- No se trata de hacer leer - http://www.lapaginadefinitiva.com/aboix -

Un Viernes Santo cualquiera en un Estado «aconfesional»

Viernes Santo. Semana Santa. Procesiones de todo tipo en España. Bien está. Cada cual es libre de hacer el tonto como prefiera. Yo mismo hago el idiota de formas muy personales (algunas de las cuales, por cierto, como el fútbol, comparten bastante rasgos desagradables en la peculiar manera en que lo organizamos en España con la religión). Y bien a gustito que me quedo con eso de poder dedicarme a mis tontadas. Una sociedad libre tiene esa cosa buena de que respeta mucho que sus miembros pierdan el tiempo y el dinero como prefieran. El problema es que en España, en 2013, todavía seguimos sin conseguir que esta reflexión tan evidente se entiende en su plenitud, acompañada de varias consecuencias que deberían ser de cajón. A saber:

– que los representantes públicos no habrían de participar como tales en tonterías privadas [1] (si les apetece ir a título particular, pues muy bien, pero eso de cerrar procesiones, o abrirlas, con toca y mantilla, así como ir al palco del fútbol a entregar una Copa con su nombre es algo que ni en Irán se atraven a hacer con la tranquilidad con la que se hace aquí);

– que el dinero de todos, es decir, el dinero público, por favor, lejos, muy lejos de estas cosas que están muy bien y eso, son cultura milenaria y no sé qué chorradas más, que al buen pubelo español le ponen mucho y le acercan a su leyenda. Pues vale. Perfecto. Si tan encantado está el buen pueblo español con esto que se lo pague y no me obligue a mí a sufragarlo con impuestos (verán cómo, de nuevo, la analogía con el fútbol sigue siendo perfecta, dada esa tendencia, también, de nuestros queridos jerarcas a meter dinero de todos en el equipo profesional del pueblo y así todos tan contentos).

Ambas cuestiones son tan obvias que no vale la pena ni dedicarles mucho tiempo. Las menciono más que nada porque con la orgía de estos días constato que hemos perdido de vista algo tan elemental. De hecho, tengo para mí que vamos a peor y que cada vez esta confusión (interesada) va a más. A mucho más. En realidad lo que pasa es que esto es lo mismo de siempre. Un país de gente que considera que sus obsesiones y sus chorradas han de ser respaldadas por el aparato público. Sobre todo, claro, si las obsesiones son las propias del catolicismo reaccionario, conservador y cómplice de todo tipo de desmanes, ahora y siempre, contra todo aquello que dice defender (desde la moral al orden público, pasando por su querida patria), algo que es genuina Denominación de Origen Iglesia Española.

Pero es que las confusiones y desmanes no se quedan aquí. Hay muchas más. Realicemos un repaso rápido propio de lo que una persona normal, civilizada, no necesariamente muy a la última, pero sí mínimamente moderna (en términos de 1789), podría decir de cómo es un Viernes Santo normal en España.

En este blog he tratado muchas veces los absurdos de que saquemos pecho y nos metamos con Arabia Saudí o incluso con democracias más civilizadas que la de nuestros queridos aliados y pagadores de comisiones reales en muchos temas, incluyendo éste, como la iraní, cuando somos iguales [2], sólo que no protegemos como locos teócratas a Mohoma sino a Cristo Rey. Hemos hablado del delito de ofensas a la religión, por ejemplo, que aquí campa a sus anchas en nuestro Código penal, y siempre encuentra simpáticos jueces dispuesto a aplicarlo generosamente, cuando no es aclamado y defendido por los mismos que han censurado a otros países y los han tildado de tercermundistas cultural y políticamente: «Joder, qué salvajes los islamistas que condenan a unos caricaturistas», pero «Nada que ver con condenar a alguien por quemar a un Cristo, hombre, que eso es una ofensa seria a los sentimientos más mejores, más íntimos y más bonitos de mucha gente».

