y el desconcierto. Pero como el mismo Alfredo_MG admitía más arriba, todas las dictaduras tienen cosas positivas y negativas, también porque no puede ser de otra manera (hasta en la época de Paquito hubieron cosas buenas, me costó aceptarlo pero es de recibo admitirlo), pero tampoco es justo que la gente que está en contra de Fidel Castro opte por atacar como perros ciegos de furia con los mismos torpes argumentos repetidos de siempre contra el gobierno Castrista. Primero, porque por mucho que él(ellos) se declaren comunistas modélicos, nadie es perfecto, y que no me jodan, que seguro que hay corrupción, y los del gobierno vivirán a cuerpo de rey y con privilegios, y que allí no todos son iguales como dicen… simplemente porque eso es imposible, y si alguna vez se consiguiera eso sí sería realmente una dictadura salvaje. Sólo que los pobrecillos se lo han creído y se lo van diciendo a todo aquel que lo quiera oír, alguien debería hacerlos entrar en razón. Y segundo (y sí, utilizando el argumento de ‘estamos en Guatemala, pero podríamos estar en Guatepeor’ que tan poco le gusta a Alfredo, pero que para mi al menos es una manera positiva de ver la vida, hasta cuando estábamos bajo el yugo de Jose Mari I alias ‘lucecita de Occidente’ (podría haber gobernado Fraga, ¿no? joder que yuyu…), porque no hay que irse al resto de Sudamérica (de todas maneras para ver que las cosas lejos de ser un modelo de democracia, igualdad, riqueza, educación o lo que queráis en muchos diversos aspectos están peor que Cuba´…) si no mirar como estaba Cuba con Batista y antes aún y como estuvo al poco de llegar los barbudos. Y no me refiero a como dicen los fachas: «con Franco España evolucionó y entró en Europa como una sociedad moderna», hombre… es obvio que debe haber un crecimiento más o menos a la par con el resto de los países colindantes, si España no hubiera ido chupando rueda del resto de Europa como lo hizo, la otra opción sólo era pinchar y quedarse anclados en el Nacional sindicalismo. Me refiero a los primeros años llenos de esperanza con la reforma agraria, el plan de alfabetización (actualmente con uno de las tasas de alfabetización más altas del mundo), la reestructuración de la industria y el giro hacia el turismo como principal fuente de ingresos (hechos que hubieran llegado de no estar los barbudos, pero muchos más tarde y más lentos). A todo esto de las reformas nada más llegar los barbudos con una reflexión idiota que me viene cada vez que veo por la tele o en internet a los cabecillas de la ‘mafia de miami’ de dentro y fuera de la isla: ¿por qué todos (ab-so-lu-ta-men-te todos) los de la oposición de miami son niños bien blanquitos? Sí, todos los que salieron de cuba para Miami porque les fueron expropiados los latifundios y mansiones son blancos. Para mi eso quiere decir que en la segunda parte del siglo XX en Cuba se seguía viviendo en una sociedad quasi feudal, con señoritos vestidos de blanco al estilo de Andy García cuando hace de latino malo, con 50 negracos torciéndose la espalda 12 horas al día en su plantación de tabaco o de maíz. Y puesto a exiliarse, ¡qué coño¡ para irnos con los mexicanos, guatemaltecos, salvadoreños, etc. que son todos otros negratos y mulatos pobrachos nos vamos pa Miami que para eso estamos montados en el dólar, nunca mejor dicho. De ahí que cuando niños bien como la difunta Celia Cruz, Gloria Stefan o el oligofrénico de Alejandro Sanz me vienen con reivindicaciones de ‘Cuba Libre’ no puedo evitar echarme a reir. Me es imposible aguantar la risa (así como la rara sensación de que me están tomando el pelo) cuando me vienen con esas desde sus pedazo de mansiones en la costa de Miami, codeándose con babosos millonarios que luego votarán a esa pedazo de marioneta que es Bush Jr., tan lejos de la realidad cubana como lo pueden estar los de la ‘mafia’, vosotros o yo. Quien no están tan alejados son unos colegas cubanos que tenían un grupo de música folklórica del país y vinieron a trabajar a España unos meses. Me hablaron mucho de Cuba y casi todo bueno, se sentían orgullosos de la educación recibida, de los valores asimilados (así como nosotros asimilamos que salir en la Operación Petarda o Gran Marrano es haber tocado techo y poder morir tranquilo), de los servicios de los que disponen, de las carencias que sufren porque de hecho siguen siendo un pais en el tercer mundo (ayuda el embargo ese ‘sin importancia’ del que hablais y su insularidad)y al finalizar su estancia no desertaron y buscaron cobijo bajo los brazos de una moza española para quedarse aquí de por vida, todo lo contrario, decían sentirse abrumados por nuestra forma de vida, por la manera ‘loca’ que teníamos de entender la vida, competencia, estudios, trabajo, pareja, la parejita, perro, gato, dos coches… ya sabéis, más yankis que si fueramos de Arizona, no quiero extenderme más. El caso es que me dejaron bastante buen sabor de boca sus historias, y aún sabiendo que el castrismo tiene errores grandes por subsanar (que dudo que se arreglen pronto) también es justo afirmar que dentro de la gravedad de la situación están mejor de lo que estarían si hablamos por ejemplo de cualquier país caribeño o centroamericano. Por último, una amiga me comentó una vez que ‘el comunismo ha fracasado allí donde se ha instaurado’ (aguda frase sacada de algún sesudo comentarista de la Cope o de A3), a lo que yo le respondí: ‘y el capitalismo (llamadle como queráis) en el que vivimos, ¿no está fracasando estrepitosamente? que se lo pregunten al 20% de la población española que vive con recursos por debajo del umbral de la pobreza, cientos de miles de personas sin sanidad digna, sin servicios, con un trabajo asqueroso, una educación que se suponía gratuita pero no conozco ningún universitario que le salga la matrícula por menos de 700€ sin contar beca, y con unos medios de comunicación dados a una orgía de publicidad y consumismo… comparando, sí, comparando… ¿qué el comunismo qué?

  31. cocoliso wrote:

    vaya, otro que aplica la formula de Pablo. Buena suerte, Ussia!

  32. Tiran mas dos tetas que "el dos carretas" wrote:

    Lázaro dos carretas vete a Cuba y entérate chaval. En tu tocho hay unas 570 mentiras. Mientes mas que escribes (mal por cierto).
    -En España hay cientos de miles de personas sin una sanidad digna?
    -YA sabeis mas yankis que si fuéramos de Arizona?
    -si España no hubiera ido chupando rueda del resto de Europa como lo hizo … No tienes ni puta idea. Cuando?
    -en la segunda parte del siglo XX en Cuba se seguía viviendo en una sociedad quasi feudal … juas juas juas. Y mi padre es el Tío Tom!
    – Hablas de Celia Cruz… y no hablas de los de Miami que han llegado en pateras? (el 99,9% de ellos)
    -«y aún sabiendo que el castrismo tiene errores grandes por subsanar » ERRORES GRANDES POR SUBSANAR????? Eres igual de sinvergüenza que los castristas juas juas juas, por ejemplo dejar de matar cubanos. Deberían SUBSANAR ese ERROR.
    — etc etc etc.No tienes desperdicio macho. Por donde cojas tu tocho inmundo huele a mierda, cinismo, mentira y a cuento chino

    Anda impresentable, que tienes mas cuento que Calleja.

