La dignidad de un voto

Seguimiento de la campaña electoral valenciana (último día) para El País Comunitat Valenciana

Ya está. La campaña ha concluido, los valencianos hemos votado y los resultados nos ha deparado algunas sorpresas, como casi siempre. ¡Qué sería de la democracia sin este elemento teatral que hace que unas elecciones tengan siempre ese componente emocionante, esa esencia impredecible! Porque cuando vamos metiendo todos votos en las urnas, ¿quién sabe?, en el fondo todo queda abierto y en suspenso durante unas horas. Cualquier cosa, o casi cualquier cosa, puede pasar.

No obstante, los resultados, también como casi siempre, se han movido dentro de los márgenes previstos. Hay detalles sorprendentes, pero como en un cuadro impresionista la verdadera imagen política del país la obtenemos si nos alejamos. ¿Qué es lo que vemos?

Vemos un Partido Popular de la Comunidad Valenciana que sigue siendo absolutamente hegemónico. Tras 16 años en el poder apenas si ha sufrido desgaste. Es más, y aunque  en estas elecciones ha perdido votos en términos reales y  en porcentaje (en torno a un 4%, que es una cifra respetable), como consecuencia de la factura cobrada por los ciudadanos por la parálisis política y la debilidad del Gobierno valenciano derivada de los múltiples escándalos surgidos recientemente, parece incluso que todavía estamos en la fase ascendente de su ciclo. Convocatoria tras convocatoria, desde 1995, consolidan voto y ensanchan su base social, aumentan la ventaja con el PSPV y ganan más y más ayuntamientos tanto en ciudades medianas y grandes como en decenas de pequeños pueblos de Castellón, Valencia y Alicante.

Comprobamos que el PSPV, o els Socialiestes Valencians (o el PSOE, que es como se llama en las papeletas) sigue en un imparable descenso a los infiernos. Cuando en 2003 perdió el “suelo electoral” del 35% y Camps logró su primera mayoría absolutísima el comentario casi unánime de la gente que dirige el cotarro socialista y todos sus apoyos sociales, intelectuales y políticos fue el mismo. En medio del desánimo repetían como un mantra que “al menos, de ahí no se puede bajar”. Pues sí. Se puede. Alarte ha logrado perforar a la baja todos los registros históricos del partido, no ya cayendo por debajo del 30%, la barrera que se consideraba psicológica, sino llegando a un 27’5%. De nuevo, ayer, en medio del desánimo, se oía a quienes quieren aferrarse al poder interno en el partido decir eso de que “al menos, a peor no vamos a ir y a partir de ahora las cosas sólo pueden mejorar”. Estamos, como se ve, en las mismas.

Sinceramente, mucho tendrían que cambiar las cosas en el PSPV y, también, en los referentes sociales, intelectuales, periodísticos e incluso económicos que todavía dan apoyo a la marca para estar seguros de que, en efecto, estamos contemplando el suelo electoral del partido. Y la evolución reciente no aconseja ser optimista. Los socialistas valencianos tienen que dejar de pensar, en primer lugar, que los votos de quienes tenemos una sensibilidad, ideas, corazón (o como quieran llamarlo) progresista les pertenecen. Porque no es así. Nuestro voto es nuestro y se lo damos a quien mejor nos parece. En su bochornosa comparecencia de prensa de ayer, Jorge Alarte, tras haber logrado hundir al partido y a la izquierda valenciana hasta simas nunca conocidas, se dedicó a explicar que la responsabilidad de lo ocurrido era de los demás y que a él, por favor, que no le miremos. Entre líneas se leía que la culpa es de la crisis, del contexto europeo, de Canal 9, de Rodríguez Zapatero (los lamentables resultados de los dos socialistas regionales que más festejaron la muerte política de ZP, Barreda y Alarte, ahí quedan para la historia, para enmarcarlos)… ¡e incluso de quienes no hemos votado a su ilusionante proyecto!

En este blog, desde el primer día, he manifestado mi perplejidad ante la campaña del PSPV. Carente de proyecto alternativo, copiando contenidos al del PP (que por muy hegemónico que sea, hay que recordar que es una propuesta de modelo de sociedad muy conservadora, lo que quizá hace que a los votantes de izquierdas no nos guste demasiado) y anclado sólo sobre un leit-motiv recurrente de crítica a la derecha valenciana: el PP es corrupto e indigno. El mensaje no funciona por muchos motivos. Porque los votantes necesitamos algo más que crítica a la corrupción para sentirnos identificados con un proyecto y porque, sobre todo, la crítica a la corrupción no es, ni mucho menos, patrimonio del PSPV. De hecho, ni siquiera son Alarte y compañía los más indicados para hacer una campaña basada en “la dignidad de un voto”. Porque carecen de la credibilidad mínima que puede hacer que el votante que quiera dignidad cívica y, por ejemplo, un gobernante que cumpla sus compromisos se fije en ellos. Por acudir al último ejemplo, ¿alguien cree que un líder como Jorge Alarte, que prometió solemnemente que dimitiría si no lograba mejorar los resultados de 2007 y que ya vimos ayer por la noche que está dispuesto a aferrarse al poder orgánico en el PSPV con uñas y dientes, es visto por la ciudadanía como quien puede enarbolar la bandera de la dignidad?

Alarte y los suyos han jugado desde el primer momento en clave de poder (y, además, poder orgánico, lo que hace si cabe la cosa más triste). Les da igual el proyecto, les da igual para qué ganar las elecciones. Lo que quieren es ganarlas. Si para ello interpretan, como de hecho hacen, que la mejor estrategia es copiar los contenidos proogramáticos del PP, pues lo van a hacer. Y lo hacen. Como, además, por encima de todo, su  preocupación es asegurarse el poder interno en el PSPV, con la excusa de que “en 2011 no hay nada que hacer y lo que toca es preparar al partido para poder dar batalla en 2015”, pues no se cortan un pelo. Y un partido como el PSPV, mayoritario por no decir hegemónico en la oposición en pueblos, ciudades y Corts Valencianes hasta hace unas horas, con muchos medios materiales, apoyos mediáticos, magma social detrás e, incluso, el Gobierno central de España, con todo lo que eso supone, ha afrontado este ciclo electoral dándolo por perdido de antemano. ¡Ni siquiera han intentado emplear en su provecho la pavorosa crisis económica, de la que tanta culpa tiene también el modelo económico implantado por el Gobierno valenciano del PP! ¡Ni siquiera con la que está cayendo en términos de corrupción han logrado posicionar al partido como alternativa!

Un partido como el PSPV ha de afrontar cualquier elección con la convicción y el proyecto, con los cuadros y los candidatos, con las ideas y el programa… suficientes para, al menos, plantear batalla. Lo grave de estas elecciones ya no son siquiera los desastrosos resultados, sino esa patética renuncia a jugar de antemano el partido y empezar desde el minuto 0 a echar la culpa al árbitro y a los elementos. Alarte ha jugado sólo en clave interna, construyendo un búnker para protegerse ante la derrota, expulsando a los críticos del partido, cambiando incluso candidatos a última hora si los resultados de las primarias no le convenían (el fiasco de Sagunt ilustra muy bien las consecuencias de esta táctica por muy efectiva que sea para controlar el partido y la poltrona) y laminando cualquier expectativa de cambio progresista. Dicen sus apoyos, entusiasmados al notar el calor que dan los cargos que todavía conserva el partido y que ellos monopolizan, que esta táctica era necesaria para “controlar el partido” y ponerlo en marcha de cara a 2015″. Si no fuera para echarse a llorar la cosa sería de risa.