Y es que somos una contradicción viviente. Sin ir más lejos en las últimas Fallas de Valencia estalló una polémica divertida [3]: se censuró unánimente que los miembros de la comunidad hindú de la ciudad forzaran la retirada de un ninot con una deidad propia que preferían que no ardiera en la crema como cualquier otro ninot… cuando apenas unos días antes, en medio del aplauso generalizado, la alcaldesa de la ciudad había ordenado retirar de la falla municipal una imagen de una Virgen católica. Lo más fascinante es que todo el mundo, aparentemente, considera compatibles ambas posiciones. Lo que hace que a nuestro paletismo religioso preilustrado se añada un paletismo nacionalista del terruño que lo combina y completa de manera formidable.

Hemos hablado también, lo hicimos el año pasado, de la polémica increíble con la prohibición de una manifestación laica en Madrid [4]. Parece evidente que el hecho de que sea Viernes santo no significa que deje de aplicarse la Constitución y perdamos nuestros derechos fundamentales, ¿verdad? Pues no, si estamos en Semana Santa, la libertad ideológica y el derecho a la expresión libre de esas ideas, incluso en público, si Usted es ateo, se verán más limitados aún que de costumbre y nuestras simpáticas autoridades teocráticas le impedirán organizar una marcha haciendo algo tan sano como burlarse de los ritos y supersticiones católicas así como del apoyo que tienen a cargo de la casta teocrática que rige el país. Prohibición que, además, año tras año y 2013 no es una excepción, es confirmada por nuestros queridos tribunales de justicia, esos que muchas veces uno pisa y que tienen crucifijos en los estrados, para dejar claro quién manda aquí.

Eso sí, todo esto convive con una auto-imagen del país y de sus ciudadanos como modernos y enrollados. Por eso se suceden, en ocasiones, situaciones delirantes como la de estos días con una profesora de una Universidad católica que a sus alumnos de periodismo, en clase sobre «Doctrina social de la Iglesia», les explica que las mujeres no deben divorciarse aunque su marido tenga pequeños defectillos como maltratarlas o que, por supuesto, un aborto no está justificado ni siquiera tras una violación y que lo que hay que hacer es parir, con dolor y eso, pues a fin de cuentas todo niño es un regalo de Dios aunque venga envuelto de manera extraña [5]. La polémica ha sido tal que la propia Universidad católica en cuestión ha reconvenido a la profesora [6] (algo que afortunadamente no ha hecho la consellera de educación del Gobierno valenciana, afamada alumna de Derecho de ese centro, que dijo que le parecía todo muy normal y perfecto). Todo en medio de un gran escándalo social con partidos políticos adictos al concierto educativo con la Iglesia y a la primera fila en las procesiones poniendo el grito en el cielo. Y es que no era para menos, pues a fin de cuentas una malvada docente estaba adoctrinando con barbaridades inaceptables a unos pobres e influenciables… universitarios.

Obviamente, como España es un país moderno y guay lo que resulta escandaloso es que una docente enseñe eso explicando doctrina social de la Iglesia a universitarios, obviando que:

– Ésa es exactamente la doctrina de la Iglesia española (y de gran parte de la derecha) en materia de matrimonio y aborto (es más, en materia de aborto van más allá y lo que propugnan es meter en la cárcel no ya a las mujeres que aborten tras una violación sino incluso a las que lo hacen para salvar su propia vida cuando el embarazo la pone en peligro o a las que lo hacen cuando el feto es claramente no viable) y, oigan, ¿acaso escuchan Ustedes a mucha gente meterse por ello acerbamente con la Conferencia Episcopal? ¿No? Pues eso.

– Ésa es exactamente la doctrina en estas materias que se enseña y explica, con dinero que ponemos todos, en las clases de religión que ofrece, a niños, nuestro sistema educativo. ¿O qué piensan Ustedes que enseñan esos simpáticos profesores que ni pasan exámenes ni aprueban oposiciones ni nada sino que son seleccionados a dedo por el obispo para que chupen de la teta pública a cambio de impartir doctrinas impresentables y que constituyen un adoctrinamiento que avergonzaría a los imanes de Yemen del Sur? Fuera la religión de las escuelas, caramba [7].