  33. Eduardo Castellanos wrote:

    Mira chaval, Cuba no es exactamente un paraiso caribeno como tu lo mensionas. Admiro al pueblo cubano y su revolusion, pero las condiciones de vida alla estan muy por debajo de donde sea. Yo vacacione alla y muchacho/… Las cosas que se ven.

  34. xy wrote:

    Lazaro tiene razon sobre los exiliados de Miami. Conviene recordar la situacion anterior a castro con la dictadura de Batista apoyada, eso si, por el gobierno norteamericano y con inversiones de la mafia tal y como se refleja en la segunda parte del padrino, con un pueblo aplastado y sin libertades (igual que ahora pero entonces nadie protestaba). REalmente creo que USA tiene una obsesion por tener un regimen comunista a dos pasos de sus costas, pero no tiene nada que ver con el incumplimiento de los derechos humanos de la isla (qeu en efecto, no se cumplen), porque si fuera asi pondrian el mismo empeño en denunciar otros regimenes de sudamerica, de momento me viene a la memoria porque no decian nada con el genocidio sobre el pueblo maya (sus descendientes)que se dio en los años 80 en guatemala, quiza porque el gobierno que habia era favorable a sus intereses. Por eso cuando oigo hablar de defender los derecho humanos lo que pienso es en los intereses comerciales que habra detras. Y en el caso de cuba, cuando muera castro da miedo pensar, no en el deseable retorno de la democracia, sino en el regreso de señoritos latifundistas de miami hacia Cuba.

  35. salson wrote:

    A todos los que critiquéis a los exiliados de Miami, especialmente a los más viejos (y más reclacitrantes anticastristas), espero que hagáis lo mismo cuando salgan cosas como «la memoria histórica», los «ex-combatientes republicanos» que viven en Francia, etc. porque no entiendo por qué es mejor una persona exiliada del franquismo que una exiliada del castrismo, salvo que se sea un sectario de tomo y lomo.

    Y los que veáis a Cuba como una quintaesencia del progreso humano, la verdad, con lo tirados que están los vuelos y la curiosa y pre-capitalista manía de los cubanos de acudir al trueque, creo que con un par de cientos de euros y media tonelada de medias de talla única os lo podéis montar de puta madre. Exactamente igual que los amigos de Somoza que tanto hicieron por traernos a, para variar, otro Caudillo, que también habla con un ente superior y sabe mejor que nadie lo que les conviene a sus ciudadanos.
    Lo malo es que te convenga prisión. Para todo lo demás, CastroCard, admitida en las mentes más preclaras, milenaristas, rebotadas y minoritarias (a Marx gracias!!) del mundo mundial…

  36. xy wrote:

    yo me refiero a los exiliados ricos que se fueron cuando Castro tomo el poder, no a los desgraciados que cada año arriesgan la vida cruzando el mar para buscarse la vida en florida. Castro puede ser un dictador que hace lo que le da la gana, pero nunca hubiera llegado al poder si no hubiera tenido apoyo popular, y no hubiera tenido apoyo popular con el gobierno adecuado. Es decir, que el pueblo salio del fuego para caer en las brasas.

  37. Comandante wrote:

    Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto por el Día Internacional de los Trabajadores, efectuado en la Plaza de la Revolución, el Primero de Mayo del 2004, «Año del 45 aniversario del triunfo de la Revolución». (Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

    Entrañables invitados;

    Queridos compatriotas:

    Esta es la conmemoración número 45 del Día glorioso de los Trabajadores, que celebramos desde el triunfo de la Revolución.

    Cosas de gran trascendencia están ocurriendo tanto en el exterior como dentro de nuestro país.

    La Revolución prosigue victoriosa con más fuerza política y éxitos que nunca. Hemos tenido recientes pruebas: las reuniones de Ginebra el 15 y el 22 de abril pasarán a la historia de la diplomacia revolucionaria. Señalan el instante en que la gran hipocresía, la mentira permanente y el cinismo con que los dueños del mundo pretenden preservar su podrido sistema de dominación política y económica impuesto a la humanidad, recibieron un golpe contundente.

    Nuestro país había sido sentado una vez más en el banquillo de los acusados. La nueva administración de Estados Unidos junto a los estados de la Unión Europea cometieron el error de olvidar que en el extremo oriental de Cuba, en un espacio de 117,6 kilómetros cuadrados ocupado por la fuerza, donde está instalada la base naval de Guantánamo ?lo que ya de por sí constituye un grosero ultraje a los derechos soberanos de un país pequeño y a las leyes internacionales?, existía en ese mismo instante uno de los más grotescos casos de violación de los derechos humanos que han tenido lugar en el mundo. Nunca fuimos consultados previamente. Simplemente se nos informó la decisión tomada por el gobierno de Estados Unidos de trasladar a los prisioneros a esa base.

    El día 11 de enero del 2002 el gobierno de Cuba publicó una declaración en la que se exponía con toda claridad la posición de nuestro país.

    La opinión pública mundial conoce que, después del horrible crimen cometido contra las Torres Gemelas de Nueva York, el hecho fue condenado de forma unánime por todas las personas conscientes del planeta.

    Sin embargo, el gobierno de la nación más poderosa de la Tierra, despreciando toda norma relacionada con lo que el mundo conoce como principios elementales de los derechos humanos, creó esa horrorosa prisión donde se mantienen secuestrados cientos de ciudadanos de numerosos países del mundo, entre ellos los de los propios aliados de Estados Unidos, sin juicio, sin comunicación, sin identificación, sin defensa legal, sin garantía alguna de integridad física, sin ley procesal ni penal, y sin límite de tiempo. Pudo emplear territorio propio para tan extraño aporte a la civilización, pero lo hizo en el trozo de tierra que ocupa ilegalmente y por la fuerza en otro país, Cuba, a la que acusa todos los años en Ginebra de violar los derechos humanos.

    A pesar de eso, suceden cosas admirables en la Comisión de Derechos Humanos.

    En las actuales condiciones del mundo predomina el temor generalizado al feroz imperio, sus amenazas, presiones y represalias de todo tipo, especialmente contra los países más vulnerables del Tercer Mundo. Votar en Ginebra contra una resolución elaborada e impuesta por Estados Unidos, en especial si va dirigida contra Cuba, el país que durante casi medio siglo ha desafiado su arrogancia y prepotencia, se convierte en un acto casi suicida. Incluso los estados más fuertes e independientes se ven obligados a tomar en consideración las consecuencias políticas y económicas de su decisión.