Estas dinámicas internas acaban generando una reducción del talento disponible enorme. El PSPV en estos años ha expulsado o ha logrado que se marcha gente muy válida, sustituida por palmeros de Alarte. El caso de la ciudad de Valencia es, por ejemplo, clamoroso. La campaña, además de desganada y carente de proyecto, ha hecho gala de una absoluta falta de la más mínima profesionalidad. Sólo basta recordar un ejemplo muy ilustrativo. No puede ser que un partido que aspira a gobernar en la Comunidad Valenciana se permita el lujo de que 2 de sus principales lemas de campaña, “Otro camino es posible” y “Juntos somos más” estén mal traducidos al valenciano en las vallas, con groseros errores gramaticales impropios de un equipo de trabajo profesional. A Alarte y compañía les puede parecer que diseñar unas vallas que decían “Altre camí és possible” (en lugar de “Un altre camí és possible””) o “Junts som més” (en vez de “Junts en som més”) no tiene demasiada importancia. Por eso ni siquiera se dignaron a cambiarlas una vez les fue indicado el error. Incluso en su web, donde el cambio costaba 5 minutos y 0 euros, apareció hasta el último segundo el slogan con la falta sintáctica. ¿Alguien se imagina que  si  el error se hubiera deslizado en la valla en su versión castellana no se hubiera corregido? Lo peor de estas cosas ya no es tanto el hecho en sí, sino lo que demuestran sobre quiénes y cómo han llevado esta campaña: gente poco profesional, poco cualificada, poco trabajadora y, lo que es peor, a la que los resultados y la propia campaña en sí misma, en realidad, les daba un poco igual. Total, si ellos van a seguir cuatro años más sí o sí tras la limpieza interna acometida…

Mientras tanto, eso sí, nos han dejado claro que sólo votarles a ellos era “digno”. Que nuestro voto, si era de izquierdas, les pertenece por no se sabe muy bien qué razón. Porque ellos son la dignidad.  Aunque incumplan promesas solemnes como la de Alarte de irse si pasaba algo como lo que ha pasado.

Por todos estos motivos las elecciones dejan un sabor agridulce. El dominio del PP parece erosionado, aunque la debacle socialista no lo haga visible todavía. El mascarón de proa de su proyecto, la ciudad de Valencia, presenta grietas enormes que sorprendentemente el PSPV no ha logrado identificar, obsesionado con copiar la estrategia al PP. Con la táctica de presentar candidatos absurdos que obedcen a lógicas internas el batacazo de los socialistas valencianos en las grandes ciudades como Valencia, Castellón, Elche, Alicante ha sido monumental, con los  peores resultados, con mucho de la historia, algo plenamente lógico si atendemos a quiénes eran los cabezas de lista y a las campañas miserables desplegadas. Y no vale acudir al contexto, pues en otros muchos lugares, con candidatos más dignos, al menos se han salvado los muebles.

Sí han visto las grietas, y se han metido por ellas, Compromís y Esquerra Unida. Son las alegrías de las elecciones, un tanto imprevistas, aunque no del todo, como ya dijimos por aquí. Con el sorpresón sobre todo, protagonzido por Joan Ribó en Valencia, que ha logrado el sorpasso respecto de Esquerra Unida (que por su parte logra volver al Ayuntamiento de Valencia) y que ha conseguido, en su estela, y en gran parte debido a estos excepcionales resultados en la ciudad de Valencia, que Compromís no sólo entre holgadamente en el parlamento autonómico sino que lo haga como el grupo mayoritario de ese tercer espacio que está, a día de hoy, en construcción. En este blog hablábamos hace unos días de la valía de Ribó y de su proyecto de ciudad, sencillo, coherente, moderno, europeo… y que sabía intuir que los ciudadanos, en el fondo, estamos bastante más hartos de lo que parece de Rita Barberá y esta ciudad low-cost de oropel huero, de ostentación pomposa pero vacía, que está diseñando. Es muy gratificante comprobar que la gran labor de Ribó y la gente de Compromís en esta campaña en la ciudad de Valencia, así como en muchísimos otros lugares, les ha proporcionado unos resultados excepcionales en las elecciones municipales y autonómicas. Su entrada significa no sólo aire fresco sino poder mirar al futuro con más esperanza. Porque se quiebra la dinámica bipartidista a la que cada vez más parecíamos abocados y porque obligará a ponerse las pilas a PSPV, a Esquerra Unida… e incluso al Partido Popular.

Aunque con resultados mucho menos exitosos de lo esperado, Esquerra Unida ha salvado los muebles, y logra seguir en las Corts Valencianes y entrar de nuevo en los ayuntamientos de Valencia y Alicante. La coalición sigue con déficits de poder municipal importantes y necesita urgentemente una puesta al día en caras, actitudes y capacidad de transmisión de su mensaje a la sociedad. Esperemos que la savia nueva que entra en el parlamento y en muchos ayuntamientos aporte imaginación, trabajo y tesón.

Porque el País Valenciano necesita una alternativa progresista moderna, trabajada e inteligente. Y parece que, a día de hoy, no es sensato confiar en que sean los socialistas valencianos los que la vayan aproporcionar. La aparición de dos espacios en la oposición, el de Esquerra Unida y el de Compromís, es por este motivo una excelente noticia que la sociedad valenciana necesitaba como el respirar. Ahora se tienen que  poner a trabajar pensando en Baden-Württenberg, por ejemplo, donde la derecha alemana, la CDU, había gobernado más de 40 años y la oposición socialdemócrata era incapaz de imponerse… hasta que apareció un partido de clases medias, de profesionales, de estudiantes… moderno, con ideas adaptadas a la nueva realidad social y de repente erosionó la hegemonía conservadora, se impuso a los socialdemócratas como partido mayoritario de la oposición, empezó a ganar ciudades importantes (la primera, Friburgo de Brisgovia) y ha acabado, hace unas semanas, logrando gobernar (en coalición con el SPD), en la región.

Compromís y Esquerra Unida han de ser ambiciosos. El PSOE valenciano tiene que salir urgentemente de su dinámica actual. No puede confiar eternamente en que los otros lo hagan tan mal que, casi por incomparecencia de los rivales, vaya a recoger todo el voto contrario al PP. Eso se acaba. Ayer mismo lo vimos. Basta repasar los éxitos municipales de la izquierda en el país para comprobar que tienen que ver, siempre, con la emergencia, con porcentajes de voto espectaculares (por ejemplo, en Alcoi), de esos terceros espacios alternativos al PSPV. Nadie puede saber qué va a pasar y si la cosa puede o no cuajar. Dependerá de muchas cosas y de la inteligencia política, de la gracia y del encanto con la que trabajen Compromís y Esquerra Unida. Pero si los socialistas valencianos confían en que simplemente porque los otros lo harán mal ellos se pueden sentar a recoger la hegemonía de la izquierda tranquilamente van directos al suicidio político. Porque a veces los otros, fíjate tú, lo hacen bien. La irrupción de Compromís y Esquerra Unida, sobre todo de los primeros, es fantástica en sí misma. Pero lo es también porque obligará al PSPV a salir de sus ensoñaciones de una vez. Y si no, pues tampoco pasa nada. Hay alternativas.

Por último, y en nota a pie de página, una reflexión final. El PP ha logrado que una imparable marea azul tiña prácticamente toda España. En 2012 es casi seguro que Mariano Rajoy pase a ser presidente del Gobierno. También es muy probable que sea un presidente del Gobierno que haya de seguir lidiando durante algunos años con una situación económica difícil. Es decir, que en 2015 la izquierda valenciana no tiene excusa. Incluido Alarte (que a buen seguro seguirá porque así es este país), aunque él sea especialista en echar la culpa al empedrado. A partir de hoy mismo la partida de 2015 se juega en lo que siempre es la clave en la política: organizar una alternativa que presente un proyecto de sociedad, de convivencia, de país, que logre convencer a cuanta más gente mejor porque, sencillamente, sea un modelo más válido, más moderno, más trabajado, más creíble… y sus virtudes sean obvias para los ciudadanos. Un proyecto que nos permita ilusionarnos y que haga que tengamos ganas de formar parte de él. El PP, nos guste o no, ha logrado durante estas décadas construir uno para la Comunidad Valenciana y ha convencido de sus bondades a mucha gente. La izquierda valenciana no lo tiene pero cuenta con la ventaja de que las grietas del conservador son cada vez más evidentes.

La conclusión no puede ser más evidente: ¡A trabajar!



39 comentarios en La dignidad de un voto
  1. 1

    Andrés,

    ¿ves posible la articulación de un espacio de izquierdas alternativo al PSOE y a IU? Hablo de política española.

    Ignoro todo de Compromís, pero ICV + Compromís + Equo… ¿tiene sentido?

    Comentario escrito por CusCus — 23 de mayo de 2011 a las 12:40 pm

  2. 2

    Lo veo posible, pero muy complicado. La ley electoral española lo dificulta mucho.

    Esencialmente, depende de cómo de bien, o de mal, lo haga el PSOE.