– Ésa es exactamente la doctrina sobre matrimonio y aborto de la Iglesia católica a la que pagamos una millonada (con el resultado de que nos gastamos más en educación que países con sistemas mucho mejores y además sólo públicos -y por eso probablemente son mucho mejores- como por ejemplo esos «retrasadillos» de Alemania en porcentaje sobre PIB) para que se monte conciertos educativos para lucrarse y endilgar estas ideas reaccionarias a los niños que tienen la desgracia de acabar en estos centros. Todo ello no sólo con el aval del Estado sino con el dinero de nuestros impuestos. A fin de cuentas, la profesora del CEU le largaba este rollo a adultos que, además, pagaban voluntariamente por escuchar esas mierdas (o bueno, pagaban sus papás, pero ya me entienden).

– Por último, ¿a nadie le parece raro que el Estado autorice una carrera de Periodismo con una asignatura como Doctrina social de la Iglesia como obligatoria hasta tercero y que además se conceda autoridad para expedir títulos en periodismo a un centro que actúa así y que tiene ese tipo de programa? ¿Han escuchado alguna crítica al respecto esta vez? ¿Y en alguna otra ocasión?

Pues, como es evidente, no. Porque esto es España. Y somos modernos y sensatos… hasta que topamos con la Iglesia. Algo que no crean que se circunscribe siquiera a la Universidad o enseñanza privada y financiada con dinero público. También en la pública impera la idiotez, como constato cada vez que el correo oficial de mi Facultad (en una Universidad pública) me invita a pastorales universitarias o a visitas a la Catedral, sin que haya sido posible, a pesar de las quejas, hacer entender a las autoridades académicas que ahora mandan que eso no es un acto «académico» que merezca difusión en esa lista de correo. O cuando recuerdo que en nuestro plan de estudios hay más horas dedicadas al estudio de la libertad religiosa que a la libertad de información y a la libertad de expresión, por ejemplo.

Así nos va. Así es España. Pero, a la vista de cómo se lo toma casi todo el mundo, pues nada, sarna con gusto no pica. Así que a seguir comulgando, amigos. A gastos pagados por los demás, eso sí. No sea que un día los católicos de este país piensen que su doctrina quizás obliga a que pongan pasta para ayudar a los demás en lugar de chupar del bote por tierra, mar y agua, les dé un síncope y nos colapsen la sanidad pública.

Comments Disabled (Open | Close)

Comments Disabled To "Un Viernes Santo cualquiera en un Estado «aconfesional»"

#1 Comment By PePe On 29 marzo 2013 @ 8:50 pm

Intolerable! Con este artículo ha herido mis sentimientos religiosos. Tendrá noticias de mis abogados.

#2 Comment By babom On 30 marzo 2013 @ 6:06 am

Suscribo de pe a pa.

#3 Comment By Garganta Profunda On 30 marzo 2013 @ 7:52 am

Lo de la profesora de la Universidad Católica es sencillamente de traca. Pero creo que ya nadie se sorprende con las meteduras (graves) de pata de parte del profesorado de tan magna institución.

Lo que encuentro enternecedor son las críticas de los propios alumnos para con su docente. Chatos, estais en una Universidad Católica…¿Qué esperábais?

En el ámbito sanitario me gustaría realizarle una pregunta al autor del blog con respecto a la «objeción de conciencia» por motivos religiosos. Me explico. No es tan infrecuente encontrarse con médicos ginecólogos que se niegan a realizar abortos de urgencia (cuando la vida de la madre corre peligro) escudándose en la «objeción de conciencia». Aparentemente todos lo encontramos super-chupi-guay-«respeto a las creencias»…Bien. Operativamente, supone un auténtico lío tener que contactar con otro facultativo para que acuda raudo y veloz al Hospital a realizar la tarea que el otro no quiere hacer. Y no digo nada del valioso tiempo que puede llegar a perderse en la atención al paciente.

Y yo me pregunto…siendo como son, los valores, la mision, los objetivos y las prestaciones de nuestros Sistema Sanitario Público y conociendo las leyes a las que se adscribe…¿hay cabida para estas «actitudes»?

En román paladino. Esto es el Sistema Nacional de Salud. Aquí se practican abortos en los supuestos contemplados por la ley. Y si no te gusta, sencillamente, ahí está la puerta. ¿Estoy diciendo una burrada, Andrés?