    A pesar de esos factores, como pudo apreciarse hace breves días en Ginebra, basados en sólidos principios unos y en un acto de singular valentía otros, 20 países además de Cuba se opusieron a la resolución y 10 se abstuvieron con dignidad y respeto a sí mismos. De 53 miembros de la Comisión, sólo se habían plegado a la infamia 22 de ellos, incluido Estados Unidos.

    De América Latina, siete, entre ellos cuatro que sufren gran pobreza social y económica, sumamente dependientes y con gobiernos obligados a la abyección total. Nadie los considera estados independientes. Son hasta ahora una simple ficción.

    Perú, el quinto gobierno latinoamericano que votó con el de Estados Unidos contra Cuba, constituye un ejemplo del grado de abyección y dependencia a que han conducido el imperialismo y su globalización neoliberal a muchos estados de América Latina, a los cuales arruinan políticamente en un abrir y cerrar de ojos.

    El Jefe de Estado peruano en solo unos meses ha visto reducir su popularidad a solo el 8 por ciento. Es absolutamente imposible enfrentar los colosales problemas económicos y sociales que afectan a ese país con tan insignificante apoyo. En realidad, no dirige ni puede dirigir nada. De eso se encargan las transnacionales y los oligarcas hasta que la sociedad estalla, como ya empieza a ocurrir en más de un país.

    Restan los gobiernos de Chile y México.

    Al primero no voy a juzgarlo. Prefiero que Salvador Allende, que cayó combatiendo y ocupa ya un sitial de honor y gloria en la historia de este continente, y los miles de chilenos desaparecidos, torturados y asesinados por designios de quien elaboró y propuso la resolución para condenar a Cuba ?donde jamás ocurrió uno solo de esos hechos u otros similares?, y en nombre de ellos, los que portan en Chile las nobles ideas y la aspiración de construir una sociedad verdaderamente humana, juzguen la conducta del presidente de Chile en Ginebra.

    En México, pueblo entrañable y hermano para todos los cubanos, el Congreso Nacional solicitó a su Presidente abstenerse de apoyar la resolución que le demandó el presidente Bush. Duele profundamente que tanto prestigio e influencia ganados en América Latina y en el mundo por su intachable política internacional, emanada de una revolución verdadera y profunda, hayan sido convertidos en cenizas. La solidaridad y el apoyo de América Latina para México, y de México para América Latina, son vitales. Más de la mitad del territorio de México le fue arrebatada por su vecino del Norte y enormes riesgos amenazan al que le resta. Prácticamente la frontera de Estados Unidos con México no está ya en el río Bravo del que hablaba Martí. Estados Unidos está mucho más dentro de México. Aquella frontera es hoy la línea de la muerte, donde alrededor de 500 mexicanos pierden la vida cada año. Todo en virtud de un brutal y despiadado principio: libre tránsito para los capitales y las mercancías; persecución, exclusión y muerte para los seres humanos. Pese a ello, millones de mexicanos corrieron ese riesgo. Hoy el país recibe más ingresos por sus remesas que por las exportaciones de petróleo, a pesar del elevado precio actual de este.

    ¿Acaso una situación tan desigual e injusta se resolverá votando resoluciones contra Cuba en Ginebra y acusándola de violar los derechos humanos?

    Lo peor y más humillante para México fue que las noticias relativas a su votación en Ginebra, tanto el día 15 como el 22, eran anunciadas desde Washington.

    La Unión Europea, igual que siempre, votó en bloque, como mafia aliada y subordinada a Washington.

    Estas sucias e inmorales manifestaciones de toda la vida contra la Revolución Cubana nunca alcanzaron éxito alguno hasta el derrumbe del campo socialista. Una plaga de renegados, ansiosos de créditos y mercancías de la sociedad de consumo, se sumó a la mafia de la Comunidad Europea. Entonces lograron esos mezquinos partos en la Comisión de Derechos Humanos: resoluciones extraídas con fórceps, en la reñida batalla que Cuba jamás ha dejado de librar contra la comedia infame que el imperio, sus aliados, secuaces y vasallos imponen, para obtener uno o dos votos de ventaja frente a la oposición y la abstención del 60 por ciento de los miembros de la Comisión. A esas victorias pírricas las califica el imperio de éxitos y condena a Cuba, a pesar de que cada año los esfuerzos y el costo político son mayores.

    Cuando este año Cuba propuso el envío de un representante de la Comisión para ver lo que sucedía en la base naval de Guantánamo, cundió el pánico en la manada de hipócritas, especialmente en los de la Comunidad Europea. Se derrumbaba la moral. Algunos gobiernos europeos estaban realmente avergonzados, tenían que confesar su inconsecuencia e hipocresía, o algo imposible: desacatar al imperio. Eso era mucho para tan augustos defensores de los derechos humanos, cuyos dardos van dirigidos sólo a los que fueron sus colonias durante siglos, donde eliminaron decenas de millones de indios y transportaron de África incontables seres humanos que fueron convertidos en esclavos, con menos libertad que los animales de trabajo.

    Así tratan a miles de millones de habitantes del Tercer Mundo, víctimas del saqueo, el intercambio desigual y la extracción de sus riquezas naturales y de todas las divisas convertibles de las reservas de sus bancos centrales, que son depositadas en los bancos de Estados Unidos principalmente, o de Europa, con las cuales éstos financian inversiones, los déficits comerciales y presupuestales y las aventuras militares del imperio y sus aliados.

    Ante la proposición cubana en Ginebra, de nuevo Bush en persona y sus más importantes jerarcas tuvieron que moverse frenéticamente llamando personalmente a Presidentes y Jefes de Estado. Nadie sabe de dónde sacó tanto tiempo, ni cómo pudo ocuparse de Iraq, de los problemas financieros del Estado, de los banquetes para la recaudación de fondos y los actos de la campaña electoral. Quizás no sea justo llamarlo Führer. Tal vez es un genio.

    ¿Por qué Bush puede hablar de un déficit presupuestal de 512 mil millones de dólares y otro déficit comercial similar, un total de un millón de millones de dólares en solo un año? Porque manipula y gasta las divisas de la inmensa mayoría del mundo para defender esos y otros privilegios. Se arman hasta los dientes con los más sofisticados equipos bélicos y llevan a cabo guerras de conquista en busca de materias primas.

    La situación internacional es compleja. La política aventurera de la actual administración ha conducido al mundo a problemas cada vez más insolubles. El orden económico impuesto es cada vez más insostenible.

    En España ha tenido lugar un hecho grandioso y estimulante. Fue obra extraordinaria y casi exclusiva del pueblo español, en especial de sus jóvenes. Su heroica batalla política de apenas 48 horas, después de la tragedia y en vísperas de las elecciones, asestó un golpe demoledor a la pérfida maniobra del anterior gobierno de España para manipular a su favor y en el de los intereses belicistas de Estados Unidos la horrible acción del 11 de marzo.