    Por ejemplo, ahora mismo, en Valencia, se ha abierto una ventana de oportunidad para ese tercer espacio, porque tienen al PSPV con la gente más incompetente de la historia al mando. Y previsiblemente ahí van a seguir.

    Si ese tercer espacio afila el colmillo y lo hace bien, mientras enfrente esté Alarte con su dignidad, hay opciones.

    En toda España lo veo más difícil, porque tienen que coincidir a la vez muchas circunstancias. Pero a lo mejor va surgiendo y consolidándose poco a poco en diversas comunidades autónomas, como ya ha pasado en Cataluña y puede pasar en Valencia. Y desde ahí, poco a poco… ¿quién sabe?

    Ya ha pasado algo semejante, por ejemplo, en Alemania. Pero ha costado 30 años.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 23 de mayo de 2011 a las 1:11 pm

  3. 3

    Los de Equo ya pueden ponerse las pilas.

    Comentario escrito por susana — 23 de mayo de 2011 a las 1:16 pm

  4. 4

    #2: Yo pensaba en una mancha de aceite, sí. Por comunidades.

    Ie, si con los resultados de ayer ICV y Compromís se presentan juntos en Cataluña y Com. Valenciana (o en BCN y en Valencia), hubieran hecho un papel bastante digno (5ª fuerza en Cataluña; 4ª fuerza sobrada en BCN; 3ª en CV y Valencia) que dudo les llevara a tener grupo propio pero posiblemente les daría unos 3-4 diputados, ¿no? Muchísimo más de lo que tienen ahora.

    Comentario escrito por CusCus — 23 de mayo de 2011 a las 1:45 pm

  5. 5

    Ante esta berlusconada estoy pensando seriamente en hacer el petate y emigrar a las batuecas… La Comunidad Valenciana debería celebrar, en vez de el entierro de la sardina, el funeral del sentido común, porque esto es de carnaval y velatorio…

    Comentario escrito por Olga — 23 de mayo de 2011 a las 2:15 pm

  6. 6

    En las batuecas no estamos mucho mejor. La única diferencia es que aquí, a veces, los políticos dimiten. Pero de auténtica representatividad política no vamos particularmente sobrados.

    En otro orden de cosas. ¿Por qué aún hay gente que se sorprende de que la peña no haya ido a votar?

    Comentario escrito por lingüista — 23 de mayo de 2011 a las 3:27 pm

  7. 7

    No estoy acostumbrado a que El País, de habitual muy complaciente con este PSPV en misión suicida hacia la irrelevancía política, dé pábulo a que se escriban cosas como esta. Un análisis impecable de los gravísimos problemas estructurales de la izquierda valenciana. Firmo de la primera la última línea.

    Enhorabuena por la incorporación de este tipo de contenidos.

    Comentario escrito por F. martin — 23 de mayo de 2011 a las 3:59 pm

  8. 8

    Oye, ¿y no tendréis por hay por LPD algún artículo en profundidad sobre lo de Baden-Württenberg para enterarme mejor?

    Comentario escrito por susana — 23 de mayo de 2011 a las 5:18 pm

  9. 9

    Hombre Andrés, entiendo que Elche era, hasta ayer, feudo socialista, pero eso de poner las grandes ciudades de la Comunidad y Elche por delante de Alicante…, Joder, duele….
    Buen análisis, aunque incompleto. Una pregunta resulta inevitable: ¿El pp, pese a la corrupción -o supuesta corrupción según se quiera- sólo gana por defectos del psoe y la izquierda, o algo está haciendo medianamente bien?

    Comentario escrito por mihi — 23 de mayo de 2011 a las 7:57 pm

  10. 10

    Vayan mis sinceras felicitaciones al BLOC. Pues puedo estar equivocado pero, después de leer un montón de comentarios y análisis, a mí me da que como no espabilen los del PSPV el BLOC los va a suplantar como referente de izquierda en esta nuestra comunidad. Con la ventaja de que es inequívocamente del terreno, lejos de los tejemanejes de la villa y corte. Y dado que no parece que en casa Alarte vayan a hacer enmienda alguna, ya lo doy por hecho.

    Comentario escrito por Gekokujo — 23 de mayo de 2011 a las 8:24 pm

  11. 11

    Mihi, lo que entiende la gente de la calle es que el PP, y sólo el PP, puede retornar a Valencia a los buenos tiempos. Nada más. El discurso político ha sido tan chabacano que el ciudadano se dedica a sacar cuentas de la lechera por su cuenta. Que se reducen a esto: PSOE = paro, PP = pelotazo.

    Comentario escrito por Gekokujo — 23 de mayo de 2011 a las 8:35 pm

  12. 12

    no se si le dará tiempo pero podría usted hacer de Amici Curiae y mandarles algo a los chavales: http://eldiadigital.es/not/22016/el_tsj_dictara_si_la_acampada_de_albacete_es_ilegal_el_dia_24/

    Comentario escrito por Amici del Amici Curiae — 23 de mayo de 2011 a las 9:29 pm

  13. 13

    Insistiendo en mi comentario de antes, si proyectamos directamente estos resultados a dpituados a cortes, ICV + Compromis suman 5 diputados y grupo parlamentario propio.

    Comentario escrito por CusCus — 23 de mayo de 2011 a las 11:58 pm

  14. 14

    Bastante de acuerdo en casi todo (aunque es bien triste…). Yo la construcción de una alternativa de izquierdas la veo bastante más difícil que tú…El PSPV, con Alarte o sin Alarte, es un partido orientado al gobierno. Que ya lleva, y va a llevar aún peor, su lejanía del poder… EUPV y Compromís lo llevan mejor, son otra cosa. Pero el PSPV, tanto tiempo alejado del poder, sin apenas poder territorial relevante (veremos a ver dónde acaba gobernando), carece de trama política sobre la que liderar la construcción de una alternativa capaz de llegar al gobierno (y no creo que ni EU ni Compromís puedan ocupar ese papel). Desde luego, para 2015… Imposible… El desierto será mucho más largo…

    Comentario escrito por Javier López — 23 de mayo de 2011 a las 11:59 pm

  15. 15

    Como valenciana de izquierdas estoy muy contenta. Los dos partidos minoritarios han empezado a saber aglutinar el descontento. Su entrada con relativa fuerza en Les Corts y Ayuntamiento de Valencia es señal de ello. Y si el PSOE quiere acaparar voto ha de tomar nota.
    Los tres han de hacerse visibles, plantarle cara al PP, presentar propuestas…, pero ahora no hay dudas, ya saben que hay ganas. Y todo ello con 15M incluido. Es una victoria muy importante. Yo de ser PP en la CCVV, a pesar de la alegría inmediata de ayer, no estaría tan contento. Apuesto a que sus analistas de resultados tienen el entrecejo algo tenso.

    Y 100% de acuerdo con la tesis central del artículo, ¡toda la izquierda valenciana a trabajar!

    Comentario escrito por Salarte — 24 de mayo de 2011 a las 12:35 am

  16. 16

    Hola a todos. Gracias por los comentarios:

    – mihi, lo de Elche ha sido porque me ha salido así, he vivido casi 10 años en Alicante y aunque lo pasaba un poco mal cuando perdía el Valencia, es mi segunda ciudad.

    – amici, los chavales de la acampada saben ya que estamos a su disposición.

    – susana, no no tenemos nada en LPD sobre Baden – Württenberg. Lo siento.

    A los demás, he de decir que yo soy optimista de verdad. Hay que trabajar, simplemente. Y trabajar bien.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 24 de mayo de 2011 a las 1:33 am

  17. 17

    Dicho de otra manera, la izquierda, como oposición, lo va a tener mucho más fácil a partir de ahora. Bastará con señalar que siendo ya el PP dueño absoluto de la situación, se convierte en el blanco indiscutible de la crítica. Sí, ya sé, algunos dirán que va a escudarse en la herencia zapateril. Pero yo me pregunto cuanto tiempo le va a durar ese escudo. Yo, personalmente, opino que ni cien días y siendo prudentes, un año.

