- No se trata de hacer leer - http://www.lapaginadefinitiva.com/aboix -

La Universidad decadente de un país en crisis

Todos los medios de comunicación informan hoy de la nueva oleada de «ataques» contra la deuda pública española con un tono apocalíptico. Parece ser que nadie se fía de nuestra renqueante economía, de nuestra capacidad para devolver lo que nos prestaron, de que podamos montárnoslo para crecer o producir de manera eficiente… y ya no digamos de la opinión que merece en el extranjero la posibilidad de que logremos recaudar impuestos como un país civilizado (risas enlatadas aquí). El resultado es que el dinero que nos han de prestar desde fuera para poder seguir funcionando y lanzando la pelota unos metros más adelante, para que el futuro provea y tal, pues como que nos sale cada vez más caro.

En medio de esta situación que nos pintan como dramática la vida, eso sí, continúa. La mía, por suerte o por desgracia, en una Universidad pública española. La Universitat de València, para más señas. Pero creo que lo que pasa aquí es muy parecido a lo que ocurre en otros lugares. Así que generalicemos: a partir de mi experiencia personal he de decir que me cuesta creer que el país se encuentre, de veras, enfrentado a una gran crisis económica. Nada de lo que puedo palpar a mi alrededor va en esa dirección. Es más, todo lo contrario. Cuenta tenida de las cosas que veo, escucho y vivo la sensación que tengo es, más bien, la de vivir en un país feliz y opulento, que todo se lo puede permitir. Empezando por tener dedicados a los doscientos mil (o así) profesores universitarios del Reino a hacer una gilipollez detrás de otra. Y no es que diga yo que seamos gente especialmente inteligente, válida o útil. No, no es eso. O no necesariamente. Pero sí somos muchos. Y algunos de nosotros, quizás, incluso, sí que podríamos (o podrían) hacer algo más o menos coherente con su vida y a partir de su formación. Por no decir que todos, absolutamente todos, seguro que somos capaces de algo mejor que dedicarnos sólo a actividades conducentes a una lamentable pérdida de tiempo.

Puede que alguno de Ustedes crea que exagero. Me temo que no es así. Pero les cuento cómo ha empezado mi semana y juzguen por sí mismos, teniendo en cuenta que estamos sólo a martes y ni siquiera ha llegado la hora de comer:

–  Desde el lunes mi Facultad está organizando un mega congreso internacional, a todo tren, con cientos de paricipantes, sobre innovación docente para la enseñanza del Derecho. He preguntado cuánto ha costado el sarao pero por lo visto es alto secreto. Ahora bien, ya les digo yo que la cosa no ha salido barata. Muchísima gente presentado ponencias, pósters y demás cosas que se hacen ahora para conseguir puntos en las agencias acreditadoras. Todo a lo bestia, con decenas de ponentes (para que a más gente le salga a cuenta la cosa), todo en una docena de salas a la vez. Una semanita entera. Con comidas, cenas, excursiones e invitados de relumbrón como Baltasar Garzón. Y todo, ya se sabe, para explicar los éxitos de la innovación docente en Derecho [1]. Que si yo les prohíbo leer libros a mis alumnos y me aprenden que es un primor. Que si a mí me gusta impedirles que usen las nuevas tecnologías porque están estudiando Derecho, no Informática y gracias a esta innovadora visión me han otorgado un accésit plus en innovacón. Que si yo he inventado una nueva programación docente en que no digo lo que haremos cada día a principio de curso sino que llego a detallar lo que explicaré y haré en clase cada media horita y la cosa es una maravilla de esas que hay que pedir a los rectorados que obliguen a hacer al resto de profes… Este tipo de cositas. Si todo esto no es algo propio de un país no ya rico, sino que nada en la abundancia, que venga alguien y me lo explique.

– El mismo lunes se comentaba mucho en la Facultad la noticia en El País [2] sobre el manifiesto que muchos firmamos hace tiempo contra el nuevo Estatuto docente [3] que preparan desde el Ministerio de Educación y la Conferencia de Rectores para los profesores. Hay unas 3000 firmas ya (me he buscado y yo fui la 83, uno de las primeras, porque si recuerdan en este blog hablamos del tema nada más empezó [4]). Este asunto quizás no les interese en exceso a quienes están fuera de la Universidad, pero ya les resumo yo de qué va la pretensión de los mandarines en dos líneas: que se cobre más y se ascienda profesionalmente no por lo bien que se hagan las cosas en clase o los libros y artículos que uno publique sino en atención, esencialmente, a méritos de gestión burocrática, de participación en tontadas como las de los congresos ahí arriba expuestos o de certificación diversa de «calidades» e «innovaciones» y, por supuesto, por cómo trabaje uno en el mercado (cobrando, eh, ¡cobrando!) gracias a las cada vez más laxas incompatibilidades [5]. De nuevo todas estas cosas, que quizás estén muy bien, son difíciles de conciliar con un país en crisis, digo yo. Esa alegría retribuyendo carguitos, esa pasión nombrando coordinadores varios (que cobran y que hacen méritos) para cualquier cosa, ese reparto de dinero sin rubor a cambio de todo tipo de cosas dudosas…. y además, que es lo mejor de la historia, esa tranquilidad con la que el Estado le dice a algunos servidores públicos (a los que paga un generoso sueldo a tiempo completo) que no se preocupen en exceso por su trabajo oficial, que lo van a cobrar igual. Que mejor si dedican las horas de trabajo como profesores a buscarse extras, a trabajar en el mercado, como abogados, por ejemplo (y cobrando, por supuesto), porque eso es lo que más les contará luego la propia Universidad y el Ministerio para crecer profesionalmente, acreditarse y cobrar más. Yo no sé qué juicio les merece algo así a Ustedes, pero a mí me parece un lujo etrusco pagar a gente con dinero público para que luego se dedique a competir en el mercado privado de provisión de bienes y servicios. Por no decir que es casi un fraude. Pero sea una cosa u otra lo que no parece es propio de un país pobre, ni mucho menos, sino más bien de un Estado al que le sobran tantos recursos que puede permitirse que sus empleados «transfieran» ética y conocimiento incluso en el tiempo pagado por él.

– Habrá quien piense que sí, que vale, que todo eso es verdad pero que, al menos, el país obligará a sus profesores, ya que les paga, a hacer cosas útiles e importantes en las horitas que queden entre congresos de pitiminí y trabajar para el sector privado. Pues sí, tienen razón, nos obligan a currar. O no, no la tienen, porque las cosas que nos hacen hacer…. pffffff. Les cuento: Toda mi jornada de ayer estuvo dedicada a hacer Guías Docentes, lo que antes era el programa de la asignatura de toda la vida, devenido más nobiliario tras el cambio de nombre y las mayúsculas. Cualquier persona sensata, o que haya estudiado en la Universidad, se conoce los dos o tres axiomas básicos sobre qué ha de ser un programa universitario para que sea útil. Ha de ser breve, en primer lugar. Porque si no es así, si pasa de 5 páginas, nadie se lo lee siquiera. Y ha de contener dos cositas y ya está: tiene que explicar los contenidos de la materia, esto es, dejar claro qué se va a exigir a los alumnos que aprendan, por un ladod; y ha de dar información respecto de dónde se puede preparar y cómo esta materia. Si se quiere, además, puede explicar cómo se hará la evaluación. Pero en el fondo no es un elemento tan importante, ya que esto lo puede decir el profesor en clase y todo el mundo se acuerda a la perfección, por alguna razón, de este tema, de modo que no es imprescindible tenerlo por escrito en un material de consulta. Bueno, pues como intuyo que ya habrán supuesto ahora las guías docentes no son así. Son cosas de 20-25-30 páginas que nadie se lee, donde obligatoriamente se meten todo tipo de chorradas, listados de competencias, habilidades, destrezas y demás (que los alumnos supuestamente han de adquirir), todo ello embadurnado de todo tipo de ofrendas a los Dioses de la pedagogía española que controlan la Universidad.  Ahora bien, no contentos con obligarnos a hacer estas chorradas que luego nadie se mira, cada año te obligan a cambiar la guía (perdón, la Guía) en cuestión. La cosa es como sigue. El nuevo encragado de innovación chiriplifáutica encarga un nuevo modelito con cuatro cambios absurdos y todo el personal se pasa a continuación, como me ocurrió ayer, el día casi enterito (y eso en el mejor de loa casos) copiando y pegando cosas absurdas de aquí a allá para cumplir con las nuevas y absurdas instrucciones pedagógicas.

– Obviamente, no dediqué el día de ayer íntegramente a esta apasionante actividad. También tuve una reunión de coordinación de un Máster con la enésima pelea de nivel entre dos departamentos por una asignatura de 2 créditos (20 horitas de clase o así,  para los legos en la jera-jerigonza universitaria). La cosa iba de lo de siempre: vírgenes ofendidas hablando de calidad universitaria que sólo buscan consolidar posiciones relativas y cuotas de poder para tener más peso, ergo más plantilla, ergo más poder… Vamos, un asco.  Pero no es de eso de lo que trata el asunto ahora, sino de las otras dos horitas de trabajo productivo que me paga el Estado por hacer el indio ahí. Y no sólo a mí. A todos los colegas que perdimos miserablemente el tiempo en la reunión, también. Y al decano al que luego, a buen seguro, habrán ido a dar el coñazo con el tema, pues también. ¡Serà per diners!

