Descontrol con las licencias

En esta línea de preocupación e inquietud que no está generando a los juristas la peculiar transposición que se está haciendo de la Directiva Bolkenstein en España, ayer publiqué en El País Comunidad Valenciana el siguiente texto, donde auguro lo peor tras los recientes cambios normativos. Si hasta la fecha los servicios de actividades de los ayuntamientos españoles se han caracterizado por el enorme descontrol, lo que genera muchos problemas a los vecinos y concede muchas ventajas a los empresarios, imaginemos en qué se puede convertir esto cuando se generalice, como se intuye que va a pasar, la desaparición de controles públicos y su sustitución por declaraciones responsables y comunicaciones previas donde habrá agentes privados con capacidad para certificar cumplimientos de la normativa vigente.

Descontrol con las licencias

ANDRÉS BOIX 07/03/2011

No sé si se habrán fijado en que los hosteleros de este país se quejan de todo. Aquí el debate público no lo ocupan propuestas sobre nuestro modelo productivo, sino los reiterados lamentos de los dueños de locales de ocio pidiendo que se cambie todo tipo de leyes para eliminar cualquier restricción que les perjudique. No les gusta que no se pueda fumar. Ni que se prohíba beber a la puerta de sus locales. Querrían ocupar las vías públicas hasta el último metro con sus terrazas. Así como zonas públicas como los paseos marítimos. Los horarios de cierre son dictatoriales. Por no olvidar la más habitual y recurrente de sus críticas, cuando despotrican contra quienes exigen respeto al sueño y descanso de los demás. Oiga, que aquí todos estamos de fiesta, haciendo caja y al que no le guste, pues mire, que se vaya del pueblo.

 

 

 

 

Sin embargo, a los probos empresarios del sector no les parece todo mal. En concreto, no se escucha crítica alguna de sus asociaciones a cómo funcionan, por lo general, los servicios de actividades de nuestros Ayuntamientos, encargados de dar las licencias y de vigilar que se cumplen las normas. Algo es algo. Probablemente tenga que ver con que, por poner el ejemplo de la ciudad de Valencia, en Ciutat Vella los servicios municipales tienen censados menos de 20 locales, entre discotecas y pubs con ambientación musical, que tengan permiso para mantenerse abiertos más allá de la una de la madrugada. Sí, han leído bien. Una veintena escasa… Pues eso.

No es de extrañar que una gestión administrativa tan deficiente, anclada en la idea de que el mejor control municipal es el que no existe, acabe con escándalos como el de la denuncia de extorsión a cuenta de la licencia de un prostíbulo que ha sido noticia estos días. Es lo que inevitablemente ocurre cuando una Administración, en este caso el Ayuntamiento de Rita Barberá, en lugar de hacer su trabajo se instala en la inacción cómplice con los que no cumplen las normas fomentando, entre el aplauso de los hosteleros, el laissez faire y el descontrol.

Mientras tanto, se está empezando a producir una importante transformación jurídica de mucho calado sin apenas debate ciudadano. Una directiva europea (la de servicios) se ha interpretado en España de modo inédito en Europa como una norma que obligaría a eliminar buena parte de los tradicionales controles administrativos previos sobre estas licencias. La Generalitat Valenciana ya ha publicado un decreto que va en esta línea y permite aventurar qué será lo que nos deparará el futuro. La Administración no concederá las licencias, sino que habrá agentes privados que validarán que los locales cumplen con la legislación y con ello será suficiente para abrir. Hay quien dice que, dado que los Ayuntamientos, en la práctica, apenas si cumplían con sus obligaciones, pues que no pasa nada porque la cosa se oficialice y que, al menos, ahora habrá otros mecanismos de control. A otros, en cambio, nos da un poco de miedo, a la vista de cómo funcionan las cosas por aquí, cómo puede acabar todo esto si se suma a la inacción pública la aparición de una intermediación privada como la que empieza a intuirse. Porque estamos hablando de un campo donde, sin una Administración que inspeccione y supervise con medios y con rigor (aunque sea a posteriori), el abono a la corrupción sería espectacular. ¡Vaya panorama!

Andrés Boix Palop es Profesor Titular de Derecho Administrativo en la Universitat de València



11 comentarios en Descontrol con las licencias
  1. 1

    Ah, un poco más de corrupción sistémica. Boix, ¡que estamos en crisis! ¡Hasta los corruptos tienen que ampliar sus mercados!