    El actual gobierno ha cumplido su promesa de retirar las tropas españolas de Iraq. Es sin dudas una acción loable. Pero el estado español bajo el anterior gobierno asumió la responsabilidad de reclutar a un número considerable de jóvenes dominicanos, hondureños, salvadoreños y nicaragüenses para ser enviados como carne de cañón a Iraq bajo el mando de la Legión Española, caso único en la historia de este hemisferio. España, que como antigua metrópolis de los pueblos latinoamericanos aspira a recibir respeto y consideraciones, e incluso a desempeñar determinado papel en América Latina y el Caribe, tiene la responsabilidad y el deber moral de luchar por el regreso definitivo a su patria de los jóvenes latinoamericanos que fueron enviados a Iraq por gestiones del anterior gobierno.

    Los pueblos del mundo, entre ellos el de Cuba, no odian al pueblo de Estados Unidos ni desean la muerte de jóvenes soldados norteamericanos, muchos de ellos negros, mestizos y latinoamericanos, a los que la pobreza y el desempleo llevó al oficio de las armas, y hoy son víctimas de una guerra innecesaria y estúpida; no apoyamos en Iraq a gobierno alguno ni a determinados sistemas políticos, que es prerrogativa exclusiva de los iraquíes; fuimos solidarios con los que murieron en los atentados en Nueva York o en Madrid, y condenamos tales métodos. La enorme y creciente simpatía mundial hacia el pueblo de Iraq fue generada por los brutales bombardeos sobre Bagdad y otras ciudades, que causaron terror y muerte entre civiles inocentes, sin tomar para nada en cuenta el trauma terrible que a millones de menores, adolescentes, mujeres gestantes, madres y ancianos, los acompañará toda la vida, sin justificación posible y a base de groseras mentiras. Esas simpatías se multiplican, porque miles de millones de personas tomaron conciencia de que se trataba de una guerra de conquista para apoderarse de los recursos y las materias primas que posee el país, porque no había justificación ni legalidad alguna, porque fueron violadas las normas internacionales, porque la autoridad y las prerrogativas de las Naciones Unidas fueron desacatadas.

    El pueblo de Iraq lucha hoy por su independencia, su vida, la vida de sus hijos y sus legítimos derechos y recursos.

    El gobierno de Estados Unidos enfrenta por ello una complicada situación, porque quiso seguir la línea de la violencia, la guerra y el terror. Tengo autoridad moral para sostener este punto de vista, porque mucho antes de desatarse la política guerrerista, el 11 de septiembre del 2001, día exacto del horrendo ataque a las Torres Gemelas, en un acto de inicio de curso de 4.500 jóvenes maestros primarios, dije textualmente:

    «Es muy importante saber cuál va a ser la reacción del gobierno de Estados Unidos. Posiblemente vengan días peligrosos para el mundo, no estoy hablando de Cuba. Cuba es el país que más tranquilo está por diversas causas: por nuestra política, por nuestras formas de lucha, por nuestra doctrina, nuestra ética, y, además, compañeras y compañeros, por la ausencia total de temor.» […]

    «Los días próximos van a ser tensos dentro de Estados Unidos y fuera de Estados Unidos, empezarán a emitir opiniones no se sabe cuánta gente.

    «Siempre que ocurre una tragedia de estas, por difíciles que puedan ser a veces de evitar, no veo otro camino, y si en alguna ocasión es permitido hacerle una sugerencia al adversario ?adversario que ha sido duro con nosotros durante muchos años?, si fuese correcto en alguna circunstancia sugerir algo al adversario, en aras del bienestar del pueblo norteamericano y basándome en los argumentos que expuse, les sugeriríamos a los que dirigen el poderoso imperio que sean serenos, que actúen con ecuanimidad, que no se dejen arrastrar por raptos de ira o de odio, ni se lancen a cazar gente lanzando bombas por todas partes.

    «Reitero que ninguno de los problemas del mundo, ni el del terrorismo, se pueden resolver por la fuerza, y cada acción de fuerza, cada acción disparatada del uso de la fuerza, en cualquier parte, agravaría seriamente los problemas del mundo.

    «El camino no es la fuerza ni la guerra. Lo digo aquí con toda la autoridad de haber hablado siempre con honradez, poseer convicciones sólidas y la experiencia de haber vivido los años de lucha que ha vivido Cuba. Solo la razón, la política inteligente de buscar la fuerza del consenso y la opinión pública internacional puede arrancar de raíz el problema. Creo que este hecho tan insólito debiera servir para crear la lucha internacional contra el terrorismo; pero la lucha internacional contra el terrorismo no se resuelve eliminando a un terrorista por aquí y otro por allá; matando aquí y allá, usando métodos similares y sacrificando vidas inocentes. Se resuelve poniendo fin, entre otras cosas, al terrorismo de Estado y otras formas repulsivas de matar, poniendo fin a los genocidios, siguiendo lealmente una política de paz y de respeto a normas morales y legales que son ineludibles. El mundo no tiene salvación si no sigue una línea de paz y de cooperación internacional.»

    A muchos la guerra de Iraq les hace rememorar la de Viet Nam. A mí me trae el recuerdo de la guerra de liberación argelina, cuando la potencia militar francesa se estrelló contra la resistencia de un pueblo de cultura, idioma y religión muy diferentes que, en lugares tan desérticos como muchas regiones de Iraq, se las arregló para derrotar a las tropas francesas y a toda su tecnología, bastante avanzada en aquel entonces. Antes habían sufrido la derrota de Dien Bien Phu, donde a punto estuvieron los antecesores de Bush de usar el arma nuclear. En ese tipo de guerra todo el arsenal de una superpotencia hegemónica sobra. Ésta puede, con su inmenso poder, conquistar un país, pero no es posible administrarlo y gobernarlo si su población lucha resueltamente contra los ocupantes.

    Nunca imaginé que un día el señor Bush escribiría con humildad una atenta carta al Presidente de Siria y pediría a las autoridades del gobierno de Irán, países hasta ahora considerados estados terroristas, que lo ayudaran a resolver el conflicto de Iraq. Mucho más sorprendente resulta que hace dos días, según noticias cablegráficas, la infantería de marina norteamericana fuese retirada de Fallujab, y en su lugar se destacaran allí militares iraquíes con un ex general del ejército de Saddam Hussein al frente. No critico ningún esfuerzo de paz o iniciativa que decida tomar la actual administración de Estados Unidos, pero dudo mucho que pueda haber otra solución que la retirada de las tropas norteamericanas de ese país, adonde nunca debió enviarlas, y devolverle al pueblo de Iraq su plena independencia. Eso tendría el apoyo de la comunidad internacional, que sin duda encontrará la forma para resolver la compleja situación allí creada.