– Como cualquier observador sagaz puede haber deducido ya a estas alturas, si me he dedicado a escribir todo esto, eso es porque hoy la cosa no ha ido a mejor. Es más, ha ido a peor. A las 9.00 he llegado a la Facultad, donde seguía el rutilante congreso sobre plastilina y enseñanza del Derecho. Apenas si me ha dado tiempo a contestar a los correos electrónicos de rutina (que si un nuevo plazo que alguien pide para presentar un trabajo, que si alguien que ha presentado mal un examen y pide una revisión…). A las 10.00 tenía una reunión de coordinación de otro Máster, donde teníamos que analizar exigentes cuestiones que requerían que una docenita de docentes estuviéramoa ahí pensando qué hacíamos con los directores de departamento que no habían informado a sus profesores de que tenían, por normativa de la Universidad, que mandar su programa antes de una fecha (obviamente, pues hemos decidido que nada, porque nos quedábamos sin profesores del Máster si cumplíamos la norma); o qué hacíamos con los profesores que no habían acudido al tribunal al que estaban convocados para leer trabajos de Máster (obviamente, de nuevo, pues nada, porque ya se sabe que no se puede hacer nada en esos casos y bla, bla, bla…)… Apasionante, ¿verdad? Y muy propio de un país en crisis.

– Afortunadamente, la reunión de las 10.00 ha sido breve. Cuatro personas de los que allí estábamos teníamos la suerte de tener otra reunión, a las 12.00, en el Rectorado de la Universitat. ¿La razón? Pues que el Ministerio, la Generalitat y la Universitat se han puesto de acuerdo en cambiar totalmente los planes de estudio de todos los Másters. Unos programas de posgrado, no crean, confeccionados hace apenas unos meses o, como mucho, hace un par de años. Fiesta. Alegría. En esta reunión, de 3 horitas, nos han explicado a la simpática y enardecida concurrencia cómo rellenar el nuevo modelo, la nueva plantilla, la nueva aplicación informática. Las novedades son apasionantes. Las antiguas asignaturas, antes llamadas módulos, vuelven a llamarse asignaturas. La optatividad, que se decidió que mejor que no existiera, reaparece en todo su esplendor. Si antes había que hacer asignaturas de entre 10 y 15 créditos (para lo que hubo que fusionar materias) ahora hay que volver a trocearlas y que la cosa quede entre 3 y 12 créditos. Hay que seguir teniendo cuidado, eso sí, con que el vocabulario empleado en todo el documento no sea sexista (los profesores y las profesoras enseñarán a las alumnas y los alumnos). Y los pedagogos nos han preparado una revolucionaria nueva división de competencias, que ahora se clasifican en generales, transversales y competencias molonas de la muerte. Eso sí, las competencias ya no son de cada módulo (perdón, asignatura) sino de todo el título. De modo que hay que acarrearlas desde donde estaban antes, pegarlas en el nuevo formulario y hacerlo siempre de acuerdo con la nueva clasificaciónn. Me ahorro darles más detalles. Creo que se pueden hacer una idea. 30 profes universitarios hemos estado así 3 horitas. Y hace unos días fueron otros tantos, porque hubo dos reuniones previas para que cada cual pudiera adaptársela convenientemente a su horario, dado que todos tenemos otras miles de reuniones del calado de las que les he expuesto y cuadrar una agenda requeriría de algún matemático experto, de eso que ya no tenemos porque están rellenado papeles desde hace años.

Todo esto, sólo en un par de días y en una humilde Facultad de provincias. Imaginen el cuadro multiplicado por los doscientos mil profes universitarios o así del país. Piensen que somos gente bien pagada, supuestamente muy cualificada (aunque la verdad es que el hecho de que todos, como corderitos, yo el primero, participemos de estas cosas, creo que obliga a analizar con cierto escepticismo nuestra supuesta capacidad y cualificación) y, por favor no se rían con lo que viene a continuación, parte de la elite intelectual del país. O eso se supone. Y que estamos miserablemente dedicados a estas cosas. En vez de a otras.

Pero la buena noticia, en realidad, es que estamos sólo amartes y ya llevo 4 reuniones exitosas. Eso, y que el país, España, por lo visto, pues se lo puede permitir, porque llevamos así ya una buena década y no parece que tengamos la más mínima intención de cambiar de marcha. ¿Somos un país rico y opulento o no? Pues eso, que le den al spread con el bono alemán. Nosotros, mientras tanto, a lo nuestro. ¡Viva la Universidad excelente e innovadora!

Comments Disabled (Open | Close)

Comments Disabled To "La Universidad decadente de un país en crisis"

#1 Comment By josé luis On 12 julio 2011 @ 3:58 pm

¡Vaya!. Ayer después de leer tu artículo sobre lo chungos que son los políticos y el tema de los asesores y demás personal de confianza, estuve tentado de meter algo de caña pidiendo que, puestos a denunciar, empezases por la Universidad. Al fin y al cabo esa casa no es más que «la política por otros medios».

Más que nada por el tema ese de que ante la tesitura de nombrar a asesores, en vez de abogaduchos de derechas, por favor, me vaya designando Catedráticos progres ( digo «comprometidos») de relumbrón.

#2 Comment By Guillermo López On 12 julio 2011 @ 4:17 pm

Apabullante testimonio plagado de verdades como puños. Personalmente, creo que lo mejor que puede hacerse es la resistencia pasiva. A la hora de la verdad, todas estas estupideces psicopedagógicas, que no aportan nada y no sirven para nada, sólo existen para que la secta pueda meter la cabeza en el pesebre y vivir del cuento, así que… ¿Para qué perder nuestro tiempo en validar sus estupideces?

Yo todo lo que, más allá de lo que digan los psicopedagogos (para los cuales todas estas chorradas siempre son cruciales e importantísimas), no sea estrictamente obligatorio, no lo hago. Que sólo faltaría que tenga que perder mi tiempo en esa clase de imbecilidades. Y luego te dicen, con una sonrisilla amenazante: «pues sin gestión e innovación docente no podrás ser catedrático». Porque, en efecto, como dice Andrés, eso es lo que hay que hacer ahora para ser catedrático. Carguillos y papelillos pedagógicos. Pues vale. A mí, con tal de ahorrarme esa bazofia, desde luego me compensa.

Un cordial saludo

#3 Comment By Artorius On 12 julio 2011 @ 4:41 pm

Otro que reniega de la «calidad» y todas las gilipolleces que conlleva. Y para que los que no están en la Universidad decirles que lo de la calidad no es que se de o no se den mejor o peor las enesñanzas, es todo el entramado de burocracia para, supuestamente, tener controles sobre las mas diversas materias. Cosa que se hace en desdoro de la educación de los alumnos, que debería de ser lo mas importante. Se pierde en chorradas demasiado tiempo. Mientras que crecen y crecen las unidades dedicadas a la calidad, para otras cosas no hay dinero. Este es un país de locos.

#4 Comment By Juancho On 12 julio 2011 @ 4:55 pm

He leído tu artículo y he visto reflejada absolutamente la universidad en la que trabajo (la de León). Es triste, pero cierto, que en general la Universidad Pública española funciona tal y como lo cuentas. Así, ni investigadores de prestigio, ni patentes, ni autofinanciación, ni nada de nada… sólo ruína y gente con un título para colgar en la pared que no tiene ni idea de nada.

#5 Comment By Mitrídates On 12 julio 2011 @ 5:13 pm

Et promet algun dia un article sobre els ensenyaments de Dret – i en general de la Universitat- des de la perspectiva de l’alumne. Li direm, en homenatge a Guillermo «Juego de Power Points».

#6 Comment By Frodo On 12 julio 2011 @ 5:40 pm

Que nadie se lo tome a mal pero me has deslumbrado con tan apasionante actividad docente, Yo soy docente pero no de universidad y. la verdad, perdemos un tiempo precioso en «estas apasionates actividades». Y, lo mejor es que cuando has hecho esos programas o programaciones, ocom oquieran llamarlos, los dejas en un estante del departamento o despacho a dormir el sueño de los justos porque la realción de aprendizaje, la interaccion educador-educando, resulta que cabezota ella dervapor otros derroteros condicionada por numerosos factores que nunca cabran en unas Guias docentes. El ser humano, incluso educando, es bastante mas complejo, A que ya lo sabiáis, eh?

#7 Comment By Conde On 12 julio 2011 @ 5:50 pm

Y lo más importante no es lo que dices, sino como lo dices: clarito y sin rodeos.

#8 Comment By Oliveral On 12 julio 2011 @ 5:52 pm

Me gustaría añadir que todo ese trabajo tedioso e improductivo no se da sólo en la enseñanza universitaria; también en los demás niveles, donde, además, la posibilidad de escaqueo del profesorado resulta mucho más complicada. Y no es que quiera yo hacer ahora apología del escaqueo. Pero hay tantas cosas en la vida más productivas que puede hacer un profesor que todo este trabajo burocrático… No sé. Tomar una caña en el bar de al lado para impulsar el consumo interno. Por lo menos la luz del departamento estará apagada sin gastar ni contaminar. La enseñanza privada, que conste, y según me han contado, incluida. ¿Son todas las empresas privadas automáticamente y a priori, eficientes? ¿O se trata sólo de un dogma?

#9 Comment By sangonereta On 12 julio 2011 @ 5:54 pm

és curiós que ho comentes perquè acabe de cascar-me 2 memòries i una programació d’uns cursos que he impartit del Ministeri i que ja m’havien avançat que ningú es llegiria, amb aquestes paraules: «No t’ho curres molt que no s’ho llegiran» però ha de constar: els objectius, els continguts, la metodologia, els recursos, la temporalització, la bibliografia, descripció de l’alumnat amb una anàlisi de les seues edats i de la mitjana dels seus pius!.