#4 Comment By Andrés Boix Palop On 30 marzo 2013 @ 5:27 pm

Tu planteamiento me parece correcto, pero el legislador optó por dar esa libertad a los facultativos (si no recuerdo mal con la excepción de las situaciones de emergencia donde haya riesgo para la vida y no existan alternativas), lo que obliga al servicio público de salud a organizarse de manera alternativa. Obviamente, sería perfectamente posible, pero requeriría de un cambio legal, plantear un servicio público organizado según el criterio que expones, que a mí me parece mucho más sensato.

#5 Comment By Francisco On 3 abril 2013 @ 5:49 am

Usted no sabe lo que es sufrir una semana santa en condiciones, con los centros públicos organizando semanas santas «chiquitas» para el alumnado en horario escolar, vengase al sur que va a disfrutar.

#6 Comment By asertus On 3 abril 2013 @ 8:43 am

Como pequeña aportación, calendario escolar de la educación belga francófona:

[8]

Si os fijáis, jueves santo y viernes santo son días de clase normales, empezando las «vacaciones de privamera», justo las 2 semanas después de semana santa. Y doy fe que los niños iban a la escuela esos días.., bueno, y todo el mundo al curro porque eran días laborables…

Y Bélgica no es precisamente el sumun del ateísmo rampante.., sólo que planificando racionalmente las vacaciones no puedes depender de cómo vaya la luna cada año para mover 2 o 3 semanas las planificaciones…

Quería decir que Bélgica no era lo más del ateísmo, como Francia, donde hemos podido ver esas laicas manifestaciones contra el matrimonio homosexual…, ¡cómo está el patio!!!

Saludos

#7 Comment By Berdiaev On 3 abril 2013 @ 12:57 pm

Este artículo está bastante bien, pero como son ustedes tan anticlericales no se acercan al fondo del asunto.
Una pena.
La desgracia es que el sistema en el que se ha metido la Iglesia es infame y deja a la mayoría de católicos casi fuera.
B-XVI ya lo dijo en una homilía el verano pasado, antes de venir a España, pasó desapercibido para la mayoría de hooligans, pero es la sensación de lo que está pasando en las parroquias de muchos de los que leemos, viajamos y criticamos como está la cosa. La mayoría de los católicos españoles son ateos y no lo saben.
Creen en lo que usted critica, en esa educación católica (yo llevo a mis hijos a un colegio público), en sanidad católica (mi sanidad es pública), en moral católica (no voy a detallar …), y un sin fin de chorradas. Pero la Iglesia Católica, que como fin primero y último debería tener creer en Jesucristo y anunciarlo por el mundo, pues no sé,¿han oído a alguno hablar del tema? …
No debería confundir en sus críticas con matrimonio y aborto. Son dos conceptos diferentes. No conocía la polémica con la profesora, pero le aseguro algo por experiencia propia, estoy convencido de que esa mujer no tenía ni p.t. idea de lo que estaba hablando. Las universidades católicas se han convertido en una educación cutre bajo pago, la única que se salvaba era la Pontificia de Salamanaca, pero ya se ha encargado Rouco de dinamitarla poco a poco.
De lo demás, tendría que ir punto por punto, pero le aseguro que estaríamos de acuerdo en un 70/80% de las cosas.
El problema de la religión en el aula es legal, libertad educativa, elección de los padres y todo eso.
El problema de no quemar una imagen religiosa católica y otra hindú sí no lo entiendo, o todas o ninguna. Demagógico total.
Sobre la financiación de la Iglesia Católica, pues seguramente haya que retocarlo a la baja, no digo que no, pero hay contraprestaciones que deben tenerse en cuenta y por eso los políticos no se atreven. Aún así está el demagogo amenazando con cerrar Cáritas si hace falta. Como si fuera suya.
Y el tema del matrimonio, simplemente, no es como lo cuenta, no conozco ningún caso que no se haya dado la nulidad por violencia en el hogar.
Y sobre el aborto, no nos vamos a poner de acuerdo, así que de este tema prefiero no sacarlo a debate, porque es una discusión sin fin que parte de dos cosmovisiones enfrentadas, aunque hablemos el mismo idioma no llegaremos nunca a convencernos.

De todo lo demás, tiene razón, no entiendo que hace el alcalde del psoe de mi pueblo sacando fotos del Domingo de Ramos para colgarlas en el facebook. ¿? O para tener un censo de los que van a misa y no le votan. Vete a saber.