    Mientras tanto, los cubanos seguiremos observando los acontecimientos y continuaremos librando nuestra lucha más decidida frente a los que se dan hasta el lujo de preconizar tránsitos políticos basados en la desaparición física de algunos de nosotros. Lo peor es que los que hablan de acelerar tales tránsitos políticos son personajes cuyas ideas asesinas de siempre conocemos bien.

    Ahora de nuevo se desgañitan amenazando con próximas medidas para afectar la economía y desestabilizar el país. Bien valdría que nos devolvieran a nuestros cinco Héroes Prisioneros del Imperio, que soportan con insuperable dignidad el más bochornoso y cruel caso de violación de los derechos humanos. Su suerte en las prisiones del gobierno federal, donde están totalmente separados, no tiene mucho que envidiarle a la de los secuestrados en la base naval de Guantánamo. Aun a pesar de todo eso, no vacilamos en sugerirles a los gobernantes de Estados Unidos que sean más serenos, más sensatos, más cuerdos y más inteligentes.

    A los que persistan en destruir la Revolución, en nombre de la inmensa multitud que se reúne aquí este Primero de Mayo, les digo sencillamente como en Girón y otros momentos decisivos de nuestras luchas:

    ¡Viva el socialismo!

    ¡Patria o Muerte!

    ¡Venceremos!

    Como en Girón y otros momentos decisivos de nuestras luchas:
    ¡Viva el socialismo!

  38. Javi_R wrote:

    Joder, la mierda de Fidel Castro es infumable teniendo que leerla, imaginaros tener que estar las 7 horas que dura el discursito aplaudiendo cada 10 minutos (si quieres conservar tus dedos sanos).

  39. Xiker wrote:

    Abate: Pepe Rei fue detenido bajo la acusación de (con la tapadera de ser un periodista de investigación)recoger información sobre personas susceptibles de ser extorsionadas o directamente asesinadas.
    Después esa información era entregada al aparato militar de Eta para que actuara en consecuencia.

  40. MCH wrote:

    Vuelvo a reiterarles que no hay bloqueo a Cuba, pues ésta puede comerciar con todos los países del mundo salvo con USA. Lo que dice -T- sobre la multa a Iberia, de ser cierto dado que la fuente es bien dudosa, entraría en la categoría de exportación a USA de tabaco. Usemos un poco la cabeza, ¿no hay otros países del mundo para comerciar además de USA? en fin que es una mera excusa del régimen para justificar su fracaso.

    l.g. si relees lo que dije, verás que no sé cuál es la respuesta al subdesarrollo sudamericano, pero lo que sí es evidente es que hay países, como las personas, que afrontan los problemas de maneras similares. Algunos países asiáticos, los que te citaba, han elegido la única vía posible para salir adelante, que es tan simple como trabajar mucho y bien. En Sudamérica da la impresión que se prefiere la vía de la consigna, la pancarta, el echarle las culpas de todo a los yankis.

    Efectivamente China tiene mucho que mejorar en el tema de las libertades. Ellos se continuan denominando comunistas y con ese régimen que algunos tanto defendéis eran casi todos pobres. Ahora con ese «capitalismo salvaje» resulta que unos cuantos cientos de millones han dejado de ser pobres. ¿Entonces lo «progresista» es que todos sean pobres como antes de las reformas?

  41. l.g. wrote:

    Lo primero es que yo no defiendo a china. De hecho, ¡Qué demonios! creo que tampoco he defendido a la Cuba de Castro. Tampoco defiendo el régimen comunista. Es más. Creo que en mis mensajes anteriores lo he criticado.

    Lo que me molesta del caso chino es, como decía, que sus reformas no conducen a la democracia, sino a un capitalismo gestionado por unos dirigentes que, por su carácter dictatorial, en el mejor de los casos se podría decir que practican aquello de «todo para el pueblo, pero sin el pueblo».

    Sobre el abandono de la pobreza, sospecho que te refieres a los empresarios chinos, no a los trabajadores que por un sueldo de miseria fabrican sus productos. en ese caso me temo que los cientos de millones que han salido de la pobreza se quedarán en unos cientos de miles como mucho. Supongo que es agradable pensar que hay ciertos países que salen adelante por su esfuerzo, sobre todo cuando vemos que en ellos se instalan las grandes marcas occidentales. El problema es que todo eso no estará al alcance del bolsillo de cualquiera, pero es más fácil pensar que por ahí van bien las cosas y echarle la culpa a los sudamericanos y a su «pereza» de sus desgracias; el mundo resulta más amable y se duerme mejor por las noches

  42. xy wrote:

    y en cuanto a los paises asiaticos trabajan mucho levantan la economia y…siguen siendo pobres

  43. MCH wrote:

    ¿Por qué creéis que España ahora tiene esta posición tan buena si la comparamos con la de otros muchos países del mundo? pues aunque a muchos os duela se debe al «milagro» de nuestros padres que trabajaron de «sol a sol». Insisto no hay ninguna otra receta mágica.

    Corea del Sur, Taiwán, Japón y Singapur son países ricos. Otros de la zona no los conozco tanto y no quiero meter la pata.

    Los casos de China e India son más complejos. Hay economistas que pronostican para el 2050 que dichos países serán los más ricos del planeta.

    Para los próximos años se esperan uno 100 millones de turistas chinos por Europa ¿créeis que son pobres?

    La India tiene un esteorotipo de pobreza, fakires, vacas sagradas, etc que no es toda su realidad. Hay varios millones de personas en la India tan ricas como en Europa. En software están en la cabeza del mundo.

    Insisto el secreto de todos ellos es el mismo: trabajar de sol a sol.
    Ya sé que eso a muchos no les gusta oirlo, pero en cualquier campo de actividad el éxito está en que trabajes mucho para conseguirlo. Todo lo demás es la vieja canción sudamericana contraria a los yankies pero que esconde una visión de la vida profundamente equivocada.

  44. l.g. wrote:

    Sí, si estará muy bien eso de trabajar de sol a sol, más algunas horas extras… para que el empresario se lleve la pasta. Está muy claro que se genera riqueza -para unos cuantos- con el trabajo del resto y que eso es bueno para las cifras económicas del estado, pero si con mi trabajo, excesivo y mal pagado, por no hablar de la falta de derechos laborales, de sanidad, etc lo único que consigo es que mi jefe viva como un occidental, ¡Pues valiente mierda!

    Claro que no existen los milagros económicos. El panorama que pintas es de explotación laboral pura y dura. como además en casos como el chino ni siquiera hay democracia, que se atrevan a quejarse los currelas. Si es que así…

  45. Javi_R wrote:

    «Sí, si estará muy bien eso de trabajar de sol a sol, más algunas horas extras… para que el empresario se lleve la pasta»
    Escrito por: l.g. a las Septiembre 20, 2004 07:45 PM

    Reseña para L.G. y demas neo-marxistas: POR FAVOR OLVIDAROS YA DE ESA FALACIA MARXISTA DONDE TODO EL VALOR AÑADIDO PROCEDE DEL TRABAJADOR, PORQUE ES UNA MENTIRA COMO UNA CATEDRAL.