    Comentario escrito por Gekokujo — 24 de mayo de 2011 a las 3:22 pm

  18. 18

    Quizás, y esto es una teoría conspirativa, esta es la razón por la que desde fuera le están diciendo a marianín que se aguante las ganas de Moncloa, que espere a que Zapatero agote la legislatura. Pero no porque ello desestabilice ahora la situación española de cara al futuro, si no más bien por el riesgo de que en un futuro ulterior se produzca esa desestabilización sin un recambio listo para gobernar. No se si se comprende mi argumento…

    Comentario escrito por Gekokujo — 24 de mayo de 2011 a las 3:27 pm

  19. 19

    La entrada o el refuerzo de Compromís y Esquerra Unida en numerosas institutuciones (particularmente el Ayuntamiento de Valencia y el parlamento autonómico)supone aire fresco y más capacidad de control de la gestión oscurantista del PP. Pero, si se mantienen las actuales leyes electorales sinceramente no hay lugar al voto de la ilusión puesto que siempre hay que votar más “en contra de” que “a favor de”, lo cual es escasamente ilusionante. Muchos votos a Compromis y Esquerra Unida probablemente han sido más bien votos en contra de PP y de PSOE y todo para encontrarse con la frustración de una mayoría absoluta del PP (que con estas leyes electorales y un voto de izquierda fragmentado puede ir todavía para largo). A la inversa me temo que también una parte de los votantes del PP votan a este partido (incluso tapándose la nariz puesto que ni tachar nombres pueden) para evitar que se hagan con el poder “demonios familiares” debidamente agitados como el catalanismo, el comunismo, los comecuras y comeniños nonnatos o simplemente la supuesta bientintencionada incompetencia (o la insaciable codicia y el rencoroso resentimiento) que las gentes de la derecha bienpensante de este país suelen atribuir a los “muertos de hambre” de izquierdas. Va siendo hora de que cada cual pueda votar “lo que quiera” en ver de “lo que quiera evitar”. Para eso todos los votos tienen que valer igual y en todo caso la fragmentación que pueda resultar debería dilucidarse mediante segundas vueltas

    Comentario escrito por Bricolador Electoral — 24 de mayo de 2011 a las 6:16 pm

  20. 20

    Estimados Andrés y comentaristas:
    Como Andrés sabe bien, no estoy cerca de las políticas de izquierdas, y esa es la razón por la que, a pesar de su ordenada reflexión, no comparto la tesis de fondo del post: que la izquierda pierde por deméritos propios, y que el PP gana por incomparecencia del adversario.
    Los populares, como dice Andrés, tenemos un proyecto muy claro, si bien a diferencia de lo que opina Andrés no es un proyecto “muy conservador”, sino centrado, moderado, liberal en lo económico pero con amplias miras sociales y alejado de las pseudo utopías de la izquierda más izquierda. Al menos, así es como lo veo yo, aunque comprendo que muchas otras personas puedan entender otra cosa.
    Y ese proyecto nuestro es compartido por la mayoría de la sociedad valenciana, que vota al PP no porque no tengan otra alternativa -que la tiene- sino porque el PP les convence, porque creen que el proyecto del PP es el mejor para la Comunidad Valenciana.
    Es cierto que a ese convencimiento ayuda la endeblez de la única formación política capaz de conformar una alternativa seria al PP, el PSPV, pero el proyecto del PP, nuestras ideas, objetivos y medios para conseguirlos, es sólido y compartido por sí mismo.
    Del post comparto también el análisis que hace del PSPV, pero en absoluto el de Compromís, que desde mi punto de vista es una formación meramente coyuntural -no solo por el efecto 15M, aunque también-, de imposible trabazón interna por causas ideológicas y que solo puede crecer a costa de los otros grupos de izquierda, pero cuyo discurso -por incoherente en muchos aspectos y radical en otros- es incapaz de atraer a las capas transversales de la sociedad, a los amplios sectores sociales que son los que, en último extremo, dan y quitan mayorías, deciden quien gobierna y quien no.
    Y, hablando del 2015, me da la impresión que durante esta legislatura el discurso de toda la izquierda se va a radicalizar, con objeto de competir por ese voto que es el que ha propiciado la subida de Compromís y EU, el voto de la izquierda menos centrada -o menos centrista, si lo preferís.
    Y creo que en ese voto nunca estará la alternativa viable a un proyecto como el del PP, porque la sociedad española y valenciana ha demostrado desde la transición, elección tras elección, que cualquier proyecto de gobierno debe estructurarse en torno al centro político, más o menos escorado a izquierda o derecha, pero siempre con fundamento y cimiento en el centro.
    Y, desde luego, ni Compromís y EU son de centro -ni pretenden serlo-, ni creo que el PSPV se vaya a centrar -en todos los sentidos del verbo- en los próximos cuatro años.
    Por contra, el PP ni quiere, ni puede ni, me atrevo a asegurar, sabe apartarse del centro, por mucho que se le quiera caricaturizar por algunos como un partido de derecha extremosa.

    Comentario escrito por José Marí Olano — 25 de mayo de 2011 a las 9:32 am

  21. 21

    Buenos días,

    Para #20. Al margen del resultado de el resto de formaciones y teniendo en cuenta el aumento de participación, ¿Cómo interpreta, el retroceso en numero de sufragios del Partido Popular (5,4% menos frente al los resultados del 2007)?

    Comentario escrito por Bunnymen — 25 de mayo de 2011 a las 11:56 am

  22. 22

    Com d’altres articles que t’he llegit, em sembla clar i molt interessant el que exposes. Sobretot el fet que els vots no pertanyen a ningú i, per la mateixa regla de tres, ningú no els furta. Ara el que cal és treballar per mantenir el que s’ha aconseguit i afiançar-ho.
    Continua escrivint sobre actualitat política.

    Comentario escrito por Eva Llorenç — 25 de mayo de 2011 a las 12:40 pm

  23. 23

    Para #20. No lo interpreto, más allá de la mera constatación aritmética, respecto de la cual creo que no es un 5’4%, sino un 3’6% (52’17 frente a 48’53), a lo que se añade que, también como mera constatación aritmética, el apoyo parlamentario a un gobierno del PP es ahora mayor que la pasada legislatura.
    He escrito mi opinión, no en clave de resultados de cada candidatura, sino de respaldo ciudadano a un proyecto político capaz de liderar la Comunidad, de suscitar los suficientes apoyos electorales como para poder afirmar, sin mayores matices, que ése es el proyecto querido por la ciudadanía, el que más y mejor se identifica con la voluntad popular.
    Franca y honestamente, no creo que ni siquiera una mínima parte de esos más de un millón doscientos mil valencianos que han votado al PP, y que se identifican con los postulados del centro y del centro-derecha, vayan a ser convencidos para apoyar opciones radicalizadas de izquierda, sean de Compromís (en el que pesa electoralmente más el Bloc, supuestamente más moderado, pero cuya imagen ante la opinión pública son las propuestas y las actitudes mucho más extremadas de Iniciativa), sean de un PSPV que compite por los votos de EU y Compromís.
    Y, desde esa perspectiva, veo más sólido el proyecto del PP que nunca, y los varios proyectos de la izquierda más débiles hoy que hace una semana.

    Comentario escrito por José Marí Olano — 25 de mayo de 2011 a las 12:53 pm

  24. 24

    Viendo el título del post por un momento pensé que ibas a hablar de este edificante vídeo:

    http://www.youtube.com/watch?v=vmlMOZjsfp0

    Comentario escrito por raimundo — 25 de mayo de 2011 a las 1:27 pm

  25. 25

    Perdón, por que no lo matice bien, me refería a un 5,4 respecto a cantidades enteras (1.277.458 papeletas, frente a 1.208.603 del pasado 22-M, La disminución es de 68.855 votos, un 5,4 % menos).

    Esta cantidad, permítame la metáfora futbolística, pero es que por aquí somos así, y creo que ayuda a dar una imagen visual, es superior a la capacidad del estadio de Mestalla lleno hasta la bandera y dejamos los bares de alrededor con gente siguiendo un encuentro por las televisiones.

    Que el proyecto del PP, permítame que le cite, “es el proyecto querido por la ciudadanía, el que más y mejor se identifica con la voluntad popular” es algo que no dudo, a tenor de los resultados, ni quiero (ni puedo) poner en cuestión.

    Supongo que debido a la mala situación, principalmente del PSPV (creo que ya se hacen la anti-campaña ellos solos) esto día de hoy pueda no parecer excesivamente preocupante, pero en un (hipotético) futuro donde alternativas, del signo que sean, ganaran fuerza podría ser una perdida más significativa.

