Historia de la voltereta

La introducción de multitud de datos en los buscadores de internet y la capacidad de sus motores de búsqueda, dividen el mundo entre aquello que aparece en el google y lo que no. La existencia, exagerando, depende de si un dato está ahí o se encuentra fuera, en el “vacío”. La facilidad en el manejo de estas páginas termina haciendo el resto. La ley del mínimo esfuerzo y la generalización del trabajo por ordenador conducen al alejamiento de otras fuentes documentales. Para qué ir a la biblioteca si con una tecla pareces acceder al saber universal. Con las últimas novedades en introducción de libros clásicos en las secciones de los buscadores y la tendencia cada vez más asentada a confeccionar versiones para la red de todo tipo de trabajos e investigaciones, se construye poco a poco ese lugar donde encontrar todo el conocimiento humano, siempre que los mecenas – ingresos publicitarios- lo permitan.

Pero mientras se desarrolla ese proceso, pueden observarse graves lagunas. Una de las más significativas la encontré en esta dirección: http://www.artesonado.com/google.htm. Ahí se pueden leer algunas de las frases y términos más graciosos que la gente pone en el google para tratar de encontrar información. La primera de ellas, “historia de la voltereta”, llamó mi atención, tanto por el interés que siempre me ha despertado ese asunto como por el hecho, (se puede comprobar aquí http://www.google.es/search?hl=es&q=%22historia+de+la+voltereta%22&meta), de que el buscador no contuviese documentación sobre un tema que ha provocado una bibliografía si bien no profusa al menos significativa.

Aunque no cuento con los medios técnicos suficientes como para insertar los siguientes libros en la red, espero que su referencia amplíe la perspectiva que se tiene sobre esta cuestión, gracias a que los propios buscadores se dirigirán a este texto cuando alguien se muestre interesado por la historia de la voltereta y su evolución a lo largo de los siglos. La mayoría de las siguientes obras se pueden adquirir en una librería ordinaria, aunque algunas están descatalogadas y quizá requieran el concurso de un buen librero de viejo o de la oferta de una biblioteca pública que cuente con muchos fondos:

1) Historia de la Voltereta, de Pascuale Monferrato (1760).- El clásico en dos volúmenes del ilustrado italiano muestra la evolución de la voltereta, desde las primeras cabriolas hasta las piruetas más elaboradas, incluidas algunas con tirabuzones. Sitúa la primera voltereta en el Creciente Fértil, concretamente en la zona aproximada que corresponde al yacimiento de Çatal Hüyuk, excavado en los años 60 del siglo XX pero intuido por eruditos como Monferrato, cuya teoría se basa en que la voltereta fue un producto fortuito, resultado seguramente de la coz o embestida de un buey. En seguida generó un entusiasta grupo de seguidores, a los que se conoce como “coceros”. También dio lugar a la popular frase hecha “el buey de Monferrato”, que suele emplearse cuando una serie de casualidades desembocan en un fenómeno que parece resultado de una profunda reflexión.

2) Refutaciones a Historia de la Voltereta, de Antonello Monferrato (1761).- El hermano de Pascuale Monferrato, también estudioso de la voltereta y celoso de la labor de aquel, publica al año siguiente tres volúmenes que, en resumen, apuestan por un origen distinto de la voltereta. Para el pequeño de los Monferrato, la voltereta surge en el Creciente Fértil también, pero como modo de celebrar una buena cosecha. Se trata, por tanto, de un signo de alegría y agradecimiento a los dioses. Antonello Monferrato explica que la voltereta indica por una parte sumisión a los Hacedores, al mostrar en su movimiento, aunque brevemente, las posaderas a los cielos, pero sobre todo una unión entre el Hombre y la Tierra, puesto que al final los pies se aposentan con firmeza en el suelo. Para él la voltereta es una consecuencia no casual, sino causal, de la agricultura. Los seguidores de esta teoría serán conocidos como volteadores.