#10 Comment By Andrés Boix Palop On 12 julio 2011 @ 6:36 pm

José Luis, dices bien en qué a la Universidad que tenemos hay que arrearle. Ocurre, sin embargo, que si hablamos de órganos técnicos que requiere de una supuesta capacitación sí que es verdad que entre los, por ejemplo, dos mil docentes universitarios dedicados al Derecho sólo en la Comunidad Valenciana sí podemos encontrar un par de docenas de gente que tiene una consideración profesional incuestionable y a los que, además, en el fondo, más o menos, todos conocemos.

Por este motivo la contradicción, aparente, entre lo de ayer y lo de hoy no es en realidad tanta. Aunque, eso sí, en breve empezarán a llegar los súper-catedráticos a base de papelitos absurdos, chupi-cursos y cosas peores y ya sí que me quedaré sin argumentos de ningún tipo, me temo. O no. Porque aún así, en un contexto como éste, la gente más o menos sabe, sean universitarios o no, sean catedráticos o no, quiénes hacen las cosas bien y quiénes no. Al menos, dentro del círculo de profesionales de la cosa.

Mitrídates, espero con entusiasmo ese análisis desde la perspectiva de un alumno de la Facultad de cómo se vive la innovación y demás mandangas. Te lo publicamos donde quieras, incluso en este mismo blog, si te parece. Que para algo hablamos a veces de a Facultad. ¡Pues qué menos que los «usuarios» del servicio puedan tener voz!

Guillermo y el resto de machacados por estas cosas, que proponéis escaqueo y resistencia pasiva. Está muy bien, pero creo que empieza a ser urgente que de alguna manera logremos plantarnos todos como colectivo. ¿Quién coño es esta gente que tiene tanto poder, que manda tanto, que no hay manera de que nos dejen en paz? ¡Si en el fondo todos estamos de acuerdo, caray! Pues vamos a por ellos, que son pocos, cobardes, pedagogos y aprovechados del titulito, el papelito, el congresito y la zarandaja.

#11 Comment By Huerta de soto On 12 julio 2011 @ 7:24 pm

Si señor. Por fin alguien del estasblishment denunciando alto y claro la mediocridad de nuestra uní. Que las cierren oro insostenibles.

#12 Comment By Rosanna On 12 julio 2011 @ 8:52 pm

Andrés, m’ha agradat tant el teu article que l’he reenviat a la llista de correu d’Unicrisis (professors universitaris espanyols), amb aquest comentari:

Queridos compañeros:

En este mes de julio en que, además de seguir firmando urgentes manifiestos, nos encontramos realizando inacabables trabajos de gestión, y flecos de docencia de un curso inacabable, quizá os apetezca leer este artículo de Andrés Boix:

[6]

El tono es desenfadado, y yo no comulgo con el cien por cien de sus motivos de indignación. Pero me temo que todos conocemos la irritación que expresa Boix por labores burocráticas ridículas (como el trabajo de hacer y rehacer guías didácticas, trabajo que insulta a la auténtica innovación pedagógica) y las reuniones para decidir qué se
hará en otras reuniones, etc.

Por cierto, ¿alguien sabe cuándo dejó el profesorado de gobernar las universidades, y empezó la dictadura de los técnicos?

Yo voy a tener que realizar mi labor de investigación en agosto, puesto que en este curso, las exigencias de la escalada burocrática universitaria me lo han impedido.

¿A que no soy la única?

#13 Comment By Guillermo López On 12 julio 2011 @ 8:54 pm

Andrés, he de confesar malignamente en que para esto tengo cierta confianza en que el PP se lleve al menos parte de la psicopedagogía por delante; a cambio, pondrán más Universidad-Empresa, si cabe, y más Religión. Cambiaremos una religión por otra.

Que no se me entienda mal, no sólo propugno el escaqueo. Propugno el escaqueo y el socavamiento de la secta psicopedagógica allá donde pueda socavarse, negándose a implantar sus estupideces y a participar de su juego.

Un cordial saludo

#14 Comment By Baturrico On 12 julio 2011 @ 9:05 pm

Huy, pues tienes suerte, que no has tenido que escribir ningún recurso porque te han denegado algo en el Rectorado que te correspondía.
Oye, que yo sólo le he dedicado hoy cuatro o cinco horas a la Guía Docente, y buena parte del tiempo la he dedicado en pensar como se decía en catalán-valenciano eso que ya había escrito en castellano, y luego en traducirlo al inglés. Maravillándome de que la aplicación de gestión docente, hasta que he visto que no funciona el exportar los métodos de evaluación. En fin, tareas que me fascinan.
Ayer fue mejor, revisando por quinta vez la Memoria de Investigación con la que nos darán unos duros para llamar por teléfono, y teniendo que inventariar ordenadores de un laboratorio porque siquiera hay un técnico (PAS en la jerga universitaria) que se ocupe para eso.
Huy la vida del profesor. Mañana al menos tenemos un seminario de un colega venido del otro lado del charco y por la tarde una teleconferencia para discutir una publicación conjunta. Total, ¿a quién se le ocurre investigar, teniendo la playa ahí cerca? Mira que son burros estos funcionarios, con lo bien que viven.

#15 Comment By Barbara On 12 julio 2011 @ 10:49 pm

Como siempre genial! no es es un gran consuelo pero que sepas que en la AGE, en dos semanas consecutivas se nos pidio escribir en el papel por las dos caras (lo cual es genial) y ¡¡¡ mandar un fax todos los viernes indicando que en la oficina no teniamos la gripe A!!! ycuandose me ocurrio desobedecer dicha norma… ¡se me llamo a capitulo porque la orden venia de Madrid!

Aunque la verdad es que el exceso que he visto en la Universidad, no lo he visto en ningun lado.

#16 Comment By Baturrico On 13 julio 2011 @ 10:47 am

A pesar de que Guillermo López puede tener razón en que cierta resistencia pasiva, no creo que llegue a nada. La secta de los ‘talibanes’ del reglamento seguirá activa y consiguiendo sus últimos objetivos militares. El escaqueo es la estrategia que sigue buena parte del profesorado universitario, inhibiéndose de muchas de sus obligaciones.
Tal vez un plante sería más lógico.
Un ejemplo: la coordinación de los nuevos másteres, tan bien publicitados en bonitas revistas multicolor. Se crea un máster como suplantación de los antiguos cursos de doctorado, pero ni se asignan presupuestos, ni PAS (a pesar de que se ha ‘descargado’ a tercer ciclo), ni hay reducción docente por coordinarlo, ni nada. Que el coordinador tenga que redactar él mismo convenios con otras universidades si quiere un máster conjunto, que no tenga siquiera un reconocimiento de ningún tipo, pues es para plantarse.
Qué decir del nuevo reglamento, atacado por el Prof. Azcárraga (ver Claves de Razón Práctica, 209, pp. 36-44, Ene-Feb 2011, en [7]). El que quiera ser catedrático, que empiece por coger carguitos académicos y a coleccionar millas de viajero frecuente calentando los glúteos en reuniones y comisiones, que lo complemente con cursos en las universidades estivales (recordemos una entrada en LPR al respecto), y nada, a cobrar y a triunfar.
Recuerdo que con mi antiguo jefe en un instituto de investigación sugerimos instalar el ‘meeting counter’, una aplicación informática que multiplicaba el sueldo por minuto de los asistentes a una reunión por el tiempo que duraba ésta. El coste se veía en un marcador puesto en un portátil en la sala… la reunión lleva ya 75 minutos, y con 12 PDI que están asistiendo a ésta, a una media de 25€ de sueldo por hoa de cada uno, ya está costando al contribuyente 25x12x1.25=375€. Pues eso. Que la crisis no se nota, estimado Prof. Palop, qué razon tiene Vd.

#17 Comment By iluminati On 13 julio 2011 @ 11:12 am

Andres, según tú lo que ha costado el «sarao» que sufres esta semana es alto secreto? ¿Seguro que no le has preguntado a un tablón de anuncios pensando que era una pizarra electrónica?
Caer en la demagogia y el cinismo es tan fácil… ahora bien, siempre será una forma de llamar la atención para aquellos que no pueden hacerlo por méritos propios!
Ánimo, ya es miércoles 13, pronto podrás irte de vacaciones en agosto con tu sueldo de profesor público!

#18 Comment By Garganta Profunda On 13 julio 2011 @ 12:49 pm

Desconozco la «apasionante» vida universitaria aunque tuve la desgracia de asistir a una boda en la que coincidí con un antiguo profesor de la Facultad (rama Sanitaria de la Universidad de Valencia).

El tipo se vannaglorió durante la cena del total de horas ANUALES estipuladas en su contrato, no más de 200 horas, despertando el odio visceral del resto de los allí presentes, más quemados que el cenicero de un Bingo. Amen de ello nos desgranaba sus «vicisitudes» semanales como profesor…2-3 horitas de clase al día, alguna reunión/comisión de soplapolleces varias, nada de investigación porque según el «ya no hay becarios» (o machacas…) y mucho ocio, piscinita, padel y días festivos.

El colmo del parasitismo, vamos. El susodicho tuvo los santos cojones de presentarse hace unos meses a Catedrático del Departamento, porque según él, «ya le tocaba por años trabajados». Y casi se lo dan. Y digo casi porque en el último momento se presentó un «outsider» más joven con un CV de espanto, unas habilidades como investigador fuera de serie y unas ganas que ni les cuento…

Aun así no se crean que el tipo anda amohinado…que va!, según el, en la siguiente convocatoria se la darán porque «ahora si, me toca».