    Simplemente quería saber si desde el partido no preocupa esta bajada, a que interpretan que se debe, ya que (y es solo opinión personal), supone un objetivo baremo de descenso, y que cabria la posibilidad de tender al alza (otra vez opinión personal y además ahora especulativa, pero, por deformación profesional, soy de los que piensa que hay que ponerse en el peor de los escenarios posibles para solucionar futuros problemas, ya sabe… “hombre prevenido…”), y si, desde los responsables, aunque aún quizá es pronto, tienen en mente planes paliativos para frenar o recuperar este voto.

    Un saludo y gracias por su respuesta.

    Comentario escrito por Bunnymen — 25 de mayo de 2011 a las 1:56 pm

  26. 26

    Pues siento disentir señor Olano. Los valencianos moderados no tienen realmente ninguna alternativa a la vista, a menos que UPyD empiece a funcionar territorialmente, cosa un poco complicada, puesto que ya sabemos que es de corte centralista. Eso impediría el apoyo de los votantes del PPCV o del PSPV que se sienten regionalistas.

    El PSPV ha hecho de comparsa de sus ideas para impulsar la comunitat. Así que no han aportado realmente nada útil, y eso se castiga.

    Otra cosa muy diferente es como van ustedes a gestionar la crisis. Ahora que termina la era Zapatero, la velocidad de desgaste de los populares se va a incrementar dramáticamente. Cosa totalmente lógica cuando se asume el poder central y autonómico. Ahí tiene el ejemplo de lo que ha pasado en las comunidades tradicionalmente socialistas. Y es que la lectura ya no es tanto de izquierda y derechas. El voto del español, promediado por supuesto, tiende a buscar refugio en aquel partido que parece garantizarles una salida a la crisis. Éste y no otro es el mensaje con el que se revalida su éxito en el País Valencià y se les otorga el gobierno en casi toda España.

    Así que dejando de lado maniqueísmos izquierda-derecha, el votante les está diciendo que quiere resultados. Y como mucho tienen una legislatura para empezar a mostrarlos.

    Comentario escrito por Gekokujo — 25 de mayo de 2011 a las 2:31 pm

  27. 27

    Gekokujo, me temo que allí donde el PP alcanza el poder (especialmente en las instancias más cercanas al ciudadano que son las comunidades autónomas y los ayuntamientos)no sufre desgaste salvo casos muy puntuales y efímeros (Galicia postprestige y poco más) ¿Por qué será?
    Tal vez porque con el poder y sus peculiares formas de gestión (bien teorizadas por el Dr. Fabra y mejor practicadas por el Dr. Blasco, entre muchos otros dentro y fuera de la Comunidad Valenciana)adquiere más medios para fidelizar el voto. Quizás esta vez con la crisis sea diferente. Aunque el precio también baja

    Comentario escrito por Práxedes A. Cánovas de Sagasta — 25 de mayo de 2011 a las 7:44 pm

  28. 28

    “Los populares, como dice Andrés, tenemos un proyecto muy claro, si bien a diferencia de lo que opina Andrés , sino centrado, moderado, liberal en lo económico pero con amplias miras sociales y alejado de las pseudo utopías de la izquierda más izquierda. Al menos, así es como lo veo yo, aunque comprendo que muchas otras personas puedan entender otra cosa.”

    Este parrafo es muy mitinero, pero nada más…
    ¿Proyecto claro? ¿Que proyecto? El único proyecto que tien la sociedad valenciana es volver a vender viviendas y solares a toda velocidad. Es un proyecto que se ha quedado sin Cajas de Ahorro, se ha quedado sin grandes eventos, se ha quedado sin “agua para todos” ( a ver quien paga las facturas), se ha quedado sin liquides para pagar a los proveedores….más que un proyecto claro es un proyecto aclarado, pero con un futuro negro negrisimo.

    “no es un proyecto “muy conservador””
    ¿Que entiende el Sr Olano por “no muy conservador”? ¿Que el Obispado haya metido baza en los contenidos de la educación sexual pública en la Comunidad Valenciana? ¿Que haya hecho lo posible y lo imposible para conseguir una Facultad de Medicina, con las implicaciones que ello va a tener en la futura sanidad publica? ¿Que regale ó ceda en concesión a larguisimo plazo terrenos para centros concertados religiosos ( y no, los padres no escogen los centros concertados por su ideario religioso, sino por los “valores añadidos)? O que se monta saraos con la visita del anciano que dirige la Iglesia Católica, cortando el tráfico de la ciudad de Valencia durante días, pagando millones por su retransmisión

    “moderado, liberal en lo económico”
    ¿Esto lo dice alguien cuyo jefe habla de furgonetas a media noche y cunetas? ¿ Con presidentes de Diputación que tachan de hijos de puta a sus oponentes? ¿Con un partido que lleva ocho años con la misma murga de Zapatero nos odia?
    ¿Liberal en lo económico? No me joda, si quiere le doy la referencia de “liberalismo” de la wiki, para que vaya haciendo boca. O si quiere me da alguna donde “liberal en lo económico” equivalga a repartir contratos públicos a dedo, trocearlos para evitar concursos ó, el “citius, altius, fortius” del liberalismo : ocultar deliberadamente los contratos públicos, evitar que los ciudadanos puedan conocer donde y como se gastan los dineros mediante clausulas de “privacidad”. Vamos, si Adam Smith resucitara y se encuentrara con estas muestras de “liberalismo en lo económico” se desintegraría como un vampiro a la luz del sol ó se haría pastafari.

    Bueno, para finalizar, piense que la gente que lee y escribe por aquí tiene una cultura media. No somos obreros de la construcción deseando la vuelta al destajo, ni dejamos la ESO para colocar pladur, ni tenemos huertos ó terrenos que deseamos vender, ni nos dedican al tráfico de propiedades inmobiliarias ó a la venta de materiales de construcción. No ofenda nuestra inteligencia, por favor, vivimos aquí y conocemos el paño del voto y votante local, y sus motivaciones básicas.

    Comentario escrito por galaico67 — 25 de mayo de 2011 a las 11:36 pm

  29. 29

    Ole,ole y ole Galaico le has dado en tó los morros (¡Zas! En toda la boca :-D )
    En la Comunidad de Madrid tendremos que seguir sufriendo también esas derechas “moderadas, prácticamente de centro” con figuras similares como la privatización salvaje de la educación y la sanidad, genuflexiones-felaciones a la Iglesia incluido gastar una fortuna en la visita de su líder, utilización salvaje de la TV regional (los “debates” e informativos de Telemadrid de verdad que son para nota por su parcialidad), etc etc

    Comentario escrito por Wilson Fisk — 26 de mayo de 2011 a las 10:48 am

  30. 30

    Gracias a todos por los comentarios y el debate. Hay cosas que van apareciendo que son, qué duda cabe, verdades como puños. Las objetivas dificultades que va a tener EU no ya parece crecer sino para mantenerse, por ejemplo, parecen claras. Que Compromís va a tener que madurar y decidir qué quiere ser de mayor antes de ser una amenaza para nadie, pues también. Y ese proceso de maduración ni es sencillo ni será pacífico. Pero, ¿quién sabe?, puede que por una vez el tercer espacio lo haga bien.

    Dicho lo cual, hay un tema que ha aflorado y que sí creo digno de ser discutido. Si el proyecto del PP es o no conservador. Incluso, podría decirse, muy conservador. Yo sí lo creo.

    Es cierto que el PP ha incorporado la provisión de servicios básicos y de medidas sociales a su programa, como el resto de la derecha europea, pero no deja de ser cierto que:

    – el PP valenciano es adalid de políticas fiscales regresivas y de una rebaja general de la presión fiscal (para crear empleo y dinamismo, sí, es obvio que no lo hacen para destrozar la economía del país, porque creen que es lo mejor, pero creer eso sí supone una diferencia enorme);

    – la visión de cómo han de proveerse los servicios públicos por parte del PP es más distributiva que de gestión, la sanidad pública o la educación no les parece mal, sino bien, que se presten por agentes privados siempre y cuando todo el mundo tenga derecho a ello, dentro de nada iremos, directamente (al tiempo) a políticas de “cheque”; de nuevo tenemos aquí una visión muy conservadora en sentido político del término.