De todas formas, el anticlericalismo porque sí, deberían tratárselo, hay muchas líneas que se tocan y buscar en lo que se puede colaborar y que nos vaya a todos un poco mejor no debería costar tanto.

#8 Comment By Pablo On 6 abril 2013 @ 8:26 pm

[9]

#9 Comment By galaico67 On 6 abril 2013 @ 9:43 pm

Berdaiev, es muy fácil criticarnos por anticlericales cuando se sale de una posición de fuerza, como sale el catolicismo «oficial» en España. Como usted dice, partimos de cosmovisiones distintas y no queremos echarnos otros doscientos años negociando para llegar a la situación – por decir algo- belga en el año 2013.
Hay cosas que no deberían ser negociables, si son pesetas, a echar las cuentas y no empezar a dialogar sobre intangibles. Mientras, seguimos con la panda que gobierna la franquicia subida a la chepa y no ha lugar. Aunque quedemos por «anticlericales» cuando lo que somos es partidarios de cada uno se organice su vida mientras no toque la de los demás. Y que la pertenencia a un club religioso tiene tanto valor como la pertenecia a un club de ajedrez

#10 Comment By galaico67 On 9 abril 2013 @ 8:02 pm

8# Eso se vivia en España hace 25 años. Jueves Santo no copas, Nochebuena en casita.
Que lo hagan ahora, sobre todo en las zonas turisticas….

#11 Comment By Berdiaev On 16 abril 2013 @ 9:48 am

Por alusión contestaré:
Con el anticlericalismo que se practica en este país me refiero a lo que ha pasado, mientras muchos buscamos espacios en los que podemos estar de acuerdo, normalmente me encuentro gente que propone una confrontación, porque el mismo argumento que me exponen le doy la vuelta y lo expongo yo, que para eso estamos en «democracia».
Y es que el caso está en construir un espacio en que todos podamos ir tranquilamente por la calle, y no en darnos palos todo el día. Que es lo que estoy proponiendo.
Ya sabemos todos lo que ha pasado en España en los últimos dos siglos. Aprendamos de los errores, ya no podemos poner la máquina a 1812.
El problema grave es que con estas fuerzas chocando me he encontrado en alguna reunión en la que citaban a … Donoso Cortés, como el pensador político que debíamos tener de referencia. Es decir, al enconarse los bandos, se basan en las mismas posiciones de inicio. ¡Error!
Vamos a ver, si estamos en el 2013, hagamos un catálogo de actividades culturales y con arraigo histórico, no me valen las cofradías de menos de 10 años porque la tiene el pueblo de al lado desde hace 500. Eso es lo que se debería plantear, pero no hay alcalde comunista que no vaya a poner «verbena» propia que no tengan los fachorros de al lado.
Eso no es cuestión de la I.C. ni de la C.E.E, aunque ustedes les verán a ellos.
Ninguna religión es un club ni nada que se le parezca. Con esos principios de posición no me extraña que no entienda nada.
Y sobre organizarse la vida como uno quiere, pues no sé, hay unas leyes, hay unas normas, hay una educación, parece que uno no se organiza como quiere, aunque sea ajustando la vida a los telediarios. Y encima las críticas vienen, normalmente, de la izquierda más extrema, y entonces vemos que la RDA, la URSS o la República de Corea del Norte son ejemplos evidentes de organizarse la vida como uno quiere.

Sin entrar en este debate, lo que debemos hacer, insisto, es que haya espacios comunes. Repito: espacios comunes. Porque si no encotramos espacios comunes no vamos a salir del enfrentamiento diario, y los que lo sufrimos somos los menos beligerantes.
La única manera de tirar a los más reaccionarios es que no tengan excusas, y ustedes les dan excusas.

#12 Comment By galaico67 On 21 abril 2013 @ 1:24 pm

Ya, propone organizarse sobre unos principios comunes pero partiendo del status quo. Unos principios comunes «españoles», como dioxx manda,y me intenta hacer un «zass» mediante un godwinazo especular.
Pongame usted los «principios comunes» sobre los que parte la posición de la Iglesia en aborto, matrimonio, financiación y uso de los espacios públicos y veremos lo que queda para la negociación.