Vida Universitaria a.k.a. «LA LOCA CARRERA POR LA CATEDRA»…

#19 Comment By Andrés Boix Palop On 13 julio 2011 @ 1:42 pm

Guillermo, entiendo perfectamente lo de la resistencia pasiva y tratar de ir minando a la secta. Me pasa, en cambio, como a baturrico, que me temo que hasta el día que aquí no haya un plante serio y generalizado…

Rosanna, gracias por el reenvío. No padezcas demasiado por no compartir todo al 100%. ¡Ni siquiera yo mismo suelo compartirme al 100% pasadas apenas unas horas de haber escrito algo! En todo caso, creo que tu pregunta respecto de cómo, cuándo y por qué nos hemos convertido en lo que nos hemos convertido debe hacerse teniendo en cuenta otro factor: que así ha sido porque HEMOS QUERIDO que así sea. Para controlar todo, para tener más poder, para que nadie nos tosiera en materia de contrataciones, gestión económica o lo que fuera, somos los propios profesores los que nos hemos embarcado en esta delirante aventura.

iluminati, me alegro de que haya compañeros de Facultad que piensen que esto del congreso no es un derroche poco conciliable con épocas de crisis. Me alegro, más que nada, porque estar en minoría suele equivaler a no tener razón (no siempre, pero sí muchas veces) y, la verdad, preferiría que fuera verdad que mis recelos con este tema sean mero cinismo y demagogia porque la inversión realizada es, en realidad, de extraordinaria importancia y retorno. ¡Ojalá! Por cierto, si sabes lo que ha costado el sarao pásanos los números y los comentamos con rigor.

Te reconozco, no obstante, que en este asunto disto de ser objetivo. Los mandarines de la innovación educativa en nuestra Facultad son los que me prohibieron a mí (no hablo de algo que le ha pasado supuestamente a alguien, hablo de algo que me ha pasado a mí y que tengo documentado por escrito) poner en la guía docente que los alumnos de una troncal debían leer una monografía jurídica o un artículo académico por semestre lectivo porque eso era sobrecargar demasiado de trabajo y las directivas de innovación educativa lo prohibían. También me impidieron usar una wiki con los estudiantes a lo largo del curso porque estaba prohibido que unos alumnos de Derecho se vieran obligados a usar Internet o bases de datos, dado que no eran estudiantes de informática. Esa gente, exactamente esa gente, es la que monta el mega-sarao. Y asumo perfectamente que eso me hace ser, probablemente, muy poco objetivo.

En todo caso, me alegro de que los apóstoles de la innovación, preocupados por los papelitos y las certificaciones, piensen que quejarse amargamente en un blog personal pueda ser una forma de promoción personal… ¡Debe de ser que están pensando en meterlo en alguna casilla puntuable!

De momento, y mientras no sea así, creo que todos en la Universidad española sabemos qué es lo que mejor conviene a quien quiera subir profesionalmente, sea por méritos propios o ajenos: ser obediente, acatar todo lo que dicen los que mandan, preparar los papelitos, no levantar la voz, ir a congresos de innovación, hacer pósters, lograr que te acrediten todo tipo de chorradas e ir acumulando carguitos, chollitos, coordinaciones varias y demás cositas que comportan sobresueldo, reducción de horas de clase y méritos para el CV.

#20 Comment By Guillermo López On 13 julio 2011 @ 1:43 pm

# 16 Creo que en esencia estamos hablando de lo mismo, o de una combinación de las dos cosas. Pasar de los cargos y de las nuevas estupideces que ahora piden por las cátedras (el drama es que los que no son funcionarios también tienen que pasar por esas estupideces, y es más complicado, y tiene un coste mayor, plantarse/escaquearse) y no tragar con las estupideces psicopedagógicas que cada vez invaden más cosas. Eso, y buscar la manera de quitarles poder y atribuciones, que muchas veces son totalmente artificiosos (generan necesidades inexistentes para justificar su cargo / sueldo).

# 17 Fascinante lección de iluminati sobre cómo no hacer demagogia

#21 Comment By Dan Brown On 13 julio 2011 @ 4:35 pm

Companys, la cosa és encara pitjor. Si algú te collons, que es llisca el document d’instruccions per a fer les guies generals que han d’enmarcar les noves guies, amb presència de 47 coordinadors i d’on se’n dedueix que els professors hauran de fer el «pino puente» en classe si l’autoritat competent (acadèmica-militar, per descomptat) així ho mana.

[8]

A més, ens han enviat una guia més descollonant encara sobre com funciona l’estafa universitaria quan es tracta de contar hores de classe. Copie:

«Del horario fijado para cada asignatura debe restarse un porcentaje de tiempo de clase
que es el destinado a actividades complementarias, también presenciales. En el caso
de que éstas no se realicen, deberá agotarse todo el espacio temporal fijado en el
horario.

De este modo, una asignatura de 6 créditos se traduce en cuatro horas de clase a la
semana durante un cuatrimestre (dos clases de dos horas cada una), de las cuales 3
horas y 20 minutos son de clase (una hora y cuarenta minutos por clase), y el tiempo
restante hasta completar las cuatro horas es el dedicado a actividades
complementarias y al examen (diez horas).»

Supose que tots sou ja majorets i ja sabeu de què va la cosa, ¿no? Doncs sí, les activitats en qüestió o no es fan o suposen una mínima part del «descompte» real. La Universitat ha aconseguit fer oficial l’horari laxe dels professors «innovadors» (en altres països coneguts com incomplidors) que et cconvertien 2 hores de classe en una i mitja, si arribava. Òbviament, si les classes han de durar ara oficialmente 1 h 30 min ja podeu imaginar que els profes més respectuosos amb els estudiants, el seu descans i la denominada «cortesía universitaria» en faran una horeta i au. Això sí, seran coordinadors per la gràcia de Déu.

#22 Comment By Kieran On 14 julio 2011 @ 12:07 am

Gran artículo, profesor Boix.

Me encanta el contraste entre las siguientes citas:

«He preguntado cuánto ha costado el sarao pero por lo visto es alto secreto. Ahora bien, ya les digo yo que la cosa no ha salido barata.»

«me alegro de que haya compañeros de Facultad que piensen que esto del congreso no es un derroche poco conciliable con épocas de crisis.»

«¡Ojalá! Por cierto, si sabes lo que ha costado el sarao pásanos los números y los comentamos con rigor.»

Lo cual equivale a: «No tengo datos de lo que ha costado este sarao que critico, pero es un derroche no conciliable con la crisis. Y si no es así, si ha costado poco, que me lo demuestren, con datos».

La verdad es que es interesante que haya incluso profesores de Derecho que se resistan a «gilipolleces innovadoras» como esa tontería de la carga de la prueba, de aportar datos a las propias acusaciones, etc… en fin, nimiedades. Muy cañí.

Like a boss!

#23 Comment By Joan B. G. On 14 julio 2011 @ 5:50 am

Joder con la secta juristo-pedagógica, cómo sangra por la herida en cuanto alguien osa levantar la voz. Ahora va y resulta que alguien ve un congreso a todo tren y que no lo puede decir porque eso es «acusar sin pruebas».

Habrá que explicar a Kieran la diferencia entre el culo y las témporas.

De momento ya hemos aprendido una cosa nueva de la innovación educativa en Derecho: sus adalides consideran que una persona no puede afirmar en público que un congreso se ha montado por alto dando cuenta únicamente de datos como cantidad de asistentes, número de ponentes, comidas y cenas, excursiones o la presencia de estrellas de la innovación educativa como Baltasar Garzón. Ni siquiera el hecho de que quien explique todo esto explicite que no sabe exactamente el coste de la broma y que juzga el tema a partir de estos elementos le exime de responsabilidad. Está haciendo una acusación sin pruebas y probablemente debiera actuarse contra él.

¿Para cuándo unos tribunales especiales para este tipo de crímenes? Garzón podría instruir.

#24 Comment By Joan B. G. On 14 julio 2011 @ 6:19 am

Por otro lado, Andrés, lo del coste del sarao debe de estar muy repartido. En este país las cosas se hacen ahora así: pillas varias subvenciones pero eso no da para todo lo que quieres hacer, de manera que si tu congreso es suficientemente importante para hacer contactos o porque los papelitos que dais son muy importantes (los de innovación educativa están muy cotizados) la gente se va a apuntar y les puedes cobrar una pasta, sabedor de que los proyectos de investigación u otros fondos públicos del departamento o de la facultad se van a movilizar para cubrir estos gastos. De este modo la cosa no es que salga barata, pero al menos se reparte entre muchos. No sólo es la Generalitat valenciana y sus exhaustas ubres las que han de hacer frente a todo. ¡ Y si el Congreso además es internacional eso significa que nos están metiendo divisas en nuestra economía !

En conclusión, que viva la educación educativa. ¿Hay algún programilla por ahí a mano para deleitarnos con los temas tratados?

#25 Comment By Andrés Boix Palop On 14 julio 2011 @ 8:04 am

A ver, la web del congreso es esta, creo:

[9]

No he logrado encontrar el programa, sólo algunos cambios en el mismo. Pero la verdad es que es lo de menos.

Porque, vamos a ver si me explico. Yo no critico el Congreso o las Jornadas. Me parece muy bien que a quienes estas cosas les apasionan se lo monten lo mejor que puedan. Y me parece fantástico que se monte a todo tren si hay dinero. Lo que digo es que es una prueba de que el país no está en crisis sino todo lo contrario, dado que es una cosa de mucho nivel, cara, denotadora de que dinero hay (ya lo pongan los organizadores, los ponentes, la Universitat, los proyectos de investigación…). No sé si me explico.

Respecto a mi capacidad para saber que la cosa ha costado dinero, he de decir que no es «sin pruebas» ni desplazando la carga de la prueba. Llevo unos 10 años en la Facultad de Derecho de la UVEG y éste es, con diferencia, el sarao más grande que he visto en ese tiempo. En dimensión, en tiempo, en número de asistentes. Obviamente, todo eso es caro. Con independencia de quién pague, pues eso, es caro. Y por eso lo mencionaba, junto con otros muchos elementos, en una reflexión sobre la supuesta crisis que tenemos encima. Felicitaciones a los organizadores por ello, pues. Y que lo disfruten. Ahora bien, sí me parece llamativo, la verdad, que el más grande esfuerzo organizativo, económico o como se quiera llamar que yo nunca haya presenciado en mi Facultad no sea para hablar de Derecho sino de profesores de Derecho, de las cositas que hacemos, de cómo nos lo montamos… de la peste de la innovación educativa, vamos. Y por eso lo digo. Porque me parece, de nuevo, un lujillo.