3) Apostilla a Historia de la Voltereta y Refutaciones a Historia de la Voltereta, de Gabriel Monferrato (1762).-  El mediano de los Monferrato, tan erudito como el resto, trata de conciliar ambas perspectivas, la cocera y la volteadora. Desarrolla una teoría por la cual la voltereta surge de un salto de celebración por la cosecha, pero de un salto simple, como mucho con choque de pies en su cenit, instante en el que seguramente se produciría una coz o embestida de un buey, dando lugar a la voltereta.

4) Breve Historia de la Voltereta, de Frederic Mathieu (1837).- El autor francés retoma la obra de los Monferrato y la resume, prescindiendo de las disquisiciones más peregrinas. Su aportación fundamental a la tercera vía de Gabriel Monferrato consiste en afirmar, mediante un estudio físico, que la embestida tuvo que realizarla un cordero o una cabra.

5) El Origen de las Volteretas, de Michael Harrison (1849).- El científico inglés realiza un exhaustivo repaso de los previos a la voltereta, es decir, de todos aquellos movimientos que concluyeron antes de tiempo al impactar el cráneo contra algún elemento o contra el propio piso. Establece por primera vez el concepto de voltereta africana, puesto que cree que todas proceden de un mismo tronco muy anterior al del Creciente Fértil hasta entonces aceptado. En su obra revolucionaria indica además que las primeras volteretas empezaron hacia atrás y no hacia adelante, que parecen más fáciles pero son más peligrosas. Harrison murió precisamente en una demostración, al tratar de dar una voltereta hacia adelante y sufrir su rostro de los rigores de la ley de la gravedad, encontrándose antes de lo que esperaba con la superficie, lo que llevó a su crisma a romperse.

6) La Voltereta, del Padre Picaporte (1852).- El sacerdote sevillano, conocedor de la obra de Harrison, establece la teoría de que la voltereta tiene un origen divino, ya que la fuerza que emanaba de la espada flamígera del ángel que expulsó a los Primeros Padres del Paraíso Terrenal produjo que tanto Adán como Eva diesen numerosas volteretas mientras trataban de agarrarse a los frutales. A pesar de la falta de rigor científico de esta teoría, todavía se sostiene en muchos sitios.

7) Volteretas, de Robert Shelton (1937).- El clásico por antonomasia de la historia de la voltereta. Diferencia por primera vez entre volteretas hacia adelante y volteretas hacia atrás, no como ramas del mismo movimiento, sino como movimientos distintos. La voltereta hacia atrás, arguye, es un gesto que en algún instante produjo una ventaja evolutiva, seguramente en situaciones de danzas rituales de carácter sensual o para repeler el ataque de un enemigo. Aquellos que daban mejores volteretas hacia atrás sobrevivieron y transmitieron sus genes. La voltereta hacia adelantes es, en efecto, resultado de la interacción del hombre con los animales domésticos. Así lo demostró Shelton al descubrir el yacimiento de Shelton, en Anatolia, donde encontró numerosos esqueletos de cabras con tejidos de ropajes adheridos a los cuernos. Por su grosor quedó demostrado que pertenecían a la zona que cubre las nalgas.

8 ) Vueltas y Volteretas, de Gregory McPherson y Catherine Parker (1973).- Quizá el más recomendable. Supervisa y actualiza todos los conocimientos en torno a la voltereta, con un lenguaje llano y sentido del humor. Introduce además el concepto de voltereta rodadora, aquella que se produce con contacto de la cabeza y parte de la espalda con el suelo al rodar. Demuestran que esta es el origen de todas, y que nace de propinar patadas en el culo a las mujeres y los niños para que obedezcan. Fue común a Cromagnones y Neandhertaltes.

9) Luz de Volteretas (1979), de Rashid Solomon.- Expone una teoría peculiar pero seguida con ahínco por muchos. La voltereta es producto de los movimientos que ya desde los tiempos antiguos producen los rayos utilizados por los platillos volantes para subir a los humanos hacia la nave.