  46. MCH wrote:

    Y no sólo una mentira, pues es evidente que el ingenio genera valor, sino que fíjate que tú mismo por mera envidia prefieres, como los sudamericanos y la izquierda en general, que todos seamos pobres antes que alguien tenga más que yo. Si al final a la que se tira el hilo del ovillo nos descubrimos todos.

  47. Javi_R wrote:

    Correcto, esa es la diferencia entre «socialismo» y «liberalismo».

    El primero empuja al individuo a igualarse en pobreza mediante igualitarismo. El segundo empujo al individuo, si quereis mediante la envidia, a desear y conseguir aquello que no tiene.

  48. 8======D wrote:

    El segundo empuja al individuo a desear aquello que no tiene y conseguir el 1% de lo que desea.

    O sea, si quieres tener una casa y un coche tienes que trabajar como un burro durante generaciones hasta que consigas que los de arriba tengan 100 coches y 100 casas

  49. l.g. wrote:

    flacias neo-marxistas, valores añadidos… Creo que no te has enterado demasiado de la historia, dicho de paso, como el otro, que se dedica a ver envidias en los demás y se olvida de su propia xenofobia. Vivir para ver.

  50. Lázaro Doscarretas wrote:

    Bueno, esta paginita de intelectualoides me hacía mucha gracia, pero ahora me da penita viendo tanto comentarista político de sillón, juas juas.

    Bueno, esto va para el tio listo que me respondió. Primero, eres más simple que una ameba, porque te has dado por aludido con mi mensaje y porque te ha parecido un tocho (puf! ajajjajajaj, qué te parecerá entonces «Rojo y negro» o «El señor de los anillos», pobrete), empezando por tu nombrecito de contestación al mío, que precisamente me lo puse para ver cuanto tardaba algún besugo en picar el anzuelo ¡JA, JA! ya ves, a la segundo oportunidad picas, y como decía en mi intervención, además con argumentos ad hominen y beligerantes, pero eso es lo de menos.

    Segundo, tú no necesitas escribir ni bien ni mal, siendo hijito de papá que parece ser que eres, enteraillo que lee una opinión en cualquier periódico que parece progresista y la absorbe como una bayeta, no necesitarás hacer mucho en tu vida pa llevarlo bien, enhorabuena.

    -A ver, tio listo, lo de la sanidad, chaval, pasate por un barrio obrero del lugar donde vives (si conoces algo más que la zona de baretos pijos y de diseño), y verás la precariedad que hay en todos los sentidos. Tú seguro que no tienes amigos que sus familias (y ellos mismos) se tiene que hinchar a currar para pagarse vivienda, estudios y demás gastos y aún así siempre tiene problemas económicos porque no especulan ni invierten en bolsa (te recuerdo que estudiar en España, incluso si tu hijo tiene 4 años te sale por un ojo de la cara, no te digo nada lo que vale mi matrícula comparada con lo que tienen que pagar los cubanos, suecos, austríacos o irlandeses: una barbaridad. España está siempre entre los últimos 4 países en todos los baremos sociales, culturales o económicos de €uropa (junto con Irlanda, Grecia y Portugal, país donde residí un año y eso si que da penita, mucho más que España, toma capitalismo por un tubo!), a eso es a lo que me refería con lo de que si el comunismo no ha triunfado, no hablemos ya del capitalismo que me da la risa coleguita.

    -Lo de yanquis. Pues sí, que pasa, estamos totalmente americanizados, y eso, imberbe, lo sabes sólo que habras los ojos o te des un pequeño garbeo por Europa (la gente bien como tú, de turismo, sabestiosuperfuerte, los demás para currar en verano para ganar algo de pasta, viva nuestro sistema!) y es exagerado lo que ha calado la cultura anglosajona entre nosotros. Si no lo ves, estás ciego, mira a tu alrededor (15 de cada 20 estrenos de cine son cine norteamericano al que masas de guays van a ver porque es ‘superentretenido tio’, música, otro de lo mismo, en la moda, con camisetas con mil inscripciones en inglés que ni siquiera sabe la gente lo que significa. Una cosa es asimilar una cultura y tomar lo bueno que tiene de ella para complementarlo con la tuya, y otra es el bombardeo publicitario ‘telometoalafuerza’. Ve al oculista listillo.

    -Uyuyuy… con eso de que España nunca ha ido chupando rueda del resto de Europa me has empezado a preocupar, a casi dar miedo diría… a saber que tendrás tú en esa cabecita, allá cada cual con su ley. A ver, lumbreras, como te decía más arriba, nunca he visto a España más allá del antepenúltimo lugar en porcentaje del PIB en educación, en dinero per cápita, en menor número de accidentes laborales, en número de médicos o camas de hospital por paciente (aunque tú yendo a la clínica privada donde paga papi el seguro no te importa) en números de muertos en la carretera (que tiene que ver mucho con el estado de nuestras infraestructuras, y por suerte empieza a cambiar), en la relación exportación-importación, y no sé, en salarios y simplemente coje el análisis más simple sobre el estado de los paises de la UE y verás que España siempre está en el culo de Europa. Parece ser que tenemos aquí un pequeño Ánsar enloquecido por una España grande y libre. Seguro que a ti también te hubiera gustado postrarte ante Bush para salir en la fotito de las Azores… patético. Simplemente se trata de admitir que no somos una potencia, ni falta que nos hace por el nivel de vida que tenemos, de ahí que seamos el segundo país del mundo con más turismo… más o menos como Cuba, país cuya mayor industria es
    el turismo. No hacía falta que te pusieras así en evidencia, midete un poquito más antes de cagarla y madarme pa Cuba.
    -Lo de la socieda cubana con Batista, veo que no puedes llegar más allá de la broma fácil (como la de Doscarretas, bravo campeón!), yo os hacía saber mi punto de vista por lo que he leído, lo que he visto (en documentales o películas) y con mis amigos estos. Si tuvieras un poco de cabeza admitirías que en Cuba todavía se vivía en latifundios en los que los blanquitos ricachones explotaban a los negros y mulatos que siempre están en las capas más bajas de la sociedad, pero como ya he dicho hay mucha gente que es como una cabra del monte que no sabe cogitar una idea sino darse de cabezazos contra opiniones opuestas. Nada, sigue así.

    – Y sí, me he dejado antes en la tinta todos los cubanos que llegan en pateras a Miami (negros todos ellos, sí), simplemente porque no los he nombrado, me refería a la mafia. Y no, no lo sé, pero dudo mucho muchísimo que el 99’9% sean balseros, porque cuando llegó Castro tuvieron que salir por patas miles de señoritos que se piraron a Miami, para vivir en el dólar y a la vez conspirar para echar a Fidel. Y sí, la gran mayoría son ultracatólicas, de extremaderecha (hay cada página de la oposición cubana en el exilio en internet que pone los pelos de punta, he llegado a leer que bombardeen la isla con la bomba H, démocratas cubanos, eh?