Dicho lo cual, como esto es una opinión, me parece muy bien que me pongan a caldo y que me argumenten que esto es importantísimo, que sale rentable, que un país en crisis hace bien en invertir en esto, que trae divisas y que no entiendo nada de cómo es y ha de ser la Universidad moderna. Lo acepto con entereza y lo aprecio si está razonado. ¡A lo mejor hasta me convencen!

Pero, por favor, no me digan que el sarao es humilde y baratito porque basta pasearse por la Facultad estos días para saber que no es así. Y, por favor, no me hablen de cargas de la prueba, que puestos a decir chorradas a los de la innovación les diré que ya decía la vetusta y decimonónica ley de enjuiciamiento civil que los hechos notorios no requieren de prueba. Vamos, que no hace falta que yo me preocupe de probar que en 1957 hubo una importante riada en Valencia. Pues esto es lo mismo. Probar que el congreso es un mega-congreso, con muchísima gente, muchas ponencias, muchas salas ocupadas y, en consecuencia, mucho coste, es innecesario por notorio.

#26 Comment By josé luis On 14 julio 2011 @ 9:19 am

Enriquecedor el enlace. Andrés, muchas gracias por amargarme la mañana.

Lo peor de todo es que tiene pinta de ser un sarao infumable.

PS: Podrían haber incluido un enlace en General info a las páginas de contacto del Levante-emv.

#27 Comment By iluminati On 14 julio 2011 @ 10:19 am

Después de tus «creo» y tu reconocida falta de objetividad sobre el tema es bastante obvio que resulta innecesario intentar argumentar nada más al respecto.
Gracias, eso sí, por tu sinceridad y por reconocer que se trata de una cuestión personal que has intentando revestir de una aparente, pero inexistente, seriedad en tu análisis (como demuestra el hecho de no saber o no querer distinguir entre una cosa «cara» y una cosa que «tiene un coste», o que te parezca igual de donde venga el dinero para financiar algo, ya sea privado o público, como si ahora cualquiera tuviera la legitimidad para juzgar en qué se gasta cada uno su propio dinero).
Te propongo un nuevo ejercicio de rigor y propio de la excelencia educativa que se desprende de tu razonamiento y que muy probablemente te interesará mucho más que la innovación educativa: en septiembre te pasaré las fotos de mis vacaciones (prueba del hecho notorio de haberlas realizado y el destino de las mismas) para que puedas juzgar así sin más, si han sido caras o baratitas o propias de un ciudadano de un país en crisis o no…

#28 Comment By Nacho On 14 julio 2011 @ 11:37 am

A ver si quien está pagando todo es la University of Northumbria y vosotros sólo ponéis la paella y la horchata….

#29 Comment By Andrés Boix Palop On 14 julio 2011 @ 11:41 am

Tienes toda la razón, Iluminati. Desde un primer momento lo que he pretendido es revestir de análisis serio y concienzudo lo que en realidad era un desahogo personal. ¡Menos mal que hay quien no se deja llevar por las apariencias y llega al fondo del asunto! Lo que no entiendo es cómo es posible que me hayas podido descubrir, con lo cuidadoso que había sido borrando todas las pistas…

Lo de las fotos, de todos modos, si quieres, lo hacemos. No debes subestimar el poder de una imagen para extraer conclusiones. ¡Hasta podríamos ser capaces de saber si eres coordinador de grado o algún otro cargo innovativo chupiguay sólo con verte las bermudas! Así que si me las mandas en septiembre yo las publico y hacemos un concurso a ver quién logra acertar.

Dicho lo cual, te equivocamos cuando dices que me da igual lo de si el dinero es público o privado. Por partes:

-Sobre el uso que hace la peña de sus dineros privados, pues sí, puta democracia, los demás podemos pensar que Fulano es un cretino por comprarse un Ferrari cuando no tiene para llegar a fin de mes. Y no sólo eso, reputa democracia, podemos incluso decirlo en público y no pasa nada. Luego el nos dice que somos unos amargados y todos tan contentos. ¿Ves qué fácil?

– Ahora bien, no creo que deba controlarse cómo se gasta Fulano el dinero en Ferraris. Es su problema. Podemos comentarlo, alabarlo, reírnos, pero en el fondo nos parece bien que tenga libertad para acertar o equivocarse. Si el dinero es público, en cambio, la cosa es diferente. Por ejemplo, hablando de tus vacaciones, no es lo mismo si se hacen con el dinero que honradamente ganas con tus labores, sean innovativas o no, que si te las pagas con un proyectito de investigación que algún organismo público haya concedido a la Facultad, a l universidad o a quien sea para estudiar profundamente y con mucho rigor cualquiera de las cosas a que ahora nos dedicamos (si desayunar fuerte hace que los niños vengan en mejor condición a jugar con plastilina o si la socialización en el aula ha de pasar por permitir media horita semanas de brisca o póker) y preparar luego los convenientes pósters.

– En conclusión, que si efectivamente el rollo este del Congreso se ha autofinanciado pues me la envaino y hago público acto de contrición. Porque yo sí creo que cada cual es libre de gastarse su dinero (otra cosa es el de su departamento, su Universidad o su proyecto de investigación) en las perversiones que más le gusten. Y si además va y resulta que gracias a esto generamos divisas porque vienen muchos turistas académicos y nos hacen gasto aquí, pues como que es para pensárselo. Es más, dados los tiempos que corren, el plan en que estamos como región, como país y como sistema público de Universidades, casi que estoy por proponer que hagamos una prospección para ver si además de en el turismo de «sol y playa, más garrofón y cenas grasientas» en que se basa que podamos medio vivir bien sin deslomarnos, montando congresitos, escribiendo paridas en un blog y tal… podríamos empezar a quedarnos con el nicho de mercado del «turismo de congresos de innovación educativa en ciudades playeras con sol y tinto de verano en el mes de julio». Un mega-sarao o dos al mes en cada Universidad, que nos dejen buenos dineritos, y a disfrutar. ¡Ni grandes eventos ni leches! ¡Grandes congresos!

En fin, que lamento que puedas haberte tomado demasiado en serio lo que era un desahogo personal. Un abrazo.

(y si sabes por dónde anda el programa del congreso, dado que somos tan burros que no lo encontramos en la web -¡sin duda nos falta gracia en esto de la innovación!- y nos puedes indicar dónde anda creo que la concurrencia te lo agradecerá, que llega un punto con este tipo de discusiones en las que el morbo ya lo puede todo)

#30 Comment By Pere F. On 14 julio 2011 @ 11:53 am

La leche, esta gente de innovación educativa es igual en todos lados, en todas las Facultades. ¡Ni se les puede decir nada!

Pero lo peor es lo seriecitos que están siempre, esa importancia que se dan a sí mismos. En mi Facultad decían el otro día que iban a nombrar Reyes de la Innovación. Si es que esto es un descorone.

No sé si el papelito de Rey valdrá para la Aneca.

#31 Comment By Andrés Boix Palop On 14 julio 2011 @ 12:32 pm

Per, tendrías que darnos detalles de esos títulos.

Nacho, la Northumbria University merece que se le eche una miradita:

[10]

Me ha gustado mucho esta parte de la descripción de la Wikipedia:

«The Sunday Times ranked Northumbria 56th out of 119 British universities in the period 1998-2007 inclusive.[12] In terms of student numbers Northumbria University is the 5th biggest in the UK[13] and the largest in the North East. It also hosts a large number of taught postgraduate students. In 2007/8 Northumbria University was included in a list of the 10 biggest providers of taught Postgraduate degrees in the UK.[14]
The University has an excellent record in high-performance and team sport, and is an active sponsor of professional teams in the city of Newcastle upon Tyne. Some of its most notable alumni are national and international champions»

En realidad, la número 56 de ciento y pico no está tan mal. El último rànking publicado sobre las Universidades españolas nos sitúa en el puesto nº 44 de 47 universidades en calidad de la docencia (véase el cuadro nº 4 de este informe).

¡En realidad hemos de dar las gracias a los de Northumbria por querer asociarse para temas de calidad educativa con la que es prácticamente la peor Universidad de España en este tema! Si ya encima nos están pagando el sarao, que nos informen y sacamos en andas a su decano y lo inflamos a agua de Valencia.

(Y ojo, que yo no es que crea mucho en estos ránkings, pero entre que es lo único que tenemos y que los «innovativos» viven obsesionados con ellos, todo lo hacen justificándolo en que hay que quedar bien en el ránking y cada vez que sales bien en algo te lo publicitan por doquier, pues por comentarlo).

#32 Comment By Andrés Boix Palop On 14 julio 2011 @ 12:32 pm

Por cierto, la buena noticia es que en el ranking salimos muy, muy bien en pasta destinada a inversión en infraestructuras, edificios y capacidad de gasto suntuario. Tras la Universidad de Navarra, los segundos de España. Serà per diners!

#33 Comment By TABALET I DOLÇAINA On 14 julio 2011 @ 4:24 pm

Propongo un artículo que junte a dos de las sectas más peligrosas del país: La secta juristo-pedagógica, junto los Seguidores de Juegos de Tronos. Se podría llamar: «la innovación en el estudio de los dragones».Seguro que llegamos a los 1000 comentarios.
Aunque bien pensado todo ello refleja una misma realidad la secta pedagógica y su enseñar a aprender a generado la generación ESO que creen la Europa medieval era un compendio de dragones, hechizos y muertos vivientes del otro lado del muro.