    – en materia de infraestructuras, el modelo del PP es el clásico español de las últimas décadas: grandes infraestructuras y proyectos-macro., no sé si esto es de derechas o izquierdas, pero lo que es, en España, es “the traditional way”;

    – respecto de políticas urbanas, veamos el ejemplo de Valencia, la ciudad más viejuna de España en casi todo: movilidad, políticas de ocupación de espacio público, laxitud con los negocios privados que generan molestias, complacencia con la especulación inmobiliaria consintiendo de forma ilegal que los solares estén años y años sin construir…

    Todo ello conforma, a mi juicio, un modelo de intervención muy conservador. Y, por ese motivo, según mi punto de vista, muy fácilmente atacable, si se tienen ganas y se hace bien, en el contexto que nos va a tocar vivir en el futuro.

    Porque cuando estamos todos de fiesta, con el champagne corriendo por ahí y tal, la tentación de ir por libre para pillar más cacho que nadie es muy popular, pero como dijo González Pons en otro contexto, la fiesta en Valencia se ha acabado. Y cuando esto empiece a hacerse presente habrá muchos que sientan la conveniencia de ir más de la mano en un proyecto menos liberal.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 26 de mayo de 2011 a las 11:09 am

  31. 31

    Efectivamente el PP ha incorporado “la provisión de servicios básicos y de medidas sociales a su programa, como el resto de la derecha europea” (o quizás incluso más que ésta) mediante una política de “liberalintervencionismo irresponsable” que consiste en la gestión de los servicios por concesionarios que hacen negocio sin riesgo bien porque la demanda está cautiva (ITVs), porque está “garantizada” (aeropuertos con un umbral mínimo de pasajeros que si no se alcanza se suple con fondos públicos), porque el precio se paga de forma indirecta por todos mediante los impuestos (hospitales concertados, peajes sombra en autovías) o porque el precio para el usuario se aplana con subvenciones lo que permite al concesionario subir los precios dentro del contrato o vía “gastos extra” sin que eso suponga caída de la demanda(ej. colegios, geriátricos, etc).
    Desde que el PP llegó al poder en la Generalitat hemos visto cómo muchas de estas “actividades concertadas” han sido campo preferente de lo más granado de nuestra clase empresarial para “hacer negocios” y cómo los portavoces de “nuestra clase empresarial” han dirigido gran parte de sus afanes a hacerse con estas concesiones de inversión segura.
    Y ahora lo de “irresponsable”: Si la concesión a terceros de la prestación de los servicios ya “libera” a la administración de buena parte de su responsabilidad de gestión (puesto que se convierte en indirecta y subsidiaria, mucho más difícil de exigir), el “cheque” como bien dices, Andrés, la “libera” incluso de atender el coste integro y puntual de la provisión del servicio puesto que el responsable inmediato de pagar el precio al concesionario pasa a ser el usuario. El “cheque” ya le resarcirá “cuando llegue” y “hasta donde llegue”.
    En suma, la “provisión de servicios básicos y de medidas sociales” que ha puesto en marcha nuestra derecha está concebida sobre todo como coartada para ofrecer oportunidades de negocio sin riesgo a “amiguetes” (que, a lo mejor, luego bien están dispuestos a pagar una parte de gastos electorales facturados por medio de otros “amiguitos”) Mientras, al ciudadano se le sablea por partida doble: vía impuestos (aunque rebajados, asimétricamente por supuesto)y vía directa mediante las aportaciones extra o los adelantos que tiene que hacer al concesionario (Atención al copago en sanidad que cuando llegue, que llegará, puede empezar siendo simbólico-disuasorio y acabar siendo prohibitivo-disuasorio salvo que los “amiguitos” tengan tajada en el servicio)

    Comentario escrito por Intervencionismo Liberal de Semimercado — 26 de mayo de 2011 a las 7:16 pm

  32. 32

    Queridos Andrés y comentaristas:
    Afirma Galaico67 (#28) que “la gente que lee y escribe por aquí tiene una cultura media”, y creo que se queda corto, puesto que es bastante superior a la media; es más, me atrevería a asegurar que hay, por aquí, mucho doctorando y joven profesor universitario, y no es usual encontrar este tipo de autores-público en blogs de periódicos generales. Eso sí: en ocasiones no parece que la cortesía esté al mismo nivel que la formación cultural, aunque cosas mucho peores he oído en política.
    Me siento un poco, si me permitís la expresión, la “mosca cojonera” de estos comentarios; veo que sois, en líneas generales, personas que cabe enmarcar en la izquierda intelectual, y doy por sentado vuestra capacidad dialéctica. Pero, al mismo tiempo, creo que no todos consideráis que las personas como yo -para vuestra información, soy diputado, sí, pero también funcionario en servicio activo y profesor asociado- tienen esa misma -o parecida- capacidad, fruto de sus propias ideas y de una buena formación.
    Dicho esto, y dejando a un lado las ironías más o menos fáciles de los “amiguitos” o “la visita del anciano que dirige la Iglesia” o las groserías como las “genuflexiones-felaciones a la Iglesia” o el “no me joda”, coincido con Andrés (#30) en que es interesante discutir acerca del proyecto del PP y de si es o no un proyecto conservador.
    Para empezar, es un proyecto que responde a una idea central del PP, pero también de todo el liberalismo humanista, político y económico: poner en el centro a la persona libre.
    Eso, sí, se traduce en que tenemos una política tributaria que tiende a reducir la presión fiscal en lo posible, especialmente en el IRPF y, de una manera particular, a las rentas medias. Podrá gustar o no, y si se considera conservadora a esa política puede ser o no discutible, pero lo cierto es que la mayoría de los ciudadanos prefieren una menor presión fiscal. Al mismo tiempo, estamos en contra de subir los tipos del IVA, y me gustaría saber si eso se considera conservador o progresista.
    Se traduce, también, en que creemos que los padres deben de tener toda la libertad posible al decidir sobre la educación de sus hijos, y que los padres que elijan una educación religiosa -que va mucho más allá de que se impartan un par de horas de religión a la semana- no tienen por qué estar penalizados y pagar un plus por esa educación. Y si alguien quiere que sus hijos reciban una educación totalmente aconfesional, o agnóstica, o comunista, pues que los centros educativos que la impartan tangan el mismo derecho que los religiosos a los conciertos educativos -como, de hecho, lo tienen en la Comunidad Valenciana.
    Se traduce, así mismo, en favorecer la participación de la iniciativa privada en la prestación de los servicios públicos y en la ejecución y explotación de infraestructuras públicas, aunque aquí sí que comparto con algunos de vosotros una preocupación: esta participación no puede en ningún caso ser una suerte de garantía de un beneficio para el empresario. El empresario está para arriesgar, para prestar un servicio con los estándares de calidad que la Administración se impone a sí misma y al mismo coste para la Administración de los servicios prestados en gestión directa. Si, además, obtiene un beneficio, perfecto, pero no hay por qué garantizar el beneficio, es más, yo me opongo a que se garantice el negocio de nadie, porque eso es lo menos liberal que existe.
    Si alguien quiere tildar a esas ideas y políticas de conservadoras, que lo haga, pero me da la impresión de que no son muy distintas a las que, de una manera efectiva, se llevan a cabo en muchas Comunidades Autónomas, incluidas las durante muchos años gobernadas por el PSOE. Si queréis que ponga un ejemplo, ahí va el del denostado urbanismo, en el que la figura del urbanizador -invento de una ley socialista- está prácticamente en todas las leyes urbanísticas españolas, y en el que el aspecto de la costa andaluza no es muy distinto al de la valenciana, a diferencia de los metros cuadrados de campo de golf por habiante o por metro cuadrado de territorio, en el que Andalucía nos supera con creces. Si queréis que ponga otro ejemplo, fijaos en el plan eólico gallego impulsado por el antiguo bipartito, en el que la intervención de la Administración es en todo análoga a la que se desprende en el valenciano, o en la política de Castilla-La Mancha en materia de instalaciones fotovoltáicas, que no se diferencia ni un ápice de la aplicada en otras Comunidades Autónomas.
    Por otro lado, yo no estoy de acuerdo en que sea conservador realizar ciertas políticas o adoptar ciertas medidas, como suprimir el Impuesto sobre Sucesiones para los dos hermanos que heredan de sus padres un piso medio y una libreta a plazo fijo cuyos intereses permiten complementar la pensión, o como los hospitales en régimen concertado, cuya valoración por los usuarios no se distingue más que en matices de la valoración de los centros públicos, como bien se aprecia si uno pregunta directamente por esta cuestión en Alzira o si uno acude a los resultados electorales en esta población.
    Desde luego, es un debate que da para mucho, y estaré encantado, si así lo propone Andrés -para algo este es su blog- en continuar las reflexiones y en sostener -y cambiar, si me convence alguien- mis ideas, aunque lo tenga que hacer en solitario. Os puedo asegurar que debatir aquí es, en no pocos aspectos y ocasiones, más creativo, más productivo y más divertido que hacerlo en las Cortes.