    -En lo de errores por subsanar no me refería a los cubanos ejecutados, de lo cual estoy y estaré totalmente en contra, y se lo diré a quién quiera oirlo, como ya lo intenté decir en una manifestación contra esas ejecuciones, pero me retiré por voluntad propia ya que estaba totalmente politizada y se gritaron consignas que daban vergüenza ajena. Hay gente que no lucha por la vida si no por el poder (con esto no digo que Fidel lo haga). Como igual estoy en contra del encarcelamiento de periodistas por motivos políticos, y también se lo he hecho saber a todo aquel con el que he podido dialogar. Contigo no podré hacerlo hasta que no encuentre un diccionario Rebuznosladridos/español – español/rebuznosladridos, lo siento. Puedo estar a favor de Cuba en muchos aspectos, pero hay en otros en los que soy totalmente intransigente, como los dos temas que ya te he comentado, además de muchos otros (como que continúe Raúl cuando muera Fidel).

    Y nada, Borjamari o como quiera que te llames, que antes de soltar sapos y arañas (además de bromitas de guardería que sonrojarían a cualquiera), infórmate un poco más y mándame menos a Cuba, a la mierda o donde quieras. Y escucha a los demás un poco más, yo lo intento, tú deberías empezar en cuando te acabes tu platito de alfalfa. Terminatelo todo, eh!?

    Un saludo

  51. Nero wrote:

    Pues yo si q soy un hijo de papá, y bien orgulloso q estoy de serlo y no lo cambiaría por nada 😀 Eso significa q mi padre y el padre de mi padre y etc etc en su día fueron más listos q el tuyo y se buscaron una vida mejor para sí y para los suyos. Yo ahora recibo ese legado, y lo extenderé a mis descendientes. ¿Y todo eso gracias a q? Gracias a ese liberalismo y a ese capitalismo q tú demonizas, Lázaro Doscarretas. Para tí el capitalismo ha fracasado pq tu abuelo fue un fracasado q hizo de tu padre un fracasado y hará de tí otro fracasado si no lo remedias. Y no lo quieres remediar: te conformarías con ver como los demas son tan fracasados como tú, osea, con el comunismo, con el socialismo, o con alguna otra doctrina para fracasados. En definitiva, si eres pobre JÓDETE XDDDD

  52. Lázaro Doscarretas wrote:

    Nero, otro listillo para la listaza de mentecatos. Para que lo sepas, no, no soy pobre, de hecho vivo con bastantes comodidades, a lo mejor es que soy idiota o demasiado inocente por pretender que ciertas cosas de las que yo disfruto puedan disfrutar el mayor número de gente, y no, cerebritos, no me refiero a la reforma agraria a la cartilla de racionamiento ni nada por el estilo: cosas básicas como una buena educación, sanidad y, porqué no, todas las chorradas que hacen de la vida actual un campo de rosas.
    Niñito facha derechista (de derecho, se entiende) de papá, para tí y para muchos otros como tú con quienes he hablado, ser más listo que el otro (cosa que también os encanta a gentuza como tú y que hace el mundo como está: soy MÁS listo que tú, angelico mío, que penita me das, te compadezco) significa ser más hijodeputa o cabrón que el otro, aprovecharse de las ‘oportunidades’ (es decir, si vendiendo a tu madre te dan una parte del negocio, vende también a tu hijo, y al hijo de tu hijo, para que pueden mantener el legado y vivan toda su puta vida con esa obsesión por ser mejores que los pobrachos, con más pasta e ir fardando por ahí en tristes foros perdidos en el culo de internet). Tengo que felicitarte, eres el puto amo, juro que me imprimo lo que has escrito y me lo pongo en una camiseta, es tan entrañable (como un primate puede llegar a escribir en un teclado y que se entienda) y tan tétrico y gracioso a la vez que lo merece. Nada nene, sigue aplastando a todos aquellos que conspiran para quitarte el puesto por el que tanto has luchado (luchar, se entiende, esperar sentado en el sillón a que papá la palme, para ‘tomar su legado’, juas juas). Y terminate ya la alfalfa, borjamari.

    Un saludo y hasta luego Andy.

  53. Nero wrote:

    No hay q sentarse a esperar, eso sería opositar a la pérdida del estatus adquirido. Hay q estudiar duramente y demostrar la valía (educación privada, of course XD). Desde mi abuelo en adelante todo el mundo ha tenido unos estudios superiores. Aquí no valen zánganos como vosotros los rojillos, q no soportáis a la gente más trabajadora y exitosa q vosotros, y deseáis reducirnos a todos al común denominador de vuestra mediocridad. Si tan listo eres… ¿q haces divagando acerca de miserias izquierdistas en vez de levantar una empresa, o por lo menos sacarte una oposición chachi de funcionario? XDDDD

  54. J.C. wrote:

    Lazaro Doscarretas, hazte mirar ese clasismo, no es bueno ir con prejuicios por la vida ;).

  55. penis enlargement wrote:

    Penis enlargement – In the consciousness of the truth he has perceived, man now sees everywhere only the awfulness or the absurdity of existence… and loathing seizes him.

  56. penis extender wrote:

    Penis extender – Metaphysics is the finding of bad reasons for what we believe upon instinct, but to find these reasons is no less an instinct.

  57. online casino wrote:

    Online casino – If a little knowledge is dangerous, where is a man who has so much as to be out of danger?

  58. Xenical wrote:

    Check http://www.xenical-web.com
    for cheap online Xenical diet pills

  59. Wellbutrin wrote:

    Purchase Wellbutrin cheap online
    at http://www.wellbutrin-online.org

  60. Wellbutrin wrote:

    Buy Generic Wellbutrin cheap now
    at http://www.wellbutrin-online.org

  61. Phentermine wrote:

    I have found the best:
    Phentermine pharmacy
    Adipex pharmacy
    Ionamin pharmacy
    Meridia pharmacy
    Tenuate pharmacy
    Diethylpropion pharmacy
    Xenical pharmacy

  62. Phentermine wrote:

    I have found the best store for:
    Discount Phentermine
    Discount Adipex
    Discount Ionamin
    Discount Meridia
    Discount Tenuate
    Discount Diethylpropion
    Discount Xenical

  63. buy soma wrote:

    Want to order soma online ? We make it easy for you to order FDA approved muscle relaxant
    Looking to lose weight and do it discreetly? Online phentermine ordering is the simplest way.
    We offer the best deals and make it easy and convenient to buy in just a few simple steps.
    Just visit http://www.online-soma-here.com