#34 Comment By John Galt On 14 julio 2011 @ 4:39 pm

No sé si el sarao ha sido caro o costoso.

Tampoco tengo muy claro si traer a Garzón a cerrar el sarao sale caro o costoso.

«Díaz Herrera afirma que «estuvo año y medio en los Estados Unidos donde cobró una cantidad tremenda de dinero. De entrada dio 17 conferencias cobrando a 100.000 dólares cada una. (…) Sobre el patrimonio acumulado por en codicioso Garzón, afirma que «yo publico que su patrimonio lo estimaban en el Consejo General del Poder Judicial anterior en dos mil millones de pesetas. No llegué a publicar la cantidad exacta porque no podía justificarla, sin embargo sí que publiqué que colgaba conferencias hace ya 10 años en Estados Unidos a 60.000 dólares y que su caché había aumentado a los 100.000. Y muchas de esas conferencias eran subvencionadas por personas o instituciones que tenían sus sumarios en la Audiencia Nacional. Eso me parece gravísimo, porque interfiere en la labor de un juez».

Fuente: [11]

Lo que sí que tengo claro es que están entrando unas ganas de opositar a judicatura que no me aguanto.

#35 Comment By Andrés Boix Palop On 14 julio 2011 @ 4:57 pm

Me acaban de criticar muy duramente por los pasillos de la Facultad porque se me ha olvidado poner el enlace al informe del que hablaba arriba. Allá va:

[12]

La parte sobre la calidad de la docencia de las Universidades españolas que deja claro que la UVEG necesita profundizar todavía mucho más en esto de la innovación (somos casi la peor de toda España y, con diferencia, la peor de las Universidades valencianas) está en el cuadro 4 de esta parte del informe:

[13]

Copio y pego los resultados, por si hay alguien muy vago:

Cuadro 4. Ránking de universidades públicas
presenciales en el indicador compuesto que
aproxima la calidad docente, curso 2008-2009
1 POMPEU FABRA
2 ZARAGOZA
3 LLEIDA
4 PÚBLICA DE NAVARRA**
5 CANTABRIA
6 VALLADOLID**
7 GIRONA
8 SALAMANCA
9 ROVIRA I VIRGILI
10 CÓRDOBA
11 SANTIAGO DE COMPOSTELA
12 POLITÈCNICA DE CATALUNYA**
13 AUTÓNOMA DE MADRID
14 ALCALÁ DE HENARES
15 CASTILLA-LA MANCHA
16 AUTÒNOMA DE BARCELONA
17 CARLOS III DE MADRID
18 BURGOS*
19 CÁDIZ
20 JAUME I DE CASTELLÓ
21 POLITÉCNICA DE MADRID**
22 POLITÈCNICA DE VALÈNCIA
23 PAÍS VASCO/EHU*
24 BARCELONA*
25 LEÓN
26 ALMERÍA
27 HUELVA
28 A CORUÑA*
29 OVIEDO
30 LA RIOJA
31 MURCIA
32 COMPLUTENSE DE MADRID
33 VIGO**
34 POLITÉCNICA DE CARTAGENA
35 MIGUEL HERNÁNDEZ D’ELX**
36 ILLES BALEARS
37 PABLO DE OLAVIDE
38 EXTREMADURA
39 ALACANT*
40 LA LAGUNA*
41 GRANADA
42 SEVILLA
43 JAÉN
44 VALÈNCIA (ESTUDI GENERAL)
45 LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
46 MÁLAGA
47 REY JUAN CARLOS***

#36 Comment By AAA On 14 julio 2011 @ 5:15 pm

Andrés, con esos datos lo que está claro es que, al revés, en la Facultad hace falta mucha más innovación educativa, más cursos, más coordinadores y más de todo.

¡Seguro que si estamos 44/47 es porque los demás todavía hacen muchas más cosas que nosotros!

Iluminati, o alguien que lo sepa, ¿pensamos evaluar por qué salimos tan mal y tratar de mejorar o las jornadas y tal se proyectan sólo en abstracto, sin tomar pie en la realidad? ¿Tenéis identificados a los profesores que son buenos de la Facultad? ¿Cómo los detectáis? ¿Qué criterios os sirven para identificarlos? ¿Los que dan las charlas son los profes que habéis seleccionado por su calidad?

#37 Comment By Andrés Boix Palop On 14 julio 2011 @ 5:25 pm

He de decir que sois unos cabrones. Con tanta atención al congreso, joder, nadie comenta nada de las nuevas guías, ni de las bullas en los Máste, ¡ni siquiera de la maravilla de que haya que volver a rehacer todos los Verifica de los posgrados!

Además, no dejáis de obligarme a mirar cosas:

– Garzón. La página web de la UVEG ya anuncia la clausura de mañana:

[14]

La cuestión es, a la luz de lo que comentáis, descubrir si el CGPJ pide, tiene y controla declaraciones de bienes de los jueces. A mí no me suena y por eso la información del tal Herrera me parece un poco rara. ¿Alguien sabe algo sobre este tema? Porque si las de los políticos aparecen publicadas en prensa en plan morbo, ¿a qué esperamos para exigir que también nos pongan las de los jueces estrella?

– Tema programa: Gracias a la noticia de la UVEG he llegado, al fin, al programa. Lo que no está en la página española sí está en la extranjera. Se puede consultar aquí:

[15]

El programa aquí:

[16]

Y los contenidos, con abstracts y todo, aquí:

[17]

Eso sí, yo me detengo en este punto. ¡No soy capaz de adentrarme más! Lo dejo simplemente para los que pedían información.

#38 Comment By josé luis On 14 julio 2011 @ 6:16 pm

Quisiera yo saber que tiene que aportar Garzón ( sí, el de tengo unas ganas tremendas de dejarle un par de cosas claritas al PP)en esto de la innovación educativa.

Por cierto, puestos a invitar a imputados, procesados y demás, ¿para cuándo a Camps?. Estará encantado y no cobrará, y además estoy seguro que buena parte de la pasta para estos saraos la pone la Generalitat directa o indirectamente.

De todas formas sigo sin acabar de ver de qué va eso pero me suena mucho a que las clases acaben en algo así como «El Club de los poetas muertos: mi capitán, sí, mi capitán» o la peli esa del médico-payaso.

Por cierto, ¿alguien le hace caso a eso de los ránkigs?. ¿Cobráis incentivos si os clasificáis para la champiñon?.

#39 Comment By Guillermo López García On 14 julio 2011 @ 7:08 pm

Tabalet, eres un cabrón: venía yo aquíufano a decir que «los fans de la innovación
educativa son a la Universidad lo que los fans de Juego de Tronos a la literatura» y me
has ganado por la tangente!

Para resarcirme un poco, tengo una buena noticia para Iluminati y el otro adorador de la
psicopedagogía y de los pingües beneficios que comporta en términos de cargos –
chollo. He estado buscando en la web de la Generalitat y el congreso tiene concedida una ayuda para este año de 5000 €:
[18]

Para que tengáis datos concretos y precisos, de esos que a vosotros os gustan tanto. Si
queréis, puedo escribir este mismo mensaje en una Guía Docente, con sus competencias
y habilidades. Luego dibujaría mis sentimientos en una cartulina y la enviaría
también, que si de innovar se trata aquí arrimamos todos el hombro.

Un cordial saludo

Andrés, estoy pensando que deberíamos montar una Jornada contra la Innovación Educativa y las Competencias y Habilidades en la UV. Propongo el mes de octubre

#40 Comment By Andrés Boix Palop On 14 julio 2011 @ 7:22 pm

Más cosas:

Los sindicatos, ahora, a buenas horas, dicen que están muy enfadados con el borrador de carrera docente.

[19]

Lo de este país en la Universidad es de traca.

#41 Comment By Mitrídates On 14 julio 2011 @ 9:35 pm

Andrés tio cites la universitat de Northumbria i resulta que és la que va fer doctora Honoris Causa a Hipatia… ja té collons la cosa.

#42 Comment By Nacho On 14 julio 2011 @ 9:55 pm

Con web en inglés y todo, qué majos.

A mí, eso de organizar un macro-congreso a mediados de julio, aprovechando que la universidad está repleta de alumnos (aunque no está dirigido a ellos), en colaboración con una universidad de quinta regional británica (que aparece en el membrete inicial y poco más luego), y durante toda una semana (para aprovechar el sol y la sangría), me suena a noche loca entre los responsables erasmus valencianos e ingleses, que acaba en el típico: «¿que no tengo huevos a montar un sarao en Valencia para irnos a la playa? ¿Que no tengo huevos, dices?»

#43 Comment By Andrés Boix Palop On 14 julio 2011 @ 11:24 pm

Mitrídates, no trobe la referència al doctorat honoris causa de la Pajín a Google. I mira que seria bonic que la Universitat ens donara una vegada més una imatge paròdica de si mateixa tan depurada… però no ho trobe!

Nacho, en honor a la verdad (y haciendo honor a mi legendaria tendencia a tratar bien a los que aparecen aquí muy indignados conmigo y darles la razón en cosas de vez en cuando, en plan antiespañol) he de decir que el congreso no es un chiringo de cachondeo. No, al revés, y eso es lo que me impresiona. Es una cosa súper-seria y súper-profesional. Vamos, un congresazo de la leche. A mí me impacta que se pueda llenar una semana entera con el temita. Y que sea todo tan masivo. Pero es lo que es.