10) Volteretas y Fotovoltaicos, de Peter Boniface (1985).- Una controvertida obra que aporta algo más que historia. Boniface asume los hallazgos de Shelton, McPherson y Parker. Realiza una división de carácter social, donde unos dan volteretas porque quieren y pueden, otros porque pueden, aunque no quieran, otros no pueden pero quieren y los últimos ni quieren ni pueden.

11) Diccionario Taxonómico de la Voltereta, de Wolfgan Siegert (1992).- Un repaso por orden alfabético a los principales tipos de volteretas simples y compuestas con su descripción y clasificación.

12)  Diccionario Taxonómico de la Voltereta Ampliado e Ilustrado, de Wolfgan Siegert (2004).- Una nueva versión con dibujos y más entradas explicativas. Añade un epílogo del autor donde realiza una disertación acerca de si la voltereta tradicional, sea hacia adelante o hacia atrás, ha de ser considerada como cabriola o puede llegar a acrobacia.

13) ¿Otra Voltereta Es Posible?, de Conrado de la Hoz (2006).- Se trata de un estudio que demuestra que los nuevos hábitos alimenticios y el incremento de la altura media en los países occidentales impedirán a los habitantes del mundo desarrollado dar volteretas en menos de 50 años.

14) Adelgazar mediante las Volteretas, de Conrado de la Hoz y Amalia Balaguer (2006).- El éxito de ventas de “¿Otra Voltereta Es Posible?” ha llevado a Conrado de la Hoz a publicar recientemente junto a su esposa este pequeño libro donde explica cómo adelgazar haciendo volteretas mientras los habitantes de los países occidentales puedan hacerlas.

Comments

  1. Biko wrote:

    Muy bueno. Creo que el Thyssen va a dedicar una monografía de los mejores cuadros sobre volteretas ahora en Navidad, por si os interesa : )

  2. faibistes wrote:

    El problema es que ha buscado algo en español. Yo no me molesto en mirar algo en la wikipedia en español (mentira, en alguna rarísima ocasión existe más y mejor información en la versión española… por ejemplo, en el caso del Metro de Madrid)

    La información en español en Internet es poca y de una calidad mediocre. Sin embargo, si busca lo mismo en inglés, encontrará más información que en todos esos libros juntos.

    No tengo duda que Internet es un repositorio de información escrita (ojo: información. ya veríamos si cultura, o conocimientos) más grande que el resto de bibliotecas del mundo juntas.

  3. Alfredo M-G wrote:

    Ni en inglés, las lagunas en torno a este asunto son enormes : )

    http://www.google.es/search?hl=es&q=%22somersault+history%22&meta=

  4. Pablo wrote:

    Hay algo de bibliografía sobre la relación del filósofo francés «Voltaire» con la voltereta. Su idea fue elegirse un nombre que consignase su aspiración política y social: ponerlo todo patas arriba. Fernando Savater tiene alguna cosa escrita sobre eso.

    Y luego está el periódico virtual de una ikastola. Garzón lo hizo retirar y es difícil encontrar trazas. El caso es que se llamaba o pronunciaba «voltereta», pero escrito: «Volaire-eta» y venía a decir, contra Savater, que lo propugnado por eta no estaba sino en estricta continuidad con el programa de «Voltaire».

  5. cabriolet wrote:

    Igual es que no deberías haber buscado por Somersault (Maugham) sino por ‘tumbling’. El chorreo documental es mucho mayor:

    http://www.google.es/search?hl=es&q=%22tumbling+history%22&meta=

  6. tartamundos trotamudo wrote:

    Yo desde que tengo uso de razón (hace un par de meses) siempre he sido muy fan de los hermanos Monferrato.

    Por cierto, apuntar la obra del dibujante Ipáñez, «Historieta de la voltereta», donde explica las diferentes teorías y variantes de la voltereta en clave infantil.

  7. iPhone existe wrote:

    Muy borgiano.