    Comentario escrito por José Marí Olano — 26 de mayo de 2011 a las 10:49 pm

  33. 33

    Primero, por aclarar posiciones, no me enmarco en la izquierda, menos aún en la parte “intelectual” de movimiento alguno. Lo digo por que ya que menciona lo de la cortesía, tratar de rebajar el tono, por si lo encuentra agresivo en ocasiones. Ahora le comento por párrafos, ya que su respuesta es muy extensa.

    “Eso, sí, se traduce en que tenemos una política tributaria que tiende a reducir la presión fiscal en lo posible, especialmente en el IRPF y, de una manera particular, a las rentas medias. Podrá gustar o no, y si se considera conservadora a esa política puede ser o no discutible, pero lo cierto es que la mayoría de los ciudadanos prefieren una menor presión fiscal. Al mismo tiempo, estamos en contra de subir los tipos del IVA, y me gustaría saber si eso se considera conservador o progresista.”

    Esta es un poco de cajón, en principio se trata de gravar más las rentas altas y menos a las bajas, lo contrario seria lo conservador, en fin, lo que sabemos todos. Ahora que cuando nos metemos en “rentas medias” aquí podemos hacer un truco de magia y hacer pasar por progresista lo que es una medida claramente conservadora.
    Debería especificar a que se refiere o que entiende usted por “renta media”. Por que si tomamos renta media, per capita en España oscila en torno a los 30.000 € (este limite lo considero ya una renta media- alta). Este dato estadístico sin embargo no se traduce en que de media los salarios sean esos, fijándonos en la moda (el valor más repetido) veremos que la inmensa mayoría activa esta en 15.000 €, no hay más que meterse en un portal de empleo y ver que la inmensa mayoría de las ofertas que se encuentra un joven (y no tan joven) con estudios a tiempo completo son contratos de 12.000(cualificaciones medias) o 18.000(cualificaciones más altas) euros brutos, ambos por debajo de la media estadística. ¿En que términos más exactos se enmarca lo que es una renta media?

    “Y si alguien quiere que sus hijos reciban una educación totalmente aconfesional, o agnóstica, o comunista,”

    Mezclar comunista con predilecciones religiones, es un patinazo. No le voy a dar mayor importancia. Pero al margen, quiero mencionar que ya me preocupa tanto debate acerca de la religión si o no en las escuelas e institutos, cuando, la verdad, y como ex-estudiante, opino que es una chorrada de asignatura, la más innecesaria, la ultima mona. Creo que es energía pérdida que debería enfocarse en actualizar contenidos y reforzar el resto de asignaturas, todas más útiles y necesarias. Y me gustaría ver que las principales fuerzas políticas del país presten atención que se merece al creciente índice de fracaso escolar. Aquí la comunidad Valenciana, triste líder.

    Datos del 2008,

    Andalucía 26,7 34,0
    Aragón 24,6 29,1
    Asturias 17,0 16,5
    Baleares 35,1 38,0
    Canarias 32,3 35,9
    Cantabria 23,8 22,4
    C.y León 23,1 22,5
    C.La Mancha 34,7 33,7
    Cataluña 24,5 28,4
    C.Valenciana 25,3 39,7***
    Extremadura 34,6 32,4
    Galicia 26,9 25,1
    Madrid 25,7 29,2
    Murcia 35,6 32,5
    Navarra 19,6 22,3
    P.Vasco 18,0 17,0
    La Rioja 26,5 28,6
    Ceuta 47,5 52,0
    Melilla 47,7 37,5
    —————————-
    ESPAÑA 26,6 30,8

    Comentario escrito por Bunnymen — 27 de mayo de 2011 a las 1:41 pm

  34. 34

    Buenas, Sr Olano, siento que se sienta ofendido por “ironias fáciles” como la del “anciano que dirige la Iglesia”, que de irónico no tiene nada, sino que es una frase plenamente descriptiva y que no contiene ningún hecho ofensivo. Es un señor de casi 85 años que dirige una institución político-religiosa. No solo dispone de obispos y sacerdotes, sino que intercambia embajadores con númerosos paises del mundo e intenta influir – e influye- en las políticas internas de esos paises.
    Vamos ahora con el ” no me joda”, que considera una grosería. Me parece correcto, le pido disculpas y quedo a la espera de esa defensa de las buenas costumbres cada vez que ese señor que usa gafas oscuras para disimular las consecuencias de un accidente infantil y al que le han adjudicado un higado en la Sanidad pública de otra Comunidad, irrumpa en la esfera publica usando epitetos de grueso calibre para referirse a sus enemigos políticos – aunque cualquiera podría afirmar que casi hay algo personal -. Lo contrario no podría calificarse más que como un ejercicio de hipocresia de grueso calibre.
    Seguimos ahora con lo que usted considera “liberalismo económico”:
    -Reducir la presión fiscal, especialmente en el IRPF y, de una manera particular, a las rentas medias.
    -Estamos en contra de subir los tipos del IVA, y me gustaría saber si eso se considera conservador o progresista.
    -Suprimir el Impuesto sobre Sucesiones para los dos hermanos que heredan de sus padres un piso medio y una libreta a plazo fijo cuyos intereses permiten complementar la pensión
    -Se traduce, así mismo, en favorecer la participación de la iniciativa privada en la prestación de los servicios públicos y en la ejecución y explotación de infraestructuras pública.
    Mire, lo mio es la ingeniería y las instalaciones, y , sobre todo, el cobrar por mi trabajo, en tiempo y manera. Creo, por lo poco que he leido, que el buen Sr Smith, con eso del liberalismo se refería a una mínima intervención estatal y en mantener el poder de decisión político en manos del ciudadano y con la mínima cantidad de intermediarios posibles ( esto lo aclaro por si me sale con que como votamos, ya tenemos cuatro años de decisiones tomadas, y no, no es eso el “liberalismo”).
    Ahora va a resultar que reducir impuestos – una queja que existe desde que los humanos vivimos en asentamientos fijos y hay que apoquinar por los gastos comunes- es ser “liberal en lo económico”. Pues no, Sr Olano, reducir impuestos es reducir impuestos. Ser “liberal en lo económico”, sentido Adam Smith, sería devover la administración de la Salud, la Educación, las vías públicas ó la Seguridad Pública a las comunidades que los “usan” y que estas se organizaran para conseguir mantener economicamente esos servicios – siempre que las comunidades lo consideraran necesario- vía impuesto per capita, vía tasas, vía diezmo, vía IRPF… Reducir impuestos – ingresos- sin atender a la otra pata de los presupuestos, que son los gastos, no es más que hacer lo que estan haciendo: populismo. Solo estan diferiendo el inexorable proceso de pago, de esta generación, la que les vota por liberales, moderados y bona gent, a la siguiente, vía deficit. Con el agravante de que este déficit no es solo con los bancos, vía prestamo mayor que va cancelando prestamo pequeño anterior, aumentando los intereses – el gasto – sino que esta acogotando a miles de profesionales y suministradores que están financiando a su costa ( otro ejemplo de liberalismo económico, los ciudadanos financiando a la administración no cobrando en su plazo) este déficit.
    Tambien están en contra de subir el IVA. Terrible, horrisono y ostentoreo. Haciendo un ejercicio de “politica fiscal comparada, igual al que hace con las Autonomias y sus cosas, vemos que en Europa el IVA no va en función del progresismo ó conservadurismo de sus gobiernos, sino en función de las necesidades fiscales de cada pais. Así conservadores como Cameron y Merkel ó “progresista” como Socrates y Zapatero lo han subido. Hay que recaudar más para tener menos déficit y cuadrar cuentas. Su partido defiende no subirlo, dejar el dinero en manos del ciudadano – pero creando déficit para el ciudadano futuro- y confiar en que un crecimiento económico futuro permita ir reduciendo el déficit futuro al aumentar la cantidad total de la recaudación. Algo parecido ha hecho Bush y ha conseguido un deficit “homerico” ( The quiet man). Yo les dejo con su empirismo y su confianza en lso unicornios, pero , de confiar en un “conservador”, me pido a Merkel ó Cameron sin dudarlo.
    En lo referente al impuesto de sucesiones – y al de patrimonio, no se le olvide- después de dejar escapar una fúrtiva lágrima de emoción causada por su tierno ejemplo de los huerfanitos que necesitan el piso ó los aguelicos que viven de los intereses de una cartilla heredada con más de 300.000 euros. Nada, a elegir entre el “impuesto de la muerte” y la “bonoloto de la muerte”. Solo la misma indicación que arriba, liberalismo real es ciudadanos+ no empufarse más de lo necesario y en cosas que los ciudadanos consideren necesario+ transparencia.. No “regalarnos”, a los despotismo ilustrado, Formulas, Copas, Terras y ancianos viajeros y olvidarse de presentar las cuentas.