Guillermo, lo más fascinante del tema innovativo es justamente eso. Que la UVEG, el resto de Universidades españolas, el Estado dominado por el PSOE, la GVA dominada por el PP… ¡todos!, ¡todos están dispuestos a meter toda la pasta que haga falta si de innovación se trata!

#44 Comment By Kieran On 15 julio 2011 @ 12:12 am

Joan B.G.:

Primero permíteme pedirte disculpas. Mi intención era únicamente hacer un pequeño comentario irónico sobre la entrada del profesor Boix, con animus jocandi, que dicen los juristas. A la vista de tu airada respuesta, te aclaro que no quería ofender. A ver si voy a ser responsable de que te cargues el ordenador de tanto puñetazo al teclear y tanto chillido a la pantalla. Y oye, eso no. Que estamos en crisis y la UVEG no puede estar reponiendo equipos cada dos por tres.

Entono el mea culpa sobre todo por el hecho de que la pequeña ironía que lanzaba estaba equivocada. Yo creía que lo de que el congreso ese que costaba un pastón era una crítica seria y se fundamentaba en algo. Leo que el profesor Boix nos aclara que ha constatado el exorbitado e injustificado coste del congreso gracias al «método paseo por los pasillos de la facultad», y por tanto, oiga, las cosas ya se tornan serias. Y no es cuestión de pedir datos y explicaciones si uno puede ejercer el método paseo. Que son palabras mayores.

Como estudiante de la facultad de Derecho, y joven trabajador (con contrato basura, en condiciones de precariedad y esas maravillas), como que el congreso ni me va ni me viene mucho, sinceramente.

Ahora, si haber ironizado sobre la falta de datos de esa desorbitada y salvaje bacanal de congreso donde me parece que hacen el almuerzo con productos hacendado, me convierte en parte de la «secta juristo pedagógica» o en «adalid de la innovación pedagógica», pues oye, no sé; si tú lo dices, así será. Me hará parte del «entorno del entorno», me imagino. Lo de que almuerzan con productos hacendado lo he comprobado yo también con el infalible «método paseo».

De todas formas, como todos esos profesores son muy ignorantes y muy inútiles en comparación contigo, que conoces de qué va el tema de la enseñanza del Derecho, pues oye, siempre te puedes animar y presentarte en una de las charlas, y en el turno de palabra dejarlos a todos boquiabiertos con tus conocimientos y agudas críticas. Y si no es así, pues no pasa nada, che. Les gritas muy fuerte y haciendo aspavientos que «pertenecen a la secta de la innovación pedagógica» y te vas pegando un portazo, o puñetazos a las paredes. En plan como aquí en el blog.

En fin, que no pasa nada oye. Que es que yo me pensaba que era una crítica seria. Pero al leerte responder con tanto enojo, ya me queda claro que es más un tema de «QUIERO AIREAR MI VENDETTA PERSONAL CON NOSEQUE PERSONAS Y PARA ESO VOY A DECIR QUE ESTO ES UN PUTO DESPILFARRO Y QUIEN OSE CONTRADECIRME QUE ME LO DEMUESTRE O SERA PARTE DE LA SECTA PEDAGOGICA GÑE».

Que entiéndeme: a mí me mola el leer mensajes escritos chillando al monitor. Pero si ya sé que voy a leer un mensaje de ese tipo, y no una crítica fundamentada, pues ya me lo tomo con otro aire.

Un saludo de la secta esa.

#45 Comment By Andrés Boix Palop On 15 julio 2011 @ 1:23 am

Ey, Kieran, que no sé si hablas sólo con Joan o también conmigo pero que, por si acaso has pensado que me molestaba que comentaras en los términos en que los has hecho, pues ya te digo que no. Creo, de hecho, que quedaba claro.

Como dices que eres alumno y veo que entras de vez en cuando en el blog y parece que estos temas de la innovación te interesan, aprovecho y te pregunto (luego tú ya respondes si quieres) porque me interesa la opinión de quienes recibís el servicio que damos:

– ¿Crees que enseñamos bien? ¿Has tenido ocasión de enfrentarte a los métodos de «innovación»? Si es así, ¿qué te parecen?, ¿piensas que funcionan mejor que los «de toda la vida»? De hecho, ¿de verdad crees que hay una verdadera diferencia entre métodos «innovadores» y métodos «de toda la vida»?

– A lo largo de tu experiencia en la Facultad, ¿qué tipo de aproximaciones a la docencia por parte de los profesores te han parecido más útiles?

– Y por último (y es que ya he dicho varias veces que yo sangro por la herida, incluyendo la referencia desde el principio en este mismo post al enlace al texto donde cuento la historieta), ¿qué opinión te merece la decisión de los responsables de innovación de no autorizar que se incluya en una guía docente la lectura de un par de textos jurídicos al año? ¿Crees como alumno que es una exigencia desproporcionada? ¿Estimas que podría servir para algo o que no?

Gracias por las respuestas. Y, si no, pues gracias por los comentarios. Un abrazo.

#46 Comment By Nacho On 15 julio 2011 @ 4:58 am

El sarao tiene toda la pinta de ser serio. De eso, y lo digo de corazón, no me cabe duda.

Lo que me parece extraño es que se hayan escogido unas fechas tan poco propicias para que, entre el público, haya alguien además de los participantes. Sé que no va dirigido a estudiantes, y que, por ejemplo, en la mayoría de los congresos «made in the UK» o en USA, el único público asistente suelen ser los ponentes mismos, que son recluidos en las aulas durante todas las sesiones, por largas y tediosas que puedan resultar. Pero no deja de extrañarme que no hubiesen aprovechado hacerlo, por lo fastuoso que a simple vista parece, en un mes de muchachada más concurrida. Igual es que no había aulas disponibles. O que el clima no acompañaba. A saber.

También es llamativo la escasísima afluencia de profesorado hispano (quizá eso de dar la charla en inglés disuada un poco), y que la mayoría de los ponentes pertenezcan a países que no están en la órbita docente de la Ivy League o de Oxbridge. No sé, son simples impresiones (contrastables en el link siguiente, donde aparece la lista de ponentes [20]) pero, yo que tengo alguna experiencia en esto de ir a saraos académicos, me da la impresión que muchos de ellos han venido con el fin de hacer turismo académico, más que por el congreso en sí. Y me parece la mar de bien.

Ahora que si me permite, eso de mentar a la University of Northumbria en la página inaugural, me resulta ligeramente «quiero y no puedo». Porque no nos vamos a engañar: UK tiene una estratificación académica muy fuertemente jerarquizada, y la universidad de Newcastle, aun estando en la mitad de la tabla que señalabas, pues no deja de ser un antiguo politécnico remozado, como tantos otros que afloraron a finales del siglo pasado. Y que siempre se quedarán a la cola de las clásicas. Y cuando digo clásicas, no sólo me refiero a Cambridge, Oxford, y las gordas de Londres, sino al resto de las históricas (Exeter, Liverpool, Bristol, Leeds, Coventry, Bath), muchas de ellas también politécnicos, pero venidos a más. Y no es que ser un politécnico sea malo en sí (muchos de ellos, Oxford Brookes por ejemplo, ha aprovechado su condición de universidad joven para enseñar materias vetadas en Oxford) pero que la universidad ésta en cuestión, parece que haya sido adjuntada al encabezado de la web para dar un prurito a la cosa, que en realidad, no tiene. Porque cualquiera que haya pisado UK sabe que Northumbria no suele liderar ningún listado en materia jurídica, ni mucho menos. Para eso ya está Oxford. De ahí que piense que el sarao tiene más pinta de «coordinador erasmus español amiguete de coordinador ‘geordie’ tomándose unas pintas y pariendo un congreso en Valencia porque sí». Con todo, es más que probable que me equivoque, y haya una razón de peso por la que ambas universidades decidan montar el sarao en estos lares. Ahora que, una cosa ya te avanzo: en UK ni de broma se van a gastar tanta pasta en financiar nada. ¡Buenos son! Y si lo hacen, pondrán unas «registration fees» que no se las salta un torero. Y ni aún así…

Un abrazo.

#47 Comment By Garganta Profunda On 15 julio 2011 @ 8:00 am

Hoy ha salido en la prensa que la Uni de Northumbria acaba de hacer Doctora Honoris Causa…a Bibiana «Miembroh y Miembrah» Aido…

[21]

#48 Comment By Baturrico On 15 julio 2011 @ 8:47 am

¿Pero hombre, no os habéis dado cuenta de que ‘innovación’ es la palabra de moda? Ahora, cuando se redacte cualquier cosa para pedir dinero o se intente justificar cualquier acción, sea cacicada o buena obra, hay que meterla.
Otras palabra que siempre queda muy bien es ‘sostenibilidad’, sin olvidarse de ‘excelencia’ o ‘espíritu emprendedor’ (que ‘elite’ y ‘empresario’ quedan mal).
Hala, chicos, a ‘innovar’.

#49 Comment By Dart Vader On 15 julio 2011 @ 9:00 am

Andrés, los ránkings son absurdos pero la secta los tiene muy en cuenta. En la UV sí están muy preocupados, aunque sea solo por cuestiones de imagen, por salir como salimos. No sé si sabes, además, que los datos estadísticos que publica anualmente la casa muestran que los que nos dejáis hundidos en la tabla sois los de Derecho. Entre que sois una Facultad muy grande, con muchos alumnos y que la gente tarda unos 8 años de media en acabar los estudios, sin normas de permanencia ni nada… pues los datos acaban saliendo como acaban saliendo. Fíjate si han saltado las alarmas que han decidido poner en marcha después de una década las normas de permanencia para tratar de detener la degradación.