«Y sobre organizarse la vida como uno quiere, pues no sé, hay unas leyes, hay unas normas, hay una educación,»

Permita que le diga que la tergiversación es un pésimo recurso estilistico en medio de una discusión. No nos empecemos a perder el respeto tan pronto, que en ningún momento escribí nada de «organizar la vida como uno quiere», sino:
» Aunque quedemos por “anticlericales” cuando lo que somos es partidarios de cada uno se organice su vida mientras no toque la de los demás.»
Eso sí, le viene al pelo para el «godwin especular»

Y en eso estamos, hay «demás» intentando mantener su status quo, negociando en base al control de daños y pretendiendo ser juez y parte, delimitando campo de juego y reglas. Porque en el fondo, salvo al pretensión de trascendencia, no se diferencian en gran cosa de un club de futbol

#13 Comment By Berdiaev On 22 abril 2013 @ 11:32 am

Vamos. #12
Me parto. Que soy yo el que tergiverso.
Si en ningún momento se ha dicho que no haya que negociar. Pero habrá que hacerlo con unas reglas. Por ejemplo, en el tema educativo, cuando se dió el concierto de los años 80, no he parado de oir que la gran benificiada fue la Iglesia. En casi todas las capitales tenían colegios religiosos en los que seleccionaban los alumnos, con el concierto lo imponen las comunidades autónomas con sus sorteos más o menos manipulados, en conclusión, que no hay distinción entre aquellos colegios de élite y los actuales colegios públicos. La misma mierda de educación en todos sitios. Y aún así a los católicos les engañan diciendo que pidan esos colegios, como si fuesen diferentes.

Lo de la financiación es un debate de risa. A mí no me paran de dar los datos que publica El País, pero hay una auditora, que junto a BS y RSC dan unos datos diferentes. Cada uno cree a quien quiere, por lo visto, pero los datos auditados están ahí. Los miles y miles de millones son los que querría PRISA para seguir pontificando desde su quiebra.

Las reglas de juego no las pongo yo, están en la Constitución, hasta que se pueda lograr otro marco jurídico.

Y es cierto, el cristianismo en general y la I.C. en particular se opondrán siempre a algunas cuestiones morales, porque son herederos del Derecho Romano y la filosofía aristotélico-tomista, y desde ese punto de vista no van a ceder. Creen en ello y en eso están. Y la mayoría así lo entendemos y seguimos esas normativas. ¿Qué quiere hacer al respecto? ¿Fusilarnos? Democracia en estado puro la suya.
Como si viviesen solos. Hay fuerzas sociales con influencia, unas veces estamos de acuerdo y otras no. Las leyes ZP eran inmorales en materia económica y poca gente salió a la calle, algún obispo hizo un par de menciones y se la acusó de fascista.
Ahora lo hacen y «hasta lo obispos …» critican al PP en temas económicos.
Es lógico que una institución tan grande haga comentarios y que tengan influencia.
No es una mera cuestión ideológica.
Están en juego muchas cosas y no todas de fe ni de religión.

#14 Comment By galaico67 On 23 abril 2013 @ 5:11 pm

«Me parto. Que soy yo el que tergiverso.
Si en ningún momento se ha dicho que no haya que negociar.»

Para partirse con tanta facilidad debe usted tener algún tipo de problema, ya que si no lo tiene, es difícil de entender porque se parte. Ayudaría que indicara en que se basa para partirse.

Luego, por partes:
Educación : después del éxito «El Estado te obliga a abortar» , llega » Yo erá un libre católico y el Estado me obliga a concertar». Un poco patético ¿No? Mientras aceptamos generosas donaciones de solares para las instituciones de la IC, situaciones irregulares como «tu vas dando clase, que ya te apaño yo la titulación a tiempo» y otra peli » Como dar primero de Medicina en las oficinas de una constructora» y a crecer y ocupar – mejor okupar – espacio, que luego ya no nos quita ni Dioxx. Melodramas a alguien que vive en la Comunidad Valenciana, no gracias

Financiación : Tiene razón, es un debate risible. Tanto que , después de veinte años no debería haber ni debate. Asi no acusaría al Pais de nada ni enarbolaría auditorias -tan desprestigiadas como la Teoria de Darwin y mucho más onerosas en sus consecuencias- para defenderse. Contratos públicos para lo que haya menester ( pero públicos y transparentes, no al modo valenciano), IBI y transmisiones para los bienes laicos y si quieren cobrar por visitar la Catedral de Toledo, darse de alta. Los cepillos que sigan en negro. ¿Ve que pronto se acaba el debate?