    Comentario escrito por CusCus — 08 de marzo de 2011 a las 5:22 pm

  2. 2

    ¡Gracias a esto volveremos a tener una economia de Championsleague!
    Aunque a los trabajadores no se les haga contrato, y los vecinos
    se quejen, y la regulación brille por su ausencia…

    Comentario escrito por domingo — 09 de marzo de 2011 a las 9:23 am

  3. 3

    Ay, qué divertida está la cosa. La oposición en Valencia descubre, con varios años de retraso, que en esta ciudad no se cierran los locales que no tienen licencia:

    http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Barbera/denuncio/Majestic/cerrar/local/elpepuespval/20110309elpval_5/Tes

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 09 de marzo de 2011 a las 9:33 am

  4. 4

    Me alegra que veas los grandes peligros de la Directiva, peligros que no solo vienen de la corrupción del sistema, que la hay y la habrá. Si antes era o pagas o no hay licencia ahora será o pagas o te cierro. También resulta un sistema en el que, en aras de la celeridad, se pierden garantías no de los solicitantes, si no de terceros usuarios.
    Por último el control a posteriori que se supone impone la directiva ¿Donde quedará cuando se someta a revisión jurisdiccional? Dado el marcado proteccionismo de los derechos de los ciudadanos que tiene la judicatura, seguramente en nada

    Comentario escrito por Mihi — 09 de marzo de 2011 a las 3:52 pm

  5. 5

    Lo bueno de la democracia es que si a los valencianos no os gusta esta forma de gobernar tenéis la oportunidad de cambiarlo. Pero como vuestra alcaldesa revalidará cargo por goleada, así sea. Pena, hace mucho que este país como que no me da. Problemas de España:

    1. Los españoles.
    2. Todos los demás (paro, políticos, terrorismo… lo que ustedes quieran y en el orden que ustedes quieran).

    Comentario escrito por Oliveral — 09 de marzo de 2011 a las 4:04 pm

  6. 6

    Eso lleva años ocurriendo. Las certificaciones de los OCA(organismos de control autorizados) para casi todo lo qu signifique construccion, desde la electricidad hasta el aislamiento acustico, ascensores…
    Lo unico qu estan haciendo es cubrirse las espaldas antes posibles responsabilidades. quitars el trabajo ingrato de gestionar(gobernar dicen ellos).

    Comentario escrito por oblongo — 10 de marzo de 2011 a las 1:31 am

  7. 7

    Pues algo de razón tiene Oliveral. Si los españoles votan lo que votan… Los lamentos están un poco fuera de lugar. Yo me lamento, pero al menos jamás he votado PPSOE.

    Y lo de Valencia… más de lo mismo. No digo que Rita Barberá no haya hecho cosas bien. Pero da que pensar cuando nadie le hace ni sombra en los zapatos.

    Comentario escrito por Gekokujo — 10 de marzo de 2011 a las 2:41 am

  8. 8

    Andrés, tu fijación con los hosteleros es sospechosa. Fue nuestra socialdemocracia la que, a mediados de los 80, decidió que seríamos un país de grúas y camareros. Además, es probable que el aquelarre se produjera en una bodeguilla llena de humo, entre calada y chato de vino. Es el puritanismo con el que ahora se adornan aquellos («que nos quiten lo bailao») el que empuja a los hosteleros a abrazar el anarcocapitalismo.

    En cuanto a tus temores, tengo que darte la razón, pero en efecto es una oficialización de lo que ya viene ocurriendo. Los técnicos de la administración huyen como de la peste de asumir responsabilidad civil (yo haría lo mismo, que para eso han aprobado una opo). La clase política ha conseguido su objetivo: convertir a los técnicos en una forma práctica de empaquetar la responsabilidad civil. Así, los técnicos municipales han buscado fórmulas para eludir su parte de responsabilidad, la más habitual es solicitar declaraciones responsables o certificados de cumplimiento de normativa, firmados por un técnico del ámbito privado que es el que a la postre soportará el peso de la responsabilidad civil sobre su costillar. Por tanto, el control público acaba reduciéndose a aspectos arquitectónicos como temas de accesibilidad.

    Comentario escrito por Salieri — 10 de marzo de 2011 a las 8:14 pm

  9. 9

    Ah, parece que lo de las licencias de para algo más que corrupción sistemática. Extorsión, putas, alcohol… ¡Valencia vice!

    http://www.lavanguardia.es/politica/20110311/54124990638/una-madame-pone-en-jaque-al-ayuntamiento-de-valencia.html

    Comentario escrito por CusCus — 11 de marzo de 2011 a las 12:31 pm

  10. 10

    Off topic…

    Por cierto, ¿algo que comentar acerca del ACTA? Yo no soy jurista, y no me atrevo con el tema.

    Comentario escrito por Gekokujo — 18 de marzo de 2011 a las 11:12 am

  11. 11

    Me parece que lo que va a suceder es algo parecido al control de los riegos laborales, que son empresas privadas quienes elaboran y aplican los planes de seguridad laboral y la inspeccion de trabajo solo realiza controles a posteriori, fundamentalmente cuando se ha producido un accidente.
    Por otro lado una vez escuche una conferencia de un alto cargo de la Agencia Española de Proteccion de datos que afirmó, sin producirle rubor alguno ni la mas minima reflexion, que mas del 95% de las expedientes iniciados por ello eran en virtud de denuncia previa. Asi da gusto, porque yo entiendo que porque van a trabajar y controlar ellos cuando para eso estan los ciudadanos que desisnteresadamente investigan por ellos.

    Comentario escrito por pio baroja — 18 de marzo de 2011 a las 11:43 am

Comentarios cerrados para esta entrada.

No se trata de hacer leer | RSS 2.0 | Atom | Gestionado con WordPress | Generado en 0,194 segundos
En La Red desde septiembre de 2006