Pero con documentos como el de la reducción de las horas de clase me temo que vais por mal camino. No sé si sabes que la gente de tu Facultad defendió con uñas y dientes que los grados debían ser a 6 o 7 horas de clase el crédito porque en sus experiencias piloto les había ido muy bien así (supongo que a los profesores) y además argumentaban que con más horas por crédito era imposible cuadrar los horarios de los dobles grados en cursos de mañana de 4 días a la semana. Así es la Universidad española, con la gente muy preocupada del bienestar de los alumnos y que estos puedan sacarse dos títulos a la vez en cómodo horario de 9 a 2 de lunes a jueves. ¿Por qué será?

Vamos, que si me permites la broma, sí, es urgente que en vuestra Facultad os pongáis las pilas con la innovación a ver si así no nos lastráis más en los índices. :-)

#50 Comment By SdB On 15 julio 2011 @ 9:12 am

Yo lo que veo aquí es mucho machito resentido, que estaba tan a gustito con la Universidad patriarcal y que no asume que las cosas cambian y que poco a poco estamos desmontando un modelo de dominación masculina. Suficiente con ver a los que criticais que sois todo hombres y bastante rancios, empezando con Andrés y sus bromitas fáciles pero sin gracia sobre la importancia de la reflexión previa sobre las competencias y su significado. ¡Qué fácil es criticar cuándo no se tiene ni idea! Os habeis retratado chicos. Si no sabeis de qué va esto de la innovación lo mejor es mantener la boca cerrada, como bien os han dicho ya, en vez de criticar sin tener ni idea.

#51 Comment By Baturrico On 15 julio 2011 @ 9:35 am

Bueno, parece que a SdB no le han sentado bien mi última broma. Me hacía mucha gracia siempre que cuando hay que pensar en escribir una propuesta de financiación hay que mirarse los discursos de los que la van a evaluar y el texto de la convocatoria, y sembrar con palabras ‘clave’ los primeros párrafos, para que los evaluadores cuando empiecen a leer ‘sustaintability’, ‘innovation’, ‘cutting-edge research’ se vayan sintiendo dulcemente masajeados y digan, ‘este sabe de lo que habla’ y ya te den el dinero que pedías. Las otras palabras, basta con estudiarlas con la antena abierta, y ver como el nuevo candidato socialista habla de ‘emprendedores’ y no ‘empresarios’ (para no ofender a su clientela clásica), como los conservadores hablan de ‘calidad’ y ‘libertad’ al hablar de educación (cuando piensan en ‘elite de pago’).
A ver, si nos ponemos serios, yo soy el primero, por supuesto que hay que cambiar las tendencias en la forma en que se imparten las clases, empezando por los alumnos, que quieren seguir con apuntes con todo bien masticado y ordenado, que sacan las uñas si algún texto recomendado está en lengua inglesa, etc. ¿Pero quién cambia a algunos titulares y catedráticos que llevan 30 años repitiendo los mismos apuntes?
Sí, la innovación ha de llegar por la vía de una renovación de plantillas anti-endogámica (en la que se impida que cualquiera que se doctora en una Universidad pueda ser funcionario antes de un traslado en la suya), por la internacionalización de la Universidad, por el uso inteligente de las nuevas tecnologías, por una política de personal con criterios investigadores, etc. Pero ni el claustro ni el PAS ni buena parte de las facultades de los campus de Blasco Ibáñez o Tarongers (si nos quedamos en Valencia) van a estar por la labor de la ‘renovación’ o la ‘internacionalización’, que eso sería meter el caballo de Troya en casa.
La innovación no llegará por un ‘diktat’ impuesto por comisiones burocráticas donde los más vagos e intrigantes de cada departamento se aparquen allí y escudándose en reglamentos y normas creen una telaraña absurda donde cualquiera pueda quedarse enredado. Llega por un camino más duro: el de homologarse con universidades más serias, donde casi es imposible encontrar un profesor que se doctorase en esa Universidad, y donde el sueldo de éstos depende de otros parámetros que el ‘chusquerismo para-militar’ de nuestro sistema de trienios, quinquenios y sexenios. Vamos, la revolución.

#52 Comment By Andrés Boix Palop On 15 julio 2011 @ 10:48 am

Pues sí que es verdad que ya estamos todos. Doctoras hc, falócratas e incluso baturros que dicen cosas sensatas.

La verdad es que no sé muy bien cómo estamos en la UV o en mi facultad en docencia. Tengo, como todos, mis sensaciones derivadas de lo que veo y poco más. Esas tan criticadas para valorar si un congreso es grande o pequeño pero que, en cambio, los responsables de innovación educativa entienden suficientes para hacer la evaluación de los problemas que tenemos. Porque, la verdad, y que yo sepa, aquí estos jerarcas de la innovación han empezado a hacer cosas asumiendo que habías cosas mal hechas simplemente porque así lo consideraban ellos pero ha brillado por su ausencia una evaluación seria y transparente de la situación que nos explicara qué se hacía mal, quiénes lo hacían mal, cómo de mal lo hacían (o hacíamos) y por qué se llegaba a esas conclusiones.

Yo he visto algunas sesiones de esto de la innovación, de hecho las van colgando en vídeos y tal (aquí tenéis la última de ellas hecha en mi Facultad: [22]), y esas cuestiones brillan por su ausencia. Es una sucesión de experiencias personales guiadas por un mismo patrón: yo hago esto y me va fenomenal. No he visto nunca un seminario dedicado a experiencias fallidas, por ejemplo.

Mi experiencia con la innovación, que un día si me quiero bañar en el fango detallaré con más cuidado, se resume en que me dieron las siguientes «directivas» (que como no cumplí en todos los puntos generaron un pollo enorme):

1. Obligatoriedad de hacer parciales eliminatorios. Por lo visto eso de que los alumnos deban demostrar a final de año que controlan toda la asignatura es antipedagógico.

2. Recomendación de uso de transparencias de power point en todas las clases y que se suministraran a los estudiantes, preferiblemente a principio de curso las de todas las sesiones.

3. Indicación de que había que ser generoso con las evaluaciones de los alumnos «porque son una doble titulación y, pobrecitos, tienen más trabajo que los demás» (en mi ingenuidad yo pensaba que eso era porque luego salían con dos títulos).

4. Prohibición de encargar trabajos o labor de preparación en casa sin previo consentimiento de un coordinador que tenía que valorar si la carga de trabajo semanal de los estudiantes estaba ajustada o no.

5. Prohibición de exigir dos lecturas jurídicas al año, posteriormente comentadas, para poder acceder a la evaluación. El argumento es que dos libros o dos artículos o un libro y un artículo «son demasiado» para los alumnos y que sobrecargaba las horas de dedicación a la asignatura.

6. Prohibición de empleo de una wiki colaborativa propia del curso para ir metiendo cosas entre todos, incluido el profesor, colaborativamente. Porque unos estudiantes de Derecho no pueden ser obligados a saber usar nuevas tecnologías tan avanzadas y excluyentes como es a día de hoy una wiki o una base de datos.

Ésa es mi experiencia personal. Y ésas las indicaciones de los coordinadores y el claustro de profesores «innovadores» con los que me topé. No sé si será la tónica en toda la Universidad y en todo el gremio de los innovadores, pero me temo que sí. Más que nada porque todos los implicados en esas prohibiciones y recomendaciones absurdos con los años han ido a más y en la actualidad dirigen servicios de la Universidad, tienen cargos académicos o, sencillamente, son mandamases en materia de innovación en la casa. De manera que entiendo, dado que sus métodos son plebiscitados dándoles cada vez más y más mando en plaza, que la institución va en esa línea.

Por último, Nacho, me dicen que en el Congreso sí que han cobrado una buena feee bastante cachas. Vamos, que está hecho «a la inglesa». Yo no conozco la University esta que ha hecho hc a Aído, pero a la vista de lo que somos en la UVEG y nuestro nivelazo en calidad docente según los índices al uso, creo que podemos darnos con un canto en los dientes de que ellos nos hagan casito. Oxford o Cambridge deben de tenernos en la misma consideración que nosotros tenemos a la Universidad de la Piruleta Feliz Pedagógica de la Muerte de Springfield y sus doctorados por Internet.

#53 Comment By Baturrico On 15 julio 2011 @ 11:02 am

Nota a pie: que conste que la internacionalización es razonable en las áreas de ciencias puras y aplicadas, pero obviamente, no lo es tanto en Derecho (a no ser que hablemos de derecho internacional).
Aquí la cosa iba de innovación, y de la Universidad que se dedica a mover papeles en su seno, a crear un monstruo de comisiones, subcomisiones, grupos de trabajo, etc. Como siempre, la idea era buena, pero a la hora de llevarla a la práctica…
Dos frases del acervo popular, hablando de burocracia interna (sea en la empresa o en el sector público):
«Nothing to do? Call a meeting!»
«¿Qué no queremos que este problema se arregle? ¡Creemos una comisión!»

#54 Comment By Nacho On 15 julio 2011 @ 12:17 pm

Totalmente de acuerdo, Andrés. Es flipante que no haya casi nadie procedente de las principales universidades norteamericanas o británicas, lo que indica el valor que los académicos de éstas conceden al encuentro como foro de intercambio de alto nivel.

Resultado de todo esto: un congreso de la muerte sobre innovación pedagógica, compuesto, en su mayoría, de ponentes extranjeros, en lengua inglesa, dirigido, en su mayoría, a ponentes extranjeros, que se desarrolla en Valencia.

#55 Comment By Ander On 18 julio 2011 @ 8:35 pm

Como todas las Universidades del país están igualmente atacadas, está haciendo furor en Internet esta maravilla:

[23]

#56 Comment By Yo On 20 junio 2012 @ 12:03 am

Lo más preocupante de todo esto es que ya Ramón y Cajal sufría y publicaba esta situación en la España de entonces… QUÉ PENA, QUÉ ASCO