  64. Buspar wrote:

    Purchase cheap Buspar online at
    http://www.cheap-buspar.com/

  65. Fioricet wrote:

    Now online Acyclovir order
    online Ortho Tri Cyclen order
    online Paxil order
    online Penicillin order
    online Phendimetrazine
    order

    online Phentermine order
    online Propecia order
    online Prozac order
    online Renova order
    online Retin-A order
    online Seasonale order
    online Skelaxin order
    online Soma order
    online Tamiflu order
    online Tenuate order
    online Tetracycline order
    online Tramadol order
    online Ultracet order
    online Ultram order
    online Valtrex order
    online Vaniqa order
    online Viagra order
    online Fioricet order
    online Flexeril order
    online Flumadine order
    online Imitrex order
    online Ionamin order
    online Levaquin order
    online Levitra order
    online Lexapro order
    online Meridia order
    online Ortho Evra order
    online Wellbutrin order
    online Xenical order
    online Zanaflex order
    online Zithromax order
    online Zoloft order
    online Zovirax order
    online Zyban order
    online Adipex order
    online Amoxicillin order
    online Bontril order
    online Celebrex order
    online Celexa order
    online Cialis order
    online Cipro order
    online Condylox order
    online Cyclobenzaprine
    order

    online Didrex order
    online Diflucan order
    online Effexor order
    online Elidel order
    online Esgic Plus order
    online Famvir order

  66. Fioricet wrote:

    Now purchase Online Acyclovir
    purchase Online Adipex
    purchase Online Amoxicillin
    purchase Online Bontril
    purchase Online Celebrex
    purchase Online Prozac
    purchase Online Renova
    purchase Online Retin-A
    purchase Online Seasonale
    purchase Online Skelaxin
    purchase Online Soma
    purchase Online Tamiflu
    purchase Online Tenuate
    purchase Online Tetracycline
    purchase Online Tramadol
    purchase Online Ultracet
    purchase Online Ultram
    purchase Online Valtrex
    purchase Online Vaniqa
    purchase Online Viagra
    purchase Online Celexa
    purchase Online Cialis
    purchase Online Cipro
    purchase Online Esgic Plus
    purchase Online Famvir
    purchase Online Fioricet
    purchase Online Flexeril
    purchase Online Flumadine
    purchase Online Imitrex
    purchase Online Ionamin
    purchase Online Levaquin
    purchase Online Levitra
    purchase Online Lexapro
    purchase Online Meridia
    purchase Online Ortho Evra
    purchase Online Ortho Tri
    Cyclen

    purchase Online Paxil
    purchase Online Penicillin
    purchase Online Phentermine
    purchase Online Propecia
    purchase Online Wellbutrin
    purchase Online Xenical
    purchase Online Zanaflex
    purchase Online Zithromax
    purchase Online Zoloft
    purchase Online Zovirax
    purchase Online Zyban
    purchase Online Condylox
    purchase Online Didrex
    purchase Online Diflucan
    purchase Online Effexor
    purchase Online Elidel

  67. loca wrote:

    y eta mierda e pagina???????????????????????????????????????????????????? barsa de atrasao!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  68. loca wrote:

    y eta mierda e pagina???????????????????????????????????????????????????? barsa de atrasao!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  69. valium wrote:

    You are invited to check the sites about online poker online poker http://online-poker.tk.oiline.com/ phentermine phentermine http://phentermine.cd.sportsparent.com/ debt consolidation debt consolidation http://debt-consolidation.sr.fidelityfunding.net/ diet pills diet pills http://diet-pills.le.canadianlabels.net/ valium valium http://valium.be.fidelityfunding.net/ meridia meridia http://meridia.hk.fidelityfunding.net/ gambling gambling http://gambling.bj.onlinegamingassociation.com/ viagra viagra http://viagra.cn.mediavisor.com/ acne acne http://acne.gb.canadianlabels.net/ turbo tax turbo tax http://top-tax.uk.911easymoney.com/ online casinos online casinos http://online-casinos.eu.popwow.com/ texas hold em texas hold em http://texas-hold-em.us.8gold.com/ home equity loan home equity loan http://home-equity-loan.ch.houseofsevengables.com/ weight loss weight loss http://weight-loss.it.crepesuzette.com/ cialis cialis http://cialis.be.uaeecommerce.com/ mortgage loans mortgage loans http://mortgage-loans.se.debt-help-bill-consolidation-elimination.com/ casino casino http://casino.ro.onlinegamingassociation.com/ tramadol tramadol http://tramadol.pk.mediavisor.com/ cash cash http://cash.pl.fidelityfunding.net/ weight loss pill weight loss pill http://weight-loss-pill.sp.fidelityfunding.net/ texas holdem poker texas holdem poker http://texas-holdem-poker.tr.fidelityfunding.net/ carisoprodol carisoprodol http://carisoprodol.de.fidelityfunding.net/ ambien ambien http://ambien.eg.fidelityfunding.net/ student credit cards student credit cards http://student-credit-cards.jp.fidelityfunding.net/ forex forex http://forex.gd.fidelityfunding.net/ discover credit card discover credit card http://discover-credit-card.at.debt-help-bill-consolidation-elimination.com/ personal loan personal loan http://personal-loan.ca.fidelityfunding.net/ – Tons of interesdting stuff!!!

  70. fleshlight wrote:

    Fleshlight | Sex toy | Free sex Fleshlight | Anal sex Fleshlight | Oral sex Fleshlight | Sex pictures Fleshlight | Sex toys directory | Male masturbation technique | Male sex toy | Man sex toy | Masturbation mutual | Masturbation story | Masturbation teen | Masturbation tip | Masturbation video | Masturbation | Party sex toy | Sex toy store

  71. bigger penis wrote:

    Every man is different but you can expect about a 30 % increase or greater. If you are about 6 inches you could expect an increase to 8 inches or more. VIMAX PILLS will work the longer you use it.

  72. soma wrote:

    Cyclobenzaprine

    Flexeril
    Soma

    Generic Soma
    Valium
    Zanaflex

  73. penis enlargement wrote:

    VIMAX is a powerful natural herbal penis enlargement product that increases penis length and girth, sexual desire, sexual health and helps to achieve stronger erections. Combining the formulations of the type of herbs found in many parts of the world that have been proven to work for many years, you can now enjoy the full benefits of our product. Some of the same type of herbs found in Polynesia where the men of the Mangaian tribe have sex on the average of 3 times a night, every night. While this is not what you may wish, it is nice to know your sexual performance can improve substantially.

  74. penis size wrote:

    I ve never thought I would buy any of the penis pills that are so often advertised in mass media. I read the medical sites that said none of the herbal supplements could ever help you increase your penis size. It depressed me a lot, because I couldn t say I had a penis big enough not to arouse any of my partner s smile. Since I m not that young my sexual performance left much to be desired as well.

  75. penis pills wrote:

    The ProSolution Pill system is guaranteed to increase your penis size by 1-3 inches.