    Seguimos aparte, para no hacer el mayor tochazo del blog

    Comentario escrito por galaico67 — 27 de mayo de 2011 a las 2:57 pm

  35. 35

    “Se traduce, también, en que creemos que los padres deben de tener toda la libertad posible al decidir sobre la educación de sus hijos, y que los padres que elijan una educación religiosa -que va mucho más allá de que se impartan un par de horas de religión a la semana- no tienen por qué estar penalizados y pagar un plus por esa educación.

    Bueno, aquí tenemos otra de las opciones del liberalismo. En principio, totalmente consecuente. Lo malo es que es un “liberalismo inverso” . No hay una demanda social de colegios religiosos. Hay una demanda social de buenos colegios, entendiendose por “buenos colegios” aquellos que garantizan un cierto nivel de disciplina y homogeneidad social. Evidentemente los colegios religiosos cumplen con estas características, filtrando al alumnado, pero sostener, vista la situación del catolicismo en España, que los padres acuden a esos colegios para formar a sus hijos en las virtudes del catolicismo es surrealista.
    Así estamos creando una doble red, la concertada, donde acuden los padres que pueden permitirse los “extras” (ilegales pero reales como la vida misma) y sometida al poder de la Dirección y la pública, sometida a la autoridad del Consejo Escolar, con capacidad de filtrado cero, obligada a acoger a todos.
    Tambien es curiosos que la mayor demanda de colegios religiosos concertados se acumule en las más laicas del Pais Valenciá, las ciudades medio-grandes, mientras en en el interior, religioso de toda la vida, ni los padres ni la Iglesia sientan esa misma necesidad.

    ” Y si alguien quiere que sus hijos reciban una educación totalmente aconfesional, o agnóstica, o comunista, pues que los centros educativos que la impartan tangan el mismo derecho que los religiosos a los conciertos educativos -como, de hecho, lo tienen en la Comunidad Valenciana.”

    ¿Afirma usted que cualquier cooperativa de profesores, ya sea a-loquesea, ya sea partidaria de la educación monolingue en alemán, ya pretenda poner en marcha una carrera universitaria en Medicina del Susum Corda, puede presentar un proyecto educativo y los responsables de aquesta nuestra Comunitat le van a ceder por 75 años terrenos públicos (con el agravante de hacerlo en zonas donde la demanda pública no está cubierta) y le van a asegurar subvenciones , aparte de las exenciones de impuestos de las que disfruta la Iglesia Católica ( exenciones para unos particulares y para otros no, otra característica de su “liberalismo” que haría desintegrarse al pobre Sr Smith)?¿ Que van a modificar, ex-profeso, las normas de urbanismo y seguridad existentes para que se pueda impartir una carrera universitaria en donde convenga- como ha pasado en Castellón con las oficinas del Grupo Lubasa-?. Corcholis, Sr Olano, me hace pensar en groserías.

    Por último, dos cosas:
    a) “veo que sois, en líneas generales, personas que cabe enmarcar en la izquierda intelectual”
    Se equivoca, caballero. Somos personas que nos encontramos en la “izquierda intelectual” cuando hace pocos años estabamos entre la derecha liberal y los izquierdistas tibios. Pero desde que un partido confesional, capaz de abarcar un 95% del espectro total de la Derecha nacional se ha autoadjudicado la posición centrista moderada, nos encontramos, sin habernos movido del sitio, en la izquierda radical. Lo que nos azora, ya que hemos recibido palos, en cantidades industriales, de la izquierda comunista y libertaria ” de toda la vida. Y no, no son el centro moderado, se ponga como se ponga, del mismo modo que el laicismo y la defensa de lo público no son la izquierda, como puede comprobar cruzando los Pirineos en sentido Norte.
    b) Si de verdad quiere debate, además centrado en la Comunidad Valenciana ( curioso caso de única comunidad multiprovincial que no tiene un nombre vulgar pre-estatutario, al menos para los militantes de PPCV) le invito a participar en La Paella Rusa. Solo hemos ¿disfrutado? de dos colaboraciones que no han dado la talla y creo que usted si sería capaz de elevar el nivel y ser la contraparte adecuada para un nutrido grupo de rojos/catalanistas/gente de mal vivir

    Comentario escrito por galaico67 — 27 de mayo de 2011 a las 3:33 pm

  36. 36

    Leido esto, creo que deberia hacerse una petición o exigencia a los partidos de izquierda:Id a las elecciones con un FRENTE COMUN o FRENTE POPULAR, no retrocedamos mas, defendamos nuestras inversiones públicas, nuestra Sanidad, nuestra Educación. Nada del 15 de Mayo, que es una ridiculez infantil y sin futuro. Sabido lo que son las revoluciones de nuestros mayores lo del 15-Mayo sonroja la cara. Lo siento por nuestros jóvenes y no tan jóvenes, Saludos.

    Comentario escrito por ffrancisca Mompo Rabadan — 29 de mayo de 2011 a las 8:54 am

  37. 37

    “Por otra parte, la consejera portavoz, Paula Sánchez de León, anunció ayer que el Consell presentará un recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que obliga al Ejecutivo de Francisco Camps a facilitar al grupo parlamentario de Compromís los contratos menores que firmaron las distintas empresas de la trama Gürtel con la Generalitat entre 2003 y 2008”

    Estos recursos, ¿también forman parte del proyecto del PP para la CCVV?

    En http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Castedo/pidio/factura/viaje/dia/conocio/acusacion/Brugal/elpepuespval/20110611elpval_1/Tes

    Comentario escrito por Mar — 11 de junio de 2011 a las 12:20 pm

  38. 38

    Y esto de reforzar a imputados en áreas de gobierno sensibles a temas de corrupción…, ¿también es parte del proyecto del PP – CV?
    http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Barbera/repite/equipo/refuerza/imputado/Bellver/elpepuespval/20110618elpval_2/Tes

    Comentario escrito por Mar — 18 de junio de 2011 a las 9:38 pm

  39. 39

    Mar, en el fondo es una buena noticia que, aunque sea tarde, el Supremo vaya a obligar al Consell a dar esa información. Por cierto, ¿sabes cuál es la razón jurídica con la que pretenden ampararse para no hacerlo? Porque yo no tengo ni idea y, por delirante, debe de ser para analizarlo cuidadosamente y echar unas risas.

    Respecto de lo de Bellver, yo no soy muy partidario de las lapidaciones preventivas de imputados. Rita Barberá verá la confianza que le merece Bellver y lo que piensa del asunto. Y los ciudadanos, por nuestra parte, tomaremos nota. Con todo, mi opinión respecto de la imputación de Bellver es semejante a la imputación de Luna en su día: creo que ambas compiten en incosistencia (dicho así, desde fuera, en ambos casos, y por ello con muy, muy pocos datos, lo que resta todo el valor analítico al comentario, hablo más bien de “sensaciones”).

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 29 de junio de 2011 a las 10:13 am

Comentarios cerrados para esta entrada.

No se trata de hacer leer | RSS 2.0 | Atom | Gestionado con WordPress | Generado en 0,373 segundos
En La Red desde septiembre de 2006