«Y es cierto, el cristianismo en general y la I.C. en particular se opondrán siempre a algunas cuestiones morales, porque son herederos del Derecho Romano y la filosofía aristotélico-tomista, y desde ese punto de vista no van a ceder. Creen en ello y en eso están»
El cristianismo, en algunas cuestiones, recibe actualizaciones vía espiritu santo , que le indican si seguir los caminos del Derecho ó los caminos del torcido, vista su política desde los tiempos de Constantino con paganos y herejes. O las teorías de San Agustin sobre en que momento dejabamos de ser pedacitos de carne para tener un alma inmortal y tal. Ojala fueran herederos de los romanos, de grado y no por fuerza, en sus relaciones con los que no comulgan con el dogma.
Solo recordar que uno no puede pretender imponer su moral ó sus creencias, sobre todo en lo que obligan a otros.Del mismo modo que esgrime la legalidad para limitar las conductas de otros, hay paises que esgrimen esa misma legalidad para limitar las conductas de los miembros de la iglesia católica. Tan dogmáticos -y legalistas- son unos como otros. Yo solo pido que no se metan en mi vida del mismo modo que yo no pretendo decirles cuando tienen que casarse con un hombre, abortar, beber garrafón, comer tocino de palmo ó enseñar el canalillo.

Por último, veo que el recurso de los casi-Godwin le pone, pero le pone mucho. A la primera de cambio me aporrea con los paises totalitarios versión comunista. Ahora que si pretendo ¿Fusilarle por sus ideas, reprimirle violentamente? Y me acusa de antidemocrata …¿Se desayuna con un par de carajillos?
En su comentario final, lo comparto: es lógico que una institución tan grande haga comentarios. Pero es lógico tambien que, si así lo hace, lo haga por sus medios. Asi que se separe completamente del Estado – salvo las relaciones contractuales que tengan que establecerse, no tengo nada en contra de Hospitales católicos siempre que sean profesionales- y que mida la fuerza de sus creyentes a través de los afiliados que pasen por taquilla. Contar a todos los bautizados como socios no me parece muy digno.

#15 Comment By Berdiaev On 25 abril 2013 @ 3:09 pm

No se preocupe, hombre.
Ya veo que le ha sentado mal lo de descubrir que el darwinismo no va.
No se preocupe. Todos pasamos crisis en el vida.

Si en muchas cosas tiene razón. No discuto (personalmente) que haya que cambiar el modelo de financiación, incluso estoy de acuerdo en que habría que abolirlo y replantearlo hasta el límite de sostenimiento cultural (no creo que aboge porque se nos caigan las catedrales, aunque ya no me extraña).
La transparencia de los contratos ya está legalmente instuarada. Desconozco el caso valenciano, conozco el de otras comunidades y normalmente hay unas cláusulas de publicidad.

Veo que no ha entendido lo que le decía, la educación de entidades religiosas: Privada. Nada de concierto, el que no llegue que se fastidie, y los que lo hagan por caridad va en sus estatutos. ¿En eso tampoco estaba de acuerdo?
No estoy de acuerdo en lo que han hecho en Valencia y Murcia con las pseduocatólicas universidades que allí han montado y deberían haber metido a Cañizares en la cárcel.

Y lo del Godwin se lo hice irónicamente, pero está tan ofuscado que entra a todos los capotes.
Relájese y tómese los carajillos usted, una pena no poder hacerlo juntos tranquilamente en un bareto cercano, yo no puedo por prescripción médica, no por falta de ganas.

#16 Comment By galaico67 On 25 abril 2013 @ 8:23 pm

«Contratos públicos para lo que haya menester», frase de inextricable significado para los que se precian de seguir el aristotelismo judaico on the rocks» y temen el derrumbe-literal- de la iglesia.
De todas formas, modos y maneras, cada loco con su tema , cada quien es cada cual y amanece, que no es poco. Siga con el no es eso, no es eso, que nosotros seguiremos esperando que eso sea algo alguna vez.